TRAGEDIA TAURINA EN ALCALÁ LA REAL (21.07.2020)

Posted on agosto 26, 2016

0


TRAGEDIA TAURINA EN ALCALÁ LA REAL

Ignacio Trillo

En tanto investigaba los pormenores del hundimiento de la plaza de toros portátil, sucedido en Jimena de la Frontera (Cádiz) el 17 de agosto de 1961, hallándose abarrotada de público, con la asistencia de más de cuatro mil espectadores entre los que me encontraba, a la temprana edad de diez años –(Ver, DESGRACIA TAURINA EN JIMENA (17-08-1961/17.08.2016): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/08/17/29346/ ) – en un determinado momento de la indagación, me topé en la prensa de la época con otro desgraciado episodio de características muy similares.

Aconteció en la localidad jienense de Alcalá la Real, cuatro años y un mes antes, por tanto, de la desgracia taurina que de forma similar sucedió en Jimena de la Frontera.

Alcalá la Real, Pier María Bald grandei
Año 1668. Vista de Alcalá la Real, año 1668. Acuarela de Pier María Bald, arquitecto y pintor barroco italiano, nacido en 1630 en la ciudad de Florencia, que visitó España en compañía de Cosme de Médici, político y banquero italiano, fundador de la dinastía de los Médici. En su recorrido por el ruedo hispano, nos dejó destellos de su obra artística en forma de dibujos con vistas panorámicas de las localidades y aldeas que fue visitando. Situada la villa jienense sobre el cerro de la Mota, cuenta con una milenaria presencia de la huella humana. Su primer asentamiento tuvo lugar en la era Paleolítica. Posteriormente, los romanos también dejaron rastros de haberse instalados en el lugar, probablemente sobre población íbera anterior. El esplendor de este emplazamiento sucedió en la etapa Nazarí del Reino de Granada, siendo codiciado como zona fronteriza con Castilla. Cambió varias veces de bando, entre musulmanes y cristianos, pasando a tener distintas denominaciones. Con la caída definitiva de Granada en manos de las huestes de Isabel la Católica, entró en decadencia al perder su valor estratégico como territorio de batallas guerreras, Sus habitantes fueron abandonando sus moradas hacinadas en el interior de la fortaleza, donde llegaron a ocupar sus tres hectáreas de superficie, para ubicarse extramuros en las partes más llanas de sus alrededores. El golpe de estado militar de 1936, convertido inmediatamente en guerra, fue muy sangriento para sus habitantes. Quedó bien pronto, 30 de septiembre de de 1936, invadida por las tropas franquistas, -dos días después que Jimena de la Frontera (Cádiz)- única localidad de la provincia de Jaén que quedó en poder de los rebeldes, junto a Lopera y Porcuna, no así la totalidad del municipio, permaneciendo, como primera línea de fuego de un frente, que, a pesar de diversas escaramuzas que hubo, estuvo siempre estabilizado hasta la finalización en 1939 de la contienda incivil. Fuente: Wikipedia y Wikiwand

Exactamente acaeció, el domingo 22 de septiembre de 1957, viniéndome a la memoria, que siendo un crío ya me lo refirió mi padre, oriundo asimismo de la misma provincia, en su caso del municipio de Rus.

alcalá la real vista panorámica desde san marcos

Alcalá la Real, vista panorámica desde el mirador de San Marcos. Se declaró en el año 1967, Conjunto Histórico-Artístico, mediante Decreto 853/1967, de 6 de abril, BOE núm. 98, de 25 de abril de 1967. Jimena de la Frontera obtuvo esa misma calificación en el año 2004, mediante BOE núm. 92, de 16 de abril de 2004, páginas 15935 a 15940. Foto: Todocolección.

Alcalá la Real sumaba en aquel tiempo una población alrededor de los 24.000 habitantes. Actualmente cuenta con unos 21.600. Jimena de la Frontera en 1961, sobre las 10.000 almas.

fortaleza de la mota alcala la real b y n

Restos de la ciudad de Alcalá la real, cuando hacinada ocupó el interior de la fortaleza elevada en la cúspide del cerro de la Mota. Foto: Víctor Fernando. 

Se celebraba la tradicional Feria de San Mateos de final del verano. En Jimena aconteció durante sus fiestas estivales, mitad del mes de agosto. 

alcalá la real 1957
Año 1957. Vista panorámica de Alcalá la Real el año que se celebró la novillada en la plaza de toros portátil siniestrada 

Se instaló la plaza de toros portátil de madera en la conocida zona alcalaina de “La Magdalena”, junto a la Carretera de Granada, frente a la orujera de la ”Manena”; allí donde se encuentra actualmente el Ferial Nuevo. 

Alcalá la Real iglesia de san antón real de la feria

Hacia 1910. Alcalá la Real, Paseo de los Álamos, iglesia de San Antón al fondo, donde vino tradicionalmente instalándose el real de la feria anual de San Mateos, avanzado el mes de septiembre. Foto: 

Teniendo en cuenta la enorme afición existente a la tauromaquia en el municipio jienense, además de su núcleo urbano histórico reunía 12 aldeas o pedanias, este coso taurino portátil satisfacía en parte la continuidad de una tradición local que procedía de atrás.

Alcalá la Real había contado con una plaza de toros fija, realizada de obra, desde finales del siglo XIX. Se ubicaba en el huerto del antiguo convento de San Francisco, para cuya construcción se reutilizó materiales de este mismo complejo monumental religioso que databa desde los siglos XVI-XVII y que perteneció a la orden de los franciscanos.

Aquel complejo taurino presentaba en su tipología arquitectónica una doble planta semi cuadrangular del mismo estilo que el palacio de Carlos V de Granada, capital de proximidad geográfica que tanto influyó en la edificación urbana de Alcalá como en su discurrir cultural.

convento e iglesia de san francisco Alcalá_4
Convento e iglesia de San Francisco de Alcalá la Real en cuyo huerto se alzó la plaza de toros fija realizada de obra.

Tuvo su epílogo taurino el 8 de julio de 1928 con la celebración de una becerrada a beneficio del asilo de ancianos que se estaba construyendo en la villa alcalaina, quedando clausurada definitivamente a partir de entonces para espectáculos públicos ante el deterioro que presentaba su estructura.

Más tarde, acabada la contienda bélica de 1936, cuando ya los finos y alisados sillares que contenía como asientos habían sido expoliados para levantar nuevos inmuebles y para cercar los solares de su alrededor, se procedió a demolerse sus restos.

A nadie entonces se le ocurrió restaurarla, señal inequívoca que corrían tiempos de escasa sensibilidad para la conservación del patrimonio histórico.

No obstante, con esta penosa desaparición no acabaron los espectáculos taurinos en la localidad. La afición siguió perdurando y de vez en cuando destellaba alguna figura local o un sobresaliente empresario como Francisco Utrilla.

Los toros por tanto siguieron celebrándose en septiembre por San Mateo gracias a la instalación de plazas portátiles.

La de 1957 se montó en la misma zona llana del pueblo donde habían tenido lugar anteriores novilladas y becerradas. Al igual, raramente faltaba la actuación de algún espada autóctono. En esta ocasión fue, José Urquiza “Petete”, con el que estaban centrados todos los focos de empatía por la afición local.

cartel corrida de toros de alcalá la real completo

El atractivo cartel de la corrida de novillos con banderillas que prometía la localidad de Alcalá la Real en aquella tarde festiva.

En el cartel figuraban además: el rejoneador Bernardino Landete y el novillero de Granada, Rafael García.

Los cinco novillos pertenecían a la ganadería de Juan del Cid, de Huelva.

entrada sol alcalá la real b y n

Entrada de sol salida de la imprenta F. Ocaña de Granada.

Los precios de las entradas oscilaron entre las 35 pesetas del tendido de sol y las 75 en barrera con sombra y enumerada.

Entrada a los toros de Alcalá
Entrada usada de un espectador que asistió a esta corrida de toros.

Cuando dio comienzo el espectáculo, 5 de la tarde en punto de aquel domingo día 22 de septiembre de un sol radiante, ya estaba ocupado por completo el aforo con más de tres mil aficionados.

Salieron al ruedo los novilleros anunciados que vestían trajes de luces así como el afamado rejoneador, con sus respectivas cuadrillas de banderilleros. Fueron recibidos por el respetable con una gran ovación. La tarde aparentaba prometer.

El paseillo se inició a las cinco en punto de la tarde con la aparición en el ruedo de los novilleros y el rejoneador con sus trajes de luces, acompañados de sus respectivas cuadrillas. Foto: Emilio Martínez Sánchez. 

El primer novillo de la lidia que abrió plaza correspondió al rejoneador, Bernardino Landete Navarro, nacido en Madrid (1925-Alicante, 2010)

Toreó al astado en todo momento a caballo, donde desplegó una exhibición de enorme valor de como excelente jinete experimentado manejando las riendas, consecuencia de su destreza en la práctica de la hípica.

Realizó el “par del violín”, modalidad inventada por el propio Landete y que le haría célebre, extraída de su práctica deportiva también con el polo, clavando al novillo, en el segundo tercio de faena, un par de banderillas con la mano derecha pero entrándole por el lado izquierdo, lo que hizo poner en pie al respetable y recibir una estruendosa ovación.

Acabado con la noble res que favoreció en todo momento su lucimiento, fue premiado con dos orejas y rabo, que fue mostrando a la afición en su vuelta al ruedo.

rejoneador con tendido plaza de toros alcalá la real
El rejoneador Landete a caballo fue quien abrió plaza toreando a caballo con éxito al primer novillo. Recreación propia del jinete que corresponde a la misma persona, de la plaza y de los espectadores. 

El día anterior a la novillada, la expectación del pueblo había estado centrada precisamente en la observación de los caballos que traía el rejoneador y que pernoctaron en la cuadra de la ”Posá” de Toro, haciendo esquina con la rúa Abad Palomino, popularmente conocida por calle “la Peste”.

Debido a que la corrida del día siguiente tenía todas las ilusiones puestas en las faenas que llevaría a cabo el ídolo local, “Petete”, ningún alcalaíno recabó que del cartel anunciado el importante era el rejoneador, Bernardino Landete, también por su completa biografía que era desconocida en el lugar.

Bernardino Landete. jpg

Bernardino Landete reconocido jinete deportivo de hípica en la esfera internacional 

De larga tradición familiar ascendente de odontólogos. Su padre, como su tío y abuelo, fueron unas eminencias en esta especialización médica.

Además de su lidia taurina a caballo, era un reconocido jinete de hípica con fama internacional, actividad deportiva en la que había sido instruido desde pequeño.

Su debut en el rejoneo había acontecido dos años antes en la plaza de toros de las Ventas de Madrid. Su rival de entonces, a la hora de competir en el mismo arte taurino a caballo, era Ángel Peralta, con el que también había participado en el rodaje de la película producida en 1954, “La princesa de Éboli (That Lady)”, de Terence Young, el director británico de las películas de James Bond.

Publicación médica. Bernardino Landete Aragó, pionero de la estomatología española.

Bernardino Landete Aragó, hermano del odontólogo padre del rejoneador, pionero de la estomatología española. Foto: Publicación médica. Wikipedia.

Tampoco nadie conocía en aquel tiempo en la localidad alcalaína, que el susodicho rejoneador era sobrino del eminente científico e investigador de reconocido prestigio universal, Bernardino Landete Aragó (Valencia, 1879 – Madrid, 1968)

Fue el primer catedrático de la Universidad de Madrid en prótesis dental tras amplios estudios desarrollados en Londres y París, estrechamente allegado al doctor don Gregorio Marañón con el que colaboró en publicaciones especializadas por su profundo conocimiento de las enfermedades bucales.

De ideas republicanas y de izquierda, aunque sin militar en partido político, Landete Aragó fue depurado, inhabilitado y apartado por el franquismo de su brillante carrera profesional, investigadora y docente, representando esta ignominia un escándalo a nivel internacional en el campo de la ciencia.

Se le acusó y juzgó por ser: persona de ideas izquierdistas, de mentalidad liberal e inadaptado al Glorioso Movimiento Nacional”, en tanto sus colegas de cátedra tomaban rumbo con destino al exilio mexicano. Nunca más pudo impartir la enseñanza.

alcalá la real ruedo estocada novillero
Entrando a matar el novillero granadino, Rafael García tras lidiar su primer astado correspondiente al segundo de la corrida. Fuente: Foto García

Volviendo a la corrida que se celebraba, el segundo astado correspondió al novillero granadino, Rafael García. Le tocó una endemoniada res. A pesar del esfuerzo que realizó para sacarle partido, el animal no se prestó a una lucida faena. La peligrosidad de sus cabezadas, como instinto de defensa del ejemplar, cada vez que entraba al trapo, llevó al lidiador a sufrir una cogida sin mayores consecuencias que las de poner con el cuerpo en vilo al graderío.

También aquí volvía a haber otra coincidencia con el mismo lote en la novillada que cuatro años después acontecería en Jimena, salvo que, en este caso, el novillero del gaditano municipio de San Roque, Rafael Pacheco, tuvo que pasar a la enfermería y no pudo seguir la lidia.

Tras entrar a matar de una estocada, García recibió aplausos y fue obligado a dar una vuelta al ruedo en reconocimiento al empeño puesto a pesar del estéril resultado en trofeos, mientras el toro fue despachado del albero con una ensordecedora bronca entre abucheos y pitidos.

"Pepete" con la muleta
“Pepete” en faena recortando la bravía embestida del toro con la muleta

Al tercer toro, cerrando la primera tanda de la corrida, el novillero de la localidad, Pepete, le hizo una extraordinaria faena, con pases de casi todos los estilos, que encandiló a la afición.

Acabó la última tanda de pases de pechos con la muleta baja recortando con finura la constante embestida del bravo toro hasta ponerlo en línea en el otro extremo del redondel para perfilar la entrada a matar.

Volcándose hacia el animal, llevó a cabo una gran estocada sin desvío hasta la bola, que hizo caer al ejemplar de forma fulminante sobre la superficie del albero sin mayores sufrimientos.

La plaza se vino abajo, nunca peor dicho, con los aficionados al unísono de pie, dando saltos, brincos, lanzando vítores y aplausos y llenando el paisaje de los tendidos de pañuelos blancos dirigidos al presidente del festejo.

“Pepete” fue premiado por las autoridades del palco con dos orejas, rabo y hasta una de las cuatro patas del toro, junto con una ovación tan generosa que mantuvo levantados de sus asientos a sus paisanos durante varios minutos.

"Pepete" mostrando los trofeos cinco minutos antes del derrumbe de la plaza de toros portátil.
“Pepete” mostrando los trofeos al respetable escasos minutos antes del derrumbe de la plaza de toros portátil. Foto: Manuel Aceituno

En ese instante, serían las seis y cuarto en el reloj, estando aún los eufóricos alcalaínos desde las gradas sin sentarse, dándole palmas a su paisano, “Pepete”, se oyó un zumbido, en forma de crujido seco, a consecuencia de haberse hecho trizas el cinturón de acero que aseguraba el armazón de la estructura de la plaza. El coso taurino, había colapsado.

En cuestión de milésimas de segundos, la plaza de toros portátil se desplomó exactamente de la misma forma que cuatro años después ocurriría con el coso de Jimena, partiendo del lugar donde se hallaban las autoridades y abatiéndose en forma de abanico de derecha a izquierda, en este caso formándose un remolino al caer en tierra y quedar todo envuelto en una polvareda, dejando atrapados a cientos de alcalaínos entre sus tablones. La peor suerte se la llevaron los aficionados situados en las filas más altas del graderío.

Afortunadamente para los siniestrados, el novillo se encontraba sin vida sobre el albero pendiente de ser retirado por las mulillas.

Se hizo un silencio total, para inmediatamente después oírse voces de llamadas, lamentos, y gemidos, comenzando las carreras alocadas de aquellos espectadores que salieron por si solos ilesos del montón de residuos, yendo como ciegos, entre la confusión y el pánico, de un sitio a otro, sin saber exactamente adonde dirigirse con la ansiada intención de encontrarse y abrazar a familiares y allegados así como para buscar a quienes faltasen porque estuvieran enterrados aún bajos las tablas.

plaza de toros de alcalá la real deumbe

Instantánea en que se refleja el momento en que llegó la serenidad entre los espectadores siniestrados que salieron ilesos, aunque todavía sobrecogidos, reflexivos sin explicarse lo ocurrido, tras el susto que se pegaron en sus caídas a suelo firme desde las gradas en que se hallaban. Foto: Emilio Martínez Sánchez. 

Al paso de los minutos, la serenidad fue imponiéndose y comenzaron rápidamente los ilesos a centrar sus esfuerzos para sacar de las maderas a heridos y contusionados.

tesorero alcalá la real plaza de toros

El tesorero de la plaza de toros explicando al periodista de la revista taurina, “El Ruedo”,  cómo mantuvo a buen recaudo bajo el cataclismo la caja de recaudación de la taquilla por la venta de las entradas. Fuente: Revista “El Ruedo”, semanario taurino. Jueves, 26 de septiembre de 1957.  Foto: Ortega

Los vehículos estacionados en la zona, a instancias de la Guardia Civil, iniciaron el transporte de siniestrados con destino al Hospital Civil de la beneficencia municipal, sita en la calle Rosario, que seguía siendo auxiliada desde tiempos remotos por la congregación religiosa de Las Mercenarias, procediéndose de inmediato a dejar libre gran parte de la Casa Cuna que se hallaba en el interior del mismo edificio y que estaba siendo ocupada por niños huérfanos, para dar cabida a la ingente cantidad de fracturados y heridos que empezaron a llegar.

A pesar del trabajo frenético de médicos, enfermeras y de todo aquel que con conocimientos básicos sanitarios se prestó a ayudar, los siniestrados se amontonaban, empezando la situación a colapsarse.

herido llanto cabestrillo alcalá la real

Un herido con fractura del brazo derecho, junto a llantos y pesar de familiares de los siniestrados por el derrumbe de la plaza de toros.  Foto: Revista “El Ruedo”, semanario taurino. Jueves, 26 de septiembre de 1957.

Ante la magnitud de la tragedia, el alcalde de la localidad, el maestro de escuela, José Garnica Salazar, cuyo nombre aún hoy se conserva en Alcalá en la denominación del centro público escolar infantil y primaria, CEIP, inaugurado posteriormente en el año 1969, pidió auxilio a los pueblos más cercanos y a las autoridades de Granada y de Jaén, que a lo largo de la noche enviaron varios equipos de transfusión de sangre, médicos y ambulancias para recoger a los heridos más graves y trasladarlos hasta los centros hospitalarios de ambas capitales.

El gobernador civil de la provincia, Felipe Arche Hermosa, de origen santanderino, que venía ejerciendo el cargo desde el 22 de noviembre de 1950, se personaría en la localidad esa misma noche.

alcalá la real plaza de toros hospital prov de jaen

La sala Santo Domingo del hospital Provincial San Juan de Dios de Jaén, ultimando los preparativos para recibir a los heridos graves procedentes de la catástrofe de Alcalá la Real. Esa misma noche, llegaron a este centro sanitario un total de 23 heridos graves, tres de ellos muy graves. Foto: Revista “El Ruedo”, semanario taurino. Jueves, 26 de septiembre de 1957.

Al mismo tiempo, la Iglesia local de la Consolación abría sus puertas ante la avalancha de devotos allí concentrados en plegaria por la suerte de los damnificados, en tanto el altar mayor se llenaba de velas como nunca después se ha vuelto a ver, permaneciendo abierta durante toda la noche.

iglesia consolacion de alcalá la real2

Iglesia de la Consolación o también llamada, Santa María la Mayor, de Alcalá la Real, que posee un altar mayor presidido por la patrona la Virgen de las Mercedes y fue sede de la Iglesia Abacial de la Mota tras su incendio. Poco después del dramático siniestro de la plaza de toros, tuvo que abrir las puertas para que los devotos creyentes de la localidad rezaran por la curación de los heridos y por el mejor destino divino de los fallecidos. 

En este siniestro alcalaíno, se contabilizaron finalmente seis muertos fortuitos, uno más que en el derrumbamiento de la plaza de toros portátil de Jimena de la Frontera acaecido cuatro años más tarde, con más de cien heridos frente a los más de ochocientos del pueblo gaditano. 

No obstante, las crónicas locales llegaron a cuantificar el número de heridos por encima de ese centenar, ya que muchos, los más leves, fueron atendidos en farmacias y en casas particulares, escapando al control médico y hospitalario.

La plaza de toros de Jimena tuvo mayor capacidad, unos mil espectadores más, y el hecho de que su estructura tuviera mayor composición de hierros y material metálico por ser más moderna, se estrenaba por primera vez, habla por sola de esa diferencia entre los lesionados.

plaza de toros derruida de alcalá la real

La plaza portátil de Alcalá la Real derrumbada en el estado en que quedó, en esta panorámica tomada al día siguiente del suceso. Foto: Manuel Aceituno

Los fallecidos inicíales del espectáculo taurino de Alcalá fueron tres: Pedro Lizana Veja, vecino de la localidad, de sesenta años, que se hallaba cuando el desplome bajo los asientos de las gradas viendo el espectáculo por un hueco y quedó reventado; Juan Antonio Sánchez Salas, de setenta años, vecino de Montefrío, que presentaba aplastamiento de cráneo; y Juan Garrido Martín, alcalaíno de veintidós años, que fatalmente se encontraba de permiso de la mili, habiéndolo retrasado precisamente para que le coincidiera con estas fiestas. Estaba destinado como soldado voluntario en Madrid en el regimiento de Sanidad Animal, y presentaba una gruesa astilla que le entraba por la cabeza y le salía por la barbilla.

Todos ellos acabaron sus vidas en el citado Hospital Civil de la localidad.

PATIO PRIMERO DEL HOSPITAL EL ROSARIO aLCALÁ LA real

Imagen del patio primero del Hospital Civil municipal de la beneficencia y casa cuna de la localidad para niños huérfanos y abandonados, a lo que fue destinado hasta el año 1959, dos años después del hundimiento de la plaza de toros portátil, procediendo con anterioridad de la desamortización de Mendizábal, allá por el año 1836, que conllevó la salida del complejo de los dominicos. Antes fue un interior del convento de Nuestra Señora del Rosario construido por la orden religiosa de los Predicadores a finales del siglo XVI y reedificado a mediados del XVII. Aquí se observan a las monjas Mercedarias que se encargadaban de la atención a los enfermos y a los internados. Foto: Blog Andalar de Alcalá la Real.

La noticia, abrió las portadas de la prensa dos días después al ser los lunes inhábiles para sus ediciones por descanso del personal.

El diario "Ideal" de Granada, al día siguiente
El diario “Ideal” de Granada, al día siguiente que se editaba, el lunes era inhábil para la prensa, martes 24 de septiembre, abría de esta forma su portada dando cuenta del balance provisional de víctimas, resaltando el hecho luctuoso de la información inicial sobre los tres fallecidos.

También, la prensa nacional en sus ediciones de Madrid y Sevilla, como el diario ABC, lo recogió ampliamente.

plaza de toros alcalá la real abc pintado 24.09.1957

El diario ABC también recogió, el mismo martes, 24.09.1957, el siniestro de la plaza de toros de Alcalá la Real en sus ediciones de Madrid y Sevilla

Siguiendo la prolija difusión tenida, los semanarios y revistas de la época también se hicieron eco informativo, tanto al derrumbe de la plaza como a sus dramáticas consecuencias. He aquí la publicación especialista en tauromaquia de aquel tiempo.

revista el ruedo alcalá la real plaza de toros 26.09.1957

La revista taurina por excelencia en aquel tiempo, el semanario “El Ruedo”, desplegó un amplio reportaje sobre el suceso desplazando al cronista, Rafael Alcalá, con información precisa de los heridos hospitalizados. Fuente: Revista “El Ruedo”, semanario taurino. Jueves, 26 de septiembre de 1957.

También se hizo eco el periodismo de sucesos.

alcalá la real el farol revista blanco y oro

El semanario “El Farol” del viernes, 27.09.1957, especialista en sucesos, reflejándolo en portada con detallada información en páginas interiores

Las tres primeras víctimas mortales, fueron enterradas el martes, día 24 por la tarde, en una ceremonia celebrada en la iglesia de la Consolación. Fue presidida por las autoridades locales y provinciales.

A continuación, transcurrió la comitiva fúnebre, siendo masivamente acompañada por el vecindario que recorrió las calles principales. El comercio local quedó cerrado y se suspendieron las fiestas.

alcalá la real entierro 1
Martes, 24 de septiembre de 1957. Celebración del entierro de las primeras víctimas del siniestro de la plaza de toros portátil presididos por el gobernador civil de la provincia de Jaén, Felipe Arche Hermosa, y el alcalde de la ciudad. Se habían suspendidos las fiestas de San Mateo, declarado ese día de luto oficial y cerrados los comercios y distintos establecimientos. El pueblo de forma multitudinaria acompañó la comitiva fúnebre. Foto: Emilio Martínez Sánchez. 

Pocos días después, perecieron, en los sanatorios de la Salud y de la Purísima de Granada: Marcelo López Castillo y José Romero Nieto, mientras, Francisco Ramírez Ruíz, moría en Jaén.

Como suele decirse en cada tragedia, la cosa podría haber sido peor y la suerte pudo jugar un papel importante. En el momento que cayó la estructura de la plaza, el único toro que había en el ruedo estaba muerto. Mientras tanto, los toriles fue lo único que se mantuvo en pie, lo que evitó que las dos reses que aguardaban en su interior quedaran libres y la emprendieran a cornadas con los ya de por si aterrados alcalaínos. Ya tenían bastante con reaccionar ante lo sucedido para rescatar a los heridos y contusionados que estaban sepultados bajo los tablones derruidos.

En una de las crónicas de la tragedia, figura que los dos novillos pendientes de ser toreados fueron sacrificados por disparos de la Guardia Civil para evitar cualquier fuga de los astados.

En Jimena, cuatro años después, también se corrió el bulo que el cuarto toro que estaba, en este caso, recién salido del chiquero cuando sucedió la caída del coso, fue sacrificado por los disparos de la guardia civil. Sin embargo, fue el novillero, Carlos Corbacho, con su cuadrilla quienes lo mataron a base de espadazos.

El viernes, día 4 de octubre de 1957, se celebró en Alcalá un funeral por las seis víctimas y se rezó una salve de acción de gracias.

Inmediatamente a la tragedia, el juez local abrió diligencias procediendo a interrogar a los responsables de la empresa de la plaza de toros y a los miembros de la organización del espectáculo, siendo asistido como perito judicial por el arquitecto, señor Millán.

Pudo ser como causalidad la ruptura del cinturón de acero, al margen de la masificación de aficionados, y que fuera debido a un cúmulo de fatales circunstancias, entre las que no cabe desdeñar el posible mal estado del metal, la irregularidad del terreno, en época donde no se hacían estudios geotécnicos, o bien por el montaje defectuoso de la estructura, al igual que sucedió años después en Jimena de la Frontera.

En la misma dirección, contaron a la prensa algunos testigos que, nada más iniciada la corrida, varias puertas de entrada quedaron sin vigilancia, y un gran número de personas lograron acceder al espectáculo sin localidades, lo que pudo sobrecargar la estructura de la plaza.

Por otro lado, al haberse producido el derrumbe en el momento exacto en que el público se encontraba de pie y ovacionando al diestro local “Pepete”, pudiera hacer pensar que el movimiento de los espectadores y la presión que provocaban desde los tendidos ayudara a desestabilizar la plaza y provocar su desplome.

Pepete, el ídolo local, que estaba en vísperas de cumplir dieciocho años cuando aconteció el siniestro, nunca llegaría con posterioridad a tomar la alternativa, achacándose esta pesadumbre que truncara su carrera taurina a su pesar por este siniestro, según lo publicado en crónicas sobre este episodio, como dando a entender que no volvió a salir más con trajes de luces a los ruedos, pero he aquí que en la investigación de los hechos que he llevado a cabo, me he encontrado con este cartel correspondiente a otra novillada que aconteció ocho meses después de la trágica tarde alcalaina en la localidad valenciana de Utiel.

alcalá la real pepete josé urquiza rocamora jimena
También resulta otra casualidad, como vinculación fortuita e indirecta entre Alcalá la Real y Jimena de la Frontera, que en fechas cercanas, con la diferencia de ocho meses, transcurrieran en dos localidades bien distantes dos novilladas, cuyos carteles de anuncios aquí figuran. Una, la de Jimena, celebrada el 17 de agosto de 1957, y la otra, en junio de 1958, en Utiel, con una rejoneadora en común, Paquita Rocamora. Por otra parte, que el novillero, alcalaíno, “Pepete”, en contra de lo manifestado por algunos cronistas de su localidad que afirmaron que no volvió a pisar los ruedos ante la desazón que le produjo el hundimiento de la plaza de toros de su pueblo, aparezca en este cartel.

Como también resulta casual que en el mismo anuncio de los actuantes, figurara la rejoneadora, Paquita Rocamora, que había toreado a caballo nueve meses antes en Jimena de la Frontera, el 17 de agosto de 1957, en una plaza portátil que se instaló en el campo de fútbol local del Cañaveral, el mismo lugar que cuatro años después y el mismo día, 17 de agosto, ya de 1961, sucedió el otro gran siniestro con otra plaza de toros portátil de lo más moderna que se estrenaba en su instalación, titular de Álvaro Domecq Díez, que también rejoneador, aparte de alcalde de Jerez, presidente de la Diputación de Cádiz y procurador en las Cortes franquistas, y que no hay que confundir con su hijo, también rejoneador, del mismo nombre y primer apellido pero de segundo distinto, Romero. 

Eso sí, tiempo tuvo que pasar para que la localidad de Alcalá la Real superara el trauma con nuevas corridas.

Rastreando las hemerotecas, si no se me han pasado en otras publicaciones, no me encuentro la celebración de otro espectáculo taurino hasta cuarenta años después.

Exactamente, coincidiendo con el domingo de resurrección del año 1997, 30 de marzo, en la que tuvo lugar una novillada donde torearon: Rafael Osorio, Miguel Santaella y Enrique Reyes.

Serían tantas las ganas de ver corridas de toros en la localidad, que ese mismo año también me hallo en las hemerotecas pasados unos meses con otra corrida celebrada precisamente durante las fiestas de San Mateos, 23 de septiembre de 1997, con novillos de la ganadería de Ruiz Meléndez, y otras dos reses de Guadina, donde lidiaron: David Vázquez, que consiguió como trofeo, dos orejas; Jesús Castejón, otras dos; el Pireo, silencio y una oreja, y José Muñoz, silencio y dos orejas.

En el mismo sentido, y ya más recientemente, tuvo lugar otro festejo taurino en la feria de San Mateos en su edición del año 2015.

cartel toros alcalá

El domingo, 20 de septiembre del 2015, se celebró una corrida de toros mixta en Alcalá la Real, en la que participaron: el rejoneador Andrés Romero, y los matadores de toros Manuel Jesús “El Cid” y Javier González, nativo alcalaíno. El precio de las localidades fue de 45 euros la barrera, 35 el tendido general, 30 euros los jubilados, y 18 euros los niños,hasta 14 años, 

También esa relación causal, entre ambos pueblos, sin que tampoco me conste que se pusieran de acuerdo, llegó hasta nuestros días.

Debió costar mucho que las dos poblaciones andaluzas, Alcalá la Real y Jimena de la Frontera, tras el trauma sufrido con los hundimientos de sus respectivas plazas de toros portátiles, volvieran a contar con espectáculos taurinos. Mayor aún fue el caso del gaditano pueblo, donde tuvieron que transcurrir cuarenta y seis años para que reapareciera un espectáculo de estas características, pero ya con una composición de población bien distinta, donde el peso del sector primario de la economía, basado en la agricultura y en el monte, que aún era muy importante en 1961, base de la afición que existía, ya no lo era en el año 2007. Ese dato cambió notablemente a favor de los servicios, lo que unido al surgimiento de nuevas generaciones que le fueron dando la espaldas a este tipo de acontecimientos, hacen que se observen notables diferencias con las dos instantáneas que vienen a continuación y que muestra que por el contrario en Alcalá la Real se ha mantenido esa afición, aunque haya que tener en cuenta la diferencia poblacional entre ambas localidades, a pesar de que esté paliada por los grandes núcleos urbanos litorales que están muy próximos a Jimena.

plaza de toros de Alcalá la Real San Mateos 2017

Plaza de toros portátil de Alcalá la Real. Corrida de la feria de San Mateos en su edición del año 2017, domingo 24 de septiembre, donde torearon: Manuel Díaz “El Cordobés”, “El Fandy” y Javier González. Otra coincidencia con la posterior y única corrida que aconteció en Jimena de la Frontera tras el hundimiento de su plaza de toros de Jimena, y que no tuvo lugar hasta su feria ganadera del mes de mayo, año 2007 es que figurara “El Cordobés” lidiando en ambas localidades con una separación de diez años. No obstante, aquí aparece repleto de público el coso taurino alcalaino.

Corrida de toros Jimena 2007

13 de mayo del 2007. La primera corrida de toros que se celebró en Jimena de la Frontera desde que sucedió el hundimiento del anterior coso taurino del 17 de agosto de 1961. Se observa parte del gradería vacío a pesar del atractivo cartel y que tiene su explicación entre el miedo por el recuerdo histórico, pero sobre todo por la caída de la afición a los espectáculos taurinos.

Concluyendo, he traído a colación este precedente de Alcalá la Real  en relación con lo que ocurrió custro años después en Jimena de la Frontera, porque prácticamente, tal como he indicado, una vez que lo descubrí, comprobé que se reproducía casi de forma momética el mismo episodio dantesco del que fui testigo y sufrí.

Está claro que en aquella época oscura de la Dictadura, este tipo de accidentes graves no sentaban precedentes alguno para que se tomaran las medidas normativas o judiciales de cara a impedir que se volviera a repetir el mismo drama.

Bibliografía

“Tragedia en la plaza de Alcalá la Real”. Cronista: Rafael Alcalá Semanario Gráfico de los Toros “El Ruedo”. Edición de 26.09.1957

“50 años de una tragedia: el derrumbe de la plaza de toros en Alcalá la Real (Jaén)”. Juan Moreno Castro. Blog Blanco y Oro. Alcalá La Real. 01.02.2008.

“50 años de una tragedia: el derrumbe de la plaza de toros”.

“Los seis muertos de Alcalá la real” (XXXX – 1957)” Leopoldo Peña del Bosque. Blog lostorosdanyquitan.com. México

“Andrés Romero, El Cid y Javier González Anunciados el próximo domingo, 20 de septiembre en Alcalá la Real”. Revista, Subbética Taurina. 15.09.2015

“Vuelven las corridas de toros a Alcalá la Real”. “La Real Feria de San Mateo llevaba dos años de ausencia de festejos taurinos mayores”. Revista Cultoro de Jaén. 13.09.2017

“Convento e iglesia de San Francisco de Alcalá la Real”. Lista roja del  Conventos y monasterios, Patrimonio Religioso de Alcalá la Real. 16 mayo, 2014

Instituto Nacional de estadística (INE) Evolución histórica del censo y del padrón municipal de Alcalá la Real (1842-1960)

Diario ABC de 24 de septiembre de 1997, página 80

“Guerra, Franquismo y Transición. Los gobernadores civiles en Andalucía (1936-1979)”Julio Ponce Alberca (coord.) Jesús García Bonilla, Diego Ramos Sánchez. Universidad de Sevilla. Centro de Estudios Andalces. Consejería de Presidencia. Junta de Andalucía.

“Ochenta años de una pesadilla”. “La ciudad permaneció en primera línea del frente durante toda la Guerra Civil”. Juan Rafael Hinojosa. Diario de jaen. Edición de 17.07.2016. 

OTRA ENTRADA EN ESTE BLOG RELACIONADO CON EL TEMARIO:

DESGRACIA TAURINA EN JIMENA (17.08.2016):  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/08/17/29346/

 

 

Posted in: Solo Blog