A POR OTRO MODELO POLÍTICO (22.02.2014)

Posted on febrero 22, 2014

3


Introducción

Ignacio Trillo

En la Portada del diario "EL Público.es" del 21.02.2014.

El artículo en la Portada del diario “EL Público.es” del 21.02.2014.

Este pasado viernes, 21 de febrero, el diario digital, “EL PÚBLICO.ES”, publicaba un artículo -“Otras candidaturas, otra política, otra Europa”- que a constinuación se transcribe y que conjuntamente elaboramos y firmamos el catedrático de la Universidad de Sevilla, Juan Torres López, y el titular de este Blog, .

Esta colaboración con el amigo Juan Torres me ha servido además para sumergirme en el tiempo y hacer historia de nuestra relación, que es tanto como la de una parte no desdeñable de una generación, adentrándome y haciendo un recorrido biográfico común del transcurrir hasta ahora de nuestras vidas.

Juan Torres

Juan Torres

Arranca y tiene su origen, hace ya décadas, cuando ambos nos conocimos estudiando en la Facultad de Económicas de Málaga, por entonces dependiente aún de la Universidad de Granada, en que la lucha cultural y la militancia antifranquista por un profundo cambio en nuestro atrasado país nos unió para la consecución de objetivos análogos, y que el azar en el acontecer ulterior, desde distintas trincheras, a pesar de los tiempos tan cambiantes que nos ha tocado vivir, no ha sido óbice, sino todo lo contrario, para seguir conservando un privilegiado vínculo, las más de la veces siguiendo caminos similares en nuestra evolución de pensamientos.

Ignacio Trillo

Ignacio Trillo.

A ello dedico el artículo que viene aquí al final y que titulo: “VIDAS PARALELAS”

Acompaño monográficamente, con alguna excepción, como ilustración a esta página del Blog, diversas viñetas del siempre brillante, Andrés Rábago García, “El Roto”, que, nos obliga asimismo a cavilar en estos críticos momentos.

El motivo que lo justifica es una amplia muestra de la obra que “El Roto” expone en Málaga, bajo el nombre de “El Apocalipsis”.

Entrada al CAC de Málaga donde expone "El Roto", el día de su inauguración.

Entrada al CAC de Málaga donde expone “El Roto”, el día de su inauguración.

Tiene lugar, en el “Centro de Arte Contemporáneo” (CAC), e incluye 271 creaciones. Está desplegada desde el pasado viernes 14 de febrero hasta su clausura el día 11 de mayo, de cara a poder ser visitada con el ruego de quien tenga posibilidad de acercarse a su mirada, que no deje de hacerlo. Le animo a que lo haga porque bien merece la pena.

Es pues la hora del despertar, como también dice “El Roto”, para ir, como proponemos Juan Torres y yo, siguiendo lo publicado por el diario “Público”, a por:

” `Otras candidaturas, otra política, otra Europa´ (EL PÚBLICO.ES)

Juan Torres López e Ignacio Trillo

El Roto

“Cuando despertamos, la democracia ya no estaba allí!…” (El Roto)

Los partidos políticos españoles actúan, deciden y se financian a espaldas de la ciudadanía. Es fácil comprobar desde fuera que son organizaciones oligárquicas que no respetan las formas democráticas y que su militancia de base apenas puede hacer nada frente a la voluntad de los dirigentes. Ni siquiera los parlamentarios, que se supone que tienen un mandato popular al que someterse, pueden decidir por sí mismos y se limitan a obedecer en silencio a sus jefes de filas. De lo contrario, nunca más irían en las listas electorales, y es de sobra conocido que sus afiliados más críticos terminan casi siempre exterminados.  

¿Os acordáis cuando había horizonte?" "¿Cómo era Papi?" (El Roto)

¿Os acordáis cuando había horizonte?” “¿Cómo era Papi?” (El Roto)

Eso es algo tan visible e indisimulado que la ciudadanía ha terminado por desconfiar de todos los partidos. Y como el entramado institucional de la representatividad política se asienta en ellos, se produce una carencia básica en nuestra sociedad: las personas normales y corrientes no disponemos de cauces de participación no ya atractivos sino mínimamente efectivos. Y para colmo, los propios partidos se han encargado de endurecer las normas que regulan la participación política al margen de ellos, por ejemplo, dificultando al máximo que se puedan presentar a las elecciones o que estén presentes en las instituciones candidaturas, colectivos, movimientos u organizaciones de otro tipo, nacidas de la base, directamente de la ciudadanía. De ahí la conmoción que produjo el 15M, contemplado por los poderes como una auténtica anomalía capaz de hacer que el sistema estallase.

El Roto

“Todo se hacía a mis espaldas” (El Roto)

El resultado de la falta de cauces para participar en la vida política, sí no es a través del filtro de los partidos convencionales, es la desafección de la población hacia todo lo que tiene que ver con la vida pública. O que incluso la viva con asco cuando no puede hacer nada frente a la corrupción y el escándalo que suponen el incumplimiento de las promesas electorales, las imputaciones constantes a dirigentes y cargos de absolutamente todos los grandes partidos, o su connivencia en escándalos como los de las cajas de ahorros que han supuesto un auténtico y vergonzoso robo al patrimonio social. 

El Roto)

“Los jóvenes salieron a la calle y súbitamente todos los partidos enmudecieron…” (El Roto)

Pero a pesar de todo, no han dejado de darse respuestas para acabar con todo ello y la indignación y el rechazo no se han de manifestar solo en negativo sino que aparecen nuevos lenguajes, formas originales de organización y participación y propuestas alternativas para fortalecer la democracia y hacer posible la participación real y efectiva de la gente corriente en la toma de decisiones. Expresiones de democracia directa y de contrapoder nacidos de la base social todavía elementales y embrionarias pero que incluso así están siendo capaces de generar impulsos suficientes como para frenar agresiones y cambiar el curso de los acontecimientos.

"Si no podemos cambiar el horizonte, cambiemos de perspectiva" (El Roto)

“Si no podemos cambiar el horizonte, cambiemos de perspectiva” (El Roto)

Una de las propuestas alternativas que se abre paso es la de organizar elecciones primarias abiertas para que la población pueda pre-elegir a sus representantes. Una propuesta que es lógico que trastorne a los grupos de poder dominantes en los partidos políticos tradicionales pues amenaza con imponer una lógica de representación popular muy diferente a la que desde ellos viene dándose.

Descalificar esta demanda como si simplemente se trata de un tipo superficial de marketing político o, lo que es más absurdo y simplista, como una fuente de desideologización y de pérdida de perfiles políticos es la reacción in extremis de quienes solo ven la política como algo incompatible con lo inesperado, con lo innovador y distinto que efectivamente puede surgir cuando los seres humanos actuamos con libertad y autonomía.

"Hemos detectado votos resistentes a la manipulación" (El Roto)

“Hemos detectado votos ultrarresistentes a la manipulación” “Tranquilo, desarrollaremos tècnicas aún más agresivas” (El Roto)

Y es lógico que esta propuesta se esté planteando ante las cruciales elecciones europeas que se avecinan, cuando tanta gente desea que haya candidaturas de amplio espectro ciudadano capaces de atraer a una amplia mayoría social y no solo a las franjas de población que se identifican con perfiles ideológicos concretos, única forma de vencer y de acabar con el dominio antidemocrático de la derecha.

(El Roto)

“Sin terremotos, somos invisibles” (El Roto)

¿Hay algo más elemental que promover la máxima participación de la gente cuando lo que se quiere es ir hacia grandes mayorías sociales? ¿Y hay otra forma más eficaz de hacerlo que ofreciendo a la mayor cantidad posible de personas que puedan presentarse y presentar sus propias opciones y candidaturas sin necesidad de estar previamente avalados por los aparatos y sin necesidad de pasar por sus filtros oligárquicos, para que así puedan definir ellas mismas quiénes deban ser las personas que opten a ser sus representantes? ¿Hay otro modo mejor de lograr democráticamente que las candidaturas sean el reflejo más fiel de los deseos de los de abajo que luego han de votarlas? ¿Tiene sentido, por el contrario, que candidaturas que se reputan como abiertas y populares a la par que de amplia proyección política estén encabezadas por personas elegidas solo por los aparatos? Si se sigue haciendo lo de siempre ¿no estaríamos moviéndonos en el mismo marco de la vieja forma de hacer política que es lo que la gente desea y sabe que hay que desterrar para que haya democracia real?

(El Roto)

“La gente se está está empezando a hacer preguntas ¡sube el volúmen del miedo! ” (El Roto)

Las primarias abiertas pueden ser, y los han sido allí donde se han celebrado, una forma muy positiva y eficaz de generar movilización y de fomentar el debate y la participación, de abrir los partidos a la sociedad y de hacer que ésta los condicione y les someta a la voluntad y al control popular, es decir, al poder de la gente.

Es verdad, sin embargo, que las primarias no pueden concebirse como un fin en sí mismo y que tendrían una utilidad política reducida si se limitan a ser la única forma de transformar la vida política.

(El Roto)

“¿Quién habla de sueños? ¡Hablemos de despertar! (El Roto)

Las primarias abiertas pueden ser una palanca para la movilización de cientos de miles de personas, que así podrían hacer suyas desde el principio a las candidaturas, que se auto organizarían para trasladarlas a todos los rincones de nuestro país generando un tsunami ciudadano de fiesta ante las urnas que podría llevar a ellas a los millones de electores de personas que necesitamos para cambiar España y Europa. Algo que es imposible sin que de la sociedad surjan los y las más capaces, brillantes, generosos y honestos para trasladar su liderazgo natural en sus entornos sociales o profesionales al resto de la sociedad como candidatos y candidatas.

(El Roto)

“Señores, facilitarle a la gente la vida es populismo, lo ortodoxo es amargársela” (El Roto)

Por eso lo que hay detrás de la demanda de primarias es la necesidad de generar un nuevo tipo de acción política y de representación popular. No se trata solo de elegir previamente a quienes luego van a concurrir a las elecciones en el marco de las diferentes candidaturas. Se trata también y sobre todo de establecer una especie de nuevo contrato de representación basado en el control y en el sometimiento a quien elige, que contemple la rendición obligada de cuentas y la revocación, la máxima transparencia y la renuncia a privilegios para que nunca se secuestre o traicione la voluntad popular expresada en las urnas, ni por aparatos de partidos ni por lobbies económicos o mafiosos.

"Lo siento señores, las conquistas sociales eran solo concesiones temporales" (El Roto)

“Lo siento amiguitos: Las conquistas sociales solo eran concesiones temporales” (El Roto)

No entendemos, por tanto, que ante la proximidad de las elecciones europeas y en la coyuntura en la que estamos, con agresiones constantes, pérdida de derechos esenciales y quebranto inmoral a la calidad de vida de nuestra ciudadanía, se siga siendo tan reacio a llegar a acuerdos que se traduzcan en la mayor identificación posible de la gente normal y corriente con la vida política. La gente está harta de que se imponga el menú dedocráticamente obligado que luego ha de consumir en las elecciones. Entre otras cosas, porque ya ha comprobado lo que eso esconde después.

Democracia real

Democracia real

No entendemos a organizaciones que, manifestando en teoría que quieren más democracia y nuevas formas de hacer política, se opongan a la convocatoria pública de primarias abiertas que permitan el nacimiento de nuevas candidaturas con la participación de millones de ciudadanos para elegir así la mejor lista electoral en donde se encuentren las personas más identificadas con la gente.

Por eso reclamamos generosidad y responsabilidad y llamamos a presionar a las organizaciones políticas para que hagan un esfuerzo definitivo para salir de lo viejo y darle salida al mundo nuevo, no solo en la retórica o en el papel de sus programas electorales sino en la práctica y en los hechos concretos y cotidianos.

(El Roto)

“POR UNA DESIGUALDAD IGUAL PARA TODOS” (El Roto)

Hay que lograr que millones de personas salgan de la frustración, del abstencionismo y la impotencia para que el próximo 25 de mayo llevemos al Parlamento Europeo una mayoría social de progreso con mandato imperativo y revocatorio que muestre que la ciudadanía de uno de los países de la periferia de la UE más afectado, rechaza radicalmente las estafas con las que se está dando respuesta a la crisis para beneficiar solo a quienes la han provocado. Y para que, a partir de ahí, se den nuevos pasos para echar al gobierno de Rajoy que está acabando con los derechos sociales y con la ya de por sí escasa democracia que tenemos.

(El Roto)

“¡A la puta calle!, nos dijeron. Y eso hicimos” (El Roto)

Podemos conseguirlo si lo reclamamos con decisión y si los ciudadanos y ciudadanas de abajo nos organizamos y nos plantamos frente a lo viejo y frente a lo oligárquico y lo convencional. Digámoslo alto y claro: sin primarias no hay voto y sin el voto abierto y masivo la primarias son un engaño. Nuestro voto sólo para quien gane auténticas primarias.

Juan Torres, es catedrático de Economía, y miembro de ATTAC. Ignacio Trillo, es Economista, funcionario, y de FORO ÉTICO.”

El enlace en el diario digital “El Público.es” del artículo: http://blogs.publico.es/dominiopublico/9214/otras-candidaturas-otra-politica-otra-europa/

VIDAS PARALELAS

Ignacio Trillo

el roto

¿De qué sirve aprender matemáticas, sí luego todo son irregularidades” (El Roto)

Una sido una gran satisfacción compartir esta colaboración con Juan Torres López, compañero de estudios, luchas, trabajos y hasta de fatigas, y sin embargo siempre conservando una noble amistad.

Es lo que ha significado nuestra larga relación.

Como dice la canción, “Pedro Navajas”, entonada por Rubén Blades: “la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida”.

Condenados gratamente a que nuestras trayectorias hayan sido paralelas, no forjadas siempre desde la cercanía física sino basadas en la coincidencia a principios y valores a los que nos hemos entregados, quizás obligados por las circunstancias –en lectura orteguiana- que nos ha tocado atravesar en nuestro devenir.

"El arma definitiva"

“El arma definitiva”

Ahora, que tanto se lleva como moda entre la casta política oficial –como en otra época se filmó a familias pudientes poniendo, junto al pavo, a un pobre en la mesa durante la cena de Navidad-, sacar del chaparro genealógico, cuando no inventarse, algún familiar con vestigio de antecedente parental que hubiera sido jornalero o proletario, reivindico, por el contrario, para casos como el nuestro, haber partido de linajes bien distintos a las prontas rupturas ideológicas que operamos en nuestras conciencias, por fundamentos y convicciones asumidos voluntariamente a contracorriente del entorno directo que nos rodeaba.

franco

“España es una patente mia” (El Roto)

Así ha permanecido y se ha ido enriqueciendo, desde nuestra adelantada juventud en la post-adolescencia hasta llegar a la presente estación, basada en el intelecto reflexivo cultural; aprehendida, por tanto, no de genes innatos republicanos o rojeras mamados desde la cuna, sino provenido de la brutal realidad política que hunde sus raíces en la Dictadura a la que nos enfrentamos sin tapujos. Tampoco obligados por necesidades materiales perentorias, sino por cuanto nos circundaba y atormentaba represivamente, agrediéndonos, con las consabidas ausencias de derechos y libertades a las que no estábamos dispuestos a renunciar.

El nuevo lídel del PP-A, Bonilla, no con "amistades peligrosas" (Bárcenas y Mato) sino nieto de jornalero.

El nuevo lídel del PP-A, Bonilla, no habla de “amistades peligrosas” (Bárcenas y Mato) sino de que es, nieto de jornalero.

Inclusive, la citada conducta de moda referida, ha llegado a personarse entre la casta de la derecha. Es el caso, por ejemplo, del nuevo líder del PP-A, Juan Manuel Moreno Bonilla, como muestra esperpéntica de exótico tinte populista, con fondo desclasado, para relleno, asimismo, de una hueca biografía.

En este sentido, incluye en su Ridiculum Vitae, como lo ha calificado el columnista, León Gross, otro dato falso más, a añadir a las titulaciones de las que carecía, atribuyendo a su abuelo la condición laboral de jornalero, y no como el “negrero” y manijero capataz, “Juan”, tal y como fue conocido, por su rastrero comportamiento con trabajadores que estaban a su mando, en su alhaurino natal.

El franquismo

“Las fosas del franquismo” “¡Por Dios! ¡Un juez!” (El Roto)

Juan Torres y el que escribe este prólogo, procedemos sin complejo alguno de familias conservadoras, y contamos con el privilegio que nos permitió, con más o menos preturas, acceder a la Universidad en tiempos imposibles para la igualdad como reales para el horror y la represión.

Fuimos creciendo, pero ya no para reproducir la ideología de dónde veníamos, sino para, -haciendo sufrir implícitamente a nuestras familias que siempre desearon, a su forma, “lo mejor” para sus hijos-, procurar cambiar de raíz la sociedad que nos acogió, rompiendo resignados determinismos refraneros, como, de tal palo, tales astillas; en nuestros casos, combatir hasta hacer caer la Dictadura en la que germinamos para la creación de una sociedad libre, sin clases sociales, al que algún colega cachondo le solía añadir: y sin reuniones ni asambleas, por la cantidad de horas que le echábamos.

(El Roto)

“Los líderes tenían tendencia a sufrir paranoias, creían que la gente les seguía” (El Roto)

Así comenzamos, coincidiendo cuando nos echamos de ver en la Facultad de Económicas de Málaga, en tiempos donde la batalla ideológica contra el franquismo, que iniciaba por la presión de la lucha su decadencia, y por el socialismo era de tal calibre que bastaba la lectura de una contradicción en el seno del pueblo para hacernos estar, por revisionistas o gauchistas, en trincheras colaterales, pero siempre apuntando a la misma dirección.

Con el fin de nuestras licenciaturas, cada uno emprendería su carrera laboral, pero en la fortuna de su transcurrir, volvimos, una y otra vez, a tropezarnos gratamente, siempre evidenciando que seguíamos siendo tal como fuimos, rebeldes contra la injusticia y la desigualdad allí donde se diera, sin renuncios y sin que, la comodidad que significaba la conquista democrática y una cierta calidad de vida conquistada, nos desistiera para continuar haciendo camino hacia la utopía de un mundo donde quedaran plasmados en su globo terráqueo los derechos humanos.

(El Roto)

“¿Pero qué clase de orden económico es ese, que produce desorden social?” (El Roto)

Juan, desde la docencia en la Universidad, y por mi parte haciendo pinitos innovadoras desde la gerencia empresarial en la economía social del sector primario desde donde fuimos descifrando en la práctica las claves del sistema llamado del mercado.

Posteriormente, nuevos reencuentro no programado en nuevas atapas, en la nada fácil construcción de la nueva administración autonómica andaluza de la Junta. Él desde su siempre materia de enseñanza superior, como Secretario General de Universidades, y en mi caso, de Director General en la Consejería de Agricultura y luego en la delegación de la administración medioambiental malacitana.

sostenible(El Roto)

“El desarrollo sostenible de lo insostenible, ¡qué gran programa!”  (El Roto)

Ambos sincrónicos otra vez, sin que nos hubiéramos puesto de acuerdo, pretendiendo vanamente que una nueva economía andaluza se abriera paso desde la sostenibilidad, el conocimiento y las nuevas tecnologías, como motores del crecimiento verosímil y para la cohesión social, frente a los del monográfico ladrillo realmente imperante con inadmisible especulación, asimismo financiera; devorador de valiosos recursos naturales y gérmenes de patógenos virus corruptivos que han venido estallando desde entonces hasta nuestros días.

(El Roto)

“En las basuras de los partidos siempre se encuentra ALGO” (El Roto)

A la par, prestos para combatir la burocracia administrativa interna que comenzábamos a percibir, inflada con nombramientos de la mediocridad partidaria, procedentes, no del mérito, capacidad y la especialización, sino del oportunismo mamario, y con ellos, como hemos conocido posteriormente, la puesta en práctica de chapuceros procedimientos, forzados para recortar senderos de control y fiscalización.

Apostamos, por el contrario, por la modernización e innovación más avanzada y diversificada para la prestación de servicios, desde la administración, a distintos sectores económicos, para, finalmente, ser derrotados en la consecución de objetivos eficaces y con eficiencia, ante el nuevo conservadurismo inmovilista que se instalaba, y que emergía a chorros en el partido gobernante, teniendo, como base, el clientelismo y la improvisación.

El Roto

“¿Te acuerdas de cuándo bailábamos” (El Roto)

Nunca tirando la toalla, sino siempre pretendiendo no torcer el brazo, en los penúltimos esfuerzos, porque nos dimos cuenta de cuál era el principal problema y obstáculo para avanzar, tendentes a la transformación del instrumento orgánico que con su mayoría parlamentaria sustentaba la gobernanza.

Juan, desde sus aledaños, y en mi caso estérilmente desde dentro y por ello sufriendo la persecución directa más atroz, pretendimos cambiar el rumbo del PSOE-A que, asimismo enganchado al becerro de oro de las gruas, caminaba hacia su decadencia con el riesgo de entrada en vía muerta, y que nada bueno presumíamos que reportaría.

El cuadro coyuntural que ofreció Juan en su salud, le hizo apartarse. La decapitación cantada hacia mí, logró proscribirme.

"Todo se tambalea, hacen como que bailan" (El Roto)

“Todo se tambalea, hacen como que bailan” (El Roto)

Fue luego la deriva del zapaterismo de su última etapa, la que nos obligaría a reencontrarnos en vísperas del verano del 2011, en un intento desesperado por nuestra parte de cambiar in extremis la marcha política en la que perversamente marchábamos, así como, de no actuar unitariamente, la que de forma irremediable, más allá, nos depararía, con la previsible llegada de la alternancia ultramontana del PP, por más demagogia que empleara su engañoso marketing electoral, entonces en su intenso despliegue.

Ocurrió esta nueva fortuna en la Universidad de Sevilla. Se trataba de convencer a fuerzas políticas de la izquierda, y a otras que emergían, sobre la situación límite de excepcionalidad que vivíamos y la urgente necesidad de cambiar la forma de hacer política. Lo llevamos va cabo con un discurso en sintonía, muy en línea, con la ciclo génesis explosiva, política y social, que inmediatamente antes había estallado –el 15M-, y extendido partiendo de la Puerta del Sol.

Horario de misas, horario de manifestaciones (El Roto)

Horario de misas, horario de manifestaciones (El Roto)

No tuvimos que ponernos de acuerdo, aunque nos seguíamos por nuestros comentarios, sobre la realidad cotidiana, política y económica, que exponíamos en la Red, para reencontrarnos, esta vez inmersos en ese movimiento del mayo español, –también conocido a nivel internacional como spanish revolution- habiendo contribuido, tiempos antes como otros tantos desde el anonimato, a sembrarlo de argumentos para fusionarnos con él cuando eclosionó por las calles y plazas de Málaga y Sevilla, respectivamente, lugares de nuestros domicilios residenciales.

Tampoco nos hicieron caso, en la referida reunión hispalense con diversas formaciones políticas. Los aparatos y acomodaticios puestos orgánicos o de representación soberana, ocupados por quienes por su insuficiencia no tienen otra opción laboral ni capital en sus vidas, pesaron más, así como la prioridad del “sí wana”, de inquebrantable fidelidad a lo que dijeran sus dirigentes que no estaban por la labor. 

(El Roto)

(El Roto)

En esta última reunión, en la sevillana facultad de Económicas, uno y otro, de nuevo, sin haberlo programado, en nuestras intervenciones, denunciamos, como origen de lo que estaba ocurriendo, las políticas de la Unión Europea y el seguidismo que estaba haciendo el Gobierno del PSOE a las perversas recetas neoliberales, que acabarían, pronosticamos, ensañándose contra nuestras gentes y nuestro país al mismo tiempo que haciendo hundir a la etiqueta de marca socialista.

(El Roto)

“¡Yo no miento! repetía insistentemente, pero el pelo le desteñía…” (El Roto)

Apremiamos a organizar una fuerte resistencia con estructuras plurales, pero unitarias, porque lo que nos vendría posteriormente encima, el PP, no solo sería más de lo mismo, sino, desbocado en su extremo, vendría acompasada además de una barbarie definitiva para un cambio involutivo de sociedad que pusiera fin a las conquistas políticas y sociales alcanzadas.

Clamamos nuevamente en el desierto, aunque sí sirvió para que nuestros contactos hayan sido, desde entonces, y hasta este momento, constantes y estrechos, en aras a favorecer políticamente que lo nuevo, aunque nada fácil esté resultando que surja a corto plazo, pudiera tener feliz parto y así acabáramos enterrando cuanto antes lo que de pestilencia está acaeciendo en nuestra geografía política, social y física, sin que, a la vez, quedase aplastada por “los suyos”  la savia sana que aún perdura en las formaciones políticas existentes, en ese equilibrio obligado de lograr amplias alianzas, y que los dos tan bien conocemos por haber contribuido, vivido y sufrido, a lo que no a todo el mundo biológicamente le ha ocurrido, experimentar esa primera transición incompleta y deficitaria que sucedió sin ruptura a la Dictadura, y que ahora hace aguas por demasiadas partes.

Roto

¡Hay que empujar a la locomotora!” ” ¡Deje, deje nos vamos andando!” (El Roto)

Y esa complacencia de vidas coincidentes, sin buscarla ni forzadamente pretenderla, por quienes no hemos dejado desde la distancia de compartir lenguaje y discurso, nos ha permitido fácilmente plasmar de forma conjuntamente esta colaboración que hemos realizado para la reflexión y la acción, ante el panorama político que nos abrasa, en vísperas de unas elecciones europeas trascendentales, y que lanzamos al ruedo del debate público a la par que para la participación de las gentes, con la garantía de que la decisión más idónea en estos momentos, así como el control de su ejecución, pasa inexorablemente porque sea asumida como propia por nuestra ciudadanía, normal y corriente, que peor lo está pasando, a la que, con el convencimiento de que no vale resignarse, como ha demostrado Gamonal, la Marea Blanca, la Marea Verde o la Violeta de la mujeres contra el sometimiento y la sumisión a la Ley del aborto de Gallardón, nos debemos.

Gracias, amigo Juan, por contribuir a que esa distinguida relación, también basada en la confianza y en continuar compartiendo caminos paralelos, siga perdurando entre nosostros . Un privilegio y un placer.

Anuncios
Posted in: Solo Blog