EL POETA, DIEGO BAUTISTA PRIETO (3ª Parte) (09.03.2021)

Posted on marzo 9, 2021

0


Ignacio Trillo

INTRODUCCIÓN

En una primera parte de esta notable biografía (https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/02/24/los-poetas-de-jimena/) se ha descrito la trayectoria inicial del que figura como uno de los poetas autodidactas más significativos de la posguerra española. En este sentido, se relatan: los orígenes de los progenitores, su nacimiento en 1917 en Jimena de la Frontera, el de los dos hermanos. La pronta pérdida del cabeza de familia cuando apenas contaba con ocho años, que le forzó a tener que trabajar en el campo tan tempranamente. La prematura pasión desde pequeño por los libros. Igualmente, la venida imprevista de una hermana de madre a la familia con el desprecio por parte de una estirpe señorial. La ilusionante llegada de la IIª República y el activismo “cenetista” desplegado por la saga. El triunfo del Frente Popular y el inmediato levantamiento militar. Finalmente, la huida de la madre a Málaga con los dos hijos más pequeños, en tanto los dos mayores se hallaban en los frentes de guerra, para en su retorno al pueblo ser fusilada.

En el segundo capítulo, se ha mostrado (https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/03/01/diego-bautista-prieto-2a-parte/) a un joven Diego Bautista Prieto que con diecisiete años, coincidiendo con los finales de la IIª República, ya escribía editoriales en la prensa nacional. Su marcha de Jimena para realizar al servicio militar al filo del golpe de estado del 18 de julio. Su deserción de las filas rebeldes y encuadramiento en el ejército popular. El hondo pesar que le duraría toda la vida al enterarse del fusilamiento de su madre. La detención al final de la guerra tras su negativa a exiliarse. La coincidencia en la cárcel con Miguel Hernández. El consejo de guerra al que fue sometido y la condena sufrida. El misterioso sobreseimiento de la causa y su puesta en libertad. Y el retorno a Jimena donde se dedicó a la alfabetización de menores y adultos, recorriendo cortijos y casas aisladas de los montes donde acudía andando.

DIEGO BAUTISTA PRIETO (3ª parte)

La primera posguerra en el municipio

Gracias al especialista campogibraltareño en la guerrilla de la posguerra, Luis Antonio García Bravo, el que mejor conoce a fondo ese periodo y sobre el terreno, hoy podemos mostrar una fotografía en blanco y negro de aquella más que convulsa Jimena de la posguerra, triste y enlutada, que vivió y padeció, Diego Bautista Prieto, y sobre lo que sucedía a su alrededor.

En esa terrible tiempo, los montes y las sierras gaditanas y rondeñas eran un auténtico enjambre, con distintas figuras humanas en conflicto que se superponían en su acontecer diario. Jóvenes que se tiraban al monte para no hacer el servicio militar de tres años en el ejército franquista. Los que retornaban de los distintos frentes de guerra o de las cárceles y de los campos de concentración, con la pretensión de normalizar sus vidas y antes de que entraran en el pueblo permanecían en sus aledaños al tener conocimiento que las denuncias y los fusilamientos proseguían. Residentes adultos que al ver a vecinos afectados por la represión, hasta siendo acusados de haber votado al Frente Popular, huían temerosos no les fuera a tocar a ellos, ocultándose en los contornos. Para salir del municipio se necesitaban salvoconductos especiales emitidos por el gobierno militar del Campo de Gibraltar. Algunos trabajadores forzados de los batallones de penados republicanos, unos treinta mil en la Comarca, entre ellos mil en Jimena, que se evadían de los campos de concentración donde redimían condena y se unían a la guerrilla … Y teniendo todos que comer para sobrevivir en época de terrible hambruna a base de lo que fuera, donde el salario de un jornalero había pasado a cinco pesetas, casi la mitad que cuando la República y el kilo de pan valía doce pesetas cuando había.

No obstante, en un primer periodo que llega hasta el año 1944, aun el perfil y el compromiso político de los de la sierra era bajo y no existía liderazgo sólido ni un entramado organizativo consistente. Solo se atrevían a realizar acciones esporádicas, de extorsiones económicas, de represalias o vengativas, de forma aisladas y algunas de ellas delictivas muy impopulares. El grueso republicano que había sido militante en la localidad, huido en el primer momento antes de la ocupación militar, se hallaba en las tumbas, en el exilio, en las cárceles o en los campos de concentración con más largas condena. A añadir en ese polvorín por los montes, el trasiego de los contrabandistas con productos del Peñón, estraperlistas de reventa de productos que burlaban los precios oficialmente tasados, recoveros con suministros a cortijos y a casas aisladas…

Jimena de la Frontera a inicios de los años cuarenta. Se observa en la parte alta del centro de la foto, por debajo de la Torre del Reloj que da entrada al Castillo, la iglesia de la Misericordia aún con cubierta y blanqueada, aunque cerrada al culto. Y a mano izquierda, al final de las construcciones, el templo también religioso, Nuestra Señora la Coronada, cerrada desde 1935 por su situación de ruina ante el mal endémico que padeció por su cimentación construída sobre “greera”. Foto: Retratos de Jimena. Ediciones OBA.

Y por parte de las fuerzas de la Dictadura, destacaban: plantillas de guardias civiles reforzados estacionados en el cuartel de la localidad, en los de las pedanías de San Martín del Tesorillo y de San Pablo, y en nuevos lugares como en Diego Duro. Legionarios con base en el santuario de la Reina de los Ángeles. Unidad motorizada en los patios de corcho. Militares de artillería de San Roque instalados en los anexos de la iglesia del Llano de la Victoria. Otros militares vigilantes de los batallones de trabajadores de republicanos penados. Inspectores de consumo vigilantes de las cartillas de racionamiento, de Hacienda (el temido Fisco)… en distintas misiones pero con el objetivo común de la represión sin contemplaciones ante cualquier atisbo de resistencia organizada y más si era armada y con total impunidad para emplear el castigo o la tortura para su erradicación. Así una de las denuncias escrita que salieron de las cárceles en ese periodo y vía Gibraltar fue noticia internacional. Exponía: “Los tratos recibidos en los interrogatorios fueron los siguientes: apaleamiento sistemático hasta tres veces en una misma noche, con reanimación con cubos de agua fría, por la cabeza, aplastamiento de los testículos, una vez colgados por los pies”

Y en medio de ese ambiente enrarecido, Diego Bautista Prieto, que con domicilio en calle Velasco nº 22, la casa de su hermano mayor, Cristóbal, donde apenas paraba, ya que se tiraba todo el día de cortijo en cortijo impartiendo clases y siendo vigilado sus talones, teniendo que comparecer y dar explicaciones cada vez que era requerido y llamado al cuartel. En ese contexto, el estómago del maestro particular, también se resentía, así como la bronquitis que arrastraba desde la cárcel.

31.03.1948. Parte médico certificado sobre el estado de salud que presentaba, Diego Bautista Prieto, afectado de bronquitis y de gastritis, según reconocimiento que le fue efectuado, en junio de 1946, por el médico de la Línea de la Concepción, Martín de Alba Calleja. Su emisión, 22 meses después, no es inocente sino que es cuando es solicitado para que pudiera surtir efecto como eximente ante el nuevo consejo de guerra a que será sometido el poeta Fuente: Luis Antonio García Bravo.

Pero a partir de 1944, con las expectativas puestas en el final de la Segunda Guerra Mundial con posible derrota del eje nazifascista, que podría llevar aparejada una invasión de España por los aliados y donde las costas gaditanas eran espacios geoestratégicos para que sucediera, dio lugar a que ciertas formaciones republicanas en el exilio enviaran, desde Argelia, Marruecos y Francia, a cuadros políticos, organizando entre las sierras de Cádiz y Málaga a grupos de guerrilleros, a los que iban uniendo los que salían de las cárceles o de los campos de concentración con mejor formación y clara conciencia política, empezando a actuar bajo una disciplina militar y con objetivos políticos. Ahí destacaron como comandantes, el exguardia civil montejaqueño que fue leal a la República, Bernabé López Calle o Pablo Pérez Hidalgo,Manolo el Rubio” de Genalguacil aunque nacido en Bobadilla. Ambos, aunque de ideologías dispares, anarquista y comunista, se unieron en fines comunes. Crearon además en los pueblos amplias redes de enlaces y auxiliares que suministraban información por el que eran compensados generosamente en tiempos de tantas penurias.

Poema escrito por el jimenato autodidacta, Antonio Melgar Mena El Melgar, nacido en calle Yustos 45, el año 1896, cuando se hallaba cumpliendo condena en la cárcel de Jaen tras ser condenado el 01.06.1940 a 20 años de reclusión temporal por auxilio a la rebelión en su condición de “cenetista” y haber defendido la República. Casado con la jimenata, Ángeles Sierra Espinosa, tenía cinco hijas a las que le dedidó estos versos. Cuando salió de la prisión, tras serle reducida la pena por buena conducta, volvió a vivir con su familia en Jimena para seguir con el taller de zapatería que había abandonado cuando huyó. Se puso a reconstruir la CNT de la localidad y cuando iba a ser detenido en marzo de 1945 en la gran redada que hubo en el Campo de Gibraltar huyó de nuevo, esta vez al monte y se unió a la guerrilla, Fue muerto en el campo de Castellar el 11.09.1946 con 50 años por la Guardia Civil. Fuente: Cuadernos de la Guerrilla Antifascista de Jimena de la Frontera. Luis Antonio García Bravo.

Ponerle cara a algunos de esos guerrilleros jimenatos que estaban en esas operaciones es humanizarlos con tan solo presentarlos por sus nombres e imágenes: :Su satanización por el franquismo no representaba una sorpresa en el machaqueo contrapandístico que caracterizaba su Régimen en todos los que fueran, como los denominaba, desafestos. Como muestra. Francisco Pérez Salguero Macatito, nacido el día 20 de julio de 1921, hijo de Gonzalo y Catalina, de profesión agricultor, estado soltero, con domicilio en calle Yustos 42, 44, fue carabinero desde abril de 1937. Su hermano, Gonzalo Pérez Salgado Macaco, que contaba con muy buena reputación entre los vecinos de su calle Yustos, muerto el 29.05.1949 tiroteado en la finca jimenata El Olivillo por la traición del falso de Monterito, aunque antes de morir fue paseado por las calles de la localidad por la Guardia Civil echado en un burro mientras se desengraba. Francisco Ruiz Guerrero el Contreras, nacido el dia 1 de febrero de 1914, hijo de Jose y María, con domicilio en calle La Loba s/n, de familia allegada a la CNT. José Sierra Coronil El Flores, nacido en el año 1923, hijo de José y Francisca, trabajador del campo, casado y con una niña de ocho meses. Francisco López Herrera El Requeté, nacido el día 22.04.1922, hijo de Jose y Francisca, militante del PCE hasta su muerte. José Vilches Ruiz El Vilches, nacido el 22.04.1907, vecino de Jimena de la calle Misericordia, de oficio calero. Era del PCE y fue concejal en La Peza (Granada) Antonio Melgar Mena El Melgar, el zapatero poeta ya citado, hijo de Francisco y María (…) Eres de un bello pueblo/ El más bonito de/ Andalucía/ donde existe más cultura/ (dedicado a su hija mayor) De la CNT, durante la guerra formó parte del Batallón Salvochea y tras salir de prisión se tiró al monte cuando iba a ser detenido tras retornar a Jimena en la redada campogibraltareña de marzo de 1945 por reconstruir la CNT en Jimena. Diego Pérez El Mozón, de calle el Sol, recovero que sufrió veinte años de cárcel sin delito de sangre tras ser detenido cerca de Casares. José García Ruiz El Patagallina, hijo de Tomás y de Dolores, soltero, carbonero, que vivía en calle La Loba 80 huido a la sierra el 28.04.1945 y muerto por disparos de la Guardia Civil en Algeciras el 20.10.1948. Cristóbal Pedroso Sánchez, de 65 años, carbonero. Antonio Ríos García, de 39 años, casado, hijo de Antonio y Ana, con domicilio en calle Sol, 29, de oficio arriero. Adela Ruiz Guerrero nacida en 1926, hija de los jimenatos, Cristóbal y María. Allegada a la CNT y detenida en la redada comarcal de marzo de 1945. Juan Ruiz Huércano, que acabó abatido por disparos de la Guardia Civil en Medina Sidonia el 30.12.1949 junto al exguardia civil, Bernabé López Calle el mítico Comandante Abril de Montejaque..Ó, José Moreno Moreno Caliente. Francisco Cuadro Vicario, Sebastián Sánchez Jiménez El Calero, fusilado en el cementerio de Sevilla el 25.06.1951, entre otros muchos.

Años 40. Una muestra de algunos jimenatos que por las causas apuntadas relacionadas con una conciencia política antifascista y huyendo del pueblo por la represión se tiraron al monte o actuaron de enlace con los guerrilleros y encontrarían, no la deseada liberación de España de la Dictadura impuesta por las armas, sino la muerte o la cárcel. De arriba a abajo y de izquierda a derecha. Los dos primeros, Antonio Melgar Mena “El Melgar” y .José Sierra Coronil “El Flores”, muertos por disparos de la Guardia Civil en el término de Castellar de la Frontera. Antonio Ortiz García “Tres Duros”, detenido en Algeciras 06.08.1947 condenado el 18.05.1948 en consejo de guerra celebrado en Algeciras a 25 aós y un día de reclusión mayor. José Vilches Ruiz “El Vilches”, detenido el 19.12.1949 entre los términos de Jerez y Cortes. y fusilado en el cementerio de Sevilla el 24.06.1951. Francisco Ruiz Guerrero “El Contreras”, abatido por la Guardia Civil en el lugar conocido por la Almoraima “Finca Cotilla”. Y Adela Ruiz Guerrero, condenada el 12.12.1945 en consejo de guerra celebrado en Cádiz a ocho años de prisión mayor, pasando a la cárcel de mujeres de Málaga.
20.09.1948. En la demonización de los guerrilleros en aquella rastrera posguerra, mientras los propios informes internos oficiales de los organismos del franquismo hablan de la buena conducta del “cenetista” jimenato, Antonio Melgar Mena “El Melgar”, en cambio en la nota de prensa que se divulga donde se habla de que ha sido abatido por disparos junto a su compañero, José Sierra CoronilEl Flores“, habla del “forajido y bandolero”. A Antonio Merino le sustituyó para reconstruir la CNT de Jimena, Cristóbal, el hermano mayor del poeta, Diego Bautista Prieto. Fuente: Diario “La Vanguardia Española” de Barcelona. Luis Antonio García Bravo.
27.01.1950. Parte médico forense de la autopsia practicada por los médicos de Jimena y de la Estación, doctores Trillo y Lastres, al jimenato, José Merino Gómez, “El Alcaudón”, nacido el 17.01.1888, casado con Francisca Castilla Ríos,hija de Francisco y Josefa, de 45 años, natural de la pedanía de San Martín del Tesorillo y vecina de Jimena. Recovero, de 62 años, que era enlace de la guerrilla según fichero franquista, donde se certifica que ha fallecido por disparos en el cráneo, pero sin embargo es registrado por la Guardia Civil en el juzgado de Jimena como causa de su fallecimiento: “arteroesclerosis”. Su familia emigró a Tarragona y en el verano del 2005 su hijo, José Matías Merino Castillo, contando con 65 años, le dedicó una emotiva carta abierta de reconocimiento. Fuente: Luis Antonio García Bravo.

Algunos portentosos de la localidad que habían estado formando parte de la derecha antirrepublicana, incluso figurando como ediles en el ayuntamiento, actuaban de prestamistas, con tipos de interés usureros y exigencias como avales de propiedades, por peticionarios de créditos para producir la liberación de algún familiar secuestrado, lo que servía para la financiación de esa guerrilla. Esto no era óbice para que, al calor de esta situación, también operaran grupos de la sierra sin control político alguno sino más asociados a la delincuencia común.A todos ellos, sin diferenciar, la oficialidad le llamaba, bandoleros.o forajidos.

Bernabé López Calle, nacido en la localidad malagueña de Montejaque al final del siglo XIX hizo el servicio militar al comienzo de la década de los años 20 y es destinado a África pasando al finalizar de sargento en la reserva. Ingresa más tarde en la Guardia Civil siendo la dictadura de Primo de Rivera. El golpe de Estado de 1936 le pilla destinado en Antequera donde su cuartel se mantuvo leal a la IIª República, A continuación, se integra en el ejército republicano y en la batalla de Teruel es ascendido a Comandante. Tras la guerra, negándose a huir al exilio en un barco que le es ofrecido, cumple pena carcelaria. Al regreso a su pueblo es hostigado por la Falange que le amenaza de muerte y decide tirarse al monte donde organiza el grupo de guerrilleros, Agrupación “Fermín Galán”, de la que forman parte algunos jimenatos, que trae en jaque a las fuerzas de seguridad franquistas durante un tiempo hasta que es acribillado a balazos el 30 de diciembre de 1949 en el cerro de la Atalaya de Medina Sidonia en una emboscada tras ser delatado por uno de su grupo que lo traiciona. Pablo Pérez Hidalgo de tendencia comunista, primo hermano de los “los Morenos de Cortes”, que se vio reforzado por los republicanos escapados de la cárcel de Málaga gracias al militante comunista que procedía de Argelia del campo de concentración Camp Morand, Ramón Vías Fernández. Fue uno de los pocos que salvaron la vida en esa resistencia y también un “Topo” que anduvo oculto en una choza por Ana Oveja sita en los alrededores de Genalguacil desde 1950 hasta 1976. En la etapa democrática tras 1979 fue concejal electo en el ayuntamiento de Genalguacil. Falleció en 1992 en su natal Bobadilla (Antequera). Fuente: Luis Antonio García Bravo.

En esa maraña existente, Diego Bautista Prieto fue detenido el 13 de agosto de 1947, esta vez con acusaciones concretas, junto a sus dos hermanos, Cristóbal, el mayor, y Juan, el pequeño, en una redada desarrollada en distintos municipios campogibraltareños donde se vieron implicados un total de ciento diecisiete personas, entre hombres y mujeres, y en los que se hallaban entremezclados: guerrilleros, enlaces, auxiliadores y dirigentes locales de la formación CNT y del PCE que pretendían su reconstrucción después de la gran caída que había sucedido en la comarca en marzo de 1945 donde fue detenido el máximo responsable cenetista, Sebastián Pino Pinal El Ubriqueño (Ubrique 07.02.1911-Algeciras 04.08.2003) condenado en consejo de guerra celebrado en Cádiz a treinta años de cárcel. Panal había sido el que en octubre de 1936 en Estepona, tras haber huido de Jimena después de llegar desde la Algeciras ocupada, había formado el Batallón Fermín Salvochea donde se incorporaron numerosos vecinos para combatir la insurrección: Diego Sánchez de la Torre, Luis Medina Corbacho, Fernando Navarro Ferrer Luque o Cain, José Meléndez Andana, Andrés Jiménez Herrera, Francisco Vargas Domínguez, Ricardo Díaz Sánchez, Juan Márquez Romero, Juan Moreno Rojas Mozón, Agustín Sarrias Moreno El Santero, Fermín León Rubiales, Sebastián Barranco Vázquez .. No saldría de la cárcel del Puerto de Santa María hasta el año 1960, marchando cuando pudo a La Línea de la Concepción para ponerse a trabajar de inspector de seguros privados, comunicándose con el jimenato, Luis Medina Corbacho, de hacendada familia, antiguo miliciano de su Regimiento y ahora afamado farmacéutico con establecimiento en calle Real que no se había olvidado de su pasado anarquista.

Sebastiíán Pino Pinal, dirigente cenetista campogibraltareño y comandante del batallón Fermín Salvochea en la guerra de 1936. Foto: Luis Antonio García Bravo.

Asimismo, quedó apresado en esa otra redada de agosto de 1947, Diego Prieto Buenoe primo hermano del poeta Bautista, que había nacido en Jimena en calle Larga número 2, el 7 de febrero de 1927, diez años menor que éste. Era hijo de Diego Prieto Moncada, hermano de la madre fusilada del poeta, también originario de Gaucín, donde había nacido en 1899, por lo que se llevaba igualmente una década con Melchora. Ese primo y su padre eran los mismos familiares que su difunta madre se encontró, a inicios de febrero de 1937, tras la ocupación por los rebeldes de Málaga capital, en el puente de Cártama y regresaron juntos a Jimena, tal y como se relató en el primer capítulo.

Antes. El primo del poeta y su familia, testigo de los sucesos de Casas Viejas

Antes de ese año de 1947, retrotrayéndonos a enero de 1933, el primo hermano del poeta, Diego Prieto Bueno, contando con algo más de cinco años, vivió en directo lo que fue el grave episodio que conmocionó a la España repúblicana y que sucedió en Casas Viejas, pedanía de Medina Sidonia. Allí le pilló una sublevación anarquista. Fue debida su presencia a un contrato que tenía su padre, Diego Prieto Moncada, con el ayuntamiento de dicha localidad de la comarca de la Janda como vigilante de esa zona. Así pudo observar, se hallaba viviendo al lado de la choza de barro y piedra de la familia de Seisdedos, carbonero de setenta y dos años, cómo la Guardia de Asalto Republicana al mando del capitán Rojas repelió los disparos que venían de su interior, que ya había ocasionado la muerte de un uniformado y herido a otro, procediendo a continuación al ametrallamiento sin piedad de la morada, prendiéndole fuego seguidamente con sus miembros dentro, dando lugar a ocho víctimas mortales. Como el niño Diego Prieto estuvo escondido con su familia hasta unos días después por el miedo que tenían, cuando fueron localizados, su padre estuvo encarcelado durante quince días en los calabozos municipales y seguidamente sería despedido por abandono del servicio, regresando nuevamente a vivir con los suyos a Jimena.

El capitán Rojas, responsable del acto de represión con muertes, tras ser procesado y condenado, fue encarcelado y separado de la carrera militar. Posteriormente, fue liberado de la prisión por los sublevados del 18 de julio de 1936, rehabilitado en el ejército rebelde con el grado de capitán de artillería con el que participó en la represión franquista en Granada.

Este hecho en Casas Viejas marcó al niño Diego Prieto Bueno.

No fue el único jimenato que estuvo presente en ese lugar en esos días de enorme turbulencia que hizo temblar al Gobierno de Azaña. También fue enviado desde el puesto de San Roque donde ocupaba plaza de Guardia Civil para sofocar la sublevación anarquista, ya que el cuartel de la Guardia Civil de Medina Sidonia había sufrido un intento de asalto con la muerte del sargento que lo comandaba y un guardia 2º, el jimenato, José Espinosa Sánchez, nacido el 25 de octubre de 1887, casado con la también jimenata, Catalina Fernández Rodríguez y que ya había tenido hasta esa fecha, contando con 45 años, ocho hijos.

Los ocho miembros de la familia de “seisdedos” que fueron muertos en la sublevación anarquista de Casas Viejas, que fue contemplada por la familia jimenata, Prieto Bueno.

Como estuvo escondido con sus padres hasta unos días después por el miedo que tenían en el cuerpo, cuando fueron localizados, su progenitor estuvo encarcelado durante quince días en los calabozos municipales y seguidamente sería despedido de su trabajo de vigilante por abandono del servicio, regresando nuevamente a vivir con los suyos a Jimena.

Diego Prieto Bueno y Diego Bautista Prieto, primos hermanos, que fueron detenidos en agosto de 1947 acusados de anarquistas y de colaboradores con la resistencia antifranquista que existía en la sierra.

Agosto de 1947. Detenciones masivas en el Campo de Gibraltar

Volviendo en un salto en el tiempo desde aquel enero republicano de 1933 en Medina Sidonia a la Jimena de la Frontera franquista y de posguerra de agosto de 1947. A pesar de la vigilancia y de la represión férrea que no llegó a relajarse en ningún momento en esa primera década de posguerra, sin embargo el movimiento guerrillero distribuido en distintas partidas por los montes de Jimena y la serranía de Ronda iba yendo a más. La Dictadura había establecido un mando único para su erradicación que quedó fijado en la 237ª Comandancia Mixta de la Guardia Civil, al mando del teniente coronel; Roger Oliete Navarro, para afrontar con mayor eficacia la grave situación de inseguridad que se daba en la zona.

Recopilada la información necesaria, incluso con agentes infiltrados, este alto mando se dispuso llevar a cabo entre los resistentes antifranquistas una redada de envergadura. No fue causal como hecho aislado. Para que la operación pudiera tener luz verde por las máximas instancias del franquismo tuvo que esperar el momento oportuno, coincidente con que se presentara la coyuntura nacional e internacional más favorable. No hay que olvidar que Gibraltar seguía siendo, aparte de un nido de espías, una caja de resonancia a nivel mundial por las noticias que la BBC se encargaba de difundir desde la Roca.

20 de Octubre de 1940. El dictador Francisco Franco, ya comenzada la Segunda Guerra Mundial, recibiendo en el Palacio del Pardo para dar su respaldo, a la plana mayor de Adolfo Hítler que encabezaba el ministro alemán del Interior y responsable de la Gestapo, Heinrich Himmler. Acompaña a Franco, a la derecha de la imagen, su ministro de Asuntos Exteriores y Presidente de la Junta Política de FET y de las JONS, el “cuñadísimo” (cuñado de Carmen Polo) y germanófilo, Ramón Serrano Suñer. La otra imagen, Naciones Unidas que resolvió en diciembre de 1946 el aislamiento internacional del único régimen fascista que quedaba en el Planeta.

El 12 de diciembre de 1946 Naciones Unidas había aprobado la resolución 39 por la que, en vez de autorizar una invasión militar de España que pusiera fin a la existencia del único Estado fascista que quedaba en pie tras la Segunda Guerra Mundial, determinó su aislamiento internacional con su expulsión de todos los organismos supranacionales, así como la retirada de los embajadores en Madrid. Se llevó a cabo por todos los países con la única excepción de Portugal que estaba dirigido por la dictadura de Salazar y el Vaticano. Como reacción interna, el 6 de julio de 1947 el régimen de Franco organizó un referéndum a su manera sobre la Ley de Sucesión por el que se ratificaba a Franco en la jefatura del Estado de por vida y se le facultaba además para nombrar a su sucesor. Los mandatarios de la Dictadura consideraron que por su transcurso se había fortalecido la autoridad del “Caudillo” y consolidado definitivamente en el poder su Régimen.

Julio de 1947. Uno de los pasquines que empleó el Régimen unipersonal de Franco, “solo responsable ante Dios y la historia”, como continuación a su guerra, en el referéndum para su ratificación de por vida en el poder, tal como lo previó el general Miguel Cabanellas cuando su elección el 1 de octubre de 1936 por la cúpula militar golpista, como cabeza de la insurrección, así como gozar de plenos poderes para elegir a su sucesor. Foto: Claudio Hernández Burgos

Por tanto, un mes después de ese referéndum fue considerada la fecha idónea para dar paso a que la represión acabara con esa resistencia organizada en el Campo de Gibraltar que cada día era más fuerte. Fueron en total ciento diecisiete los campogibraltareños detenidos. A pesar de la alta cifra, se trataba tan solo de descabezar la dirigencia de la guerrilla, ya que solo en la localidad de Jimena, entre enlaces y auxiliares, estimaba la Guardia Civil que podían existir tres centenares de sus habitantes implicados.

Juan y Cristóbal Bautista Prieto, los otros dos hermanos del poeta que fueron igualmente detenidos en esa redada y que serían condenados igualmente por el consejo de guerra celebrado en Algeciras con penas de años de cárcel. Fotos: Melchora Torres Prieto.

Semanas antes de las detenciones, habían aparecido por las calles de Jimena panfletos anónimos firmados por una Célula Anarquista donde se pedía que los vecinos del pueblo ayudaran con cinco duros a los presos republicanos en las cárceles franquistas para que no murieran de hambre y de miseria. La obsesión de los investigadores de la Guardia Civil estuvo sin embargo centrada en asociar su autoría a las gentes de la sierra, en vez de dar a entender que delante de sus narices se había reconstruido el comité local clandestino de la CNT. De ahí que se detuviera antes, 13 de agosto, a los hermanos Diego, maestro “particular” y Juan Bautista Prieto (entonces albañil), con 30 y 26 años respectivamente, en vez de al mayor, Cristóbal, trabajador del campo, casado y con 35 años, que ocurrió dos días después, que era realmente en ese momento el máximo responsable cenetista en el pueblo..

En este sentido, Diego Bautista Prieto con la colaboración de su primo, Diego Prieto Bueno, que sería detenido el más tarde, 19 de agosto, fueron acusados de haber dirigido un anónimo al abuelo de este último, Martín Bueno Gutiérrez, de la finca Angarillas situada frente a Marchenilla, donde se le exigía cinco mil pesetas; al igual que tres mil pesetas a Juan Perales, aparcero del cortijo El Alcachofal, y a un tal Gaspar, catorce mil pesetas, que tenía una finca de nombre Salado en la falda del monte.

Los supuestos autores negaron cualquier relación con los guerrilleros de la sierra argumentando que lo hicieron porque no tenían dinero para comprar medicamentos y se hallaban enfermos, aportando con posterioridad de cara al consejo de guerra certificados médicos. Así desvinculaban los hechos que se les imputaban de cualquier fin político.

Años cuarenta. Martín Bueno Lozano, primo de Diego Prieto Bueno. Sacerdote jimenato, ordenado en 1942, erudito e investigador, hijo Predilecto de Jimena en el año 2003. Falleció en Medina Sidonia el 2008 contando 90 años. Tuvo la fatalidad de nacer en el año 1918 y quedarse a sus cinco meses huérfano y sin dos hermanas por la pandemia gripal. Fue criado por su hermana mayor, María, en la calle Consuelo, en lo que se llama ermita de Santa Ana, dándole el pecho la vecina del callejon de la Farmacia, Francisca Pérez Palmero. Foto: Retratos de Jimena. Tomo I. Ediciones OBA.

La derecha falangista de la localidad, una vez que fueron detenidos, pidió que se les colgara en El Paseo por comunistas, ateos, anarquistas y terroristas, en tanto Martín Bueno Lozano (tío materno de Diego Prieto Bueno) que ya era cura, había sido ordenado sacerdote por el Obispo de Gibraltar monseñor Fitzgerald el año de 1942 en la iglesia de Santa María de la Palma de Algeciras, se esforzaba, para echarles un cable, por convencer a estos sectores extremistas que lo que habían hecho los apresados eran cosas de chiquillerías, “producto de la incultura y de la ignorancia“.

Esposados en parejas, siguiendo el testimonio de Remedios, la hermana de Diego Prieto Bueno, los jóvenes detenidos fueron conducidos a la cárcel de San Roque para ser juzgados nueve meses después. Las palizas que le dieron en los interrogatorios no las olvidaría el poeta que años después seguía en su amargo recuerdo según comentario que le confirió en detalle a su hermana de madre, Carmen Prieto Moncada, en el que además le expresó que estaba deseando que le pusieran por delante para firmar lo que fuera con tal de que no lo mataran a palos.

Los hermanos, Bautista Prieto, y su primo hermano, Diego Prieto Bueno, fueron condenados en consejo de guerra celebrado en Algeciras el día 8 de mayo de 1948. El mayor, Cristóbal, a la pena de 3 años de prisión.por llevar reconstruyendo la CNT en Jimena desde hacía seis meses antes de que fuera detenido, donde actuaba de delegado del comité local de la Federación Comarcal del Campo de Gibraltar que era dirigido, como secretario general desde la Línea de la Concepción, por Antonio Cruz Santos. El pequeño, Juan, a la pena de 6 años y 8 meses de prisión mayor por asociarle la acusación a la compra por encargo, acontecida en abril de 1946 por necesidades económicas, según el descargo del autor, de una pistola en la Línea de la Concepción que entregó a la guerrilla. Y Diego, el poeta, por lo ya apuntado, al igual que su primo hermano, Diego Prieto Bueno, a la pena de 4 años de prisión menor.

10 de abril de 1948. Otro parte médico, en este caso a petición del padre, Diego Prieto Moncada, del asistido, Diego Prieto Bueno, provocado para que actuara de eximente, expedido por el doctor Posadas de Algeciras por el que se indica que el joven de diecinueve años años fue asistido en el año 1946 de un trastorno dietético con depresión. La fecha de emisión es coincidente en el tiempo con las vísperas al consejo de guerra que se celebró el siguiente 8 de mayo de 1948 donde fue condenado. Fuente: Luis Antonio García Bravo.

Continúa. EL POETA, DIEGO BAUTISTA PRIETO (4ª Parte) (09.03.2021): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/03/17/diego-bautista-prieto-4a-parte/

Testimonios

José Manuel Algarbani Rodríguez, Melchora Bautista Gómez, Pascual Collado Saravia, Luis García Bravo, Francisco Gutiérrez Ordóñez, Isidoro Herrera Gallardo, Joaquín Hita Pérez, Francisco Jiménez Jiménez, Andrés Macías Sánchez, Diego Mariscal Gómez, Gonzalo Prieto Cabrera, José Regueira Ramos, Miguel Ríos Jaén, José Luis Rondán Angulo, Francisca Sánchez Gil, Melchora Torres Prieto.

Bibliografía

“En pleno vuelo”. Diego Bautista Prieto. Panorama poética Luso Hispánica. Lisboa. 1963.

“Soldados de la tierra”. Diego Bautista Prieto. Colección El Bardo. Barcelona 1964.

“Todo sigue igual”. Diego Bautista Prieto. Colección Arrecife. Cádiz 1972.

“Antología Poética de Diego Bautista Prieto”. Diego Mariscal Gómez. Editorial Sahats. 2008.

“El duende”, “La verdad” , “Píldora Amarga”, o “Juanito y su Papá”. Cuentos de Diego Bautista Prieto.

“Datos para la historia de las letras gaditanas (1930-1960)”. José Antonio Hernández Guerrero. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2012.

Almáciga de olvidos: antología parcial de poesía gaditana, siglos XIX y XX”.  María del Carmen García Tejera. Servicio Publicaciones Universidad de Cádiz. 1999.

“Diego Prieto Bueno Ilustre Naturópata”. Luís Federico Sánchez Tundidor. Blog de salud y bioterapias. 01.06. 2011.

“El avance de las tropas franquistas a través del valle del Guadalhorce”. Fernando Bravo. Crónicas de Cártama. Fernando Bravo. 29.12.2013.

“El papel del Campo de Gibraltar en la Guerra Civil”. José Manuel Algarbani Rodríguez. Asociación Andaluza Memoria Histórica y Justicia: III Jornadas Memoria y Justicia: Un futuro para nuestro pasado, 2006, pp. 61-75.

Sumarios judiciales de los Consejos de Guerra celebrados en Sevilla y en San Roque. Archivo militar Togado número 3 de Sevilla,

“Miguel Hernández y su entorno en la cárcel de Alicante: Un intento de silenciar la palabra”. Centro Documental de la Memoria Histórica. Salamanca. Año 2018.

“Los guardias de San Roque en Casas Viejas (1933)”. Jesús Núñez. Historiador de la Guardia Civil. Diario Europa Sur. 18.01.2021.

“Los caminos de los prisioneros: la represión de posguerra en el sur de España”. José Manuel Algarbani. Ateneo Republicano del Campo de Gibraltar, 2009 

“Cuadernos de la guerrilla antifascista”1 Jimena de la Frontera. Luis García Bravo. 2011.

“Luis Antonio García Bravo (Coord.): Rescatar La Memoria, I Encuentro de Investigadores sobre la Memoria Histórica. Castellar de la Frontera”. Foro por la Memoria y Ayuntamiento de Castellar de la Frontera, 2006. 

“La Guerra de mi Padre”. Leopoldo Moreno Barranco. Autor-Editor. Algeciras, 18 de enero de 2016.

“C.N.T. 1947: Un Capítulo de Represión”. Luis Antonio García Bravo. 31.12.2008.

“Comandante Abril”Carlos Torres Montañés.

“Manolo El Rubio”. La Guerrilla en Cádiz. Txema Prada. 24 de marzo de 2010.

“Largo Mayo, el maquis que traicionó a la guerrilla disfrazado de guardia civil”Henrique Mariño. Diario Público. 22.12.2020.

“Morir de hambre en las cárceles de Franco (1939-1945)”. Domingo Rodríguez Teijeiro. Historia Contemporánea nº 51: Págs: 641-666. Universidad de Vigo. 11-03-2015.

“Los enigmas del caudillo. Perfiles desconocidos de un dictador temeroso e implacable”. Julio L. Fernández. Nuer Ediciones, 1992

OTROS POST CONTENIDOS EN ESTE BLOG RELACIONADOS CON LA VIDA Y OBRA DEL POETA, DIEGO BAUTISTA PRIETO.

LOS POETAS DE JIMENA: DIEGO BAUTISTA PRIETO (1ª Parte) (24.02.2021): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/02/24/los-poetas-de-jimena/

EL POETA, DIEGO BAUTISTA PRIETO (2ª Parte) (01.03.2021): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2021/03/01/diego-bautista-prieto-2a-parte/

OTROS POST CONTENIDOS EN ESTE BLOG RELACIONADOS CON LA VIDA Y OBRA DEL POETA, LEOPOLDO DE LUIS, MAESTRO DE DIEGO BAUTISTA PRIETO.

"La `herida´ de Leopoldo de Luis en el paraíso del Sur” (Iª PARTE) (17.12.2018) https://ignaciotrillo.wordpress.com/2018/12/16/36397/

“Cronología biográfica de Leopoldo de Luis” (IIª PARTE) (02.01.2019)  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2019/01/02/36590/

“Cronología biográfica de Leopoldo de Luis” (IIIª PARTE) (10.01.2019): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2019/01/10/36683/

Posted in: Solo Blog