Malos tiempos para la lírica (y 4ª parte) (10.12.2021)

Posted on diciembre 10, 2021

0


Viaje al fondo y más abajo de unas “primarias”

Ignacio Trillo

Finaliza aquí, y por ahora, la larga conversación que mantuve con un veterano militante socialista del PSOE de Málaga donde hemos estrechado una gran amistad a raíz de que había estado de interventor el pasado día 21 de noviembre en la mesa electoral de su Agrupación de distrito donde se dirimía por medio de unas primarias, por cierto muy singulares por las peripecias que ocurrieron -relatadas ya en el primer capítulo de esta serie (Ver: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/12/02/malos-tiempos-para-la-lirica-02-12-2021/ )- para la nominación del futuro secretario general de esta organización en la provincia de Málaga, que recayó en Dani Pérez.

«Querido amigo, tu explicación ha resultado ser de lo más más lúcida, quizás como una Crónica de una Putrefacción Anunciada, para que me haya hecho fijar una idea clara sobre lo que había estado equivocado hasta la fecha. Llegué a pensar que cuánto de anómalo observé en esos extraños movimientos de desconocidos protagonizados por quienes irrumpieron en mi Agrupación para votar y nunca los había visto con anterioridad en mi prolongada estancia en la vida orgánica, era una especificidad impropia que solo se daba en el lugar donde milito y sin embargo resulta, como me has demostrado en los casos expuestos, -por cierto sigo impresionado con el de las calaveras de La Corta, como un affaire chusco a la vez que hilarante- que por el contrario es un fenómeno que se presenta de forma generalizado como fraude sistémico en el PSOE de Málaga y que se lleva a cabo con la aquiescencia de su indecente dirección, cuando no fomentada u organizada por ella misma».

Efectivamente. Lo que me referiste en tu descripción sobre lo que habías observado como rarezas en tu Agrupación era solo una parte visible del iceberg que se proyecta de forma generalizada en el conjunto de la organización, lo que te confirma la senda de la corrupción que desde hace años está establecida de forma estructural y que lleva a transmitir a la sociedad malagueña la imagen de un PSOE malagueño, aparte de prostituido, perdedor en manos de ninistas que viven de la política, mediocres farsantes donde los haya que además son anónimos ya que después de haber cubiertos tropecientos cargos, a pesar de que siguen siendo jóvenes de edad aunque de mentalidad vetusta, nada que ver con los miembros de su generación, siguen siendo desconocidos en el panorama social, cultural o societario malagueño, lo que imposibilita un cambio de rumbo en la organización desde dentro porque se juegan el pan de cada día sin otra opción laboral en el mundo de los normales, mejor dicho en el de los trabajadores a los que, a pesar de la baja productividad curricular de que hacen gala, se atreven a decirles que son sus representantes políticos. Y como consecuencia de ese estado de cosas es que esa misma proporción triunfante en las urnas internas de “primarias”, donde siempre acaba ganándolas el que diga el aparato, es inversamente proporcional al batacazo electoral ante las urnas de verdad, las de los procesos electorales para elegir a nuestros mandatarios a las distintas instituciones.  

De ahí que encuentre explicación en una perspectiva de tiempo, que no ha sido una casualidad extraterrestre que la organización socialista de la circunscripción electoral malagueña haya pasado en la etapa democrática, de haber sido, entre todas las provincias de España, la primera en votos con el puño y la rosa, a disputarse en la actualidad, con Almería o Cádiz, ser la última a nivel de Andalucía. Claro que para ello ha tenido que bajar la afiliación en el PSOE de Málaga de los cerca de 19.000 militantes que eran en su época triunfal, a añadir los 30.000 en esa doble militancia que en aquel tiempo ejercían los afiliados a la UGT, frente a los 6.328 actuales censados y de qué forma, habiéndose reducido igualmente el número de las Agrupaciones territoriales prácticamente a su mitad. En este sentido, teniendo en cuenta esa afiliación ridícula presente, podemos afirmar que significa el 0,575% de la población malagueña mayor de 18 años, y si nos atenemos a los que han ido a votar en estas últimas “primarias” no llega al 0,3%. Y lo peor de todo, insisto, es el nulo trabajo político que hoy en día se plasma en la calle, en la sociedad y en su tejido asociativo vertebrado, donde además los locales de las Agrupaciones, no cometo la osadía de denominarlas Casas del Pueblo, se hallan cerrados a cal y canto casi de forma permanente, y cuando se abren a determinadas horas de la semana su actividad está a espaldas de la ciudadanía que la circunda.

Claro que una dirección centrada en aferrarse al poder y tener controlada a la organización, no le interesa un partido de masas, ni de la militancia, solo la porción de comparsa que le es fiel y sumisa, y así nunca podrá abrirse a la sociedad. Es lo que hay, -sufrido compañero por tu concepción ética y honesta de la política metido en ese enjambre que atrae a los pícaros como la carroña a los gusanos-, y eso se paga con el retroceso de su influencia social y con alto coste en votos.

En estas últimas “primarias” en Málaga, que la vengo entrecomillando porque no la son («mamoneo» me lo calificaba el otro día un militante del barrio de Ciudad Jardín), el nivel de participación, a pesar de ese censo marxista-grouchiano-clientelar más propio del camarote de los hermanos Marx como se ha constatado por los infames ejemplos aquí expuestos, ha representado el de menor participación de votantes que hasta la fecha había venido ejerciendo la militancia. En sentido comparativo, no olvidemos que en junio del 2014, en las primarias que hubo para dirimir la elección entre Pedro Sánchez, Eduardo Madina y José Antonio Tapias, la participación en la provincia de Málaga rondó el 70%. En la que vino a continuación, la de mayo del 2017, para liderar el PSOE a nivel federal entre Susana Díaz y Pedro Sánchez tras el golpe de partido en la bochornosa reunión del comité federal del 1 de octubre de 2016, estuvo en el 80%. En las siguientes, cinco meses después, octubre del 2017, entre José Luis Espejo y Rafael Fuentes, también como ahora por la secretaría general de Málaga, alcanzó un 68,9%; en tanto la de Susana Díaz versus Juan Espadas del pasado mes de junio rozó el 80%; por el contrario en la actual del pasado mes de noviembre entre Dani y Nono ha sido tan solo del 63,02%. Estos datos también muestran que esa franja de afiliados que se abstiene porque aún queda alguien con pensamiento propio, con más moral que el Alcoyano, o con el honor de permanecer en la organización con el carnet en la cartera por portar una siglas centenaria que tanto ha contribuido a la modernización, a la libertad e igualdad en España, se moviliza cuando lo que se solventa en las urnas internas son cuestiones allende la provincia de Málaga, relacionadas con la política nacional o andaluza, lo que se traduce en darle la espaldas a lo que teóricamente más les debería interesar, las que tienen más próximas, la política malagueña y las que afectan a la organización donde militan. Denota pues ese divorcio que se opera entre esa militancia abstencionista, como en el caso del cuerpo de votante socialista malagueño en las citas elecciones abiertas, porque no comen de la olla orgánica, y la de la red clientelar y pesebrista que va a votar a peñon fijo a lo que le digan.

Y ya te dije de José Antonio Gómez, Nono, que no ha sido el mejor rival que podía tener Dani, por ser también producto de un cambalache de los habituales del chapucero tándem Conejo-Heredia cuando ambos jugaban con el PP al transfugismo. Perdona que no vuelva a hablar del Toti rondeño y compañia. De ahí que a Dani para estas “primarias” se las hayan puesto como a Fernando VII. Pero también indica a qué nivel de deterioro se ha llegado en la organización para que la alternativa a presentar tenga que ser extraída por algunos pedristas del mismo cesto dominante.

Muy ciega por tanto ha estado la oposición a Dani que bien podía haberse leído la novela del premio Nobel, José Saramago, «Ensayo sobre la ceguera”, para haber hallado en su relato la estrategia a emplear, primero provocar unas primarias pero a continuación haber incrementado el grueso, en este caso no el voto en blanco sino el abstencionismo, uniéndole gran parte de ese 19% obtenido por Nono y así, ante la imposibilidad de ganar unas primarias en Málaga, por el mal estructural de corruptelas que aqueja a la organización, carcomida de dependientes económicos, donde siempre el aparato vence aunque ponga de candidato a una cabra, dar un toque de oreja a Juan Espadas y que chirriara también en los oídos sordos de Ferraz. Tal como una amiga con carnet me mandó un wassap de indignación el día antes de la votación: «no puedo con Dani ni con el de Ojén, al carajo los dos, tampoco puedo con este partido de Málaga, no voto».

Este PSOE de Málaga desde que entró en esa dinámica de deterioro no ha escapado de lo que el aparato le ha indicado votar en unas “primarias”, una vez que por norma federal tenían que hacerlas de forma obligada y no como en el 2010 que la prohibieron, siempre acudiendo cuando se trataba de este tipo de contienda resuelta mediante urnas internas a apoyar la candidatura más mediocre que peor imagen le podía significar al PSOE ante la sociedad malagueña.

Obsérvese en la imagen que viene a continuación como sinónimo de la involuión que ha sufrido el PSOE de Málaga la comparación de la primera imagen por la categoria de los dos candidatos, en este caso en las primarias de 1998 a la alcaldía de Málaga entre un Eduardo Martín Toval (1943-2019), que encima apoyaba el aparato y perdió, hecho que dejó de existir posteriormente, y el igualmente solvente Paco Oliva (1947-2019) Y véase además en las fotos siguientes la constatación de que el que triunfa es el mediocre, eso sí, gracias ya al aparato del partido.

Así empezó los inicios de la primera década del nuevo milenio, que sería de decadencia letal progresiva, para a continuación sucederle la siguiente no menos penosa hasta nuestros días. En este derrotero, en junio del 2002 tuvo lugar el enfrentamiento para ser propuesto por el PSOE de Málaga a la alcaldía de la capital entre: el experimentado Francisco Oliva, -exprimer teniente de alcalde con Pedro Aparicio, exeuroparlamentario europeo y exconsejero de Empleo de la Junta- y la inexperta y frágil figura de Marisa Bustinduy. Pues bien, como aún no le había dado tiempo para moldear la militancia, esta última para ganar esas primarias en Málaga capital necesitó contar con la descarada ayuda sin escrúpulos de los aparatos, aparte del lugar, el federal con un Álvaro Cuesta desplazado desde Madrid para hacer campaña para ella, y el andaluz con una María del Mar Moreno que siendo jienense curiosamente aparecía acompañándola en la foto del cartel (para que asimismo supiera bien la militancia malagueña que era la candidata de los que mandaban en la región). En tanto, el partido en la capital malagueña había pasado, desde que se hicieron con el poder los que la prensa denominaba «el clan de los catetos” (Bustinduy, Fraile y Pendón), de contar nominalmente con 5.129 afiliados censados a quedarse en 1.678. La participación estuvo en el 82,46%, no como ahora con Dani en un 83%. Le siguió las primarias de julio de 2008 donde se enfrentó un mindundi Heredia, que había obtenido el premio  «limón» que concedía la prensa de Madrid por ser como diputado del Congreso un desconocido, frente al cualificado profesor universitario e historiador Fernando Arcas. Cuatro años después, mayo del 2012, nuevamente “el estadista” Heredia ganó la partida para la secretaría general provincial al reconocido abogado, y de histórica estirpe socialista, Josele Aguilar Román. Más tarde, octubre del 2017, el triste susanista, José Luis Espejo, con denuncia en el ayuntamiento de Antequera por el secretario de la Corporación de haberse colado por enchufismo como personal laboral fijo, compitió frente al pedrista, economista con especialidad en el turismo y funcionario de la administración provincial, Rafael Fuentes. Compárese los perfiles de los anteriores citados y será fácil deducir quiénes eran los que vencían en las urnas internas: los más desconocidos, los más mediocres y los que dependían del aparato.

Y en esta última ocasión los dos contrincantes partían del nido común, herediano-conejil, daba igual Dani que Nono en un tanto monta, monta tanto como Isabel y Fernando, explicitándose la impotencia existente en el PSOE de Málaga de que ya no exista capacidad ni banquillo para que desde dentro de la organización saliera una alternativa real. El fúnebre entierro en el PSOE de Málaga debido al triunfo del pensamiento único y licuado ya se había consumado.

Pero es más aún. Al ser un partido que se ha ido reconvirtiendo en una mayoría de la militancia sin valores para ser maleable por el aparato, los zig-zags a que ha asistido en escaso periodo de tiempo no han podido ser más lunáticos. Apoyó en Málaga a Pedro Sánchez cuando en las primarias del 2014 se enfrentó a Eduardo Madina y a José Antonio Tapias. Pero no era porque fueran pedristas sino porque Susana Díaz así lo decidió. Entonces la inmensa mayoría de los afiliados malagueños que fueron pedristas lo reflejaron en las urnas por ser susanistas. Y los dos compinches de Susana Díaz, -Heredia y Conejo-, como sus embajadores en Málaga, así lo hicieron saber y cumplir. Pedro Sánchez en la provincia de Málaga obtuvo 30 puntos electorales más que Eduardo Madina y 47 más con respecto a Tapias.

Qué verano aquel del 2014 tan feliz todos y todas unidos en torno al pedrismo por ser susanistas. En esta imagen observamos al gran líder en maniobras Conejo, al chaquetero Heredia, a la jefa de la guardia civil María Gámez, entonces fracasada en el ayuntamiento de Málaga a Mariano II "El Norcoreano" y a su derecha a un Manolo García, no me refiero al del Último de la Fila, del grupo musical, sino a una víctima actual de esa pérdida de votos que sufre como sangría el PSOE de Málaga y que le ha llevado como dependiente económico a perder su puesto de trabajo en lo público por lo que anda cabreaillo y en las recientes "primarias" se le ha visto para dar por saco apoyando a Nono. No tengo constancia que pretendiese o estuviera ya colocado en el Parador de Juanar.

Pero hasta que se levantaron el día 2 de octubre del 2016 y les llegó la consigna de la Comisión Gestora golpista del PSOE federal que se había hecho con las riendas orgánicas de que tenían que ser furibundos antipedristas. Así que el entonces gran jefe chusquero de la marinería malagueña, Miguel Ángel Heredia, lo más parecido al capitán italiano que llevó al crucero «Costa Concorde» a embarrancar, se transfiguró en Torquemada contra el sanchismo. En aquel tiempo, Heredia había sido designado, siguiendo la estrategia susanista, ni más ni menos que en el segundo del grupo socialista en el Congreso para controlar y tener informada a su jefa Susana de los movimientos que hiciera Pedro Sánchez, hasta recibir la consigna golpista de ir a su yugular junto con su compinche Antonio Hernando Vera que actuaría de portavoz en ese tránsito que para eso además le había presentado Susana a su nueva novia almeriense.

Miguel Ángel Heredia que está logrando que su profesión sea la de parlamentario de Málaga en Madrid. Entró como Juventudes Socialistas en 1996 contando con 30 años y sigue sin mérito alguno en el 2021 con 55 años y desesperadamente se agarra a lo que sea -marchando ahora de espadista- para jubilarse con una legislarura más donde acabará cumpliendo 61. Es el ejemplo desolador a ambicionar por los nuevos jóvenes del PSOE de Málaga. Lo que ocurre es que al haber ido de fracaso en fracaso quemando tantas naves los puestos que ha ido dejando para ser cubiertos han ido a menos. Fotos: Congreso de Diputados, 1996 y 2019.

Y así fue como Heredia llegó a ser de los primeros en tirarse al barrizal para aniquilar el pedrismo ¿cómo es posible que de haber pasado de pedrista por ser susanista a antipedrista apoyando a Susana, ahora haya vuelto a ser pedrista a través de reconvertirse en espadista? Todo este misterio, a desvelar también por Iker Jiménez, en tan solo siete años. Para medalla olímpica al fariseísmo a petición de la santa madre iglesia y sin necesidad de ser tratado personalmente por un psicoanalista. Eso no se lo cree ni él ni nadie, ni la militancia y menos el asqueado electorado que no puede tragar ese chaqueterismo tan repulsivo en un político.

Puente de la Constitución del año 2016. Miguel Ángel Heredia impartiendo en Cortes de la Frontera a las Juventudes Socialistas de Málaga sus tesis susanistas contra el pedrismo. El enemigo a batir es Podemos y Margarita Robles es una hijaputa.

¿Cómo es posible que se crea que ya nos hayamos olvidado que se largó a las montañas lejanas de Los Alcornocales en Cortes de la Frontera, en aquel frío puente de la Constitución de diciembre del año 2016, para impartir su doctorando sobre la buena nueva susanista a las nuevas Juventudes Socialistas malacitanas, despachándose a gusto con una arenga cuartelaría a lo bestia, creyendo que nadie lo grababa, cuando entre el alumnado contaba con cachorros tan aplicados que querían que se les quedara bien tallado lo que decía, para oír una y otra vez las enseñanzas del maestro y así seguir su ejemplo y pronto liberarse en la política y de esta manera obtener un buen empleo. Así, hasta que a alguien se le escurrió el móvil y cayó el enlace de la grabación en manos de la prensa. Y nos enteramos lo que el clarividente de Heredia predicó allí, entre otras lindezas, que la hijaputa de Margarita Robles, a la que le abrió una pitera por su pedrada, hoy ministra de Defensa, entonces diputada socialista, no tenía carnet de partido para calificarse de pedrista. También espetó con que Podemos no había que tratarlo como un adversario político, como sí lo era el PP, que con su abstención como diputado en el vergonzoso Pleno del Congreso de Diputados del 29 de octubre posibilitó que el gürtelano de Mariano Rajoy siguiera en la Moncloa, sino el enemigo a batir.

En este sentido se levantaron las huestes heredianos-conejiles a favor de Susana y a muerte contra Pedro en aquella impresentable etapa golpista y de golferío que atravesó el PSOE federal.

En este ambiente en Málaga a muerte contra el pedrismo se celebraron las primarias en mayo del 2017. Mientras a nivel nacional los militantes socialistas votaban a Sánchez por diez puntos de diferencia, en Málaga lo hacían a favor de Susana por veinticinco puntos.

Pero en las últimas primarias, cuatro años después, junio 2021, donde se medió Espadas con una Susana que ya había perdido la Junta de Andalucía, que era tanto como el yacimiento de empleo público más sustancioso para los ni-ni del PSOE de Málaga para ser objeto de reparto y prebenda, esa diferencia de 25 puntos se redujo a un práctico empate técnico aunque la sevillana logró un centenar de votos más que Espadas. Solo Almería acompañaría a Málaga en ese pírrico triunfo del susanismo, las dos últimas provincias que se disputan la cola del voto socialista en comicios abiertos.

Y ahora vamos al último episodio para la supervivencia de esta fauna parasitaria. Ante el dilema Susana o Espadas, previo a la celebración de esas primarias se dividieron los susanistas pero de forma muy particular. Conejo y Espejo, como siguiendo leales al susanismo hasta sus respectivos decesos, fueron a favor de la trianera pensando en que si eran derrotados en las urnas serían reflotados por los reconvertidos al pedrismo a través del espadismo, es decir la nueva marca Dani and Heredia, este último argumentando en petit comité que ya la había cagado varias veces contra Pedro Sánchez y que él quería continuar en la siguiente legislatura sentado en el Senado por lo que esta vez le tenía que tocar apoyar a Espadas, y los que siguieran apoyando a Susana le tenían que tratar formalmente de traidor para ser creíble. De esta manera, acabada esas primarias que en Málaga como era normal ganaron los susanistas aunque solo fuera por cien votos, Conejo, el maniobrero mayor del Reino, a través del marbellero Pepe Bernal que también había apoyado a Susana y que quedará como hombre fuerte en la nueva ejecutiva, ni más ni menos que responsable de organización, puso los votos susanistas que captó junto a José Luis Espejo a favor de Dani y así volvía a ser feliz la antigua familia susanista con su reunificación en el apoyo al ya candidato espadista. Y para que a Espejo no se le ocurriese presentarse de nuevo a la seretaría general, se le daba el salto a la ejecutiva andaluza de Espadas. Y como estratega de esta operación, -de soldadura de los que hasta antier, abril del 2021, habían sido susanistas pero se reconvirtieron antes en espadistas (Dani and Heredia), con los que hasta antes de ese ayer del 14 de junio del 2021, eran susanistas (Conejo-Espejo-Bernal) y se reconvirtieron en esa madrugada, ya día 15, tras conocer el resultado de las urnas en espadistas-, figura nuevamente la chistera de Francisco Conejo, reinventado per saecula saeculorumper, es decir por enésima vez por los siglos de los siglos, que hace valer su enorme contribución a la historia del socialismo malagueño logrando la unidad de los ya exsusanistas para la salvación de todos, como cofradía del santo oficio de los espadistas, evitando así el ingreso en la del santo Sepulcro. O sea, que los mismos se han salvado en el tránsito corporal que se prometía traumático del susanismo al sanchismo a través del espadismo, y así pueden respirar al día de hoy y dar gracia al Santo Conejo en la seguridad de que se no se verán abocados a la cola del Servicio Andaluz de Empleo cuando aún no han desaparecidos los ERTES, como se significará que serán los mismos quienes a partir del 12 de diciembre seguirán conduciendo el PSOE de Málaga con rumbo a un poco más de ruina, que ya es difícil en tanto tengan a sus superiores en la Moncloa.

Y por qué no son unas primarias, que ha hecho que figuren las convocatorias realizadas en Málaga con ese entrecomillado que he introducido y que merece ser explicado. Porque la celebración de unas primarias, en primer lugar exige limpieza y transparencia, con reglas claras ya que lo que aspira es a que haya una libre concurrencia entre candidaturas, una selección entre los que se presentan, una competencia en pie de igualdad entre ellos y con un objetivo claro, manifiesto y externo al propio partido: que el que triunfe sea el mejor, no el peor, de cara a optimizar la imagen partidaria y la captación de nuevos segmentos del electorado. Y en Málaga eso no es posible por lo que se ha venido insistiendo aquí, por la existencia de un montaje en la organización para que una mayoría de la militancia obedezca y siga las instrucciones del de arriba, no en el sentido de seres críticos y formados para su libre decisión como hablaba y educaba el socialista rondeño Francisco, no Cañestro sino, Giner de los Ríos, el de la Institución Libre de Enseñanza, en vez de que predomina ese pensamiento vacuo producto de las redes clientelares y pesebriles que ambiciona la misma dependencia económica de sus dirigentes y acceder a las prebendas que obtienen la mayoría de los que manejan las Agrupaciones. Los resultados están ahí, barre el aparato presentando al más mediocre y a los valiosos que aspiren a ser candidatos se les recomienda que no se presenten, que no van a contar con el apoyo de “arriba” y que lo único que van a conseguir es crearse líos o cercenar su futuro en el partido. Y eso explica bien la contradictoria actitud de Nacho López y de otros ante la ética y la estética socialista. Y eso se ha practicado en estas primarias, al menos con tres que conozca bien, aparte de que lo viviera en mis carnes con toda crudeza y crueldad cuando pretendí provocar las primarias que se prohibieron en esa ocasión en aquel verano del 2010 y que me costó la militancia y hasta en clara usurpación de funciones por quien no ejercía ningún cargo en la administración pública, el ínclito Miguel Ángel Heredia, el puesto de trabajo como funcionario de carrera, claro que en mi caso no me amilané aunque tuviera, para defenderme de esa inusitada persecución, que acudir a los tribunales de justicia que me ampararon y me resarcieron con la reincorporación y la justa indemnización que me correspondía con carácter retroactivo por el tiempo que estuve sin poder ejercerlo. Claro que eso no les importó nada ya que lo que pretendieron y consiguieron fue ganar tiempo, esos seis años que duró el procedimiento jucicial hasta la ejecución de sentencia, y como el dinero no salió de sus bolsillos sino del erario público menos les importaba. Y en cuanto a los presuntos delitos cometidos, lo enfarragoso de la culminación de la resolución definitiva de los tribunales, ante tanto recurso interpuesto, abusando del garantismo existente, lo había hecho caducar. Tiene migas. Comprendo que a la vista de cómo matan para seguir en el poder, no haya otros voluntarios dispuestos a caminar por ese calvario lleno de espinas, por ser suave, en un partido donde lo que se estila es el del fracaso electoral y político para llegar al menos a dirigir la Guardia Civil.

Por tanto, querido amigo, mientras no se convoquen primarias abiertas donde al menos la mitad sean producto de un censo de votantes socialistas sin carnet y sin estar contaminados por esta morralla y el otro cincuenta por ciento depurados de afiliados de polvo y paja no podremos hablar de primarias sin entrecomillado.

No obstante, en todo este cambalache de esta panda de chaqueteros sorprende la actitud que ha tomado Juan Espadas. Se ha rendido ante el lema de la unidad que es sinónimo de no resquebrajar el mismo bloque clientelar que lleva de fracaso en fracaso al voto socialista malagueño. Hubiera sido necesario a la inversa su apuesta por recuperar la excelencia y solvencia en la organización malagueña, en vez de haber optado por un mero continuismo que le aparta de la posibilidad de acceder a nuevos nichos de votantes así como rescatar y conquistar lo perdido al menos en las dos últimas décadas.

Y el producto obtenido con estas “primarias”, está muy acorde con lo que se ha transfigurado esta organización malacitana. Un Dani Pérez, derrotado en su pretensión por hacerse con la alcaldía de Málaga, (no es de consuelo retornar a los doce concejales que ya se consideró un fracaso cuando los obtuvo Marisa Bustinduy en mayo del 2007 y que le costó la secretaría general, y menos cuando los vientos a favor del voto socialista en toda España reaparecía en el 2019 tras una década de declive) con sus hombres fuertes, José Bernal, derrotado para alcanzar la alcaldía de Marbella, y el otro derrotado pero en Antequera, José Luis Espejo, y por último, otro rendido ante las urnas en este caso para hacerse con la alcaldía de Alhaurín el Grande, de donde salió esquilado y escopeteado para ubicarse en un recóndito lugar, sin montañas ni desiertos lejanos, del municipio de Rincón de la Victoria, Francisco Conejo. Todo un gran panel de protagonistas de “éxitos” malogrados que bien pudieran yacer políticamente en Parcemasa pero que andan otra vez a flote cuando ellos mismos creían desaparecer en la nueva ola del partido sin Susana que les pillaría de lleno y los ahogaría, pero vuelven sin haberse ido en una secuencia continua sin interruptus a pesar de que no creen en las resurrecciones divinas pero si en el travestismo enmomiado como simulacro de renovación y regeneración para echárselo en la cara del pasmado votante socialista malagueño que cada vez lo tiene más crudo.

Hay que ver lo contento que están, con lo raro que es ver reirse a José Luis Espejo, o contemplar masajeándose en plan suavones y en público a unos sensibles Conejo y Heredia, u observar relajado a Dani Pérez más tenso que defecar sin pestillo, por ejemplos, tras superar esos dos meses que les han separados de ser exsusanistas.para flotar ahora todos otra vez unidos ahora para continuar como espadistas.¡Pobres pedristas, honestos y consecuentes, de la regeneración pendiente que vuelven a ver pasar otra oportunidad perdida!

En este sentido, el Cónclave del día 12 que se prevé, será un desfile sin problemas sobre la pasarela de «El Higuerón» para mostrar el nuevo diseño exsusanista del PSOE de Málaga que va a llevarse a partir de esta temporada invierno 2021. Y es que se va a celebrar en todo lo alto del aislado «El Higuerón» (Benalmádena), buena simbología para ser asociado a que el PSOE de Málaga va a continuar en la higuera, (en mi pueblo se traduce con que va a proseguir sin quererse enterar de nada) o acudiendo al rico refranero castellano, «higuera breval, una o dos en cada corral», por si fallan los puestos de trabajo en un futuro por achicarse aún más el espacio institucional que ocupan ahora los socialistas malagueños ante un nuevo descalabro electoral que pudiera darse en próximos comicios, para que quede como reserva este asilvestrado y productivo árbol de abundante fruto como manjar al objeto de paliar la hambruna y sin necesidad de tener que regarlo, sostenible por tanto ante la sequía que se padece. De otra, Dani tiene previsto una ejecutiva amplísima con varias vicesecretarías para que todas las tribus internas salgan contentas del cónclave, aunque luego sea inmanejable esa dirección, es lo de menos, ya que lo importante es que consiga el titular de prensa: «Dani Pérez logra el consenso en el PSOE de Málaga».

Y es que en este ambiente de euforia, tras verse Dani con el titular de prensa de su arrollador triunfo en las «primarias» frente a Nono, se ha ido creciendo y saliéndose hasta de sus casillas, por lo que ha aprovechado para manifestar que su cargo de secretario general, quizás viniéndole corto, no es incompatible en absoluto con proseguir aspirando nuevamente a optar para la alcaldía de Málaga, lo que augura, como efecto boomerang, alargar la vida como primer edil de don Opaco de las Torres de Repsol-Martiricos-Puerto de Málaga y las nuevas que le propongan, hay que lucir una Málaga erecta a pesar de que ya no se tenga edad para acompañarla en su empinamiento, que al conocer la noticia le habrá dado alas para imaginarse la permanencia en el poder local al menos hasta coincidir con su centenario de vida. Vivir para verlo.

¿Me sigues, compañero?, no te vayas a quedar dormido que tras el sermón en el vía crucis que llevamos, correspondiente a la estación del monte de «El Higuerón», de inmediato acabo. No es que te hayas liado en algún momento de mi exposición, lo digo porque tienes ojillos como para cerrar de un momento a otro las persianas de tus caidos párpados, sino que es liosa esa política de alianzas que portan gente tan liante así como los efectos colaterales que causan, luego tú no tienes la culpa de no entender ese enredo porque tampoco perteneces a la cofradía de esa pandilla de pobres dependientes, porque cobras una buena pensión y merecida por tus muchos años de curro y cotizados, ninguno de ellos de liberado en política para tinglados.

«Perdona, incansable investigador de la Historia Malagueña sobre la Infamia, no sé si después de lo dicho en algún momento puede existir una dimensión noble de la política porque yo he conocido a personas ejemplares en política, aunque generalmente no llegan al poder, es cierto, y es que el poder atrae a sinvergüenzas como bien has descrito, pero, ¿hay alguna posibilidad de construir espacios colectivos habitables decentes? ¿Podemos prescindir de intentarlo?… bueno, esto te lo dejo para otro día y así tenemos excusas para volvernos a ver. Solo quiero que me respondas y brevemente a una pregunta final ¿Daní Pérez ha trabajado alguna vez en su vida en algo que no sea la política?»

Interesante lo que planteas y que te lo responderé como coronario final antes que el poema de Bertotl Brecht que tengo previsto leerte y explicarte por qué lo incluyo con comentario de despedida por hoy, para descubrirte por qué le he puesto ese nombre a nuestra larga e intensa charla, y como soy disciplinado con lo que me demandas, de lo bueno si breve…empezaré por tu pregunta.

Dani Pérez el que se convertirá a partir del domingo 12 en el nuevo gran timonel del PSOE de Málaga, trabajó que yo sepa solo una vez al margen de la política. Fue en una empresa pública de la Junta de Andalucía, lógicamente por eso también se ha perdido. Su contratación, según fuentes muy solventes, casualmente me vino de otra empresa pública pero supramunicipal de la Costa del Sol Occidental de gran solera y que también paga prebendas orgánicas y a más de un partido. Lo de Dani parece ser que fue a instancia de su aspirante a ser su tutor que presidía entonces la institución provincial. Se trataba de que al niño, según sus propias palabras que me fueron comunicadas, se le contratara en un expediente que pasara desapercibido y no tuviera que ir a trabajar, o no ir mucho, para seguir dedicado a sus tareas orgánicas, o de trapicheos varios, y para eso, como era sobre una materia ambiental, no deberían enterarse dos personajes que al parecer no le caían muy bien al inspirador de esa iniciativa imperativa, un tal Espadas, de hecho en las primarias últimas andaluzas no lo votó sino a Luis Ángel Hierro, por cierto mi paisano al haber nacido en la jimenata barriada de San Martín del Tesorillo, y el otro era un tal Trillo al que se lo tenía jurado y que ya en la época que estuvo de delegado de la cosa ambiental le pidió su dimisión en una rueda de prensa porque también traía frito a algunos pobres alcaldes socialistas de aquella época que intentaban lo mejor para sus pueblos, aunque fuera importando el modelo urbanístico puesto en marcha en Marbella por don Jesús Gil y Gil en paz descanse. Querido compañero, yo creo que todo esto y en detalle se lo habrá contado Dani Pérez a Juan Espadas y quizás por ello se habrá ganado, como ejemplo de lealtad, la confianza del nuevo líder socialista andaluz. Pasemos ahora a cerrar la Crónica como tú le llamas.

Corresponde como te he dicho al titular que lleva este artículo -«Malos tiempos para la lírica» – con el que inicié estas reflexiones por tu culpa. No lo creó la inspiración del propio Germán Coppini para su grupo musical Golpes Bajos, sino que lo tomó del dramaturgo alemán Bertolt Brecht. Ocurrió en una coyuntura desemejante, pero no tan distante a lo que comienza a aflorar por estos lares, como lo significó en aquel tiempo la ascensión de Adolfo Hitler al poder en Alemania, por tanto no precisamente al cielo. Pues bien, distinguido amigo, obviando aquella época que fue, y conociendo sus dramáticas consecuencias, podemos volver a traer aquí ese poema bertoltbrechtiano a colación del ascenso que está experimentando en España el fascio, que creíamos haber superado con la pasada genocida que dio a este pueblo la Dictadura impuesta mediante un golpe de Estado armado y sangriento. Sin embargo, las nuevas generaciones amnésicas y desilustradas, bien por mor de un sistema educativo que olvidó enseñar de dónde procedemos, por esos aparatos del Estado que todavía tienen a la democracia como asignatura pendiente, o por la derecha política cerril y montuna que padecemos heredera de aquel sistema político, pretenden volver a poner de moda tan obsoleto modelo. Ya estamos percibiendo sus efectos en el odio a lo diferente y a la pluralidad que están inculcando. Así que las prácticas nada ejemplarizantes, como las detalladas aquí, objetivamente les proporcionan oxígeno y pienso para cebarlos y así fastidiar a los que tampoco vivimos de la fuente orgánica partidaria. Digamos pues bien alto a esos fascistas, y también a estos sinvergüenzas que pueblan el PSOE de Málaga que queremos seguir viviendo en libertad y en paz, no en la del descanso eterno aún, para que esta sociedad continúe avanzando, social y democráticamente en derechos, igualdad y en justicia, y lamentamos que para hacer frente a esta compleja situación dispongamos de una izquierda tan endeble, tan desarmada y tan desmovilizada que goce de tan mala salud y tan poca inserción en la sociedad porque su mundo, su prioridad, no es político sino de dependencia laboral corrupta. Y que una vez más tenemos que lamentar que haya dirigentes que crean que la unidad de ese tinglado y sus alianzas internas es el factor fundamental para volver a alcanzar el gobierno en Andalucía…

El que avisa no es traidor. «Vade retro Satana».

OTRAS ENTRADAS RELACIONADAS CON EL BLOQUE TEMARIO

Malos tiempos para la lírica (1ª parte) (02.12.2021): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/12/02/malos-tiempos-para-la-lirica-02-12-2021/

Malos tiempos para la lírica (2ª parte) (06.12.2021): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/12/05/malos-tiempos-para-la-lirica-2a-parte/

Malos tiempos para la lírica (3ª parte) (08.12.2021): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/12/08/malos-tiempos-para-la-lirica-3a-parte/

Posted in: Solo Blog