LOS «COVIDIOTAS» EN TIEMPOS DE PANDEMIA (y 2ª Parte) (28.05.2020)

Posted on mayo 27, 2020

0


LOS «COVIDIOTAS» EN TIEMPOS DE PANDEMIA (y 2ª Parte)

SI EL MARQUÉS DE LARIOS LEVANTARA LA CABEZA

Ignacio Trillo

La primera parte de este artículo (ver: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2020/05/26/41992/) quedó concluido, poniendo el acento en las múltiples contradicciones y falacias que se contienen en las afirmaciones, más bien consignas extraídas de los argumentarios de los partidos de la ultraderecha (Vox) y derecha extrema (PP) que los alientan, de los «covidiotas» que se manifestaron el pasado jueves día 21 de mayo en la malagueña calle Larios, así como, dos días después, en la caravana de coches por las calles de la capital, incumpliendo, en ambos irresponsables eventos, las recomendaciones dictadas por las autoridades sanitarias para prevenir nuevos brotes de la pandemia vírica que nos asola.

Continúo pues en desarrollo de esa línea de razonamiento contra una propaganda ridícula que raya en el esperpento con destino a neuronas desinformadas y no evolucionadas pertenecientes a miembros de tribus urbanas privilegiadas con el fin de desestabilizar la lucha contra el episodio vírico, poniendo en riesgo la vida propia y la de los demás, con el único propósito de desestabilizar a un Gobierno constitucional producto de las urnas al que consideran un peligro para sus espurios intereses.

Que no piensen estos energúmenos, no significa que tengan vacía de datos sus cortezas cerebrales. Almacenan, claro que si, bulos y fake news, en los que están anclados desde el comienzo de la pandemia a pesar que se les dé a entender que son falsos, porque su vísceras mandan sobre la materia gris que tienen ociosa, en tanto el personal médico sanitario que atiende a los enfermos del  Covid-19 asevera que cada día que pasa aprenden algo nuevo sobre el nuevo virus.

Nunca, en un periodo de tiempo tan convulso de dos meses con todo lo que ha venido cayendo y con el tiempo que han dispuesto en el confinamiento, había demostrado la derecha ser tan impermeable para no dar ningún paso en el aprendizaje sobre la pandemia. 

Así, entre los motivos aducidos por los que se manifiestan fuera de sus hogares, habrían retenidos en sus preclaras desilustraciones consumidas durante sus encierros, -alimentadas por la intoxicación mediática que en cuantía de sobredosis han consumido causándoles efectos alucinógenos ante la dimensión de los disparates publicados o televisados, acompañados de pronósticos de intuición propios como «covidentes» de tarot- que estamos frente a una cepa gripal que no tiene su origen en la Wuhan china, «es que lo que quiere dar a entender un Gobierno mentiroso, inútil y asesino», sino en la Moncloa.

Reiteran hasta la saciedad que el origen de la cepa que infestó España está, más o menos, en las manifestaciones de malvadas feministas suicidas acontecida el anterior día 8 de marzo y organizadas por el Gobierno.

Precisamente, cuando a esa fecha la provincia de Málaga tenía detectado en el acumulado de incidencia vírica, 22 casos de infestados y ningún fallecido, en tanto el pasado jueves, día 21 de mayo, la tarde que esos «patriotas» salieron del chiquero de sus confinamientos y se echaron al ruedo de los adoquines de la calle Larios para manifestarse, también en contra de que hubiera habido manifestaciones por el día de la mujer trabajadora -¡que indecente contradicción!- el número de infestados era ya de, 4195 con 281 fallecidos, tomados en ambas fechas los datos del día anterior.

¡Cuán torpes son por tanto en mostrarnos la desnudez de sus cínicas incoherencias!

Pero no es tan inocente esta impostora tesis ni de tan escaso vuelo cuando nos hemos enterado de la diligencia que de forma burda y chapucera ha realizado el coronel de la Guardia Civil, Pérez de los Cobos, aspirante a emular al general Armada del 23-F, en cuyo golpe de estado también participó como guardia civil voluntario, tal vez como último acto de servicio de deslealtad y de mezquindad al Gobierno de España, a sabiendas que más temprano que tarde iba a ser cesado por renovación del equipo del ministro del Interior, Marlaska, juez temporalmente de baja por servicios especiales que bien sabe por tanto lo que hace.

perez cobos CV

¿Cómo ha llegado Pérez de los Cobos hasta ese cargo y se ha mantenido hasta la fecha con este impresentable e antidemocrático CV? 

Y lo ha efectuado a instancia de la jueza estrella, Carmen Rodríguez Medel, hija de guardia civil que fue asesora del ministro de Justicia del PP, Rafael Catalá, y cuyos casos de los másteres falsos de Pablo Casado y Cristina Cifuentes quedaron archivados.

Trama que a todas luces pretende desestabilizar al Gobierno constitucional, pretendiendo dar la patada a su subdelegado en Madrid, para llevarse también por medio al estoico doctor Fernando Simón, al que les cae como una patada en los tobillos, acusándole todos los días, tras su comparecencia para dar cuenta de la evolución de la pandemia, de «mentiroso», pero que como servidor público y experto en epodemiología goza de una enorme credibilidad en la inmensa mayoría de los habitantes de nuestro país que afortunadamente no han perdido la cordura.

mani 8-m covid aut

Gráfico que lógicamente no figura en el informe del coronel de la Guardia Civil, Diego Pérez de los Cobos. La movilidad de personas que generó la manifestación al aire libre del 8-M, comparativa con eventos en lugares cerrados o estáticos que se produjeron en aquellos tiempos, febrero-marzo, cuando ya estaba presente el Covid-19 entre nosotros, aunque no lo supiéramos o no nos los creyéramos, tales como la feria de la Cultura Arco-2020 o el partido de fútbol del Atlético de Madrid-Sevilla jugado la tarde del 7 de marzo, el mitin de Vox en Vistalegre así como la se sitúa la cantidad de pasajeros del transporte de metro en su media diaria. Cada figurita corresponde a mil personas

Esto significa, me refiero a los actos del 8-M que al igual que en España se celebraron en todo el mundo, dejemos el golpismo para más adelante, por las barbaridades expuestas que atribuyo a estos desaprensivos, que durante el largo encierro que han sufrido, ha dado lugar en sus testas al surgimiento de una nueva patología, de ahí que los haya catalogados de «covidiotas», que tal vez pueda ser detectada sobre la marcha de forma individual por los test masivos que se vienen realizando, dentro del pionero estudio que a nivel mundial para España, realiza el hospital Ramón y Cajal de Madrid, de seroprevalencia proyectada a una amplia muestra de españoles para saber los que han superado el virus y poseen anticuerpos.

ambrosio cacerolada

Ni a Fernando VII, el rey que se traicionaba hasta a él mismo, se la ponían así.

Puede tratarse de mamíferos humanos muy extraños en sus comportamientos que se hacen oír ruidosamente por las tardes noche con cacerolas vacías, quizás debido a una sobrealimentación compulsiva, consumida sin parar durante el confinamiento, con sobreexposición continuada en las cocinas para hacer pasar el tiempo, tal vez también acompañado de grandes dosis etílicas y, de esto seguro, porque está contabilizado por los comercios, abundante reserva de rollos de papel higiénico. 

Otras féminas de esta estirpe, protestan como forma de paliar la ansiedad que soportan ante el cierre de los grandes centros comerciales que conlleva la pérdida de la temporada de moda, primavera-verano, para renovar sus prendas, como otro factor que les hubiera causado alguna perturbación en su raciocinio.

señora libertad covid

Las cómodas y serviles reivindicaciones de «libertad» de los privilegiados.

Asimismo, como tampoco se observa que fuera coherente la motivación de esa salida a tropel en dirección a la calle Larios, o, dos días después, en los actos motorizados que protagonizó la ultraderecha, contaminando eso sí de nuevo pero el un aire puro que se ha renovado debido al confinamiento, con ausencias notables de óxidos de azufre (SOx), óxidos de nitrógeno (NOx), y monóxido de carbono (CO), para alzar sus banderas, una de esas enseñas que es de todos apropiadas indebidamente para su uso exclusivo al objeto de mancillarlas de odio, y otros estandartes preconstitucionales para dar pistas sobre sus verdaderas y prehistóricas señas de identidad, con el argumento empleado en sus gritos de la falta de libertad y la de «¡Gobierno Dimisión!» por la manera que Pedro Sánchez, no el Congreso de Diputados que aprobó el estado de alarma por mayoría absoluta, lo establecía para oprimir y reprimir a la ciudadanía y a sus medios de manipulación.

Para más inri, esos chillidos y pitidos puestos en las bocazas de los portavoces del: «¡vivan las cadenas!» «¡viva la muerte, abajo la inteligencia!», nostálgicos de dictaduras militares que venían apelando desde semanas antes a golpes de estado y que cierran sus paroxismos actos con el legionario himno del «Novio de la Muerte».

Los generales africanistas y golpistas, Francisco Franco y Millán Astray, cantando «El Novio de la Muerte», antecesores e inspiradores ideológicos de la ultraderecha y gran parte de la derecha extrema española actual.

Eso, más muertes que ocasione la pandemia gracias a los rebrotes que surjan de sus temerarias acciones, de cara a que puedan seguir sobreviviendo políticamente aunque sea a costa del dolor y la angustia de los demás.

Más, comprobando que en esa explosión de fiereza y jolgorio folclórico-patriótico, agolpados en las calles y avenidas y lanzando insultos y barbaridades, a pesar de esa ausencia de libertad que proclaman, con un estado de alerta en vigor que dictó que el derecho a la salud y a la vida era lo prioritario a salvaguardar, cuando se encontraban con las fuerzas de seguridad que debían de ser quienes les sancionasen o reprimiesen en nombre de una norma democrática aprobada en el Congreso de Diputados, o por saltarse las instrucciones de las autoridades sanitarias, permanecían inactivos en tanto los concentrados le aplaudían. Maldita opresión. 

Parecieran más bien estos policías que se trataban de uniformados sin mando que justificaban su mera presencia física como estatuas de sal para cobrar sus nóminas a final de mes, o tal vez porque eran dependientes de un recóndito subdelegado del gobierno de España en Málaga que yacía en ignorado paradero desde que lo nombraron, sustituyendo a otra ausente durante la crisis pandémica con verde destino en cuartel madrileño, al parecer salió el domingo por la noche en el teléfono para comunicar a Pérez de los Cobos su cese, ambos pertenecientes a un partido socialista provincial de triste dirección, claques para un entierro de tercera, diluido en los momentos más necesarios para la sociedad malagueña como sí su composición íntegra correspondiera a azucarillo light de tan fácil disipación.

Y en esas exhibiciones por quienes se proclaman únicos patriotas que lo hacen por el amor que sienten a España, desempolvando en esa reafirmación de fe imperial, insignias nazis y otras del guerracivilismo de 1936 -como la carlista-tradicionalista, y otras de hermandades de militares golpistas- que a la vez que ponían en peligro por contagios la salud de otros muchos ciudadanos y sanitarios, pretendían por «rojos» excluirlos de la condición de españoles, por no tener nada que ver con los actores homicidas de las caceroladas en las calles, salvo que, en el caso de que fueran infectados poel Covid-19, tuvieran, contrayendo enormes riesgos, que curarlos.

Frente a las derechas que hacen de símbolos, genéricas reivindicaciones para tapar sus intenciones políticas o vergüenzas, responde el sector de la población concienzada, yendo al grano.

Y encima percibir que cuando acercabas el zoom de la pantalla del ordenador y llegabas a ver a algunos de estos activistas malagueños del odio, lo reconocías por haberse declarados, sobre todo en vísperas de Semana Santa, auténticos devotos, muy católicos, muy españoles y mucho, así como demasiados personajes educados y formados en colegios religiosos.

Difícil entender también en esta ocasión, qué hicieron con la enseñanza recibida y despilfarrada en sus apartados referidos a no matar y amar al prójimo, transmitidas en su día por sus docentes con el adicional apartado bíblico de constituir pecados mortales que conducen inexorablemente al infierno, al fuego eterno.

El monumento al marqués de Larios en su originario emplazamiento junto a su casa natal, hoy edificio de la Equitativa, y con la mirada en dirección a la Alameda Principal 

La verdad es que no solo don Manuel Domingo Larios y Larios le estará dando vueltas a su cabeza desde su monumento a este teatro del absurdo de actores que vio correr, saltar, abrazarse y concentrarse apelotonados en la calle que porta su nombre ante su imperturbable mirada de estupefacción y desprecio, por ser potenciales propagadores del virus, sino que aspirará a que le devuelvan a su lugar originario, con la vista perdida teniendo como horizonte la Alameda Principal, y así ahorrarse la calamitosa panorámica con final en la plaza de la Constitución por si se repitiese el vergonzoso espectáculo ultraderechista.

En un futuro no lejano, de beber los historiadores como fuentes, para saber qué sucedió en el transcurso de la pandemia, en gran parte de las noticias y comentarios de los medios de comunicación que se vienen publicando, con el sesgo que lo están efectuando, donde hasta los grupos mediáticos que se consideraban progresistas se sitúan en la equidistancia, simulando el ejercicio práctico del buenismo, contraerán una enorme carga de confusión para hacer posible descifrar la cuestión de fondo que subyace en estas manifestaciones callejeras.

Este hecho podría desencadenar en un futuro no tan lejano auténticos quebraderos de cabeza a sesudos estudiosos sobre los aspectos sociológicos de esta pandemia, en su incidencia a determinados segmentos poblacionales, necesitando para entonces, ante estos extraños movimientos no suficientemente analizados en el presente, donde predomina más la editorial ideologizada que el análisis y la reflexión, que tengan que acudir a expertos en psicoanálisis y fenomenología paranormal de cara a explicarse la mutación genética experimentada por ciertos españoles de la derecha en su confinamiento durante la pandemia del Covid-19, al objeto de obtener conclusiones claras sobre la naturaleza de su veloz presencia en estas manifestaciones suicidas-homicidas, así como la de los organizadores para deducir cómo se justificó la oportunidad de las mismas.

Por tal motivo, las voy a explicitar brevemente y así se van a ahorrar horas de disquisiciones estériles y pérdidas de tiempo.

Momento antes de la llegada de esta pandemia a España, había tenido lugar la repetición de unas elecciones generales en el mes de noviembre, exactamente habían transcurridos algo más de tres meses cuando sigilosamente se coló el inédito Covid-19 y fue detectado tardíamente, como en todos los países.

Perdieron las elecciones en las urnas las tres formaciones políticas «patrióticas» de derechas, que en sus torpezas se disputaban un segmento minoritario del censo electoral, instalados en el radicalismo de las esencias patrias, por pensar que conllevaba ser portadoras, no de virus, aunque también, sino de valores eternos en lo universal.

Igualmente, habían experimentado la derrota en el corto periodo de tiempo que media en ocho meses, en cuatro ocasiones más: elecciones generales de abril, municipales, autonómicas y europeas de mayo.

En el barrio de Salamanca donde el PP y Vox acumulan más adictos, tenían claro el por qué de las caceroladas

Como consecuencias del resultado de la votación en las urnas de la última convocatoria del mes de noviembre, se formó el primer gobierno de coalición desde el restablecimiento de la democracia entre dos formaciones de izquierda.

Ello llevó a que cundiera el pavor entre portentosos y reaccionarios, formados en la tesis feudal de que el poder les pertenecía desde siempre y de por vida como derecho de pernada.

Temían a una subida de las nóminas de sus asalariados, y de los impuestos a los que más acumulaban, de cara a reequilibrar la injusta distribución de la riqueza habida en los últimos años de Gobierno PP, entre las rentas del trabajo y las del capital.

También sentían vértigo, a que se aprobasen leyes que derogasen lo más pernicioso del anterior sexenio, y a la exigencia futura de unas buenas prácticas igualitarias, con ampliación de los derechos y las libertades de la ciudadanía que liberaría mentes bloqueadas por siglos de oscurantismos, lo que podría llevar al equipo gubernamental a un mayor apoyo social y electoral en la cita electoral siguiente hasta cubrir un largo ciclo de gobernanza, poniéndose fin definitivo a ancestrales privilegios y a que los intereses políticos de la derecha ya fueran representados por nuevos líderes y formaciones políticas puestas al día en el reloj europeo y por tanto ajenas al paleolítico.

Y qué mejor ocasión que aprovechando que la pandemia también pasaba por Valladolid, para derribar el gobierno constitucionalmente formado, con las indecentes artimañas extraparlamentarias que fueran, antes de que se llegase una nueva normalidad pospandémica.

De esta forma, ni con un punto de más ni de menos, lisa y llanamente, les explicaría lo que está ocurriendo en el presente a esos historiadores del futuro.

Por lo demás y para concluir, a no ser que a muchos votantes de izquierda les apetezca autoexiliarse en Portugal para no seguir padeciendo tan mal rollo ante los abrumadores insultos a la inteligencia, a este tozudo sector de la población, ultramontana y carpetovetónica, con el que la mayoría estamos obligados a soportar en aras a una convivencia pacífica, aunque demuestren ser incapaces de aprender de la historia porque ni leen, ni estudian y les cuesta tanto pensar, hay que decirles que recapaciten del camino a la deriva que han emprendido, porque solo les conduce a retroalimentarse de fanatismo y odio, tan perversos para la propia salud como para la coexistencia incluso intrafamiliar, de cara a que abandonen esa senda elegida, o que les ha sido inculcada, de mientras peor, mejor a corto plazo para sus intereses.

La actitud del principal partido de la oposición, el Partido Popular que lidera Pablo Casado,  jugando con fuego al negarse a apoyar o abstenerse en la prórroga del estado de alarma, única forma de limitar derechos fundamentales, intransferible su delegación a las CCAA, le costará su carrera política en esa galopada que mantiene por disputarse con Vox el voto de la franja limitada de la ultraderecha, dejando en un desierto el voto de centro derecha que ahora lo disputa para Ciudadanos, una nueva Inés Arrimadas, que por fin se ha enterado que ni en la plaza de Colón ni en el monte se le había perdido nada.

Que se den cuenta que los gobiernos de la extrema derecha no trajeron nada bueno a Alemania, bajo Adolf Hitler, ni a Italia con el fascismo de Benito Mussolini, ni al Japón imperial de Hirohito. Solo destrucción y muerte.

Pero tampoco, situándonos ya en la era actual, a los Estados Unidos de Donald Trump o al Brasil de Bolsonaro.

Y que se cuiden ante un ataque probable del Covid-19 de seguir en la misma dirección desafiante en las calles. También los ricos, aunque menos, mueren en esta pandemia, Y por descontado, hablando en plata, que les importe más que un comino la vida de los demás.

Que no estén irresponsablemente tan prestos en todo momento a llevar cuanto antes al prójimo a postrarse ante Dios por infestarle el Covid-19. Que respeten el orden natural de prevalencia para que le llegue su final cuando biológicamente les corresponda, o, cuando tengamos una ley de muerte digna, para que decida en el momento que lo considere oportuno, porque ni un sufrimiento más merezca la pena seguir soportándolo.

Así pués, absténganse de seguir jugando con fuego. Renuncien a continuar siendo «covidiotas».

Este artículo ha sido publicado en la Revista Digital de Málaga EL OBSERVADOR: https://revistaelobservador.com/opinion/51-tribuna-abierta/15625-los-covidiotas-en-tiempos-de-pandemia-y-2-parte

OTRAS ENTRADAS EN ESTE BLOG DE ARTÍCULOS  DE  IGNACIO TRILLO SOBRE EL COVID-19 Y LA GRIPE DE 1918

LOS «COVIDIOTAS» EN TIEMPOS DE PANDEMIA (1ª Parte): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2020/05/26/41992/

ANÁLISIS ESTADÍSTICO DEL COVID-19 (17.05.2020): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2020/05/08/41845/ 

OVID-19. ANÁLISIS DE LAS PORTADAS DE PRENSA DE ESTE LUNES (27.04.2020): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2020/04/27/41703/

FRENTE AL COVID-19 ¿NO QUEDA NADIE CON CABEZA EN EL PP?:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2020/04/23/41666/

SOBRE LA GRIPE DE 1918:       https://ignaciotrillo.wordpress.com/2018/05/10/34917/

Posted in: Solo Blog