LA CAÍDA DE LA MITOLOGÍA EX-IMPERIAL (de “Mis Apuntes” en Facebook, 19.07.2011)

Posted on julio 26, 2011

0


Ya ni quedan mitos para la referencia. Ni el de seguridad en la propia metrópolis de la Gran Bretaña ex-imperial, certificada por Scotland Yard, cuya cúpula ha saltado por los aires con la crisis del magnate de la prensa ingresa, Rupert Murdoch. Pareciera hoy, este ex-riguroso y ex-eficiente cuerpo policial, una tarta de queso Gruyere agujereado por todas partes, entre sobornos, espionajes, violaciones de correos electrónicos y escuchas telefónicas ilegales. Para una novela de suspense o película de trhiller en blanco y negro. En este Reino Unido estaría en su salsa, de no gobernar el conservador Cameron, Dolores de Cospedal, tan especializada, con la fineza que le caracterizan sus oídos, para inventarse escuchas ilegales por terceros de las conversaciones por móviles como las que denunciaba que llevaban a cabo: policías, jueces y fiscales siguiendo las órdenes de Rubalcaba.

Por cierto, hablando de esta Scotland Yark de la desconfianza, hasta en la tarde de hoy se le ha filtrado un cómico en sus propias narices, en el interior del Parlamento inglés, cuando comparecía Murdoch e hijo, con la pretensión de darles suave para guarrearles las morros con un plato de tarta, pero de dulce con merengue. El autor ha argumentado que así quería protestar por los recortes sociales del pepero, perdón “tory”, primer ministro, David Cameron. Aquí destaca, por la rapidez en sus reflejos -¿sería una doble agente?- la señora del hijo de Murdoch, que encontrándose presente en la comparecencia parlamentaria, justo sentada detrás de su marido, ha tenido tan rápida actuación como para que el intruso payaso se haya tragado en su propia cara la tarta arrojadiza.

El otro mito caído, sigue siendo Japón. Nuevamente por el episodio nuclear de Fukushima. La contaminación en la cadena trófica alimentaría por el cesio, está siendo imparable. Resulta que a estas alturas se seguía vendiendo carne de los vacunos que se encuentran en el radio de acción de la siniestrada central. En 38 provincias de las 47, que forman estas islas niponas, sus habitantes se han alimentado de esa carne nuclearizada; distribuidas además, de forma nada clandestina, por una de las dos principales cadenas de distribución nutritivas, sin ser detectadas por los organismos públicos de control de esa isla que con su crisis nuclear nos demostró que no funcionaba como un reloj. Más o menos, como la Alemania de Merkel: la de la crisis del pepino y la crisis económica griega

Ya sólo a los mitómanos, quizás varones, les sigue quedando, como icono de la sensualidad, a la cinéfila Marylin Monroe, y tal vez porque esté en paz descanse.

Anuncios
Posted in: Solo Blog