EL 23F CON SUS PROLEGÓMENOS (23.02.2015)

Posted on febrero 19, 2014

5


EL 23F SIN FRIVOLIDAD

CÓMO LO VIVÍ DESDE MÁLAGA

Ignacio Trillo.

Alfredo Tejero

Antonio Tejero Molina.

INTRODUCCIÓN

Hace ahora treinta y cuatro años de aquel aciago 23F, nacido con la intención de un golpe de Estado en toda regla que acabase con la naciente democracia, pero que felizmente resultó fallido. Los golpistas iban a por todas, nada de ciencia ficción, a hacerse con el poder para retrotraer, trágicamente de nuevo, nuestra historia.

Desde el primer instante que se inició el acto sedicioso, protagonizado por el teniente coronel de la Guardia Civil, Antonio Tejero, al mando de unos 200 números y varios oficiales de la “Benemérita” -, interrumpiendo la sesión de votación para la investidura de un nuevo presidente del Gobierno en la persona de Leopoldo Calvo Sotelo  y tomando el Congreso de Diputados para secuestrar la representación de la soberanía popular,- imaginé de lo que se trataba.

Comencé a vivir este hito histórico, a la vez que sin amilanarme, consciente que corría riesgos mi integridad física, como la de otros tantos. De triunfar los  fines que perseguían los golpistas, las fatales consecuencias podían estar ya previstas, tales como la involución de la sociedad y no poderlo contar en primera persona.

Con esta percepción, fui tomando notas sobre cuanto iba sucediendo en el Congreso de Diputados, ligándolas al entorno malagueño que paralelamente me rodeaba en cada instante, plasmándolas en una pequeña `libretita´, agenda de teléfonos de las de entonces, fácil de guardar y con claves escritas que yo solo tradujera. 

Para colmo, por aquello de la cercanía geográfica, este Golpe tenía como chispa de inicio a un indigno personaje, Antonio Tejero, oriundo del malagueño término municipal de Alhaurín el Grande, que a lo largo de su dilatada biografía había protagonizado, de forma casi ininterrumpida y de manera descarada, independientemente del destino profesional que tuviera, diversas asonadas delictivas, tendentes todas ellas a violentar la legalidad constitucional, incluyendo los actos de grave desobediencia a la superioridad cuando ejerció la jefatura de la Comandancia de la Guardia Civil en la capital de la Costa del Sol. 

Poner fin al orden constitucional, objetivo de los golpistas

Poner fin al orden constitucional, objetivo de los golpistas

A la vista del fracaso del Golpe del 23F, no solo conservé las notas sino que días después las amplié con los antecedentes cronológicos inmediatos que con enormidad de tensión precedieron a este suceso anacrónico, impensable en la Europa a la que se aspiraba ingresar, sin embargo con cuantiosos casos similares repetidos en nuestra atormentada historia contemporánea de los dos últimos siglos.

Este último acto interno de felonía con repercusión pública se desarrolla en nuestro país en el último cuarto del siglo XX, junto a otras conspiraciones de militares ultras que siguieron ocurriendo con posterioridad aunque no trascendieron con tanta intensidad por ser tempranamente abortadas.

Se producía en el transcurso de una compleja Transición del régimen dictatorial a la nada fácil implantación de la voluntad popular a través de la Constitución, que fue aprobada hacía poco, diciembre de 1978, algo más de dos años antes. Asimismo ocurrió, cuando la derecha democrática se sangraba en sus pugnas interiores; al tiempo que tenía lugar un terrorismo provocador proveniente de los independentistas abertzales de la lucha armada extemporánea: criminal, irracional e involucionista, que se cebaba contra cada avance de las libertades y existiendo unas fuerzas de extrema derecha, nostálgicas del franquismo, incrustadas en los poderes fácticos, que seguían casi intactos, y perseveraban, cada dos por tres, en su propósito de retornar, otra vez, a un sanguinario régimen dictatorial.

Los felones golpistas, que traicionaron su juramento de lealtad a la Constitución

Los felones golpistas, que traicionaron su juramento de lealtad a la Constitución

Ahora, desempolvo dichas notas, sin modificar lo que cerré en el pasado, excepto algunos retoques que por rigor hube de introducir o corregir más adelante, cuando, hace ya treinta y dos año y medio, se celebró el juicio militar contra una mínima parte de los que realmente intervinieron en la felonía, quedando por ejemplo su trama civil intacta, y donde aparecieron, en el sumario que se instruyó por un alto tribunal militar para su enjuiciamiento, algunos datos novedosos sobre la referida conspiración; distintos a los que se informaron en su tiempo, que fueron momentos de enorme confusión, sobre todo en alusión a personajes que al final supimos, con sorpresa desagradable, que jugaron un importante papel en la conjura, pasando, en el presente instante en que se producían los graves y lamentables acontecimientos, por leales a la democracia o simplemente desapercibidos.

CRONOLOGÍA.

A Ñ O  1 9 8 1

18 de enero.

Reunión conspirativa contra el orden constitucional celebrada en Madrid, en la calle general Cabrera, a la que asisten, entre otros, Jaime Milans del Bosch, Antonio Tejero y varios coroneles.

24 de enero.

Inicio de la V Conferencia PCA Málaga. Diario Sur

Inicio de la V Conferencia PCA Málaga. Diario Sur

Comienza la Vª Conferencia Provincial en Málaga del PCA, la organización autonómica del PCE en Andalucía donde en aquella época militaba desde joven, bajo las condiciones adversas de la clandestinidad, estando en vida el Dictador.

Este encuentro se desarrolló con la presencia y participación de 252 delegados, en representación de un colectivo compuesto por alrededor de cinco mil militantes desplegados a lo largo y ancho de la geografía malacitana, y cuya secretaría general ostentaba desde que fui elegido en un Comité Provincial, acontecido el 24 de julio de 1978, por primera vez, y posteriormente reelegido en la Conferencia Provincial que tuvo lugar el 14 de julio de 1979.

Mi intervención

Interviniendo en la Conferencia

En su Pleno, en presencia de los miembros de la dirección andaluza, y antes de que votasen los delegados escogidos por la militancia de base para conformar el nuevo Comité Provincial del que saldría cubierta la secretaría general, puse como condición para continuar, -ya que no se presentó ninguna otra alternativa de dirección- y sí no lo aceptaban rogué, sin que significara problema alguno, que no me apoyasen para estar en el máximo órgano, que debían respetar mi deseo expreso de no liberarme políticamente. Era el único con esa responsabilidad, según me dijeron con ánimo de presionarme, que a nivel estatal se encontraba en una situación laboral donde mis ingresos económicos no dependían del salario del partido o de un cargo en una institución pública, sino procedentes de mi vida profesional fuera de la militancia política. A cambio, mi esfuerzo de hacer compatible el trabajo en el sector de la economía cooperativa agroalimentaria malagueña con llevar simultáneamente la dirección provincial del PCE.

El comité provincial que salió electo, del que también volví a formar parte, me confirmaría nuevamente por inmensa mayoría para seguir como secretario provincial.

El ambiente de defensa a la Constitución contra el terrorismo y el golpismo, estuvo presente en esa Conferencia

El ambiente de defensa a la Constitución contra el terrorismo y el golpismo, estuvo presente en esa Conferencia.

La idea que tenía de la tarea orgánica a desempeñar, estaba marcado, ya en aquel entonces, por un horizonte lógicamente temporal, nunca como carrera para toda la vida, tampoco desarraigado o aislado de la realidad socio-económica en la que me movía, de ahí mi negativa a liberarme profesionalmente como burócrata para del aparato del partido y convertirme en un dependiente de la política.

En la misma línea, en 1979, tanto para las elecciones generales como para las municipales; me había negado, igualmente pero por razones bien distintas, a ocupar puesto alguno en las listas electorales. En este ocasión, por considerar incompatible las tareas de partido con las de representación institucional.

Siempre razoné que eran dos ámbitos distintos de actuación, el orgánico y el institucional, que no debían de entremezclarse, para que la organización política no se institucionalizara ni adquiriera vicios clientelares, al igual que no se debía confundir el papel político a jugar por el PCE como partido, con el de convertir en su correa de transmisión al sindicato CCOO, -a pesar de la fuerte presencia en aquella época de comunistas en su seno-, y viceversa, como efecto colateral intentando algunos, autoproclamados del ala dura, a “sindicalizar” la organización, además con discurso obrerista pretendiendo importar de camino trasnochados planteamientos de modelos políticos del socialismo irrealmente existente en el Este europeo, que muchos considerábamos fracasados y obsoletos.

29 de enero.

Dimisión de Adolfo Suárez

Dimisión de Adolfo Suárez

No sin asombro, dimite Adolfo Suárez, de la Presidencia del Gobierno y de la de su partido, la UCD,  debido a las enormes tensiones y conflictos que ya no controlaba y que se daban en el conglomerado de familias políticas que constituyeron la formación centrista que sustentaba a su Gobierno, así como por el distanciamiento que política y personalmente se había producido con la figura del Rey.

Su frase lapidaria de aquella despedida quedaría grabada: “Yo no quiero que el sistema democrático de convivencia sea, una vez más, un paréntesis en la Historia de España”.

31 de enero.

Mi opinión sobre la dimisión de Adolfo Suárez

Mi opinión sobre la dimisión de Adolfo Suárez

Preguntado por el diario malagueño, “Sol de España”, se publica la valoración que hice de la dimisión de Adolfo Suárez en los siguientes términos: “Lo dicho por Suárez es insuficiente, hay que reflexionarlo y leerlo entre líneas por no contener elementos claros para hacerse un juicio inicial”. “No obstante, no debe de cogernos por sorpresa una crisis de esta envergadura porque la situación del país es bastante grave”.

1 de febrero.

El diario portavoz de los golpistas, "El Alcázar".

El diario portavoz de los golpistas, “El Alcázar”.

El anónimo “Colectivo Almendros”, supuestamente constituido por militares, venía publicando varios artículos propiciando la puesta fin del orden constitucional en el diario ultrafranquista, “El Alcázar”, cuya editora DYRSA presidía  José Antonio Girón, falangista, exministro de Franco, vallisoletano aunque afincado en el malagueño municipio de Fuengirola, cuya casa que se construyera se ubica en pleno dominio público marítimo-terrestre. 

Pero este día, la columna, abiertamente golpista, denominada, “Situación Límite”. fue firmada por el que había sido vicepresidente del Gobierno de Arias Navarro que se constituyó con posterioridad a la muerte de Franco, el teniente general Fernando de Santiago Díaz de Mendívil, y que contaba además, como ministro del Interior, con Manuel Fraga Iribarne, ya, en fechas de 1981, diputado y líder del partido Alianza Popular.

4 de febrero.

Tiene lugar el primer viaje oficial a Euskadi de los Reyes,  Juan Carlos y Sofía, desde que acaeció su proclamación. El solemne Pleno de acogida institucional transcurre en la Casa de Juntas de Guernica, presidido por el Rey, y lo componen los representantes de la soberanía popular del País Vasco: en las instituciones del Congreso, del Senado, el Parlamento Vasco, y en las Juntas Generales y Diputaciones Forales de los tres territorios estatutarios (Alava, Guipúzcoa y Vizcaya) 

El incidente del Rey en Guernica

El incidente que el Rey tuvo en Guernica

Tras intervenir el lehendakari, Carlos Garaikoetxea, cuando el Rey iba a leer su discurso, los miembros electos con militancia en Herri Batasuna LAIA interrumpieron el acto, cantando, con puño en alto, el himno al soldado vasco  Eusko Gudariak. Los demás presentes aplaudieron al monarca con la intención de ahogar  los gritos y cánticos procedentes del abertzalismo batasunero, que acabó siendo desalojado por los propios servicios del Gobierno Vasco, reiniciando el Rey el discurso previsto, al que le añadió una chuletita que llevaba preparada para esta circunstancia contra la intolerancia y por la libre expresión a través de los cauces democráticos y con respeto a las instituciones, finalizando el acto con total normalidad.

Inmediatamente, los grupos ultras tomaron este incidente como una afrenta a España, contra su unidad, explotándolo en aras a sus fines desestabilizadores.

6 de febrero.

José María Ryan, secuestrado, antes de ser asesinaso por ETA

José María Ryan, secuestrado, antes de ser asesinado por ETA

Es asesinado por ETA, José María Ryan, ingeniero jefe de la central nuclear en construcción de Lemóniz, (Vizcaya), secuestrado ocho días antes.

Luis Suñer, empresario secuestrado por ETA

Luis Suñer, empresario secuestrado por ETA

En el mismo sentido, se sigue sin noticias del industrial, Luis Suñer, que fue raptado por un comando de la misma banda terrorista, esta vez fuera del País Vasco, en su despacho profesional de Alzira (Valencia), su tierra natal.

El desastre del Congreso en Mallorca de la UCD. Rodríguez Sahagún

El desastre del Congreso en Mallorca de la UCD. Rodríguez Sahagún

A la vez, ese mismo día, tiene lugar en Mallorca, el II Congreso de la UCD. De ahí, a pesar de la gravísima crisis que atraviesa nuestro país, saldrá un Partido aún más débil y descompuesto donde las luchas tribales entre las distintas familias ideológicas que integran el centrismo hacen imposible una mínima cohesión interna de sus políticas.

Finaliza el evento, ante la falta de consenso, con el nombramiento de un Presidente, pero en funciones, Agustín Rodríguez Sahagún, que en su primera época, antes de dar el paso a la política, fue el fundador de la patronal de la pequeña y madiana empresa, CEPYME, y que en ese momento, a la sazón ministro de Defensa en funciones, tenía sobre sus espaldas, precisamente, neutralizar a los militares golpistas.

10 de febrero.

Leopoldo Calvo Sotelo

Leopoldo Calvo Sotelo

Leopoldo Calvo Sotelo, -ingeniero de Camino, de exquisito Curriculum Vitae, procedente de una amplia saga familiar, plagada de antecedentes políticos, posicionada en la derecha dura, que también fue procurador en las Cortes de la Dictadura, y ministro en el Gabinete de Arias Navarro constituido tras la muerte de Franco, que luego tuvo, por encargo de Adolfo Suárez, una enorme dedicación para la creación de la UCD-, es nombrado por dicha formación centrista como candidato a presidencia del Gobierno, en sustitución del dimitido artífice de gran parte de la Transición, de cuyo equipo ministerial, ya en funciones, desempeñaba la cartera de Vicepresidente para Asuntos Económicos.

12 de febrero.

Ángel M. López y López, Juan Carlos Aguilar Moreno, José Rodríguez de la Borbolla y Camoyán, Miguel Ángel Pino Menchén, Carlos Rosado Cobián, Pedro Serrera Contreras y Javier Pérez Royo...

Ponentes: Ángel M. López (PSOE), Miguel Ángel Pino (PSOE), Juan Carlos Aguilar (PSA), José Rodríguez de la Borbolla (PSOE), Carlos Rosado (UCD) Pedro Serrera y Javier Pérez Royo (PCE)

En Carmona (Sevilla), concluyen los trabajos definitivos para la elaboración de la propuesta de Estatuto de Autonomía para Andalucía, casi un año después que el electorado andaluz, -en un esperpéntico referéndum que convocó el Gobierno de la UCD, donde a la vez planteó la abstención de la ciudadanía en las urnas-, osara, contra vientos y mareas, salvar y vencer todos los obstáculos que fueron puestos en el camino hasta la consecución del máximo techo autonómico.

El resultado del 28F andaluz significó a la par un gran golpe para la abstencionista UCD, y para toda la derecha “pura” que en su generalidad planteó votar NO; de ahí, junto a otros factores, hasta históricos, la desconfianza que genera este sector político que aún sigue sin levantar cabeza en esta tierra. También el 28F autonómico sirvió para poner sobre el tapete la complejidad que ofrecía el desarrollo del proceso autonómico, que tan abierto aparece en el título VIII de la Constitución, y que cada avance era una excusa de agitación entre la extrema derecha, a sabiendas de la incidencia que tenía en la casta militar más franquista, educada en el centralismo más férreo y en la unidad indisolubre de la Patria.

13 de febrero.

Muerte del etarra Arregui, tras ser torturado.

Muerte del etarra Arregui, tras ser torturado.

Muere en la madrileña cárcel de Carabanchel el etarra Joseba Arregui por las brutales torturas recibidas en la Dirección General de Seguridad.

Ello conmueve e indigna a un gran sector mayoritario de la sociedad vasca, incluida a la izquierda aunque estuviera en total asintonía con los métodos armados y asesinatos por la banda terrorista, en ese momento dividida entre la rama militar y los polis milis que, teniendo como intermediador al abogado y diputado abertzale, José Mari Bandrés, negociaban con el ministro del Interior, Juan José Rosón, su disolución e integración pacífica en la vía política democrática, hecho que llegaría a buen puerto inmediatamente después al fracaso de este golpe de Estado.

Este asesinato, alimentaba la estrategia, anhelada por ETA, de tensión, acción- reacción-acción …como espiral de violencia de insospechables consecuencias.

El “caso Arregui”, representa, de igual forma, un nuevo mazazo político para la UCD, además en un momento de vacío de Gobierno. Asimismo, denota el descontrol existente sobre unos cuerpos de seguridad heredados del franquismo que siguen empleando los mismos métodos que ya utilizaban en la Dictadura.

La situación de violencia y tensión en Euskadi, se hace extrema. Y la ultraderecha se pone al lado de la policía para ganársela de cara a capitalizar todo el malestar existente en el Cuerpo, porque a la vez sufría en sus carnes criminales atentados mortales procedentes de los etarras.

14-15 de febrero.

Felipe Alcaraz, secretario general del PCA

Felipe Alcaraz, secretario general del PCA

Reunión extraordinaria, presidida por Santiago Carrillo y Felipe Alcaraz, del Comité Central del PCA en Sevilla, del que formo parte y participo, con los ocho Comité Provinciales de Andalucía, para analizar la grave tesitura por la que pasa la vida política del país, y las consecuencias negativas que además está suponiendo para la consolidación democrática la derechización de la UCD, así como las medidas antipopulares que ha puesto en marcha para afrontar la crisis económica por la que se atravesaba.

Santiago Carrillo

Santiago Carrillo

En un receso, a petición mía, me reúno en solitario con Santiago Carrillo en una habitación pequeña que contenía un sofá, sillón y una mesa de madera baja. Bajo su superficie de cristal, un paño de crochet redondo, y sobre la misma un jarrón de centro de mesa y un cenicero en uno de sus laterales. Le pongo al tanto de una información que había obtenido de un gran amigo, influyente socialista, procedente de la Armada, muy allegado al Gobierno en la sombra que Felipe González montó tras la moción de censura que le interpuso a Adolfo Suárez en mayo de 1980.

Ignacio Trillo

Ignacio Trillo

Le manifesté que el Gobierno de la UCD había dejado, desde finales del pasado otoño, de recibir información fiable por parte de la inteligencia militar, -el CESID (Centro Superior de Información de la Defensa)- tras un informe reservado que le remitió en noviembre para el Presidente Adolfo Suárez bajo el alarmante título: “Panorama de la operaciones en marcha”, donde se describían distintas conspiraciones que estaban siendo organizadas por los golpistas contra el orden constitucional, con graduaciones de formas en cuanto a su ejecución y fines, pero todas en marcha.

Le continué explicitando que, a raíz de este pésimo ambiente que ya databa de unos meses más atrás, Adolfo Suárez había requerido de Felipe González información sobre movimientos sediciosos que tuvieran conocimiento los oficiales de la perseguida UMD (Unión Militar Democrática), que, aunque desactivada y disuelta, seguía contando entre sus antiguos miembros con cierta presencia en los cuarteles. Se trataban de los Oficiales que se salvaron de ser detenidos y encarcelados en julio de 1974. Los que sí lo fueron, posteriormente serían despojados de su condición militar, sin que la democracia les hubiera rendido aún la restitución que les debía, así como los honores merecidos por su contribución a la llegada de las libertades, ante el temor de la reacción de los levantiscos militares ultras.

Oficiales militares que fueron detenidos de la UMD

Oficiales militares demócratas que fueron detenidos por pertenecer a la UMD

De hecho -le seguí detallando- la destitución que tuvo lugar, meses antes en la Primera Región Militar, en la dirección de mando de la Acorazada Brunete, que llevaba el general Torres Rojas, y que fuera trasladado forzosamente como gobernador militar a La Coruña, fue originada por la exhaustiva información que le había llegado al Gobierno a través el antiguo comandante del ejército, Julio Busquets -primer secretario de la UMD que fuera encarcelado cuando fueron detenidos estos militares demócratas, y que ya en esas fechas de 1981 era diputado socialista- utilizando como cauce al propio PSOE y de ahí al ministro de Defensa, Rodríguez Sahagún. Minuciosamente, el informe denunciaba con datos rigurosos la actitud abiertamente golpista de este mando militar y sus movimiento con la tropa bajo su jerarquía.

Tomás García, diputado del PCE por Málaga

Tomás García, diputado del PCE por Málaga

Carrillo, empalmando cigarro tras cigarro, me escuchó atentamente, en riguroso silencio, con cara tremendamente seria de preocupación. Su mirada baja, fijamente puesta en el cenicero, contemplaba el roce, cada dos por tres, de las cenizas de sus pitillos con su borde, en tanto me fui dirigiendo a él. Solo me habló al final, para decirme, sin más preguntas y sin que, inteligentemente, me requiriera el nombre de la fuente, cosa que me sorprendió, pero me hizo tomar conciencia de la rigurosa reserva que debía guardar, que siguiera muy de cerca, discretamente, intentando obtener más información, a la vez que le tuviera al tanto a través de Tomás García, el diputado del PCE por Málaga que semanalmente se desplazaba a Madrid.

A continuación, ya poniéndose de pie para reanudar la reunión, me manifestó que mis datos coincidían y ratificaban, quizás con más detalles, -no sabía lo de haber tenido que recurrir la UCD a la extinta UMD, lo que agravaba el diagnóstico-, aquello que le llegaba, como rumor fundamentado, sobre intentonas golpistas.

14-16 de febrero.

Contra la tortura en euskera.

Contra la tortura en euskera.

Huelga general en el País Vasco por la muerte del etarra Arregui. Destitución de varios mandos policiales con dimisiones a su vez de otros en solidaridad con los anteriores.

El diario golpista “El Alcázar”, achaca estos ceses a la debilidad del Gobierno de la UCD frente al terrorismo.

20 de febrero. Jueves.

Leopoldo Calvo Sotelo, saludando a Adolfo Suárez

Leopoldo Calvo Sotelo, reencontrándose con Adolfo Suárez

Leopoldo Calvo Sotelo, en votación en el Congreso de Diputados para su investidura y tras la presentación de su programa de Gobierno, no obtiene su mayoría de votos suficientes de la Cámara para poder gobernar.

Se pospone, para el 23 de febrero, una segunda votación donde ya sería requerida tan solo una mayoría simple.

23 de febrero. Lunes.

Tras la jornada laboral, regresé sobre las cinco de la tarde en coche a mi domicilio particular, por entonces sito en la barriada de Ciudad Jardín, en la capital malagueña.

La cooperativa que contribuí a crear, al día de hoy (12.07.2013 en el diario Sur)

La cooperativa que contribuí a crear, al día de hoy (12.07.2013 en el diario Sur)

Me ocupaba como economista, de la dirección de la gerencia de una cooperativa agroalimentaria, denominada Almendrera del Sur (“Almensur”), empresa que con grandes esfuerzos había contribuido a crear tres años antes, perteneciente a la economía social, y que aún perdura en la actualidad con notable solvencia, incluso también como potencia exportadora: Continúa ubicada en el mismo lugar, en la Estación de Cártama, a unos veinticinco kilómetros de mi lugar de residencia.

Pospuse irme como todas las tardes a la sede provincial del PCE o a algún barrio o pueblo, hasta tanto no finalizara la votación en el Congreso de Diputados para la investidura en segunda votación de Leopoldo Calvo Sotelo como nuevo Presidente del Gobierno.

Conecté el transistor, para seguir el desarrollo de la sesión parlamentaria hasta su conclusión.

En estado de somnolencia, tras haber tenido un fin de semana muy ajetreado, comenzó la monótona votación nominal de sus señorías.

Así iba transcurriendo, hasta que a las 18 horas y 21 minutos ocurrió el cambio de tono en la voz del locutor de Radio Nacional, cuya sintonía seguía.

El piso de Ciudad Jardín, calle Comendador Bobadílla, desde donde seguía la votación

El piso de Ciudad Jardín, calle Comendador Bobadílla, desde donde seguía la votación.

Fue en el preciso instante en que era citado para manifestar su voto el diputado socialista, Juan Manuel Núñez Encabo, mediante llamada a viva voz  del secretario de la Cámara, Víctor Carrascal, que sin ser consciente lo había repetido, en este solo caso, hasta en tres ocasiones. Y es que resultó ser, que su atención estaba siendo fijada en la puerta derecha de acceso al salón de Pleno por donde estaba ocurriendo algo raro.

Con ruidos de fondo, el locutor comunica algo insólito. La Guardia Civil, sin estar previsto, se hallaba entrando en el hemiciclo de una forma ruidosa y tumultuosa.

Me incorporo de inmediato en la butaca donde estaba casi traspuesto. Al escuchar gritos y un ruido seco, como un disparo, para a continuación irse la voz del narrador y hacerse un eterno silencio, lo entendí de inmediato: Se trataba de un golpe de Estado.

Diario golpista "El Alcázar"

Diario golpista, “El Alcázar”

Se me pasó rápidamente por la mente el mes que llevábamos pasado y que había sido de vértigo para nuestra naciente y débil democracia. Entre la acentuación de la crisis económica, tras la segunda subida brutal del barril del petróleo por la OPEP, la dimisión de Suárez en plena descomposición de la UCD, las dificultades para articular la nueva organización territorial autonómica del Estado, los atentados de ETA, la instrumentalización golpista del incidente del Rey en las Juntas Generales de Guernica, más la muerte por torturas de su militante Arregui con la consiguiente huelga general en Euskadi, el cóctel estaba servido. Inmersos, como estábamos todavía, en la existencia de un aparato militar, policial y judicial no democratizado… Todo podía ser previsible, aunque incrédulos de que llegara a suceder, y menos que lograra éxito.

La amenaza golpista del "Colectivo Almendros" que publicaba en el diario "El Alcázar"

La amenaza golpista del “Colectivo Almendros” que publicaba en el diario “El Alcázar”

Eso no quería decir que no se percibiera la realidad con mucha zozobra. La resistencia de ciertos sectores ultras del ejército, -en connivencia y alentadas por tramas civiles franquistas que temían perder definitivamente sus privilegios-, a aceptar el sistema democrático, era más que manifiesta. Como muestra, la publicación, casi a diario, de artículos involucionistas en el diario “El Alcázar”, como los del “Colectivo Almendros”, detrás del cual se encontraban, entre otros, los generales De Santiago e Iniesta Cano.

Este cúmulo de hechos negativos, entremezclados, cocinaba el caldo de cultivo larvado del golpismo.

Salvador Allende en el Palacio de la Moneda, momentos antes de morir ante el golpe de Espado de Pinochet

El recuerdo de Salvador Allende en el Palacio de la Moneda, momentos antes de morir ante el golpe de Espado de Pinochet.

De inmediato, me fui al teléfono fijo de casa, a los móviles le quedaban bastantes años para que llegasen, con el objetivo de, viniéndome a la mente lo que aconteció cuando el golpe de Pinochet contra Salvador Allende, alertar a la sede del PCA en Málaga.

Avisé para que recogieran de inmediato cuanto de comprometedor había y que pudiera delatar la identificación individual de los militantes y de la organización en general. Debían de sacar los archivos y ocultarlos a buen recaudo, a la vez que la persona que teníamos prevista por si se presentaba una situación límite como la actual, tenía que situarse a pie del teléfono de contacto que teníamos predeterminado.

CAlle Pérez Texeira donde se ubicaba la sede del PCE

Calle Pérez Texeira donde se ubicaba la sede del PCE

Alerté para que a partir de ese momento, y hasta tanto abandonaran el edificio donde estaba la sede provincial, un piso en calle Narciso Pérez Texeira (nombre del que fuera alcalde de Málaga en el periodo 1933/35 por Unión Republicana), no llamaran telefónicamente desde allí a nadie, ni tampoco lo cogieran, por la posibilidad de que estuviera pinchado.

Asimismo, di la instrucción para que, a través del número reservado del exterior para la ocasión, se tuviera comunicación con toda la dirección provincial que vivía en la capital, a la que había que convocar de inmediato en un lugar seguro, sin dar pistas a nadie de antemano. Tenía que ser un lugar abierto, con espacio para coches y con varias salidas de escapes ante cualquier seguimiento policial a algunos de los convocados. Estaba todavía presente la no tan lejana clandestinidad bajo la Dictadura, rica en tantas experiencias de seguridad. Nadie rechistó.

Francisco Trujillo, primer secretario general de CCOO de Málaga.

Francisco Trujillo, primer secretario general de CCOO de Málaga.

A continuación, hice la siguiente llamada a la dirección provincial de CCOO, por entonces en calle Carretería. Allí me cogió el teléfono, Manolo, persona de confianza del que seguía siendo el primer secretario general que tuvo el sindicato, Francisco Trujillo, que no se encontraba.

Trujillo, serio y perseverante, se hizo líder bajo la clandestinidad en la lucha por mejoras laborales de los trabajadores de CITESA, una de las mayores fábricas que entonces había en Málaga. Autodidacta, ya de mayor y con enorme esfuerzo, compatibilizándolo con sus tareas diarias, aprobó el acceso a la Universidad y acabó la carrera de Derecho. Posteriormente, tras dejar esa máxima responsabilidad sindical en Málaga, no abandonó su dedicación a CCOO, pero ya como asesor jurídico. Compatibilizándolo, impartió clases como profesor en la Universidad de Málaga, en concreto en la Escuela de Graduados Sociales. Sentí no poder hablar con él para conocer su reacción y opinión ante lo que estaba ocurriendo en Madrid.

Tanto Trujillo como Manolo se hallaban separados de las tesis oficialistas del PCE, y desde su honestidad ideológica, que era lo único que se destilaba entonces, despectivamente tildaban de revisionistas, versión “carrilista”, al eurocomunismo, en boga entre la izquierda comunista del sur de Europa,  cuyo eje principal lo simbolizaba la estrecha alianza entre el PCE y el PC Italiano de Enrico Berlinguer, ambos beligerantes contra el modelo dictatorial y burocratizado del “socialismo” de la URSS y demás países del Este europeo.

Pasquín de CCOO de Málaga

Pasquín de CCOO de Málaga, sobre la cual figura la bandera de Andalucía.

Manolo, quien me cogió el teléfono desde la sede de CCOO, era hijo de un militar ultra con el que no mantenía relaciones. Le conocí bien como compañero estudiante en la Facultad de Económicas. Entonces era, medio trosko medio anarco. Dejó pronto los estudios, en esa entrega generosa de aquellos jóvenes para laboralizarse -proletarizarse se decía- y estar junto a los trabajadores. Más tarde, ingresaría como militante en el PCE y en CCOO, alineándose con su ala más “radical”, “prosoviética” u “obrerista”, le llamaban los opuestos en el partido.

Con actitud incrédula se tomó mi información, que fue idéntica a la que transmití a la sede del PCE, esta vez con tono de recomendación; es decir, le rogaba que lo mejor sería que diera la orden de abandonar el inmueble y que se llevaran los ficheros de los afiliados al sindicato.

Fue decirle eso, y contestarme que no se creía lo que le estaba contando. Qué cómo podía ser posible un golpe militar cuando precisamente el designado por la UCD para ser investido como Presidente del Gobierno, como era Calvo Sotelo,  es quien mejor podía representar los intereses de la oligarquía.

Seguro que esa respuesta, aparte de un análisis incorrecto sobre el momento de tensión extrema que se vivía, contenía además la resistencia a aceptar una realidad por él no deseada, y que se traducía en eso de tener que salir corriendo de la sede del sindicato, doblegándose a los planteamientos más radicales aún de otros representantes del capital.

El pluralismo en CCOO era una realidad. Lo pude constatar en mis encuestros con su máximo líder Marcelino Camacho, que compartía el eurocomunismo

El pluralismo en CCOO era una realidad. Lo pude constatar en mis encuentros con el que compartí actos conjuntos del PCE, su máximo líder, Marcelino Camacho, que se identificaba con las tesis eurocomunistas.

Le respondí, en esta ocasión, poniéndome a su mismo nivel en el lenguaje, que los aparatos del Estado heredados del franquismo no actuaban con mimetismo en base a ese análisis objetivo, sino que contaban en su visión subjetiva de la realidad con unas miras puestas muy a corto plazo, gozando de su propia autonomía frente a los de la gran patronal, aunque a largo plazo entraran en contradicción con los intereses oligárquicos que deseaban representar, entre ello porque de triunfar el Golpe nos volveríamos a alejar de la entonces Comunidad Económica Europea a la que anhelaban ingresar, en su caso por ampliar los mercados.

En ese preciso momento, había recordado una certera reflexión que me vino de pronto y que se contiene en el libro de Nicos Poulantzas, “Fascismo y Dictadura”, leído en mi etapa estudiantil.

Sin dejar que me replicara, le dejé con la palabra en sus labios, cortándole con la frase, “Manolo, no creo que sea el momento de discutir, tengo cosas más urgentes que hacer…”, a lo que me respondió con un cortante y seco, “¡vale!”. Seguía lleno de escepticismo.

El transistor que portaba, había vuelto a tener voz, ya con un locutor de transmitiendo desde los propios estudios de Radio Nacional. Informaba que se trataba de la toma del Congreso de Diputados por parte de dos centenares de guardias civiles. Al principio pareciera, según decía el locutor, que había rumores de distintas índoles. Que se podía tratar, bien de prevenir un atentado terrorista, o, por el contrario, perseguir otros objetivos anticonstitucionales, pero que aún no estaban claros los fines en cuanto que no había habido ninguna declaración o comunicado público alguno. El desconcierto reinante era total.

El diputado socialista por Soria, Manuel Nuñez Enbeso fue el último en ser llamado para votar cuando irrumpió Tejero

El diputado socialista por Soria, Manuel Nuñez Encabo, que fue el último en ser llamado para votar cuando irrumpió Tejero.

Por mi parte, continuaba sin tener duda. Cogí mi modesto Renault-5, de segunda mano lógicamente, y me dirigí a un cabina telefónica pública. No me fiaba de seguir hablando desde el mío particular. En tanto, continué en el coche oyendo la misma emisora. Y las noticias que se sucedían no podían empezar a ser más alarmantes. El golpe de la Guardia Civil –se confirmaba- era impedir el desarrollo de la votación, y con ello el nombramiento de un nuevo Presidente que formara Gobierno.

Los diputados se encontraban secuestrados y rehenes de los guardias civiles. Se rumoreaba asimismo que había movimientos de tropas militares en Valencia.

Paré en una cabina cercana, en el propio barrio de Ciudad Jardín donde vivía, junto a la gasolinera cercana al mercado de abastos.

Lugar del barrio de Ciudad Jardín, carcano al mercado, desde donde realicé la llamada de teléfono en una cabina.

Lugar del barrio de Ciudad Jardín, cercano al mercado, desde donde realicé la llamada de teléfono por una cabina.

Llamé para localizar a la persona que había abandonado la sede ante mi petición. Estaba ya en el teléfono reservado. Me proporcionó la información de que todo el Comité Provincial ya estaba siendo coordinado. Le añadí que localizara un contacto con la dirección central en Madrid, porque con el diputado Tomás García, encerrado en la sesión del Parlamento, ya era imposible. Le pregunté sí tenía pensado los pormenores de la inmediata reunión de la dirección del partido que vivíamos en la capital. Me dijo que estaba todo montado.

Me debía de dirigir a la estación de RENFE y desde allí seguir sin bajarme del vehículo a alguien que me esperaba. Me conocía, también mi coche. Así hice.

Se confirma, ha sido Antonio Tejero.  Aunque aún sin fotos e imágenes, es fñacil imaginarlo

Se confirma, ha sido Antonio Tejero. Aunque aún sin fotos e imágenes, era fácil imaginarlo.

En ese trayecto hacia la explanada de la Estación de tren, se fueron aclarando más noticias. Es el teniente coronel, Antonio Tejero quién comanda a los dos centenares de guardias civiles que han asaltado el Congreso de Diputados.

Mis secos exabruptos, con exclamaciones a grito encerrado en el coche, estallaron: “¡Joder… !” “¡hijo de puta… !” “¡otra vez… !” ...

No pude impedir que vinieran a mi memoria hasta situarme en el sábado 8 de octubre de 1977.

Tejero, por entonces era Jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Málaga, a donde había llegado en marzo de ese mismo año de 1977, tras ser cesado por actos de indisciplina en el País Vasco por los que además tuvo que cumplir arresto en Madrid.

Pasillo de Atocha por donde entraría Tejero con sus guardias civiles para hacer frente a la manifestación que saldría al fondo tras superar la plaza de Arriola

Pasillo de Atocha por donde entraría Tejero con sus guardias civiles para hacer frente a la manifestación de jóvenes que salía al fondo tras recorrer la plaza de Arriola.

Esa tarde otoñal de buen tiempo meteorológico, minutos antes de las seis de la tarde, Tejero partió del cuartel de Los Ángeles, situado en la propia urbe de la capital malagueña, comandando a medio centenar de uniformados guardias civiles con metralletas en mano. Se dirigió, atravesando el antiguo puente de Tetuán que da a la Alameda Principal, hasta el Pasillo de Atocha, ya en el casco histórico. Tenía como auto misión, disolver una pacífica manifestación de jóvenes que había comenzado su itinerario previsto y para poder llevarse a cabo estaba legalmente autorizada por el Gobierno Civil .

Mercado de Atarazanas de donde partiría la manifestación

Mercado de Atarazanas en el centro de la capital malagueña de donde partiría la manifestación

Nos íbamos a manifestar todas las juventudes de los partidos de la izquierda y progresistas malagueña, desde el PSOE. PCE, PSP, PSA, PTE, MC, ORT, al Partido Carlista, Izquierda Democrática… Partimos de la calzada que da a la fachada del Mercado Central de Atarazanas, reivindicando -en pleno inicio del debate en la Ponencia de la Comisión de Asuntos Constitucionales y Libertades Públicas del Congreso de Diputados encargada de elaborar el anteproyecto de Constitución- la mayoría de edad a los 18 años, en tanto la UCD con el AP planteaba el reconocimiento de los derechos políticos y demás a partir de los 21 años. 

Guardias Civiles, ataviados de tricornio y de fusiles

Guardias Civiles, ataviados de tricornio y de fusiles

Cuando habíamos dado los primeros pasos recorriendo el tramo de plaza Arriola para ir en dirección a calle Carreterías -después estaba previsto recorrer calle Los Álamos para acabar en la Plaza de la Merced- de pronto, justo al intentar doblar la dirección de la pancarta a nuestra mano derecha para coger y avanzar por el Pasillo de Santa Isabel, oímos un seco grito de, “¡Alto! ¡Alto!”. A continuación, miramos a nuestra izquierda, y vimos venir del fondo de esa calle a numerosos guardias civiles a tropel, hasta situarse lateralmente a escasos metros de donde nos habíamos quedado quietos.  Totalmente sorprendidos, sin saber a qué respondía esa presencia no prevista y encima yendo armados, metralletas en mano, mantuvimos formada y parada la manifestación.

El senador por Málaga, Braulio Muriel

El senador por Málaga, Braulio Muriel López

En ese preciso momento, nos acompañaba en la manifestación, en primera línea, el senador, Braulio Muriel, de la candidatura unitaria que promovimos el PSOE y el PCE en Málaga en las primeras elecciones democráticas que se celebraron en junio de 1977. Lo era en su condición de independiente y a propuesta del PCE; los otros dos, que también salieron elegidos, habían sido propuestos por el PSOE: el independiente Enrique Brinkman, brillante pintor, y el socialista y dirigente de la UGT, Antonio García Duarte.

Braulio era hombre de diálogo, de avanzada edad, alto y muy delgado, luchador y comprometido por las libertades bajo el franquismo, regentaba una tienda de regalos en la plaza de Uncibay. Salió de inmediato de la cabecera de la manifestación y se dirigió en solitario a Tejero, me imagino que para informarle que esa marcha estaba autorizada por el Gobierno Civil de Málaga.

Cuando vi que iba hacia el pelotón de guardias civiles, salí para acompañarle pero no me dio tiempo a alcanzarle. Apenas le mostró la credencial de su condición de representante de la soberanía popular, en ese preciso instante, el teniente coronel había intentado tirarlo al suelo. Cogido por la solapa de la chamarreta marrón claro de entretiempo que portaba, lo levantó del asfalto hasta dejarlo caer, manteniéndose a duras penas de pie. Entonces, escuché el vozarrón de Tejero que le gritaba: “¡aquí hoy no se manifiesta nadie!”, y algo más; entendí algo sobre guardias civiles asesinados por terroristas de ETA en el País Vasco.

A continuación, Tejero gritó a su tropa: “¡guardias, preparados!”, y los uniformados de verde, que portaban sus tricornios, se dispusieron, formados en dos filas, una arrodillada y la otra detrás de pie, a apuntarnos con sus Cetmes.

Puente de Santo Domingo sobre el cauce urbano del río Guadalmedina

Puente de Santo Domingo sobre el cauce urbano del río Guadalmedina

Despavoridos, caóticamente nos disolvimos a la carrera como pudimos,momentos de enorme confusión, cogiendo el boquete más seguro que nos indicaba nuestro subconsciente. Unos, fue mi caso, huyendo por el estrecho puente de hierro de los Alemanes, lo tenía justo enfrente, que sirve para atravesar el cauce de los dos muros por el que pasa en su tramo urbano el cauce del río Guadalmedina que casi siempre permanece seco.

Esta plataforma, construida en 1909, fue un regalo del gobierno alemán a la ciudad por el heroico comportamiento de malagueños que dieron su vida para salvar a alemanes, a raíz del naufragio por un temporal de una fragata germana en la cercana costa al chocar contra la escollera del puerto. Es el puente, oficialmente llamado de “Santo Domingo”. Cuando corría a toda leche por su travesía y dejé de ver a los guardias civiles, pensé que esa obra de ingeniería también estaba significando un regalo para mi. Otros, volaron por el Pasillo de Santa Isabel en dirección a la Avenida de la Rosaleda, o hacia la calle Carreterías.

Edificio de "La Aduana", sede del Gobierno Civil

Edificio de “La Aduana”, sede del Gobierno Civil

Tras este incidente, las fuerzas políticas convocantes nos entrevistamos posteriormente con urgencia con el Gobernador Civil de Málaga, Enrique Riverola Pelayo, abogado catalán, que fuera procurador en las Cortes franquistas por el tercio sindical, así como representante del Gobierno de la UCD en nuestra capital y cuyo mandato duró desde junio de 1976 hasta mayo de 1978. Sustituyó al nativo, psiquiatra y duro falangista, González de la Puerta.

Riverola Pelayo, gobernador civil de Málaga (Mayo 1976-mayo1978)

Enrique Riverola Pelayo, gobernador civil de Málaga (Mayo 1976-a mayo 1978)

El Gobernador Civil, nos recibió la mañana del lunes día 10 de octubre en su despacho, sito en el edificio de La Aduana. Serían las diez de la mañana. La UCD, que requerimos que nos acompañara, nos facilitó esa reunión tan inmediata. Por el PCE, acompañé al diputado Tomás García, que además era miembro de la ejecutiva del PCE.

Con enorme impotencia, nos transmitió el máximo representante del Gobierno de Adolfo Suárez en Málaga que lo ocurrido era consecuencia de la grave situación que estaba generando el terrorismo etarra en su propósito de imposibilitar que culminase la elaboración de la Constitución de cara a que no se consolidase la naciente democracia.

Nos indicó que el brutal atentado terrorista ocurrido aquella mañana del sábado en que se produjo horas después el acto ilegal protagonizado por Tejero, había sido la chispa.

Augusto Unceta, presidente de la Diputación foral de vizcaya que junto a sus dos escoltas de la Guardia Civil fue asesinado por ETA.

Augusto Unceta, presidente de la Diputación foral de Vizcaya que junto a sus dos escoltas de la Guardia Civil fue asesinado por ETA.

Se trataba de los asesinatos en la localidad de Guernica del presidente de la Diputación Foral de Vizcaya, Augusto Unceta-Barrenec Azpiri, y de los dos agentes de la Guardia Civil de su escolta, Angel Ribera Navarrón y Antonio Hernández Segura, a manos de la banda de ETA, lo que utilizó Tejero para dirigirse a la tropa que tenía bajo su mando en el patio del malagueño cuartel de Los Ángeles, para decirles: “Hoy es un día de luto en España. En honor a los dos guardias civiles vilmente asesinados por el terrorismo y que habían dado su vida por la Patria, no tenía que haber manifestación alguna por las calles de Málaga”, solicitando voluntarios para que le acompañaran. Entendía, el Gobernador, que era un acto inadmisible, pero que ante hechos consumados de esa naturaleza, sin previa comunicación alguna al Gobierno Civil, había sido imposible tomar medidas para evitarlo. 

Los asesinatos de ETA. Se percibe su aumento en las fechas del Golpe del 23F lo que da idea también del ambiente existente por los nostálgicos del retorno a una Dictadura

Los asesinatos de ETA. Se percibe su aumento en las fechas del Golpe del 23F lo que da idea también del ambiente existente por los nostálgicos del retorno a una Dictadura

Nos resistimos a recibir con resignación esa información y requerimos del Gobernador Civil, que había cesado de inmediato a Tejero como Jefe de la Comandancia de Málaga en la misma noche de ese sábado y así lo recogía la portada del diario SUR el día anterior, mañana del domingo día nueve de aquel octubre de 1977, que nada de mandarlo a otro destino, sino que, por los precedentes de amotinado que abundantemente acumulaba, fuera separado y expulsado del cuerpo de la Guardia Civil. El Gobernador, dijo tomar nota y enviar la petición al ministerio del Interior, entonces presidido por Rodolfo Martín Villa.

Después supimos, que tras ser cesado en la Comandancia de Málaga le fue impuesto un castigo de un mes de arresto que cumpliría en Madrid; pero, asimismo, con indignación, más tarde nos enteramos que volvió a incorporarse al servicio activo con el nombramiento de Jefe de la Agrupación de Destinos de la Dirección General de la Guardia Civil, destinado a Madrid; nos imaginamos, ya en aquel entonces, año 1978, que para proseguir su senda de provocaciones involucionistas.

Seis mese de cárcel fue lo único que le recayó a tejero por este intento de golpe

Siete meses de cárcel fue lo único que le recayó a Tejero por este intento de golpe

También me pasó por la mente, en ese desgraciado 23F, en que ocurría el Golpe, el incidente de Tejero contra la legalización de la ikurriña, estando en el País Vasco, donde fue sancionado y perdido ese destino. Por igual, la carta abierta al Rey en el diario “El Imparcial” (31.08.1978) en la que expresaba su oposición a la Constitución. De la misma manera, la operación de intento de golpe, que se denominó Galaxia, nombre de la cafetería donde se reunieron los sediciosos y que fuera abortado en sus inicios, el once del mes de noviembre de 1978, trece meses después de haber sido cesado en la Comandancia de Málaga, y por el que le recayó, en juicio celebrado en mayo de 1980, o sea nueve meses antes del golpe del 23F, tan solo otros siete meses de cárcel sin tener que entrar en el trullo al haber cumplido ese tiempo estando en prisión preventiva. Al otro militar de esta última andanza, Ricardo Saénz de Ynestrillas se le impuso seis meses y un día…

Estallé de impotencia: ¿Cómo era posible que con estos antecedentes, hubiera podido estar libre para hacer esta nueva fechoría? Tenía claro que este golpe contaba con la complicidad de los servicios secretos del Estado que tenían que estar en el ajo, lo que complicaba la situación…

En ese momento de encendida reflexión, el locutor de la radio confirma y concreta lo que acontece en Valencia. Da lectura del parte-comunicado que están emitiendo las emisoras levantinas, firmado por Jaime Miláns del Bosch, en calidad de capitán general de la IIIª Región Militar.

Jaime Milans del Bosch, que sublevara la III región Militar

Jaime Milans del Bosch, que sublevó la IIIª región Militar

¡Joder, otra vuelta de tuerca de que el golpe comienza a consolidarse!, me dije. Y mi pensamiento puesto de nuevo en que había sido también evitable esta sublevación de Milans del Bosch sí se le hubiera pasado a la cárcel o a la reserva por el incidente que protagonizó cuando era general de división, 1974 a 1977, en la madrileña y estratégica División Acorazada “Brunete”, y en cambio se le admitió el ascenso a teniente general, en vez de haberlo hecho pasar a la reserva, para mandarlo como capitán general de la III Región Militar, con epicentro en Valencia.

También me quedé pensando lo que estaría pasando en la división militat, Brunete, clave para Madrid, donde tantos acólitos de Miláns, como el que la mandaba y fuera trasladado a La Coruña, el general Torres Rojas, habrían continuado con puestos de mando, y cuya sublevación interna con salida de sus carros y tanques con destino a la capital de España sería mortal para la continuidad de nuestra joven democracia.

Fachada de la Estación de tren de Málaga

Fachada de entonces de la Estación de tren de Málaga

Con este ánimo de enfado y cabreo, llegué a la estación de RENFE. Allí desde un coche, Simca 1200, me localizó quién me esperaba. Lo conocía. Era de la cercana barriada de Huelin, encargado de la propaganda en la malagueña barriada de Carretera de Cádiz. Un antiguo emigrante a Francia, jubilado a temprana edad y retornado por una accidente laboral.

Le seguí y me dirigió, sin salir del vehículo, a través de la zona oeste de la capital malagueña, conocida como Carretera de Cádiz, con destino a la solitaria, por entonces, explanada de Híper, primer, y único por entonces, gran centro comercial que se había inaugurado seis años antes, situado a la salida de Málaga en dirección a Torremolinos.

Continué en ese recorrido atiborrándome de las noticias que se transmitían por la radio desde Madrid.

El ministro de Defensa, Gutierrez Mellado, haciendo frente a los golpistas

El ministro de Defensa, Gutierrez Mellado, dando la cara frente a los golpistas

Se hacía público algunas filtraciones sobre lo que había acontecido en el interior del Congreso de Diputados, tales como que el teniente general y ministro de Defensa, Manuel Gutiérrez Mellado, en el momento de la irrupción de Tejero con los guardias civiles, al reprocharles su actitud, respondieron obligándole a sentarse, así como que el jefe de los golpistas había exigido a los diputados a que se tiraran al suelo.

Tejero amenazando a los diputados con su pistola y gritos de  "¡todos al suelo!"

Tejero amedrantando a los diputados con su pistola al grito de: “¡todos al suelo!”

Además, desde el estrado, Tejero se les había dirigido con el inquietante anuncio de que, “se espera que llegue la autoridad competente, militar por supuesto”.

En ese momento, el director general de la Guardia Civil, general Aramburu Topete, se dirigía al Congreso de Diputados al frente de un destacamento de guardias civiles, según se informaba a continuación.

El desconcierto continuaba imperando, y en ese momento nadie de los que oíamos las noticias estaba en condiciones de discernir entre los leales a la Carta Magna y los que propugnaban el golpe de Estado.

Aramburu Topete, director general de la Guardia Civil, llegando a la zona del golpe

Aramburu Topete, director general de la Guardia Civil, llegando a la zona del golpe

Me fui cruzando en el recorrido hacia la reunión prevista con escasos vehículos. Las gentes por miedo se había ido retirando de la circulación y abandonando los puestos de trabajo para seguir los acontecimientos encerrados en sus propios domicilios.

Por fin, llegué a la zona de aparcamiento del Hípermercado de gran superficie. No estaba cerrado al público pero apenas habían vehículos aparcados en su exterior. Nos fuimos concentrando una veintena de coches, con una media de dos o tres militantes en sus interiores, al haberse personado también algunos comités de las agrupaciones de barrios.

El Hípermercado de Málaga

El Hípermercado de Málaga, lugar de la cita.

Acordamos hacer un medio círculo y ser de lo más breve, sin salirnos de los coches por si había que salir zumbando. De permanecer tiempo, podíamos dar muy pronto el cante con tantos vehículos allí concentrados de pronto.

Cierre de todas las Agrupaciones de barrios

Orden de cierre de todas las Agrupaciones de barrios

Se dio la consigna de tener todas las sedes de las agrupaciones de barrios, cerradas. Ello afectaba a la de “Giner de los Ríos”, cercana a la calle Eugenio Gros (correspondía a las agrupaciones de “Gamarra”, “Nueva Málaga”, “Ciudad Jardín” y “Palma-Palmilla”); por otro lado, “Cayetano Bolívar” que era la de El Palo; la de Cruz de Humilladero (que acogía a las agrupaciones “El Perchel” y “Carranque”), la de Juventudes Comunistas, sita en el barrio de El Perchel; la situada en el barrio de La Luz, que albergaba las agrupaciones de “Huelin”, “La Paz” y “Nuevo San Andrés”; así como la de la Agrupación “Centro” en calle Carreterías. Era nuestra estructura en la capital.

¿Quien iba a imaginarse que cinco años después de esta rueda de prensa clandestina del Comité Central del PCE, para el reparto de carnet entre la militancia del PCE, había que esconder las fichas de los afiliados?

¿Quién iba a imaginarse que cinco años después, de 1976, cuando se desarrolla esta rueda de prensa todavía clandestina del Comité Central del PCE, para el reparto de carnet entre la militancia del PCE, tuviéramos que esconder las fichas de los afiliados?

Se dio la instrucción igualmente que había que retirar de inmediato de estos lugares la documentación comprometedora con datos de actas de reuniones y relación de militantes. También, que debía estar todo el mundo localizado y, a ser posible, los más significativos y conocidos, esa noche no dormirían en sus domicilios, ante el temor de posibles acciones de la policía descontrolada o de la extrema derecha.

Se formó un comité de crisis compuesto por cinco miembros del Comité Provincial que centralizaríamos todos los contactos y sin sus órdenes nadie emprendería iniciativa de actuación ni de manifestación en lugar alguno, la seguridad tenía que ser lo prioritario.

Punto exacto de donde tuvo lugar la reunión para coordinación del PCE de Málaga frente al 23F

Punto exacto del hipercentro comercial de Málaga donde tuvo lugar la reunión para nuestra coordinación frente al 23F

Seguidamente, para finalizar, se dio la instrucción de que sólo se quedaran, un momento más, los vehículos de los designados para la coordinación. Los demás, solos o reagrupados, emprenderían la marcha a sus puntos de origen evitando en ese retorno ir en caravana .

Reunidos los cinco, acordamos fijar el centro físico de la coordinación, el colegio público de primaria en el barrio de la Palmilla, denominado “Cerro Coronado”, cuyo director, José Luis, era un militante malagueño cualificado del PCE, de procedencia vasca.

Tejero disponiéndose a disparar al techo mientras Gutierrez Mallado se subleva con impotencia ante el panorama

Tejero disponiéndose a disparar al techo mientras Gutierrez Mallado se enfada con impotencia ante la traición de estos guardias

Allí nos desplazamos. En ese encuentro se había intercambiado información entre los allí aparcados. Los que en ese momento de la votación oían la cadena SER, llegaron a saber, a través de la voz del locutor y periodista, Rafael Luis Díaz, más detalles sobre la forma en que se había producido la irrupción en el hemiciclo de los guardias civiles golpistas, así como sobre los disparos que acontecieron en su interior.

No podíamos imaginar la situación real que luego vimos Carrillo permaneciendo sentado con su inseparable pitillo.

No podíamos imaginarnos la situación real que luego vimos por televisión. Carrillo permaneciendo sentado con su inseparable pitillo.

Pero nadie aún sabía si habían ocasionado víctimas. Nos temíamos lo peor. Y en la mente de todos, la integridad física de Santiago Carrillo, al que tanto odiaba la extrema derecha. 

Como en mi mediocre radio del coche, casi siempre utilizada tan solo para oír música de cassette, no llegaba a coger La SER, continué, ya camino de la Palmilla, escuchando la única emisora que por su potencia de frecuencia sí se escuchaba, Radio Nacional de España.

A la hora de ese trayecto, se informaba que la emisora Radio Juventud de Murcia, obligada también cada cuarto de hora a leer el comunicado golpista de Miláns del Bosch, su director, el periodista Adolfo Fernández Aguilar, finalizaba su lectura con un: ¡Viva la Constitución!.

Los vellos se me pusieron de punta, y un, “¡olé tus huevos!”, salió espontáneamente de mis adentros. Igualmente, se comunicaba que las ejecutivas de CCOO y UGT estaban reunidas para convocar una huelga general.

Pensé que la izquierda tenía que comenzar a reaccionar, pero al tiempo con el temor de que sí la cosa se ponía fea, podía acabar este Golpe en un nuevo baño de sangre.

Plaza de Bailen de Málaga

Plaza de Bailen de Málaga, donde al pasar empezaron por la radio del coche a sonar himnos militares.

De pronto, cuando me encontraba pasando a la altura de la malagueña plaza de Bailen, dejaron de escucharse noticias. Comenzaron a emitirse marchas militares. Serían sobre las ocho de la tarde. Mi enfado y desesperación fue a más. Di un puñetazo de cabreo sobre el volante. Se había producido otro paso más para el triunfo de los golpistas.

Eduardo Sotillos

Eduardo Sotillos

La ocupación de la Casa de la Radio, en Prado del Rey, por una patrulla militar con la entrada en el despacho de su director general, Eduardo Sotillos, había tenido lugar. La programación quedó suspendida y sustituida por la música militar. Pensé en ese instante que con la toma por parte del ejército de los medios públicos de comunicación, la intentona comenzaba a triunfar.

Con la moral por los suelos, llegué al colegio público, “Cerro Coronado”, de la barriada de Palma-Palmilla. Pero allí, me dio ánimo saber que tanto La SER como Televisión Española continuaban emitiendo sobre cuanto estaba ocurriendo.

Colegio público infantil, "Cerro Coronado" que nos acogió una parte de aquella noche.

Colegio público infantil, “Cerro Coronado”, que nos acogió una parte de aquella noche.

A la llegada al colegio público, el director del centro de primaria, José Luis, nacido en en el País vasco, de familia andaluza emigrante y que ingresó en el PCE en Euskadi, me recibió con el transistor al oído. Allí pude ver las primeras imágenes del Golpe por el único canal de televisión que entonces disponíamos, TVE, con recuadro fijo en una esquina que correspondía al “careto” del teniente general, Jaime Miláns del Bosh, que, al mando de la capitanía militar de la III Región con sede en Valencia, se había sublevado.

Tanques por las calles de Valencia

Tanques por las calles de Valencia

También observé con enorme inquietud los carros de combate blindados de la División Motorizada “Maestrazgo”, avanzando por las calles de la ciudad del Turia, controlando sus puntos neurálgicos. Igualmente, la información del contenido de los dos bandos, después se supo que “redactados” por el coronel Ibáñez, colaborador golpista de Milans, copia literal de los emitidos, teniendo como autor al general Mola, durante la sublevación militar fascista del 18 de julio de 1936, entonces contra el orden constitucional republicano.

Valencia, ocupada por la sedición de Milans del Bosch

Valencia, ocupada por la sedición de Milans del Bosch

Continuaban siendo transmitidos por las distintas emisoras valencianas cada cuarto de hora, y donde se decretaba el toque de queda desde las nueve de la noche hasta las siete de la mañana, así como la prohibición de cualquier reunión de partido político o sindicato y de que hubiera más de dos personas juntas por las calles… ¡Tremendo!, musité, ¡el fascismo, de nuevo!

De inmediato, sin perder tiempo, intentamos con el número de teléfono que teníamos de Madrid, poder conectar con el comité central del PCE para recibir instrucciones precisas. Una y otra vez las llamadas resultaron infructuosas. El número que nos proporcionaron nadie lo cogía. Unos veinte militantes nos llegamos a concentrar en este lugar. Nos preparamos para pasar la noche con latas de conservas, bebidas y bocadillos por si teníamos que estar allí inclusive más tiempo aún ocultos.

Volvimos, una y otra vez a oír las noticias que daba la radio y la televisión, mientras seguíamos intentando infructuosamente contactar con Madrid o Sevilla.

Al parecer todo el mundo se había reunido, al igual que nosotros, en lugares seguros, pero sin una coordinación más allá de lo local, por temor a las escuchas y a las redadas en cadena en caso de ser localizados.

Fernando Castedo, director de RTVE

Fernando Castedo, director del Ente RTVE

Mientras, el golpismo seguía extendiéndose como una mancha de aceite. Una unidad del ejército acababa de tomar las instalaciones de Televisión Española. Un capitán militar se había instalado en el despacho del director general del Ente, Fernando Castedo. El Telediario previsto para las nueve de la noche, quedaba proscrito. Algunas lágrimas comenzaron a brotar entre nosotros, con caras muy afectadas por cuanto acontecía.

El grito de uno de los presentes, momento antes de las nueve de la noche, que escuchaba una emisora de radio, nos hizo rodearle de inmediato.

Acababan de dar la noticia de que la diputada socialista por Barcelona, Anna Balletbó, estaba saliendo del Congreso de Diputados. La habían dejado salir por encontrarse en avanzado estado de gestación.

Anna Balletbó

Anna Balletbó, la diputada que salió del Congreso por su avanzado embarazo.

La información que transmite en sus declaraciones, con voz emocionada, no puede ser más inquietante. Manifiesta, como novedad, que, aunque no había ningún herido en el hemiciclo y todos los diputados continuaban en sus asientos esperando la llegada de un tal, “Elefante Blanco”, los golpistas habían sacado del salón de Pleno al teniente general y vicepresidente del Gobierno, Gutiérrez Mellado, así como a Adolfo Suárez.

Igualmente, en otra tanda, a Felipe González, Alfonso Guerra, Santiago Carrillo y al ministro de Defensa, Agustín Rodríguez Sahagún. Los habían llevado en dirección al salón de los Relojes del propio Congreso. De todos ellos no se sabía nada.

El locutor narra el episodio que se sucedió al inicio de la entrada de Tejero, cuando este teniente coronel de la Guardia Civil intentó tumbar, en dirección al suelo, al teniente general Gutiérrez Mellado.

Ronal Reagan y Ale xander Haig

Ronald Reagan y Alexander Haig: “el 23F es una cuestión interna de España”.

La cara de preocupación silenciosa nos cubrió a todos. Para colmo, la primera reacción internacional que nos llega, procede de la administración estadounidense. No pudo ser más inquietante. Se informaba que el general Alexander Haig, secretario de Estado del gobierno del partido republicano que preside Ronald Reagan, antes de irse a dormir, declaró que el golpe de Tejero era un asunto interno de los españoles. La memoria de las sangrientas intervenciones militares en Chile y Argentina contra el ordenamiento constitucional y que contaron con el apoyo estadounidense se nos agolparon en la mente.

Primeras ediciones de El País y Diario 16 salieron a la calle

Primeras ediciones de El País y Diario 16 que salieron a la calle

Intentamos nuevamente contactar con Madrid y Sevilla sin resultados. Las noticias se fueron sucediendo. La radio que seguía transmitiendo comunica que ya estaban en la calle las ediciones extraordinarias que tanto “El País” como “Diario16” habían sacado en apoyo a la Constitución.

El hotel Palace, frente al edificio del Congreso, era un hervidero con la llegada de altos mandos de la Guardia Civil que entraban en el edificio y cuyo portal estaba tomado por personas de paisanos con metralletas en mano. Interpretamos, lo deseábamos, que esos uniformados fueran leales y dispuestos a hacer rendir a los golpistas. Si no fuera así, pensábamos, hubieran entrado directamente para unirse a Tejero.

Edificio de Prado del Rey de TVE

Edificio de Prado del Rey, sede de TVE

Varios minutos después, se informa, que policías de El Grupo Especial de Operaciones, los famosos GEOS, procedentes de Guadalajara, se dirigen a las instalaciones de RTVE. También comentamos, ya con mejor cara, que eso era buena señal ya que esa unidad fue creada como nueva bajo la UCD, de cara a combatir el terrorismo, pero a su vez cuerpo de élite para misiones especiales, y que estaba muy controlada, al margen del aparato policial heredado del franquismo, por el ministerio del interior, antes en manos de Rodolfo Martín Villa y ahora en las de Juan José Rosón.

Iñaki Gabilondo

Iñaki Gabilondo

Así, cuando poco tiempo después, oímos que los militares que ocupaban RTVE se habían retirado por órdenes superiores y sustituidos por los GEOS, apareciendo en pantalla Iñaki Gabilondo, director de los servicios informativos, nuestro júbilo fue total, estallando en aplausos, con alguna que otra llamada a la prudencia. Y es que no todo estaba ganado.

TAnques seguían recorriendo las calles de Valencia

Tanques seguían patrullando por las calles de Valencia

Los sublevados en Valencia seguían con los carros de combate recorriendo la ciudad levantina, mientras guardias civiles y policías con metralletas en mano estaban emplazados en los tejados y terrazas. Además, se informaba que había en dicha ciudad, nuevos movimientos de camiones cisternas, cañones antiaéreos y transportes de más tropas. Sus emisoras de radio sí continuaban con las marchas militares.

Ya, con la televisión normalizada, la cadena de noticias a partir de las diez de la noche quedó normalizada. Se sucedieron datos para la esperanza.

Junta

Junta de Jefes del Estado Mayor.

Así la Junta de Jefes del Estado Mayor emite un comunicado manifestando que ha tomado “las medidas necesarias para reprimir todo atentado a la Constitución y restablecer el orden que la misma determina”. Los aplausos entre nosotros empezaron de nuevo a tronar. Y espontáneos abrazos apretados se sintieron en nuestras espaldas.

Minutos más tarde, se transmite que la secretaria de Estado para la Información, Rosa Posada, acababa de llegar al Palacio de la Moncloa para incorporarse a la reunión permanente de secretarios y subsecretarios de Estado, que, como Gobierno interino, está presidido, ante la ausencia del ministro Rosón que seguía secuestrado en el Congreso, por su segundo en el ministerio del Interior, el director de la seguridad del Estado, Francisco Laina.

El comentarista deportivo, José María García, retransmitiendo esta vez el golpe de Estado.

El comentarista deportivo, José María García, retransmitiendo esta vez en directo desde la carrera de san Jerónimo el golpe de Estado.

Pocos momentos después, ya se informaba en detalle, incluso con corresponsales que se fueron desplegando por la Carrera de San Jerónimo. Hasta el comentarista deportivo José María García, se había desplazado, con micrófono en mano, haciendo distintas entrevistas para la radio a pie del Congreso de Diputados.

También, desde el propio hotel Palace, altos militares leales, tales como los generales, Saénz de Santamaría, jefe de la Policía Nacional -ese que equivocadamente denunciaba como militar fascista, empapelando las fachadas de numerosas ciudades, con bigote y cara de ogro, en los impactantes posters que solía sacar el Movimiento Comunista de España (MCE)-, y Aramburu Topete, Director General de la Guardia Civil, así como el gobernador civil de Madrid, Mariano Nicolás García, continuaban haciendo gestiones para abortar el golpe.

Calle Álamo con el cruce de calle Carcél, era centro de los fascistas de Málaga.

Calle Álamo con el cruce de calle Carcér, era uno de los centros de actividad de los fascistas de Málaga.

A pesar de lo anterior, nos empezaron a llegar nuevas informaciones amenazadoras, esta vez referidas a Málaga. Algunos movimientos de la extrema derecha se están produciendo en sitios puntuales de nuestra ciudad. Así se nos dice, a través de un militante encargado de recorrer en coche la capital.

Nos informa que por un contacto que mantiene en el centro hay concentrados falangistas en un determinado edificio de la calle Álamos cercano al cruce con calle Cárcer. Le dicen que están repartiendo armas. Otro punto caliente de los franquistas estaba en la calle Sancha de Lara donde “Los Alféreces Provisionales de la Guerra Civil” habían tenido o conservaban su sede en un bajo de la propia manzana del edificio de la Diputación.

A esa misma hora, al borde las diez y media, TVE anuncia que el rey Juan Carlos se dirigirá al país para explicar la situación que se está viviendo. Con esta gran noticia, respiramos. No habíamos sabido nada de él, más allá de rumores.

Ante esta nueva realidad, así como la de haber realizado numerosas llamadas telefónicas desde el centro escolar de primarias en que nos encontrábamos, que el número de compañeros que ya conocían ese lugar era numeroso y el ajetreo de vehículos entrando y saliendo de ese espacio escolar iba a más, dimos por “quemado” el sitio que hasta entonces nos había dado cobijo. Podía ser peligroso proseguir allí por mor de descontrolados.

Cualquier provocación a la desesperada procedente de ultras fascistas con vestimentas civiles o uniformados, podía convertirnos en objetivo muy vulnerable. Y como la comunicación con nuestros dirigentes regionales y centrales se hacía imposible, y los hechos parecían que se estaban encauzando sin necesidad de llamar a la movilización de las gentes, ya harto difícil además por la hora avanzada de lo noche que era, decidimos disolvernos, pero continuando con la cautela de seguir en contacto y no dormir esa noche en nuestros domicilios.

Los restos del coche del presidente del Gobierno de Franco, Luis Carrero Blanco, sobre una azotea tras volar por un atentado de ETA

Los restos del coche del presidente del Gobierno de Franco, almirante Luis Carrero Blanco, sobre una azotea tras volar por un atentado de ETA.

Rosario, José Luis y yo, decidimos pasar la madrugada en la casa de Pepe. Amigo íntimo, militante de Partido, y compañero en la Facultad de Económicas, trabajaba de economista en el bufete de CCOO, que ya sufrió la represión, cuando en la tarde noche vísperas al 20 de diciembre de 1973, en el que ETA asesinó a Carrero Blanco, fue detenido por la guardia civil vestida de paisano tras disolverse la manifestación que unas trescientas personas desarrollamos en la plaza de Cruz de Humilladero para pedir la libertad de la dirección de CCOO que iba a ser juzgada en aquel proceso que se denominó 1001, por el número del sumario.

Tenía casa segura, en el distrito de Pedregalejo, zona este de la capital, calle Bernardo López García nº 4, 1ª planta, lejos de la sospecha, por ser barrio de clase media alta, como el que podía representarnos el suburbio obrero de la Palmilla, lugar del centro escolar, que estaba, por entonces, considerado como muy de izquierda, poblada con muchos vecinos procedentes del antiguo El Perchel.

casa peoe coriat 23 f

En primer plano, la casa del barrio malagueño de Pedregalejo que sirvió para pasar la madrugada del ya día 24-F

Para allá partimos, seguí al SIMCA 1200 de José Luis. Cuanta escasa comida y bebida tenía Pepe en su casa, la devoramos. La tensión acumulada nos había dado lugar a que no hubiéramos probado nada en el colegio de Palma-Palmilla, a pesar del cúmulo de suministros con que nos dotamos.

Al final, hasta le metimos mano a una botella de coñac, única bebida alcohólica que tenía, no sabíamos si de él o del inquilino anterior que se lo había dejado. No era el licor que hubiera pedido Pepe en las muchas salidas que a bares realicé con él.

Resoñución de la Universidad donde se me conmina a no poder pisar la Facultad por estar procesado por el TOP

Resolución de la Universidad donde se me prohibe pisar la Facultad por estar procesado por el TOP.

Curiosa coincidencia, pensé, como cuando cinco años y medio antes, septiembre de 1975, tuve que atravesar los Pirineos para ir a París a una reunión clandestina con la dirección del PCE en el exilio, portando pasaporte falso, ya que lo tenía retirado por la policía, al encontrarme en libertad provisional y pendiente de juicio por el Tribunal Orden Público (el temible TOP), con acusación de propaganda ilegal; también por ello impedido da asistir a clase o pisar la Facultad de Económicas siempre que no fuera para exámenes finales.

Por ello, ante el mal trago que me esperaba con esa personalidad que no era la mía (recuerdo que tenía cuatro años más, era contable, y nacido en Sevilla) -me tiré la noche anterior varias horas hasta hacer la misma firma que figuraba en ese pasaporte-, me tuve que dar, en el tren que salió de la madrileña estación de Chamatín con destino a la capital del Sena, varios chutes de coñac para que me relajara ante el acojono por el trance de tener que atravesar peatonalmente con dicha documentación impostora, y sin que, la policía descubriera mi auténtica identidad; todo ello en el control de la frontera con Francia por Irún y con un País Vasco en máxima tensión ante las posibles condenas a muerte por Franco de militantes de ETA y del FRAP.

Sin pestañear de lo que ponía televisión, a la espera de esa ansiada alocución del monarca, el tiempo se nos hacía interminable. Una película de Bob Hope, nos mantuvo en vela.

El cartel de la película "El Pirata y la Princesa"

El cartel de la película “El Pirata y la Princesa”.

Se trataba de un film de David Butler, titulado “La princesa y el pirata”, con una Virginia Mayo exultante. Su argumento no estaba tan lejano a lo que estaba ocurriendo en el Congreso de Diputados, aunque en la cinta el secuestro se refería a una princesa llevado a cabo por un grupo de piratas al mando del temible y sanguinario capitán Hook. En technicolor, aún recuerdo esa balsa al socaire de las mareas con la linda fémina a flote, toda húmeda y de escaso textil que revoleteaba al aire, con cara de pánico. Casi la misma que debimos mostrar ese maldito día que se negaba a finalizar. Y el coñac, cuya botella seguía bajando aceleradamente, también ampliaba la fantasía.

24 de febrero.

Alfonso Armada

Alfonso Armada.

Pocos minutos después de las cero horas, la radio comunicaba que el general de División, Alfonso Armada, segundo jefe del Estado Mayor del Ejército, entraba en el Congreso de Diputados, para, presuntamente, negociar con Tejero su inmediata rendición.

Cerca de una hora estuvo en su interior. El que considerábamos entonces un pilar fundamental que aseguraba la consolidación de la democracia, luego nos daría la sorpresa más decepcionante de esa terrible noche. Ya fue un síntoma sospechoso la forma de su salida del Congreso de Diputados dirigiéndose al hotel Palace para informar, o para líar. Más, cuando tiempo después abandonó ese establecimiento de lujo, aturdido, como agotado, con mala cara, en dirección a su coche oficial, un SEAT 1430 de color negro que le esperaba, aunque en ese preciso momento lo achacamos al esfuerzo realizado en defensa del ordenamiento constitucional frente al vándalo de Alfredo Tejero.

Así que, entre la película por la televisión y Alfonso Armada desde la radio, llegó la intervención tan esperada del Rey.

La esperada intervención del Rey por televisión

La esperada intervención del Rey por televisión.

Sobre la una y cuarto de la madrugada, tiene lugar la ansiada intervención del Rey Juan Carlos. Con gesto serio, preocupado y vestido con uniforme de capitán general del ejército, hizo una alocución en defensa y con la confianza puesta en el orden constitucional.

Con serenidad, habló de que todo estaba bajo el control de la Junta de Jefes del Estado Mayor, conminando con severidad a que Milans del Bosch retirase de inmediato las tropas desplegadas fuera de los cuarteles en la III Región Militar.

Nos llegó la relajación. Ni fuerzas conservábamos para saludar la noticia con la euforia que se merecía. Toda la tarde noche había sido de tensión límite. Así que nos fuimos a la cama, eso sí, más juancarlistas que ningún otro día. Nos esperaba a la mañana siguiente nuevas tareas y debíamos estar lo más fresco posible. Apuramos un poco más, y ya se dio a conocer que un Miláns del Bosch, totalmente derrotado, mandaba retornar sus fuerzas desplegadas en la región levantina a los cuarteles.

Escalinata de entrada al hotel Palace con reporteros durante la noche de vela

Escalinata de entrada al hotel Palace con reporteros de guardia durante la madrugada.

A la mañana siguiente, sobre las ocho horas, ya estábamos de pie. Mientras esperábamos cola para la ducha y otros el afeitado, mis barbas de entonces me lo imposibilitaban, actualizamos la información. Muchos de las noticias que se emitían eran reportajes de la tarde noche anterior. Y otras nuevas, alrededor del Congreso de los Diputados, teniendo al Hotel Palace, lugar que durante toda la noche acogió en su escalinata de entrada a numerosos reporteros y periodistas de guardia por sí pasaba algo imprevisto, como centro de reuniones y de diseño de operaciones.

En esa noble hostería, de tan privilegiado emplazamiento, prácticamente casi enfrente del Congreso de Diputados, a través de la ventana de la habitación 109, el realizador de Televisión Española, José María Fraguas, había instalado una cámara que comenzaba a emitir imágenes en directo del movimiento que no paraba de idas y venidas por la Carrera de san Jerónimo.

Ayuntamiento de Málaga

Ayuntamiento de Málaga.

Una vez que finalizamos el aseo, y tras el desayuno que nos ofreció Pepe, que tuvo tiempo de salir a comprar, emprendimos ruta pero esta vez con destino al ayuntamiento de Málaga

Convenimos previamente, en llamadas de teléfono, que se celebraría un Pleno municipal extraordinario, con un único punto en su agenda: el repudio al golpe y apoyo a la intervención del Rey y a la Constitución.

Pedro Aparicio, alcalde socialista de Málaga

Pedro Aparicio, alcalde socialista de Málaga

Preparamos un texto, en el que una vez puestos de acuerdo unánimemente sobre su contenido, cosa que fue enormemente fácil, entre Rafael Ballesteros (PSOE), Luis Merino (UCD), Salvador Pérez Bueno (PSA) y el que testifica este relato, por el PCE, -asimismo lo leyeron los portavoces municipales que dieron su conformidad-, fue Pedro Aparicio (PSOE), quien como alcalde procedió a su lectura en un Pleno abarrotado de público, que, con vibrantes gritos de, ¡Viva la Constitución!, se celebró sobre las trece horas.

Guardias civiles golpistas en huida por las ventanas del Congreso

Guardias civiles golpistas en huida por las ventanas del Congreso.

En el espacio de tiempo anterior al Pleno, seguimos observando la televisión en la sede municipal, “Casona del Parque”. Se fueron sucediendo las imágenes del desenlace del golpe, con la firma, sobre el capó de un coche, de la rendición de Tejero, la desordenada huida de los guardias civiles por las ventanas del Congreso, hasta que por fin, al filo del mediodía, unos emocionados diputados, en este caso según nos dijeron porque ya estábamos en el interior del Pleno, salieron libres e indemnes a la calle.

Pleno del Ayuntamiento de Málaga

Pleno del Ayuntamiento de Málaga

Logo

Logo de la Caja Rural

Después del Pleno del ayuntamiento, que estuvo abarrotado de gentes al grito reiterado de: ¡Viva la Constitución!, tuve fuerzas para disponerme a ir en dirección a la Caja Rural Provincial, sito en la calle Tomás Heredia, para gestionar algunos temas pendientes relacionados con mi trabajo profesional.

Los responsables del Golpe.

Los responsables del Golpe.

A la salida del Consistorio, saludé a un funcionario del Ministerio de Agricultura en Málaga, de militancia sindical ugetista y que había asistido al acto municipal, con el que mantenía una cordial relación a través del Servicio de Extensión Agraria, órgano administrativo con el que tres años antes me introduje como prácticas en el mundo del cooperativismo del campo. Con enorme alegría en su rostro, se me acercó para darme un gran abrazo por el fiasco de Tejero.

Después, me contó que aquella misma mañana, varios funcionarios, con tendencia de extrema derecha, incrédulos de que hubiese fracasado el Golpe, se habían presentado en sus puestos de trabajo, en el edificio Múltiple de la avenida la Aurora, con las pistolas bajos sus chaquetas.

García Carrés, orondo, a su derecha Blas Piñar, líder de Fuerza Nueva, y más a la derecha Fernánfez-Cuesta, fundador de Falange Española.

García Carrés, orondo con bigote, a su derecha Blas Piñar, líder de Fuerza Nueva, y más a su derecha, también con el brazo a la romana, Raimundo Fernández-Cuesta, fundador de Falange Española.

Igualmente, cuando llegué a la citada entidad financiera, por entonces comandadas por familias ultraconservadoras malagueñas, y con personal de dirección mayoritariamente procedente del sindicalismo vertical, las caras que me recibieron eran de pocos amigos. No hay que olvidar que uno de los exdirigentes del vertical había sido Juan García Carrés, afín al falangista José Antonio Girón, exministro de Franco, que había formado parte en Madrid de la trama civil golpista que bien poco salió a la luz en el juicio, a la vez que tampoco la complicidad que existió por parte de la inteligencia militar.

Diez años después, el diario El Mundo, publicaría.

Diez años después, el diario El Mundo, lo publicaría.

No obstante, entre el personal auxiliar que también conocía mi afiliación política de izquierda, hubo algún que otro guiño de solidaria complicidad, única forma con disimulo que tenían de expresarse ante el asfixiante ambiente allí reinante.

Me encontré, con el siempre chistoso, secretario general del Consejo Rector de esa Caja. Con la confianza con que nos tratábamos, a pesar de la ideología franquista que profesaba, me contó, en tono jocoso y ya sin tensión alguna, que en el piso de matrimonio en el que vivía en la barriada de La Paz, como su mujer era de izquierda, -trabajaba también en una caja de ahorros, la de Ronda, que luego se fusionaría con otras malagueñas para constituir Unicaja-, se habían repartido por la mitad el balcón.

Un tono de humor: el matrimonio de dos banderas

El tono de humor: matrimonio con dos banderas

Así, me dijo, que si Tejero triunfaba, él pondría, en su extremo derecho, la bandera de Franco, y si por el contrario fracasaba y llegaba la República, -la ultraderecha difundió que el Rey estaba detrás del golpe de Estado, pero que al final había traicionado a los militares que se levantaron-, su mujer colgaría la tricolor republicana pero en la otra esquina a la izquierda del balcón.

Finalizada mi gestión en esa cooperativa de crédito, tomé el coche en dirección a mi domicilio de Ciudad Jardín. Estaba deseando llegar.

Salida de los diputados tras la rendición de los golpistas que los tuvieron secuestrados

Salida de los diputados tras la rendición de los golpistas que los secuestraron

Tras regresar, me aposté lo más cómodo que podía. Puse la tele donde se estaban repitiendo otra vez las escenas del golpe, pero donde pude observar por primera vez la salida de los diputados del Congreso que se había producido horas antes aunque no pude verlo porque me pilló en el pleno municipal.

Después del almuerzo,  me pasé al mismo butacón donde el día anterior había seguido la votación de la investidura de Calvo Sotelo. Así me fui quedando dormido profundamente, en placentera y prolongada siesta. Habían pasado casi veinticuatro horas, las más largas e intensas de mi vida.

26 de febrero

Reacciones políticas desde Málaga sobre el fracasado Golpe.

Reacciones políticas desde Málaga sobre el fracasado Golpe.

Pido en el trabajo el día libre de asuntos laborales para organizar el retorno a la normalidad y poder tener múltiples reuniones. Convocamos Comité Provincial para analizar la situación, a la vez que atendimos a los medios de comunicación que ansiaban noticias y declaraciones. Las ediciones que salían a la calle de los periódicos se agotaban de inmediato.

Se celebraron reuniones de todos los partidos políticos malagueños, y en perfecta coordinación, para la preparación de una gran manifestación al día siguiente donde se extremaran todas las medidas de seguridad para que no se produjera ninguna incidencia ni provocación, dotada de unos servicios de orden muy numerosos, disciplinados y coordinados, con protección civil que portara completos equipos sanitarios.

27 de febrero.

Cabecera de la manifestación del 23F en Málaga

Cabecera de la manifestación del 23F en Málaga

Enorme manifestación de gentío en Málaga contra el golpe de Estado del 23F, que, desarrollado en silencio por exigencia de la UCD, arrancó desde la plaza de la Constitución, atravesando calle Larios, la Plaza de la Marina y el Paseo del Parque, para concluir en la plaza de Torrijos.

Estuvo encabezada por los secretarias generales de los partidos con representación parlamentaria provincial (PSOE, UCD, PCE y PSA), alcalde de Málaga, diputados y senadores malagueños, con una amplia pancarta que sujetábamos y que, al igual que en las que tenían lugar en todas las capitales y principales ciudades de España,  ponía: “Por la Democracia, Por la Libertad y Por la Constitución”.

Parte de la cabecera de la manifestación contra el Golpe, de izquierda a derecha, Gerardo, José Asenjo, Ignacio Trillo
Parte de la cabecera de la manifestación contra el Golpe atravesando calle Larios. De izquierda a derecha, Gerardo Fernández (PSOE), José Asenjo (PSOE), Ignacio Trillo (PCE) Ignacio Huelin (Senador UCD), hijo con su padre Luis Merino ((UCD)
Calle Larios cubierta de manifestantes
Calle Larios cubierta de manifestantes a favor de la democracia.
El PArque de Málaga, pleno de manifestantes, en dirección a la plaza de Torrijos, final del acto.
El Parque de Málaga, pleno de manifestantes, en dirección a la plaza de Torrijos, final del acto.

OTRO POST EN ESTE BLOG RELACIONADO CON LA TRANSICIÓN:

19.12.2015.- ELECCIONES GENERALES, DE 1977 AL 2015:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2015/12/19/27176/

09.04.2014.- EL PCE YA ES LEGAL, HACE 37 AÑOS:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2014/04/09/22429/

02.04.2014.- SUÁREZ AFRENDADO `POST MORTEM´:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2014/04/02/22243/  

31.03.2014.- AL CÉSAR LO QUE ES DE ADOLFO SUÁREZ:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2014/03/30/22147/

07.03.2014.- TRANSICIÓN Y AUTONOMÍA, ¿POR QUÉ NO HA GOBERNADO EL PP EN ANDALUCÍA?:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2014/03/04/21702/

24.09.2012.- REFLEXIONES SOBRE LA BIOGRAFÍA DE SANTIAGO CARRILLO A SU MUERTE:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2012/09/25/11417/  

17/01/2012.- LA MEMORIA HISTÓRICA NUNCA DEBE OLVIDARSE, NI CON FRAGA:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2012/01/17/3710/

 

30 Aniversario del Golpe 23F

XXX Aniversario del Golpe 23F. Febrero 2011.

 

 

 

 

Anuncios
Posted in: Solo Blog