Diego Bautista Prieto (4ª parte) (17.03.2021)

Posted on marzo 17, 2021

0


Ignacio Trillo

INTRODUCCIÓN

En una primera parte de esta notable biografía (https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/02/24/los-poetas-de-jimena/) se ha descrito la trayectoria inicial del que figura como uno de los poetas autodidactas más significativos de la posguerra española. En este sentido, se relatan: los orígenes de los progenitores, su nacimiento en 1917 en Jimena de la Frontera, el de los dos hermanos. La pronta pérdida del cabeza de familia cuando apenas contaba con ocho años, que le forzó a tener que trabajar en el campo tan tempranamente. La prematura pasión desde pequeño por los libros. Igualmente, la venida imprevista de una hermana de madre a la familia con el desprecio por parte de una estirpe señorial. La ilusionante llegada de la IIª República y el activismo “cenetista” desplegado por la saga. El triunfo del Frente Popular y el inmediato levantamiento militar. Finalmente, la huida de la madre a Málaga con los dos hijos más pequeños, en tanto los dos mayores se hallaban en los frentes de guerra, para en su retorno al pueblo ser fusilada.

En el segundo capítulo, se ha mostrado (https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/03/01/diego-bautista-prieto-2a-parte/) a un joven Diego Bautista Prieto que con diecisiete años, coincidiendo con los finales de la IIª República, ya escribía editoriales en la prensa nacional. Su marcha de Jimena para realizar al servicio militar al filo del golpe de estado del 18 de julio. Su deserción de las filas rebeldes y encuadramiento en el ejército popular. El hondo pesar que le duraría toda la vida al enterarse del fusilamiento de su madre. La detención al final de la guerra tras su negativa a exiliarse. La coincidencia en la cárcel con Miguel Hernández. El consejo de guerra al que fue sometido y la condena sufrida. El misterioso sobreseimiento de la causa y su puesta en libertad. Y el retorno a Jimena donde se dedicó a la alfabetización de menores y adultos, recorriendo cortijos y casas aisladas de los montes donde acudía andando.

Y en un tercer capítulo, (https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/03/09/diego-bautista-prieto-3a-parte/) la triste y enlutada Jimena de la posguerra, llena de hambruna y de uniformados vencedores, en tanto en la sierra comenzaba a organizarse una resistencia que era perseguida y combatida por la represión. En ese periodo sucedía una nueva detención de los hermanos Bautista Prieto y de un primo hermano, Diego Prieto Bueno, condenados a cárcel por consejo de guerra militar.

Diego Bautista Prieto (4ª parte)

En la prisión del Puerto de Santa María (Cádiz)

Los dos Diegos, Bautista Prieto y Prieto Bueno, primos hermanos, fueron ingresados, a continuación del consejo de guerra militar que los condenó, en la prisión del Puerto de Santa María para cumplir las penas impuestas, tres años y un día, por colaborar con la guerrilla de la sierra (“auxilio a la rebelión”) cuando liderados por Cristóbal Bautista Prieto, el hermano mayor del poeta, y Juan, el pequeño, se estaban disponiendo, sobre todo, a reconstruir la CNT local. Estos dos últimos pasarían a otras cárceles.

En la terrible prisión del Puerto de Santa María pasaron dos largos años durísimos, llenos de calamidades, padeciendo hambre, frío y con el miedo metido en los cuerpos por temor a sus vidas. Esta cárcel ya había sido bien experimentada años anteriores por numerosos jimenatos republicanos que estuvieron durante un tiempo allí condenados. Entre sus quejas figuraban, junto a un atroz régimen penitenciario disciplinario de castigos y vejaciones, con carencias de todo tipo, entre ellas la principal, la comida. El agua de algarrobo cocido un vez que era recalentado suplía al café del desayuno. Al mediodía, les ponían un plato de sopa de pescado, pasado de fecha, con espinas y 50 gramos de pan para todo el día, con ausencia de proteínas de origen animal y de vitaminas en el rancho. En tanto, los funcionarios y mandamases se quedaban con el dinero enviado por los familiares, así como con los alimentos que luego revendían en el economato a precios prohibitivos.

Años cuarenta. Comedor de la cárcel del Puerto de Santa María con presos republicanos. Fuente Google.

Así lo atestiguaron también los jimenatos que habían estado allí prisioneros con anterioridad, entre otros: José Montero Asenjo, el médico, Juan Barranco Sánchez (entró en la prisión con 94 kilos y salió con 46), Antonio Cuenca Cobalea (el de la bodega), Ignacio Durán Jiménez El Araña, José García Ruiz, el dirigente cenetista, Andrés Gavira Sánchez (hermano de María La Benita que fue fusilada, el día 13.02.1937, contando con 18 años junto a la madre del poeta Bautista) Guillermo Gómez Benítez, José Guerrero Cortés, Cristóbal Márquez Castilla, José Moreno Lobato, Antonio Moreno Moreno, Antonio Moya Macías, Juan Plata Moya (que había sido concejal republicano), Eduardo Sánchez Gallardo, Felipe Trujillo Rueda, Antonio Vallecillo Mateo, Frasquito Vecina Herrera (el del bar del Paseo)

Años cuarenta. El penal del Puerto de Santa María hacinado de presos republicanos donde diariamente cada mañana eran obligados, entre ellos el poeta, Diego Bautista Prieto, y su primo, Diego Prieto Bueno, a cantar el “Cara al Sol”, himno de los vencedores del partido único, Falange Española, y al rezo religioso del “Ángelus” acorde a la doctrina nacional-católica impuesta por el nuevo Régimen. Fuente: Archivo Provincial de Cádiz de la Junta de Andalucía…

Quizá este enigmático poema de Diego Bautista Prieto recoja ese siniestro pasado, vivido por el poeta como pesadilla.

<Quise ser abeja>

(…) <<cuando yo caminaba

con mis sueños a cuestas,

borracho de deseos.

vacío de experiencia (…)

(…) el maldito veneno

envuelto en la belleza…

Pagué caro mi engaño,

mi estúpida ceguera,

cuando empecé a libar,

ay, las flores de adelfa…

Yo ignoraba lo amargo

y quise ser abeja.>>

(Diego Bautista Prieto)

Ambos primos hermanos, aprovecharon el tiempo en prisión para leer y estudiar a fondo lo que eran sus aficiones. Diego Prieto Bueno a esforzarse en saber leer y escribir bien, profundizar en el conocimiento del anarquismo e introducirse en las plantas medicinales y en las terapias alternativas.

En lo que se refiere al otro preso, su primo el poeta, Diego Bautista Prieto, le valió nuevamente la cárcel para seguir adentrándose en sus conocimientos para la docencia y mejor sabiduría de la historia de la literatura y de la poesía, a la vez que comenzó a aprender el inglés.

Salida de la cárcel

Al salir de la cárcel, Diego Prieto Bueno, a la vista del ambiente de represión que continuaba en Jimena, marchó a Algeciras junto a sus padres montando el Huerto Lombar, cercano al hotel Reina Cristina, y allí empezó, junto a la venta de sus producciones, a estudiar e investigar, ya sobre el terreno, las plantas medicinales. De la mano del naturópata internacional, Gumersindo Seoane Cortejoso, llegó a ser hasta su muerte, sucedida en 1994, una eminencia en esta especialidad, presidente y fundador de la organización colegial a nivel nacional FENACO, siendo homenajeado post mortem por el ayuntamiento de Jimena en 1999 que le puso su nombre a una de sus plazas, así como también figura su huella desde 1995 en una de las calles de Algeciras.

En cuanto a su primo el poeta, Diego Bautista Prieto, cuando obtuvo la libertad, siguió perfeccionando el inglés con unos amigos yanitos que se echó y que llegaban a Jimena los fines de semana desde Gibraltar en una moto. Ese aprendizaje le serviría más tarde, en el ocaso de la década de los cincuenta, para codearse durante el rodaje de la película Los Tres Etcs del Coronel, en el lenguaje de Shakespeare, con los principales actores que protagonizaron el rodaje, Vittorio de Sica y Anita Ekberg, como buen embajador que les hacía llegar y traducir como respuestas a sus preguntas los usos y costumbres ancestrales de una población local anclada en el subdesarrollo y en las penurias que motivaban el interés y la curiosidad de estos grandes monstruos de la pantalla. No obstante, era la actriz española, María Jesús Cuadra, quién más levantaba la atención y la pasión del poeta.

Finales del año 1959. Durante el rodaje en Jimena de la película, Los Tres etc… Del Coronel, Diego Bautista Prieto en un perfeccionado inglés se codearía con los actores principales, Vittorio de Sica y Anita Egberg.

En ese tiempo posterior a la prisión en el puerto de santa María, el poeta Bautista se ganó la vida volviendo a dar clases particulares, esta vez en régimen sedentario, nada de ir de cortijo en cortijo donde podía volver a contraer graves riesgos políticos. Lo llevaba a cabo en un aula que montó en el soberao de la casa de los padres de su novia, María Gómez Rojas, en calle Yustos, donde fue acogido. Allí acudían adultos para ser alfabetizados, alumnos que no eran admitidos en las escuelas nacionales por no haber plazas suficientes, o para reforzar sus conocimientos aquellos que sí las tenían, y para un grupo selecto de colegiales al objeto de prepararlos para el ingreso de bachiller, donde despuntaron, porque acabaron sus carreras, por ejemplo, Andrés Macías Sánchez, que hizo magisterio, Ángel Durán Pérez-Navarro que estudiaría medicina y José Luis Rodríguez Pérez, que hizo Derecho.

Cristóbal Bautista Prieto, hermano del poeta, también autodidacta que impartió clases en su domicilio familiar en calle Velasco número 22. Nació en Gaucín, de donde era su madre Melchora, el 19 de mayo de 1912 y fallecido el 15 de agosto de 1962 contando con 50 años. Aquí en una foto cuatro meses antes de su inesperada muerte. Fuente: Melchora Torres Prieto, su sobrina.

Su hermano mayor, Cristóbal Bautista Prieto, también a la salida de la cárcel se puso a dar clases particulares en la improvisada aula que tenía en el soberao de la casa de la mujer con la que casó, Antonia Sierra Mena, en calle Velasco, cerca del Llano de la Victoria. Cinco meses antes de que sucediera su detención, en agosto de 1947, había nacido el que sería el único descendiente del matrimonio: Tomás. Hombre bueno y muy solvente para dar clases, era muy prudente en cuanto a contar cosas de la guerra que le pilló entre otros frentes en Castilla La Vieja, según le confesó a un alumno, hijo de “rojos”. Debía de tener mucho cuidado ya que tenía de discípulos a hijos de Guardias Civiles que preparaba para el ingreso en el Cuerpo. En cuanto a su hermano pequeño, Juan, que estaba a punto de casarse cuando fue detenido, a su salida de la prisión, donde su pareja ya había contraído matrimonio con otro muchacho, hecho que le dolió, marchó a Algeciras a trabajar como albañil, que era lo suyo, en la construcción.

Juan Bautista Prieto, el menor de los tres hermanos, nacido en Jimena el 25 de febrero de 1921. Foto: Melchora Torres Prieto.

En lo que se refiere al devenir que sucedió con Carmen Prieto Moncada, la hija que tuvo la madre del poeta el 11.08.1927 con el hijo de Pedro de Llinás, ex-alcalde republicano, fue acogida por su tía, Antonia Prieto Moncada, y criada por ella. Justo en vísperas de su boda, celebrada el 10.09.1948, pillándole a los tres hermanos de madre encarcelados, con el jimenato; Bartolomé Torres Fernández, tres años mayor que ella, se presentó el cartero con un giro con dinero como regalo para Carmen, pero el remitente era anónimo. Consultada a su tía Antonia, decidió no recibirlo y que fuera devuelto si no se le decía de quién procedía. Lógicamente supuso que vendría de la familia del Llinás, de su padre biológico. Tras casarse tuvo tres hijas, Antonia, la mayor nacida en 1949 y ya fallecida, Melchora, la que tanto se parece, a su abuela fusilada, y Carmen, la pequeña. Carmen Prieto heredó de su madre fusilada tanto el fuerte carácter, como la simpatía de la gracia y la salsa jimenata. Ya de mayor, cada vez que veía una película en televisión que trataba sobre niños huérfanos se hartaba de llorar recordando su dura infancia padecida. Falleció el año 2005 contando con 78 años sin llegar a conocer a su padre.

Carmen Prieto Moncada, la hija que tuvo Melchora Prieto Moncada, la madre del poeta, con el hijo de Pedro Llinás del Villar, exalcalde republicano de Jimena. Foto: Melchora Torres Prieto, hija.

En este año 1949 que salían los hermanos y el primo de la cárcel acontecía un giro en la política internacional con respecto al franquismo. Había comenzado la Guerra Fría entre las dos grandes superpotencia -USA y la URSS- y el mundo anticomunista occidental empezó a valorar la Dictadura de España como un aliado en ese frente. Ya no importaban los Derechos Humanos como prioridad ni la colaboración con el nazifascismo. Los embajadores extranjeros comenzaron a llegar a Madrid y la oposición republicana que prestaba apoyo a la guerrilla en la sierra mandó el mensaje del repliegue y poner fin a sus acciones. No obstante hubo quienes siguieron y uno a uno estos jimenatos, como en el resto del territorio nacional, serían exterminados por la Guardia Civil.

Los “maestros particulares” de Jimena

La escabechina que el levantamiento militar de 1936 produjo en el sector de los enseñantes en todos sus niveles, desde parvularios a universidades, obligó a que durante años no fuera suficientes la dotación de plazas de docentes para cubrir las necesidades formativas de las nuevas generaciones. Ello llevó a que se resintiera notablemente. En Jimena originó la aparición de escuelas extraoficiales en varios domicilios particulares que fueron destinados a tal fin por unos enseñantes que no tenían otra opción laboral, siendo la mayoría represaliados republicanos, Lógicamente estas clases particulares se realizaban al margen de la nueva legalidad franquista, dando lugar a la periódica irrupción de la policía municipal por esas aulas improvisadas que presentaban un equipamiento de lo más pobre, a base de tablones de madera a modo de asientos y mesas elevados por ladrillos o piedras, normalmente establecidos en los soberaos de las casas. No importaban que en esas visitas policiales fueran violadas la intimidad de esos domicilios llevadas a cabo sin ningún mandamiento judicial, disolviendo a los presentes a base de verdugazos con las porras de cuero macizo que llevaban colgando de los cinturones llevándose al maestro detenido para pasar unos días en los calabozos del Ayuntamiento de cara a que se le pasara de la mente perseverar en esa vocación que no contaba con autorización para su desempeño. Estos hechos encontraban la solidaridad, no solo de los familiares de los discípulos sino también de la mayoría de la población. En el caso de que se hubieran reconocidos a algunos de los alumnos que se hallaban para reforzar sus conocimientos más allá de los que eran impartidos por los maestros nacionales, estos eran dados inmediatamente de baja en la escuela oficial.

Algunos de los “maestros particulares” de esa posguerra jimenata: Diego Bautista Prieto, Francisco Moya Gavilán, Cristóbal Bautista Prieto, Román Llamas Ferrero y Alfonso Moreno Pérez. Fuente: Retratos de Jimena de Ediciones OBA, Melchora Torres Prieto, Eugenio Llamas y Leopoldo Moreno Barranco.

El nivel de estos alumnos solía ser más alto o iban más adelantados que los que asistían a las escuelas oficiales. Además la composición del alumnado era mixta, en tanto se segregaban por sexos en las escuelas nacionales. Esa diferencia en cambio no se apreciaba a la hora de la técnica utilizada para inculcar los conocimientos. Era el mismo método, la letra con sangre entra, basada en los castigos físicos a los bajos resultados, incluso eran más severos gozando del consentimiento de los progenitores. El hecho de no perder el tiempo con aprenderse el Cara al Sol, himno de Falange, o no recibir clases de Religión era otro de los incentivos que ofrecían a muchos padres que conservaban en su pensamiento el republicanismo laico que conocieron a optar por las clases de estos “maestros” para sus hijos.

A destacar entre estos “profesores”, que fueron cubriendo el periodo desde 1940 a 1960, aparte de los ya citados, o sea, los hermanos Cristóbal y Diego Bautista Prieto, que las impartían en los soberaos de las calles Yustos y Velasco (también llamada calle Ancha) respectivamente, lugares donde vivían,, al cobrador de la compañía de electricidad, Sevillana, Alfonso Moreno Pérez, que las daba en su casa de calle La Loba. Asimismo, a Manuel Cana Guerrero -era padre de Antonio Cana Bueno que montaría un emporio empresarial comenzando por la comercialización del carbón y pasando a continuación al corcho- que llevaba a cabo sus clases en la calle Santa Ana, luego en la finca El Carrizo y más tarde en el Llano de la Victoria. En este caso nos hallamos ante un maestro nacional que venía de Arriate y había sido depurado por masón para su ejercicio de la enseñanza de por vida. Como era el que más cobraba por la clase, también en su composición social, ofrecía un aspecto diferente. Allí asistían los Pérez Gil, los Piñeros, los Fernández Aceiteros

Otros enseñantes informales de la localidad fueron don Fulgencio que las impartió en calle Quirós y que más tarde, preparado por el cura del barrio arriba, José Mena Bonilla, sacó el título de Magisterio y obtuvo plaza en Jimena. Otros, Francisco Gavilán Gavilán, Antonio Chamorro, Rodrigo

Asimismo también afloró esta figura de enseñantes en las pedanías. En el caso de San Pablo de Buceite, los maestros, Oliva, que incluso tenía una Escuela en El Corchado, y el excenetista, Isidro González, que también se libró de una pena de muerte que le fue solicitada en consejo de guerra, no así de la cárcel por haber sido alcalde pedáneo bajo la IIª República. En el caso de la barriada de la Estación, y antes de que llegara Diego Bautista Prieto a habitarla, esa labor de enseñanza no reglada lo ejercía, yendo de casa en casa, además del núcleo de alumnos que tenía en un local en la calle que da acceso a la entrada de la estación de tren, Consuelo Ojeda. En San Martín del Tesorillo, ocurrió otro tanto igual, con Andrés El Maestro de Jimena, Granados y el maestro de Montenegral, Ricardo Zamorai Aznares, expulsado del ejército de Franco, y en El Secadero, Joaquín Gómez Cuadro El Tejero, que tras la ocupación de la pedanía por los sublevados estuvo de “topo” escondido en el horno de hacer ladrillos ya en desuso durante una larga temporada. Y al igual que en Jimena, siguió la misma dinámica y a finales de los años cincuenta aparecería una Academia privada, San Agustín, gracias al maestro nacional, Juan José Navarro Lara, que hizo dar el salto para que hacer el bachiller no fuera solo de las tres familias de ricos que hubieran. A pesar de su condición de maestro de carrera, también sufriría persecución, en este caso por el cura, y acabó teniendo que marchar a una plaza de San Enrique de Guadiaro, retornando por las tardes a Tesorillo para seguir preparando a su alumnado.

Es de resaltar que estas nobles personas ofrecieron un gran servicio en esta materia al vecindario y son aún recordados con aprecio por quienes fueron sus alumnos con agradecimiento y reconocimiento a su esforzada labor en tiempos nada fáciles, superando detenciones y amenazas, unas veces provenientes de las autoridades locales y otras de los curas o de los maestros de carrera, que llevaron a que hoy en día los que sobreviven de esas generaciones muchos no sean analfabetos.

Los maestros nacionales del municipio

En cuanto a los maestros de la IIª República con plazas oficiales en el municipio de Jimena que fueron depurados, éstos no podrían ejercitar la docencia pública hasta tanto no se revisaran o transcurrieran sus condenas, emitidas por tribunales militares. En algunos casos hubo de llegar la democracia en 1977 para que se le levantara la pena. Fue el caso, por ejemplo, del tesorillero, Sebastián Gutiérrez Ariza, que no fue rehabilitado hasta el curso 1978-79 con reconocimiento de trienios, jubilándose en 1980 al contar con setenta años. En el caso del maestro de Jimena, Lorenzo Vera Meca, aborigen de la cordobesa población de Fuenteovejuna, acusado de masón, no pudo volver a ejercer la docencia. Con respecto a doña Pura, Concepción Terrones Villanueva,, tuvo de por vida prohibida volver a impartir la docencia en Jimena donde tenía plaza y cuando le fue levantada la condena tuvo como destino Los Corrales (Sevilla) siendo inhabilitada para ocupar puesto directivo en los centros donde fuera destinada. En San Pablo de Buceite, al igual aconteció con el maestro nacional Rogelio Martínez Aiñón que incluso fue pedida en su procesamiento la pena de muerte, En cuanto al maestro, Fernando Calvo de la Fuente, que fue por unos escasos días primer alcalde republicano de la localidad, tuvo más suerte ya que para el 18 de julio de 1936 había obtenido plaza en Melilla donde pasó desapercibido, no llegando nadie, incluso ni sus propios familiares directos, a tener conocimiento de que hubiera ocupado ese puesto político e institucional de primer edil.

Dos de los maestro nacionales de la IIª República, doña Pura Terrones Villanueva, de Jimena y Sebastián Gutiérrez Ariza, nacido en San Martín del Tesorillo, ambos de la Institución Libre de Enseñanza que fueron depurados por el franquismo..

Este vacío en la enseñanza oficial obligó a que la comisión encargada de la depuración local se viera obligada a nombrar directamente a otras personas consideradas afectas al Régimen de Franco como maestros. Sucedió entre otros con el sacerdote Martín Bueno Lozano o el vecino Martín Corbacho Álvarez, hijo del que fuera secretario interino del ayuntamiento de la localidad durante décadas.

Casamiento del poeta.

Año 1952. Diego Bautista Prieto con su hija mayor Melchora Bautista Gómez en el Castillo de Jimena.. Fuente: Mel Bautista Gómez, la hija mayor del poeta.

Simultánea a esa actividad docente reemprendida por Diego Bautista Prieto, se casaría con la citada novia jimenata, María Gómez Rojas, en el año 1950 y al año siguiente tendría a su primera hija, que le puso el nombre de su fusilada madre, Melchora. Después vendría Juan y Ana. El amor del poeta volvió a tomar vuelo.

<Cercado de cerca por el frío>

(…) <<Os amo tanto, tanto, hijos del alma,

que me estoy desamando y desviviendo

por daros la alegría que no tuve.>> (…)

(Diego Bautista Prieto)

Del pueblo de Jimena a vivir en la Estación

Poco tiempo después, Diego Bautista Prieto, se fue a vivir a la entrada del núcleo de población de la estación de tren donde por las mañanas trabajaba de administrativo en el patio de corcho de los hermanos FerreiraJosé Luis y Leandro-aborígenes de la provincia onubense del municipio de Cortegana que está en la comarca de Aracena con antecedentes familiares portugueses.

<Sonetos al alcornoque>

(…) <<El nombrar la torpeza con tu nombre,

“alcornoque”, cruel mofa del destino,

una de las más duras ironías.

(…) te opones al calor, frenas el frío

te haces papel, “panera”, cuna, lana…

Árbol-abuelo de la montanera,

árbol-fuente vital del pueblo mío,>> (…)

(Diego Bautista Prieto)

Ese trabajo del corcho le ocupaba hasta las cinco de la tarde y a continuación lo dedicaba a impartir clases en las dos aulas que montó en su nueva casa alquilada a la viuda estacionera, Catalina Núñez. Más tarde, conforme la Estación fue creciendo de población, se abrieron nuevas escuelas en el flamante barrio de Michigán, antes solo existieron dos en el interior del Convento, según sexo sin importar edades. Asimismo, en los mismos espacios de esos nuevos centros inaugurados, por la tarde noche Diego Bautista impartía algunas disciplinas en una academia particular que crearon los maestros nacionales, Pedro Rojano Campos de Málaga y José Díez Tabarés de Zamora, que preparaban el ingreso y el bachiller elemental, donde el poeta también impartió clases, figurando como alumnos, entre otros: José Luis Rondán Angulo, Andrés Macías López, Andrés Guerrero Pérez….

A mano derecha, lugar donde Diego Bautista se fue a vivir en la estación de Jimena, donde por las mañanas trabajaba de administrativo en el patio de corcho de los hermanos Ferreira y por las tardes tenía en su casa dos aulas con notable éxito de asistencias. Entonces había solo dos escuelas en esta Barriada y estaban en el interior del recinto del Convento de la Reina de los Ángeles. Foto: Retratos de Jimena. Ediciones OBA.

Diego Bautista, también en este caso, fue denunciado por el sacerdote del Convento de la Reina de los Ángeles como intruso en la enseñanza ante el gobernador civil de Cádiz, para impedir que impartiera la docencia debido a sus antecedentes republicanos y a su condición de ateo. Pero el poeta no se amilanó y el cura bien conocería su fuerte e indignada reacción cara a cara en público con testigos presenciales.

<A pecho descubierto>

(…) <<A pecho descubierto. Con el alma en la boca.

(…) De frente, con la vista levantada.

Sin miedo a los disparos de las fórmulas

que salgan de los flancos. Siempre, siempre adelante.>>(…)

(Diego Bautista Prieto)

Días antes ese mismo sacerdote había convocado en el Convento una reunión de vecinos varones. Creyendo el poeta que se trataría de temas relacionados con la mejora de la barriada se dispuso a asistir, también porque su mujer le insistió, pero al comenzar el encuentro y dar la bendición a los presentes para a continuación mandarlos a ponerse de rodillas, de inmediato abandonó el recinto eclesiástico. Se trataba, sin previo aviso, de un curso de proselitismo religioso. Y ese gesto no se lo perdonó el cura.

Año 1957. Bautizo de la hija pequeña del matrimonio, Ana Bautista Gómez. Al fondo el Santuario de Los Ángeles en la Estación de Jimena. A la izquierda, los esposos que hicieron de padrinos, José Jiménez Herrera y Encarnación Bueno Delgado que lleva en sus brazos a la tercera hija del poeta,. El cuarto, Diego Bautista Prieto. Los niños de delante: Melchora Bautista Gómez, la hija mayor del poeta, y Kati Jiménez Bueno hija de los padrinos. .La mujer de Diego Bautista, María Gómez Rojas, no se halla por una indisposición que le había obligado a regresar a su domicilio. Foto: Retratos de Jimena. Ediciones OBA.

Diego Bautista con dotes autoritarias en la docencia como todos esos maestros particulares que surgieron al igual que los oficiales, era una persona muy afable y junto a echarle una mano al que le hiciera falta, estaba muy integrado en las iniciativas que se llevaran a cabo en el municipio, así como en el incipiente movimiento cultural de la Comarca. El fútbol era también una de sus pasiones y colaboraba con la directiva del Club Deportivo de Jimena donde todos sus integrantes eran del Real Madrid y en cambio él era del Barça, sin que aún tuviera pensado que acabaría emigrando a Cataluña.

Año 1959. Miembros de la Junta Directiva fundacional del equipo de fútbol, Jimena, CD y otros aficionados. Sentados, de izquierda a derecha: Saldaña, Ernesto Cuenca Cobalea y Juan Trillo Trillo. De pie: Fernando Carrión Durán, Juan Piñero, José Domingo Carrasco Corbacho, Miguel Ramos Perales y el poeta Diego Bautista Prieto, gran aficionado al igual que su mujer María Gómez Rojas que no se perdía un partido en Jimena y que además era ya del Barça sin haber emigrado aún a Cataluña. Fuente: Ediciones OBA.

Pero al igual que le gustaba este deporte, rechazaba totalmente que fuera utilizado por el Régimen para desviar otras inquietudes a la población, por ello advertía a los jóvenes:

<Carta a todos los jóvenes de España>

(…) <<No es que esté mal el saber

del Sevilla o del Bilbao

qué portero es el que tienen,

o el que tuvieron hace años,

si al mismo no se sabe

(…) de aquel valiente soldado

que a fuerza de fe y constancia,

conquistó el más alto nombre

en las aguas de Lepanto; >>(…)

(Diego Bautista Prieto)

Diego fue también gran aficionado a los toros y cómo no, en vísperas de marcharse a la emigración, sufriría con su familia el hundimiento de la plaza de toros portátil de Jimena instalada en el campo de fútbol del Cañaveral. La familia salió ilesa y solo el pequeño Juan con siete años llegaría a su casa descompuesto de las tripas.

17.08.1961. Aficionados y asistentes al espectáculo tras el hundimiento de la plaza portátil que eran vecinos de la Estación, emprendiendo la ruta a pie, como aquí se observa, camino a sus domicilios, con el pavor reflejado en sus rostros. Los que sufrieron heridas eran conducidos a las consultas clínicas del pueblo. Diego Bautista con su familia vivió ese trágico episodio que hizo morir a cuatro personas y donde más de ochocientos resultaron heridos. Foto: Retratos de Jimena. Ediciones OBA.

El poeta dentro de su obra, no podía omitir una alegoría a la tauromaquia. Precisamente fue dedicada a la semblanza de su gran amigo, el torero algecireño, Miguel Mateo Salcedo Miguelín, para que nunca olvidara su origen humilde.

<Carta a Miguel Mateo “Miguelín”>

(…) <<Lo sabes bien, lo conoces muy bien porque

naciste pobre y el maligno toro

de las privaciones y cuantas veces,

sin piedad corneó, Miguel, tu infancia.

Más la sangre gritaba en tu cerebro,

vibraba, discurría por tus venas

como anuncio seguro de un brillante

horizonte de aplausos, de laureles…

(…) Más, Miguel, no te olvides de que siguen

naciendo niños como tú naciste

y que aún existen madres que suspiran

ocultando el pañuelo de su pena… >>

(Diego Bautista Prieto)

Tuvo que reflexionar el poeta sobre el porvenir de sus tres hijos, asimismo sobre el futuro de su docencia particular, cuando a inicios de los años sesenta se anunciaba un plan de desarrollo para la comarca campogibraltareña que conllevaría la construcción de nuevos centros escolares. Asimismo, la población de Jimena comenzaba a declinar por las puertas de la emigración que se abrían de par en par hacía el norte de España y a los países europeos más desarrollados y Jimena se iba quedando vacía. El número de hijos por familias igualmente disminuía. Se había abierto una nueva academia particular, la de Calasanz, en Jimena con los maestros nacionales, Antonio Puchán Sanz, riojano, José Romero González, de Cádiz, José Luis Rodríguez Calle, de la Línea de la Concepción y Francisco Manzano Gómez, de San Roque, para preparar los exámenes de ingreso por libre en los institutos de la Comarca y de Ceuta así como los cuatro cursos del bachiller elemental y reválida. Por tanto, aunque en el momento que lo decide su economía familiar era boyante, con sus clases y la llevanza de la contabilidad a varios negocios, también pensaba que en Cataluña viviría con más libertad y con más posibilidades del desarrollo de sus inquietudes no solo políticas sino sobre todo literarias.

Así llevó al poeta, Diego Bautista Prieto, con su familia a permanecer en la Estación de Jimena hasta la primavera del año 1962 en que decidió emigrar a Cataluña.

Continúa: La familia Bautista en Cataluña (y 5ª parte) https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/03/23/diego-bautista-prieto-y-5a-parte23-03-2021/

Testimonios

José Manuel Algarbani Rodríguez, Melchora Bautista Gómez, Damián Beffa García, José María Casuso López, Pascual Collado Saravia, Luis García Bravo, Francisco Gutiérrez Ordóñez, Isidoro Herrera Gallardo, Joaquín Hita Pérez, Francisco Jiménez Jiménez “Currini”, Eugenio Llamas Parra, Andrés Macías Sánchez, Diego Mariscal Gómez, Antonio Pérez Gil, Gonzalo Prieto Cabrera, Francisco Quirós Ocaña “Pacurro”, José Regueira Ramos, Miguel Ríos Jaén, José Luis Rondán Angulo, Francisca Sánchez Gil, Melchora Torres Prieto.

Bibliografía

“En pleno vuelo”. Diego Bautista Prieto. Panorama poética Luso Hispánica. Lisboa. 1963.

“Soldados de la tierra”. Diego Bautista Prieto. Colección El Bardo. Barcelona 1964.

“Todo sigue igual”. Diego Bautista Prieto. Colección Arrecife. Cádiz 1972.

“Antología Poética de Diego Bautista Prieto”. Diego Mariscal Gómez. Editorial Sahats. 2008.

“El duende”, “La verdad” , “Píldora Amarga”, o “Juanito y su Papá”. Cuentos de Diego Bautista Prieto.

“Datos para la historia de las letras gaditanas (1930-1960)”. José Antonio Hernández Guerrero. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2012.

Almáciga de olvidos: antología parcial de poesía gaditana, siglos XIX y XX”.  María del Carmen García Tejera. Servicio Publicaciones Universidad de Cádiz. 1999.

“Diego Prieto Bueno Ilustre Naturópata”. Luís Federico Sánchez Tundidor. Blog de salud y bioterapias. 01.06. 2011.

“El avance de las tropas franquistas a través del valle del Guadalhorce”. Fernando Bravo. Crónicas de Cártama. Fernando Bravo. 29.12.2013.

“El papel del Campo de Gibraltar en la Guerra Civil”. José Manuel Algarbani Rodríguez. Asociación Andaluza Memoria Histórica y Justicia: III Jornadas Memoria y Justicia: Un futuro para nuestro pasado, 2006, pp. 61-75.

Sumarios judiciales de los Consejos de Guerra celebrados en Sevilla y en San Roque. Archivo militar Togado número 3 de Sevilla,

“Miguel Hernández y su entorno en la cárcel de Alicante: Un intento de silenciar la palabra”. Centro Documental de la Memoria Histórica. Salamanca. Año 2018.

“Los guardias de San Roque en Casas Viejas (1933)”. Jesús Núñez. Historiador de la Guardia Civil. Diario Europa Sur. 18.01.2021.

“Los caminos de los prisioneros: la represión de posguerra en el sur de España”. José Manuel Algarbani. Ateneo Republicano del Campo de Gibraltar, 2009 

“Cuadernos de la guerrilla antifascista”1 Jimena de la Frontera. Luis García Bravo. 2011.

“Luis Antonio García Bravo (Coord.): Rescatar La Memoria, I Encuentro de Investigadores sobre la Memoria Histórica. Castellar de la Frontera”. Foro por la Memoria y Ayuntamiento de Castellar de la Frontera, 2006. 

“La Guerra de mi Padre”. Leopoldo Moreno Barranco. Autor-Editor. Algeciras, 18 de enero de 2016.

“C.N.T. 1947: Un Capítulo de Represión”. Luis Antonio García Bravo. 31.12.2008.

“Comandante Abril”Carlos Torres Montañés.

“Manolo El Rubio”. La Guerrilla en Cádiz. Txema Prada. 24 de marzo de 2010.

“Largo Mayo, el maquis que traicionó a la guerrilla disfrazado de guardia civil”Henrique Mariño. Diario Público. 22.12.2020.

“Morir de hambre en las cárceles de Franco (1939-1945)”. Domingo Rodríguez Teijeiro. Historia Contemporánea nº 51: Págs: 641-666. Universidad de Vigo. 11-03-2015.

“Los enigmas del caudillo. Perfiles desconocidos de un dictador temeroso e implacable”. Julio L. Fernández. Nuer Ediciones, 1992

OTROS POST CONTENIDOS EN ESTE BLOG RELACIONADOS CON LA VIDA Y OBRA DEL POETA, DIEGO BAUTISTA PRIETO.

LOS POETAS DE JIMENA: DIEGO BAUTISTA PRIETO (1ª Parte) (24.02.2021): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/02/24/los-poetas-de-jimena/

EL POETA, DIEGO BAUTISTA PRIETO (2ª Parte) (01.03.2021): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/03/01/diego-bautista-prieto-2a-parte/

EL POETA, DIEGO BAUTISTA PRIETO (3ª Parte) (17.03.2021): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/03/09/diego-bautista-prieto-3a-parte/

OTROS POST CONTENIDOS EN ESTE BLOG RELACIONADOS CON LA VIDA Y OBRA DEL POETA, LEOPOLDO DE LUIS, MAESTRO DE DIEGO BAUTISTA PRIETO.

"La `herida´ de Leopoldo de Luis en el paraíso del Sur” (Iª PARTE) (17.12.2018) https://ignaciotrillo.wordpress.com/2018/12/16/36397/

“Cronología biográfica de Leopoldo de Luis” (IIª PARTE) (02.01.2019)  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2019/01/02/36590/

“Cronología biográfica de Leopoldo de Luis” (IIIª PARTE) (10.01.2019): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2019/01/10/36683/

Posted in: Solo Blog