Malos tiempos para la lírica (2ª parte) (06.12.2021)

Posted on diciembre 5, 2021

0


Viaje al fondo y más abajo de unas “primarias

Ignacio Trillo Huertas

Continúa, con esta segunda parte, (ver la primera entrada: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/12/02/malos-tiempos-para-la-lirica-02-12-2021/ ), la conversación que transcurre, por un lado, entre un veterano militante socialista del PSOE de Málaga que el pasado domingo 21 de noviembre ejerció de interventor en una mesa electoral de la Agrupación donde milita con motivo de la celebración de las “primarias” malagueñas que dieron el triunfo arrollador a Dani Pérez, candidato del aparato susanista pero transfigurado en exsusanista sin intervención divina por tratarse de un partido laico, y en la que en su discurrir observó cosas muy raras. Y por otro lado, figura el titular de este blog que pasaba por allí y al que lo han convertido en el largo y ancho pañuelo, más bien semejante a una amplia sábana blanca extendida que seca el valle de lágrimas de quienes impotentemente quieren cambiar la viciada vida de esa formación política. La es, por mor de una interesada composición interna de dirigentes con dependencia laboral del empleo público porque no tienen otra posibilidad, o no quieren, de opción profesional en la vida civil. Partido político, que, funcionando al margen de código ideológico y ético, no levanta cabeza con respecto al que fue, hallándose desde un tiempo atrás en declive permanente que amenaza con agudizarse si continúa por la misma senda continuista.

La reconversión automática y un tanto salvaje por la vehemencia que expresan en la organización socialista los que han dado el paso de ser susanistas a pasar a espadistas, en un lapso breve de tiempo, bien por instinto de conservación o por convicción, comenzó a producirse antes de la primarias andaluzas en tanto otros conforme avanzaba el escrutinio de votos a nivel de Andalucía el pasado catorce de junio que daba el triunfo electoral en las primarias a Juan Espadas frente a Susana Díaz, aunque no fue a favor del alcalde de Sevilla el voto mayoritario de Almería, como precisamente y no por casualidad también el de Málaga, con un centenar de papeletas de diferencia, lugares que se disputan, junto con Cádiz, ser el farolillo rojo en el voto socialista en los comicios donde participa el cuerpo electoral censado.

Había concluido, al fin, la duradera cena, incluido el postre, que compartí con el sufrido militante, ambos sin parar de charlar, dilatada en el tiempo por las preguntas y respuestas que nos habíamos estado entrecruzando; picando, entre tapa y tapa, o de algunas medias raciones, sin pasarnos no por régimen sino por aquello de no abusar de opíparo manjar a esa tardía hora y a nuestras edades, el compañero mayor que yo, que conste, no fuera ser que la necrópolis de Parcemasa fuera testigo fatal en trágica madrugada de un nuevo finado producto de un atracón. El dueño de bar, ya sin más clientes, amenazaba, con rostro de no muy buen amigo, con empezar a recoger mesas y sillas para comenzar a barrer, pero allí como resistentes ensimismados y un tanto masocas proseguimos pegados como una lapa a los asientos y a la palabra.

«¿Puedo seguir con mis preguntas?», me espetó el veterano afiliado, y sin que le diera el sí afirmativo prosiguió «¿Tú crees que son tan torpes los que dirigen el PSOE de Málaga como para seguir bajo el nuevo liderazgo de Juan Espadas sin cambiar nada y causando los mismos estropicios en el partido, por ser fino expresándome?».

A lo que le respondí con otra pregunta: ¿Tú crees seriamente que ha quedado alguien de la dirección de ese clan, okupa de la organización socialista desde hace dos décadas, que piense? ¡Ojo que pensar no es sinónimo de maquinar, que es a lo que están habituados a realizar!, le maticé. Y continué: Ya te he comentado antes, que los Ni-Ni convirtieron al PSOE de Málaga en un colectivo, por etiquetarlo finamente al igual que haces tú con cuidado a la hora del uso del lenguaje, con alguna calificación, sin materia gris donde la prioritaria preocupación es que los miembros de sus ejecutivas compartan un mercado común laboral sin fronteras, lógicamente no me estoy refiriendo al espacio comunitario europeo sino al del empleo público, aunque sean cada vez más menguantes sus ofertas de trabajo acorde con las sucesivas derrotas electorales que van acumulando, dejándose en las urnas a jirones instituciones y administraciones que son auténticos yacimientos para nuevas contrataciones. Es lo mismo decir sin materia gris, que vaciaron al instrumento partidario de raciocinio, dejándolo en pensamiento licuado, encefalograma plano para que mejor me entiendas…

«Entonces ¿tú crees que Espadas al propiciar el continuismo es una tapadera de Susana Díaz que lo utiliza para quitarse de en medio e irse al Senado y así dejar que le caliente otro el sillón en Andalucía hasta que Pedro Sánchez lo achicharre la derecha extrema que padecemos y ella vuelva de nuevo a esta tierra, porque aún es joven, en olor de muchedumbres rocieras, o trianeras pero no de la la Virgen de la Esperanza sino de la Macarena, a lucirse con aspiraciones a nivel nacional?»

Para nada, le respondí. Juan Espadas es una persona seria que no se prestaría para nada a ese juego. Persona formada, capaz, con enorme experiencia de gestión pero en las administraciones públicas y cuyas decisiones y equipos que ha elegido en su larga trayectoria han estado presididos por la brillantez y la excelencia. Otra cosa bien distinta es que haya encontrado tan mal la situación del partido en Málaga que, no fiándose de nada y de nadie, haya metido la pata hasta el corvejón en su decisión de apoyarse en Dani Pérez, que es parte del problema, para reunificar las distintas tribus susanistas que pueblan el PSOE de esta provincia, ante el escaso peso y división en cuanto a las estrategias a seguir por parte de los pedristas, con la ilusa pretensión de efectuar un cambio, pero, tal vez, no queriendo ver o no percibir que se apoya en los que no quieren que nada cambie. 

En resumidas cuentas, el craso error de Juan Espadas por desconocimiento de la contaminada trama orgánica malagueña que hereda y su escaso manejo de cuestiones internas tan cutres, que creo que ni se las imaginará, ha consistido en pretender cambiar el PSOE de Málaga valiéndose de los propios susanistas. Y a lo mejor se halla exultante pensando que lo más difícil lo ha logrado ya con el nítido triunfo de Dani Pérez. ¡ Ojú la que le espera conociendo el ganado ! Por el contrario, ha conseguido lo más fácil a costa de hacer un reparto de cargos entre malagueños en su ejecutiva andaluza que ya ha tenido la lectura de los exsusanistas de que se han salvado de la quema y que todo seguirá igual, y ellos a sus líos de siempre como salsa habanera, pero en su privativo salón de baile de Málaga. Y por el lado de los pedristas consecuentes, es lógico el desánimo producido y la lectura negativa del proceso seguido, como sensación de impotencia y de resignación, ante otra ocasión histórica perdida.

Y ya sabes que si en el primer momento que irrumpes no impones tu impronta y cortas por lo sano con lo anterior que te puede achicharrar, ocurre, con las distancias debidas, como les sucede a los fachas que permanecieron incrustados en los aparatos del Estado heredados del franquismo donde tanto tenían que perder al inicio de la Transición en el que se mostraban cagados ante un Adolfo Suárez al que no podían ver pero se adherían como el pegamento “Imedio” por mero instinto de conservación, temerosos de que fueran desbordados por los antifranquistas si se dividían y mejor era andar calladitos por las barbaridades que habían cometidos durante el genocidio transcurrido desde el golpe de Estado de 1936 hasta los últimos días de la larga noche de la Dictadura, como para saltar por los aires y ser condenados, por tribunales democráticos, de crímenes de lesa humanidad. Luego, cuando comprobaban que el tiempo pasaba y no ocurría ninguna depuración hacía ellos como medida al menos de salubridad pública, comenzaron a envalentonarse y hoy en día, bien ellos o inducidos a sus herederos, campan a sus aires y están que se salen. En los partidos políticos esos periodos de estados de ánimos se abrevian, son muchos más cortos. Te insisto, con las distancias debidas al episodio histórico que te he expuesto como pedagogía para quien como tú entiende de política y está dotado de suficiente inteligencia para saberlo interpretar, pueda seguirme mejor.

Dani Pérez -continué manifestándole- en contra de lo que pueden entender los profanos en materia psoista malacitana, no es el candidato ideal de los susanistas o exsusanistas de Málaga, tampoco de los pedristas. Lo quieren bien pocos, incluso a primera hora, apenas se corrió el rumor de que se iba a postular para secretario general, un grupo de alcaldes malagueños se rebeló, buscando otras alternativas. Tuvo que intervenir el propio Juan Espadas y dar un golpe en la mesa para acallar esa disidencia. Dani Pérez es el candidato de Espadas, quizás, por haber dado el primer paso de despegarse del susanismo ante su llamada cuando iba a salir al ruedo electoral frente a Susana Díaz, y eso basta en un partido donde por la subcultura reinante. Después de esas primarias, nadie quiere caerse del burro de sus expectativas personales enemistándose con el jefe recién elegido. Así que rebobinaron esos alcaldes y grupos disidentes, alérgicos a Dani Pérez, y aceptaron su candidatura no deseada.

Es más, asintiendo a lo que planteó y designó el líder regional, sin embargo los mismos le auguran a Dani corta vida como secretario general, lo que un dulce a las puertas de un colegio de párvulos de barrio pobre, aseguran. Me recuerda lo mismo que le pronosticaron sobre Marisa Bustinduy en los albores de este milenio, y ahí está -miralá, miralá…- más de dos décadas después viendo pasar el tiempo, ahora desde el Senado en la capital de la misma Puerta de Alcalá.

Mayo 2007. Cartel de Marisa Bustinduy, secretaria general del PSOE de Málaga y cabeza de lista en esos comicios municipales. Superpuesto, su asesor de campaña, Francisco Conejo que venía de perder las elecciones municipales de Alhaurín el Grande cuatro años antes, su pueblo natal del que se tuvo que exiliar. La innovación, inédita entonces en el Planeta en el mundo de la demoscopia, creo que luego también siguió porque nadie se lo copió, que introdujo el experto Conejo en estos lares y que convenció a su jefa, consistió en no realizar campaña en las tres cuartas partes del municipio, todo estuvo centrado en los barrios de Carretera de Cádiz, porque eran zonas de derechas y presentarse allí aumentaba la participación de los votantes de Francisco de la Torre, o sea que tenía claro el programa electoral tan poco atractivo que presentaba el butinduysmo pensamiento Coejo para no convencer a más votantes. También Miguel Ángel Heredia se ganó los favores de lideresa Marisa Bustinduy por esa máxima extraída de su genial capacidad intelectual que reiteraba una y otra vez cuando alguien se le acercaba y criticaba a la secretaria general: “donde hay capitán, no manda marinero”. Marisa se quedó estancada en doce concejales que le llevó a su crisis orgánica para salir huyendo a Sevilla, ahora en Madrid donde sigue en política en función de los méritos acumulados, los mismos doce ediles por tanto que Dani Pérez, con inmenso aire triunfal que sigue restregándoselo a quienes actualmente cuestiona su liderazgo, obtuvo en mayo del 2019, doce años después de desgaste de Francisco de la Torre y en el peor momento de la sigla barcenera del PP y por el contrario con una marca sanchista PSOE recuperada y triunfante. Marisa Bustinduy no amenaza con ofrecerse como candidata revival a la alcaldía de Málaga. Dani Pérez sí, ya que la secretaría general le viene corta para la urgente necesidad fisiológica que siente de cara a evacuar su capacidad y ambición.

Por tanto, es fácil deducir que el esfuerzo realizado esta vez por el aparato para movilizar el voto en estas «primarias» de los que figuran como militancia ficción entre los afiliados, como ha sucedido en tu Agrupación y en otras que relataré más adelante, estaba más encaminada a realzar al nada carismático y exiguo líder Dani Pérez, para darle legitimidad a su victoria con una alta participación, a pesar de que finalmente ha sido la más baja entre todas las convocatorias de esas características habidas hasta la fecha, que en el temor a que su débil contrincante, José Antonio Gómez, Nono, le arrebatara la victoria.

José Antonio Gómez, Nono, ha sido el mejor rival que podía tener Dani en estas “primarias”. No es trigo limpio y menos con germinación florida para ser alternativa. Y los que lo han ido avalándolo lo sabían bien, como sus contrincantes danistas-perecistas pensamiento reconvertido Juan Espadas. Con el crédito a la candidatura de Nono lo que pretendían muchos de sus donantes, reacios y aversos a Dani Pérez, es que hubiera primarias, nada más. Pero erraron aquellos que como tú, querido y honesto compañero, siguieron apoyándolo en campaña. Quizás no eráis conscientes que a la vez ibais a blanquear o legitimar la propia candidatura de Dani y provocar el titular en prensa de que el gran timonel arrasaba a su rival, acabando a la vez con la moral alcoyana de los que aún albergaban la esperanza en un cambio, e inducirles a la vez a que no continúen como masoquistas afiliados, generando inconscientemente por tanto nuevos Brexit de militantes con destinos a los sofás de los interiores de sus hogares que son más cómodos y los que menos cabreos y dolores de cabeza reportan. Nono es producto también de un cambalache de los habituales que realizó el chapucero tándem Conejo-Heredia cuando se dedicaron en un periodo de su gestión a comprar alcaldes de otros partidos, y que en el siguiente capítulo entraré en más detalles.

Por tanto querido y resignado compañero, se puede extraer otra lección sobre este fiasco de alternativa: lo imposible que resulta desde el interior orgánico, donde todo está tan contaminado y descompuesto, que pueda salir una renovación regeneradora para cerrar página de ese pasado nefasto y afrontar los nuevos retos que presenta la sociedad malagueña con un equipo de dirección solvente y honesto que al menos se identifique con el cuerpo electoral socialista de la provincia de Málaga y ofrezca soluciones a sus problemas.

Por tanto, si Juan Espadas conociera el percal que tiene en Málaga, o Dani Pérez se lo hubiera puesto en conocimiento para blindarlo, se habría percatado de algunos pormenores chocantes, como, por ejemplo, cuando inmediatamente después de su triunfo ante Susana Díaz celebró un acto en Torremolinos como jornada dedicada al LGTBI acompañado del ministro del Interior Marlaska. No me refiero al Congreso regional celebrado también en Torroles el pasado siete de noviembre donde fue oficialmente aclamado como nuevo secretario general, sino antes, dos semanas justo después de su triunfo, veintisiete de junio, donde se personaron unos visitantes a ese encuentro que al menos podían haber sido tildada como extraña esa asistencia al acto de la LGTBI y a otras cuestiones no discriminatorias, sexualmente hablando, sí no hubieran mediados otras razones que hubiera provocado una interrupción del tiempo de duelo ante la derrota sufrida como forofos susanistas. Eso, si lo hubieran sentido, pero la muerta política al hoyo, es decir al Senado, y los espabilados al bollo, a lo que es dedicar la vida para sobrevivir que en política no es nada fácil.

27 de junio 2021. A catorce días de la derrota en las urnas de los dirigentes del susanismo en Málaga, Francisco Conejo y Rafael Granados, con un tercer acompañante que se consideraba fuera del PSOE de Málaga por sentencia judicial sucedida, José Luis Cámara, asisten al acto que por el LGTBI se celebró en Torremolinos con la presencia de Juan Espadas, flamante vencedor de las primarias, y el ministro del Interior Fernando Marlaska. Foto: De mi corresponsal.

Qué casualidad que les faltara tiempo a los que hasta escasas días antes habían sido fogosos susanistas metidos en faena de campaña de primarias contra Juan Espadas y a favor de Susana, me estoy refiriendo a Francisco Conejo y a Rafael Granados secretario de la Agrupación del Centro de Málaga capital y de puestos varios -también está en nómina en Acosol, a pesar de su avanzada edad para hallarse más que jubilado, cobrando 70.000 euros mensuales- para estar ambos presentes, no por casualidad y entusiasmo en la defensa de la diversidad sexual sino, porque iba a estar allí en cuerpo y alma el victorioso frente a Susana Díaz y no había que perder tiempo. Como tampoco fuera fortuito que se llevaran como acompañante al conseguidor José Luis Cámara, líder en medrar y asuntos varios, pero apestado y dado de baja en el PSOE de Málaga por una sentencia judicial, y que lo más probable para figurar también en el acto y junto a Conejo y Granados es que les vendiera previamente la moto de ser un gran amigo de Espadas por los trabajos medioambientales que realizó hace casi dos décadas desde la empresita que montó, como auditor de la cosa sostenible, con dirección postal en el Parque Tecnológico de Andalucía. Estaba en el pensamiento único de los dos popes susanistas no perder la comba del poder, maquinando ya en sus mentes orgánicas alcanzar a partir de entonces el consenso de sus acólitos susanistas, de los exsusanistas recientes y de los ex de antier, al objeto de conformar la nueva mayoría que alumbrase con fortaleza cuantitativa a Dani Pérez, solamente por ser el elegido de Espadas, y así sumergirse con él, para aquí paz -bien distinto a paz y descanse que era lo que han estado temiendo desde que fueron derrotados- y mañana gloria; o sea, a cambio de cuando llegara el momento oportuno plantear el consabido: «¿ y de lo mío, qué ?».

27 de junio 2021. A José Luis Cámara y al susanista Rafael Granados, (Francisco Conejo se quedó en la retaguardia por no ser muy presentable en la reconversión acelerada de susanista a espadista y fuera a mosquear, lo suyo es más estar en la oscuridad realizando las conspiraciones, como para que no se le vea mucho por estar muy convencido de su achicharramiento), les faltaría tiempo para que acabada la intervención del nuevo líder, Juan Espadas, inmediatamente hacer la aproximación correspondiente que era para lo que fueron, no para después de travestirse como susanistas de espadistas tener que hacerlo de LGTBI aunque ya Conejo hizo sus pinitos hace unos años. Detrás de la misma imagen,un Dani al margen de esa conversación y de blindar a su Jefe, en su tarea de padre desde hace pocos meses. Antes tenía que ser diputado al Congreso, en sustitución de Magdalena Álvarez siendo un veinteañero, delegado de Medio Ambiente de la Junta durante un día, por un “error” achacable al BOJA, y delegado de Salud por más días para pasar a responsable del grupo de los concejales socialistas tras perder los comicios locales ante Francisco de la Torre del PP. Foto: de mi corresponsal.

A ti, querido compañero, te sonará José Luis Cámara que tan mal de memoria no te veo, aunque sí algo regular de la vista por la cara de miope desorientado que me pones, a lo mejor porque te has perdido de adónde voy. Bueno, no hagas más esfuerzos mentales que no son horas. Te lo recuerdo:

José Luis Cámara, nombrado por la Diputación Provincial de Málaga, presidido por Salvador Pendón y como vicepresidenta Marisa Bustinduy, gerente del Consorcio Provincial de Bomberos, con tareas suplementarias de apagar otros fuegos distintos a los del perfil del puesto oficial: las relacionadas con su responsabilidad de organización de la ejecutiva de distrito de la Agrupación Centro para ponerla al servicio de sus superiores institucionales, y las de las otras calenturas personales relacionadas con el sexo febril que se contienen en la sentencia.
Con él llegó el escándalo. El próximo día 12 de este mes reaparecerá con carnet y como número dos de los delegados de la Agrupación Centro amnistiado al parecer por su secretario general, Rafael Granados.

Pues bien, te acordarás el próximo domingo día 12 de este mes de diciembre de este menda, cuando asistas a ese cónclave provincial al que no faltarás, -porque en tu imbuida moral alcoyana, aunque te cueste la vida por la pena que sientes del estado calamitoso que presenta el partido, seguirás sin perdértelo, a lo mejor por tener lugar cada cuatro años y no saberse qué deparará el futuro a la edad que portas aunque yo te diga que aun eres un joven mayor, y en este caso para ser testigo del bautizo de Dani Pérez como tu inmediato gran timonel-, y veas deambular por sus pasillos y en el pleno, a pecho descubierto, al personaje José Luis Cámara que no te pasará inadvertido, ya blanqueado por la resurrección política ocurrida para olvidar el bochornoso escándalo de ese ayer no tan lejano donde fue judicialmente condenado, y de qué forma. Te insisto, no te olvides que te lo he adelantado y además que va a traer cola.

22.11.2021. La carta que dirige Dani Pérez a la militancia que figura en la página Web donde apuesta por un proyecto fuerte feminista. A estas alturas y estaos a menos de una semana del Congreso Provincial no se sabe si con o sin José Luis Cámara.

Y que esta no deseable personación de José Luis Cámara por la mayoría de la militancia, y seguro que tampoco por ninguna de las feministas que asistan, además no se casa con esa elocuente carta de Dani Pérez dirigida a la militancia dando el agradecimiento por haberlo elegido y donde expresa: «Comenzamos a recorrer juntos este nuevo camino con el objetivo de forjar un proyecto fuerte de izquierdas, municipalista, feminista y ecologista». (Ver: https://www.psoemalaga.es/actualidad/ver-nota-prensa/id/9548/titular/carta-de-daniel-perez-a-la-militancia-del-psoe-de-malaga.html ) ¿El proyecto fuerte feminista es con ese delegado como número dos de la Agrupación Centro? Aparte que podría aprovechar para hacerle otra pregunta, ¿El proyecto fuerte municipalista pasa por empezar perdiendo el principal municipio en manos del PSOE como es el de Torremolinos?

Encima, nadie sabe, ni lo dirá, cómo Cámara ha vuelto a obtener el carnet del partido aunque se suponga. Me dicen que tiene que ver con que Granados cuenta ya con 74 años y se quiere jubilar próximamente, se le ha pasado de tiempo sin darse cuenta de lo a gusto que se halla, a lo mejor nació con esta vocación de servicio per se, y algo deberá estar preparando con el susodicho porque no tiene otra explicación. Te avanzo además que Cámara, según lo pactado con él por Granados, no irá al Congreso Provincial como un invitado más para pasar desapercibido, sino, ni más ni menos que, como número dos por esa magna Agrupación, buque insignia de Málaga y provincia, la del Centro, por ser la de mayor militancia aunque su cuantía se haya visto mermada a la mitad en este periodo Ni-Ni, retrocediendo de los cercanos a siete centenares hac unos años a los trescientos ochenta y tres exactos que figuran formalmente en la actualidad, si no me fallan los informantes, y la mitad de ellos son realmente de polvo y paja; o sea, no son socialistas sino afiliados por los clanes, bien a la fuerza porque tengan a gente cogida por sus partes, por lo bajini o sin que lo sepan: caso de familiares, parientes y allegados, y otros ajenos sin que ni tan siquiera estén enterados. Todo -según me dicen otras fuentes que lo saben todo de lo que acontece en Los Arcos, sede de la ejecutiva provincial, siendo perfectamente conocido por el secretario general en funciones, el susanista José Luis Espejo, como por el que está recibiendo ahora el traspaso de marrones, el exsusanista, Dani Pérez.

Los tres secretarios generales del PSOE de Málaga, Marisa Bustinduy, Miguel Ángel Heredia y José Luis Espejo que desde el año 2000 en que se inició la decadencia que actualmente se sigue arrastrando han conducido a esta formación política a la deriva. A la derecha el que pretende ser el cuarto, Dani Pérez, que ya ha manifestado que no está dispuesto a una ruptura con el pasado.

Estos afiliados de polvo y paja te habrán recordado a esos votantes siniestros de tu Agrupación donde operaste de interventor y que me describiste en la primera parte de este culebrón que te dejaron estupefactos por ser por ti desconocidos y por las preguntas y comentarios que hicieron en sus anómalos movimientos que dieron paso a sus votaciones.

No sé si también se te habrá borrado de la mente, o colación de esas corruptelas que figuran en el censo de los socialistas malagueños, el caso que apareció en la prensa como denuncia de un candidato a la alcaldía de Málaga escindido de Izquierda Unida, Antonio Serrano, en la primavera del 2011, en vísperas de las elecciones municipales de aquel año, sobre unas excavaciones extrañas que se habían efectuados en la finca La Corta donde aparecieron unos restos humanos, con calaveras incluidas. Pues ya las fuentes bien unformadas me tenían al tanto desde hacía dos años antes que había una relación igualmente siniestra con la Agrupación Centro, algo que ver con el polvo y paja apuntado ya.

No te asustes con que te vaya a decir a continuación que correspondían a militantes, vivitos y coleando, que estuvieran dados de alta y con las cuotas pagadas al día en la Agrupación Centro, sino tal vez a difuntos cuyos restos fueron presuntamente desviados del trasiego de cadáveres que hubo desde el cementerio de San Miguel, ya clausurado, con destino a la necrópolis de Parcemasa, y que diera lugar a la intervención judicial con paralización del movimiento de tierra que estaba realizándose en dicho lugar y el inicio de diligencias judiciales por el juzgado número 7 de instrucción y antes por el número diez, como medida cautelar contra el empresario que lo estaba llevando a cabo. https://www.malagahoy.es/malaga/Denuncian-aparicion-humanos-enterrados-Corta_0_456855041.html  y https://www.20minutos.es/noticia/978988/0/  

Las diligencias que tomando vía judicial le fueron abiertas al empresario objeto del beneficio de la Diputación encargado de las afiliaciones irregulares en la Agrupación Centro y del buen fin de las votaciones de sus trabajadores previo encuadramiento y marcha en dirección a las urnas en un autobús que alquilaba. Todo perectamente planificado, excepto de que le salieran cadáveres en el subsuelo de su aprovechamiento que llevó a sembrar el pánico también entre los trabajadores que aunque con carnet PSOE no ERAN socialistas ni militantes.

Pues bien, querido compañero, ahora era tú quien no da crédito a lo que te estoy contando. Prosigo, no era casual que esos terrenos donde afloraron esos muertos fueran de la Diputación, adjudicado sin procedimiento administrativo al citado empresario autor de su descubrimiento para llevar tierra de ese punto situado en la ladera oeste del Monte Coronado, cerca de la ronda oeste de Málaga, con destino a las obras de la segunda pista del aeropuerto, exigiéndose como contrapartida al empresario afiliar a la Agrupación Centro y pagar las cuotas de los trabajadores que contratara para esa obra “social”, que serían procedentes de la exclusión racial del barrio Palma-Palmilla. Asimismo, debería abonar el alquiler de un autobús de ida y vuelta cada vez que fuera necesario que se desplazaran esos “afiliados” a dicha Agrupación para asegurar que todos ellos llegaban físicamente y en condiciones y no se habían perdidos o despistados en una tasca en el camino para darse chutes de vasacos de vino blanco peleón que tan aficionados son. Hay que reseñar que no se trataban de disciplinados militantes cualesquieras imbuidos de la ideología de Pablo Iglesias el fundador del PSOE sino de desideologizados lumpen proletarios sobre los que escribió don Carlos Marx, pobres buscavidas en su mayoría de economías por debajo del nivel de subsistencia, no por tanto de escala sino sumergida con trasiego y trapicheos con chatarras, trapos, vidrios y cartones, alguno sembrador de patatas en parcelas ajenas, por considerar decisivos sus votos en las urnas, bien se trataran de elecciones de ejecutivas de Distrito o provincial, delegados a Congresos o conformación de listas electorales.

A tal fin, detenido el autobús que los transportaba en un lugar preparado al efecto pero en situación prudente, no fueran observados por otros militantes o hubiera algún fotógrafo de prensa que los retratase, próximo a la Agrupación pero que no obstaculizase el tránsito rodado por las calles Ollerías, lugar de la sede, y Carreterías, eje transversal, no fuera a liar un follón de tráfico y se presentara hasta la policía local y descubriera el percado. Una vez aparcados se bajaban estos currantes y se les pasaba lista, asegurándose que portaban el DNI, con entrega nominal de un sobre cerrado a cada uno donde ya figuraba en su interior la papeleta que tenían que votar, y en fila india guiada pero por grupos ya que eran varias docenas y de ir juntos darían el cante. Seguidamente se les conducía hasta el inicio de la escalera de entrada de la sede para que nadie se escabullera, y tenían que subir a depositar el voto con intervalos de dos minutos. Recogidos a sus salidas nuevamente con el mismo destino hacia el autobús y una vez completada la misión, vuelto a llenar los asientos, se emprendía nuevamente retorno a la barriada de Palma-Palmilla donde se bajaban en la rotonda que conectaba la roda intermedia de Ciudad Jardín con el barrio, antes de llegar al centro comercial de la Rosaleda, donde ya se desparramaban con destino a sus lugares dormitorios. De ello, lógicamente estaban al tanto, los responsables en aquel tiempo de la Diputación como el político de la Agrupación, Rafael Granados, como el de organización, José Luis Cámara, no digamos Francisco Conejo que todo lo que fuera conspiración lo husmeaba y supervisaba antes. Estos tres últimos, no te olvides compañero que no te eo bien, los tres imprudentes visitantes del primer acto en la provincia de Málaga tras ganar las primarias, Juan Espadas, sin que Dani Pérez le percibiera de nada.

Imagínate, le dije al estupefacto compañero veterano que hasta entonces había estado creyendo que el trapicheo y de mucho más baja intensidad se había estado produciendo exclusivamente en su Agrupación, la que se tuvo que liar en el tajo de trabajo de la finca La Corta cuando empezaron en esas excavaciones a aparecer cadáveres, con lo supersticioso que son los de esa etnia, y encima con la aparición de la Guardia Civil del SEPRONA con la fobia que les tienen a estos payos vestidos de verde, carreras por aquellas canchas dándose patadas en el culo, algunos llegarían hasta perder el carnet del PSOE si no lo habían entregado para serles devueltos en la siguiente votación a efectuar en la Agrupación… pero describir el espasmo y las bullas que se dieron en un sálvese quien pueda, y la situación en la que quedó el pobre empresario, constituiría ya de por sí un capítulo berlanguiano aparte y no estamos para guion de cine.

Vamos al grano, a seguir con la descripción de lo que interesa.

Este modelo de afiliación del susodicho empresario que yo creo que era igualmente afiliado socialista, fue copiado por el propio responsable de organización José Luis Cámara. Ocurrió cuando se peleó con Granados, que se hizo crítico contra Marisa Bustinduy, y este último que bien conocía el truco porque lo practicaba con anterioridad sí que arrastraría una lista de afiliados de polvo y paja grande. Así pues, Cámara tenía que neutralizarlo como fidelidad a los máximos responsables de la institución provincial, Salvador Pendón y Marisa Bustinduy, de donde cobraba y tenía como misión controlar la Agrupación y ponerla a disposición de sus citados jefes de forma permanente e inalterable en cuanto a los resultados de las votaciones, por lo que procedió a montar su propia lista de polvo y paja empezando con sus familiares: su padre, su madre, su hermano, su suegro joyero, su suegra, sus primos, su cuñado… domiciliados en parcelas baldías del centro y en pisos pateras con inmigrantes o con ocupas…así como la contratación de una treintena de miembros de la Agrupación a cargo del Corsorcio de Bomberos de él dependiente.

https://www.malagahoy.es/malaga/tempestad-socialista-cesa_0_207279948.html , e incluyó de afiliados hasta bomberos que vivían en Campillos o en Antequera, según publicó el diario El Mundo que entones tenía una edición en Málaga.

«¿Y eso continúa?, me estás poniendo malo», me dijo el veterano militante, ya con cabeza cabizbaja como avergonzado mirando al suelo y soplando, a la vez que aseveraba que llevaba años en Babia, como suponía que la mayoría de la militancia malagueña que de esto no debía saber nada porque nunca se lo habían dicho, ni tampoco lo ha oído ni tan siquiera como comentarios de terceros.

Mi respuesta está en el viento, como diría Bob Dylan, le contesté. Ellos solo lo sabrán si continúa y lógicamente también Paco Conejo. Lo que te digo es que los dos que jugaron desde trincheras amigas, a adversarias, para pasar a volver aparecer ahora de la mano cogidas, amnistiando Granados a Cámara, por algo será, no sé qué opinarán las feministas, una vez que nadie se ha atrevido a dar hasta ahora la noticia, y encima van a Torremolinos a ver a Espadas acompañados de Francisco Conejo que en aquella larga era fue segundo de un Heredia que es hoy senador y espadista después de haber sido un recalcitrante susanísta y antipedrista visceral. Lo que si te puedo afirmar, según me dicen mis fuentes, es que como secretario general de organización de la ejecutiva provincial, Paco Conejo siempre se negó a investigar los clanes y trapicheos que existían en la Agrupación Centro y que sin disimulo se iban a cenar precisamente a la pizzería que no tenían muy lejos de Ollería pero les gustaba, no sé si porque se sintieran más identificados con su nombre: “La Mafia”, de calle Compañía, número 5. También tengo fotos de ello en ese establecimiento napolitano o siciliano pero en Málaga, donde aparece compartiendo mantel un exdirector general, «El Breve», un exconsejero, una exdelegada…, todos de la Junta de la etapa gobernante de Susana Díaz, militantes de esa Agrupación bien conocedores de esos tejemanejes que siempre silenciaron …

«Amigo Trillo, que me vas a dejar sin dormir esta noche por la hora que es y por lo que me estás contando, ¿tú crees que todo esto se lo ha relatado Dani Pérez a Juan Espadas y por eso se ha ganado su confianza?», me pregunta el cada vez más sufridor socialista de mis narraciones.

No creo, le contesté, porque si hubiese sido así, ni Espadas habla tan relajadamente con Rafael Granados ese día de Torremolinos ni Dani Pérez deja que José Luis Cámara se le hubiese acercado. Eso pienso, aunque pudiera estar equivocado… pero me cuesta reconocerlo conociendo bien a Juan que no pienso que haya cambiado.

El problema de Dani Pérez, proseguí, es que ha estado metido en todos estos fregados desde que era demasiado joven, y mira que personalmente no me cae nada mal sino todo lo contrario. Lo percibo como si conservara un halo angelical y hasta aparentando cierta ingenuidad, pero a la vez, por sus actos, como si de un trastorno freudiano padecido en la infancia se tratara, cuando ya soñaba con ser político, la ambición le carcomiera y no estuviera desde entonces instalado en la realidad, y, reitero, como si la naturaleza le hubiera otorgado uno superpoderes innatos, propio de ser abordado con profundidad por Iker Jiménez, y no fuera consciente de sus limitaciones a la hora de procurarse ser secretario general y a la vez candidato a la alcaldía de la capital malagueña y ni más ni menos frente al consolidado Francisco de la Torre que pretende serlo hasta justo cumplir los cien años, y que su golpetazo fuera de tal calibre con destino al abismo que arrastrara letalmente al PSOE de Málaga, que si ya se halla en la UCI lo puede poner en la boca del volcán de Cumbre Vieja de La Palma ardiendo a tal nivel de temperatura que no quede ni añicos para ser expuesto luego en el museo de Cera de Torremolinos.

Ya te sacaré algunas documentos del partido sobre Dani, de mis fuentes en Los Arcos, en los siguientes capítulos que te van a sorprender todavía más de que no ha sido inocente a este proceso de deterioro que ja sufrido el PSOE de Málaga, pero vamos a irnos a dormir un rato. Que tengas buenas noches sin pesadillas de guardias civiles en La Corta con caída de una parte de la organización psoista malagueña y te veas en el talego con Cámara y Dani…, ja,ja,ja…

(Continúa: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/12/08/malos-tiempos-para-la-lirica-3a-parte/)

OTRA ENTRADA RELACIONADA CON EL BLOQUE TEMARIO

Malos tiempos para la lírica (1ª parte) (02.12.2021): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/12/02/malos-tiempos-para-la-lirica-02-12-2021/

Posted in: Solo Blog