EL GOLPE DE ESTADO DE TRUMP Y LA DERECHA ESPAÑOLA (07.01.2021)

Posted on enero 7, 2021

0


Ignacio Trillo

LA VERGÜENZA DEL MUNDO DEMOCRÁTICO SE LLAMA HOY, Y PERDURARÁ DURANTE SIGLOS, EL GOLPE DE ESTADO DE DONALD TRUMP.

Donald Trump hablando en uno de los mítines electorales celebrados a pie de la propia Casa Blanca diciéndoles a los suyos el robo acontecido con sus votos y alentándoles a que no consientan que se consume el fraude electoral.

TWITTER Y LAS DEMÁS REDES SOCIALES BORRAN LA CUENTA DE DONALD TRUMP, DESDE DONDE HASTA AHORA SE DIRIGÍA AL MUNDO, Y LE DAN DE BAJA POR MENTIROSO E INCITAR A LA VIOLENCIA, LO QUE SUS CÓDICOS DEONTOLÓGICOS TIENEN PROHIBIDOS.

Los manifestantes seguidores de Donald Trump, muchos uniformados y con armas, comienzan a llegar a las cercanías del Capitolio, alentados por su líder para que impidan la votación de los delegados para alzar como vencedor a Joe Biden por fraude electoral. Esta policía,pocos minutos después, sería desbordada por la multitud concurrente.

Creíamos que con la pandemia del Covisd-19 padecida este año pasado del 2020, que hacía un siglo no sucedía, ya habíamos vivido generacionalmente un hecho inédito desde entonces irrepetido, depositando en el año que acaba de entrar, 2021, demasiadas expectativas, las mejores esperanzas que haría pasar y olvidar una de las páginas más siniestras de nuestra historia contemporánea relacionadas con la mortalidad y los confinamientos.

Mal comienzo del 2021

Pues al parecer, por el poco transcurso que llevamos del nuevo año, no está comenzando así.

El asalto al Capitolio de los seguidores de Donald Trump trepando por los muros del edificio, una vez roto el cinturón de seguridad desplegado a pie del complejo contructivo.

Pues no ha empezado así, sino que se inicia con otro hecho no solo no sucedido desde hace un siglo, sino novedoso desde que la considerada democracia más vieja del mundo existe, fechachada su inicio en 1789. Y además no corresponde a un país bananero ni a otro neocolonial africano o asiático. Ocurre en la que sigue considerándose por muchos la primera potencia del mundo.

Los seguidores de Donald Trump pasando de la manifestación a la toma del capitolio para impedir el recuento del voto de los delegados.

No ha sido una asonada de comicidad que merezca ser llevado a las pantallas del cine por los Hermanos Marx, o por el también extinto Chaplin. Ha sido un golpe de Estado, preparado y en toda regla por muy chapucero que apunte. Igual aconteció en España el 23-F de 1981 con Antonio Tejero, o en la Sanjurjada de agosto de 1932, y sin embargo dejó convulsionada a la sociedad y a su clase política.

Los manifestantes seguidores de Donald Trump subiendo por las escaleras del Capitolio que da acceso a su hemiciclo donde estaba comenzando el Pleno para el recuento del voto de los Delegados para la nominación de Joe Biden como candidato ganador de las elecciones presidenciales del pasado mes de noviembre.

La trama sediciosa tenía sus pasos. Este sábado día 2 de enero, se pilló una conversación telefónica a Donald Trump hablando con el Secretario del Estado de Georgia por el partido republicano, Brad Raffensperger, donde el candidato derrotado le planteaba que tenía que hacer todo lo posible para cambiar el voto de los delegados de su circunscripción electoral donde el candidato demócrata a las presidenciales, Joe Biden, había ganado las elecciones.

Roto el cinturón de seguridad exterior y de entrada al edificio del Capitolio, seguidores de Tramp accediendo a su interior.

A gritos, le dijo Donald Trump, con mentiras, amenazas y órdenes para cometer algo muy parecido a un delito, durante una llamada telefónica de una hora de duración y que fue filtrada a la prensa: “Todo lo que quiero que hagas es esto, que encuentres 11.780 votos, que es uno más de los que tengo. Porque ganamos en el estado, Brad”, reclamó a Raffensperger un Trump en tono desesperado.

Uno de los asaltantes probablemente con técnica de alpinismo habiendo entrado por a parte que da acceso al público invitado a los Plenos.

El día de Reyes por la mañana, en el desarrollo de la manifestación por él convocada para impedir el recuento definitivo a realizarse en el Congreso de EEUU (El Capitolio), arengó a los suyos antes del asalto otra vez con el inventado robo electoral y la necesidad de impedir el fraude.

Guardia de Seguridad haciedo frente con arma de disuación a un asaltante que entraba por una de las puertas taponadas.

El objetivo que perseguía Trump era que, en el caso de caos generalizado en el país, empezando por Washington, fuera el Departamento de Estado quién tomara las riendas del poder e impidiera definitivamente el recuento, ante la amenaza de que la violencia se extendiera a toda la nación, poniendo en peligro su seguridad internacional; todo ello, a pesar de que ya había recibido días antes un toque de atención por parte de sus jefes militares manifestándole de que no se prestarían a vulnerar la legalidad democrática.

Policía de paisano del interior del Capitolio haciendo frente a los disparos de los asaltantes.

Así continuaría Donald Trump de Presidente e intentaría la siguiente maniobra que consistiría en repetir las elecciones, ya con la lección aprendida.

Congresistas escondidos bajo los asientos del hemiciclo del Congreso ante los disparos que estaban sucediendo en el interior de la Cámara. Nada diferente al 23F de 1981 en el Congreso de Diputados de España.

Cuando el Congreso estaba ya reunido este mismo día de día de Reyes para comenzar el recuento, Trump llamó a su vicepresidente, Mike Pence, que lo presidía, como presidente del Senado, para que lo interrumpiera, con un: “tú puedes hacerlo”, y éste se negó.

Congresistas temerosos de las armas que portaban los asaltantes, desalojan el hemiciclo del Pleno del Congreso ante la falta de defensa con la que se hallan

“No puedo cambiar la elección.”, le respondió su segundo de abordo, rechazando tener poder para revertir la elección presidencial como Donald Trump le demandaba.

Seguidores de Donald Trump que empezaban a ser controlados en el interior del Congreso por miembros de la Guardia Nacional que tuvieron que llegar armados hasta los dientes ante los medios bélicos que portaban los asaltantes.

A los pocos minutos, comenzaba el asalto al Congreso por su marabunta de seguidores encabezado por los más radicales que portaban armas y bombas. Para ello contaron con complicidades interiores en los servicios de seguridad de la Cámara. Los Congresistas tuvieron que refugiarse inicialmente bajo sus asientos y luego salir despavoridos, en tanto agentes, insuficientes, y funcionarios con buena voluntad, se jugaban la vida para intentar impedir con impotencia el asalto. Los manifestantes ocuparon el hemiciclo y hasta los despachos de los congresistas, entre ellos el de la presidenta de la Cámara, la demócrata Nancy Pelosi.

La fiesta que se daban los asaltantas al Congreso en plena pandemia para, a instancias de Donald Trump, ultrajar las normas democráticas emanadas de la Constitución de EEUU.

Los llamamientos del ganador de las elecciones Joe Biden -que calificó los hechos como “una insurrección armada” protagonizados por “terroristas domésticos”– a Donald Trump e incluso los de algunos congresistas y gobernadores republicanos para que detuviera la locura, no encontró eco alguno en el Presidente que se negaba a ser considerado como derrotado en las pasadas elecciones.

Foto de recuerdo del día de la profanación del templo de la democracia para impedir el recuento de voto de los Delegados.

El objetivo que perseguía Trump era que el caos y la violencia se generalizaran. Pero el provocador, Donald Trump, se quedó solo ante el incendio que estaba protagonizando y sucediendo.

Donald Trump, emulando al emperador romano Nerón, prendió fuego a los cimientos de la democracia estadounidense.

Los suyos, los dirigentes republicanos, temerosos de su futuro político, empezando por su vicepresidente, Mike Pence, lo empezaron a abandonar definitivamente.

Un seguidor de Donald Trump, llevándose un recuerdo como trofeo por el asalto al Capitolio.

A continuación, Donald Trump se negó a dar la orden de desalojar por la fuerza el Capitolio, y tuvo que hacerlo su vicepresidente, el mismo que momentos antes estaba presidiéndo el recuento de votos de los delegados interrumpido por el asalto de las tribus trumpianas.

Ante las presiones internas de la propia Casa Blanca, empezando por el consejero adjunto de seguridad nacional, Matt Pottinger, que dimitió. Asimismo, presentó la renuncia, Stephanie Grisham, exdirectora de comunicaciones de la Casa Blanca, y secretaria de prensa y actual jefa de gabinete de la primera dama, Melania Trump. Igualmente, el asesor de seguridad nacional, Robert O’Brien, y el subjefe de gabinete, Chris Liddell. También, la secretaria social de la Casa Blanca, Anna Cristina «Rickie» Niceta. Y otros altos funcionarios por él designados que amenazaban igualmente con dimitir, llevó a que Donald Trump saliera tíbiamente mediante su cuenta de twitter, con este último mensaje que sitúo a continuación, ya que seguidamente le fue cerrada la cuenta. Traducido dice lo siguiente:

Seguidores de la América profunda de Donald Trump y demás predicadores, que si no fuera por el drama que se trataba, más bien pareceria una chirigota de carnaval en el escenario del teatro gaditano de Falla ¿Este esperpento y la imagen patética proyectada son representativos de la primera potencia del mundo? Bochornoso.

“Estas son las cosas y los eventos que suceden cuando una victoria electoral aplastante y sagrada es despojada de manera tan brutal y sin ceremonias de los grandes patriotas que han sido maltratados e injustamente durante tanto tiempo. Vete a casa con amor y en paz. ¡Recuerda este día para siempre!”

El último tuit de Donald Trump 06.01.2021

Simultáneamente, hecho también inédito, era censurado con letra en rojo a pie de su propio texto por la dirección de Twitter, con esta observación que también aparece anteriormente y que dice: Este mensaje de fraude electoral está cuestionado y este Tweet no puede ser respondido, retwitteado o dado me gusta debido a un riesgo de violencia“.

Un miembro de una de las tribus de Donald Trump, ocupado el hemiciclo por los asltantes, fotografiándose en el lugar de la Presidencia del Congreso, como recierdo del paso de su hazaña.

Poco después, en un hecho también sin precedentes, fueron borradas las cuentas de todo un Presidente de los Estados Unidos en Twitter, Facebook e Instagram. Se quedaba aislado de su usual comunicación también con su jauría.

Un “colgao” asaltante del Congreso, en este caso ocupando el despacho de la Presidenta y portavoz de los Demócratas en el Congreso, la diputada, Nancy Pelosi, en estado de éxtasis dándole gracias a su divinidad por el logro de tan “democrática” meta.

Twitter justificaba la eliminación de la cuenta de Donald Trump por dos hechos gravísimos: el empleo de la mentira (sobre que el recuento de votos en las eleciones generales del pasado noviembre había sido un fraude) y la incitación a la violencia (permitir el asalto del Capitolio para impedir el recuento de votos de los delegados)

La bandera de los supremacistas blancos de los Estados esclavistas del Sur de los EEUU, que costó a la nación una guerra civil y la abolición de esos símbolos racistas. Y se llaman constitucionalistas estos mamarrachos seguidores de Donald Trump de tan limitada materia gris. También parecidos a ciertos miembros de la derecha española, autoproclamados constitucionalistas, y que sin embargo el 6 de diciembre de 1978 plantearon la abstención o el voto contrario en el referéndum para aprobar la actual Carta Magna que desde entonces nos ampara.

¡¡¡ …LO SUCEDIDO, UNA VERGÚENZA MUNDIAL !!!

Así dejó la chusma, tras ser desalojada por la Guardia Nacional, el lugar sagrado para la palabra y la democracia

LO QUE REPONDRÍA LA IMAGEN DETERIORADA DE EEUU EN EL MUNDO

Un Donald Trump procesado por corrupción y golpista -conspiración para la sedición, tal y como está recogido en el código estadounidense- revalorizaría la política de EEUU y fijaría los límites al populismo, también con significativa traslación a nivel mundial. Un peligro que este delincuente salga impune, tras haber protagonizado este gravísimo precedente, de cuanto ha venido realizando, también de vanagloriarse de que es un defraudador fiscal, incluso desde antes de su llegada al poder cuando ganó unas elecciones basadas en la mentira y en el espionaje extranjero.

Es fácil. La aplicación de la enmienda 25 de la Constitución de los EEUU que permite la destitución inmediata de Donald Trump y a raíz de ello, ya sin prerrogativas, dar el siguiente paso para su procesamiento.

Y es que la cifra de muertos en el asalto al Congreso de EEUU, ya son cuatro y más de 150 policías heridos, algunos por balas, son víctimas que llevan la firma de Donald Trump, por incitación al odio y a la violencia.

Una de las víctimas del asalto al Capitolio, al fondo llegando más seguidores de Donald Trump

Que lo anterior va a significar un debilitamiento, si es que no hay fraccionamiento, del partido republicano, va a quedar bien claro y muy pronto, ya de hecho que este mismo día se diera por vencedor al senador demócrata, el reverendo Warnock de color negro, por Georgia, Estado genuinamente republicano, es otra prueba más manifiesta.

El presidente electo de EE UU, Joe Biden, señala al entonces candidato demócrata, Raphael Warnock, al Senado de EE UU, finalmente triunfador en las urnas que da la mayoría absoluta del Partido Demócrata en la Cámara Alta que tradicionalmente le venía bloqueando las iniciativas legislativas progresistas por la mayoría que tenía el Partido Republicano.

Que al día siguiente al golpe, las acciones de la Bolsa de Nueva York subieran a máximos históricos al cierre de la sesión, después de que el Congreso confirmara en la madrugada la elección de Joe Biden como presidente, también proporciona otro dato sobre la apuesta que hace el capital financioero y tecnológico de EEUU, ya bien alejado de Donald Trump.

No caben eximentes o excusas amparadas en la pandemia para relativizar la gravedad de los hechos.

Como que se va a producir el fortalecimiento de la democracia estadounidense, ya que doy por supuesto la destitución inmediata del sedicioso, Donald Trump, y los demócratas van a gobernar con mayoría absoluta en el Congreso y en el Senado.

LA REACCIÓN DE LA DERECHA ESPAÑOLA

Alrededor de tan graves hechos acontecidos en EEUU se deberían unir todos los demócratas del Planeta de ideologías diversas, sin matices y sin peros, tal y como sucede hoy en día en la Europa democrática, desde Merkel a Macron, y con los expresidentes de los EEUU, incluidos, George W Bush.

El nuevo emperador Nerón de EEUU “ordenando a los suyos que peguen fuego al Capitolio”. Publicado por The New Yorker, semanario estadounidense.

Sin embargo, no es el caso de España, -como dijo don Manuel Fraga, abuelo de las actuales derechas: “Spain is different”- donde sufrimos desde el siglo XIX, en el que tuvo lugar el parto de una sociedad que deseaba dar el paso a la modernidad, a gobernantes de la derecha que nunca estuvieron por la labor de cambiar un país hundido en el subdesarrollo, el analfabetismo y con un pasado imperial en decadencia y declive.

Tuvo que ser a través del coste penoso de un pueblo que resultando fallido en distintas intentonas, finalmente consiguió entrar en la senda democrática, no alejando aún todos los oscuros nubarrones del horizonte por mor de quiénes, a estas fechas, aún auguran que aspiran a pasar por las armas a 26 millones de compatriotas. En este perverso sentido, han tenido otro día que elegir sino esta misma mañana para enseñar su patita genocida sacando un nuevo panfleto, como militares retirados, encabezado por la firma del ex-teniente general, Emilio Pérez Alamán.

Fusilar, si. Eutanasia, no.

¿Sabe el CNI si el también ex-general golpista, Francisco Beca Casanova, el de los 26 millones de fusilamientos, se halla entre los asaltantes al Capitolio, desplazado in situ para tomar nota y aprender a repetirlo sin errores en España? ¿Se acuerdan que al Tejero que disolvió a punta de metralleta una manifestación de jóvenes en Málaga en el otoño de 1977, le continuó el Tejero de la Operación Galaxia, y más tarde, reincidiendo en sus fechorías, el del 23-F?

¿Para cuándo el cambio de los sistemas de formación en la enseñanza militar de las Fuerzas Armadas y de Seguridad, para que en vez de seguir fabricando como churros a estos obstusos y tozudos franquistas redomados, salgan profesionales y demócratas convencidos al servicio del interés general de la nación, de su ciudadanía y de la paz y de la seguridad mundial?

Al Gobierno de España y a la Fiscalía, habría que decirles aquello, extraido del rico refranero castellano: Cuando veas las barbas de tu vecino de EEUU que se las intentan cortar, pon las tuyas a remojar; o sea, actúese antes que tengamos un sobresalto. Si en el país más viejo en democracia ha sido posible ¿por qué no en la geografía hispana?

El tuit del día del golpe en EEUU de Santiago Abascal, que no ve tan nada mal el asalto al Capitolio, atribuyéndoselo a sus adversarios políticos, por él considerado como enemigos irreconciliables, y lo compara con una manifestación que -manipula, que algo queda- que se llamaba “Rodea el Congreso”, sucedido el 25 de septiembre de 2012 que contó con autorización gubernativa, en contra de las políticas de recortes de Rajoy y de la Ley Educativa y la privatización de la Sanidad. Estuvo organizada por colectivos sociales , algo más de un año y cuatro meses antes de que naciera el partido, Podemos. Por otro lado, los que vulneraron las leyes en Cataluña en el asedio sucedido en junio del 2011 fueron juzgados. Los que gobiernan en esa Comunidad Autónoma como en España en estos momentos, son los que el voto del cuerpo electoral ha dictaminado, y eso en democracia va a misa, guste o no guste.

He aquí cómo la “hydra” de tres cabezas que surgió en la derecha española, incapaz de aprender de su propia historia -dentro de pocas semanas va a hacer dos años de la escena de la plaza de Colón lugar del bautismo- ha reaccionado al unísono en la misma dirección ante el bochornoso espectáculo que hemos presenciado en las imágenes que se han producido en EEUU, y sin embargo, pensando que somos ciegos, nos quieren hacer comulgar con ruedas de molino con que eso ya sucedió en España.

No en tiempos del general Pavía, cuando el 3 de enero de 1874 tomó al asalto armado el Congreso, entrando a caballo, y puso fin a la Iª República, sino hace muy poco tiempo. Se empecinan en seguir tomando al nazi, Paul Joseph Goebbels, como su responsable de agitprop.

Igualmente acontece con el otro del Trío de Colón, el fracasado Albert Rivera, que dijo aterrizar en la política nacional para regenerarla y acabó en Andalucía, como en otras CCAA, facilitando un trifachito y cuya expresión de protesta pacífica por amplias capas de la población andaluza que acudieron desarmadas solo con el papel de su autorización por la autoridad gubernativa, nada tuvo que ver con lo sucedido en el Capitolio de EEUU y que ámpliamente se ha reflejado aquí. Por cierto, concentraciones y manifestaciones pacíficas y legales que están amparadas en el artículo 21 de nuestra Constitución, como la que sucedió en Andalucía el 9/2/20, no en 2019 como manifiesta Rivera.

Es de kafkiano como lo de Casado que culpa al Gobierno del retraso en la vacunación después de reivindicar que es competencia de las comunidades autónomas. O, que la responsabilidad del Covid-19 la tiene la manifestación feminista del 8-M y luego en mayo azuza a los habitantes del barrio de Salamanca para que salieran a la calle y se levantara el estado de alarma que estaba haciendo controlar la pandemia. O a la vez, cuando el desmasterizado habla de la ruina económica que nos viene encima pero hace todo lo posible para que los fondos europeos no lleguen a España y niega la aprobación del presupuesto del Estado, 2021… En fin, contradicciones parece que las tiene todas en su afán de confrontar, único sentido que le encuentra a la política por hallarse en la oposición, o, quizás debido a la agria lactancia mamada desde la temprana edad de dependencia hasta nuestros días.

Y como no hay dos sin tres, se lanza a la misma piscina, el premio olímpico en el lanzamiento de huesos de aceituras, Teodoro García Egea, el ideólogo de Pablo Casado, también con comparaciones que nada tienen que ver, despreciando la gravedad de lo sucedido en EEUU, con las mismas sandeces. Y cuidado con la expresión: “los radicales que hoy nos gobiernan” porque son los elegidos por el cuerpo electoral y por el Congreso de Diputados. Por favor, no más balones de oxígeno a VOX para disputarle votos fachas.

¿A quién pretenden engañar a estas jarturas?

En consecuencia, que es difícil entender que alguien que se proclame demócrata, le acompañe la ideología que sea, ante lo que sucede en EEUU, se ponga de perfil, saque otros casos que no son insurrecciones armadas para relativilizarlo y encima cree que saca tajada política a nivel interno, porque, aparte de que sea muy torpe, además se retrata.

Rivera y Teodoro, tanto montan, montan tanto

A ver si a partir de ahora que hemos visto las orejas de la extrema derecha asomar en EEUU, nos tomamos más en serio cuando un fascista, como Santiago Abascal, acusa de ilegítimo a un Gobierno emanado de las urnas y elegido por el propio Congreso de Diputados.

Joaquim Bosch Grau es un magistrado y jurista español. Fue portavoz de la organización Juezas y jueces para la Democracia entre 2012 y 2016.​

No hay que olvidar, por último, las conexiones de VOX con el trumpismo. Le vienen por: Jack Posobiecb que es un gran provocador de la extrema derecha estadounidense y líder de lo que llama el nuevo nacionalismo, que lo mismo asesora a Vox que a la extrema derecha polaca, húngara y a corrientes ultras dentro de los chalecos amarillos franceses. Otro es, Steve Bannon, analista principal de la fundación Heritage, con gran predicamento en la actual Casa Blanca. Y aparece también, Cynthia Dunbar, una veterana política republicana de la antiinmigración y del antifeminismo. Así que cuidado, y tomen buena nota los tribunales de justicia.

De Santiago Abascal, todo es de esperar y no decepciona como ha salido en el asalto al Capitolio relativizándolo , como que no es tan malo. Un peligro para la democracia.

A todo esto, ¿dónde anda la derecha civilizada en España?

Posted in: Solo Blog