¿POR QUÉ EL PP NO HA GOBERNADO EN ANDALUCÍA? (07.03.2014)

Posted on marzo 4, 2014

6


¿POR QUÉ EL PP NO HA GOBERNADO EN ANDALUCÍA?

Ignacio Trillo

Javier Arenas y Juan Manuel Moreno Bonilla, vencedores.

Javier Arenas y Juan Manuel Moreno Bonilla, vencedores.

El primer fin de semana de este mes de marzo, ha quedado resuelto, –¡aleluya!-, el problema de orfandad de liderazgo que presentaba el PP de Andalucía (PP-A) desde la veloz huida de su presidente, el sobreseado Javier Arenas, que tuvo lugar en la ya lejana fecha del mes de junio del 2012.

En consecuencia, a partir del día uno de marzo, ocupa dicho puesto, Juan Manuel Moreno Bonilla, “Juanma” para los amigos.

A la cuarta elección que se presentaba Javier Arenas (1994, 1996, 2008 y 2011) para perder como candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía se dio por vencido, emprendiendo de nuevo, ya lo hizo también en 1996, para dar el testigo a la siguiente, también dos veces derrotada, Teófila Martínez, la huida con destino a su refugio en la capital madrileña. Parece que esta vez se va definitivamente, al no haber podido gobernar en esta bendita tierra, maldita electoralmente para los populares y por ende también para el que fuera ministro de Trabajo en el primer Gobierno de Aznar.

La victoria de Javier Arenas que le sabe a derrota.

La victoria de Javier Arenas que le sabe a derrota.

Javier Arenas, con su marcha, tiraba la toalla y se conformaba con tan solo conservar en sus labios la dulzura de la pírrica victoria que finalmente alcanzó en las urnas en el pasado 25 de marzo del 2012; la primera ganancia a nivel autonómico andaluz que alcanzara el PP-A. Asimismo: alguien que no fuera el PSOE-A. 

En este sentido, los votos que apostaron por Arenas fueron totalmente insuficientes para que gobernara, en cuanto que el número de parlamentarios obtenidos por los populares, 50, no superaba la suma de lo conseguido por la coalición PSOE (47)-IU (12): un total de 59 escaños.

Pagos del PP a Javier Arenas: 1991-2011

Pagos del PP a Javier Arenas: 1991-2011

Javier Arenas se fue porque ya no tenía confianza alguna de que se le volviera a presentar otra coyuntura política tan favorable para ganar otras elecciones autonómicas. La última, transcurrida además cuando aún no se conocían los sobresueldos que había cobrado de la mano de Luís Bárcenas, del que no solo, el 21 de julio del 2009, consideró el mejor tesorero que había tenido el PP, sino que también lo calificó de: “un ejemplo de buen trabajo, profesionalidad y, en nuestra organización, un ejemplo siempre de decencia” ¡Cómo mimaba al corrupto pagador!

Mariano Rajoy, pensando tomar decisiones.

Mariano Rajoy, pensándose tomar decisiones.

No ha sido nada fácil, tras la partida de Javier Arenas, forjar el canal del parto del PP-A para el alumbramiento de un nuevo líder. Tal vez haya influido, la vagancia que caracteriza a Rajoy y su amor por dejar pendiente encima de la mesa la decisión sobre cuestiones importantes, como sí ello fuera fórmula de resolución de problemas o conflictos, y no sinónimo de agravamiento o pudrimiento.

Nada de nueve meses de tardanza del embarazo, sino veintiuno y con muchos fórceps. Ni que la tramitación del proyecto de ley sobre el aborto de Ruiz-Gallardón la hubiera retrasado. Se ha hecho de rogar en demasía el alargado y perezoso dedo de Mariano Rajoy, que sin embargo sigue como el gran timonel indiscutible del PP hasta la derrota final.

El nuevo líder del PP-A, Juan Manuel Moreno Bonilla, con amistades

El nuevo líder del PP-A, Juan Manuel Moreno Bonilla, con amistades “gürtelanas” peligrosas (Luis Bárcenas y Ana Mato)

Ahora bien, resuelto en el PP-A el problema de orfandad en su liderazgo, le surge otro contratiempo: Juanma Moreno Bonilla, el catalano-alhaurino-santanderino. Mediocre y timorato, el nuevo jefe de filas, forzado y aceleradamente traído y ungido. Como buen nini sin curriculum vitae, más allá del ridículo de haberse inventado la realización de licenciaturas y varios másteres inexistentes, vive, desde su más tierna adolescencia, de y por la política, careciendo en su vida laboral de un solo día trabajado en otro oficio; eso que tan de moda se ha hecho presente entre la nueva clase política interpartidaria de los partidos tradicionales: PP, PSOE e IU.

Susana Díaz y

Susana Díaz, la de primarias sin urnas, y el dedocrático, “Susano” Moreno; ambos, de profesión la política.

Ya tiene pues Andalucía un parto “seismesinos” -de septiembre a aquí- de Ninis siameses –Susana y Susano– con similar desabrigo curricular, cuando más necesario que nunca hacen falta personalidades políticas de talla y formación para enfrentarse con sapiencia y aciertos a la cruda realidad socio-económica-laboral que nos sacude, desconocida desde lustros ha.

Andalucía autonomía

Andalucía, autonomía, la bandera perdida por la derecha

Pero antes de adentrarnos en el entorno, procedencia y recorrido del nuevo cabecilla del PP-A, -que también se ha adornado de otras perlas populistas tan falsas como sus estudios universitarios, ahondando en ser nieto de jornalero-, repasemos lo que ha sido la historia reciente de la derecha, desde la llegada de la democracia a nuestro país y el proceso autonómico vivido en Andalucía. Así se encontrará respuesta a por qué la derecha no ha merecido el suficiente apoyo del electorado andaluz para gobernar, en vez de que se demonice a la ciudadanía, considerándola cautiva, o descalificando a las instituciones donde gobiernan lo que deciden las urnas; todo, por no haberle dado al PP la oportunidad de que dirigiera esta tierra.

Referéndum andaluz 28F 1980

Referéndum andaluz 28F 1980

En este sentido, como historia específica andaluza, habría que remontarse al comienzo de la singladura autonómica, que sucedió cuando se convocó por la UCD el famoso referéndum kafkiano del 28F de 1980, -la gran etapa de arranque de la preautonomía de esta tierra-, a la que la derecha intentaba frustrarle su derecho de acceso por la vía que deseaba: la del artículo 151 de la Carta Magna, poniendo obstáculos insalvables y empleando las formas y las fórmulas más impresentables.

Pareció, por las condiciones leoninas que se interpusieran para ser superada la prueba, que se tratara de superar un puerto de montaña de categoría muy súper especial al que nunca había llegado nadie, ni Pedro Delgado ni Miguel Indurain.

Campaña a favor del voto en el 28F

Campaña a favor del voto en el 28F

Para prosperar la autonomía por la vía del artículo 151, aparte de ser aprobada como iniciativa de propuesta por las ocho Diputaciones provinciales y la inmensa mayoría de los Plenos de los ayuntamientos, debía ser ratificada en Referéndum por el cuerpo electoral de cada una de las ocho provincias, no por el de la la Comunidad Autónoma.

Pero es que además, los Síes tenían que representar una mayoría absoluta, no sobre votantes sino, sobre el censo electoral de cada una de las ocho circunscripciones, que para más inri estaban plagados de nombres de fallecidos y repetidos.

La avenida de Andalucía de Málaga, el 4 de diciembre de 1977, en tanto por la cola de esta manifestación, era atacada por la policía con disparos y falleciera José Manuel García Caparrón

La avenida de Andalucía de Málaga, el 4 de diciembre de 1977, en tanto la cola de esta manifestación era atacada por la policía con disparos, falleciendo José Manuel García Caparrós

Como antecedente de esta provocación con la cuestión autonómica andaluza que levantaba ampollas entre la derecha, Málaga ya tuvo amarga experiencia bien temprano. Sucedió en la primera reivindicación autonomista de masas del 4 de diciembre de 1977. El percal anti-autonomista de la derecha era impedir que Andalucía alcanzase las máximas competencias autonómicas, al igual que tan fácilmente lo lograban en Cataluña, Euskadi y Galicia.

En contra de los intereses de Andalucía jugaba el método empleado por el Gobierno de la UCD, -en 1977 aún no estaba aprobada la Constitución-, para el acceso a la autonomía con las máximas competencias. Se requería, haberlo tenido aprobado antes del inicio del golpe de Estado de 1936 que hubo contra el ordenamiento constitucional republicano. En esa precisa fecha, aún faltaban unos pocos meses para que Andalucía, que lo tenía bastante avanzado el día de la sublevación militar, aprobara su Estatuto de Autonomía.

Pregunta en el referéndum del 28F 1980 que convocara la UCD a la vez que planteaba la abstención, que no se fuera a votar. Para que triunfara el SI tenía que salir con mayoría absoluta, no sobre votos en las urnas sino sobre ell total del censo electoral en cada una de las ocho provincias

Pregunta en el referéndum del 28F 1980 que convocara la UCD a la vez que planteaba la abstención, que no se fuera a votar. Para que triunfara el SI tenía que salir con mayoría absoluta, no sobre votos en las urnas sino sobre ell total del censo electoral en cada una de las ocho provincias

Despues, aconteció el Referéndum del 28F de 1980. En sus primeros metros de salida, se puso como dificultad una enfarragosa preguntita que se las traía de cara a poderla interpretar, más por la difícil traducción que significaba para los bajos niveles culturales aún existentes: “¿Da usted su acuerdo a la ratificación de la iniciativa prevista en el artículo ciento cincuenta y uno de la Constitución a efectos de la tramitación por el procedimiento establecido en dicho artículo?”.

La derecha andaluza, en las dos versiones con las que entonces se presentaba, la Unión de Centro Democrático (UCD) y Alianza Popular (AP), con este cerril posicionamiento, empezaba con tan mal pie su pretensión de superar la asignatura que tenía dilatadamente pendiente a lo largo del tiempo, consistente en reconciliarse con el cuerpo electoral andaluz tras varios siglos de machaquearle con zurriago feudal.

Jornaleros andaluces que solo podían mandar en su hambre

Jornaleros andaluces que solo podían mandar en su hambre

Solo unas pinceladas anecdóticas de la terrible historia profunda de la Andalucía predemocrática en la que acontecía el sometimiento del pueblo andaluz a la egoista casta dominante sin miramiento y piedad alguna.

Tuvieron lugar, dos de ellas, a principios de los años treinta del pasado siglo XX. Una, cuando un trabajador se le acercaba a un patrón a pedirle empleo y lo vejaba en su respuesta: ¡come República!. O viceversa, cuando estallaba una huelga y el terrateniente se dirigía a algún jornalero que creía menos concienciado, ofreciéndole algo más del salario que negaba a los demás para que hiciera de esquirol, y encontraba, como digna respuesta en su negativa a prestarse a ello: “¡En mi hambre, mando yo!”.

Manuel Fraga, en 1962 jurando los principios del Movimiento Nacional que como golpe de Estado acabó con la IIºRepública, en la tomando posesión como ministro de Franco

Manuel Fraga, en 1962, jurando los principios del Movimiento Nacional que como golpe de Estado acabó con la IIºRepública, en la toma posesión como ministro de Franco.

O ya más cercano, en 1964, más concordante en fecha con la entrada de Manuel Fraga, fundador de Alianza Popular que se refundara en el actual Partido Popular, como ministro de Información y Turismo en el Gobierno del dictador, Francisco Franco. Acaeció en la finca de la Almoraima, en el gaditano municipio de Castellar de la Frontera, que ahora intenta privatizar el Gobierno de Mariano Rajoy y que fuera expropiado en la etapa de Felipe González al mamarracho de Ruiz Mateos, calificado entonces al contar con una superficie de 16.000 hectáreas como el mayor latifundio de Europa.

Jornaleros andaluces, segando a mano a pleno sol

Jornaleros andaluces, segando el trigo a mano, a pleno sol

Allí, aún se obligaban a los  trabajadores para ser contratados a afeitarse el bigote: “por razones de buenas costumbres y usos higiénicos que imperan en las propiedades del Marquesado de Medina Sidonia”, dictaba la orden del gerente de esa gran propiedad al vigilante de entrada a la explotación que se lo había dejado crecer; “so pena de ser despedido”, acababa la misiva.

De la Torre junto al micro en rueda de prensa explicando la incomprensible postura de la UCD sobre la autonomía andaluza

Fco. De la Torre, hoy alcalde de Málaga por el PP,  junto al micro en rueda de prensa explicando la incomprensible postura abstencionista de la UCD en el Referéndum del 28F sobre la autonomía andaluza.

Pues bien, todavía en 1980, existía una Andalucía, heredera de aquel ancestro, donde también, por la siniestra historia transcurrida, la derecha estaba asociada, ética y estéticamente, a añada macabra, con latiguda cara de terrateniente, de cacique o de señorito.

En ese entorno, no se le ocurrió otra cosa al partido gobernante en España que convocar un Referéndum, pero a la vez, con abrumadores llamamientos a la abstención, que sirviera la consulta solo para que no se fuera a votar y así no se pudiera cumplir aquel sueño autonómico de los andaluces.

Sustentaba al Gobierno central, una dividida UCD, con un Adolfo Suárez apagando fuegos por todas partes y donde ya militaba, en su ventolera democristiana, un joven dirigente, arrogante y chulillo, llamado Javier Arenas.

Forges echando entonces una mano de apoyo a la autonomía andaluza

Forges deseando entonces “mucha suerte y saludo”, en apoyo a la autonomía andaluza

En consecuencia, la UCD convocaba este referéndum, al tiempo que se dirigía al cuerpo electoral con la frase: “Andalú, ezte no ez tu referéndu”.

Así rezaba la letanía radiotelevisiva del actor y cantante de copla, Lauren Postigo, expresada publicitariamente con voz altanera; tan falsa como el rubio que portaban sus melenas o el cantoso moreno playero de su efigie en inoportuno tiempo invernal.

“Andalú, ezte no es tu referendu” (Lauren Postigo)

Fue contratado para la ocasión con la intención de ponerle perfil populista cercano a la campaña abstencionista, de cara a contaminar aún más al electorado andaluz en aquella sucia ceremonia de la confusión.

Sin embargo, autocrítico consigo mismo, Postigo reconoció posteriormente su arrepentimiento por el patético papel realizado a la vez que pidió públicamente perdón al pueblo andaluz.

AP playaga de exministros de Franco con chaqué presentándose ante el Rey

AP, plagada de ex-ministros de Franco con chaqué presentándose ante el Rey

Mientras, el partido de Fraga, AP, antecedente del actual PP, plagado de exministros de la Dictadura, entre ellos el falangista malagueño, José Utrera Molina, actual suegro de Alberto Ruiz Gallardón, renegaba con un “No” a ese referéndum, con la misma simpleza que hoy caracteriza la propaganda de los populares: porque la autonomía andaluza rompía la unidad de España.

La dignidad del ex-ministro de la UCD, apostando por Andalucía.

La dignidad del ex-ministro de la UCD, pidiendo el SÍ para la autonomía de Andalucía por el art 151.

Fue el entonces, el Ministro ucdeo de Administraciones Territoriales, Manuel Clavero Arévalo, quien con su digna dimisión en el gobierno de Adolfo Suárez, ante la extravagante convocatoria para tan impresentable Referéndum, rompió de igual forma los planes que venían de Madrid.

Tachó de discriminatoria e insultante esta consulta por ir contra los intereses generales de las gentes y los pueblos de Andalucía.

Clavero Arévalo, celebrando el triundo del SÍ

Clavero Arévalo, celebrando el triundo del SÍ

Manuel Clavero Arévalo, ensayó la puesta en pie de una nueva derecha centrada, acorde con el tiempo que corría, creando el partido Unidad Andaluza, pero de tan escaso eco en la casi inexistente clase empresarial con vocación regionalista, que le hizo, poco tiempo después de su constitución, desistir de seguir adelante con la aventura.

Resultado electoral del referéndum del 28 de febrero de 1980 por la autonomía andaluza con máximo techo competencial.

Resultado electoral del referéndum del 28 de febrero de 1980 por la autonomía andaluza con máximo techo competencial.

Casi superada heroicamente la masiva presencia en las urnas del pueblo andaluz en el referéndum del 28F, se necesitó, no obstante, un remiendo a la Ley Orgánica de las distintas Modalidades de Referéndum para que Almería, la única que estuvo al límite de lo exigible en las urnas sin superarlo, no quedara descolgada de Andalucía.

Referéndum ya para votar em texto del Estatuto de Andalucía

Referéndum ya para votar em texto del Estatuto de Andalucía 20.10.1981

Solucionado el ajuste normativo, en octubre de 1981 se celebraría otro referéndum, en esta ocasión para aprobar ya el texto estatutario.

Andalucía es España., enfatizaba AP para pedir el NO contra la autonomía

Andalucía es España, enfatizaba AP para pedir el NO contra la autonomía

La UCD, escardada, esta vez votaría a favor del Estatuto de Autonomía. Por el contrario, la AP de Fraga y los falangistas pidieron el voto otra vez en contra, -según ellos la unidad de la Patría estaba en peligro, dando alas a su vez a los golpistas (el 23F había ocurrido oche meses antes)-, obteniendo un 7% de papeletas negativas, por un 89,38% a favor.

Arrollador triunfo del PSOE en las primeras elecciones autonómicas de Andalucía. Rafael Escuredo, tomando posesión ante el Presidente del primer Parlamento de Andalucía, Antonio Ojeda.

Arrollador triunfo del PSOE en las primeras elecciones autonómicas de Andalucía. Rafael Escuredo, el líder indiscutible, tomando posesión ante el Presidente del primer Parlamento de Andalucía, Antonio Ojeda.

De esta forma se llegó a las iniciales elecciones autonómicas andaluzas de mayo de 1982, expresamente convocadas en base al Estatuto de Autonomía, de cara a la constitución del primer Parlamento de Andalucía.

Teniendo en cuenta aquella coyuntura el profundo crack político y económico que se atravesaba, asimismo la crisis profunda de la derecha en su recomposición (UCD, AP), las internas del PSA de Alejandro Rojas Marcos y el PCE de Santiago Carrillo, que se batían en plenas y enconadas batallas autodestructivas, sumidos, así mismos, en profundos trances de identidad, la victoria electoral estaba servida para el PSOE.

El resultado en las urnas no pudo ser más clamoroso para el PSOE: 66 parlamentarios, lo obtenido; asimismo, proprcionalmente inversos para los demás: 17 escaños para AP, 15 que fueron a la UCD, 8 al PCE y 3 para el PSA.

Triunfo electoral del PSOE, octubre 1982

Arrollador triunfo electoral del PSOE, también en las elecciones generales. Octubre 1982

Pues bien, la derecha siguió, tras las elecciones autonómicas de mayo de 1982, victoriosa para los socialistas, reiterada en la forma por el arrollador triunfo, cinco meses después en las elecciones generales de octubre de 1982 por el triunfo de Felipe González, como si tal cosa, sin aprender, siguiendo permanentemente instalada y pareciendo que le encantada encontrarse apoltronada en la oposición, como sí de divina vocación eterna se tratase.

La UCD, después del año 1982, se deshizo y desapareció, en tanto AP engordaba unos pocos kilos, embuchándose no todo sino una parte, la más dura, de los restos del partido que fundara Adolfo Suárez, junto a algunos jóvenes que se sumaron; unos, hijos de padres franquistas y otros que, ante el borrado de Memoria Histórica que hubo en la Transición, nada sabían del pasado.

Dimisión del carismático Rafael Escuredo, febrero 1984, junto a Borbolla y Yaez.

Dimisión por recelos internos del carismático Rafael Escuredo, febrero 1984, junto a Borbolla que le sustituiría.

El liderazgo andaluz de AP, recaía bajo el mando del extremeño, afincado como abogado en Córdoba, Antonio Hernández Mancha, “Antoñito”.

En las siguientes elecciones autonómicas andaluzas de 1986, AP pasó de 17 diputados a 28. El PSOE logró, 60 parlamentarios, conservando la mayoría absoluta, ya con Rodríguez de la Borboya presentándose y que había sustituido en febrero de 1984 de forma traumática, por razones no explicadas aún, con portazo incluido por el carismático y mediático, Rafael Escuredo.

Estos datos, lo tomaron las huestes aliancistas-populares con enorme euforia, cuando las suma de parlamentarios andaluces de AP, y UCD que no se presentó ya en 1986 por estar disuelta, habían sido, en 1982, de 32 parlamentarios, cuatro más.

Domisión de Fraga ante el clamor de los suyos.

Domisión de Fraga ante el clamor de los suyos. Diciembre 1996

El espejismo del liderazgo de “Antoñito” Hernández Mancha, -en una derecha que necesitaba agarrarse a algo, ante un PSOE que electoralemnte todo lo barría en las urnas, aunque presentase a una cabra, como definió Alfonso Guerra a ese periodo de oro para el voto socialista-, se extrapoló, a nivel estatal, tras la dimisión de Manuel Fraga de la presidencia de AP.

Un Manuel Fraga dimitido, pensó en Hernández Mancha para su sustitución.

Un Manuel Fraga dimitido, pensó en Hernández Mancha para su sustitución.

Fraga había recibido un renovado revés electoral en las elecciones generales de 1986, donde no pudo captar voto centrista. Obtuvo 105 diputados, dos menos que lo conseguido en 1982, a pesar de que había desaparecido la UCD, y cuando el desgaste del PSOE, que sufría las protestas de la reconversión industrial o el desgaste del reciente referéndum para la permanencia en la OTAN, le auguraba una cifra más baja de diputados, de los 184 que logró. A Fraga se le consideró amortizado por tener un techo electoral a ras de suelo entre los votantes centristas.

IX Congreso del PP en 1987 donde Hernández Mancha le gana la partida a Herrero de Miñón.

IX Congreso del PP en 1987 donde Hernández Mancha le gana la partida a Herrero de Miñón.

Tras los múltiples desaguisados que en tan poco tiempo lió Hernández Mancha, que le ganó el Congreso de AP a Miguel Herrero de Miñón, por imberbes errores y extravagancia de su estrenado liderazgo estatal que causaban bromas, chistes y risas, al que se sumó la tremenda derrota sufrida en la moción de censura que osó interponer a Felipe González, Fraga, que seguía tutelando AP, hubo de retomar el poder, cesándolo, y obligado a refundar el PP.

Hernández Mancha

Hernández Mancha “El Breve” con Aznar

Con la transformación de AP en PP, ocurrió además el cambio de liderazgo nacional en la derecha. Tras la fulminante defenestración de Antonio Hernández Mancha por Manuel Fraga, recayó el dedo del todopoderoso gallego en la persona de José María Aznar, que había desarrollado su carrera política en Castilla-León hasta llegar a ser presidente en dicha comunidad autónoma.

Fraga dejando su herencia partidaria en manos de Aznar

Fraga dejando su herencia partidaria en manos de su sucesor, esta vez sí, Aznar

Fue en los albores de 1989, con la puesta en escena de un arrebatado e histriónico Manuel Fraga que ungió con su autoritario dedo a Aznar como su sucesor. Fraga, derrochó alguna que otra lágrima de cocodrilo, al romper, ante el Congreso fundacional del PP, una carta privada que le había entregado Aznar donde se mostraba dispuesto a dimitir cuando se lo requiriera. Con ese gesto que caracterizaba al veterano gallego, respondió con su vozarrón: “¡No hay tutelas ni tutías!”. Tampoco fue casualidad que dicho Congreso Nacional se celebrara en Sevilla, el bastión del PSOE, tierra de los gobernantes, Felipe González y Alfonso Guerra, donde el voto le era negado a los populares.

Meses después de este Congreso de refundación de AP en PP,  octubre de 1990, tendría lugar las primeras elecciones generales del bautizo de Aznar, donde obtuvo tan solo 107 diputados, dos más que el fracasado Manuel Fraga en las anteriores de junio de 1986, e igual a las de AP en 1982.

Un desconocido Gabino Pucje, llevó las riendas de los

Un desconocido Gabino Puche, llevó las riendas de los “populares” andaluces desde 1987 a 1993.

Antes, en 1987, al frente de AP-A, a raíz de que Hernández Mancha se marchara políticamente de Andalucía a Madrid, quedó como Presidente andaluz, el grisáceo jienense, Gabino Puche, que con más pena que gloria se mantuvo, hasta que en 1993, ya como PP, ocurrió otro chasco electoral insatisfactorio del voto andaluz hacia los populares, tuvo que cesar para irse a Madrid y dejar la política andaluza. Fue por el motivo de que en las generales de junio de ese mismo año, Aznar a nivel estatal obtuvo una media estatal del 34,76% de los votos, y en cambio correspondió un 29,8% a lo obtenido en Andalucía.

Nueva mayoría absoluta del PSOE de Andalucía en junio de 1990

Nueva mayoría absoluta del PSOE de Andalucía en junio de 1990

Asimismo, en 1990, de la mano de Alfonso Guerra, Manuel Chaves había irrumpido en la política andaluza sin haber sido su deseo, de ahí que se le llegara a denominar: “el candidato a palo”. Sustituyó al “díscolo” de Rodríguez de la Borbolla, a pesar de estar muy consolidado entre el electorado, al que los guerristas defenestrarían en vísperas de la convocatoria. En cambio, el PSOE no solo no notó pérdidas en el voto por ese conflictivo trance sino que cosechó 62 parlanentarios, dos más que lo alcanzado cuatro años antes, frente a los 26, dos menos, que logró Gabino Puche para el PP.

Arenas, entrando en 1993 en Andalucía

Arenas, entrando en 1993 en Andalucía, enviado por Aznar.

Ello obligó a que tras el fiasco del PP en las elecciones generales de 1993, sí José María Aznar quería un día acceder a La Moncloa, Javier Arenas, el ex-ucdeo, debía bajar a la arena de Despeñaperros para abajo hasta el litoral mediterráneo-atlántico, con la misión de hacer disminuir en Andalucía esa gran diferencia electoral que existía entre los dos principales partidos políticos de cara a que el sucesor de Fraga pudiera acceder a La Moncloa.

Aznar en la segunda derrota electoral dejunio de 1993

Aznar, en la segunda derrota electoral de junio de 1993. A mano derecha, Rajoy y Ávarez Cascos.

No obstante, días antes de ese viaje a Andalucía, Javier Arenas protagonizó en Madrid, junto a Ruiz Gallardón, una esperpéntica rueda de prensa, en esa estrategia opositora de máxima tensión que el PP llevaba a cabo contra el PSOE, calificando más o menos de pucherazo el resultado habido en esas elecciones generales de 1993.

Javier Arenas. hotel Palace de Madrid.

Javier Arenas. hotel Palace de Madrid.

Como sí España fuera un país bananero. Y todo porque José María Aznar había perdido, no obstante subiendo a 141 diputados, en esa segunda contienda electoral que creía tener seguro que ganaría y a la que se presentó con una oposición radical frente a un Felipe González, que, con 159 diputados logrados, empezaba a ver muy desgastada su imagen por los escándalos que le saltaban unido a la mala situación económica que atravesaba el país.

Aznar, Rajoy y Ruiz-Gallardón que no se creían que hubieras perdido las elecciones generales de 1993

Aznar, Rajoy y Ruiz-Gallardón, que no se creían que hubieran perdido las elecciones generales de 1993

Ambos dirigentes del PP, Arenas y Gallardón, comparecerían sin aportar prueba alguna. Motivó tal reacción negativa, -incluida, se dice, la Casa Real, no hablemos de los corresponsales extranjeros que la vivieron en directo; impropio, así difundieron, procedente del mayor partido de la oposición en España-, que inmediatamente tuvieron que callar por bochorno, meterse los rabos entre sus respectivas piernas y desaparecer por unos cuantos días del mapa público.

Javier Arenas, con un

Javier Arenas, con un “ahora”, veía muy pronto gobernar Andalucía, al perder el PSOE la mayoría absoluta.

Pero pasado escaso tiempo de la presencia del señorito de Olvera, Javier Arenas, en Andalucía, ya como dirigente máximo del PP-A y candidato al Parlamento andaluz, acontecen las elecciones autonómicas de 1994.

El desgaste que sufría el PSOE desde un tiempo atrás, por los escándalos (“Roldán”, “Juan Guerra”, “Filesa”, “GAL”,…), su caos de batallas internas entre renovadores y guerristas, y la crisis económica que se dejaba sentir en aquel entonces con crudeza en todos los sectores, con fuerte caída del empleo, le hizo perder a los socialistas, por primera vez en Andalucía, la mayoría absoluta que disfrutaban desde las primeras elecciones autonómicas de 1982.

Corrían tiempos de cierta fluidez de la comunicación entre Aznar y Anguita.

Corrían tiempos de más que cierta fluidez y afectividad de la comunicación contra natura entre Aznar y Anguita.

Pues bien, con este equilibrio de fuerzas políticas, no se le ocurre otra cosa más ingeniosa a Javier Arenas que inventarse, para acortar su tiempo en la oposición y deteriorar al máximo la gobernanza de los socialistas andaluces en la Junta, que un soterrado pacto de facto con la formación política fundada en 1986 y que seguía liderando Julio Anguita: Izquierda Unida, que no estaba dispuesta a ningún pacto con el PSOE al que pretendía darle el sorpasso.

La movilización que hubo contra la entrada en la OTAN, sirvió, aprovechando el referendún que conovocó Felipe González, para acabar con el declive que llevaba al PCE a su desaparición, con la constitución por Julio Anguita de

La movilización que hubo contra la entrada en la OTAN, sirvió, aprovechando el referendún que conovocó Felipe González, para acabar con el declive que llevaba al PCE a su desaparición, con la constitución por Julio Anguita de “Izquierda Unida”.

Izquierda Unida, había sido creada por el Califa de Córdoba, así llamaba entonces alguna prensa a Anguita, con los restos del naufragio del PCE, -tras la encarnizada batalla del final de la militancia de Santiago Carrillo en el partido donde lo había sido todo, contra el yo soy minero de Gerardo Iglesias, su sucesor en la secretaría general de los comunistas-, al que se le incorporarían otras fuerzas minoritarias y colectivos pescados en la movilización anti-OTAN del Referéndum de 1986 para la permanencia, de entrada ya SÍ, que propugnó Felipe González.

Aznar con Arenas se reunían con influyentes periodistas con un objetivo único: hay que echar a los socialistas de los gobiernos de España y Andalucia, y que acaben en la cárcel. Es lo que llegó a llamarse

Aznar con Arenas se reunían con influyentes periodistas con un objetivo único: hay que echar a los gobernantes socialistas de los gobiernos de España y Andalucia, y que acaben en la cárcel. Es lo que llegó a llamarse por Felipe González, “el sindicato del crimen”. Los temas a emplear: el paro, la corrupción, Filesa y los GAL,

Este pacto andaluz contra natura tenía lugar entre la derecha conservadora y la izquierda revolucionaria del programa, programa, programa, y de la teoría de las dos orillas (IU situada en estado puro en un lado de la ribera, por medio el río, frente a todos los demás malvados, entre ellos el PSOE, que se hallaban en el otro borde), pivotando en torno a IU, única fuerza política portadora de la verdad absoluta, así se autoproclamaba, pero dejándose votar por la derecha.

En este ambiente, sucedió la votación para la elección a presidir el Parlamento de Andalucía, 08.07.1994, que recayó en el comunista Diego Valderas. Hoy, veinte años después, sin cambiar de militancia, está de consejero de Gobernación con la socialista Susana Díaz en el Gobierno de la Junta tras haberse aprendido bien la lección.

El grupo parlamentario de II, estaba encantado de la innovación política que estaban inventando

El grupo parlamentario de IU, estaba encantado de la innovación que estaba realizando en la teoría política.

Posteriormente se fue reiterando esas mismas sumas aritméticas, PP e IU en trascendentales decisiones, -en esa perversión de poderes donde se discurseaba por IU que el poder ejecutivo radicaba en Andalucía directamente en el legislativo-, para bloquear las iniciativas gubernamentales procedentes del Gobierno de la Junta, en manos del PSOE, y que acabaron inlcuyendo las que igualmente tenían que ver con la gobernanza diaria.

Manuel Chaves, en enero de 1996 disuelve por adelantada la legislatura, que se llamó

Manuel Chaves, en enero de 1996, disuelve por adelantada la legislatura, que se llamó “de la pinza”.

Colmada la paciencia, llevó a que Manuel Chaves, como presidente de la Junta, al ver rechazado los presupuestos de su Gobierno para 1996, con los votos en contra del PP y de IU, y considerado que había caído la última gota de agua que hacía rebosar el recipiente de la locura, yéndose a lo mayor, disolvió la legislatura.

Con cierto enfado, Chaves se dirigió por el canal autonómico, en óptima franja horaria, al pueblo andaluz. Le anunció la imposibilidad de seguir gobernando bajo esa tensa situación de inestabilidad parlamentaria permanente en que se encontraba, con dos fuerzas políticas, PP e IU, haciéndole “la pinza”.

El diario ABC, como no, le daban sus encuestas la mayoría absoluta a Javier Arenas.

Al diario ABC, como no, le daban sus encuestas la mayoría absoluta para Javier Arenas.

En su hostigamiento, manifestó Chaves, se negaban a pactar cualquier tema con el Gobierno de la Junta, pero que a su vez entre ellas, por sus diferencias ideológicas, razonaban que no podían formar gobierno conjuntamente, mientras existía otro grupo parlamentario, el Partido Andalucista (PA), que por su escasez de representantes tampoco podía contribuir a formar equipos estables, por lo que disolvía por adelantado la legislatura con la convocaría de nuevas elecciones, dejando en el tejado de los andaluces la decisión sobre el futuro que deseasen.

Estas elecciones autonómicas se harían coincidir con las generales que ya estaban previstas adelantarse por Felipe González para el inicio de marzo de ese año, 1996.

Manuel Chaves, celebrando su triunfo en las elecciones andaluzas de1996.

Manuel Chaves, celebrando su triunfo en las elecciones andaluzas de 1996.

En esta doble convocatoria electoral, en lo que se refiere a Andalucía, el PSOE-A saldría de lo más fortalecido, así como, por el contrario, la suma de escaños andaluces obtenidos por el PP más los de IU sufriría un grave revés.

La izquierda sociológica de Andalucía no toleró ese coqueteo entre IU y la derecha rancia del PP. Así pues, Javier Arenas con su venida a Andalucía había conseguido que el PP-A retrocediera en un parlamentario, de 41 a 40, a la vez que el PSOE-A se fortaleciera, pasando de 45 a 52 parlamentarios, a la par que hundía a su “aliado”, IU-A, que retrocedió de 20 a 13; en tanto, los andalucistas, PA, que pasaron de 3 a 4 escaños, cogobernarían en la Junta como aliados estables del PSOE-A.

Con el triunfo de Aznar en Madrid y la derrota de Arenas en Andalucía,

Con el triunfo de Aznar en Madrid y la derrota de Arenas en Andalucía, “el campeón” cogió las malestas con destino al ministerio de Trabajo.

Como Aznar, había vencido en la misma fecha en las elecciones generales, pero no como quería y esperaba, entre ello por el voto andaluz, sino de forma muy ajustada ante el PSOE; al PP, se le olvidó muy pronto lo de, Pujol enano habla castellano. Se puso de inmediato Aznar a hablar en catalán con CIU en la intimidad, y con el PNV metido por medio, a cambio de obtener ambos nacionalismos amplias ganancias, lo que los socialistas le habían negado cuando gobernaban. Así pues, CIU y PNV arrancaron grandes conquistas a Aznar, -fueron famosas las carreras del diputado vasco, Iñaki Anasagasti, gritando por los pasillos: “¡lo hemos conseguido, lo hemos conseguido!”-, que tan rápido olvidó su discurso, de unidad y cierra España, que le encantaba predicar para la galería y ante los fans de adeptos, a cambio de que le dieran el apoyo, y no al PSOE, para que el líder del PP quedase investido como nuevo presidente del Gobierno.

Javier Arenas, tras su derrota andaluza, lo aprovechó, cogió las de Villadiego de Andalucía y se fue corriendo a la capital de España para llevar la cartera del ministerio de Trabajo. Así dejaba a dos velas la política autonómica que le resultaba muy complicada y lo alejada del poder de Madrid.

TEófila hizo en ocho años pasar con más penas que gloria al PP-A

Teófila Martínez, hizo pasar ocho años con más penas que gloria al PP-A.

La sucesión de Arenas en el PP-A, se puso en manos, también como candidata a la presidencia de la Junta. Se designó a Teófila Martínez, compatibilizándola con su alcaldía de Cádiz, lo que hizo que, a partir de 1996, el PP no solo no levantara cabeza sino que volvió a caer bajo el subsuelo. Así sucedió en las inmediatas elecciones andaluzas del 2000 y en las del 2004, donde tan solo obtuvo, en ambas citas ante las urnas, 37 parlamentarios, tres menos que en 1996, en tanto el PSOE-A, con el continuo hundimiento de IU, volvía a una holgada mayoría absoluta, con 61 escaños fijos.

Arenas vuelve, pero con la misma cantinela. No aprende. El 11M fue ETA, lo estuvo diciendo hasta las elecciones de generales de noviembre del 2011.

Arenas vuelve, pero con la misma cantinela. No aprende. El 11M fue ETA, lo estuvo diciendo hasta las elecciones generales de noviembre del 2011. Diario “El Mundo” 26.01.2011.

La historia cansina del PP-A volvió a repetirse en plan bucle, y Javier Arenas, una vez que en marzo del 2004.

El PP perdió el Gobierno central, hecho que tardaría en asimilar, ante ZP.

Fue un cúmulo de causalidades que hizo que existiendo una coyuntura económica boyante, pero montada sobre la fragilidad de la burbuja inmobiliaria aliada con la financiera, se produjera la alternancia en el poder político.

Destacan, la pésima gestión que realizó Aznar en su impopular apoyo a la guerra de Iraq, la prepotencia de que había hecho gala a lo largo de la legislatura que acababa donde había gozado de mayoría absoluta, la merma añadida de votos que representaba para los populares la irrupción como candidato del nada carismático sucesor por el dígito del padre, Mariano Rajoy, y para culminar: el más que escandaloso y engaoso tratamiento desinformativo que hicieron del affaire: el 11M es ETA.

Triunfo de ZP en las elecciones del 2004

Triunfo de ZP en las elecciones del 2004

Ese cúmulo de errores políticos, llevó a que tras esa debacle del PP con la pérdida del Gobierno central, Javier Arenas retornase de nuevo a tierras andaluzas para poner a sus órdenes a los populares, estancados bajo el liderazgo frustrado de Teófina Martínez, encima con el hándicap de que al no ser parlamentario andaluz no podía ejercer oposición en cuatro años contra el Gobierno de Chaves desde la propia cámara autonómica.

Esta vez, en la Reforma del Estatuto, Javier Arenas tragó por todo.

Esta vez, en la Reforma del Estatuto de Autonomía, Javier Arenas tragó por todo.

El 18 de febrero del 2007, tendría lugar, a iniciativa de Manuel Chaves, la Reforma del Estatuto de Andalucía, y Javier Arenas, habiendo aprendido del 28F de 1980, pactó con el PSOE-A los cambios a realizar. Puso tanto fervor de adhesión que hasta dio conformidad a artículos que luego fueron recurridos como anticonstitucionales por el PP al Estatuto de Cataluña, obteniendo la nulidad por el Tribunal Constitucional mientras permanecen en el de Andalucía. “Coherencia “, se le pude llamar.

Con poco ambiente autonomista, y con todo cocinado desde arriba, tuvo lugar el Referéndum con una participación que apenas superó el 36%.

Resultados de ese referéndum

Resultados de ese referéndum

La única oposición fue, -para nada IU que no se quería quedar más descolgado de lo que estaba en la política andaluza desde la ocurrencia de “la pinza”-,  paradójicamente la del Partido Andalucista (PA), que sirvió para su propio entierro político. Estaba ya claro que para el PP, que España por Andalucía no se rompía.

Resultados elecciones andaluzas 2008

Resultados elecciones andaluzas 2008

Luego, vendrían las autonómicas del 2008, donde a pesar del avance en 10 parlamentarios logrados con el PP, quedándose 47, ya con Arenas como cabeza de cartel, resultaba imposible evitar otro Gobierno de Chaves, que obtuvo 56 parlamentarios, mayoría absoluta. En tanto IU seguía hundida sin levantar cabeza con tan solo 6 escaños, y el PA, autodevorado en su guerra tribal y con serios problemas de credibilidad tras su rechazo a la Reforma del Estatuto, desaparecía del gráfico parlamentario.

Nueva derrota de Rajoy. Elecciones generales 2008

Nueva derrota de Rajoy. Elecciones generales 2008

También en las elecciones generales, coincidentes en fechas con las andaluzas, José Luis Rodríguez Zapatero volvió a vencer a Mariano Rajoy, abriendo con ello una crisis en el PP donde los aznaristas pretendieron su relevo. La actuación de los líderes regionales, entre ellos Javier Arenas y Francisco Camps, fue decisiva para la continuidad del gallego registrador de la propiedad, con plaza en Santa Pola.

Y en esto, llegó la atroz gran crisis que todo lo fue devorando, no solo el empleo.

Traspaso de poder de Manuel Chaves a José Antonio Griñán

Traspaso de poder de Manuel Chaves a José Antonio Griñán, no en Mar Moreno que era la preferida de ZP.

En ambiente de hecatombe por la crisis inmobiliaria y financiera que se prolongaba más que las anteriores habidas, con niveles de paro insostenible, un sector de la contrucción que ipso facto se hundíó, en una Andalucía que había adquirido mayor peso que la media nacional; acabó esta negativa legislatura donde lo que más resaltó, no fue la oposición de Javier Arenas, sino el inexplicable e inexplicado traspaso de poder de la presidencia de la Junta, de Manuel Chaves a José Antonio Griñán, y la entrada en decadencia de un PSOE-A cada vez más mediocre que encima desde la nueva presidencia se metía en incomprensibles batallas orgánicas de griñaninis contra todo lo que oliera a chavismo.

Ya reinaban las pésimas relaciones entre Griñán y Chaves

Pronto reinaron pésimas relaciones entre Griñán y Chaves.

La acertada operación realizada por Griñán, -no obstante mostrando ya aires de cansancio y agotamiento, independientemente del hostigamiento que le realizaba la jueza Alaya por el escándalo de los ERE-, que hizo separar las elecciones andaluzas del adelanto efectuado por ZP de las elecciones generales que se celebraron el 20N del 2011, no sin cabreo de Rubalcaba, y aunque se presentaba por primera vez ante las urnas tras suceder a su ya ex-amigo, Manuel Chaves, al que más tarde había machacado, permitiría al PSOE-A continuar en el poder.

Las prontas medidas de Rajoy hundieron a Arenas

Las inmediatas medidas de Rajoy hundieron a Arenas: subidas de impuestos, recortes y reforma laboral.

Javier Arenas se creía, una vez más aunque ahora lo tuviera ya firmado, que barrería, electoralmente hablando, en esta cita ante las urnas. Pero, las desvergonzadas medidas que empieza a tomar el Gobierno de Rajoy, subidas de impuestos y reforma laboral, más lo que se amuncia de recortes en contra de todo lo que prometió en su triunfal campaña electoral, “como Dios manda”, hace que el día de las elecciones andaluzas, el nuevo apoyo de votos que había recibido Rajoy desde Andalucía el 20N, se quedase en su casa. Ya no se fiaban de nadie.

Arenas celebrando un triunfo que le sabía a amarga derrota.

Arenas, celebrando un triunfo que le sabía a amarga derrota.

El PSOE aunque se hundía, llegaba a los mismos resultados que el PP consiguiera cuatro años antes, 47 parlamentarios. IU, recogiendo la decepción por las políticas socialistas en materia económica y social del Gobbierno Zapatero, dobló sus parlamentarios, de 6 a 12, y habiendo salido bastante escaldado de sus pasados juegos políticos con el PP, esta vez sí llegó de inmediato a un pacto con el PSOE.

La foto que IU quería que se borrase. "La pinza protagonizada en el periodo 1994-1996 por IU y PP"

La foto que IU quería que se borrase. “La pinza” protagonizada en el periodo 1994-1996 por IU y PP.

IU, quiso aprovechar este momento histórico para limpiar la imagen de lo que había sido la nefasta etapa de la pinza (1994-1996) que le llevó a una larga travesía por el desierto a lo largo de dieciséis años. Las fotos en blanco y negro de Julio Anguita en su luna de miel con José María Aznar, convertida en hiel para su electorado, debían pasar al ostracismo más recóndito, aún a costa de que un comportamiento desleal por parte del PSOE-A, falta de visibilidad de que algo cambiaba o fallos propios, lo pudiera hacer desaparecer como le ocurriera al PA.

Y Javier Arenas, se quedó con 50 escaños, insuficientes, otra vez sin poder gobernar, por lo que volvió a coger otra vez las maletas y con las de Villadiego de nuevo se marchó con destino a Madrid, pero esta vez a Génova.

Arenas dejó con su dedo señalando a Zoido, alcalde de Sevilla, como interino

Arenas dejó con su dedo señalando a Zoido, alcalde de Sevilla, como interino, con el que pronto se pelearía.

Pero, sí, como agravios, barbaridades y desidias del PP-A, figuran los antecedentes expuestos hasta aquí, y que portan los populares andaluces ya como innatos en sus genes para una gran parte del electorado andaluz, también lo ha sido, a añadir, la última senda recorrida para la superación de la larga temporada de orfandad sin líder, así como la solución final dada en su forma y fondo.

Mientras, que durante el largo periodo de tiempo de veinte meses después de la marcha de Javier Arenas ha estado ausente el liderazgo del PP-A, el primer partido andaluz en votos, por inexistente, el reloj político de Andalucía, por el contrario, no ha estado parado.  

El traspaso de poderes de Griñán a Díaz, sin que el PP mojara.

El traspaso de poderes en la Presidencia de la Junta de Griñán a Díaz, con un PP ausente.

Han venido sucediéndose hechos más que notables, también en su Parlamento; debates sobre la lacra del paro y la crisis, la constitución, desarrollo y conclusión de la Comisión de Investigación del caso de los EREs, o la temprana dimisión del presidente de la Junta, que inicialmente fue investido en la presente legislatura autonómica, José Antonio Griñán, así como la elección parlamentaria de su sustituta por primarias sin urnas, Susana Díaz. En tanto, los dirigentes populares han estado distraídos, mirando hacia arriba, a ver cuándo se dejaba caer el vago dedo de Rajoy que procurara el habemus  líder.

Cospedal que desde que explicó el finiquito diferido y simulado a Ba´rcenas, la sombra de Groucho Marx ñe acompaña a todos los sitios

Cospedal, que desde que explicó el finiquito diferido y simulado a Bárcenas, la sombra de Groucho Marx le acompaña a todas partes.

Al final ha resultado que no era tan complicado la designación. En este febrerillo loco del 2013, se presenta en Sevilla, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y sin embargo enemiga de Javier Arenas, señalando fecha para que el Congreso de los populares andaluces elija a su líder: el primer fin de semana de marzo. A la par, comunica que puede haber más de un candidato, y que se respetará el procedimiento democrático para que la militancia decida al que mejor  considere.

Cospedal y Sanz

Cospedal y su frustrado candidato, Sanz

No obstante, Cospedal deja su marca para el sucesor de Arenas, mostrando su preferencia por el alcalde de Tomares, José Luis Sanz, con el visto bueno, sentado a su lado en la comparecencia, de Juan Ignacio Zoido, que desde el abandono de Arenas, lo ha intentado suplir en una Presidencia interina, con tal grado de desatino que siempre lo remataba manifestando que ese puesto no era para él porque quería seguir siendo el alcalde de la capital hispalense.

En este PP, jerarquizado y militarmente disciplinado, donde el pensamiento es un elemento sospechoso y por tanto excluido, o sea: ordeno, mando y tente tieso apretando las filas; de inmediato se entiende que Sanz será el elegido y se inicia la captación de avales y las muestras de adhesiones inquebrantables e inalterables.

Les ha pillado a Zoido y Sanz. con la confeccionada lista en la masa.

Con las manos en la masa, les pilló a Zoido y a Sanz. a contrapié, su confeccionada lista de sucesión a Arenas.

Pero he aquí, que estando el susodicho Mariano Rajoy de viaje en el exterior, y lógicamente de acuerdo a través de su móvil, como también del manos libres pero oculto que emplea Javier Arenas en un despacho de Génova, desde Moncloa sale la maniobra orquestada por Soraya Sáenz de Santamaría para que el bendecido en Andalucía no sea José Luis Sanz, sino Juan Manuel Moreno Bonilla, secretario de Estado con Ana Mato en el Ministerio de los recortes de Sanidad que también incluye en su programa de ejecución la no aplicación de la Ley de Dependencia.

Los dos amores imposibles del secretario de Nuevas Generciones de Sevilla.

Los dos amores imposibles del surrealista secretario de Nuevas Generciones de Sevilla, otro que quiere vivir de la política, que le pilló con el pie cambiado y en pocas horas hizo el ridículo.

La maquinaria aparatil del PP-A, se detiene en su labor de captación de avales para el candidato, a la misma hora que trasciende el nombre de Juanma, para sustituir al aspirante Sanz, y pasan unas escasas pero interminables horas sin saber los de Sevilla del PP a qué atenerse.

Cospedal tragando quina, mientras aplaude con desgana la pirula que le han hecho.

Cospedal tragando quina, mientras aplaude con desgana la pirula que le han hecho.

Cospedal se siente totalmente desautorizada, y el PP de Andalucía Oriental, que incluye a Cádiz, al otro Sanz, Antonio, alentados desde Madrid por Javier Arenas, comienza a mostrarse activo y victorioso frente al sevillanismo centralizador. Moreno Bonilla “Juanma”, se empieza a tirar al ruedo y muestran curiosidad los que en nada lo conocen, a la vez que hace caer los avales ya en poder del clan Zoido/Sanz. El fiasco de sus múltiples copias de CV donde se van desinflando las licenciaturas y los másteres hasta quedarse en nada, abre la veda a mostrar desnudo a otro Nini  metido a político.

Juanma

Moreno Bonilla, el gran estadista

Y es que Juanma no es ningún estadista. Nacido en Barcelona hace 43 años, único varón con dos hermanas de una familia emigrante malagueña, procedente del municipio de Alhaurín el Grande; patria chica, casualmente también, del golpista Antonio Tejedo y del “actual” ex- alcalde, Martín Serón del PP, que ha tenido que dimitir hace escasos meses por una condena judicial debido al mal generalizado de la corrupción urbanística cuando el boom.

Rajoy y Moreno, en las nubes

Rajoy y Moreno, en las nubes

A la familia Moreno le tocó la lotería nacional, la real no la de Carlos Fabra, y retornaron a sus orígenes geográficos para comprar una finca en Villafranco del Guadalhorce, junto al puente de hierro sobre el río Fahala por la que transcurre la carretera que va desde Cártama a Coin. Familia, con dos almas política, Moreno, que es tradicional y conservadora, y Bonilla que son de la no resignación y de izquierda. Así, su primo hermano, Cristóbal Bonilla, ha sido hasta hace poco el portavoz del PSOE en el ayuntamiento de ese Alhaurín, y diputado en el anterior Gobierno de la Diputación de Málaga, que estaba en manos de la coalición, PSOE-IU.

La leyenda del jornalero para tapar miradas y navajas que matan

La leyenda del jornalero para distraer miradas y navajas que matan.

La leyenda de que Juanma, tal vez para desviar la atención a lo que se cuecen entre bastidores en el PP-A y también en los equilibrios de poder de Génova, sede central del PP, es hijo de jornalero no puede ser más inexacta. Su abuelo, por parte de la rama Moreno, fue bien conocido en su entorno como manijero; ”el tío Juan”, le llamaban,  capataz para la contratación, “en condiciones nada fáciles”,  de trabajadores para el campo, jugando, algunos malévolos, con el apellido Moreno para sustituírselo por el de Negrero.

Siempre estuvo desde la Universidad con Elías Bendodo, triunfador con su elección

Siempre estuvo desde la Universidad con Elías Bendodo, presidente del PP de Málaga y triunfador con su elección.

Juanma, entró en la Universidad de Málaga, y no llegó a acabar nada, como la mayoría de los jóvenes de aquella década de los noventa que se “ilustraron” en política con el, “¡váyase, señor González!”, de Aznar, llegando a ser, tras un pequeño paréntesis como concejal del ayuntamiento de Málaga (1995-1997), presidente nacional de “Nuevas Generaciones” del PP (1997-2001), para dedicarse a vivir toda su vida por y para la política.

Moreno Bonilla con Ana Mato, aprendiendo a recortar

Moreno Bonilla con Ana Mato, aprendiendo a recortar, no la patilla que se señala sino la sanidad y la dependencia.

Fue diputado nacional por Málaga, y, cuando no cabía en la lista, Javier Arenas lo mandaba  a la circunscripción de Santander donde hizo buenas migas con el senador Luis Bárcenas, que, siendo oriundo onubense y teniendo su residencia en Madrid, también se presentaba como paracaidista por esa nórdica Cantabria.

Muy mala suerte ha tenido Moreno Bonilla con amistades tan peligrosas como la gürtelana Ana Mato, o el súpergürtelano, Luis Bárcenas.

La mano envenenada que el dúo Zoido/Sanz, le dan a Moreno Bonilla.

La mano envenenada que el dúo Zoido/Sanz, le dan a Moreno Bonilla.

Nunca tuvo Javier Arenas un aprecio muy especial por Moreno Bonilla, hasta que lo ha sentido de pronto en un ataque muy repentino, en la misma proporción exponencial que su desafecto se incrementaba hacia el dúo, Zoido/Sanz. Nunca le perdonará Arenas a Zoido, que el primer acto de desafecto que le hizo, tras ser designado por su dedo, fue, sin consultarle, despedir a todo el personal de la sede del PP-A que precisamente había sido colocado por el sevillano del gaditano pueblo de Olvera. Lo considera un desleal y traidor hacia su persona, y por tanto no podía aceptar que fuera un hombre suyo, José Luis Sanz, el futuro líder del PP-A, y perder por ello la influencia política en su feudo, que es tanto como quedarse en pelota dentro del partido de Rajoy.

Moreno Bonilla con Soraya Sáenz

Moreno Bonilla con Soraya Sáenz Santamaría.

Moreno Bonilla, Juanma, ejercía la secretaría de Estado del ministerio que preside Ana Mato, -adonde llegó tras formar parte de un equipillo que montó Soraya Sáenz de Santamaría en tiempos de oposición a ZP para repartir su trabajo-, desde donde ha adquirido una enorme experiencia en materia de copagos, recortes farmaceúticos, sanitarios, de dependencia…, a la vez que se le han pegado al oído técnicas relacionadas con la privatización de la sanidad pública y la carga que para el erario público significa alargar la vida de los enfermos crónicos o los dependientes. Una “joya” y un peligro para que aplique en Andalucía lo que ha aprendido en Madrid.

Afilando esperan los sevillanos del PP

Afilando esperan los sevillanos del PP

En tanto, las huestes de José Luis Sanz trinan por dentro pero disimulan por fuera a la perfección. Están prestos a sufrir en silencio, pero no paran de afilar navajas para cuando llegue el tiempo preciso del fracaso de Juanma, y por medio atravesar sobre todo a Javier Arenas, al que se la tienen jurado. Al igual que la quina que ha tenido que chuparse María Dolores de Cospedal, que no lo llamó ni para felicitarlo cuando se enteró por la prensa de que era el sucesor de Javier Arenas y que imponía con éxito Javier Arenas. Tampoco ha podido estar más tiempo que el preciso en el Congreso de Sevilla; exactamente lo que duró su mitín a los delegados.

Feijóo, para rematarlo.

Feijóo, para rematarlo.

Esto ha sido, en resumidas cuentas, el recorrido tan “esperanzador” e “ilusionante” para el pueblo andaluz con que se ha presentado y ha dado de sí la derecha en nuestra tierra durante la actual era democrática.

Como para que venga ahora desde la otra esquina del mapa peninsular, el amigo de los narcotraficantes, Alberto Núñez de Feijóo, a decirnos que en Andalucía no habrá democracia hasta tanto no haya alternancia en el Gobierno. Más o menos, que demos el voto gratuito al PP-A y por su cara bonita, y también en base a lo bien que lo está haciendo en España el otro gallego, Mariano Rajoy, a la par que de “positivo” está resultando su mentirosa y desastrosa gestión, y su ejemplo de político corrupto, para Andalucía. Y por lo que promete el sucesor.

Casi dos años, para que el inútil de Rajoy se preste a señalar con su vago dedo al sucesor de Arenas

Casi dos años, para que el inútil de Rajoy se preste a señalar con su vago dedo al sucesor de Arenas.

En un futuro no lejano, el caso de la trayectoria seguida por el PP de Andalucía (PP-A) desde sus orígenes, siendo AP, hasta la actualidad, también a colación de la desastroso gestión del cambio de liderazgo que se ha operado ahora, no nos extraña que aparecerán ambas cuestiones reflejadas en los manuales que se imparten en las Escuelas, Másters de Comunicación y de Política, o en las prácticas de las Facultades de Ciencias Políticas, pero en un apartado anecdótico de curiosidades como fenómeno estrafalario e inédito, más propio de incorporarse a un compendio de humor negro relacionado con una antología del disparate, en versión Groucho Marx, que como una experiencia seria o de rigor que pueda ser extrapolable a otros escenarios partidarios de similares características.

Los que prometen el cambio para Andalucía. Como para salir corriendo

Los que prometen el cambio para Andalucía. Como para salir corriendo

No, señor Feijóo, no ha sido el voto cautivo lo que ha imposibilitado que gobierne el PP en Andalucía. Tampoco que los andaluces estemos encantados con tener diez puntos más de desempleo que la media española, o con corruptelas o corrupciones, amodelos tipo ERE o de facturas falsas, o inmersos en una estructura clientelar donde no se sabe dónde empieza el PSOE y acaba la Junta o viceversa.

El actual líder del PSOE-A `el pobre´, Juanma Moreno, acompañado de Ana Mato, con la que estuvo en Sanidad y con Luis Bárcenas de su misma circunscrpción electoral de Cantabria (2000-2004), luego  por Málaga

El actual líder del PSOE-A `el pobre´ Juanma Moreno, acompañado de Ana Mato, con la que estuvo en Sanidad y con Luis Bárcenas de su misma circunscrpción electoral de Cantabria (2000-2004), luego por Málaga

Lo que ocurre, señor Feijóo, es que, a falta de otra alternativa regeneracionista que hubiera emergido, nuestro olfato, -adquirido a lo largo de una sufrida historia, que viene acumulada desde tiempos incluso más atrás a la democracia-, de prevención ante la derecha, nos ha hecho que el rechazo a todo fenómeno descarada y salvajemente maloliente nos sea innato, y cante escandalosamente cada vez que vamos a una cabina electoral a elegir el voto. Creo además, que después de cómo y en quien el PP-A ha cubierto su crisis de liderazgo, hay más motivos. Han demostrado sobradamente que Andalucía les importa un pepino.

En conclusión, señores Feijóos, a ver sí se enteran de una vez: simplemente es que no deseamos que nos gobierne Guatepeor.

Comienza, con el pie del Curriculum torcido

Comienza, con el pie del Curriculum torcido

Equipo de Bonilla,

Equipo de Moreno Bonilla, “ninis” y paridad. Con la que han líado criticando frontalmente la paridad. Siempre llegando tarde cuando no con involución.

Moreno Bonilla. otro bajo la sospecha G¨rtelana de los sobresueldos em

Moreno Bonilla. otro bajo la sospecha Gürtelana de los sobresueldos en “B”

PD: Tras las elecciones europeas celebradas el 25 de mayo del 2014, el PP mantiene su crisis de alternativa en Andalucía como si tuviera vértigo para efectuarla.

Y es que se confirma que ni a Felipe IV se lo pusieron así en ese bautizo que ha pasado como fatal trago el nuevo líder del PP, Juanma Moreno. No ha dado el nivel y sus apariciones públicas han sido demasiado flojitas como para no ser detectada por el sensible tacto del cuerpo andaluz que lo ha valorado con muy pésima nota.

En este sentido, el PSOE de Andalucía dirigido por Susana Díaz ha logrado un buen resultado  pero porque en esta tierra se ha hundido el PP por sus propias mentiras y prácticas gubernamentales “rajoyanas”.

De este modo, desde las elecciones europeas del 2009 a estas últimas del 2014, los socialistas andaluces han perdido 13,04 puntos (-318.314 votantes), pero es que el PP lo ha hecho también con el 13,76 puntos (-351.000 votantes) Así pues no se ha acortado la distancia entre ambos, aparte de que el voto del bipartidismo, PSOE+PP, ha obtenido una pérdida de 25,90 puntos electorales.

Y sí lo comparamos con las pasadas autonómicas, marzo del 2012, dejando al lado el cante al sol realizado por los barones del PSOE en su visita a Sevilla para endiosar a susana Díaz por los resultados obtenidos para que tras la dimisión en diferido de Rubalcaba, sea la futura secretaria general de los socialistas federales, donde el PSOE-A obtuvo el 39,5% de los votos, se dijo también lo de su suelo electoral, y donde por primera vez ganaban las elecciones andaluzas la fuerza política de la derecha, el PP-A, presidido por Javier Arenas, con un 40,7%, comprobamos sin embargo cómo en estas Europeas, el PSOE-A ya no de Griñán sino de Susana Díaz sigue perdiendo porcentaje de votos, esta vez 4,4 puntos, pero en tanto el PP-A cunde la alarma al derrumbarse en 14,81 puntos.

Lo dicho, conforme el PP más cerca ha estado del poder en Andalucía, al igual que ocurriera en 1996, más se ha hundido posteriormente en ese vértigo fatal que padece para no gobernar nunca esta Comunidad.

Anuncios
Etiquetado:
Posted in: Solo Blog