Angela Reyes (y 2ª parte) (20.04.2021)

Posted on abril 20, 2021

1


INTRODUCCIÓN

Ignacio Trillo

Se concluye, con esta segunda parte de la biografía escrita por la propia actora, Ángela Reyes, la serie dedicada a los poetas nacidos en la localidad campogibraltareña de Jimena de la Frontera que fueron coetáneos al insigne lírico de la generación del 36 Leopoldo de Luis con el que mantuvieron una estrecha relación literaria.

Año 1946. La Jimena acostada sobre la falda del cerro de san Cristóbal que vio nacer en la Estació a Ángela Reyes Jiénez. Foto: Retratos de Jimena. Ediciones Oba.

Hay que recordar que en este pueblo blanco gaditano que aparece acostado sobre la falda de cerro de San Cristóbal, en pleno parque natural de los Alcornocales, a finales del lúgubre año de 1939 arribó a su estación de tren, esposado con alambres en la condición de derrotado, el que fuera premio nacional de Poesía en 1979 y premio nacional de las Letras Españolas en 2003, Leopoldo de Luis, como preso republicano condenado a realizar trabajos forzados para redimir pena carcelaria. Destinado a un campo de concentración establecido en las proximidades de la localidad, echó raíces al enamorarse apenas llegó de la que sería esposa y compañera a lo largo de su travesía por la vida, María Gómez Sierra, Mariquita de soltera y Maruja de casada.

Pues bien, en ese mismo núcleo de población de la estación de tren de Jimena vivía un matrimonio, Jiménez y Caballero, con seis hijos, que eran vecinos y muy amigos de los Gómez y Sierra, padres de Mariquita, la que se casara con Leopoldo de Luis.

1947. La calle de la Estación de Jimena que recuerda Ángela Reyes de su infancia. Al fondo la tienda familiar de tejidos Casa Jiménez. Foto: Retratos de Jimena. Ediciones Oba.

A su vez, una hija de la descendencia numerosa citada, Manuela Jiménez Caballero, contrajo matrimonio a temprana edad con un maestro de escuela jienense, Laureano Reyes Rey, al que conoció casualmente en Algeciras.Tenía la graduación de alférez provisional del ejército al haber sido movilizado en la guerra por los victoriosos. Ambos fueron presentados por un brigada destinado en Jimena con misiones de vigilancia de los campos de concentración y que acabó casándose con la hermana de Manuela, Ana.

La nueva casualidad a añadir significó que en el mismo santuario de la Estación de Jimena consagrado a la patrona del municipio, la Reina de los Ángeles, tuvieran lugar, con año y medio de diferencia, la celebración de dos bodas, la de Manuela Jiménez Caballero con el maestro y alférez, Laureano Reyes Rey y.la de María Gómez Sierra, Mariquita, con el poeta y maestro Leopoldo Urrutia.

Del matrimonio Reyes y Caballero nacieron seis hijos, lo que también fue fortuitamente una tradición reiterada en la saga familiar, venía de padres y abuelos. Y la primogénita fue Ángela, que ya de pequeña mostraba una especial predilección a cultivar la lectura y, conforme fue creciendo, a la escritura.

Tuvo que transcurrir casi tres décadas y media para que Ángela Reyes en un encuentro literario en Madrid, lugar de residencia de la poetisa ya casada con otro amante de las letras, Juan Ruiz de Torres, se acercara a Leopoldo de Luis y se presentara como una jimenata de la misma vocación nacida en la Estación de Jimena. Y el poeta del 36 sorprendido, reaccionó con alegría por esa nueva amistad jimenata que surgió aquella noche y que perduraría estrechamente hasta el final de su trayecto, año 2005.

Al contarle Ángela a su madre Manuela que había conocido a Leopoldo de Luis, así como los pormenores de su biografía, he aquí otra perla de que el mundo es un pañuelo, le respondió que lo conoció de preso en Jimena en los bailes dominicales que había en el cine Montero, incluso estuvo bailando con él.

Que ambos poetas no hubieran coincidido antes en la estación de Jimena donde Leopoldo de Luis hacía sus incursiones veraniegas o que Ángela Reyes no fuera muy conocida en la localidad que la vio nacer, tienen mucho que ver con su constante trasiego desde niña de un lugar a otro y sin apenas pisar la tierra donde fue alumbrada debido a las distintas y distantes geográfías en que era destinado militarmente su padre.

Eso no quiere decir que Ángela se olvidara de su origen. En la biografía y en la obra de la poeta, Jimena aparece siempre presente. Es más, continuando en la actualidad con residencia en Madrid, habiendo enviudado en el 2014 de su amor hasta el último suspiro y que perdura al día de hoy, vive con su madre, Manuela, que goza de enviadiable salud y lucidez a sus noventa y siete años, siendo Jimena la alegría común en la casa sobre cuanto sigue llegándoles como noticia.

Tal como expresé en la introducción a la primera parte de esta autobiografía, al ser la única poeta de esa trilogía de ilustres jimenatos, junto a Diego Bautista y José Riquelme, que sigue entre nosotros. he deseado que fuera ella misma la que escribiera sobre su vida y su obra, desafío que sin pensárselo, viniendo además la petición de un jimenato, no podía negarse. Así lo ha acometido, hecho que he de agradecerle de nuevo, con esta segunda parte que a continuación generosamente nos brinda, donde pasa, de esa primera parte más familiar (ver: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/04/12/angela-reyes-poeta-jimenata-12-04-2021/) a invitarnos a un paseo por su obra y por los reconocimientos recibidos.

Angela Reyes (y 2ª parte)

Ángela Reyes Jiménez

SOBRE LA POESÍA   

Madrid, 1984. Mi primera lectura poética. En la Asociación de Escritores y Artistas Españoles, presentada por los poetas Carlos Murciano y José G. Manrique de Lara. Foto propia.

Siempre me recuerdo ante una cuartilla, intentando escribir un poema. Mi amor por el verso surgió en Granada, a la edad de ocho años. Los romances anónimos, los sonetos de Quevedo, de Góngora y de Lope de Vega, me fueron ayudando a hilvanar los primeros poemitas, muchos de ellos dedicados a mi padre. Él fue mi primer lector. Mi sorpresa fue grande cuando en 1986, meses antes de casarme, él  me entregó una carpetita azul con gomas donde guardaba aquellos viejos poemas de mi infancia.

Una vez me pidieron que definiera qué era poesía. Solo se me ocurrió decir que  para mí fue un cofre lleno de palabras que encontré siendo niña en Granada y del que nunca me he separado. Desde entonces, no he dejado de abrirlo un solo día y de su fondo inagotable he ido extrayendo las palabras precisas para inventarme el trasfondo de mis poemarios y hasta el argumento de algunas de mis novelas.

Las décadas de los 80 y de los 90 me fueron fecundas y muy felices. En el Ateneo de Madrid conocí a Juan Ruiz de Torres, la tarde de enero de 1980 que él daba una conferencia sobre el poeta griego Odiseas Elytis, a quien se le había concedido el premio Nobel de Literatura. Presentó el acto el poeta cordobés Luis Jiménez Martos, director de la colección de poesía Adonais, de Aguilar.

Enero, 1980. Ateneo de Madrid. Juan Ruiz de Torres y Luis Jiménez Martos. Foto Archivo Ángela Reyes.

Por aquel entonces, Juan acababa de fundar el Taller Prometeo de Poesía (más tarde pasaría a ser Asociación Prometeo de Poesía) y en sus filas me inserté, para colaborar activamente en el sueño que él tenía de difundir la poesía a nivel nacional e internacional, mediante Ferias y Bienales internacionales, talleres, recitales; mediante la creación de las revistas literarias Cuadernos de Poesía Nueva, Valor de la palabra y La pájara pinta; revistas que fueron ventanas abiertas en donde cualquier poeta de lengua española pudo publicar y donde también se hacía crítica literaria sobre la última poesía que se escribía por aquellos años.

Revistas literarias promovidas por `Prometeo´ donde participamos Juan y yo. Archivo Ángela Reyes.

Tampoco faltaron los homenajes a nuestros maestros, como a Juan Ramón Jiménez, en cuya tumba Rafael de Penagos leyó el poema del Nobel de Moguer:   “Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros cantando. Y se quedará mi huerto con su verde árbol y con su pozo blanco.”  También hicimos homenajes a Rosalía de CastroFrancisco de QuevedoSanta TeresaSan Juan de la CruzCésar Vallejo, todo ello para revivir la memoria de nuestros maestros y para acercar la poesía al público.

En la foto de la parte superior es del año 1982 donde estoy sentada entre Juan Ruíz de Torres y Lucía del Pozo. Corresponde a la feria de la Poesía en Madrid organizada por las Diputaciones Provinciales. La del centro, año 1981 en Moguer ante la lápida de Juan Ramón Jiménezy Casa Museo de Zenobia y Juan Ramón con lectura del poeta Rafael de Penagos. Y en la inferior, en Madrid año 1985 con Carlos Murciano el poeta de Arcos de la Frontera en la V Feria de la Poesía. También se hallan presentes las poetas, Felisa Sanz y Lola de la Serna. Archivo Ángela Reyes.

Tras varios años de convivencia poética, nos casamos Juan Ruiz de Torres y yo en 1986 y durante treinta y cuatro años él fue mi gran amigo, mi maestro y un excelente compañero de vida. Pero este ajetreo poético que los dos desarrollábamos en Madrid no me mantuvo totalmente alejada de la provincia gaditana. En 1999 Juan y yo viajamos a Algeciras, acompañados por la poeta granadina Carmen Rubio. Aquel año, Carmen y yo, fuimos miembros del jurado del premio de poesía Bahía que se falló en la Fundación José Luis Cano. Luego, el poeta Manuel Fernández Mota y yo daríamos un recital poético.

Algeciras, 1999. En La Escuela, edificio cultural municipal, sita en la calle San Antonio. Las poetas Carmen RubioÁngela Reyes, Isabel Sánchez Melgar esposa del poeta Manuel Fernández Mota que está a continuación y Juan Ruiz de Torres. Foto Archivo Ángela Reyes.

En1988 Juan Ruiz de Torres y yo creamos el Premio Internacional de poesía Encina de la Cañada patrocinado por el Ayuntamiento de Villanueva de la Cañada, Madrid. Este sencillo premio, que mantuvimos vivo durante 23 años, tuvo la suerte de contar con jurados de excepción compuesto por poetas consagrados y profesores de Literatura, como Leopoldo de Luis,  Carlos MurcianoJuan Van-Halen, Luis Jiménez Martos,  Elena AndrésJoaquín Benito de Lucas y muchos otros.     

Madrid 2001. Jurado Premio de Poesía “Encina de la Cañada”. Foto: Archivo Ángela Reyes.

Ha pasado el tiempo y ahora, cuando lo pienso, me sería muy difícil decir qué poeta, vivo o muerto, influyó más en mi poesía si los empecé a leer cuando era niña.  A veces creo que mis versos son hijos de muchos de ellos. Pasada la edad del Romance y del Soneto, con los que empecé a escribir, luego vendrían las rimas amorosas y nostálgicas de Gustavo Adolfo Bécquer, para enamorarme poco después del Pablo Neruda. De él aprendí qué era un “poema río”; ese poema largo, inacabable en donde el autor se desangra sobre el papel. También vendría el Altazor de Vicente Huidobro, uno de los libros que más me han impactado. Su lenguaje incoherente, fracturado, con palabras inventadas por él y repetidas, me decía que estaba ante un poeta innovador del lenguaje. César Vallejo me enseñó la poesía del dolor, mientras que por Rosalía de Castro supe qué era la melancolía. De Leopoldo de Luis aprendí qué era el intimismo poético, qué era la poesía social; esa poesía humana que se apoya esencialmente en el Hombre. 

Aún sigo leyendo a Luis Rosales. En la actualidad es mi poeta preferido. Sus poemarios “Abril”, “Segundo Abril”, “Rimas” y la “Casa encendida” suelo repasarlos cada vez que necesito encontrarme con lo que yo creo que es la buena poesía. 

Uno de los trabajos que más me ilusionaron fue colaborar semanalmente en la página cuarta del diario El Día de Toledo. El periodista toledano Luis Rodríguez puso gentilmente a mi disposición una o dos columnas de este diario con la condición que no escribiera de política, puesto que de este tema ya se ocupaban otros colaboradores. Y desde 1991 hasta mayo de 1995 escribí sobre temas basados en la vida en general.

Años 1991-95. Mi colaboración semanal con el periódico El Día de Toledo. Archivo de Ángela Reyes.

Lógicamente la persona con quien más activamente colaboré para dar a conocer el mundo de la poesía fue con Juan Ruiz de Torres, mi esposo. Con él desarrollé una gran labor de difusión poética, con él trabajé, trabajamos, desinteresadamente y durante treinta y cuatro años por la poesía de los demás. En los talleres poéticos que él dirigió a lo largo de quince años y generosamente, Juan nos decía  que el poema era un mundo muy complejo al estar sustentado por un lenguaje que encerraba Comunicación, Ritmo, Magia, Pureza de lenguaje, Innovación. Tal vez por ello, y en su idea de hacer el poema perfecto, el autor está continuamente trabajando sus poemas, corrigiéndolos, retocándolos, empeñado en buscar esa perfección cuando en realidad, y según Ruiz de Torres, el poema perfecto no existe. Pero esto quién mejor nos lo dijo fue el poeta francés Paul ValéryUn poema nunca se acaba, solamente se abandona. 

Enero 2020. Centro Riojano de Madrid. Celebración del 40 aniversario de `Prometeo´. Milagros SalvadorÁngela ReyesPepa Nieto y Alejandro MorenoFoto propia.

En la actualidad, y con la vida más sosegada, dirijo la tertulia poética Tardes de Prometeo. En enero de 2020 celebramos el 40 aniversario de Prometeo, convirtiéndose esta tertulia en una de la más antigua de Madrid; una de las pocas que aún se mantiene activa. A ella suelo invitar a leer poesía tanto a poetas consagrados como a jóvenes que se inician en el verso.

Algunas de mis publicacionesArchivo de Ángela Reyes.

Si reviso la casi treintena de libros que he publicado, entre poemarios, novelas y colecciones de cuentos, veo que he escrito sobre muy variados temas relacionados con Dios, el amor, la guerra, la muerte, mi infancia; también he novelado algunos hechos históricos  y no me he olvidado de la mujer marginada.

LOS PREMIOS LITERARIOS

Año 1993. Premio de la Asociación `Prometeo´ que nos fue entregado a Juan y a mí. Foto propia.

Se suele hablar mucho sobre si benefician o no los premios literarios. Yo puedo decir que a mí sí me han beneficiado. Aunque con ninguno de ellos saltara a la fama, sirvieron para darme ánimo a seguir escribiendo. Todos, de cuando en cuando, precisamos un poco de estímulo. Uno de los premios que guardo y recuerdo con más cariño fue el que nos concedieron los compañeros de Prometeo a Juan y a mí en 1993, en reconocimiento a los 13 años que llevábamos  trabajando por la poesía.

Periódico chileno, El Valle, haciéndose eco de la actividad de `Prometeo´ cuando iba a cumplir su 25 aniversario donde se glosa la obra literaria de Juan Ruiz de Torres así como la mía, haciéndose además eco de mi novela “Adiós a las Amazonia” que publiqué ese año. Archivo de Ángela Reyes.

Mi primer premio a POEMARIO fue el Internacional de poesía religiosa San Lesmes Abad, de Burgos, 1986. Luego vendrían otros como: Leonor,  Soria, 1991. Villa de la Roda, La Roda, 1991. Vicente Gaos, Valencia, 1993. Blas de Otero, Madrid, 1991. En NOVELA también obtuve los premios Juan Pablo Forner, Mérida, 1999. Mi novela Adiós a las amazonas quedó finalista en el Premio de la Crítica de Andalucía, en 2005. Y con la novela “Benedicamus Domino”, obtuve el premio Ciudad de Majadahonda, Madrid, 2008. En CUENTO se me concedió el premio Calicanto en Manzanares (Madrid), 2009.

Diversos medios de comunicación haciéndose eco de algunos de los premios recibidos. Archivo de Ángela Reyes

Creo que en poesía me queda muy poco que decir, salvo concluir el libro de sonetos, Los músicos dormidos, que llevo un año escribiendo. Se lo dedico a Juan Ruiz de Torres. En abril de 2014 él hizo ese “viaje final” que todos tenemos que hacer, perdiendo así a un gran compañero y a la persona con quien más he dialogado sobre literatura, sobre la vida y sobre los proyectos poéticos que juntos llevamos a cabo. Esta fotografía, tomada en la boda del poeta y amigo Alfredo Villaverde, fue la última que nos hicimos los dos.

Málaga, 2013. Mi última foto con Juan Ruiz de Torres. FotoArchivo de Ángela Reyes..

«EL ÚLTIMO VALS» 

                                                                                                    La casa está encendida (Luis Rosales)

«Baila conmigo el vals de despedida,

mi amor, el último, el más amargo.

Vals como ardiente espada, rejón largo         

que deja nuestra sangre divida.

Ciego Vals nos persigue y nos rodea

con trémolos de lánguido desierto;

nos pone el corazón al descubierto,

lo convierte en torcaz que no zurea.

Si vivir es correr hacia la muerte

y morir es nacer en la Otra Vida,

pon tu mano en mi talle, ciñe fuerte

y bailemos hasta que tú te vayas

a levantar en celestiales playas 

la casa con la luz siempre prendida.»

(De Los músicos dormidosÁngela Reyes

Me considero una persona rica en cartas, recortes de prensa, reseñas poéticas que se publicaron sobre mi poesía, más por amistad que por méritos propios, como fue el caso del poeta malagueño que echó raíces campogibraltareñas, Manuel Fernández Mota. Él puso su parecer en el periódico Europa Sur de junio, 1997.     

14 de junio de 1997, artículo del poeta Manuel Fernández Mota publicado en el diario Europa Sur. Archivo de Ángela Reyes.

La página Web de Ángela Reyes: www.angelareyes.org

Ángela Reyes, poeta jimenata (12.04.2021) (1ª parte): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/04/12/angela-reyes-poeta-jimenata-12-04-2021/

OTROS POST CONTENIDOS EN ESTE BLOG RELACIONADOS CON LA VIDA Y OBRA DE POETAS JIMENATOS QUE SE RELACIONARON CON LEOPOLDO DE LUIS

José Riquelme, poeta jimenato y campogibraltareño (31.03.2021): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/03/30/jose-riquelme-poeta-jimenato-y-campogibraltareno-31-03-2021/

José Riquelme Sánchez, poeta jimenato y campogibraltareño (y 2ª parte) (05.04.2021): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/04/05/jose-riquelme-sanchez-poeta-jimenato-y-campogibraltareno-2a-parte/

LOS POETAS DE JIMENA: DIEGO BAUTISTA PRIETO (1ª Parte) (24.02.2021): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/02/24/los-poetas-de-jimena/

EL POETA, DIEGO BAUTISTA PRIETO (2ª Parte) (01.03.2021): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/03/01/diego-bautista-prieto-2a-parte/

EL POETA, DIEGO BAUTISTA PRIETO (3ª Parte) (09.03.2021): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/03/09/diego-bautista-prieto-3a-parte/

EL POETA, DIEGO BAUTISTA PRIETO (4ª Parte) (17.03.2021): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/03/17/diego-bautista-prieto-4a-parte/

EL POETA, DIEGO BAUTISTA PRIETO (5ª Parte) (23.03.2021) https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/03/23/diego-bautista-prieto-y-5a-parte23-03-2021/

OTROS POST CONTENIDOS EN ESTE BLOG RELACIONADOS CON LA VIDA Y OBRA DEL POETA, LEOPOLDO DE LUIS, MAESTRO DE LOS POETAS DE JIMENA

"La `herida´ de Leopoldo de Luis en el paraíso del Sur” (Iª PARTE) (17.12.2018) https://ignaciotrillo.wordpress.com/2018/12/16/36397/

“Cronología biográfica de Leopoldo de Luis” (IIª PARTE) (02.01.2019)  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2019/01/02/36590/

“Cronología biográfica de Leopoldo de Luis” (IIIª PARTE) (10.01.2019): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2019/01/10/36683/

Posted in: Solo Blog