Malos tiempos para la lírica (3ª parte) (08.12.2021)

Posted on diciembre 8, 2021

1


Viaje al fondo y más abajo de unas “primarias”

Ignacio Trillo

Trascurrida la larga conversación que mantuve con un veterano militante socialista del PSOE de Málaga donde estrechamos una gran amistad a raíz de que había estado de interventor el pasado día 21 de noviembre en la mesa electoral de su Agrupación de distrito donde se dirimía por medio de unas primarias, por cierto muy singulares por las peripecias que ocurrieron -relatadas ya en el primer capítulo de esta serie (Ver: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/12/02/malos-tiempos-para-la-lirica-02-12-2021/ )- para la nominación del futuro secretario general de esta organización en la provincia de Málaga, que recayó en Dani Pérez. A continuación fui yo quien en esa misma charla le adentré en el trasfondo del deterioro que sufre esa organización por las cloacas instaladas en su superficie y subsuelo y llevadas a cabo por fontaneros de chapuzas que la han convertido en su fin privadito lo que debería ser un instrumento para cambiar lo que no gusta de esta sociedad, dirigentes que la han tomado como¡ recurso laboral para obtener un empleo público y así darle sentido y supervivencia a sus vidas y a la de sus familiares. No habiendo agotado esa noche el temario de despropósitos, quedamos para la mañana siguiente a la hora del aperitivo de cara a que los cuerpos y las mentes se hallaran ya descansadas y despejadas, al objeto de continuar y rematar aquellos episodios también significativos que quedaron pendientes de ser expuestos.

Al volvernos a encontrar, y tras el cordial saludo de rigor, la primera pregunta que le hice consistió en consultarle que qué tal había dormido y si a consecuencia del contenido de nuestra improvisada charla de la noche anterior había tenido alguna pesadilla con los personajes que salieron en los relatos, de cuyos contenidos se pueden leer en los dos capítulos anteriores.

«Si te soy sincero, no he tenido ninguna pesadilla, lo que sí me sucedió es que no había forma de que cogiera el sueño. Todos esos personajillos del cambalacheo y de la golfería a los que aludiste se me agolpaban apelotonados en mi cerebro como auténticos demonios, maldiciéndolos sin parar por el terrible daño que estaban causando a mi partido y también a la proyección de su imagen ante la sociedad. Como una reedición novelada del Lazarillo de Tormes fiel reflejo de la corrupción y la picaresca que hay establecidas en el partido donde milito. A la vez reflexioné sobre lo que te dije, que esas indecentes comportamientos eran desconocidos por la inmensa mayoría de la militancia que siendo sana en cambio se deja arrastrar por ellos y al final de cuentas es la que los elige en sus puestos con la ayuda también de esos censos prostituidos que tienen en las Agrupaciones con sus redes clientelares y familiares para seguir inamovibles. Y también pensé que a la vista de la envergadura mafiosa de esas prácticas perversas lo mejor sería mirar para otro lado ya que la denuncia, como no no es tenida en cuenta por mis superiores de San Vicente y los de Ferraz, por el contrario su conocimiento entre la militancia iba a generarles tanto desasosiego y asco que podría llevarle a más de uno y de una a abandonar el partido y con ello debilitar el entramado orgánico de gente honesta. No sé, no sé…. Lo que sería mejor ¿Tú qué piensas?».

Hombre. Así de sopetón… que la verdad, como decía un legendario marxista de acción, “siempre es revolucionaria”, o sea pieza fundamental para conocer realmente la realidad al objeto de poderla cambiar. No es de recibo que un oncólogo mirara para otro lado porque el cáncer que detectara fuera muy feo. Intentaría en todo caso que no desembocara en metástasis. Y que las ideas y los antídotos que se poseen y que llevan a militar en un partido siempre deberían estar por encima y extirpar a esas miserias y a esos miserables protagonistas. Por ello, sí una vez conocidos esos deleznables hechos no se lucha y batalla para aislarlos y eliminarlos y acaban marchándose del partido se pueden convertir en colaboradores necesarios para la permanencia de esa corrupción con tendencia a ir a más entre las filas socialistas malagueñas

«¿Y cómo es posible que hayan pasado tantos dirigentes regionales y nacionales y ahora Juan Espadas y parezca que no quieren meter mano a esta situación suicida para el voto socialista permaneciendo la misma trama intacta desde hace lustros? Y posicionándonos solo en el presente, ¿tú crees que Juan Espadas ha elegido a Dani Pérez para que sanee, con el desmantelamiento del tinglado, y regenere el lamentable estado que presenta en la actualidad el PSOE de Málaga?».

Ya te he dicho la misma procedencia de Dani, moldeado por esta estirpe parasitaria que solo piensa seguir viviendo de la profesión que ya soñaba desde chiquito. Si te fijas a su alrededor, observarás que sus compañeros allegados proceden de idéntica subcultura mamadas en las Juventudes Socialistas. Citemos, por ejemplo a su pre predecesor, Miguel Ángel Heredia que dio el mismo paso de susanista a pedrista en la misma fecha.

Vayamos a otro ejemplo, la persona allegada  de Dani Pérez en el grupo municipal socialista en el ayuntamiento de Málaga que no pudo poner como número dos en la lista municipal cremallera por ser del mismo sexo. También de Juventudes Socialistas y de su generación. Me refiero a Mariano Ruiz Araujo II.

Nos hallamos igual que los demás miembros de la saga, que apenas acaba sus estudios es colocado en el empleo público, habiendo desempeñado hasta la fecha, a pesar de su joven edad, ser asesor, ni más ni menos, de todo un catedrático de Hacienda Pública en servicios especiales por ser Consejero de Empleo del Gobierno de Susana Díaz, José Sánchez Maldonado, Pepín, perteneciente, quizás tampoco sea casualidad a la prostituida Agrupación Centro ampliamente tratada en el capítulo anterior ¿Tú crees que un estudiante apenas deja de estudiar o acaba puede asesorar en alguna materia a un doctor de economía y titular de cátedra? Pero además el chollo de este puesto de trabajo, espléndidamente remunerado por el dinero público de la Junta de Andalucía, no le obligaba ni tener que vivir en Sevilla ni tenerse que trasladar allí cada dos por tres, -no era su función sino la de tener controlada que para eso cobraba a la Agrupación Este del PSOE de Málaga-, para contarle algo al Consejero con su presencia en cuerpo y alma, aunque fuera solo un chiste, sino que lo hacía desde Málaga y en vez de aconsejar algo, para hacer el paripé recortaba hasta que se cansaba y se marchaba, no estaba sujeto a fichar ya que no estaba incluido en su Relación de Puesto de Trabajo (RPT), las noticias de prensa sobre materias competencias de esa Consejería desde la delegación provincial de Empleo, adscrita al gabinete de la delegada de entonces donde tenía su silla y mesa acompañada de la secretaria y a su responsable de agenda. Delegación a la que de lo bien que le daba a las tijeras de los cortes, pasó a dirigirla para, una vez perdida por Susana Díaz la presidencia de la Junta, acompañar a Dani Pérez como su hombre fuerte en la derrota de las municipales a la alcaldía de Málaga de mayo del 2019.

Dani Pérez impartiendo sus elocubraciones a su hombre de onfianza en el grupo muniipal socialista, Mariano Ruiz Arajo II, secretario general de la norcoreana Agrupación Este de la camital de Málaga.

Y por qué ese privilegio que ni incluso todos los del aparato disfrutaban y mucho menos los jóvenes de su generación, votantes o no al PSOE que como menores de treinta años sufrían la intemperie de las altas tasas de desempleo. Pues porque además de compañero de Juventudes Socialistas era señor y dueño de la llave de la Agrupación Este (El Palo) de Málaga capital y eso de disponer de la llave ya llevó en el pasado a que una militante llegara también a ser concejala. En el caso de Mariano II además acumulaba ser el secretario de la Agrupación. Y digamos que nos hallamos ante una Agrupación monárquica, no porque los afiliados a la misma sean forofos juancarlistas o envidiosos del dEmérito, o felipistas afines al soberano El Preparao, sino porque esa secretaría lo heredó de su padre, de ahí que también dicha Agrupación sea conocida, por recalcitrantes antimonárquicos socialistas y nada accidentalistas, no la del distrito Este sino de Corea del Norte.

También sucede que esa toma del poder en esa Agrupación por esa dinastía familiar no de sangre azul sino presuntamente roja, fue previamente ocasionada por la afiliación masiva realizada por su enseñante padre que le venían largas las clases a impartir a sus alumnos y además no se enteraba cuando le tomaban el pelo por la sordera que padecía. Quería quitarse de en medio de su centro educativo y qué mejor que ser parlamentario andaluz a fuer de meter como afiliados a limpiadoras y conserjes pagando lógicamente él las cuotas y situando estratégicamente los domicilios ficticios donde debería de vivir los ingresadosm no fueran a llegarles una carta inoportuna que les molestara por no ser partidarios del partido político en el que figuraran afiliados.

Hoy la Agrupación de El Palo, que también sufrió un gran bajón de afiliados, se halla con doscientos dos militantes y su asistencia a la última reunión estuvo en tres decenas y desde hace años no pasa del medio centenar, impropio de una militancia socialista, y cuya sede casi siempre se encuentra cerrada a cal y canto y con pintadas en sus paredes aparentando más bien una atracción para okupas.

Por tanto, ¿Tú crees que Dani Pérez le va a hacer la putada a su compañero de pupitre en la Casona del Parque, sede del Pleno Municipal, abriendo un expediente de investigación sobre el censo de esa Agrupación Este (El Palo), sin que se la abra asimismo a la suya de Miraflores/Trinidad donde figuran censados doscientos veintiséis afiliados, según el documento que tengo presente porque me lo pasaron, y sobre lo que todo lo que pasa ahí lo sabe sobradamente puesto que lleva veinte años militando, en el mismo sitio y a distintas horas, desde que estaba en Juventudes Socialistas, a pesar de su aun temprana edad, como para haber detectado en las votaciones donde ha estado a pie de urnas a esos afiliados de polvo y paja que solo aparecen de higos a brevas cuando ocurre una votación, como sus «primarias» y cuando son requeridos porque existan ciertas incertidumbres por sus resultados?

También podía hablar de la Agrupación Palma-Palmilla, ese censo de afiliados que tuvo de aprendices y profesores de escuelas taller y talleres de empleo de la Junta pero al ser “afleitado” porque su responsable fue seguido en sus talones por la justicia por asuntos varios, dejó de pagar las cuotas de sus redes clientelares que tenía metido en el partido y de ahí que haya caído la cifra de los actuales censados a la ridícula cifra de dieciochos afiliados, que son ahora los que figuran, en una barriada tan poblada y con tantas necesidades sociales y educativas a realizar, y donde la derecha no tiene cabida porque es imposible pero la droga cubre ese vacío político dejado.

«Compañero, permíteme que te trate así aunque no tengas carnet de partido; en tu saber que me sorprende en su profundidad como si fueras destinado a escribir la historia del PSOE de Málaga de este tiempo, no sé si también más atrás porque no lo hemos abordado aunque me encantaría para otro día, ¿Cuándo crees, aunque ya hayas apuntado algo, empezó ese declive y si ha sido constante o ha tenido sus fases?».

Trátame como consideres oportuno, no soy de los de exigencia de protocolo, querido compañero, jajaja…Respondiendo a tu pregunta sobre cuándo comenzó con nitidez esa decadencia en el PSOE malagueño, porque los lodos actuales vienen de aquellos barros arrastrados, y déjame querido amigo continuar sin interrupciones hasta que acabe porque pierdo el hilo, se inició de la mano de la secretaria general del PSOE malagueño, Marisa Bustinduy, que fue elegida accidentalmente en el nacimiento de este segundo milenio cuando Pepe Asenjo, secretario general con anterioridad, no repuesto del frustrado atentado de ETA dirigido contra él y su familia y que salvaron sus vidas de casualidad, tiró la toalla para proseguir dirigiéndolo cuando no peligraba su mayoría.

Entonces, comenzó un primer ciclo de ruinas por la incapacidad que hizo gala su liderazgo, actualmente sigue y de senadora, hasta entonces de escaso bagaje ideológico según quienes la conocían, bien de Motril o del norte de África, o a través de su descendencia que estudiaba en el instituto Gaona, pero no me preguntes porqué pero sí que me llegó en aquel entonces. Todo le venía grande para levantar otro proyecto de solvencia o saber conservar el anterior con el que se sentía un tanto incómoda, acomplejada ante la superioridad intelectual y conocimientos que acumulaban. Quizás por ello optó por el desmantelamiento de todo lo anteriormente construido desde la Transición, empezando por el propio Paco Oliva entonces responsable del grupo municipal con ciertas expectativas de volver a recuperar la alcaldía de la capital y que había sido primer teniente de alcalde con Pedro Aparicio, aparte de consejero de Empleo. Y este proceso duró hasta que estalló su crisis política-municipal del 2007. Impotente de hacer frente al caos por su ineptitud, en la primavera siguiente del 2008 hizo dejación de sus funciones munícipes dimitiendo y huyendo políticamente a Sevilla ( ¡ay la máxima vaticana en un partido que se procura laico!: «quién no sirve en su diócesis (edil en la oposición y portavoz del grupo socialista en el ayuntamiento de Málaga) es elevada y catapultada a Roma (parlamentaria andaluza)»

Y un par de meses más tarde, Bustinduy ayudado por el primero de abordo en la Diputación, los dos ya talluditos de edad, acometieron una operación para que el PSOE de Málaga no volviera a manos de los experimentados y se aliaron con   los pipiolos procedentes de las Juventudes Socialistas que ya andaban creciditos y disponían de un proyecto segregacionista y discriminador según la edad. El anterior y citado pope, bien pronto sería traicionado por esos “niñatos”, perdurando aún hoy día instalado en doloridas lamentaciones.

El objetivo de hacer limpia y romper con el pasado orgánico y con los cuadros que habían dirigido hasta el año 2000 la organización socialista malagueña, iba a culminar pero además con la innovación añadida de poner edad a los que cabrían en el nuevo proyecto desorganizativo, no cambiando a la vez la filosofía exterminadora puesta en marcha con la llegada del nuevo milenio. No es especulación -compañero paciente que me sigues escuchando- lee en mi móvil en pantalla esta joya de evidencia documental que atestigua lo que te digo, mañana te haré llegar por wassap la otra página, la primera, que es aun más sabrosa y la tendré en casa por algún sitio. Fíjate qué casualidad que ya, hace más de trece años, aparecía Dani Pérez, casi con el chupete, o más bien perdurándole los efectos de la leche maternal, instalado en la “nueva” estrategia conspirativa.

El misterio al descubierto de la tapadera que se empleó bajo formato de pseudo Conferencia de unas Juventudes Socialistas comandadas ya entonces por Dani Pérez, controlador como aquí se indica en la concesión de la palabra a los interesados intervinientes. Aunque realmente quien organizaba el encuentro, autor del guion previamente trazado, correspondía a la equipo que dirigía a Miguel Ángel Heredia que se enfrentaba semanas después por la secretaría general a Fernando Arcas. Ese día 31 que se ahí se menciona, corresponde al último sábado del mes de mayo del 2008, y ese tutelaje sobre los allí reunidos con el propósito de dejar el partido en manos de los ex y presentes en las Juventudes Socialistas, y como venganza hacia todo lo anterior al año 2000, lo pretendían ejercer desde la trastienda Marisa Bustinduy y Salvador Pendón, como fácilmente se deduce del texto que se expone. Marisa entonces ya estaba huida a Sevilla, habiendo dejado el acta de edil en el ayuntamiento de Málaga y hecho trizas el grupo municipal socialista que tuvo cinco portavoces distintos en una misma legislatura, pero apalancada al cargo de parlamentaria andaluza que ha proseguido hasta que no hace tanto tiempo fue aupada al Senado. En una supervivencia digna de los dinosaurios cuando poblaban el planeta Tierra, pasó a la Cámara Alta para dejarle el puesto de parlamentario andaluz a Francisco Conejo que, habiendo sido situado en los últimos comicios autonómicos en la lista electoral en puesto de salida, sin embargo, ante los menguados resultados socialistas que ofreció también la circunscripción de Málaga y que llevó a Susana Díaz a la oposición, se había quedado fuera de una nómina salarial de dinero público: «¡alpiste, alpiste!». Los malos tempos para la lírica que venían avisando, ante las sucesivas pérdidas de votos en las urnas, ya obligaban a apretarse el cinturón y hasta los cordones del calzado. El maná había desaparecido o se lo habían cargado los Ni-Ni y peterpanes en una década de voracidad. El otro que dio el visto bueno a esa operación, fue como indica el escrito Salvador Pendón, en aquel momento presidente de la Diputación, a pesar de que se había quedado, en las elecciones municipales del 2007, sin la alcaldía de Ardales, otro caso de compensación con indemnización por pérdidas electorales. Pero el tiro le salió por la culata cuando la noche del escrutinio, en el que el aparato que se volcó con Heredia triunfó frente a Arcas, se le cruzó en el camino por el que fue fraile, no me refiero a Juan Fraile, antes que cocinero, Luciano Alonso, promotor y animador sin embargo que había sido de la candidatura alternativa de Fernando Arcas. Se le adelantó a Pendón. Le dio un pedazo de abrazo, ya previamente negociado, a Heredia, a cambio de que ninguneara a Pendón a la hora de componer la ejecutiva -el de Ardales, aunque nacido en El Borge, se encontró ya hecho a un Paquito Conejo que iba a ser su responsable de organización, "¡Cuerpo a tierra que este no lo pongo yo!, se lamentaría- ofreciéndole asimismo algunas otras contrapartidas para su trama orgánica que llevaría a cabo desde su condición de Consejero de Turismo con el gobierno aún de Manuel Chaves, y que les significaría tantos quebraderos de cabeza, como su procesamiento judicial por colocaciones de liberados orgánicos del PSOE en la nómina de la Junta sin tener que ir a trabajar y ni tan siquiera conocer dónde se hallaban geográficamente sus puestos de trabajo, como sucedió con el flamencólogo Luis Guerrero. El mollinero Heredia cumplió ese pacto con Luciano, y a partir de entonces Pendón engrosó la lista de los que cayeron en desgracia al mismo nivel que el resto que habían sobrepasado los cuarenta tacos y ya no entraban en las mieles de las decisiones ni en los agraciados repartos de empleos públicos cuando acabó su mandato, retornando a su Magisterio como antiguamente ejerció.

El milagro que se operó en las alianzas chaqueteras que llevaron en el verano del 2008 a Miguel Ángel Heredia a ser consagrado como secretario general de los socialistas malagueños, al entrar en dicho cónclave como hijo tutelado por Salvador Pendón, que se las prometía felices, que se esforzó en conseguirle avales y luego votos pateándose la provincia en el coche oficial de la institución provincial que presidía, y sin embargo salió trasquilado al preferir el mollinero ir de la mano del mayor enemigo de partido del anterior, Luciano Alonso que segundos antes había patrocinado la candidatura alterativa que encabezaba el digno de Fernando Arcas, profesor de la UMA e historiador. La segunda foto, de brindis cervecero, que aparee a la derecha, fue tomada cuatro años después cuando se confirmó ya sin tapujos esa alianza por intereses contrapuestos y que tenía como denominador común que ninguno se fiaba del otro. Ahí se felicitaba el trío de euforia no contenida por el triunfo de Heredia ante el reconocido jurista Josele Aguilar. Luciano Alonso, como ya ha figurado, fue cocinero antes que fraile y por medio: guerrista contra felipistas, renovador contra guerristas, chavista contra borbollistas, griñanista contra chavistas, y susanista, aparte de Consejero con Chaves, Griñán y Susana Díaz. La penúltima operación que trascendió no hace tanto fue promocionar al jienense Felipe Sicilia para que fuera contra Susana Díaz. Por su afán de protagonismo, se precipitó el habitante ahora del barrio malagueño de Churriana al no presentarse el policía y diputado socialista nacido en Lopera como alternativa a la trianera, y por el contrario surgir Juan Espadas como el candidato de Ferraz, hecho que le tendría que descolocar. Ya mareado e intoxicado de CO2 de tanto husmear sus cambiantes pasos, le he perdido la pista y no tengo ni remota idea de con quién anda ahora ni de lo qué estará cavilando por esa cabeza que si tiene capacidad a diferencia de los Ni-Ni pero le mata no parar de moverse para prever el inmediato futuro. Gran trabajador como correoso conspirador y siempre de culito de mal asiento, o más finamente: un darwiniano amante de la super-evolución de su especie.

Todo el que superara los cuarenta años, salvo excepción puntual como después sucedió con Luciano Alonso lo que confirmaba la regla, se les había pasado el arroz en el PSOE malagueño. Era la máxima herediana en un esfuerzo sin precedentes de innovación ideológica que quedará patente en los anales groucho-marxianos del nuevo socialismo. Esto llevó aparejado también que el batacazo electoral en las municipales de mayo del 2011, que ya estuvo precedida por las anteriores europeas, fuera de aúpa, habiéndose previamente prohibido, conchabado con Griñán y Susana Díaz, la celebración de primarias; aún no controlaba la totalidad de la organización, no fuera a colárseles algún Trillo ajeno al clan.

Con resultado estéril me desgañité por las calles y medios de prensa malagueños pidiendo la convocatoria de primarias para que fueran elegidos por la militancia socialista los cabezas de listas a las elecciones municipales a celebrarse en mayo del 2011.

En Málaga capital, la merma sufrida por el PSOE malagueño; que encabezó la verde aún, políticamente hablando, María Gámez, impensable entonces que con los años acabara, dentro de la filosofía instalada por la mediocridad, de quien naufraga en su diócesis local acaba más arriba en Todo por el cielo, convirtiéndose, como enésima oportunidad, en responsable de los verdes uniformados. Fue letal en aquel entonces el batacazo de María Gámez: trece puntos electorales y tres concejales menos.

Las caritas de Heredia y de María Gámez, la noche electoral de las municipales de mayo del 2011. Tras haberse negado a convocar primarias, su candidata María Gámez, pasó de doce ediles, que ya fue un mal resultado para el PSOE en el 2007, que llevó a que Marisa Bustinduy tuviera que largarse a Sevilla, a nueve ediles. Asimismo, en las del 2015 volvióa repetir y a quedarse en los mismos nueve concejales a pesar de que el PP perdió siete ediles e IU, uno. Heredia yace actualmente, diez años después,como premio a sus logros en el Senado y María Gámez dirigiendo la Guardia Civil. La historia de premiar a los derrotados que lleva al PSOE de Málaga a la ruina, continua.

El resto de la provincia no fue menos, perdiendo el PSOE concejales y alcaldías por un tubo, también la Diputación que se evaporaba como nicho del aparato arquero, en referencia al lugar del domicilio de la ejecutiva provincial, para la colocación de adeptos. Pero ya no podía haber crisis en el PSOE de Málaga por este descomunal descalabro porque la petición de responsabilidades había dejado de existir. ¿Cómo se iba a exigir a sí mismo un relevo por la debacle la misma ejecutiva provincial de Heredia que lo había propiciado y dependía económicamente del partido para vivir? Eso solo se lleva en el fútbol con el entrenador. O los independentistas partidarios del Barça que pasan de proclamar que jugarán en la liga francesa para acabar en la misma liga española ya en la cola de los fuertes sin un Messi que es el único que pasa a la francesa. La crítica en la organización socialista había dejado de existir, había sido comprada una parte de la militancia y el grueso de la otra era sumiso, neutralizada por la anestesia de los favores, aunque ya no existieran cargos a repartir para todo el redil, que con resignación quedaba a las expectativas de lo que reportara el futuro, antes de realizar cualquier movimiento crítico u opositor que generara ser excluido para la eternidad eterna de prebendas.

Solo habló claro y alto una voz en solitario, el relator de esta historia que se la sigue contando al veterano socialista, con más paciencia que el profeta Job, pero esa declaración que hice y que fue reflejada en la prensa («Ignacio Trillo pide la dimisión de los «responsables» de la «hecatombe» del PSOE». «El exdelegado provincial de Medio Ambiente de la Junta señala a Miguel Ángel Heredia y afirma que el resultado «denota sobradamente la incompetencia y la mediocridad de esta impresentable y ridícula clase política provinciana socialista». (https://www.laopiniondemalaga.es/malaga/2011/05/23/ignacio-trillo-pide-dimision-responsables-28886271.html) sería ya tomada como la típica mosca cojonera de temporada donde empezaba a apretar el calor y encima me encontraba fuera del partido, donde duré menos que un caramelo a la puerta de un colegio, ante la persecución de que fui objeto. Normal que los ni-ni se lanzaron a mi degüello como chivo expiatorio de esa catástrofe electoral y para que no sentara precedente su extensión a otros militantes, igualmente cabreados pero postrados silenciosamente en su resignación `urbi et orbi´ (bendición papal que significa «todo el mundo»), teniendo en cuenta que si los máximos responsables de esa hecatombe dimitían de sus cargos conseguidos, sin otra opción laboral a qué agarrarse y con la crisis económica y de desempleo agudizándose, se jugaban el pan y los peces de sus respectivas familias.

En las elecciones generales de noviembre se repitió análoga hecatombe, el PSOE de Málaga se achicó de cinco a tres diputados, pero antes de que sucediera no tenía ni cabeza de lista que presentar. Heredia, a pesar de contar con todo el poder no quería figurar como número uno, solo de segundón. Las hostias que se esperaban que ocurrirían tras el recuento de papeletas llevó a que ese puesto tuviera que ser cubierta por la paracaidista Trinidad Jiménez que fue la que recibió el hostión de los votantes en sus mismos pómulos y hoy yace de puerta rotatoria en Telefónica donde me imagino andará curada y recuperada, no de su impresentable desfachatez por el destino elegido que tanto denigra a la política.

Para que gane el pueblo”, eslogan que porta este acto del PSOE de Málaga tal y como se puede apreciar en la pancarta que figura al fondo colocada en su parte superior, y que para su cumplimiento a rajatabla de cara a que los tres personajes que flotan sobre el tablero del escenario fueran compensados por sus fracasos políticos y electorales, la lógica normal de este PSOE malagueño, exigió que la primera a la izquierda, Trinidad Jiménez, traspasase el umbral de las puertas giratorias sin haber transcurrido los dos años por incompatibilidad, legal y ética, para aterrizar con notables emolumentos en Telefónica. En el centro, María Gámez, también saludando al viento que siempre le fue favorable, solo el viento, y que tras su fiasco municipal de forma reiterada se halla dirigiendo la Guardia Civil, y el ínclito aborigen de Mollina, Miguel Ángel Heredia, detrás a la derecha, que figura actualmente de senador inadvertido después de cómo dejó el partido echo un asco y de cuanto ha largado contra Pedro Sánchez, hoy converso espadista. Radiante manera para estimular la moral alcoyana de los militantes socialistas malagueños en lo que ha sido una constante de esa etapa en su organización que aún perdura, compensar a raudales a los protagonistas y responsables de los desastres de gestión y de las derrotas electorales con óptimos destinos en aplicación estricta de la máxima vaticana: quién no sirve en su diócesis, una patadita y hacia Roma, por cierto ciudad rosselliniana abierta, solidaria y de acogida.

En la primavera siguiente, transcurrieron las elecciones andaluzas de marzo del 2012 haciéndose patente igualmente la victoria del PP frente a un PSOE de Málaga que siguió perdiendo votos pero esta vez a favor de IU que logró un diputado más por esta circunscripción, aunque en esta ocasión, a diferencia de la mayoría absoluta que había obtenido Rajoy en el Noviembre anterior, con un programa centrado en la bajada drástica de impuestos, que incluía el famoso IVA, para subirlos salvajemente en el primer Consejo de Ministros que celebró, junto al abaratamiento del despido y proporcionando una generosa propina a la santa madre iglesia católica por los rezos y esfuerzos realizados para su ascensión a la Moncloa, llevó a que, ante el estupor del electorado de izquierda, el PP andaluz de Javier Arenas, que se las deseaba ganarlas como un paseo triunfal sin despeinarse, no pudiera gobernar, lo que propició un gobierno de coalición PSOE-IU, en un parlamento ya sin escaños por parte de los andalucistas.

Así presentaba y soplaba sin saber qué decir la noche del 20N del 2011 ante la pérdida de dos de los cinco diputados que aún conservaba el PSOE. Y así era también la cara de Francisco Conejo hacia su líder de preocupación por si le podía venir un soponcio repentino.

¿Vas estando de acuerdo sobre cuanto digo, querido compañero? Me dices con tu gesto que sí. Pues espera que aún queda una cuarta parte, a ver si sigues opinando lo mismo.

(CONTINUA: Y 4ª PARTE https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/12/10/malos-tiempos-para-la-lirica-y-4a-parte/)

OTRAS ENTRADAS RELACIONADAS CON EL BLOQUE TEMARIO

Malos tiempos para la lírica (1ª parte) (02.12.2021): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/12/02/malos-tiempos-para-la-lirica-02-12-2021/

Malos tiempos para la lírica (2ª parte) (06.12.2021): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/12/05/malos-tiempos-para-la-lirica-2a-parte/

Posted in: Solo Blog