LOS DIEZ ERRORES QUE CONVULSIONARON A PODEMOS (30.01.2019)

Posted on enero 30, 2019

0


LOS DIEZ ERRORES QUE CONVULSIONARON A PODEMOS

Ignacio Trillo

Pablo Iglesias con sus mellizos en la última bola de fuego que amenaza con hacer arder a Podemos. Fuente: Jorge Arévalo. Diario El Mundo.

La formación política que más expectativas levantó en menos tiempo a lo largo de la historia política y electoral de España. La que recibió por adelantado apoyos y votos antes de experimentar la solidez de su programa y liderazgo. La que respondía a la desesperación de un cuerpo electoral por el gran robo que en sus bolsillos y empleos estaba sufriendo. La que llegó a figurar hace tan solo cuatro años en las encuestas como primera fuerza política con una estimación de voto del 27%. 

31.01.2015. La Manifestación de Podemos en la Puerta del Sol, en tanto sus colas llegaban a la Puerta de Alcalá y a través del Paseo del Prado a Atocha, con cerca de un cuarto de millón de personas. Era el momento dulce, el asalto a los cielos, cuando las encuestas le daban ser la primera fuerza política.

Hoy, por el contrario, languidece sin rumbo, sin timón y con homicidios políticos varios, predispuesta a disolverse de seguir así como el azucarillo.

31 Enero 2014. Salón de Actos de la Sede de la Autoridad Portuaria de Málaga. Presentación de Podemos. Pablo Iglesias, toma la palabra  donde se me quedó grabaja la frase que pronunció: «Esto es el partido de las gentes. Aquí nadie es imprescindible. El día que alguien me diga que sobro, no tardaré un segundo en ponerme al lado». 

En esta dinámica de desatinos, Podemos tal vez se puede dar actualmente con un canto en los dientes si sigue aglutinando la mitad de votos que obtuvo el 26J-2016.

Atraviesa una crisis que, a diferencia de lo que manifiesta una de sus excabezas, Carolina Bescansa, achacándola a cuestiones organicistas (¿?) más bien adquiere tintes dramáticos de carácter existencial.

No representa sorpresa, tiene de antemano un origen y un recorrido pletórico, más allá de fugaces destellos que no son objeto de este artículo, de contradicciones y pifias políticas que sobradamente lo explican. A añadir, los desencuentros afectivos de su penúltima hora, conduciéndole a un final letal si no introduce un volantazo hacia la racionalidad que le evite su actual trayectoria hacia el suicidio.

No pretendo aquí hurgar en las heridas sino lanzar una serie de reflexiones a sus miembros. Por cierto nada novedosas ya que fui advirtiéndolas en cada momento y así lo vuelvo a recordar para los que deseen releerlas en los títulos que como Anexo figura a pie de este artículo. Respuestas a gruesos errores que iban cometiendo para que administrasen los remedios oportunos, cosa que no han hecho hasta el día de hoy, previniendo antes de que el invento comenzara a saltar por los aires.

Procedo a repasarlas, sintetizándolas en lo posible:

15.05.2011. El 15-M que insufló a que Podemos saliera dos años y medio después al escenario político. Hoy podemos afirmar que no ha sido lo mismo.

1º.- Podemos dijo nacer del 15M,  de aquel espontáneo movimiento generacional de regeneración y frescura que inundó calles y plazas, denunciando, yendo a la raíz, los males que aquejaban al sistema corrupto y en bancarrota que gobernaba el mundo y aparecía agotado. 

Una crisis entonces de tal envergadura que hasta un personaje tan poco sospechoso de ser antisistema, como Sarkozy, en aquellos momentos de nebulosa salida a esa crisis, instó ir hacia: «un nuevo orden social mundial» con «la refundación de un capitalismo regulado».

Por el contrario, Podemos nació de un grupo de profesores que con lectura que hoy tenemos de ellos no deben gozar de gran categoría intelectual, que desde la torre de marfil en que se hallaban enclaustrados, aprovechó las condiciones objetivas que abrió el 15M para poner en marcha su fórmula mágica extraída de su laboratorio de ensayo, contradiciendo en su praxis política y organizativa desplegadas el espíritu y la letra de aquel Movimiento de indignación.

Lo capitalizó a la vez que lo encorsetó en un modelo político basado en patrones obsoletos, procedentes de un mix, entre una izquierda trasnochada que había quedado enterrada en el pasado, yaciendo felizmente en paz descanse en el baúl de los recuerdos del siglo pasado, y otra populista, producto de experiencias mal aprendidas o del conocimiento teórico que en el campo del asesoramiento habían prestado a unos desastrosos gestores latinoamericanos, imposible de ser importada a la Europa del siglo XXI.

17.10.2015. Jordi Évole con Pablo Iglesias y Albert Rivera previo al primer debate preelectoral del 20-D2015. Pareciera que hace siglos, pero solo fue hace tres años y tres meses.

2.- Bien pronto, Podemos, juiciosos sus líderes en sus subconscientes de sus limitaciones y lagunas, sintió vértigo al poder, y, del asalto a los cielos, pasó a titubeantes declaraciones protagonizadas por algunos dirigentes ya en vísperas electorales del 20D-2015, quizás temerosos de obtener un óptimo resultado en las urnas que no supieran oficiar, pretendiéndo pinchar ellos mismos sus propias expectativas de victoria. Léase las declaraciones de aquel tiempo, 14 de octubre 2015, por ejemplo, de Carolina Bescansa, afirmando que no estaban “en condiciones de ganar” las generales.

Albert Rivera, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, una nueva generación que relevaba a la clase política del pasado pero que fue incapaz de llegar a un compromiso histórico para gobernar tras el 20D. ¡Cuántas cosas habrían cambiado desde entonces y cuántos sufrimientos nos hubiéramos ahorrados!

3.- Transcurrida la cita con las urnas generales del 20D-2015, su máximo dirigente sin encomendarse a dios ni al diablo, tampoco a consulta alguna, menos a sus inscritos, sacó pecho ante los resultados obtenidos y lanzó un discurso, distinto al originario, de añejas esencias: clase contra clase, o empoderamiento para su formación de la verdad más absoluta. En, otro paz y descanse, quedaba ahora enterrado el discurso transversal predicado, el de los de abajo contra los de arriba, sonando aquel nuevo run run a algo muy rancio y hasta «anguitiano».

4.- También pasado aquel 20D, ante el poder institucional conseguido, era la hora de hacer política, mostrar cintura para la negociación, buen hacer y poner a la luz conceptos tan elementales pero diferenciados como son táctica y estrategia. Pero no se supo manejar.

A la par, demostrar ante el cuerpo electoral que poner fin al bipartidismo no significaba en absoluto la entrada en una era de incertidumbres sobre la gobernabilidad, sino pluralismo sano y eficiente, tendente, aparte de echar a los corruptos de la Moncloa, a la solución de los problemas de las gentes; que ahí radicaba el voto útil conseguido. Tampoco se llevó al efecto.

A la inversa, no se supo leer el mensaje de las urnas y surgió el todopoderoso híperliderazgo egocéntrico y soberbio en la formación morada para repartir ostias por doquier. Estopas contra la formación naranja que también había surgido, acabando con el buen rollo de aquel programa televisivo preelectoral de Jordi Évole sobre los puntos en común que eran posible compartir para la urgente regeneración de la política.

22.01.2016. La esperpéntica rueda de prensa donde Pablo Iglesias se ofrece de vicepresidente y presenta su equipo para un Gobierno de coalición con el PSOE e IU, que además no sumaba mayoría. Hacía esta puesta en escena tras ser recibido por el Rey Felipe VI y sin haberlo hablado con Pedro Sánchez el mismo día que Mariano Rajoy había desistido intentar formarlo. Iglesias en esa misma rueda de prensa entre los condicionantes incluyó “la asunción de la plurinacionalidad y nuevos encajes constitucionales para construir un futuro de convivencia”, lo que suponeía permitir referendos de independencia en las comunidades autónomas, así como la renegociación de la deuda pública exterior,  y el déficit público con la UE. Pedro Sánchez hasta pasados once días después que se inició la segunda ronda con el monarca no pudo presentar su condición de candidato a la investidura. 

En ese afán de marcar espacio, acentuar las diferencias, señalar quién estaba en poder de la verdad y quiénes eran los vendidos al Ibex-35, a la vez que torpedeaba la iniciativa futura de Pedro Sánchez para la conformación de Gobierno en aquella esperpéntica rueda de prensa de vicepresidente in pectore para tomar el empoderamiento teórico de los poderes del Estado: los servicios de inteligencia, la televisión pública y el BOE.

Optaba en la preferencia per se por la superestructura y no por las políticas sociales y de cambio de modelo en las relaciones laborales y en el modo de producción, como indecente exposición desnuda de su ambición personal.

Formaba parte del juego de trono en el nuevo estilo de hacer política, se dijo.

04.03.2016. Pablo Iglesias desde su escaño en la investidura de Pedro Sánchez a la que iba a decirle no, arrojándole la cal viva ante el gesto estupefecto de Íñigo Errejón.

5.- El siguiente paso, en ese aislamiento político a que conducía esa actitud mesiánica a la vez que sectaria, suicida además para el conjunto de la izquierda, consistió en echar cal viva a su aliado estratégico, el PSOE, sin querer ver la debilidad interna que entre los socialistas iba quedando el liderazgo de Pedro Sánchez, ante la ofensiva en su contra de baronías y veteranías, partidarias de la «Gran Coalición», modelo alemán entonces en boga en la socialdemocracia europea.

Así continuó el líder de Podemos para denostar frontalmente el acuerdo firmado por el PSOE con Ciudadanos.

En este momento, Podemos, si en vez de apostar por un voto en contra a la investidura de Sánchez se hubiera encaminado a una abstención, al que le hubieran seguido los independentistas y nacionalistas, se hubiera ubicado en condiciones privilegiadas en el tablero político para seguir aprendiendo y acumulando fuerzas. Posición ambivalente como aliado del poder en materia de regeneración, y de radicalidad antagónica en materia de política económica y social, sin el desgaste que significa la gobernanza en la época de crisis que proseguía. Igualmente, podía haber sido vendedor de haber echado de la Moncloa a los corruptos encabezado por el sobreseado Mariano Rajoy –«Luis, sé fuerte, hacemos lo que podemos»– con sus cuarenta ladrones.

En cambio, optó por su programa maximalista, llamando traidores a quienes no asumieran sus propuestas estratégicas y pactaran con él, conduciendo esa dinámica de broncas a unas nuevas elecciones donde corría el riesgo de la recuperación de la derecha a la vez que al inicio de un período destructivo para las fuerzas del cambio, que podría incluso afectar en un futuro no tan lejano a la propia formación morada, tal como ocurrió.

10.05.2016. Acuerdo de Podemos con IU, para emprender unidos el «sorpasso» al PSOE. Un Pedro Sánchez, debilitado por su fallida investidura y atosigado por la ofensiva interna de barones y veteranos, se desprendió de inmediato de sus acuerdos con Ciudadanos para resituar su estrategia ante el desafío que le venía por su izquierda, en tanto Albert Rivera comenzaba a hurgar en el voto PP que huia de su pestosa corrupción, girando a la derecha.

6.- En consecuencia, viéndose irremediable la convocatoria de nuevas elecciones, Pablo Iglesias pasó al discurso del «sorpasso» al PSOE, entrando en coalición con una mortecina IU, liquidando definitivamente cualquier atisbo de retorno al discurso transversal.

En esta línea, desarrolló una campaña electoral furibunda contra los socialistas al objeto de apropiarse de una parte de sus votantes, en vez de agrandar el espacio electoral de progreso, con los resultados conocidos de su fracaso y con ello del conjunto de la izquierda en esas urnas del 26J-2016.

Podemos no logró sobrepasar al PSOE, sino todo lo contrario, retrocedió. Al haber liquidado su discurso originario, cambió la composición interna de sus votantes y no logró con nuevos electores socialistas, como pretendió, retener tan siquiera, cuantitativamente hablando, la suma de sus votos con los de IU conseguidos siete meses antes. El experimento de mezclar churras con merinas resultó negativo.

No hubo autocrítica ni cambio de rumbo y se cerró cualquier posibilidad de debate con la peregrina justificación de que a los de Unidos-Podemos les dio miedo votar por Unidos-Podemos, a la vez que se advertía que no se estaba dispuesto a soportar ninguna crítica interna al respecto.

Nivelazo de democracia participativa.

26.06.2016. La cúpula de Unidos-Podemos en la fúnebre noche electoral de las caras largas por los malos resultados obtenidos. La mezcla de Podemos con IU no había servido para el «sorpasso». El líder Iglesias achacaría esos pésimos resultados a que los militantes y simpatizantes de ambas formaciones habían sentido miedo a votarles. Dos días después ante las críticas internas que se desarrollan ante estos pésimos resultados, la dirección de la formación morada hizo la declaración de no admitirlas, avisando que se acallarían y castigaían, cortándose de raíz. Remató, el número dos, Pablo Echenique, que lanzó a su vez esta advertencia: “Para que crezca el amor no solo hay que regarlo sino también extirpar las malas hierbas”. El jardín de espinas seguía creciendo en Podemos, así como sus fugas.

En esa coyuntura, las baronías del PSOE sin escrúpulos se lanzaron al degüello de Pedro Sánchez. Ciudadanos además emprendió fugaz huida sin ambigüedad alguna y hasta ahora sin retorno, tampoco se le espera, al campo de la derecha dura, y Mariano Rajoy, en ese ambiente enrarecido, de impotencia y de volatización de las fuerzas del cambio, salió fortalecido con la renovación finalmente de su mandato una vez defenestrado Pedro Sánchez.

Quedó claro que del 20-D al 26-J y de ahí al día de la investidura de Rajoy, se hicieron para el campo progresista tantos rotos como descosidos.

7.- Por otro lado, en toda esa nueva etapa institucional de oportunidades que se le abrió a Podemos tras el 20-D, tampoco consolidó sino, todo lo contrario, abandonó a sus inicios las incipientes estructuras organizativas que tras su reciente constitución surgieron como hongos de la noche a la mañana con enorme desarrollo e ilusión, bajo la fórmula, aunque indefinida y sin contenidos claros, de círculos. Con ello, derrochó el enorme peso cuantitativo que se extendió por los cuatro puntos cardinales y los sitios más recónditos de una España individualista, no proclive a haberse vertebrado antes de tal forma y en tan poco tiempo para compartir de forma activa y masiva un proyecto en común tomado como propio.

Este caudal de recursos humanos, y de reinserción en el tejido asociado, se dejó morir a su aire, renunciando por tanto a ganar la hegemonía en la sociedad civil, hecho que le va a resultar fatal, como comprobamos al día de hoy, dilapidando el  capital más importante que como nuevo fenómeno sociológico había significado su irrupción e implantación en barrios, pueblos y ciudades. El partido de masas de las gentes se tiraba por la borda.

10.10.2015. Entrevista de Juan Carlos Monedero a Pablo Iglesias en la Sexta Noche de Iñaki López donde, entre otros temas, de pasada se habló con cierta frivolidad de los Círculos de Podemos. Monedero había dimitido de la dirección de Podemos seis meses antes, en concreto el 30 de abril, en desacuerdo con el posicionamiento de Iglesias en relación con las elecciones municipales y autonómicas. Asimismo, Monedero venía ya muy tocado desde comienzo de ese año, cuando salió, a la luz sus cuentas con Hacienda, que el 29 de enero de ese mismo año había tenido que proceder a una regularización con las arcas públicas por importe de 200.000 euros correspondiente al IRPF del 2013, a consecuencia de los ingresos recibidos, por importe de 425.150 euros, facturado a través de su productora a los Gobiernos de Bolivia, Nicaragua, Venezuela y Ecuador, y que había declarado como impuesto de Sociedades por serle más favorable ya que así abonaba, 70.000 euros.

Demoledora a la vez que clarificadora de cuanto aquí se expresa fue la imagen que aún retengo de aquel tiempo transcurrido. Sucedió en el programa de la `Sexta Noche´ de Iñaki López, Fue en un ambiente de colegueo en que transcurrió una entrevista de Juan Carlos Monedero -ya dimitido de su cargo en la dirección de Podemos y tras haber acontecido su affaire con Hacienda- con Pablo Iglesias, exultante de que esa baja que acaeció meses atrás en la dirección de la formación morada no hubiese significado crisis alguna, continuando las relaciones afectivas intactas entre ambos.

En este escenario ante las cámaras, hubo un momento de la entrevista en que el líder Iglesias se dirigió al cesante Monedero y le propuso que ahora que contaba con tiempo se dedicase a dar charlas en los círculos para tenerlos entretenidos y tensionarlos de cara a las elecciones generales que se aproximaban. Era el concepto del papel a jugar por una organización, nada importante sino tal vez hasta tedioso como para tenerlos ocupados. Tremendo error, pensé para mis adentros.

El incipiente poder institucional lo absorbía todo, así como las estériles batallas internas que empezaban a librarse; o sea, nada diferente a la vieja política. En el PCE-PSUC, también sucedió, así como posteriormente en el PSOE, y volvía a repetirse en el Podemos de nuestros días. No se aprendía. El arma más poderosa de la izquierda para penetrar y sumergirse en la sociedad, para formarla, para tomar de ella cuanto le preocupase para hacer política y ofrecer soluciones, quedaba una vez más desmantelada.

8.- En ese transitar, ya de desvaríos claros de Podemos, dos conceptos, terriblemente demoledores y liquidacionistas para la izquierda, adquirieron un primer plano en la formación morada como renovadas señas de identidad, llevando a difuminar los derechos sociales y la transformación del sistema para acabar con las injusticias y las desigualdades, leitmotiv de su nacimiento. Me refiero al derecho a decidir, y al Régimen del 78 como causa de los males que perduraban.

19.09.2017. Podemos en las puertas del Congreso de Diputados pidiendo más democracia y menos represión al Estado de Derecho, esforzándose en aparecer lo más afín posible al nacionalismo y al independentismo supremacista e insolidario y callando las embestidas que como las del 6 y 7 de ese mismo mes de septiembre habían escenificado en su ruptura con el orden constitucional y autonómico los parlamentarios secesionistas catalanes, imponiendo con procedimientos nada democráticos de respeto a la oposición y al debate, como bien puso al descubierto con ardor su aliado, Joan Coscubiela, la ley para el Referéndum de autodeterminación y de Desconexión con España. Imagen tomada a escasos días del fatídico 1 de octubre, ignorando entonces las consecuencias que para la misma formación morada le iba a significar, en grandes sectores del electorado de la izquierda, en Cataluña como en el resto de España, semejante posicionamiento, pleno de despropósitos.

El discurso de Podemos se puso, no de perfil sino aparentando no molestar o situarse al filo del fenómeno más reaccionario que ha sucedido en nuestro país en la actual era democrática, y además sin salida: el independentismo catalán.

Se trataba de no posicionarse claramente en su contra, sino en calculada ambigüedad y sin molestar a los secesionistas.

No combatían sino todo lo contrario, el camino emprendido por el sector corrupto de la representación política de la burguesía supremacista catalana, aliada con la pequeña burguesía populista y xenófoba, hacia el secesionismo –

«España nos roba, no sus corruptos», decían los independentistas, emprendiendo una senda alocada con destino a ninguna parte, excepto a tapar sus vergüenzas pestilentes y a resucitar y soliviantar en el resto del Estado el eslogan –«España se rompe, a por ellos»– procedente de los restos del fascismo y del autoritarismo españolista prehistórico que se creía enterrado y que conecta, hoy ya es una realidad, con la ola ultra que asola la humanidad del Planeta,

Sin embargo, Podemos lo contempló el episodio separatista como oportunidad para sus fines. Que santa Lucía le preserve la vista, pensé cuando lo observaba.

Asimismo, con el boomerang correspondiente que en su traslación interna le supuso ese derecho a decidir, sucediéndose en su seno grandes conflictos territoriales en ese conglomerado de fuerzas centrífugas que, empezando por Podem de Catalunya que dirigió Dante Fachinal, al que paradójicamente se le negó ese derecho, fueron conformando las cúpulas territoriales de Podemos, ahora ya sin tropa detrás, en su frágil galimatías confederada de atomizadas mareas terrestres.

18.10.2017. La bancada de Unidos Podemos en el Congreso de Diputados pidiendo la libertad de los líderes secesionistas de ANC y Òmnium, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, detenidos e imputados por la Audiencia Nacional, muy en la línea pancartera del diputado independentista de ERC, Gabriel Rufián, y encima haciendo silencio sobre la declaración, ocho días antes realizada por Puigdemont, el fugado, unilateral de la independencia de Cataluña. De aquellos barros, los lodos que desde entonces viene sufriendo la formación morada, con la fuga de votos de izquierda, primero a Comùns de Catalunya, que llevó a la desaparición política de su líder, Xavier Domenech, y catorce meses después a Adelante Andalucía donde además irrumpe fuertemente VOX en su Parlamento. 

En este sinsentido, ocurrieron dos elecciones autonómicas en el espacio catalán en corto espacio de tiempo y en esa ocultación del conflicto, derecha-izquierda, ó, recortes-Estado del Bienestar, al que contribuyó objetivamente Podemos, el voto de la mayoría de los trabajadores de los cinturones industriales, huérfano de representación política, mudó de sitio y en su autodefensa, además a sabiendas no engañado, votó a un partido de derecha y neoliberal como lo significa Ciudadanos. Igualmente, se ha reflejado, aunque en menor cuantía, este mismo fenómeno en las recientes elecciones andaluzas en el voto perdido o que se ha abstenido de ir a la izquierda, incluida Adelante Andalucía.

Otro de la foto de Vistalegre que ya no saldrá en la foto de la dirección de Podemos ni en esa formación. El dirigente de Podem de Catalunya, Albano-Dante Fachin, que se creyó lo del derecho de decidir, votó el 1 de octubre, y Pablo Iglesias ese mismo mes lo puso en la calle, aunque acabó él rompiendo el carnet morado, con gran parte de la organización catalana. La bicha de la atomización en esa dinámica autodeterminadora proseguía en Podemos.

Parece mentira que este núcleo de profesores de ciencias políticas y de la sociología insurreccional, fundadores de Podemos, tan curtida en asaltar palacios de inviernos o los cielos en vida, conocedor al milímetro de la Sierra Maestra cubana, de las proezas guevaristas, vietnamitas, troskistas o leninistas, mezcladas todas ellas en su coctelera, por el contrario fuera tan dejado en el estudio de la compleja conformación de la España en la edad Moderna, de la historia del siglo XIX, de la fallida revolución burguesa, de la experiencia cantonalista de la Iª República, o de la cuestión catalana bajo la IIª República; que dieron al traste la consolidación del sistema democrático y de regeneración modernizadora que se anheló para acabar con el retraso que acumulábamos. Tampoco de los fueros o de los privilegios estamentales, origen de los fenómenos nacionalistas y étnicos de nuestros días.

La Carta Magna de los que vanagloriándose de la Memoria Histórica parece que carecen de memoria histórica, al llamar al periodo democrático que puso fin a la dictadura del Régimen del genocida francisco Franco, el Régimen del 78. 

De igual manera, su no dedicación al estudio de lo que fue aquella Transición de la Dictadura a la democracia con enormes costos para los antifranquistas, con una capacidad de inteligencia negociadora impensale hoy día con lo que nos sucede a diario, en una correlación de fuerzas de lo más desfavorable, denostada hoy por una revisionismo ahistórico que, en la lectura más tramposa que lleva a cabo deja a la derecha aznariana, que precisamente no votó la Carta Magna, aparentando haber sido el artífice de esa otra gran bandera que representó el marco jurídico que se dotó nuestro país, resurgido tras la larga, siniestra y sangrienta noche de la Dictadura.

16.05.2018. Una decisión personal, la cualquier ciudadano, esté o no dedicado a la política, de comprarse una casa en el lugar que desee y pueda pagarlo, convertido por el contrario por mor de su hiperlíder en seña de identidad  de la formación morada, donde se llegó en sede parlamentaria de tachar casta entre otros al exministro De Guindos por comparse un ático por 600.000 euros, en tanto, poniéndose de ejemplo y comparándose con el expresidente de Uruguay, José Mújica, se vanagloriaba de vivir en un modesto piso de Vallecas a la vez que por andar tan ligerito por la vida al no depender de la hipoteca de una banca usurera. Así, hasta tener que acabar, estallado el escándalo por su propia contradicción entre lo dicho y lo hecho, ante su adquisición de 268 m2 de techo, 2000 m2 de parcela, tasado en 660.000 euros, con el préstamo financiero correspondiente, convocando, para más inri, ni más ni menos que un referéndum entre sus inscritos de cara a que con su cómplice acuerdo le amnistiaran ante sus adversarios políticos, o si no se retiraba a sus cuatro paredes y exteriores de Galapagar ¿Y quién lo pagaría entonces? Típico del que va metiéndose de charco en charco. y con ello deteriorando aceleradamente y haciendo de que se mofen de una marca Podemos que tanto tiempo lleva ya sin hablar de casta ni de los de abajo contra los de arriba por no llegar a saber dónde se ubican actualmente algunos de sus máximos dirigentes tras sus saltos a las alturas de ciertos cielos inmobiliarios.

chaletdepabloiglesiasgarita

La vigilancia fija y móvil de la Guardia Civil a que obliga las veinticuatra horas la casa de los Iglesias-Montero por razones de seguridad

9.- Y por si el discurso y la coherencia de Podemos había que cargárselo aún más, el que se vanaglorió, restregándoselo en la cara a todo dios, de vivir en un pisito modesto en Vallecas, descalificando como pertenecientes a la casta a los que habitaban en casas de urbanizaciones de la periferia, aislándose hasta de sus residentes del entorno, que no utilizaban ni el transporte público para no tener que rozarse con nadie ni contactar con la realidad, que se endeudaban para ser a lo largo de sus vidas unos títeres dependientes de los abusos del poder financiero, acompasadas de otras demagogias baratas, va y emprende con su compañera diputada camino de Galapagar, endeudándose hasta las cejas y hasta revalorizando las plusvalías de los inmuebles de su alrededor, al gozar el día de hoy, tanto de una seguridad envidiable, la Guardia Civil desplegada en garitas instaladas para su protección, como de unos servicios públicos que funcionan eficazmente, impensables meses atrás en la misma zona.

20.08.2012. 1:42 pm. El tuit que empleó Pablo Iglesias cuando De Guindos en agosto del 2012 compró un ático por precio inferior del que ahora le cuesta la casa a la pareja formada con la también diputada de Podemos, Irene Montero.

Y para más inri, somete a referéndum de los sufridos inscritos de Podemos su derecho a decidir esa forma de vida personal, de cara a amnistiarlo ante sus adversarios políticos que lógicamente no le perdonan, empezando por la burla de los Voxeros en sus escraches para que acojan en su nuevo hogar a los emigrantes sin papeles.

Enero 2019. En medio de tensiones entre Íñigo Errejón y otros miembros de Podemos Madrid y los aliados de IU para la confección de la lista autonómica de cara a las elecciones del próximo mes de mayo, el cabeza de cartel, en su libre decisión y cargándose las formas procedimentales en la formación morada, da el paso de refugiarse detrás de Manuela Carmena, especialista en pararle los pies a Iglesias a la hora de no aceptar que le imponga la lista municipal, apareciendo ahora ambos como cartel electoral bajo la marca «Más Madrid»; ella para la alcaldía y él para la Comunidad. Este movimiento de ficha ha hecho saltar la enésima crisis en Podemos, que ha obligado a Errejón ante la embestida de la cúpula de Podemos a dejar el escaño en el Congreso de Diputados y donde el lenguaje de navajeos y acusaciones de traición, de situarse fuera de Podemos, ha sido televisado en directo, a lo que le ha seguido la marcha de Ramón Espinar, lo que lleva a que a pesar de que las aguas vuelvan a sus cauces, el desencuentro, el agravio y el me lo pagarás en un futuro, estés más presentes que nunca en Podemos.

10.- Por último, en un momento que debía resultarle dulce a Podemos por su contribución decisiva de haber llevado a Pedro Sánchez a la Moncloa, obteniendo el perdón de uno de sus pecados graves como fue no haberlo investido dos años antes, surge el último conflicto entre el gran timonel de Podemos con su segundo de otrora, Íñigo Errejón, al reforzarse este último, con el propósito de hallar refugio y amparo ante la amenaza de que «vienen los míos» a hacerme la lista, su alianza no con Satanás sino con su socia de siempre, Manuela Carmena; una profesional en hacer frente a las injerencias de la cúpula de Podemos en su gestión y ahora en la confección de sus futuros ediles.

Operación realizada por el madrileño candidato a la desesperada y saltándose todas las normas procedimentales existentes en la formación morada.

Un Errejón que a la vez ha leído y tomado nota de lo acontecido a nivel electoral con Adelante Andalucía y con la izquierda sureña en su globalidad, que se abraza a la alcaldesa de Madrid antes de tenerse que poner morado comulgando con ruedas de molino o tenerse que marchar a su casa para ser sustituido por Ramón Espinar, que a la vez, frustradas sus expectativas, es el que se acaba yéndose a su casa que tampoco es ya de VPO.

Y lo hace Errejón sin avisar para que no le revienten la decisión, según manifiesta; declaración que pone más al descubierto que la situación en Podemos hoy en día es asfixiante, sin posibilidad de debate político alguno, que le incapacita para seguir en la dirección transformadora que auspicia y con la misma dirección en su cúpula.

Febrero del 2015. Congreso Vistalegre I. Solo queda en la dirección estatal, Pablo Iglesias, de aquel núcleo de mando que salió en dicho cónclave y que estaba constituido por: Luis Alegre, Carolina Bescansa, Juan Carlos Monedero, Tania González e Íñigo Errejón.

Y por medio, otra vez el malogrado Monedero, fiscalmente hablando, de emboscada excursión desde su torreta, disparando a quien ose apartarse de la ortodoxia que fija él mismo, la misma que desea que fije el gran líder. Hoy contra el traidor Íñigo, por cierto tampoco virgen con lo que ha venido sucediéndose, como ayer contra la renegada Bescansa, antier contra la revisionista Teresa Rodríguez, tras antes de ayer contra el apóstata Luis Alegre, la desleal Tania González… obviando por razones de espacio la interminable lista de extintos exdirigentes territoriales ya finiquitados en vida.

Concluyendo: a grandes males, grandes remedios, dice el rico refranero castellano. Comprobada que en la dirección de Podemos cunde la desconfianza, la percepción de estar dedicados de forma estéril a vigilarse entre ellos de constantes apuñalamientos por la espalda en el momento más imprevisto, donde ya nadie se fía ni del de al lado, donde está instalada el sectarismo o la purga estaliniana, ¿está capacitada esta formación para acabar con esa dinámica infernal de cara a ir a una refundación donde desaparezcan los actores del conflicto y se empiece a recuperar, por la solvencia y madurez de sus relevos, la ilusión que un día infundió su más que necesario nacimiento?

¿Ha llegado la hora del harakiri de Pablo Iglesias ante el silencio de quienes le rodean y no se atreven por el temor que infunde decírselo ante la reacción que puede desencadenar, o rectificará el líder como nos tiene acostumbrado, único superviviente, aunque no lo reconozca hasta que acontezca la siguiente crisis?

Si no es así, deberían apagar y cerrar el chiringuito, apartándose del mundanal ruido que nos devasta para no quemar más a la izquierda con el esperpéntico culebrón que están proporcionando, de cara a abrir paso para cubrir urgentemente su vacío porque lo que está viniendo por la otra parte de la ultra esfera política es de aúpa y su desinfle representaría un drama para la izquierda ya su cultura y su génesis generacional hace que sus gran parte de sus votantes no muten fácimente hacia otras opciones de progreso.

Sería tanto para no perder ni un segundo más de tiempo con enfermizos cuernos infantiles para hacer frente a las envalentonadas derechas, desde la sociedad civil y desde la representación política que afortunadamente se sigue gozando, con políticas y con la pedagogía necesaria hacia una ciudadanía que por el fracaso del sistema educativo implantado y modificado durante la democracia acumula enormes déficits en conocimientos históricos, valores solidarios y de rearme para una convivencia en paz, igualdad, justicia y cohesionada a nivel social.

OTRAS ENTRADAS DE ESTE BLOG RELACIONADAS CON PODEMOS:

28.09.2018.- A COLACIÓN DE LA CANDIDATA PARLAMENTARIA CUNERA, TERESA RODRÍGUEZ:   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2018/09/28/35814/

20.05.2018.- A PABLO IGLESIAS E IRENE MONTERO:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2018/05/20/34981/

26.05.2017.- EL TRIUNFO DE SÁNCHEZ Y EL DESPLOME DE LA MOCIÓN DE IGLESIAS:   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/05/26/31781/

04.07.2016.- ¿TEMEN LOS DE UNIDOS-PODEMOS VOTAR A U-P?:   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/07/04/29039/

09.04.2016.- EL HARAKIRI DE PODEMOS:   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/04/09/28575/

24.03.2016.- ¿ADÓNDE VA PODEMOS?:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/03/24/28297/

27.10.2015.- SI SE PUEDE INVERTIR EL PRESENTE:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2015/10/26/26820/

06.02.2014.- ¿PODRÁ “PODEMOS”?:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2014/02/06/21116/

22.02.2014.- A POR OTRO MODELO POLÍTICO:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2014/02/22/21464/

19.06.2014.-  CRISIS ATROZ E INDIGNACIÓN. RESULTADOS Y VALORACIONES DE LAS ELECCIONES EUROPEAS:   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2014/06/19/23264/

02.02.2015.- 31 DE ENERO, ¿PODEMOS SOÑAR CON ESPERANZA?  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2015/02/02/25022/

Posted in: Solo Blog