UN JIMENATO EN LA FERIA DE TESORILLO (15.02.2017)

Posted on febrero 15, 2017

1


UN JIMENATO EN LA FERIA DE TESORILLO

Ignacio Trillo

Enormemente complicado se hace trasladar a la juventud actual qué sucedía hace algo más de medio siglo en aquella España meapilas con respecto a las relaciones entre jóvenes de distinto sexo en la materia que se ha venido a llamar hoy en día: ligar y formalizar pareja.

Más difícil aún, si para explicarlo nos remontamos a un entorno rural, como es el municipio de Jimena, donde en aquella época las alternativas para el ocio eran más bien escasas, y por el contrario los prejuicios inculcados por el imperante nacional-catolicismo, muy abundantes.

Público en una sala de cine. Autor

Público en una sala de cine. Fuente: “Fan de la cultura” de Pato

cartografia-del-cine-de-tesorillo

Plano del Cine Macías de Tesorillo. Año 1953. Fuente: Archivo Histórico Provincial de Cádiz.

El cine, yacía como una de una de las escasas opciones de distracción y con contenido cultural. No obstante, resultaba impensable que sin el consentimiento familiar una chica y un chico pudieran ir solos a contemplar en la pantalla una película sin la compañía de carabina, término que se utilizaba para definir a quién debía velar por el correcto comportamiento de la pareja a lo largo de la proyección del film, por aquello de que el desarrollo de la función cinematográfica acontece en la oscuridad de una sala, lugar propicio para satisfacer una tentación difícil de liberar entonces llamada deseo.

Por tanto, para la soltería pocos eran los momentos que se producían para encuentros furtivos que posibilitaran el contacto físico necesario al objeto de pasar a algo más que meramente saludarse al cruzarse por la calle.

Año 1920. “Pelando la pava” de noche, pretendientes vestidos con sus capas ligando en calle Cuna de Arcos de la Frontera (Cádiz) Fuente: Web “Celtibérico”.

Pareja de novio

Pareja de novio “pelando la pava” separados tras una reja. Fuente: Blog, “Así somos más grandes” de Alfred López.

Y a los noviazgos ya formalizadas, algunos de ellos motivados por los fuertes vínculos existentes entre las familias de los progenitores, les esperaba un largo recorrido de años de pruebas de fidelidad teniéndose que ver a diario por las tardes a través de una reja, ella dentro de la casa y él desde la calle, “pelando la pava”, o sea: acumulando méritos hasta que ocurriera la consagración matrimonial.

Y de ahí, a lo que restara de existencia unidos por la divinidad sin posibilidad alguna de desatar el enlace conyugal totalmente blindado. Del divorcio, ni oír hablar, y si ello ocurría era una cosa para asociar a los americanos que eran muy extravagantes y además tenían mucho parné.

Los guateques de los adolescentes. Fuente: Google.

Los guateques de los adolescentes que llegaría mucho tiempo después. Fuente: Plusesmas.com.

jovenes-guatequeros-de-tesorillo

Jóvenes guatequeros de Tesorillo. Fuente: Rosa Estorach

Durante los domingos por las tardes y primeras horas de la noche surgía la ocasión para poder intimidar en las relaciones, bien andando por el Paseo o en las raras ocasiones en que se organizaba un baile. Tampoco habían llegado los guateques a las casas particulares, aparte de que estos encuentros llevados a cabo a la hora de la merienda era un fenómeno más urbano que rural y cuando excepcionalmente sucedieron en Jimena eran solo para modernos pijos y en domicilios que llamaban de orden.

angelita-castilla-lastres

Jimenatas en El Paseo del barrio abajo. Fuente: Ediciones OBA.

Si transcurría el acercamiento para la conquista amorosa en el Paseo entre muchachada de distinto sexo -se apellizaba, el arte del pavoneo- era como culminación a las caminatas de un extremo a otro en este gran espacio abierto y siempre en grupo, las chicas con las chicas y los chicos con los chicos, intentando captar alguna mirada con pómulos sonrojados que se resistiera a cambiar de línea visual frente al atento examen embobado del que la pretendiera, hasta que alguien decidía inventarse una chorrada o hacer una payasada que sirviera para llamar la atención de cara a que los dos grupos, que una vez más se iban a franquear, se detuvieran al fin para hilar una superficial conversación, y a las diez de la noche flechados pero para ir en dirección a las casas familiares.

Antes, algún comentario de macho entre los jóvenes, donde a lo más que se aseveraba a exclamar como aspiración: “Que buena que está,… como la coja, como la coja… voy a dar un paseíllo con ella”.

toros-treatro-calle-sevilla-baile

Ubicación de los bailes que hubo en Jimena en calle  Sevilla en el barrio de arriba, hoy convertido en mirador, junto a los que se celebraban en el cine de verano del doctor Montero que estaba en la acera de enfrente más abajo, hoy edificio municipal de ampliación de los servicios del ayuntamiento. Fuente Ediciones OBA.

En algunos locales públicos raramente organizaban bailes las tardes de los domingos. La discoteca no había hecho acto de aparición ni se le esperaba.

Discoteca Jujamai del Tesorillo. Inaugurada muy posteriormente, en el año 1974

Discoteca Jujomai del Tesorillo. Inaugurada muy posteriormente al transcurrir de este relato, en el año 1974, entonces insospechado. Fuente: Rosa Estorach.

Inimaginable que un día, existieran: el “Pósito” en Jimena, el bar de Rondón en la Estación, la discoteca “Jujomai” en Tesorillo o el “Pez Rojo” en Estepona.

Con unas decoraciones y condicionamientos en aquel tiempo más bien modestos, acompañado de orquestinas nada profesionales, se organizaba de tarde en tarde un evento bailongo. Los conjuntos musicales ni las guitarras eléctricas habían nacido.

baile-posguerra-tres-saltos-jimena

Los bailes con orquestinas que se organizaban las tardes de los domingos. Fuente: Google.

El tocadisco

El tocadisco o “Picú”. Fuente: Web Todo colección

Los discos

Los discos “single” de vinilos. Fuente: Web Plusesmás.com.

Cuando no había música en vivo, era el picú el que sonaba con el correspondiente disco de vinilo dando vueltas.

´La gramola. Fuente: Google.

´La gramola. Fuente: Google.

Disco de pizarra

Disco de pizarra “La Voz de su amo” para gramolas. fuente: Web “Todo Colección”

El gramófono y los pesados discos de pizarras de “La Voz de su Amo” ya habían pasado a mejor gloria.

En ese ambiente preventivo que predominaba en los diversos frentes moralinos ante un ataque carnal procedente del varón, lo normal era que dos chicas o mocitas que no tuvieran novio bailaran juntas hasta la llegada de los aspirantes que intentaran cortejarlas.

Jóvenes tesorilleras bailando. Fuente: Portal de Facebook

Jóvenes tesorilleras bailando. Fuente: Portal de Facebook “Quiero a Tesorillo”.

dos-jimenatas-bailando

Dos jimenatas bailando juntas. Fuente Ediciones OBA

pareja-del-tesorillo-bailando

Jóvenes tesorilleras bailando. Fuente: Portal de Facebook, “Quiero a Tesorillo”.

 

Jimenatas en una sala de bailes. Fuente: Ediciones OBA.

Jimenatas en una sala de baile. Fuente: Ediciones OBA.

Si al final ellas aceptaban, entonces se producía la formación de dos parejas distintas dispuestas a bailar. No debía de ser sencillo ni inmediato porque antes tenían que hacerse las remolonas, aunque fuese para poner a prueba la constancia de los aspirantes. Asimismo, debían aparentar no ser presas fáciles para que no pudieran ser calificadas de forma despectiva, como “ligeras”, en las comidillas de chismes que transcurrirían al día siguiente lunes, bien en las colas de la churrería o en la carnicería.

Por eso, en vez de animarse a decir entre los muchachos: vamos a bailar, decían: “vamos a partir pareja”; condición sine qua non para que muchos mozos pudieran acompañar a una fémina al paso que marcara el ritmo de la música.

feria-de-jimena-caseta-popular

Familia jimenata en la feria de agosto en El Paseo, junto a la valla que servía para caseta popular. Detrás de la mesa a mano izquierda la puerta del Juzgado donde vivía la familia del Guardia Civil, Pedro Rubia, y al lado más pequeña donde vivía la familia Ortiz que tenía un kiosko cerca de ese lugar. Fuente Ediciones OBA.

Cuando llegaban las ferias de Jimena, mayo y agosto, se montaban casetas populares, más allá de la oficial de naturaleza municipal que solo se instalaba en la de verano. Las únicas parejas heterosexuales que partían directamente desde la mesa a bailar eran los amoríos serios, comprometidos y consolidados. Las demás tenían que crearse en el interior de un cuadrilátero vallado de madera más bien parecido a un corral de granja y a base de partir parejas.

Fracasaría cualquier muchacho que intentara en solitario, desde la zona de la consumición, externa a la plataforma maderera cerrada que contaba con una única entrada donde había un portero que cobraba para pasar, sacar a una chica a la pista de baile sin conocerla “muy de cerca”, como se decía, porque podría ser tildada de fresca o atrevida.

Los curas bien se encargaban con aleccionar que todo lo carnal era pecado gravemente peligroso y que la mujer debía de evitar se la Eva de la Bíblia en cuanto le asignaba el papel de ser fuente para la ira de un Dios vengativo. EGO TE ABSOLVO A PECCATIS TUIS IN NOMINE PATRIS ET FILII ET SPIRITUS SANCTI

Los curas bien se encargaban con aleccionar a la mujer de que todo lo afectivo en eso del baile era carnal y por tanto pecado gravemente peligroso para ser motivo de condena e ir al infierno directamente sin pasar por el purgatorio. Y que la mujer debía de evitar ser la Eva de la Bíblia. Se le seguía asignando el papel de fuente del vicio para la ira de un Dios colérico y vengativo. Y con un: “ego te absolvo a peccatis tuis in nomine patris et filli et spiritus sancti”, las muchachas salían del confesionario para cumplir la penitencia impuesta, echas polvo y con un enorme sentido de culpa.

El puritanismo y los prejuicios en las relaciones entre sexos opuestos eran aún mayores en las capas sociales más bajas en su poder adquisitivo o nivel formativo. No hablemos en el campo de la homosexualidad, donde ni oficial ni “realmente” existía.

El machismo, la represión, y cuanto fuera bien visto por la institucionalizada cultura ultramontana, católica-castrense, eran lo abrumadoramente dominante. La chica, educada en la pasividad y la resignación, estaba condenada, por más que le gustara un muchacho, a no tomar nunca la iniciativa porque se despachaba con que eso eran cosas de “fulanas” o “rameras”.

El baile para la juventud era una de las escasas válvulas de escape que hacía frente a la predicada contención carnal para no ir al infierno, aunque muchas veces con ulterior carga de arrepentimiento, sobre todo en las féminas.

Estaba considerado, como la única actividad tolerada, que además se desarrollaba públicamente y aparecía como normal ante los ojos de los demás, donde un hombre podía tocar, y hasta abrazar, a una mujer, pasando totalmente desapercibido, sin llamar la atención ni provocar un escándalo.

La entrada del baile del twist y su corxistencia con el baile lento

La introducción del twist y su coexistencia aún con el baile lento. Fuente: “Idolos Pop en Facebook”

Hasta que no llegó el rock and roll,  el twist, o la yenka, todos los bailes regularmente eran “agarrados”, como coloquialmente se comentaba.

A colación de esto último y que lleva al límite cuanto se describe, se revela en mi evocación una anécdota que me contó su actor, finalmente muy damnificado por esta subcultura reinante. Refleja la chispa, la constancia y el sacrificio con que algunos se las ingeniaban en sus ocurrencias y en las distancias –de igual forma en sus consecuencias- para pretender o impresionar a presuntas ingenuas mozas que procedentes de algunas fincas se las buscaba allá donde fuera porque se creía que soñaban encontrar, procedente de la lejanía y el anonimato, a un príncipe azul que les liberara de su monótona, trabajada y aislada vida campera o montuna

feria-anos-50-paqurro-tesorillo

Joven tesorillera en feria: Blog de Paqurro.

Siempre con injusticia se infravaloró a la mujer campesina por quienes con gran desconocimiento de causa la consideraban más atrasada y dispuesta a tragarse una fábula o lo que fuera.

Eso sucedió una noche con un muchacho de la Estación de Jimena en una de nuestras entonces pedanías, hoy entidad local autónoma, que quedaba algo lejos por su separación geográfica y por las comunicaciones que existían; me refiero a San Martín del Tesorillo.

Aconteció a mediados de un mes de junio en su feria del Corpus Christi.

alcalde-el-tesorillo-y-jimena

El alcalde de Jimena, Bernardo Periñán Guerrero, el alcalde pedáneo de Tesorillo, Rogelio Blanco Guerrero, acompañados de José Asenjo Infantes y Manuel Ferrer Vizcaino, recorriendo la feria del Corpus de Tesorillo. Fuente: Portal de Facebook, “Amo a Tesorillo”. y Rosa Estorach.

Tesorilleros en a feria del Corpus. Fuente: El Portal de Facebook, "Quiero a Tesorillo"

Tesorilleros en la feria del Corpus. Fuente: El Portal de Facebook, “Quiero a Tesorillo”.

cinta-de-caballo-feria-tesorillo

Competición de carrera de cintas a caballo en la feria del Corpus de Tesorillo. Fuente: Portal de Facebook, “Quiero a Tesorillo”.

fiesta-corpus-tesorillo-manana

La mañana del Corpus en Tesorillo a lo largo de la calle Larga. Fuente: Portal de Facebook, “Quiero a Tesorillo”.

carrera-cintas-moto-tesorillo

Carrera de cintas a motos en la feria del Corpus de Tesorillo. Fuente: Portal de Facebook, “Quiero a Tesorillo”.

carrera de cintas a moto. Fuente: Portal de Facebook: "Quiero a Tesorillo".

Carrera de cintas a moto en la fiesta del Corpus de Tesorillo. Fuente: Portal de Facebook: “Quiero a Tesorillo”.

San Martín del Tesorillo. Bar Fernando, calle Real. José María Macías Maléndez (camarero de Jimena que se desplazaba a trabajar esta pedanía de Jimena cuando estaban en feria), en el centro, José Gómez Domínguez. "Joselito" o "El pollero", y José Albarrán Troya. Segunda mitad de la década de los sesenta. Fuente: Noticias de Dan Matín del tesorillo.

San Martín del Tesorillo. Bar Fernando, calle Real. José María Macías Maléndez, camarero y vecino de Jimena que se desplazaba a trabajar a esta pedanía cuando estaba en su feria del Corpus.  Fuente: Noticias de San Matín del Tesorillo.

Feria del Corpus del Tesorillo

Feria del Corpus del Tesorillo. Fuente: Portal de facebook “Quiero a Tesorillo”.

Llegado el estacionero paisano al remoto lugar en una motocicleta dispuesto a comerse lo que hiciera falta para impresionar a las tesorilleras, se fue directamente a buscarse pareja a la caseta popular de baile.

Había que tener ganas o ser atrevido para viajar de noche y en solitario por aquellas infernales carreteras y en moto, llegando a destino, me imagino, totalmente empolvado, tampoco la higiene personal estaba muy cotizada ante la escasez de todo, incluida el agua corriente en las casas.

Por entonces era impensable que hubiera algún día controles de alcoholemia en las carreteras, muchas de las salidas con vehículos de motor tenían precisamente que ver con la visita a las ventas situadas a pie del asfalto para “soplar”, o sea para beber vino, cerveza o machaquito. Tan solo de vez en cuando se establecía un control por una pareja de guardias civiles pero era para apresar el contrabando que se portara procedente de Gibraltar o para aplicar la ley de vagos y maleantes al que viajara sin identificar o no fuera vecino del lugar. Lo de la libertad de movimiento aún no estaba totalmente en vigor y lo de ser transeúnte era motivo más que sobrado para la sospecha.

Y con esa pechá de veintitantos kilómetros de ida hasta llegar a Tesorillo, para luego tener que volver al inicio a las tantas, era de valor. Había que estar salido por exceso de testosterona acumulada y tener ganas de fiesta, o tan solo bastaba ser simplemente joven.

Lugar de la feria de Tesorillo donde el paisano dejó la moto. Fuente: Portal de Facebook:

Lugar de la feria del Corpus de Tesorillo donde el paisano dejó la moto, antes de irse a bailar. Fuente: Portal de Facebook: “Quiero a Tesorillo”

El caso es que localizado el sitio festivo y bailongo, el muchacho, conforme transcurrían las horas entre cervezas para quitarse la timidez y tapas de mejillones y almejas procedentes de Torreguadiaro para matar el hambre pero a la vez andar ágil de cuerpo, advertía que el tiempo pasaba sin los réditos apetecidos.

A cuantas chicas pretendía sacar a bailar a la pista desde la barra o las mesas en que se hallaban bebiendo una gaseosa y comiendo pipas o altramuces, no había para más en el bolsillo ni estaba bien visto que la mujer tomara bebidas alcohólicas (“Veterano” es cosa de hombres) o “ajumara” (los anuncios de marcas de tabacos solo tomaban como referencias a hombres y vaqueros del Oeste), la respuesta que obtenía era negativa en correspondencia a la atenta proposición con que se esforzaba tan desconocido forastero.

Al fin, consiguió que una jovencita, muy del campo en su apariencia, atendiera su petición; pero con tal fatalidad, que en los primeros compases musicales sintió que las tripas comenzaban a perturbárseles; a cada segundo las percibía más flojas.

Algo, de lo que momentos antes tomó, no le había sentado correctamente; si bien rehusó a atender la urgente necesidad fisiológica en aras a no perder su laborada y provisional pareja al fin de cuentas trabajosamente conseguida.

Mientras eso le acaecía sigilosamente en el interior de su trastocado organismo, la muchacha, ajena a su rebelión estomacal, quería saber algo de su vida; y él, en discordancia, permanecer mudo para a la chita callando avanzar hacia el cuerpo de la joven con el deseo de poderse dar un “filetazo” en el primer despiste o dejadez de la colega, y que se olvidara de él, cuanto antes, lo que le apretaba para salir con turbulencia.

La finca Barría en la carretera de jimena a Tesorillo. Fuente; Google Mao

La finca Barría a pie de la carretera de Jimena a Tesorillo. Fuente; Google Map

Sus réplicas al interrogatorio de la muchacha comenzaron a ser de lo más surrealista, aparte de que el muchacho lo era un tanto. Al principio, de forma consciente para que la chavala no siguiera por esa senda y le desconcentrara de su calenturiento empeño. Así que cuando ella se interesó directamente por su vida laboral, con la pregunta de a qué se dedicaba, el cara, sin pestañear, improvisó un sinsentido: “me dedico desde una avioneta a guardar pavos en la recta de Barría”. 

“Barría” era una finca cercana al cruce de la carretera de Jimena para entrar en la pista, no se llamaba ni carretera, que conducía a Tesorillo, y no era de pavos sino de ganado vacuno.

“¡Ah!”, exclamó ella, frunciendo su ceño; toda desconcertada ante la extraña respuesta que no había llegado a entender bien. Ante ello, al quedarse la pobre chavala titubeando a mitad de camino con destino a ninguna parte, se sintió insegura y desistió de seguir indagando.

La frustración continuó in crescendo para el reprimido y desenfadado prenda masculino ya que la muchacha comenzó a darse cuenta del asunto que se trajinaba y lo frenó en seco poniéndole los codos –“poner los calzos”, se llamaba en Tesorillo- sobre sus costillas más cercanas al encuentro de brazos y tórax en tanto retranqueaba su agraciada silueta.

Pista de baile: Fuente: Google.

Pista de baile: Fuente: Google.

Para su mayor infortunio, el ritmo lento de las baladas musicales que hasta entonces se habían estado escuchando, dio paso a estruendosas piezas de baile suelto a ritmo pachanguero.

Yendo su trance a más, en los primeros botes del muchacho, su barriga ya no pudo resistir más.

Ante ello, paró sus pies y movimientos. Se hizo el remolón como si estuviera en Babia, y ante los espantosos retortijones que le atormentaban para salir, ya sin espera y sin que le diera oportunidad de perder el tiempo en una compleja explicación escatológica de cara a disculparse ante la chavala, optó descaradamente por el plantón.

Decidió darse la media vuelta y abandonar la pista de baile a toda leche, como una flecha, tomando carrerilla con rumbo a un descampado. Ni pensar que hubiera retretes públicos en el lugar. Cada cual iba a su casa o ya venía cumplido. Además, el paisano, no era de utilizar un bar cercano, por el contrario era de los de cumplir en zona abierta y sintiendo el aire en sus posaderas, muy típico además en Jimena donde por ejemplo la tapia del cine de verano dando con un barranco servía como wáter colectivo.

De un tirón se encajó el muchacho en la profunda oscuridad de la noche. Desesperado, observó una especie de sombra más intensa, como un pequeño murete de piedras, y marchando hacia el mismo empezó a la vez a soltarse la hebilla del cinturón. Saltó limpiamente por encima del poyete, ansioso de situarse cuanto antes en cuclillas por detrás, pensando que le esperaría la pantalla necesaria para evacuar tranquilamente sin que nadie lo viera.

El riesgo contraído fue de tal calibre que su brinco a la piedra le llevó abocado como fatal bajío a caer al vacío de un precipicio y sin paracaídas, eso sí con la suerte –la primera vez que le se le presentaba en la noche- de que el guarrazo que se pegó fue amortiguado por la copa de un centenario árbol que a esas altas horas de la noche se encontraría tan tranquilo y solitario en la hondonada por donde se oía el rumor de un río cercano, era el curso del Guadiaro.

puente-tesorillo-color-nuevo-amarillo

Tesorillo al fondo, a sus pie uno de los árboles en cuya copa quedó enganchado el muchacho y por debajo del puente transcurriendo el río Guadiaro:. Fuente: Rosa Estorach.

Después de aliviarse y quedar al fin relajado, llegó la negativa respuesta que hallaban sus vociferantes gritos de socorro para que lo bajaran de allí, sin osar a moverse no fuera a caer más abajo, en tanto veía todo muy oscuro a su alrededor. Voces que no alcanzaban a llamar la atención de los demás seres humanos, al no rebasar su tono de voz el ruidoso jolgorio de la fiesta que ajeno a sus apretujadas circunstancias, metros más cercanos al cielo, continuaba con su frenético ritmo, como si nada pasara a la redonda.

Allí estuvo en todo lo alto de la arboleda haciéndose la idea de que así permanecería hasta que transcurriera lo que quedaba de madrugada hasta la llegada del amanecer.

Cabrero con su piara. Fuente: Web Manjares de Andalucía.

Cabrero con su piara. Fuente: Web Manjares de Andalucía.

Pero un tempranero cabrero, garrote en mano, con su piara de ganado se adelantó al alba. Pasó por allí con sus silbidos característicos para que no se le desperdigaran los ejemplares y al grito desesperado del paisano que lo oyó, ofreciéndole además al verlo diez duros por bajarlo, que es lo que le quedaba en el bolsillo, encontró de inmediato como interrogante respuesta: “¡Quillo! ¡¿Cómo te has subido hasta ahí?!”

Y al escuchar sin parar la oferta dineraria que le daba el de las alturas para que no pasara de largo, le respondió: “diez duros es lo que yo te daría si los tuviera, pero para que me explicaras cómo demonio has llegado tal alto si no es para ahorcarte”.

El cabrero seguía pensando que había escalado desde el suelo firme y que podría tratarse de un suicida arrepentido. Fue en busca de un arriero y con una soga que ataron en su punta a una piedra, después de varios intentos fallidos, se la hicieron llegar para que la amarrase al tronco o a la rama más sólida y comenzara a descender.

Y lo peor aun para el muchacho estaba por llegar. Tras ser rescatado y dar con insistencia la propina prometida que inicialmente sería rechazada por sus liberadores, restando lo necesario para un café, se fue de inmediato a coger la moto donde la dejó aparcada para volverse cuanto antes a la Estación de Jimena y pasar página de lo sufrido. Era ya de día.

Cuando llegó al lugar preciso, resulta que había desaparecido su medio de transporte. Se la habrían robado.

Con Tesorillo en fiestas todo estaba cerrado a esa hora y no había un alma en la calle.

Tesorillo amaneció sin un alma en la calle a consecuencia de las altas horas en que había acabado la feria la noche anterior. Fuente: Historia de San Martín del Tesorillo en la españa Contemporanea. Jerónimo Sánchez Blanco.

Tesorillo amaneció sin un alma en la calle a consecuencia de las altas horas en que había acabado la feria la noche anterior. Fuente: Historia de San Martín del Tesorillo en la España Contemporanea. Jerónimo Sánchez Blanco.

Acabó en el cuartel de la Guardia Civil presentando denuncia.

El guardia civil de Tesorillo que posiblemente recibiría la denuncia del robo de la moto del paisano. Fuente: "Quiero a Tesorillo".

El guardia civil de Tesorillo que posiblemente recibiría la denuncia del robo de la moto del paisano. Fuente: “Quiero a Tesorillo”.

Y tieso de bolsillo, a coger el camino andando con destino a la Estación de Jimena, si antes no se apiadaba alguien de los que raramente transitaban motorizados para llevarlo o acercarlo al destino.

Al cuarto de hora de estar cagándose pero esta vez de forma verbal y en sí mismo ante lo ocurrido y por aquello de que la jodienda no tiene enmienda, el que se compadeció de él fue Juan Mnuel Contrera, “El Chillón”, que con su habitual bicicleta llevaba diariamente desde Manilva o Chullera a Jimena dos o tres cajas de pescado fresco amarrados en el sillín de atrás para su venta ambulante por las calles.

torreguadiaro-el-chillon

Torreguadiaro, lugar de donde procedía el pescado que El Chillón tras transportarlo en cajas en bicicleta las vendía en Jimena. Fuente: Web, Sanropolis. Historia de San Roque.

Lo reconocería y subiéndolo delante en el cuadril de la bici, ambos llegarían a duras penas a La Estación de Los Ángeles en tan limitado transporte, haciendo penosa travesía y encima con el muchacho cayéndose de sueño, teniendo que parar antes de la meta en Montenegral y en Marchenilla para que se espabilase.

Nada tiene de ficción. Tal y como me lo contó el paisano aquí aparece reproducida, personaje además bien conocido por su osadía y por los hechos fuera de la normalidad que le sucedían, aparte de sus travesuras durante la etapa de su infancia.

Lo que no sé, es si le quedaron ganas de volver a otra feria del Corpus a Tesorillo a la búsqueda de la pareja anhelada, o se les quitaron definitivamente.

Entrada de baile para el Pósito que estaba situado en calle Sevilla, enfrente y más arriba del edificio del ayuntamiento de Jimena en lo que ahora es Casa de la Cultura. Fuente: Tíojimeno.

Entrada de baile para el Pósito que estaba situado en calle Sevilla, enfrente y más arriba del edificio del ayuntamiento de Jimena en lo que ahora es la Casa de la Cultura. Fuente: Tíojimeno.

Tiempo hubo de transcurrir después para que llegaran los habituales bailes de los fines de semanas a Jimena, la Estación o Tesorillo.

playa-del-patricia-de-torreguadiaro

Familia de Tesorillo en la playa de Torreguadiaro, momentos antes de la irrupción del turismo extranjero, en la cala donde se construiría el Hotel Patricia. Fuente: Portal de Facebook, “Quiero a Tesorillo”.

También, para que al fin el Simca 1000 irrumpiera y aunque con rígidos asientos de plexiglás rojo ya fuera más fácil hacer el amor, en contra de lo que dice la canción, pero aún nada de nada con las autóctonas, sino flirteos con francesas en la playa del Patricia de Torreguadiaro, con suecas en Tarifa u holandesas en el “Seghers” de Estepona.

hotel-patricia-tesorillo

Con la apertura en Torreguadiaro del hotel Patricia y la irrupción en esta zona del turismo europeo, los ojos se abrieron a que otro mundo de relaciones entre jóvenes y una música más allá de los radiofónicos discos dedicados de Juanito Valderrama y de un joven que empezaba a triunfar, llamado Manolo Escobar, existían. Fuente: Web Sanropolis. Historia de San Roque.

Las dos Españas que con la llegada del turismo comenzó a coexistir. Fuente: Google.

Las dos Españas que con la llegada de turistas europeas comenzaron a coexistir. Fuente: Archivo, “Torremolinos Chic”.

Hoy, afortunadamente, ya todo es distinto, y el nivel europeo que alcanzamos en esta parcela del vivir está por encima de la media de los países de la Unión, incluida sobre todo la liberación de la mujer española, despojada al fin de tantos tapujos y prejuicios ancestrales.

Asimismo, habría que rendir homenaje a aquella pobre generación que se perdió estos avances sociales, no sobreviviendo a la siniestra etapa histórica que le tocó, y encima como mérito al sacrificio realizado a lo mejor no ha llegado a alcanzar el paraíso celestial prometido.

ANEXO I: POST AUTOBIOGRÁFICOS RELACIONADOS CON MI VIVENCIA EN LA JIMENA DE LA FRONTERA QUE ME VIO NACER Y TRANSCURRIR HASTA MI ADOLESCENCIA.

LOS ÁNGELES Y JIMENA CON LA FAMILIA LASTRES 05.02.2017): Pasado más de medio siglo, un recorrido por la Jimena y su Estación de tren de los Ángeles acompañado de una familia de octogenarios que así la vivieron en su tiempo de juventud y que tras marcharse del municipio han viajado de nuevo para volverla a recordar:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/02/05/30708/

BARBERÍAS Y PELUQUERÍAS DE JIMENA (27.01.2017): La sociología que envolvía a la clientela, tertulias y prensa que se leía en aquellas barberías de la década de los cincuenta y principios de los sesenta del siglo pasado, así como lo que significó la irrupción en el pueblo de las peluquerías para señoras: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/01/25/30573/

LA GRAN NEVADA DE 1954 EN JIMENA (20.01.2017):  (El 3 de febrero de 1954) Jimena de la Frontera amaneció como nunca, con una inmensa nevada que casi todo lo cubría. Y en este caso desconocido y que no se ha vuelto a reproducir, narro cual fue la reacción de sus habitantes hasta que primero se heló y luego se derritió:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/01/19/30456/

LA DIVISIÓN AZUL EN JIMENA (09.01.2017): El relato de esta aventura del franquismo en apoyo a Adolfo Hitler, adonde llegaron dos jimenatos que atravesaron sinsabores múltiples por las penurias que padecieron:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/01/08/30335/

LOS ORÍGENES DEL FÚTBOL EN JIMENA (21.12.2016): La historia de la creación del club deportivo Jimena de fútbol asi como sus antecedentes, reconstruido a través de unos recortes familiares que casualmente hallé: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/12/19/30130/

LA TELEVISIÓN LLEGÓ A JIMENA A TRAVÉS DE SAN PABLO (21.10.2016): Las peripecias que ocurrieron cuando aparecieron los primeros televisores y cómo contribuyó a cambiar ciertas pautas del comportamiento de las gentes del pueblo:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/10/19/29752/

LA NOVENA QUE VIVÍ (01.09.2016): Cómo fueron a lo largo de mi infancia los nueve días dedicados a la patrona de la localidad, la Reina de los Ángeles, en la barriada que lleva su nombre y estación de tren, culminada el fin de semana de la primera semana de septiembre: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/09/01/29468/

TRAGEDIA TAURINA EN ALCALÁ LA REAL (26.08.2016): En el jienense pueblo de Alcalá La Real, cuatro años antes de que se hundiera la plaza de toros de Jimena de la Frontera, también había ocurrido un episodio de similares características:   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/08/26/29375/

DESGRACIA TAURINA EN JIMENA (17.08.2016): El hundimiento de la plaza de toros de Jimena acontecido el 17 de agosto de 1961, donde hubo cinco muertos y cientos de heridos, entre ellas la hija del Primer Ministro de Reino Unido: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/08/17/29346/

EL PREGÓN A JIMENA QUE NO FUE (01.06.2016): En el año 2003 el ayuntamiento me nombró pregonero de aquella feria de Agosto. Cuando subí al escenario, me olvidé del guión que llevaba escrito para entregarme a las historias de mi infancia y adolescencia que me inspiraban los vecinos presentes. Ahora, localizado el texto que llevada redactado porque se me extravió, lo hago público :  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/05/29/28784/

EL CINE DE VERANO EN JIMENA (13.05.2016): Recorrido por lo que fue esta sala cinematográfica en la temporada veraniega y calurosa: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/05/13/28738/

EL CINE CAPITOL (25.04.2016): Radiografía sobre la sala cinematográfica y espectadores de invierno en Jimena: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/04/25/28693/

BARES DE JIMENA (04.04.2016): Descripción sobre bares y clientes que lo visitaban para beber, tapear y charlar: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/04/04/28375/

LA GASTRONOMÍA JIMENATA QUE FUE (03.03.2016): Un recorrido por los platos tradicionales, con el recetario de sus ingredientes y su evolución hasta hoy:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/03/03/28125/

ENTRAÑABLE AURELIO (19.02.2016) De la mano del taxista de Jimena recorriendo aquellas carreteras, paisajes y paisanajes de mi infancia en los coches de la época:   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/02/19/27623/

LA MIRADA A LA GUERRA DESDE LA NIÑEZ (01.12.201): Cómo viví desde chico la Guerra Fría que se desarrollaba, como el accidente de bombas atómica caídas en Palomares, el bloqueo a Cuba por el despliegue de los misiles soviéticos o la carrera espacial:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2015/12/01/26981/

TOROS EN LA JIMENA DE 1957 (16.09.2015):  Crónica de una historia local que recupero limpiando bolsas de recortes de prensa y apuntes manuscritos del pasado:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2015/09/15/26318/

CÓMO ÉRAMOS: ADOLESCENCIA, SCOUT Y MÚSICA (01.11.2012) Contiene las relaciones y vivencias de aquellos jóvenes y la música que oíamos de Radio Gibraltar así como los discos de vinilo que nos llegaban desde El Peñón:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2012/11/01/12928/

HACIA EL IIº REENCUENTRO DE LOS CLUBES DE JIMENA (18.04.2015): Tal como somos, medio siglo después de aquella adolescencia:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2015/04/17/25415/

CUANDO DE NIÑO ME FUI DE CINE  (02.10.2012): Un apunte biográfico de mi infancia con la actriz sueca, Anita Ekberg, el español Fernando Fernán Gómez y el italiano, Vittorio de Sica:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2012/10/02/11624/

CÓMO LLEGÓ LA IIª REPÚBLICA Y SU PRIMER ALCALDE A MI PUEBLO (13.04.2014) La sencilla historia sobre cómo se enteraron radiofónicamente de la llegada de este acontecimiento histórico:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2014/04/13/22541/

LA HISTORIA DEL DOCTOR MONTERO (13.09.2014): Una sacrificada y sufrida biografía la del médico de mi pueblo comprometido con la causa de la democracia y la IIª República:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2014/09/13/23993/

CRISIS Y EMIGRACIÓN EN EL MEDIO RURAL (24.02. 2015): Cómo fue y las secuelas dejadas por la emigración de la décda de los sesenta del pasado siglo:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2015/02/24/25187/

MI PESADILLA CON WERT (18.03.2012): El relato a través del sueño sobre el modelo de enseñanza bajo el franquismo y que al parecer tenemos que volver con la LOMCE:   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2012/03/18/6032/

GIBRALTAR, ESA GRAN COARTADA DE RAJOY (12.08.2013): No solo le sirvió el estribillo, “Gibraltar español”, a Franco para desviar las tensiones contra su Régimen, sino que también lo ha empleado Rajoy para tapar su corrupción):  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2013/08/12/18762/

ANEXO II: TRILOGÍA SOBRE CASTELLAR DE LA FRONTERA.

DE JIMENA A CASTELLAR PARA VER MI PRIMERA NOVILLADA (06.11.2016): Cómo percibí el lugar en que se celebró y el transcurso de mi primera asistencia a una peculiar corrida taurina: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/11/06/29871/

LA CASTELLAR QUE CONOCÍ EN 1960 (06.12.2016): En qué situación de extremo subdesarrollo se encontraba este municipio y el cambio espectacular que se produjo en tan poco tiempo:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/12/06/29970/

CASTELLAR Y LA CASA DUCAL DE MEDINACELI (26.12.2016): Historia de Castellar y de la casa nobiliaria que la dominó durante un largo periodo con prácticas semifeudales y las distintos avatares divergentes que les vinieron sucediendo: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/12/25/30239/ 

Anuncios
Posted in: Solo Blog