2ª parte MEMORIAS de Juan López Morales (01.06.2021)

Posted on junio 1, 2021

0


INTRODUCCIÓN

Ignacio Trillo

Se hace pública aquí la segunda entrega de la autobiografía de Juan López Morales nacido en el año 1915 en la localidad gaditana de Jimena de la Frontera, por tanto contando con veinte años de edad cuando se inició la insurrección militar de una parte del ejército contra la Segunda República española.

Como se expresó en la primera parte ya divulgada (VER: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/05/27/memorias-de-juan-lopez-morales-desde-el-exilio-27-05-2021/) es posible esta lectura gracias a la voluntad expresada por Helios López, hijo del protagonista, que es de agradecer por la importancia del testimonio para la Historia de esa época convulsa.

Esta semblanza fue dictada por el propio actor a su nieto Romaric, hijo de Helios, para conocimiento y legado a sus herederos y familiares.

El hijo y el nieto de Juan López Morales nacieron en Francia donde se exilió su antecesor del que no olvidan la odisea sufrida junto a su saga familiar así como el sacrificio que representó su compromiso político y ético en pro de la libertad y la justicia en España. A la vez, ambos descendientes continúan profesando un intenso amor a la tierra donde vio la luz su padre y abuelo y donde sigue viviendo gran parte de su extensa familia.

Como ya subrayé en la entrada anterior, mi papel queda reducido a insertar las imágenes con sus comentarios a pie contextualizando el instante, así como supervisar cualquier error que se hubiera podido trasladar como consecuencia de la diferencia de seis décadas del tiempo que ha mediado entre los hechos aquí relatados y la transcripción del testimonio memorístico.

IIª parte. De la sublevación militar del 18 de Julio a la llegada a Madrid para su defensa

Juan López Morales

Año 1937. El miliciano republicano de la Estación de Jimena, autor de esta autobiografía, Juan López Morales.

Continuación del año 1936

El día 17 de julio 1936 comenzó la sublevación militar para derrocar a la IIª República en el Protectorado de España en Marruecos y en Canarias. El día 18 de julio se extendió a otros puntos de la península.

Sábado, 18 de julio de 1936. Portada del diario Heraldo de Madrid de tirada nacional informando sobre el levantamiento militar que se había iniciado el día anterior por una parte del ejército en Marruecos

La situación era confusa, en tanto el gobierno republicano afirmaba tener la confianza de los mandos militares negándose a entregar armas al pueblo como lo pedían los sindicatos C.N.T. y U.G.T., insistiendo que en las grandes capitales, como Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, Málaga y otras ciudades importantes, el movimiento insurreccional había fracasado.

También del mismo día, 18.07.1936, otro diario de tirada nacional, La Voz

El día 20 de julio, el general Sanjurjo, cuando pretendía regresar en avión desde Portugal, donde se encontraba refugiado y exiliado ante su intentona de golpe de Estado anteriormente ensayada, el 20 de agosto de 1932, con destino a Madrid para ponerse a la cabeza de la sedición, muere al despegar el aparato, en accidente… o atentado.

La última foto del general Sanjurjo momentos antes de tomar la avioneta que acabaría con su vida al caer tras su despegue y salir ardiendo.

El día 30 de julio 1936, empezaron a llegar los primeros aviones italianos y alemanes en apoyo a los sublevados al Protectorado español en Marruecos.

El 7 de agosto 1936, el general Francisco Franco, que había aterrizado el 19 de julio en Tetuán procedente de Canarias para ponerse al mando de las tropas coloniales españolas establecidas en el norte de África, llega a Sevilla procedente del Protectorado marroquí con su estado mayor, mientras que continua de forma imparable el traslado de fuerzas rebeldes y mercenarias magrebíes por medios aéreos desde el Rif con destino a la sevillana base de Tablada.

Grupo de mercenarios magrebíes a los que llamaban indígenas Regulares del ejército español esperando para ser transportados a la península en uno de los Junker 52 facilitados por Hitler para el triunfo de los sublevados. Esta operación fue considerado el primer puente aéreo masivo de la historia militar y ensayo para los que se llevaron a cabo en la Segunda Guerra Mundial que para el eje naz-fascista. la guerra de España fue considerada como su primera batalla. Foto: Luis de Vargas.

El también felón, general Gonzalo Queipo de Llano, se había hecho dueño de la capital sevillana en el primer momento del Golpe. Había fusilado ya a unas nueve mil personas. Prosiguió con sus escabechinas, entre las que figuraría la del general de brigada Miguel Campins y Aura, persona conservadora y católica, honesta y leal, a pesar de que de forma obligada tuviera que declarar el estado de guerra en el primer momento, posibilitando que la capital granadina cayera el día 20 de julio en poder de los fascistas. Ocurrió su ejecución el día 16 de agosto, así como, una semana antes, el día 11, Queipo de Llano igualmente había acabado con la vida de Blas Infante, padre de Andalucía, aunque en este caso sin pantomima de juicio militar y condena.

Blas Infante Pérez de Vargas (Casares, 5 de julio de 1885-Sevilla, 11 de agosto de 1936), con sus hijos: Luisa, Luis y María Ángeles. En la madrugada del 11 de agosto de 1936, sin juicio ni sentencia, fue asesinado en el Kilómetro 4 de la antigua carretera de Carmona a Sevilla. Fue llevado a altas horas de la madrugada en un coche junto a otro republicano que correría la misma suerte. Los gatilleros fascistas le dispararon varias veces a bocajarro pero no lo remataron. Se fue arrastrando desangrándose hasta un cortijo o choza que se hallaba cercano donde fallece. Sus huesos yacen en una fosa común llamada Pico Reja en el cementerio de Sevilla. Todas las madrugadas durante meses posteriores al golpe llegaban a ese lugar camiones cargados de detenidos republicanos para ser igualmente fusilados. (Narración de su bisnieta Rosa Delmás)

En Algeciras, los Moros y otras fuerzas del Tercio de la Legión y Regulares que desembarcaron en el primer momento de la sublevación, también conquistaron la ciudad. Y en poco tiempo los insurrectos se hicieron con casi toda la provincia de Cádiz.

Con el paso de los días, solo Jimena de la Frontera que linda con la provincia de Málaga quedaría en poder del Gobierno legal. Únicamente disponíamos, para su defensa, de los obreros con escopetas de caza y pocas municiones, juntos a unos cuatro o seis carabineros y otros tantos guardias civiles.

Hasta que fuimos atacados la mañana del 28 de septiembre, hacíamos vigilancia por caminos y vías del ferrocarril ya que en aquella fecha las carreteras y los coches apenas existían más allá de los dos microbuses que hacían la ida y vuelta del pueblo a la Estación distantes dos kilómetros.

Una noche, ya adentrado el mes de septiembre, día nueve, los guardias civiles se marcharon con sus esposas y sus hijos a Castellar, ya en poder de los fascistas, con todas sus armas y municiones así como con los uniformes reglamentarios. Esto hizo que nos quedáramos para la defensa del pueblo solo con unos escasos carabineros y nosotros con escopetas de caza y pocos cartuchos. Era imposible defendernos si éramos atacados como era de esperar.

Cuartel de la Guardia Civil de La Torre de Almoraima, situado a unos doscientos metros de la estación de ferrocarril. Construida junto a una torre almenara que servía de vigilancia en la época Nazarí y que serviría posteriormente cuando la guerra de 1936 de prisión. La Almoraima cayó en manos de los sublevados el día 21 de julio. En cambio el pueblo de Castellar de la Frontera no lo haría hasta el 28 de agosto, justo un mes antes que Jimena. Foto: Ayuntamiento de Castellar de la Frontera.

Antes, la mañana del 22 de julio llegó a la Estación de Jimena un convoy ferroviario procedente de Ronda con los vagones ocupados por milicianos y carabineros con intenciones de tomar la Almoraima y otras zonas del litoral. Algunos jimenatos montamos con ellos, pero una avioneta rebelde nos arrojó bombas y el ataque no tuvo efectividad. Además los fascistas ya tenían fuerzas en el cuartel y en el convento de la Almoraima. Volvimos como pudimos, unos en tren y otros a pie.

27.07.1936. Informe de la Guardia Civil de San Roque sobre el ataque recibido a su Casa-Cuartel. Fuente: Jesús Núñez, coronel de la Guardia Civil y doctor en Historia. 19 Abril, 2021. Diario Europa Sur.

Cinco días después, al amanecer del día 27 de julio, la columna Playa formada en Málaga, avanzó por la costa y ocupó la localidad de San Roque, pero como los fascistas tenían ya un buen número de fuerzas estacionadas en Algeciras y en La Línea de la Concepción, no tardaron en volver a ocuparla de nuevo, realizando una matanza monstruosa entre la población, y fusilando a continuación a desafectos al levantamiento militar.

Miguel López García, nacido también en la Estación de Jimena. Igualmente republicano como toda su familia, hermano de padre de Juan López Morales de su primer matrimonio ya que el progenitor Juan López Palmero había contraído dos nupcias al haber enviudado prontamente. Miguel sería el fusilado en San Roque resultando ileso. Aquí con toda con su mujer y su prole, la misma que se trajo en un mulo desde San Roque a Jimena a finales de julio de 1936 encontrándose en este retrato ya en el exilio francés fortuitamente todos ilesos después de haber hecho la guerra atravesando la península y escapando por la frontera catalana. Foto Juan Ángel Gómez López.

Mi hermano Miguel que vivía en San Roque con su mujer y seis hijos, todos pequeños, donde trabajaba elaborando mosaicos en una fábrica de losetas, se presentó una noche en Jimena con otro compañero, ambos heridos. Pudieron escapar después de haber sido fusilados cerca del cementerio sanroqueño, amarrados con otras quince personas, entre ellos había un diputado.

Foto publicada en "Vida Gallega" el 30-10-1919, en el que se informa de la visita de Laureano Salgado a su finca de Baiona. Dentro del grupo de personalidades gallegas asistentes, vemos a Alfredo García Ramos, Antonio Palacios y, juntos, a Ceferino Maestú y Castelao posando en él. Ceferino Maestú Novoa, abogado, un liberal progresista, era el diputado al que se refiere Juan López Morales en sus Memorias. Nacido en Vigo fue alcalde de la ciudad (años 1820 y 1921) Aquí en la foto con el padre del galleguismo, Castelao. Bajo la República fue nombrado director de puertos y pasando del partido de Lerroux a Unión Republicana de Martínez Barrio ingresó en la logia masónica "Resurrección" de la Línea de la Concepción. Tras el triunfo del Frente Popular fue designado gobernador civil de Huelva. Dimitió el 4 de julio momentos antes de la sublevación militar y se fue a vivir a su domicilio familiar de San Roque (Cádiz) donde sería asesinado el 27 de julio sin juicio alguno junto a un grupo de republicanos en el que se hallaba el jimenato, Miguel López García. Ceferino contrajo matrimonio con Asunción Barrio, hija del jefe de administración y exadministrador de Correos de Vigo, Luís Barrio. 
La pareja tendrá dos hijos, Ceferino Luis (nacido en 1920 y fallecido en el año 2016) que a diferencia de su padre bien pronto ingresaría en Falange Española y fue periodista y sindicalista, y María del Pilar.

En el instante de los disparos, cayeron al suelo y se hicieron los muertos sin respirar. Así evitaron el tiro de gracia como solía hacer posteriormente el oficial que mandaba el pelotón. A mi hermano solo le paso la bala del disparo a raso por la espalda, chamuscándole un poco la piel. El otro, un tal Sánchez, traía el brazo derecho roto de un tiro. Mientras fueron los ejecutores a buscar alguien para enterrarlos, mi hermano pudo cortar la cuerda que lo ataba a un abogado ya muerto. Lo efectuó con una piedra y cortó también la que ataba a Sánchez. Huyeron ambos hasta una huerta que ellos conocían, y el hombre los trajo en un caballo hasta Jimena.

Sánchez ingreso en el hospital de Málaga donde volvieron a cogerlo tras su ocupación y fue fusilado, esta vez, como muchos otros, sin posibilidad de regresar nunca más a San Roque.

Francisco Sánchez Pérez, linense, de 29 años, soltero, oficinista y afiliado a la UGT. Es el Sánchez al que se refiere Juan López Morales en sus Memorias. El linense fusilado y resucitado en San Roque que se hizo famoso a nivel de toda España y que aparece publicado en esta crónica desde Málaga del 3 de agosto de 1936 en la edición nacional del diario ABC republicano que sin embargo se olvida de citar al otro salvado, el jimenato, Miguel López García. Posteriormente a esa ejecución fallida en San Roque, Sánchez se presentaría en Jimena con el brazo destrozado y sería trasladado e ingresado en el hospital de Málaga para curarse de la herida. Tras reponerse, se incorporó como miliciano voluntario en el Batallón “Pablo Iglesias”, hecho que no llegaría a oídos de Juan López, que se constituyó en la capital malagueña para la defensa del frente noroccidental que iba desde el Torcal hasta El Chorro. Fuente: "Memorias de Juan López Morales". Asimismo: "Batallones y Milicias que defendieron el frente del Valle de Abdalajis". Fernando Bravo. 2009.

En cuanto a mi hermano Miguel, unos días después regresó con un mulo a San Roque para buscar a su mujer y a sus seis hijos todos pequeños. En un serón, consiguió traerlos a la Estación de Jimena.

Con mis padres y hermanos, continuamos en la Estación de Jimena, donde mi padre siguió dirigiendo la pequeña fábrica de corcho, o mejor dicho, vigilándola, ya que estaba cerrada e inactiva a causa de los acontecimientos. Como he señalado con anterioridad, nada nos faltaba para ser felices.

De todo teníamos, y tuvimos que abandonarlo todo poco más tarde: nuestra casa, con todos los muebles y ropa, cuarenta y cinco cabras que se comieron los felones para celebrar la entrada en el pueblo, las novias, de José y la mía, los demás familiares, la modesta economía de la que vivíamos y el bienestar de felicidad logrado, en fin, nuestra juventud estropeada…

Y todo eso, porque mi padre votó el 12 de abril para que llegara la República, y porque éramos una familia de izquierda…

Desgraciadamente, no estábamos solos en España. En situación semejante había otros muchos pero que pagaron con sus vidas, fusilados o en las trincheras, a causa de unas gentes que se decían nacionales, católicos y salvadores de una bandera jurada bajo el honor militar a la que traicionaron.

La mañana del 28 de septiembre de 1936. Las tropas coloniales que ocuparon Jimena entraron a la Estación de tren de los Ángeles por la zona del río Guadiaro e hicieron el camino que se llama del Tesorillo donde desde una loma, Hortijíca, estuvieron bombardeando el Castillo y el pueblo. Al entrar en la Estación, lo primero que hicieron con las culatas de sus fusiles fue tirar las puertas de las casas donde vivían los ferroviarios que ya habían huidos para robar cuantos enseres consideraron de interés. Estaba estipulado en el contrato de esos mercenarios rifeños, una cantidad diaria de dinero y el resto mediante el cobro en especies con bienes saqueados de las casas de los republicanos.

El día 28 de septiembre 1936, a las 8 de la mañana, y con un tórrido calor de esos que suelen hacer en mi tierra, apareció por los cerros, llamados de los Ángeles, un gran número de fuerzas facciosas con el objetivo de atacar Jimena. Como ellos creían que en el Castillo, suponían lo más apropiado, había fuerzas de defensa para resistir al ataque, empezaron a hacer fuego con un cañoncito en esa dirección y también hacia las casas del pueblo.

Desde la Estación, veíamos y observábamos, los que habíamos quedados, muchos habían huidos, todo el movimiento enemigo. Pero, como no contábamos ni con fuerzas suficientes ni con armas para defendernos, salimos como pudimos campo a través en dirección hacia Guadiaro y tomamos el camino de Estepona donde llegamos al anochecer después de unos 30 kilómetros de marcha. Como mi familia salió mucho antes, la encontré al día siguiente en esta localidad malagueña. Creo que en el pueblo de Jimena hicieron alguna resistencia con bastante valor, ya que el enemigo era superior en número y armas.

En Estepona nos establecimos, no por mucho tiempo ya que a medida que los días iban pasando, veíamos que los acontecimientos se agravaban, haciéndose la situación general de lo más confusa.

5 de septiembre de 1936. los fascistas en el norte de España donde la ocupación iba más rápida, habían llegado a la frontera con Francia tras la caída de Irún.

El día 5 de septiembre, las fuerzas de Franco habían llegado a la frontera con Francia ocupando Irún, y el día 13 del mismo mes lo hicieron con San Sebastián.

La foto del bombardeo el día 14 de enero de 1937 a Estepona por los insurrectos desde el crucero Canarias. Pertenece la imagen al libro de Francisco Vallés Collantes (editado en 1938) También participó el crucero Cervera que cita Juan López Morales que igualmente estaba en manos rebeldes. Ese bombardeo masivo abarcó la carretera de la costa, incluidas Marbella y San Pedro de Alcántara. Fuente: http://www.rosaverde.com

En el mes de octubre, una mañana, aparece el acorazado rebelde Cervera, en compañía de otros barcos fascistas y de la aviación. Como Estepona solo tenia unos pequeños barcos de la Compañía Arrendataria de Tabacos y armados por las circunstancias de unas ametralladoras y de un cañoncito de corto alcance para hacer de guarda costa, pronto fueron inutilizables, después de un derroche de valor por parte de su tripulación, frente a una flota enemiga mucha más potente en número y potencial.

La toma de la localidad de Casares. acontecida el día 3 de octubre, no fue producto de las mismas tropas insurrectas que atravesando el Estrecho desembarcaron en Algeciras y ocuparon Jimena de la Frontera, sino que corresponden a las aerotransportadas desde el norte de África a la base sevillana de Tablada. Por tanto, llegaron a la localidad casareña bajando desde Ronda tras conquistar previamente Gaucín que además fue el mismo día 28 de septiembre que sucedió con Jimena, por lo que muchos de los vecinos huidos de esta última localidad que pretendieron refugiarse en el municipio colindante, correspondiente ya a la provincia de Málaga, fueron siendo detenidos conforme iban llegando.

El pueblo de Casares ya estaba en poder de los sublevados y en sus fuertes combates vimos morir el primer paisano de Jimena por una bala perdida al bajarse de un camión.

Como yo no había realizado servicio militar, ya que era de la quinta del 36, segundo reemplazo, no conocía el manejo del fusil. Continué con mi familia a pie por el litoral malagueño y nos establecimos en Fuengirola, por el momento.

7 de noviembre de 1937. El Gobierno republicano presidido por el socialista Largo Caballero acuerda trasladar todas las sedes de las instituciones republicanas a la ciudad de Valencia ante el avance fascista que podía dejar aislado a Madrid. Ocurriría con la Presidencia de la República, con el propio Gobierno y con las Cortes que eran unicamerales. A finales de 1937 siendo ya presidido el Gobierno por el doctor Negrín se trasladó a Barcelona. Imagen: Mural en la plaza Emilio Castelar en 1936, ahora plaza del Ayuntamiento, Biblioteca Valenciana Nicolau Primitiu. Fondo Finezas.

En esta localidad, leí la prensa del 17 de noviembre del 36. Informaba que la situación se agravaba mas cada día que pasaba, y que el día 7 anterior, los fascistas había redoblados sus ataques aún con más furia sobre Madrid. Ya, el día 6 de este mismo mes, el gobierno presidido por Largo Caballero había salido de la capital de España y se había establecido en Valencia, habiendo dejado en Madrid una Junta de Defensa. El 20 de noviembre del 36, en Alicante, es condenado a muerte, y ejecutado, por un tribunal militar, el jefe de la Falange Española, José Antonio Primo de Rivera.

Ante los grandes ataques fascistas sobre Madrid, Durruti sale del frente de Aragón para defender a un Madrid en peligro. Buenaventura Durruti, el hombre que dijo renunciar a todo menos a la victoria y autor de aquella otra célebre frase: “más vale un pueblo destruido que humillado”.

20 de noviembre de 1936 fallece en la defensa de Madrid Buenaventura Durruti, líder carismático de la CNT. De origen leonés, de padre ferroviario, autodidacta, con comienzos como obrero metalúrgico ugetista, aterrizó en Cataluña tras la huelga revolucionaria de 1917 donde se tuvo que exiliar en Francia. A partir de entonces su militancia sería anarquista. Controlada Barcelona tras el fracaso de la insurrección militar, forma la Columna Durruti para liberar Zaragoza. Ante el peligro de que caiga Madrid desplaza a la capital de España sus efectivos con él al frente para parar el avance de los sediciosos. Su muerte por herida mortal de un disparo fue enormemente sentida en todo el campo republicano.

Salió para Madrid, consciente de que sería su tumba, muriendo misteriosamente ante el Clínico, sin que sepamos por quien, pero convencidos que murió frente al enemigo.

Ante la gravedad de la situación que empeoraba de día en día, dejé a mi familia en Fuengirola y marché a la capital malagueña. Con otros jóvenes, nos enrolamos en el cuartel de San Bartolomé (posiblemente Segalerva) donde se formó la columna Raya. Allí aprendo un poco la instrucción y el manejo del fusil.

El cuartel de Segalerva situado casi enfrente del edificio del colegio San Bartolomé de los Salesianos. Igualmente cercano al cuartel de Capuchinos de donde salieron las tropas sublevadas la tarde del 18 de julio de 1936 que se saldó con el fracaso a sus pretensiones. Foto: Álvaro Souvirón.

Año 1937

De ese cuartel, salimos para el frente de Antequera a la altura de la “Ventas de Zafarraya”, límite entre las provincias de Málaga y Granada. Pero como los fascistas atacaron por el frente de la costa y habían entrado en Marbella, mi Columna fue trasladada, una semana más tarde, desde Zafarraya al frente de las sierras de Istán, dónde recibo carta de mis padres diciéndome que han tenido que marchar de nuevo, a pie, ante el avance franquista, de Fuengirola a Torremolinos, donde se encuentran, de momento.

En Istán, nos dejan cercados y nos cogen las cocinas que teníamos instaladas en el pueblo, asesinando a todos los cocineros y subalternos a golpes de bayonetas, El responsable de la Columna, al ver que los mulateros no nos traían la comida a la hora de costumbre, envió una comando de cinco hombres hasta las cocinas a ver qué pasaba y se encontraron con el fúnebre espectáculo. Dos de estos cinco hombres pudieron escapar, dando la alerta de lo sucedido. Los autores de esta matanza fueron fuerzas moras, pero seguramente con el consentimiento de los jefes españoles, no menos asesinos que ellos.

La defensa de la capital malagueña estaba constituido por un cinturón que partiendo de Marbella subía por Ojén donde se hallaba el alcalde del Frente popular de Jimena, Cristóbal Sarabia "Telar" con unos trescientos jimenatos a caballo, y se adentraba hacía el interior extendiéndose por Istán, Monda, Cártama, Álora, Ardales, El Chorro-Gobantes, el Valle de Abdalajis, Sierra del Castillo, El Torcal y hasta Ventas de Zafarraya dentro del límite de la provincia de Granada. Las unidades de milicianos voluntarios encargados de dicha proeza, con poca formación militar y escaso armamento para hacer frente a un enemigo muy superior fueron los Batallones: “México”, “Pablo Iglesias”, donde se hallaban integrados una veintena de jimenatos, “México”. “Largo Caballero”, “Ascaso”, “Metralla”, “Avance”, “Noy Sucre”, así como las Columnas “CEFA”, “Arcas” y “Raya”; estos últimos actuaron itinerantes sin ubicación fija. En la foto superior miembros del batallón Pablo Iglesias. Foto: Juan López de Gamarra Orozco.

Escapamos por la montaña y en Monda nos encontramos con el batallón “Metralla” que venía a relevarnos. Debimos dejarles nuestros fusiles que eran mexicanos y nuevos.

Centro de sordomudos en la capital malagueña al que se refiere Juan López Morales, ya en esas fechas cerrado desde el año 1932, situado en en calle Alcazabilla esquina con Marquesa de Moya Fuente: Antón I. Ozomek. Foto del ayuntamiento de Málaga.

El día 1 de febrero de 1937, llegamos a Málaga y nos metieron en un anciano colegio de sordos-mudos como cuartel y sin armas. Pareciera como que todo estaba tramado y querían que nos cogieran sin que pudiéramos combatir.

9 de febrero de 1937. Málaga capital fue conquistada por las tropas extranjeras de Franco. Por el norte de la capital, los Montes, por unos veinte mil italianos perfectamente pertrechados de vehículos de transportes y artillería pesada desembarcadas en Cádiz desde la mitad del mes de diciembre anterior, contando asimismo con la cobertura aérea que le proporcionaba la flota de aviones que desde finales de julio estaba bombardeando ciudades cuando no aerotransportando tropas desde el Norte de África. Asimismo todos sus mandos eran italianos. Por la parte de la Costa lo hacían los mercenarios rifeños al mando del coronel Borbón de la Torre, primo hermano del ex-Rey Alfonso XII. Se observa al ejército italiano bajando por los Montes de Málaga en sus propios vehículos. Cómo van cercando la capital situando la artillería, cómo bajan por la carretera de Colmenar a la capital con la artillería pesada, su entrada por el barrio de Olletas, el desfile por calle Victoria y la ocupación del Puerto y la catedral donde ya han huido los refugiados. Imágenes del noticiero cinematográfico italiano LUCE.

Efectivamente, el día 9 de febrero nos informan que los frentes de defensa por las milicias republicanas de la capital malagueña se hallan rotos. Debemos salir cada cual de donde nos encontremos como podamos y por nuestros propios medios.

Tomé una carretera de las afueras de Málaga en dirección a Cártama. Me encontré, casualmente, con mi familia que venía andando desde Torremolinos. Entre una densa marea humana salimos hacia Almería. El día 10 de febrero 1937, Málaga estaba tomada por los fascistas, sin combate y vendida de antemano sin saber por quien.

Mientras tanto, en Madrid, las fuerzas de Franco atacaban rabiosamente por El Jarama a fin de cortar la carretera de Valencia para dejar aislada la capital de España.

La batalla del Jarama tuvo lugar en las proximidades del curso medio del río Jarama comenzó el días 5 de febrero de 1937. El objetivo de los nacionales era aislar Madrid de Valencia mediante   una rápida maniobra que le permitiese cortar la carretera que une ambas ciudades, y llegar posteriormente hasta Alcalá de Henares. El general rebelde Orgaz recibe el mando de 18.000 hombres para iniciar las operaciones  y le responde titánicamente las fuerzas republicanas que impiden el objetivo que perseguían los facciosos.

Málaga, como hemos dicho, fue tomada, y por la carretera hacia Almería estuvimos andando en medio de una confusión terrible, entre criaturas de todas las edades, marchando entre mar y montaña, donde los barcos de guerras enemigos y la aviación rebelde y la italiana no dejaban de escupir y arrojar su metralla sin parar, día y noche, contra una muchedumbre humana en huida hacia Almería.

8 al 15 de febrero de 1937. “La Desbandá” de Málaga a Almería. Escenas terribles, en su mayoría tomadas por el médico canadiense, Norman Bethune, donde se refleja la trágica matanza con más de siete mil víctimas mortales, la mayoría niños, ancianos y mujeres, que por centenares de miles huían de la ocupación de Málaga a los que se fueron sumando los pueblos del litoral oriental andaluz, malagueños, granadinos y almerienses, en la mayoría por las tropas extranjeras de Franco constituidas por italianos y por moros. Fue Queipo de Llano quién desde Sevilla mandó que los barcos de guerra el Baleares y el Cervera y los aviones, italianos Heinkel alemanes y rebeldes establecidos en la base de Tablada, bombardearan tantas gentes inocentes, vanagloriándose desde su medio empleado de propaganda y terror, Radio Sevilla, “que lo hacía, para que corrieran más”. Esa caminata lo recorrieron igualmente numerosos jimenatos, tales como: Sebastián León Rubiales y Milagros Díaz Sánchez y su hermano Ricardo, con sus hijos, Pasionaria, Pedro y el recién nacido Alberto (Germinal); el matrimonio, Eladio León Mayoral y Juana Cuenca Navarro, y sus siete hijos pequeños; también, el de Ángeles León Pérez y Francisco Vázquez Pérez, con sus hijas, Leonor, Ana y Ángeles; el matrimonio López Morales de la Estación con sus ochos hijos; Fernando Navarro Ferrer “Caín” o “Luque”; la niña, Josefa Castro Rodríguez, la que luego fue “La Notario”; … y el médico, Guillermo Ortega Durán. Fotos: Norman Bethune. 

Pues bien, aquí vimos los horrores más tristes y terribles de esa horrible guerra de España. Ejemplos múltiples, tales como: mujeres muertas y sus hijos llorando a pie de las mismas agarrados a sus vestidos; o madres que se veían obligadas a abandonar a sus hijos o a sus familiares ya cadáveres en la cuneta de la carretera; heridos y enfermos que no podían seguir la marcha, llorando y pidiendo una ayuda que nadie podía prestarles; madres o hijos llorando o gritando que llamaban por sus nombres a los miembros de sus familiares perdidos en este caminar; o, finalmente, una gran cantidad de personas arrastradas por las aguas turbias de un pantano que había sido destruido por las bombas rebeldes.

Todo esto sin contar cuando la aviación o los barcos enemigos aparecían bombardeando indiscriminadamente a discreción sin saber ni dónde ni contra quién…

Por la carretera, continué el camino acompañando a mis padres y hermanos, ya que mi hermana Lola es pequeña y apenas si andaba; Joaquín, también pequeño; Antoño, invalido; mi madre, con los pies hinchados, apenas si podía dar un paso; y mi padre, y mis otros hermanos: José, María, Pepa y Ana iban como podían, arrastrándonos todos, hacia no se sabía donde, ni la suerte que nos esperaba…

Como hacía varios días que marchábamos sin comer ni dormir, cuando vi a alguien que andaba con chocolate y galletas, y otros, con productos para comer, me acerqué y les pregunté donde habían podido encontrar todo eso. Uno de ellos me dijo que, en un pueblo abandonado, había una tienda donde los dueños han dejado todo. Dejé a la familia y salí a ver si podía encontrar alguna casa para comer. Con enorme satisfacción encontré tres placas de chocolate, dos paquetes de galletas y un pan duro como una piedra. Volví a donde dejé a mi familia, contento de darles tan buena sorpresa, pero cual no fue mi estupor al ver unos aviones que dando vueltas, ametrallaban todo a lo largo de la carretera.

Cuando se alejaron, ya no encontré a mi familia.

Después de buscarla un buen rato entre los que salían de en medio de las cañas de azúcar, preguntando a unos y a otros, por fin encuentro a alguien de Jimena; me asegura que mi familia anda por delante. Sin perder tiempo, ya que había que darse prisa porque las circunstancias lo exigían, sigo andando y preguntando a todos los que conocía. Nadie puede darme noticias de ellos.

Esta es una obra del pintor de Málaga, Manolo Garbayo, plasmada en tinta china y aguada sobre papel. Esta escena de la Desbanda de Málaga ante el avance del ejercito fascista-franquista sucedió cerca de Motril. Este niño que aparece aquí reflejado acabó en México. Fue recogido por autor de la obra y entregado a un matrimonio que no llevaba hijos. Transcribe anotado en la parte inferior derecha de la obra lo siguiente: "Hombres sin brazos, sin piernas, mapa de horrores la carne donde el gusano de hierro de la metralla hizo avance y solo entre tantos muertos, vive un corazón que late, para seguir maldiciendo al cobarde más cobarde que la Historia de los pueblos ha dado al mundo madre.«

En Motril debo presentarme a un sitio donde me dicen que se concentran todas las milicias de Málaga para prepara la resistencia contra el enemigo. Efectivamente, encuentro algunas fuerzas de las Brigadas Internacionales, y otras que se organizan para hacerle frente.

En auxilio de las víctimas inocentes que estaban siendo masacrados acudieron los voluntarios de la XIII Brigada Internacional. Sostuvieron el frente en la línea Mulhacén-Motril y protegieron la retirada en masa de civiles en dirección a Almería. Asimismo asestaron una fuerte derrota a los italianos que tras la conquista de la capital malagueña tenían orden directa de Mussolini de proseguir avanzando a pesar de que la retaguardia la tenían lejos y los tropas de Franco no les cubrían. En esa ofensiva brigadista ocupan Gualchos, Lagarnatilla y la sierra de la Contraviesa, y entran en Juviles y en Trévelez, conquistan territorios sobre todo en la zona de la Alpujarra y desarbolan la ofensiva fascista incluyendo el frente sur tras la toma también de Calahonda. Foto: Eldiario.es.

Pero viendo que al otro día no nos daban armas, pensando en mi familia, decido continuar mi camino hacia Almería para encontrar a mis padres y hermanos.

En cada rincón de la ciudad, menores perdidas en Almería esperando que las localicen sus padres o nunca más volverían a saber de ellos porque hubieran sido víctimas en el trayecto de las bombas asesinas. Foto: Norman Bethune.

Por fin, y por casualidad, los encuentro. Pero han perdidos en el camino a mi padre, Juan López Palmero, y a mis dos hermanas, Ana y Pepa López Morales, que luego encontramos en Almería. Desde allí, los envían todos a Cataluña. En cuanto a mi hermano mayor, el fusilado en San Roque, Miguel López García, había cubierto el trayecto con anterioridad yendo directamente con toda la familia, su mujer y seis hijos pequeños, pero de Málaga a Cartagena donde se habían establecidos.

Febrero de 1937. Campamento Viator de Almería, finalizada su construcción en 1929, donde se agruparían los milicianos tras la Desbandá y se incorporaron nuevos voluntarios para combatir a los sublevados, entre ellos Juan López Morales, así como otros numerosos jimenatos, ya integrados no como batallones de milicias sino en la condición de integrantes del ejército popular de la República recién constituido. Foto: diario La Voz de Almería

Una vez en Almería, me presenté en el Campamento Viator, donde se concentraron todas las milicias confederales de Málaga para su reagrupamiento. Una vez reorganizadas, salimos en batallones para los diferentes frentes. Con los 1 y 2 batallones Ascaso, partimos para Madrid el día 29 de febrero 1937.

(Continúa: DE MADRID PARA LA BATALLA DEL JARAMA, A UN PERMISO PARA VER A LA FAMILIA EN GRANYANELLA (LLEYDA) https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/06/07/3a-parte-memorias-de-juan-lopez-morales-07-06-2021/

AUTOBIOGRAFÍAS DE JIMENATOS REPUBLICANOS:

1ª Parte. Memorias de Juan López Morales desde el exilio (27.05.2021): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/05/27/memorias-de-juan-lopez-morales-desde-el-exilio-27-05-2021/

LAS DOS ÚLTIMAS ENTRADAS PUBLICADAS

FRANCISCA, POETA EN LA INTIMIDAD QUE QUISO SER PERIODISTA (26.04.2021) https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/04/26/francisca-poeta-en-la-intimidad-que-quiso-ser-periodista/

ENTREVISTA DE MÓNICA ONCALA GIL A JUAN GIL PLATA (11.05.2021): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/05/10/entrevista-de-monica-oncala-gil-a-juan-gil-plata/

BIOGRAFÍAS DE MUJERES REPUBLICANAS:

ÁNGELES VÁZQUEZ LEÓN (5ª Parte) (20.10.2020): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2020/10/17/angeles-vazquez-leon-5a-parte-18-10-2020/

ÁNGELES VÁZQUEZ LEÓN (4ª Parte) (21.09.2020): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2020/09/21/43806/

ÁNGELES VÁZQUEZ LEÓN (3ª Parte) (08.09.2020): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2020/09/08/43673/

ÁNGELES VÁZQUEZ LEÓN (2ª Parte) (19.08.2020): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2020/08/18/43318/

ÁNGELES VÁZQUEZ LEÓN (1ªParte) 06.08.2020: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2020/08/06/43170/ 

Posted in: Solo Blog