(XVº) LOS LARIOS Y LOS “MARES”: TESORILLO 1936 (2ª PARTE) (12.03.2020)

Posted on marzo 12, 2020

0


(XIVº) LOS LARIOS Y LOS “MARES”: EL GOLPE DE ESTADO DE 1936 Y LA GUERRA CIVIL EN SAN MARTÍN DEL TESORILLO (2ª PARTE)

Ignacio Trillo

Finalmente, tras las incursiones previas que hubo por las fuerzas militares que comenzaron sublevándose el 17 de julio en el norte de África contra el sistema constitucional republicano (ver aquí capítulo anterior: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2020/02/22/40717/ ), San Martín del Tesorillo fue tomado el 8 de octubre de 1936 de forma definitiva.

Tuvo lugar por las mismas tropas que al mando del comandante de regulares de Ceuta, García de la Herranz, que diez días antes, el 28 de septiembre, habían ocupado Jimena, y nueve San Pablo de Buceite.

La novedad en San Martín fue presentarse como acompañante de los golpistas, el que había sido cabo de la Guardia Civil, José León Pineda, que después del 26 de julio había abandonado el cuartel de la localidad con sus efectivos humanos y armamentísticos, y, tras unos días de titubeos estacionados entre el Guadiaro y el Hozgarganta a la espera de que se decantaran los acontecimientos, acabó finalmente por adherirse en Algeciras a los rebeldes.

Tras la ocupación por los sublevados de Tesorillo quedaría como comandante del cuartel, destacando en la represión junto a los guardias civiles, Mateo Pérez y Sebastián Campos Palacios.

En esta toma de la localidad por los insurrectos, también venían unos pocos vecinos que huyeron en los primeros días al golpe y se presentaron vestidos con el uniforme falangista.

Ahora bien, el referido suboficial de la Guardia Civil, cuando salió de Tesorillo tenía la graduación de cabo y ahora en su regreso, dos meses y doce días más tarde, lo habían ascendido a sargento.

Con esta ocupación de Tesorillo se acabó la convivencia pacífica y se inauguraría una etapa de abierta represión política por parte de los ocupantes, y de arreglo de cuentas económicas por la Casa March.

San Martín del Tesorillo fue tomada definitivamente por los rebeldes el ocho de Octubre de 1936 sin resistencia alguna ante la superioridad en armas y pertrechos de los atacantes, habiendo huido previamente gran parte de su población hacia Estepona. Ocurrió diez días después de la toma de Jimena y nueve de la otra colonia agrícola, San Pablo de Buceite. Tuvo lugar por las mismas tropas de regulares y mercenarios magrebíes, acompañados de guardias civiles, entre ellos los que estuvieron antes en el cuartel del pueblo, así como le acompañaron algunos tesorilleros uniformados de falangistas huidos antes a Algeciras. Pero a diferencia del escrupuloso comportamiento habido de respeto a las vidas humana del que pensara diferente mientras la colonia agrícola estuvo en manos del Comité del Frente Popular que presidía el alcalde pedáneo, Joaquín Gómez Cuadro “El Tejero”; con la ocupación por los invasores, la cruel represión, tras unos primeros días de titubeos, no se hizo esperar. Empezaron las detenciones y encarcelamientos, utilizando como prisión, el inmueble que daba a la zona postrera de la «Casita de Campo». lindando con la calle Túnel, a la que llamaban asimismo «Casillas Chicas». Encerraron a quienes sabían que eran de ideología republicana y que no huyeron porque nada hicieron, así como también a los que posteriormente fueron regresando, tras la toma de Estepona por las tropas regulares y magrebíes de Queipo de Llano. También a los que dos semanas después, una vez que fue ocupada Málaga por los italianos, retornaron «porque no habían realizado ningún mal». Seis vidas de inocentes tesorilleros, sin juicio alguno, de forma arbitraria, despreciando cualquier procedimiento o norma jurídica, fueron los primeros en ser pasados por las armas. Sucedía en la madrugada por el método del «paseo», tras llevarlos caminando desde la calle Túnel al cementerio. Únicamente, insisto, fueron condenados a muerte por conocerse que eran republicanos y leales al gobierno constitucional al no haberse sumado al golpe de Estado.  Fuente: Jerónimo Sánchez Blanco, en su libro: «Historia de San Martín del Tesorillo en la España Contemporánea». Grabado: Foro de la Memoria del Campo de Gibraltar.

Destacar el hecho luctuoso de que a raíz de esta última toma militar, ya irreversible, el Tesorillo conocería, instigados por falangistas locales, la pérdida de seis de sus paisanos que fueron ejecutados, sin juicio alguno, en la tapia del cementerio, la mayoría, trabajadores de las casas March y antes de los Larios.

Estos fusilados fueron:

1 Antonio Collado Ahumada

Antonio Collado Ahumada, en la década de los años veinte, haciendo el servicio militar. Foto: Descendientes Collado Casuso.

Antonio Collado Ahumada, trabajaba como empleado de la panadería que había cercana a la plaza.

Era hermano de Salvador Collado Ahumado que posteriormente en la posguerra fue el encargado de la finca «La Capilla» de la «Agrupación de Arroceros Valencianos». Asimismo, era hijo de Guillermo Collado, guarda mayor que fue de la Casa Larios.

Asimismo, estaba casado con Antonia Casuso Gómez.

2 Antonio Collado y Antonia Casuso de novios

Antonio Collado y Antonia Casuso de novios, en vísperas de la llegada de la IIª República. Foto: Descendientes Collado Casuso.

Antonia Casuso era hija de Martina Gómez Acebo, que fue la que en el año 1910 llegó a Tesorillo procedente de Santander donde los marqueses de Marzales tenían una residencia veraniega. para servir a esta familia nobiliaria y amamantar a sus hijos, viviendo a continuación entre la mansión de Guadacorte en los Barrios y la de recreo, la «Casita de Campo», en Tesorillo.

Año 1912. La residencia de Guadacorte, los Barrios (Cádiz), de los marqueses de Marzales, constituidos por el matrimonio, María Josefa Fernández de Villavicencio y Crooke -«doña Pepita»- y Pablo Larios y Sánchez de Piña. En primer plano, Irene, nacida en 1908. Detrás sobre el asno, su hermano Pepito, futuro Vº marqués de Larios y consorte de la XVº duquesa de Lerma. Al fondo, «la ama de leche», la santanderina de Villacarriedo, Martina Gómez Acebo, suegra del fusilado, Antonio Collado Ahumada.  Foto: Isabel Ortega y Pilar Casuso Gutiérrez. 

Antonio Collado militaba en la CNT y no quiso marcharse de Tesorillo antes de la ocupación militar por los sublevados en dirección a Estepona que se hallaba en manos republicanas como hizo la mayoría del pueblo por el embarazo que portaba su mujer, de cuatro meses, y para protegerla, junto a su niño chico, Guillermo, que contaba con cinco años, de cualquier represalia achacable a haber huido.

Al parecer, Antonio fue asesinado por una filtración procedente de la centralita local de teléfono, cuyo contenido iba dirigido al mando militar que ocupaba Tesorillo para que esa persona, por intervención de la marquesa de Marzales, no fuera detenida y menos fusilada. El mensaje pasó a ser conocida por un tercero, que también se las traía, y que a su vez se lo comunicó inmediatamente a un falangista local que, aparte de diferencias políticas, le tenía ganas a Antonio por haber perdido un litigio sobre los seguros laborales que le correspondían. De esta forma, lo asesinaron de prisa y corriendo, antes de que fuera transmitido el indulto que le tenía que ser concedido al jefe de la unidad militar.

Así, llegaron unos pistoleros en esa madrugada a la panadería, lo sacaron de allí y lo condujeron camino del cementerio para fusilarlo, directamente, sin pasar por la cárcel.

antonia casuso gómez

Antonia Casuso Gómez, ya embarazada que fue como todas las mañanas a llevarle el desayuno a su marido y se llevó la impactante noticia de que iban a fusilar a su marido. Foto: Descendientes Collado Casuso.

Por la mañana, al llegar a la panadería su esposa para llevarle el desayuno, le dijeron que se lo habían llevado para ejecutarlo.

Como el camposanto ya se hallaba cerrado, Antonia, a pesar de su estado de gestación, saltó la tapia. Ya era tarde, pero aún se hallaba el cuerpo de su marido junto a otros tesorilleros también fusilados esa madrugada. De sus bolsillos recogió la cartera y pertenencias personales.

A continuación, al regresar descorazonada al pueblo y pasar por la plaza, Antonia se topó con la misa de campaña al aire libre que los militares y falangistas ocupantes hacían todas las mañana en acción de gracia a Dios y para que Franco ganara la guerra.

Interrumpió la ceremonia religiosa, gritándoles: criminales y asesinos.

Su condición de hija de Martina, protegida de la marquesa de Marzales, le salvó en ese momento la vida y la del hijo que portaba en su vientre.

Pero, pocos días después, Antonia Casuso se vio obligada a abandonar Tesorillo, con su hijo pequeño y el embarazo de cuatro meses que portaba, tras las amenazas de muerte que recibió dejando a su marido ya dignamente enterrado en un nicho.

15 Carnet de identidad Local Martin 2 caras (1)

Carnet de identidad Local de Jesús Martin Collado Casuso, nacido en la Línea de la Concepción el 19.03.1937. Su vida fue ligada a la de su madre incluyo ya mayor en su vida laboral en la misma tienda de comestibles. Foto: Descendientes Collado Casuso.

El bebé nacería felizmente ya sin padre el 19.03.1937 en la Línea de la Concepción en la casa de los familiares que la acogieron. Le puso el nombre de Jesús por el abuelo materno, Jesús Casuso Abascal, marido de Martina, acompañándole también con el de Martín por el que fue más conocido.

Antonia «La Viuda», así le llamaron toda la vida, fue una mujer de fuerte carácter y mucho valor, montó una tienda de ultramarinos en la Línea, llamada Casuso, que aún perdura, y contando con 75 años se sacó el carnet de conducir y se compró un 600. Falleció en 1972.

antonia casuso gómez ya viuda

Antonia Casuso Gómez ya en la Línea de la Concepción tras el parto donde se quedó como Antonia «La Viuda». Foto: Descendientes Collado Casuso.

El hijo mayor de esta viuda, de nombre Guillermo por su abuelo paterno, cuando se hizo adulto, retornó a Tesorillo donde ejerció de taxista y después de transportista en Castellón donde se marchó a vivir.

Jesús, autodidacta, amante de la lectura y de la historia, se quedo siempre en la Línea trabajando en la tienda bar de comestibles de la madre y siguió la misma senda ideológica de izquierda que su difunto padre al que no llegó a conocer, en su caso militando en el PCE.

Para más tragedia en el seno de esta familia en aquellas convulsas fechas de la guerra incivil, aconteció también la muerte de José Collado Ahumada, hermano del marido de Antonia. Ocurrió en el frente de guerra de Extremadura, en concreto en el municipio pacense de Almendralejo, cuando se encontraba como voluntario defendiendo la República.

María Ahumada, la madre del asesinado y de este fallecido en el frente, que vivía en El Secadero, separado de San Martín por el río Guadiaro, manifestó en aquella luctuosa fecha: «No pisaré más las calles de Tesorillo hasta que me lleven entre cuatro» (muerta), ya que el cementerio se hallaba en este núcleo de población. Y así ocurrió.

11 Antonia y sus dos hijos, Martin y Guillermo

Antonia Casuso Gómez y sus dos hijos, Jesús Martin y Guillermo. Foto: Descendientes Collado Casuso.

También fueron ejecutados en Tesorillo: Francisco Cabrera Ramos, y Francisco Matas «Matita», ambos igualmente jornaleros de la SIAG.

Del mismo modo, Miguel Gavira Gavira «Los Razones», de 44 años, titular de la carnicería que estuvo en la calle San José. Ocurrió este caso el 8 de noviembre de 1936.

También, Afortunado Gómez Cuadro «El Tejero», hermano del alcalde pedáneo, que ejercía como correo y cartero; y José López Ángel «El pescador», trabajador del campo al que se le acusó de la muerte del Guardia Civil, Cristóbal Riquelme Lobato, nacido en Jimena, cuando el uniformado lo había sido accidentalmente de una bala rebotada que fue disparada por un regular magrebí que formaba parte de las tropas golpistas.

Primer semestre de 1936. Los niños tesorilleros que fueron los que en última instancia más sufrirían la sublevación militar y la consiguiente guerra incivil que destrozó sus familias. Curso escolar, 1935-36. Maestro, José Luis Sánchez Sánchez. Foto: libro de Jerónimo Sánchez Blanco, “Historia de San Martín del Tesorillo en la España Contemporánea”. Año 2007.

Entre esos tesorilleros ejecutados ya reseñados, por tanto, figuraba,  Afortunado Gómez Cuadro, «El Tejero», hermano del alcalde pedáneo del Frente Popular local, Joaquín.

Afortunado, era una persona muy querida y popular en la Colonia, encargado del correo que a diario desde 1934 había estado llevando a caballo desde Tesorillo con destino a la estación de tren de Castellar. Había sustituido a Francisco Vallecillo Jiménez, conductor de la SIAG y oriundo de Jimena.

Su hermano Joaquín, que tan de forma ejemplar se comportó como alcalde mientras San Martín estuvo en manos republicanas para que no hubiera una sola víctima entre sus vecinos, sin embargo tuvo que huir a Málaga para que no lo fusilaran.

Y lo peor le ocurrió cuando retornó a los alrededores de Tesorillo y tuvo que estar escondido para no ser igualmente fusilado como «topo» en una choza durante treinta y dos años, hasta que en 1969 fue decretada la amnistía por el gobierno de Franco.

el niño guerrero tesorillo b y n

Francisco Guerrero García, «El Niño Guerrero». Foto: Herederos Guerrero Mateos.

El séptimo, que en aquellos primeros momentos de la ocupación por los sublevados estuvo a punto de ser ejecutado, fue Francisco Guerrero García, «El Niño Guerrero», que para más inri había participado, en los último días del mes de julio de 1936, jugándose el tipo, junto a otros vecinos -Manuel Leyva García y Antonio Sánchez “El Murciano”- en la salvación de la vida de Francisco Ocaña Oliva, persona de derecha, detenido por las milicias de Manilva para ser ejecutado cuando iba por la carretera conduciendo la moto de su hermano Juan, con la acusación de ser afín de los insurrectos y andar conspirando para la sublevación de la Costa contra el Gobierno legítimo.

En este sentido, para la salvación de la vida del republicano, el «Niño Guerrero», intervino la propia marquesa de Marzales ante las autoridades militares rebeldes de Algeciras, atendiendo a un manuscrito de petición de clemencia que el propio encarcelado le dirigió.

El hijo del «Niño Guerrero», Antonio Guerrero Montes, con su mujer Pilar Mateos, y sus cuatro hijos, entre ellos,  Manuel, que de haber sido asesinado el padre, no hubieran nacidos. Foto Manuel Guerrero Mateos.

Entonces, en la «Casita de Campo», al servicio de Raimundo Burguera, trabajaba de cocinero de la SIAG, Francisco Quirós Macías, Pacurro IIº, que ya venía siéndolo en la misma tarea desde la etapa final de los Larios bajo el administrador, Felix Montalbán Sanz.

El apodo Pacurro lo heredó de su casareño padre, José Quirós, quedando grabado asimismo para siguientes generaciones. Fue por reiteración del saludo que le hacían los paisanos por la mañana, Paz y Curro, que acabaron fusionados ambos vocablos dando lugar a Pacurro.

En las dos imágenes, Francisco Quirós Cuenca, Pacurro IIIº. Fue el niño de doce años al que el padre, Francisco Quirós Macías Pacurro II, cocinero en la Casita de Campo de la familia de Raimundo Burguera, administrador de Juan March, le pasó la nota manuscrita redactado por el «Niño Guerrero» para que se lo entregara a su mujer, Cándida», que la hizo llegar a doña Pepita, marquesa de Marzales, en petición de clemencia. A la derecha, el niño Pacurro III, nacido en junio de 1924, de niño cuando llegó la República en 1931, contando con seis años; y a la izquierda, ya de mayor, año 1951, de policía municipal de Tesorillo que lo ejerció durante tres décadas a lo largo del periodo comprendido entre 1949 y 1979.

Pues bien, el citado escrito del encarcelado «Niño Guerrero» le fue entregado, por lo bajini, por su propio autor desde la improvisada prisión que se hallaba, instalada en calle Túnel, al cocinero de la Casita de Campo, Francisco Quirós Macías,»Paqurro IIº.

Y éste, a través de su hijo, Francisco Quirós Cuenca, Paqurro IIIº (padre del actual juez de paz del flamante ayuntamiento del Tesorillo ya jubilado como policía municipal de Jimena de la Frontera, Francisco Quirós Ocaña «Paqurro IVº) que contaba entonces con 12 años, se lo entregó en mano a la esposa del preso.

A la mujer del «Niño Guerrero» de nombre Cándida, le gustaba leer, había aprendido en la escuela. Por las mañanas, durante el desayuno de sus hijos y antes de volver a ponerse de nuevo a encalar, se detenía en la Biblia. Por tanto, no necesitó que nadie le leyera el contenido de lo que su marido le había enviado desde la cárcel.

Fue recibir dicha nota, sin pérdida de tiempo, cuando Cándida se echó a andar, acompañada de su hija Ana que contaba entonces con tres años, y, tras una larga caminata con el alma en vilo, se encajó en la residencia de los marqueses, sita en el Palacio de Marzales de Algeciras, ciudad donde continuaba viviendo la familia nobiliaria desde su marcha de Tesorillo, en noviembre de 1929, cuando la venta por los Larios de la SIAG a Juan March.

Una vez allí, Cándida entregó la nota de su marido directamente a doña Pepita, la marquesa.

De esta forma, se evitó este otro asesinato.

José Ramos Ruiz «Perniles»(1896-1948), albañil, republicano de la CNT, uno de los miembros del Comité del Frente Popular local que se constituyó en Tesorillo. En vez de huir cuando llegaron las tropas franquistas, se escondió durante más de dos años en una corraleta, donde no se podía mover durante todo el día, y tras entregarse, en vez de ser fusilado, gracias a la intervención del médico, el cura y el sargento de la Guardia Civil, pasó no obstante un tiempo en la cárcel de San Roque. Al salir del escondite no se podía poner de pie y las barbas de no afeitarse le llegaban al pecho. Falleció a temprana edad, también resentida su delicada salud por el tiempo de encierro y cárcel posterior. José era hermano de Andrés que fue el primer electricista de Tesorillo en los años 20 tras la metida de la luz por la Casa Larios. Foto: Francisco Quirós Ocaña. Blog Pacurro 23.06.2019. Foto facilitada por la biznieta, Rosario Calle Vázquez.

Al igual, salvaron la vida o verse en prisión durante largo periodo de años, aunque sufrirían cárcel y enormes penurias, los tesorilleros: José Ramos Ruiz «Perniles», Francisco Vicario Luque y Antonio Rodríguez Zamora «Chicuelo».

Fue gracias a la intermediación de influyentes tesorilleros ante los sublevados, que alguno no lo fue con otros sino todo lo contrario; tales como fueron:

-El sacerdote que sustituyó al cura Cristóbal Natera Araujo que había estado desde 1933 hasta principios de agosto de 1936. Se trataba de Adolfo Pou Ellice, con origen gibraltareño, llegado a Tesorillo tras la entrada de los ocupantes hasta que ocurrió su pronta muerte natural, justo antes del final de la guerra.

-Otro clérigo, nativo de Jimena, José María Álvarez Collado, que había ejercido en la pedanía en el largo periodo de tiempo que medió entre el año 1910 y 1933.

-Asimismo, quién en 1939 hasta 1945 volvería a ser nombrado alcalde pedáneo, José Blanco del Rio.

-Y el médico de la localidad, Ernesto Lobo Hernández-Rubio.

chicuelo tesorillo 1

Antonio Rodríguez Zamora «Chicuelo», ya veterano. Foto: Herederos Rodríguez Navarro. 

En el caso de Antonio Rodríguez  Zamora «Chicuelo», que fue miembro del Comité Local de Tesorillo constituido tras conocerse la sublevación de las tropas militares en el norte de África, cuando sintió en el cogote la amenaza de que venían «los moros», huyó de Tesorillo con su mujer, María Navarro Guerrero, que se hallaba embarazada. Llegaron andando hasta Cartagena, donde alumbró a su primer hijo, Paco, en una casa de esa localidad donde los alojó una familia solidaria republicano, con la que, décadas después, localizada por quién allí nació pero en Barcelona, establecieron una profunda relación.

«Chicuelo», tras combatir en el frente republicano, cuando estaba todo perdido para la causa republicana y se hallaba destinado en el Ejército de Extremadura, comandado por el general constitucionalista, Antonio Escobar, se entregaría a los franquistas junto a su batallón.

Fue el 29 de marzo de 1939, siguiendo las instrucciones dadas por el Consejo Militar republicano, encabezado por el general leal, José Miaja, que acabó presidiendo los últimos días de la República. Sucedió con entrega voluntaria de las armas a los golpistas, comandadas por el felón y cruel, teniente coronel, Yagüe.

Con el general Escobar, no hubo clemencia alguna, más por ser un alto oficial profesional, profundamente católico y leal a la República. Sería más tarde fusilado. Y «Chicuelo», pasó detenido al interior de la plaza de Toros de Ciudad Real, convertido en ignominioso campo de concentración.

El periodista Carlos Hernández en su libro «Los campos de concentración de Franco» documenta un total de 296, por donde pasaron entre 700.000 y un millón de republicanos españoles que sufrieron «el hambre, las torturas, las enfermedades y la muerte». Se crearon desde horas después del inicio de la sublevación militar, el primero en Ceuta, y algunos permanecieron abiertos hasta 30 años después, el último en Fuerteventura. Las plazas de toros, como la de Ciudad Real donde estuvo «Chicuelo», fueron empleadas por ser insuficientes las cárceles y dependencias militares para encarcelar a tantos republicanos. Foto: Eldiario.es

Allí compartió «Chicuelo» el coso con Leopoldo Urrutia de Luis (ver su biografía (https://ignaciotrillo.wordpress.com/2018/12/16/36397/), poeta de la generación de 1936 e íntimo de Miguel Hernández, que acabó a continuación en el campo de concentración instalado en los aledaños de San Pablo de Buceite, y se casó con la jimenata estacionera, María Gómez Sierra. Sería, entre los muchos galardones y reconocimiento, Premio Nacional de las Letras en 1979.

Leopoldo Urrutia con uniforme de oficial del Ejército de la república 1938

Leopoldo Urrutia de Luis, con uniforme de oficial del Ejército de la República. Aquí en el año 1938. Coincidió con el tesorillero, Antonio Rodríguez  Zamora «Chicuelo», en el último tramo de la guerra en el batallón de Extremadurala y como prisionero en la plaza de Toros de Ciudad Real. Fuente: Archivo familiar de la familia Urrutia.

Pues bien, todas los mañanas, a primera hora y durante  17 días, estuvo «Chicuelo» obligado a acercarse al centro del ruedo desde donde se citaban los nombres y apellidos de los que iban a ser fusilados dicha jornada, con la agonía y la incertidumbre de que en un amanecer le tocara a él.

De ahí, salvando la vida, pasó a un campo de concentración en el Puerto de Santa María, y antes de ser juzgado por un tribunal militar es cuando intervino José Blanco del Río, ya alcalde pedáneo nuevamente de Tesorillo, para que no fuera condenado.

Chicuelo Tesorillo

A la derecha y delante a la izquierda, Gemán Rodríguez Navarro, junto a su hermano, Antonio, hijos de Antonio Rodríguez Zamora «Chicuelo», que portarían también la bandera antifranquista del padre. Germán fue el fundador de la UGT en Tesorillo ya con la llegada de las libertades en el año 1977.

Tras su regreso a San Martín, nadie le dio inicialmente trabajo y salió para adelante a base de la rebusca de espárragos, tagarninas y piezas de caza.

Pasado los años y ya estabilizada su situación laboral, como guarda canal contratado por la comisión organizadora que se constituyó en 1945 para imponer disciplina en el reparto de agua, cada vez que llegaba a Tesorillo una autoridad civil o religiosa importante era detenido antes, pasando el tiempo de la visita en el cuartel de la Guardia Civil hasta que marcharan

sebastián ariza tesorillo solo

Sebastián Gutiérrez Ariza. el maestro nacional que formó parte del Comité Local del Frente Popular en Tesorillo, que estuvo en vigor desde la sublevación militar que se produjo en el norte de África aquel 18 de julio, de lo que se enteró en el bar Central ese mismo sábado, hasta el 8 de octubre de 1936. Fue el encargado de asegurar el abastecimiento y reparto en la localidad de alimentos y enseres. Foto: Sebastián Gutiérrez Gil.

El otro miembro del Comité local, el tesorillero, Sebastián Gutiérrez Ariza, de diez hermanos, lector empedernido desde joven cuando ejercía de recovero con un burro recorriendo cortijos. Su madre, Pilar Ariza Pérez, tenía una tienda en la localidad.

Aunque era un convencido republicano, nunca llegó a militar en partido o sindicato, aunque los colaboradores de los sublevados lo etiquetaban del «comunista».

Hizo magisterio en Cádiz, finalizándolo en 1932. Obtuvo plaza en la Línea de la Concepción en el curso 1935-1936.

A la vista de la matanza que se estaba realizando en la Línea de la Concepción contra republicanos y masones, no regresó, y huyó antes de la ocupación de San Martín, primero hasta Málaga -«la carrera» le llamaron en la localidad a ese éxodo-  y, tras su toma de la capital por los italianos y magrebíes el 8 de febrero, hizo andando «la carretera de la muerte», de Málaga a Almeria de lo que siempre recordó escenas espeluznantes que fue viendo ante el bombardeo por mar y aire contra decenas de miles de personas de esa «desbandá» totalmente indefensas, la mayoría: mujeres, ancianos y niños.

Llegado a la capital almeriense, se ofreció como maestro pero al poco tiempo zarpó en un barco hasta Valencia. No pudo incorporarse al frente de guerra tal y como deseaba por sus problemas de estrabismo en los ojos.

En Valencia, se encargó de los equipamientos de los trenes, y allí conoció a la que sería la mujer de su vida, con la que se casó en Villena (Alicante) donde celebró la ceremonia civil tres meses antes de acabar la guerra.

Su esposa fue Eulogia Luengo Garesse, con la que luego tendría tres hijos (Ernesto, Ruben y Pilar) que harían carreras universitarias como anhelaba el padre.

Conocía a Eulogia de la Línea y se la encontró casualmente en el Casino de Valencia donde se organizaban tertulias. Ella era de origen gibraltareño de una familia italo-genovesa. Una avanzada de su época, republicana feminista y muy culta, por lo que tuvo que huir también antes de que la encarcelaran ante la amenaza de una familia linense falangisla con cuyo hijo había sido novio.

Eulogia fue en Valencia secretaria de un alto cargo del Gobierno republicano que había marchado de Madrid a Valencia por razones de seguridad.

Sebastián fue detenido cuando regresó en vez de a Tesorillo a la Línea tras el fin de la guerra debido a una denuncia de un influyente tesorillero con un trasfondo aparentemente político pero ajeno a la cuestión.

Sería inmediatamente detenido pasando a la cárcel de San Roque, y tras un juicio militar, Sebastián, que estuvo a punto de ser condenado a muerte, tuvo la suerte de un cambio de juez y fue condenado a varios años de cárcel en la misma prisión. Lo aprovechó para estudiar francés cuya historia y cultura admiraba. En la condena, le fue desposeído el título de maestro de escuela e inhabilitado para realizar vida laboral en lo público.

Tras su salida de prisión, tiempo después, vivió en Málaga con su familia donde estuvo confinado, porque no podía pisar ni Tesorillo ni la Línea. Allí abrió un bar en calle Cuarteles pasando enorme penurias.

Cumplida esa condena volvería a la Línea donde al poco tiempo volvió a ingresar de nuevo en la cárcel de San Roque ante otra acusación sin fundamento.

Salió libre finalmente el 20/07/1944, pero cada vez que había un incidente grave en la sierra por el maquis, era retenido para pasarse por el cuartel de la Guardia Civil de la Línea para declarar.

ernesto gutiérrez ariza camión y rafael bus ariza

El camión de, Ernesto Gutiérrez Ariza, y el microbús de su hermano, Rafael, que hacía el trayecto de Tesorillo a la estación de tren de Castellar, que sirvió para tirar la saga familiar hacia adelante, paliando la prisión de San Roque de su hermano el maestro de escuela, Sebastián, que además fue desposeído del título de Magisterio, aunque cuando salió de prisión se metió en negocios de venta de frutas y verduras en la Línea que no le fueron mal, así como más tarde de piensos y harinas, con cuyos ingresos compró dos fincas en Tesorillo cercano al Acebuchal y al Mezquitón. Fotos: Rosa Estorach y Francisco Quirós Ocaña «Paqurro».

Llegó a vivir la democracia para que le fuera restituido el ejercicio de la carrera de docente en 1978 con reconocimiento de los trienios atrasados, habiéndose negado antes, mientras viviera el Dictador, a acogerse a la amnistía de Franco de 1969, treinta años después del fin de la guerra que fue cuando prescribieron las penas y delitos por responsabilidades políticas.

Así pues, pudo volver a ejercer en la Línea, donde se buscó un maestro sustituto, el joven tesorillero, Jacinto Torres Marín, al que le pagaba su mensualidad, por su honestidad de considerarse no reciclado para impartir la docencia, y donde asistía diariamente como un alumno más, sentándose en la última fila. Ocurrió en los dos últimos años de servicio hasta su jubilación en 1980 al cumplir los 70 años.

Antes, se había venido ganando la vida con un puesto de frutas y verduras que logró abrir en el mercado de abastos de la Linea de la Concepción donde vendía también naranjas de Tesorillo.

A la familia de la esposa Eulogia, al igual que a la madre de Sebastián en Tesorillo, también le fueron confiscados todos los bienes.

Su padre, José Luengo, fue masón sin cargos. Para salvar su vida, tuvo que huir con su mujer de la Línea a Gibraltar, al que los falangistas llamaban despectivamente, «Villa Gallina», por ser refugio de republicanos. De allí ambos tomaron un barco a Argelia donde se exilió en Argel hasta 1950.

sebastián ariza tesorillo carnet

Sebastián Gutiérrez Ariza, ya jubilado. Foto: Pilar Gutiérrez Luengo.

Pasando a otros tesorilleros que sufrieron la represión de Franco, sin que tuvieran ninguna condescendencias con ellos, también destacan: Andrés Ramos Ruiz “Perniles”, Santiago Pérez y Andrés Cabrera, que tuvieron que cumplir condenas carcelarias íntegras solo por “el delito” de su condición de republicanos.

Por otro lado, Juan Ahumada León, jornalero y soltero de 29 años, de Montenegral Alto, cenetista, que fue condenado a reclusión perpetua, luego conmutada en 1942 por 12 años y un día, pasando a continuación por las cárceles del Puerto de Santa María (Cádiz) y en 1941 por Dueso en Cantabría.

En sentido parecido, también lo padeció el miembro del Comité local del frente Popular, Francisco Narváez Delgado, de 35 años, casado, jornalero de la SIAG, que huyó de Tesorillo cuando la ocupación, requisando presuntamente para su avituallamiento enseres de la finca Cortijo “Papudo” por el que fue acusado. Ingresó en el ejército republicano donde llegaría a sargento. A la vuelta a la localidad tras la guerra, fue detenido y juzgado en San Roque el 17 de agosto de 1939 con pena de muerte que le fue sustituida por 30 años de reclusión perpetua, conmutada posteriormente a reclusión menor de 20 años. En el año 1945 se hallaba aun de prisionero en las colonias penitenciarias militarizadas de Dos Hermanas (Sevilla).

Manuel Holgado Lazo, de 24 años, soltero, que huyó de Tesorillo a Manilva con un grupo de vecinos.  A la vuelta de la localidad, sería detenido y juzgado en un procedimiento sumarísimo de urgencia con el número 14 del juzgado militar número 3 de San Roque.

Miguel Jiménez Collado, de 41 años, casado, labrador, nacido en Jimena pero domiciliado en Tesorillo. Huyó en dirección a la Costa y estuvo oculto en Benalmádena. Sería juzgado por “adhesión a la rebelión”, o sea por ser leal al gobierno legítimo republicano, y quedaría absuelto.

A agregar en este apartado, vinculados con Tesorillo de republicanos que vivían alrededor de la Colonia Agrícola y que sufrieron igualmente la represión franquista, a:

Alonso Pérez Espinosa “Perea”, de 52 años, casado, jornalero, vecino de San Enrique de Guadiaro. Afiliado a la CNT.

Antonio Sola González, de 27 años, casado, jornalero, y, más tarde guardia municipal en su barriada natal, San Enrique de Guadiaro.

A estos dos últimos citados, se les acusó, junto al otro vecino, Antonio López Vidales, de 35 años, casado y vecino de Guadiaro, de requisarle las escopetas que tenía Antonio García García en su domicilio, al que se le supone que fue adicto al golpe de estado.

Y, por último, sufriría cárcel, Juan Agüera Ruiz, de 28 años, nacido en Guadiaro, soltero, jornalero de la SIAG, afiliado a la CNT, que huyó de Tesorillo ante la ocupación militar de los sublevados y estuvo como miliciano en el frente republicano, integrando el Batallón de voluntarios, denominado “Metralla”, permaneciendo en la capital malagueña hasta la entrada de las tropas italianas y magrebíes.

En cuanto a otros tesorilleros leales al Gobierno republicano que dieron sus vidas en zonas limítrofes, indicar a, José Jiménez Tocón «Torerito», vecino, 35 años, soltero, jornalero, que fue detenido en la Línea de la Concepción, 15 de julio de 1937, siendo condenado a muerte y fusilado en el paredón del cementerio de Algeciras el 29 de enero de 1938.

Y sin que se tengan datos precisos de las calificaciones o los motivos que les fueron atribuidos para sus muertes, a reseñar: Andrés Jerez Collado y los hermanos, José y Manuel Pérez González «El Guita», que fueron fusilados tras la toma de Málaga, el 8 de febrero de 1937, al intentar retornar a la localidad y no seguir huyendo en dirección a Almería.

Durante esos primeros días de la ocupación militar de Tesorillo, también fueron detenidas varias vecinas. Unas, acusadas de haber participado en manifestaciones republicanas, y otras de haber confeccionado en sus casas banderas tricolor o de partidos y sindicatos de izquierda.

rbt

Año 1935. Un año antes de la sublevación militar. Contando con 25 años, María Navarro Guerrero, que por bordar banderas de la República, sistema político legalmente constituido, tuvo que huir, lo que se llamó  en Tesorillo, «La Carrera», hasta llegar andando a Cartagena donde tuvo a Paco, el hijo que portaba en su embarazo. Lo hizo acompañado de su pareja,  Antonio Rodríguez Zamora «Chicuelo». Tras finalizar la guerra, a la vuelta a Tesorillo, ya a finales del año 1940, su marido se libraría de juicio militar por la intervención del alcalde pedáneo,  José Blanco del Río «El Maestro», llamado así aunque no fuera docente sino que tenía un economato. Y María también se libró de la humillación de los vencedores de que la pelaron al cero y le obligaran a beber aceite de ricino, ya que, en las iniciales fechas de la ocupación, una vecina la denunció en plan anónimo por haber bordado banderas republicanas y haberse manifestado a favor de la República, hecho que a su llegada, cuatro años después, no mantuvo porque ya los denunciantes tenían que identificarse con nombres y apellidos. María, mujer valiente y de carácter, falleció a los 65 años, justo ocho días antes de que muriera Franco, no llegando a conocer la restauración de la democracia. Foto: Herederos Lavado Rodríguez.

Las pobres mujeres republicanas que no huyeron, no pasaron a la cárcel sino que fueron peladas al cero, entre ellas, Josefa Macías Quirós «Pepa La Pelona», que precisamente a raíz de este episodio arrastró el apodo, para que quedaran marcadas ante la población, siendo a continuación, la mayoría, obligadas a tomar aceite de ricino, al objeto de que se hicieran sus necesidades fisiológicas encima, obligándoles seguidamente a desfilar por las calles de San Martín para jolgorio y fiesta de los vencedores.

También en Tesorillo, al igual lo hicieron en Jimena, copiaron las técnicas nazis que emplearon contra la disidencia y contra los judíos, consistente en rapar a las mujeres republicanas y obligarlas a beber aceite de ricino para a continuación pasearlas por las calles con los retortijones de estómagos por lo consumido y portando sus deposiciones para humillarlas aún más. No obstante, a diferencia de Jimena, en Tesorillo no fueron después fusiladas.

Como no, la «Casita de Campo» volvió a jugar de nuevo un papel decisivo en esa macabra etapa de ocupación y represión.

Fue abandonada solo temporalmente por la familia Burguera tras su marcha de Tesorillo el 10 de agosto de 1936 con rumbo a Algeciras, aunque no se haya sabido sí por razones de seguridad, pasaron también, durante un corto periodo de tiempo, a Gibraltar.

Pues bien, este inmueble emblemático de Tesorillo para saber, desde su construcción en 1882, quienes mandaban en el pueblo, se convirtió, en esos turbulentos días, posteriores a la toma militar, en el cuartel de la Bandera de Falange, con unos cincuenta componentes, al mando de un oficial militar, que antes habían tenido como base la localidad de Tarifa; y en la parte baja trasera, pasado el jardín y dando a la calle Túnel, paralela a la calle Real. en unas dependencias que sirvieron para alojar a una parte del personal del servicio doméstico de los marqueses de Marzales, se improvisó una cárcel.

Plano oficial de San Martín del Tesorillo de la posguerra al que ha rotulado sus calles Rosa Estorach. Con puntos continuados se describe el trágico itinerario que cada madrugada hacían en dirección al cementerio algunos vecinos detenidos que fueron fusilados, sin juicio alguno, partiendo del pequeño inmueble de una planta sito al inicio de calle Túnel, también conocida por la de «Casillas Chicas», que se había empleado para alojar parte del servicio doméstico de los marqueses de Marzales y luego de Raimundo Burguera de los March, donde se improvisó una cárcel por los falangistas de la unidad de Tarifa que tomaron temporalmente la Casita de Campo como cuartel, tras la ocupación por los sublevados la localidad. Fuente del plano: Archivo Provincial de Cádiz de la Junta de Andalucía.

Construcción anexa al jardín de la Casita de Campo para el servicio doméstico, situada a espaldas de la calle Larga y al final del jardín de la Casita de Campo tras un patio que sirvió de cárcel. Con este inmueble, conocido por «El Portón» porque una puerta cerraba y acababa la calle, se inicia la calle Túnel, también llamada de «Casillas Chicas». Aquí encerraron a los tesorilleros republicanos que no habían huidos de la localidad por considerar que no habían hecho nada malo. Algunos de ellos, sin juicio algunos, serían fusilados.

Dicho inmueble se destinó como prisión donde fueron confinados numerosos tesorilleros detenidos acusados de ser republicanos, algunos de los cuales, los ya descritos, fueron siendo sacados por la madrugada, cuando el pueblo, casi deshabitado en esos primeros momentos de la ocupación, dormía, a realizar «el paseo»  -así de forma macabra le llamaban los represores- en dirección al cementerio, que dista algo más de un kilómetro, para ser fusilados.

EL TESORILLO DE LA POSGUERRA QUE NUNCA ACABABA 

A inicios de 1937, Tesorillo intentaba volver a una normalidad que ya sería bien distinta a la anterior de la preguerra, porque todo había cambiado.

El administrador de los March, Raimundo Burguera, ya en el mes de febrero de ese año, tras la toma de Málaga por militares italianos y marroquíes, se había incorporado, en la oficina anexa a la Casita de Campo, para llevar nuevamente los asuntos de la SIAG, así como la cohorte de mallorquines desplegados, como encargados de fincas o aparceros.

Fueron restableciendo la gestión y rentabilidad de las explotaciones con el objetivo poder llevar a cabo, tal y como se tenía previsto por la propiedad, la reparcelación de las mismas para su venta en lotes en cuanto las condiciones se presentaran idóneas.

En tiempos que siguieron a la toma militar de Tesorillo, fueron mujeres y menores quienes suplieron la falta de varones que habían huidos o se hallaban en los frentes de guerra para realizar las sacrificadas tareas agrícolas con jornadas interminables, bajos salarios y exigencias de alta productividad. Foto: Toñi Moreno Ruiz en el portal de Facebook «Tesorillo para la Historia».

En ese tiempo tan duro, a falta de mano de obra de varones y de gente joven que habían huido o estaban en los frentes de guerra, fueron mujeres y menores quienes los suplieron con unas exigencias de explotación que llevaron a unos resultados de productividad superiores incluso a los anteriores al inicio de la guerra.

Año 1942. Los tesorilleros, Andrés Ramos Torres «Perniles», sobrino del «Perniles» que fue miembro del Comité local del Frente Popular y «topo», Francisco González «El de la Choza» y José Cuenca Hidalgo, que tras haberse marchado, al borde de cumplir los 18 años, al frente de guerra como voluntarios para defender la República y en estos casos tras un breve paso por el campo de concentración, tal vez el de la Magdalena de Santander, fueron reenganchados al servicio militar del nuevo Régimen para permanecer tres años más de soldado y con ello anulada su fuerza de trabajo para ser empleada en las vegas del Guadiaro de San Martín. Foto: Juan González Quesada. 

Se volvió a reintroducir en estas tierras en el año 1937 la producción de arroz, quizás por la influencia que gozaba Juan March en el nuevo Régimen, unido a la hambruna que fue surgiendo por todas partes, que había sido prohibido en 1917 ante la aparición en la localidad de numerosos casos de paludismo. Asimismo, desaparecieron los domingos para descansar y todo lo que se trabajaba era a destajo con pagos por horas según rendimientos y con jornadas de diez horas seguidas por día.

Adiós quedaron las conquistas sociales a favor de los trabajadores legisladas por la IIª República. El caciquismo había vuelto a imponerse.

En 1940 sería la primera siembra de algodón, y también en dicho año muchas parcelas quedaron para producir patatas ante la fuerte demanda de importación de los alemanes que habían provocado ya la Segunda Guerra Mundial.

Los trabajadores de Tesorillo con el paso del tiempo siguieron plantando arroz, otra de las señas de identidad, como los cítricos en su momento, en origen diferenciales de la Colonia con el resto de la comarca campogibraltareña. El cultivo del arroz empezó en 1901 y quedó prohibido en 1917 por los casos que se habían producido de paludismo contra la salud humana. Fue reintroducido en 1937, quizás por la fuerte influencia que gozaba Juan March en el Gobierno de Franco aún en Burgos, haciendo volver a reaparecer la malaria hasta que dejó definitivamente de cultivarse ya entrada la década de los años setenta. Fuente: Rosa Estorach. Portal de Facebook, «Quiero a Tesorillo».

En aquel febrero de 1937, por la Casa March, se puso al cobro el pago de los recibos correspondientes a todo el año 1936 en lo que se refería a los cánones de alquileres de casas, tierras arrendadas o los pagos pendientes, ya con demora, con respecto a las fincas vendidas, cuyas escrituras solo eran entregadas tras el último pago, con lo que, ante las míseras condiciones a que redujo la guerra las precarias economías domésticas de la población, así como por las huidas o las muertes acontecidas, llevaron a volverlas a revertir a Juan March para venderlas de nuevo.

Y es que eso de transmitir un mismo inmueble o cortijo varias veces era muy típico también en el negocio de Juan March.

Juan Gutierrez López, vecino de Tesorillo, conocido como «Juanito el de Lola», que al regresar de Estepona a últimos de enero de 1937, tras la ocupación por los sublevados, se quedó sin la casa que tenía la familia alquilada en calle Larga donde nació el 4 de Febrero de 1.921, aunque pasados un tiempo le fue «regalada» otra casa más pequeña en la misma calle donde ya habitaba en «compensación» como comisión por la venta de un lote de finca que le consiguió a los March y que no podía cobrar porque ya Burguera tenía como corredor local con exclusiva a Rogelio Blanco. Juan, vivió de las gestiones administrativas de los sellos de la seguridad social agrícola y de los pagos a los seguros de la vejez. Fue también operador de cine Macías, y tuvo la corresponsalía del banco Central. Sus abuelos, Francisco Gutiérrez Jiménez y Catalina Pérez Jiménez y su padre, Antonio Gutiérrez Pérez, todos ellos naturales de Villaluenga del Rosario, llegaron en 1886 a Tesorillo para quedarse. En tanto, el tío abuelo materno, Juan López Granado, perito agrícola, llegó a Tesorillo en 1884 de la mano de los Larios desde Vélez-Málaga, como capataz de campo, para el cultivo de la caña de azúcar que se había introducido ya en la Vega del Guadiaro en 1873, tardando cuatro días con su carro tirado por bueyes para llegar a la Colonia, previa parada en Sabinillas, cuya fabrica de azúcar adquirieron los Larios en 1875. Murió el año 1918, cuando en todo el mundo azotó la pandemia gripal mal llamada «española». En el caso de su sobrino, Juan Gutiérrez López, falleció el 16 de junio de 1983. Imagen: Rosa Estorach con recreación propia y Fuente: «Semblanzas» de Juan Gutiérrez López. Primera parte, «Origen o Fundación de San Martín del tesorillo» (1870-1935) de Juan López Granado. Redactado por Juan Granado Gutiérrez.

Así cuenta Juan Gutiérrez López en el texto escrito «Semblanzas» que cuando regresó a Tesorillo en la segunda quincena de enero de 1937 procedente de Estepona, una vez que había caído esta última en manos «nacionales», adonde había huido en las vísperas de la entrada San Martín de las tropas franquistas, fue llamado a la Casita de Campo por Raimundo Burguera a sabiendas de que su familia no contaba con un duro. Le comunicó que sobre su casa familiar de calle Larga que tenía alquilada su padre desde tiempos remotos y donde él había nacido, aún estando en vigor el contrato de arrendamiento pero con atrasos en los pagos, existía una petición de compra por 10.000 pesetas por parte de un vecino, por lo que si su parentela lo pagaba se la quedaba, pero que si no, tenía que desalojarla para que entrara el nuevo titular.

juan lópez granado. Tesorillo

Juan López Granado, perito agrícola, llegó a Tesorillo en 1884 de la mano de los Larios desde Vélez-Málaga, como capataz de campo, para el cultivo de la caña de azúcar. Foto: Juan Granado Gutiérrez.

Juan Gutiérrez, persona enormemente conservadora, muy religiosa y nada sospechosa de ser «rojo», quizás había cometido el error de huir a Estepona, zona republicana, en vez de a Algeciras, ocupada desde el inicio del golpe por los rebeldes. El nuevo titular en cambio era un tesorillero falangista que en este caso, si marchó del pueblo cuando lo hizo la familia Burguera y regresó desde Algeciras formando parte de las tropas «liberadoras».

Inicios de 1936. Tesorillo se quedó durante un tiempo prácticamente vacío entre los huidos y los que se hallaban en los frentes de guerra, a los que había que añadir la situación de muchos vecinos que conforme retornaban fueron desahuciados de sus casas y fincas por impagos a los March, que se volvieron a hacer dueños u ocupantes de esos mismos bienes pero ya para venderlos. Imagen: Recreación propia de la calle Larga de San Martín del Tesorillo. Recreación propia.

Tesorillo en esa inicial postguerra se convirtió en un pueblo fantasma, deshabitado, donde los inmuebles vacíos de los moradores que lo habían tenido en régimen de alquiler desde décadas anteriores, una vez deshauciados por falta de pagos eran convertidos en almacenes agrícolas de las fincas de los March a la espera de que la situación se normalizara para su venta.

Por cierto, ese desalojo masivo que se produjo por los March aprovechando la guerra no era novedoso en relación con lo practicado con anterioridad por los Larios, aunque con alguna diferencia.

Así relatan los veteranos del lugar por los comentarios oídos de sus antepasados, que los administradores de la saga nobiliaria, cuando algún trabajador les resultaba molesto por su rebeldía, baja productividad o por cogerle manía, el despido consistía en echarlos a la vez de la casa, todas eran alquiladas y de la misma propiedad, sacarles los pocos muebles y enseres que tuviera y dejar todo a la entrada de Guadiaro donde los Larios no tenían fincas.

De ahí que la población de San Martín siempre fuera un chorro de entradas nuevas, -valencianos y murcianos principalmente- y de salidas de gentes de allí a otros lugares, unos voluntarios y otros forzados.

Paradojas de la vida y del destino. Ya pasado esa desaforada temporada de ventas de casas y fincas por los March y que abarcó fundamentalmente el periodo de de 1944 a 1950, un vecino de Estepona, José Infante Hormigo, nacido en 1913, con manifiestos antecedentes republicanos y cenetistas, pero que se había librado de la represalia letal por parte de los vencedores, arrendó las tierras de la finca de secano, El Almendral, y de la huerta la vega del Cardo, ambas propiedad de Miguel Rodríguez.

Se alojó como casa familiar, titular del arrendador que se lo había adquirido a Raimundo Burguera, en las dependencias que para el servicio doméstico estaba situado a espaldas de la Casita de Campo tras el jardín, lindando con el inicio de la calle Túnel en su fachada que portaba el número dos. Es decir, el mismo inmueble que había servido antes como cárcel por los sublevados que ocuparon Tesorillo.

Año 1964. José Infante Hormigo que llegó de Estepona a Tesorillo hacía una década antes. Aquí, el segundo por la izquierda, con Juan Aguilar que tiene una cesta en la mano, junto a él, Pepe Luis López Infante, en la finca de la vega del Cardo, una de las dos fincas que arrendó. José Infante tuvo una cicatriz en la cara en el pómulo derecho ya que fue herido en la cara y en el vientre por lo que tuvo que ser operado y estuvo un tiempo hospitalizado. Falleció en el año 2002. Foto: Antonia Infante Aguilar,

José Infante Hormigo, era un activista de la CNT durante la IIª República en Estepona. Su padre, Francisco Infante Troyano, fue un andalucista pariente del casareño, Blas Infante, padre de la patria andaluza, y también uno de los fundadores, junto a unos curas, de la Cooperativa San Isidro que aún perdura en la citada localidad. Tras la toma del citado pueblo costero, a la familia le fueron incautados todos los bienes que poseían por desafectos al «Movimiento Nacional».

El hijo, Infante Hormigo, con 23 años huyó de Estepona yéndose al frente republicano como miliciano voluntario, quedando adscrito al batallón confederal en el que lo integraron asimismo jóvenes voluntarios antifascistas de diversos países. El fin de la guerra le pilló en Valencia, rompió la documentación personal que portaba y se entregó a la entrada de la plaza de toros donde dio un nombre y domicilio de procedencia falso, lugar donde prometían, legalizar la situación de los desmovilizados republicanos, darles de comer y llevarlos a sus puntos de origen.

La plaza, el ruedo y los accesos estaban abarrotados de presos. De allí, al comprobar que todo era mentira y se había metido en una ratonera, logró escaparse aprovechando la salida de un grupo de 7000 encerrados que sacaron para llevarlos a otros campos de concentración en trenes. Se fue andando a Estepona sin subirse a ningún transporte y campo a través comiendo lo que se encontraba en el camino para no ser detenido en un control. Y así llegó a Estepona donde quedó oculto durante un tiempo.

Primero de abril de 1939. La única foto que se conserva de la plaza toros de Valencia que sirvió también de campo concentracion como la de Ciudad Real o antes la de Badajoz, donde fueron encerrados miles de republicanos. La de Valencia, abarrotada de presos tal y como se observa en la imagen, repleto hasta en los accesos de su entrada porque ya no cabían en las gradas y el ruedo. Allí estuvo al acabar la guerra porque allí le pilló, entre tantos, el esteponero José Infante Hormigo que con los años se hizo tesorillero, junto al dramaturgo, Antonio Buero Vallejo, así como el alcalde socialista que lo había sido de Mijas, Manuel Cortés Quero, y que tras regresar a su pueblo, temiendo ser fusilado, pasó 30 años escondido sin ser descubierto en la casa familiar, liando esparto para ayudar a la economía familiar y escuchando la radio. José Infante Hormigo, tras la desmovilización de su batallón, estuvo dando vueltas por la capital valenciana con mucho cuidado para no ser detenido, a ver qué pasaba, antes de presentarnos en la plaza de toros. Se había deshecho de la documentación personal, y al entrar al coso taurino sólo le preguntaron el nombre, la profesión y la dirección familiar, datos que proporcionó inventándoselos. Vio como los presos lanzaban a la calle papelitos con su nombre escrito para que fuera recogido por alguien que pasara  y contactara con sus familias. Y cuando salió para acarrear agua a una fuente cercana para los presos. en un momento de relajación de la vigilancia, consiguió huir y llegar a Estepona, andando de noche y durmiendo de día, campo a través para así burlar los puntos de control en las estaciones de ferrocarril o en las carreteras. El 17 de abril, según la minuciosa investigación de Carlos Hernández, seguía habiendo prisioneros en la Plaza de Toros. María Dolz, una niña entonces de 14 años de Montcada (Barcelona), siendo ya nonagenaria, contó a su sobrino, el periodista y músico valenciano, Miquel Ramos, que hasta la Plaza de Toros “iban las hijas [de los presos] a llevar la cestita con comida. ¿Qué hacían? Los porteros que vigilaban armados se la quedaban. Además decían ‘no verás a tu padre si no pasas a hacerme compañía’. ¿Qué querían? ¡Violarlas!”. Entre tanto había presos que le gritaban: “escuche, ¿usted es de Montcada? Dígale a mi madre que estoy aquí”. Fuente y foto: Lucas Marco.»eldiario.es». 20.04.2019.

Abrl de 1939. Anuncio engañosa que aparecía en el diario franquista, «Avance», firmado por el coronel  Antonio Aymat, que exponía: “Los que estáis en Valencia, debéis acudir a la Plaza de Toros, donde se os dará de comer con rancho en frío y se formarán distintos trenes para trasladaros a los lugares de clasificación”, también decía que la clasificación, “tiene que ser breve, así es que acudid en seguida para que legalicéis pronto vuestra situación”. El 9 de abril, en el mismo periódico, el coronel explicaba que a los soldados se les daría “una tarjeta de evacuación con itinerario”. El caso es que los que los republicanos ya derrotados y desmovilizados que andaban en sus casas, escondidos o deambulando por Valencia sin aún ser detenidos, caso del esteponero, José Infante Hormigo, pasaron por allí ante la promesa de legalizarse con papeles de los vencedores y así irse a sus lugares de origen sin problemas represivos. Por el contrario, cuando se personaron, pasaron a ser presos y encerrados en el coso taurino como campo de concentración,“tratados como animales, insultados y vejados” pasando después a otros campos para ser juzgados por tribunales militares. Fuente e imagen: Lucas Marco.»eldiario.es». 20.04.2019.

Cuando la llegada de la democracia, en 1977, José Infante Hormigo, se reincorporó a la militancia en la CNT, yendo a Málaga capital a reunirse en la sede que abrieron en calle Eguiluz. Falleció el año 2002.

Pensando la familia que no había ninguna prueba documental del pasado republicano que hubiera justificado el que no siguiera siendo perseguido bajo el franquismo, se dirigieron al archivo de la Memoria Histórica sobre la guerra civil de Salamanca y allí le dijeron que no había rastro de algún informe franquista sobre su pasado republicano.

Sin embargo, habiendo obtenido el documento republicano que viene a continuación, se los he hecho llegar a sus descendientes.

Documento fechado el 1 de febrero de 1936, quince días antes de que las urnas dieran en Tesorillo, al igual que en todo el Campo de Gibraltar, el triunfo electoral al Frente Popular, donde consta en esta misiva dirigida al Gobernador Civil de Málaga, la nueva directiva del sindicato del campo y de oficios, adscrito a la CNT, donde figura José Infantes Hormigo como vocal. El firmante, Francisco Caravaca, también de Estepona, para salvar su vida se tuvo que exiliar en Francia. Fuente: Archivo Provincial de Málaga de la Junta de Andalucía. Obtenido a través de Francisco Cortés «Amapola».

Con el inicio de la posguerra que duró tantísimo, todos los años había que celebrar el día de la victoria, el 1 de abril, el día del Golpe, el 18 de julio, y el 1 de octubre, el día del Caudillo, no solo retornó el caciquismo sino también el nacional-catolicismo.

Autoridades civiles y eclesiásticas. El quinto por la izquierda, el sacerdote Menchén.

Curioso resultó en esa interminable posguerra, ya en avanzadas fechas, estando de párroco en Tesorillo, Manuel Menchén Camacho, originario de la provincia de Ciudad Real, que permaneció en la localidad, desde 1959 a 1971, en una primera etapa del ejercicio de su ministerio pastoral se obligó a toda la población de San Martín a asistir a una de las misas que celebraba todos los domingos y fiestas de guardar, donde era obligatorio que las mujeres llevaran el velo cubriéndoles la cabeza, y si llevaban margas cortas por encima de la muñeca se tenían que tapar los brazos con un chal o pañuelo grande nunca transparente, a la vez que ubicarse separadas de los hombres por el pasillo central.

Para reforzar la obediencia a esa medida, el padre Menchén, de acuerdo con el comandante de la Guardia Civil del pueblo, al que encontraban en faenas agrícolas en el campo el día dominical, la Benemérita les ponía una multa. Eran tiempos en que en los tórridos veranos si se dejaba un día de coger los tomates, cuyas producciones se habían expandidos en la vega del Guadiaro, se pudrían.

Se pasó pues en Tesorillo de estar obligado a trabajar los domingos a estar perseguido.

Asimismo, prohibió que hubieran bailes públicos donde las parejas de distintos sexos bailaran juntas, y estuvo a punto de que se cerrara el bar Central que lo calificaba de ser un lugar muy pecaminoso, hecho que no sucedió gracias al informe que emitió Pacurro el municipal.

A los ojos y oídos del sacerdote Menchén, de esta forma, como lo hacen esta dos tesorilleras, -una de ellas, Ana Palma «Anita de Marcelino», que vivía de joven precisamente en la calle Túnel («Casillas Chicas»)- si se podía bailar sin ser pecado mortal. Fuente: Portal de Facebook “Quiero a Tesorillo”.

Volviendo al Tesorillo de octubre de 1936, cuando sucedió la ocupación por los franquistas, a un vecino de la localidad que regresó en calidad de falangista con las tropas ocupantes tras haberse marchado a Algeciras, veinticinco días después del inicio de la sublevación militar, y que más tarde se casaría y luego se separaría de su esposa, en tiempos que era rara avis que eso ocurriera, con la que tuvo una hija, se le atribuyó ser el delator de algunos tesorilleros republicanos que habían sido encarcelados a pesar de haber salvado la vida a uno de sus familiares de ser fusilado por las milicias republicanas de la Costa.

Varias décadas después, ya en los años setenta, le llegaría a dicho individuo la hora de su fallecimiento por causa natural. Nadie del pueblo, ajena a su familia directa, se personó en su velatorio, y para el traslado de sus restos mortuorios al cementerio, al no estar dispuesto nadie a echárselo a hombros, necesitó que un sobrino, que si gozaba de una cierta ascendencia entre la población, tuviera que comprometer y contratar a varias cuadrillas de trabajadores para su trasiego, al negarse los requeridos inicialmente a que fuera una sola.

Cortejo fúnebre a pie de un fallecido solo acompañado por un sacerdote. Recreación propia.

En cada final de relevo del ataúd, camino del sacrosanto, donde iban dejando en el suelo la caja fúnebre, los renovados miembros de su transporte, al alzarlo de nuevo para echárselos a hombros, se daban como aviso, para efectuarlo simultáneamente, el ademán: `¡«perrito» en pie!´, mote que ya tenía; pero como el último relevo a la salida del pueblo una vez pasado la plaza no apareció, la voz que surgió de Manuel Ramos González «Manolo el de Teresa», precisamente hijo del «topo» José «Perniles», dirigido a Laureano Gutiérrez Ariza que era otro de los que lo transportaba, se dejó de oír con esta sutileza: «¡aligera el paso que el perrito es nuestro!»; de ahí que quedara esta frase postmortem grabada en la memoria colectiva del pueblo; por cierto, que se sigue utilizando hasta el día de hoy para otros menesteres y sin que algunos de los que la emplean tengan conciencia precisa de su origen.

También una tesorillera que acabó falleciendo de muerte natural por avanzada edad en la UCI del hospital de la Línea de la Concepción, donde, momentos antes de su óbito, dicen que se volvió loca, rompiendo cables y cuanto había a su alrededor, además de tirarse al suelo desde la cama; al llegar al pueblo la noticia con esos pormenores, el comentario de dos ancianos que conocieron esa página trágica de la localidad no se hizo esperar: «eso es que se le aparecerían los muertos a quienes tanto daño causó y no pudo aguantar más». 

Estos datos indican que a pesar de no haberse transmitido de padres a hijos los detalles que acompañaron a los dramáticos sucesos que acontecieron en Tesorillo con motivo del golpe de Estado de 1936, sí estuvieron latentes y aún hoy perduran en algunos que retuvieron estas observaciones de los mayores con la intención en sus mentes lógicamente de que se conocieran para que nunca más se repitiesen.

También el 23-F se dejó sentir en Tesorillo. Al parecer algunos nostálgicos, con vocación de volver a apretar fácilmente el gatillo, seguían presentes entre la población. Fotocomposición propia.

Si eso ocurre -saberse la verdad y pasar página- por parte de los vencidos, algunos de los entrevistados para este relato me expresaron sus dudas de que sea unánime por algunos de los vencedores, más cuando en el siguiente golpe de Estado, en este caso afortunadamente frustrado, el acontecido el 23F por Antonio Tejero y algunos compinches más, se presentaron en el cuartel de la Guardia Civil de calle Real un grupo de varones tesorilleros, entre ocho y diez, portando sus escopetas de caza para ofrecerse como voluntarios para el apoyo al golpe, llevando además una lista de los vecinos que había que fusilar como nuevos «rojos». Pero esto es ya otra historia, además de otro periodo del calendario.

Por tanto, nunca habría que olvidar el pasado histórico para no repetirlo, y quedar grabado en las mentes que cuanto ocurrió en Tesorillo, como el episodio más luctuoso de su joven historia, tuvo que ver con la ruptura del ordenamiento constitucional cuando fuerzas todopoderosas actúan por su cuenta al margen de la expresión de la voluntad popular consagrada en las urnas, gusten o no los resultados.

Convocatoria de elecciones generales. El 7 de enero de 1936, ante la crisis gubernamental de la coalición de derecha, entre la CEDA y el Partido Radical, que habían gobernados juntos en lo que se llamó el bienio negro (1934-1935) a base de contrarreformas con respecto a lo legislado en la etapa progresista anterior (1931-1933) el presidente de la República, Niceto Alcalá Zamora, firmó el decreto de disolución de la la legislatura y encargó a Manuel Portela Valladares organizar nueva selecciones Ell 15 de enero de 1936 se firma la creación del Frente Popular con el objetivo de presentarse unidos a las elecciones que se celebrarían el 16 de febrero siguiente, los republicanos de izquierda y los socialistas, que lo hicieron también en nombre del PCE y de otras organizaciones obreras y sindicales. Las derechas aunque aparecían como Bloque Antirrevolucionario no fueron todas unidas, lo que les penalizó a la hora de lograr diputados en un sistema electoral de listas abiertas y muy complejo, destacando no obstante la CEDA (Confederación española de Derechas Autónomas) a la hora de aglutinar la fuerza de mayor peso, liderada por José María Gil Robles, que se presentaba como El Jefe, pareciendose mucho a lo de, Il Duce o El Fürher, del fascista Benito Mussolini o del nazi Adolfo Hitler, aspirando a lograr 300 diputados y que al quedarse en 166, frente a los 285 del Frente Popular, 9 del PNV, 12 de centroderecha. 1 del Partido radical y ninguno de Falange Española de la JONS con el 0,07% de los votos.

Por eso para finalizar este capítulo, recuerdo los hechos y el cuadro gráfico que estuvo en origen del golpe de Estado del 18 de julio y que no fue otro que el triunfo electoral, cinco meses antes de su estallido, acontecido en las urnas y a nivel de toda España, donde el Frente Popular constituido por las fuerzas políticas del centro (Unión Republicana de Martínez Barrio, Partido Galleguista…)  en coalición con la izquierda (ERC, Izquierda Republicana de Manuel Azaña, Partido Sindicalista de Ángel Pestaña, PSOE, PCE y los sindicatos UGT y CNT) triunfó, el PNV iba con listas propias, y no fue tolerado por los sectores políticos de la derecha monárquica y extrema derecha -la CEDA de Gil Robles, los alfonsinos de Renovación Española, restos del Partido Radical de Alejandro Lerroux, falangistas y tradicionalistas carlistas-  que se habían presentados bajo el lema: “¡Por Dios y por España!” «¡A por los 300!» (se refiere con esta cifra a los diputados que ambicionaba obtener la CEDA, al final resultaron ser 88) frente a sus rivales triunfadores del Frente Popular que consiguieron, 278, de un total de 473 diputados que constituían el Congreso de Diputados.

Franco convertido por la iglesia católica en caudillo de una cruzada contra el ateísmo, (primera imagen con los obispos con el brazo levantado a la romana) que contó para su golpe de la financiación por la oligarquía financiera tan bien representado por Juan March (el segundo en el cuadro) así como de las clases nobiliarias, como lo pudo significar la saga de los Larios (el tercero, José Aurelio Larios Larios, tercer marqués que se refugió en Burgos donde estaba el cuartel central de los sublevados), siempre proclives a una restauración monárquica a las que debían sus títulos, y por último en el plano internacional la decisiva intervención, con parte de sus ejércitos y de su temible aviación, de los fascistas italianos y los nazis alemanes (Benito Mussolini y Adolfo Hitler en la cuarta imagen) frente a la neutralidad de las democracias occidentales, en tanto la ayuda de una URSS, geográficamente tan lejana, sin disponer de flota en el Mediterráneo y con un continente hostil para su transporte a España, cuando no retenida en la frontera francesa por el gobierno filonazi de Vichy, resultó totalmente insuficiente, Elaboración propia de la composición de las imágenes.

Y en esa potente alianza conspirativa contra la IIª República, la complicidad desestabilizadora que estas derechas conformaron con el sector africanista del ejército desplegado en las colonias norteafricanas, la clase terrateniente y nobiliaria adinerada, tan temerosa de la reforma agraria, así como la iglesia católica, que llegó a sacar hasta un nuevo catecismo donde matar no era ya pecado, llegándose a modificar para ello el catecismo del padre Ripalda, agregando al quinto mandamiento (No matarás) las siguientes palabras: «… a no ser que sean rojos, o enemigos del glorioso movimiento»(ver libro,Vidarte, Juan-Simeón (1973). «Todos fuimos culpables». Fondo de Cultura Económica. página 575- porque veía perder sus privilegios sobre todo en materia educativa y en su control ideológico de la población, ante una ascendente sociedad laica, formada en los valores y principios la Institución Libre de Enseñanza, cada vez más culta y con menor índice de analfabetismo, y contando, sobre todo, con la decisiva intervención exterior del eje nazifascista italo-alemán que fue ensayando en España, durante los tres años que duró el conflicto bélico, sus planes genocidas para el inicio de una Segunda Guerra Mundial que comezó el 1 de septiembre de 1939, cinco meses después del fin de la guerra española, con la invasión de Polonia por parte del ejército de Adolfo Hitler.

Los periódicos tras las elecciones. «La Voz» informando del triunfo de las izquierdas en las urnas, y pocos días después el «Heraldo de Madrid» sobre el traspaso del Gobierno por Manuel Portela a Manuel Azaña.

Concluyo con el dato histórico de aquel febrero de 1936 electoral. Cuando estaba a punto de proclamarse los resultados definitivos de esos comicios generales, el gobierno de derecha presidido por el moderado, Manuel Portela Valladares, que fue el que los convocó, dimitió, dándose por derrotado, traspasando, tres días después, el poder a Manuel Azaña, calificando el «triunfo del Frente Popular de inobjetable», a la vez que desoyendo los cantos de sirena -entre ellos del general Francisco Franco- de dar un golpe de Estado para anular el resultado habido con la declaración del estado de guerra, advirtiendo, el buen hombre y honesto demócrata, al vicesecretario general del PSOE: «Tomen ustedes toda clase de precauciones. Estamos amenazados por un golpe de Estado».

Manuel Portela permaneció leal a la República cuando el golpe de Estado del 18 de julio quedándose exiliado en Paris. Franco no pudo tolerar, a pesar de su condición acaudalada y de derecha, que fuera liberal y masón por lo que sus cuantiosos bienes en España fueron incautados por los sublevados.

En esas elecciones de febrero de 1936, salieron elegidos por la provincia de Cádiz, ocho diputados por el Frente Popular, y dos por las derechas.

Por el Frente Popular: Manuel Muñoz Martínez, militar retirado, Izquierda Republicana, 98 437 votos (fue fusilado) .José Manuel Sánchez Caballero, empleado, Unión Republicana, 98 296 votos. Gabriel González Taltabull, periodista, Unión Republicana, 98 154 votos (fue fusilado). Rafael Calbo Cuadrado, médico, socialista, 98 107 votos (fue fusilado). Juan Campos Villagrán, viticultor, socialista, 98 076 votos (fue encarcelado). Francisco Aguado de Miguel, oficial de Correos, Izquierda Republicana, 98 001 votos (fallecido a la sublevación franquista, dijeron de gangrena). Daniel Ortega Martínez, médico, comunista, 97 818 votos (fue fusilado). Y Ángel Pestaña Núñez, relojero, Partido Sindicalista, 97 667 votos (fallecido durante la guerra civil de muerte natural).

Y por las derechas: José Antonio Canals Álvarez, abogado, Republicano Independiente, 64 577 votos. Y Ramón de Carranza y Fernández de la Reguera, marqués de Villa Pesadilla, propietario, Renovación Española, 64 326 votos.

A continuación, el gráfico de las elecciones generales de febrero de 1936 por bloques políticos municipalizados por los téminos que formaban parte de la comarca del Campo de Gibraltar:

Resultados de las elecciones generales del 16 de febrero de 1936 en los municipios del Campo de Gibraltar, donde salió victorioso en todos ellos el Frente Popular sobre la coalición de derechas que encabezó José María Gil Robles, líder de la CEDA, y que fue la causa objetiva que motivó la aceleración del golpe de Estado que se preparaba para poner fin a la IIª República, nunca pensando en la fuerte resistencia popular que se iba a encontrar.  Se puede percibir que el lugar donde la coalición de centro-izquierda más votos obtuvo fue en la Línea de la Concepción, donde la masonería tenía un enorme peso, de ahí que no resulte extraño que un destacado tesorillero que sirvió en el ejército sublevado y llegó al grado de capitán, tras la guerra comentara entre sus allegados que en la Línea «se le cansaba la mano de tanto apretar el gatillo». Fuente del gráfico: José Manuel Algarbani Rodríguez.

Siguiente capítulo: (XVIº) LAS FAMILIAS DE LOS LARIOS EN EL GOLPE DE ESTADO DE 1936 Y LA GUERRA CIVIL (3ª PARTE): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2020/03/25/41351/

Fuentes orales consultadas.

José Manuel Algarbani Rodríguez, Honorat Bauçà Roig, Pilar Casuso Gutiérrez, José María Casuso López, María Jesús Collado Muñoz, Pascual Collado Saravia, Elena Díez Vega, Rosa Escobar Mackinley, Rosa Estorach Escurriola, Jesús Fernández Rey, José María Ferrer Pulido, Manolo García Lobato, Ildefonso Gómez, Ernesto González Lobo, Domingo González Quintero, Juan Granado Gutiérrez, Arturo Grinda López, Sebastián Gutiérrez Gil, Pilar Gutiérrez Luengo, Antonia Infante Aguilar, María Jesús Lavado Rodríguez, Leopoldo Moreno Barranco, José María Moreno Vega, Isabel Ortega Ortega, Mercedes Parages Revertera, Álvaro Parages Revertera, Francisco Quirós Ocaña “Pacurro”, José Regueira Ramos, Carlos de las Rivas Hidalgo, German Rodríguez González, Jerónimo Sánchez Blanco, Jesús Solis Trujillo, Teodosio Vargas-Machuca García y Juana Vázquez Ramos.

Bibliografía consultada:

“Los Larios en Andalucía y en el Campo de Gibraltar” (I y 2) Jerónimo Sánchez Blanco. Nuestra Historia. Alameda. Diciembre. 2007.

«Historia de San Martín del Tesorillo en la España Contemporánea». Jerónimo Sánchez Blanco. Año 2007.

«Los Larios en el Campo de Gibraltar». José Regueira Ramos y Esther Regueira Mauriz. Revista Almoraima, número 17. Instituto de Estudios Campogibraltareño. Año 1997.

«Medina Sidonia, Larios, March: latifundios en el Campo de Gibraltar». José Regueira Ramos y Esther Regueira Mauriz. Revista Almoraima, número 4. Instituto de Estudios Campogibraltareño. Año 1994.

«Las Reales Fábricas de Artillería de Carlos III en Jimena de la Frontera». José Regueira Ramos.

«Los Gálvez. Una familia histórica». Alfonso Vázquez. Diario la Opinión de Málaga. 30.07.2010.

«Cameranos en Málaga en el siglo XIX». Manuel Muñoz Martín. Isla de Arriarán, páginas 125-134.

«Orígenes de la familia Larios». Geneanet.org.

LARIOS. http://www.euskalnet.net/laviana/gen_hispanas/larios.html.

«José de los Mártires Serrano Valdenegro (Militar)». Fuente: malagapersonajes.blogspot.com. 

«Memoria de un pasado reciente: las fábricas de azúcar de Málaga (España)».  Francisco José Rodríguez Marín. Universidad de Málaga (España) Año 2009

‘Málaga y los Larios. Capitalismo industrial y atraso económico 1875-1914’. Antonio Parejo Barranco. Editorial Arguval, 1990.

«Málaga Curiosidades Malagueñas: Historia de nuestra Málaga para que no caiga en el olvido». La industria textil malagueña del siglo XIX: «Industria Malagueña S.A. y La Aurora. Junio 2011.   http://malagaysushistorias.blogspot.com.es.

“Cien años de historia de las fábricas malagueñas (1830-1930) Antonio Santiago Ramos, Isabel Bonilla Estébanez y Antonio Guzmán. Libros con acento andaluz. ISBN: 84-95012-80-4.

«Industria Malagueña S.A». Asociación en defensa de las chimeneas y el Patrimonio Industrial.

Imágenes.»Málaga en el siglo XIX». Paseando por la Alameda.»Doris Day». 2007.

“Industria Malagueña, S. A.”, Jábega, n.º 15 (1976), “El triángulo financiero Heredia-Larios-Loring”, Jábega, n.º 19, (1977), “Mentalidad empresarial y acumulación de capital de la ‘Casa Larios’ de Málaga”, Cuadernos de Ciencias Económicas y Empresariales, (1979). José Antonio Jiménez Quintero.

«La industria malagueña». Málaga, ayer y hoy.  http://www.malagaayeryhoy.com.

Andalupedia. «Larios». http://www.andalupedia.es

«Minería Industrial». Francisco Cano García. Revista Sizigia nº 2. Diciembre 2009.

El impacto económico del ferrocarril en la Vega de Málaga. Carmen Heredia Campos. IV Congreso Historia Ferroviaria. Málaga. Septiembre 2006.

«El Banco de Málaga, el apoyo financiero para el despegue comercial e industrial del XIX». Francisco Gutiérrez. Diario SUR. 22 abril 2018.

«El tren a Málaga: un viaje de 150 años». Pilar Cobos. Diario Córdoba. 30/08/2015.

«Industriales del siglo XIX. Los Larios, estirpe de empresarios». Amanda Salazar. Diario SUR. 28.11.2007.

«Alameda Principal: antes todo esto era playa». Ana Pérez-Bryans. Diario SUR.

«Sagas familiares de Málaga que han hecho historia». Alfonso Vázquez. Diario la Opinión de Málaga. 30.12.2011.

«Familias malagueñas del siglo XIX para recordar». Manuel Muñoz Martín.  Editorial Autor Editor. 2006.

«La mirada de Málaga». Alfonso Vázquez. A-Z Andalucía. 2011.

Historia de Málaga. «Los grandes almacenes». Matías Stuber. Diario la Opinión de Málaga. 14.09.2014.

Fernando Orgambides. «Camino inglés». 25 junio 2012.

«La actividad comercial en la bahía de Cádiz durante el reinado de Isabel II». Revista de Transportes Servicios y Telecomunicaciones, número 13. María del Carmen Cózar Navarro. Catedrática de Escuela de Historia e Instituciones Económicas en la Universidad de Cádiz. Año 2007.

«Heredia, Manuel Agustín (1786 – 1846)». Cristóbal García Montoro. 1978.

«El Ángel I». Antonio Luna Aguilar. Diario Sur. 20.09.09.

«Los testamentos de Carlos Larios. Empresario. Primer Marqués de Guadiaro». Cristina Fernández Barrios, profesora IES. Mª Concepción Barrios Escalante. Investigadora y exprofesora. Isla de Arriarán, XXXV.

«El caso Larios (1888): Un polémico diagnóstico de locura». Dr. Emilio García García. Universidad Complutense. Madrid.

«Enrique Crooke y Larios: hombre, político e industrial. Una mirada desde la prensa de la Restauración». Carmen Bulpes Fernández.

«Los orígenes del antimilitarismo en España». Revista digital Andalán. Eduardo Montagut Contreras. 15/02/18.

«Los diputados de la provincia de Cádiz durante la Restauración (1874-1899)» Alfonso Perales Pizarro. Universidad de Cádiz.

Archivos históricos del Congreso de Diputados y del Senado.

«La Colonia Agrícola de San Pedro de Alcántara 1857-1910». José L. Casado Bellagarza.  Edita: Publicaciones y Divulgación Año 2015.

«El Marqués del Duero y la azucarera de San Pedro de Alcántara». Francisco José Sánchez  Sánchez. Universidad de Granada. Granada, España.

Portal de la tenencia de alcaldía de San Pedro de Alcántara. «Historia». Fuente: http://www.sanpedroalcantara.es.

Historia del automóvil en Málaga. «Taillefer. La Familia y los negocios». 25.06.2009. blogspot.com.

Historia local. «Azúcar de San Pedro de Alcántara para las fábricas de Málaga». Rosaverde.com.

«Azucarera Larios cumple 125 años de historia ligada al desarrollo de la provincia de Málaga». Salsa Inmobiliaria. 2 julio, 2015.

«Los Larios y la caña de azúcar. Auge y declive. La Producción del azúcar de caña». Consejería de educación, Cultura y Deporte. Archivo Histórico Provincial de Málaga. Junta de Andalucía. Junio 2015.

«La verdadera historia de la fábrica de azúcar de Maro». Eugenio Cabezas. 19.11. 2017.

SALSA. Grupo Sociedad Azucarera Larios, SA.

«El ferrocarril Málaga-Córdoba». Cristóbal Gª Montoro. Diario La Opinión de Málaga. 10.08.2015.

«Crónica de la visita de Sus Majestades y Altezas, la reina Isabel IIª a Málaga y provincia en cctubre de 1862». Por don Ramón Franquelo , vocal de la Comisión Histórica , Literaria y Arqueológica.  Málaga, 1862. Diputación Provincial de Málaga y Ayuntamiento de Málaga. Imprenta de D. Ramón Franquelo.

«La burguesía malagueña y sus promociones arquitectónicas de carácter religioso y asistencial». Eva María Ramos Frendo. Universidad de Málaga.

«Semblanza de San Martín del Tesorillo». Juan Gutiérrez López. 31.01.1980.

«Un recorrido por la historia de San Pablo de Buceite»  Andrés Beffa García. 10.05.2012.

«Historia de SPB a un click: De Buceite a San Pablo, hace 126 años». «Pablo y Martín nombres repetidos en las distintas generaciones de los Larios».  Publicación del I Centenario San Pablo/San Martín. 1987. José Regueira Ramos. Buceite.com. 27.7. 2013.

«De Miramar a Guadacorte. La influencia inglesa en la arquitectura de recreo del Campo de Gibraltar». Ana Aranda Bernal. Revista del Patrimonio Nacional. Reales Sitios, número 161. 3º Trimestre 2004. Servicio de Publicaciones, 2007. Diputación Provincial de Cádiz.

«Arquitecturas perdidas VIII: Palacio de Medinaceli». Urban Idade. Memorias de las redes urbanas. Enrique Fidel. 2 marzo, 2010.

«La piqueta, contra el «Patio de los Leones». El Palacio de Larios, en la Castellana, antes de su derribo». Federico Ayala Sörenssen. Diario ABC. 05/10/2015.

«Los Larios y la Industria Corchera. Un caso de industrialización fallida en el Campo de Gibraltar». José Ignacio Jiménez Blanco. Universidad Complutense de Madrid.

«El incendio en la fábrica de corcho de la Línea de la Concepción. 13 de febrero 1894». Historia de La Línea de la Concepción 1870-1970.  Diario de La Línea.  Portal La Línea en Blanco y Negro. Antonio Cruz de la Fuente.

La gente de Gibraltar. «1888 – Ciudad Ho Chi Minh a Algeciras – Ferrocarril del Sr. Henderson Alexander Henderson y John «Juanito» Morrison – Louis Lombard y Juan Bosano  Horatio Jones Sprague,  JA Garbarino y J. Marsden». Neville Chipulina.

«La estación del ferrocarril». Diario Europa Sur. 

«El tren Algeciras-Bobadilla» (1ª 2ª, 3ª, 4ª y 5ª parte). Manuel Correro García. 2017.

«Por el valle del Guadiaro: ferrocarril en estado puro». Viajesferroviariosblogspot.com. 17.01.2013.

«Algeciras (Gibraltar) Railway Company. Ltd». Vida Marítima. Vicente Luis Sanahuja Albiñana. 17.03.2008.

«El Tren de los ingleses». Crónicas de un anglófilo. Juan Jesús Ladrón de Guevara.

Euroferroviarios. «Bobadilla a Algeciras (Línea FC) Algeciras Gibraltar Railway Cº».

«Victoria Eugenia, la reina más desdichada». El Confidencial. 06.02.2009.

«La Reina Victoria, en la Almoraima». Diario de Cádiz. 14.04.1915.

«Curiosidades históricas. El Ferrocarril en Tesorillo». Blog de Paqurro. 03.04.2018.

«Inauguración trayecto ferrocarril de Argeciras a Jimena de la Frontera». Francisco Jiménez Jiménez «Currini». Blog Rfx. Agosto 2008.

«Mansión de los Larios en el Monte de la Torre». Noticias de la Villa de los Barrios. Antonio Álvarez Vázquez 09/26/2011.

«San Enrique, barriada industrial y agrícola herencia de la familia Larios». Sanrópolis. 13.11.2016.

“Un encantador valle en el Campo de Gibraltar”. Diario de Cádiz. 13.08.2009.

“La Casita de campo, un lugar mágico”. Y. G. T. / Jimena 29.10. 2010.

“La inscripción en el Registro de la Propiedad de la Casita de Campo”. Noticias de San Martín del Tesorillo. 28. 04. 2011.

La gente de Gibraltar. «1809 – La familia Larios – Maestro de la caza». Neville Chipulina. Septiembre 2012.

La gente de Gibraltar. «1800 – The Royal Calpe Hunt». Neville Chipulina. Octubre 2010.

La gente de Gibraltar. «1881 – The Polo Club».  Neville Chipulina. Diciembre. 2013

«Historia del Polo en España». Elena Caballero González-Gordon. AEQUE XXI SL. 2016.

«El Tesorillo. Mallorquines tras los pasos de March». Honorat Bauçà Roig y Margalida Juan Taberner. Roig Editors S.A. Mallorca 2012.

«La primera huelga de mujeres de Málaga». Mar Rubio. Cultopía. 08.03.2018.

«El marqués de Larios, la estatua sin sitio». Alberto Gómez. Diario SUR, 03.12.2916.

«¿Por qué los Larios no estuvieron en la inauguración de su calle?» Ana Pérez Bryan. Diario SUR. 15.10.2017.

«Alameda Principal: Antes todo esto era playa». Ana Pérez Bryan. Diario SUR. 18.11.2017.

«Manuel Domingo Larios. Monumento en su Honor». Fuente: malagapedia.Wikanda.

«Prestigio bodeguero en la Málaga del XIX». Alfonso Vázquez. Diario la Opinión de Málaga. 28.11.2016.

«La fábrica de Larios, el pasado de la industria alcoholera». Noemí Velasco. Diario de la Mancha «Lanza». 10.06.2017.

«Éxitos y miserias de una parte de nuestra historia». Ángel Recio. Diario Málaga Hoy. 05.02.2011.

«La herencia envenenada». Ramón Triviño. 09.03.2014. torrolex.blogspot.com.

Ante una nueva sentencia judicial. «Otro episodio en la herencia de los Larios». Ramón Triviño. 24.03.2018. torrolex.blogspot.com.

«Quiero el título de marqués, soy la viva estampa de mi bisabuelo». Alfonso Vázquez. Diario. La Opinión de Málaga.

«La hija del marqués de Larios demandará ante la ONU a la jueza que ordenó su desahucio» El Confidencial. Silvia Taulés. 21.04.2018.

«La disputada herencia del marqués de Paul». Álvaro de Cózar. Diario El País. 04.10.2014.

«Bárbara Kalachnikoff y sus dos hijas, a punto de recuperar la disputada herencia del marqués de Paúl». Diario digital, «El Español. 28.04.2017.

«Otro episodio en la herencia de los Larios». Ramón Triviño. 24.03.2018.

«Los descendientes de Vicenta Maturana (2) Los ricos herederos». Heliodoro Ceballos Merino.

«Hasta que la herencia nos separe: Litigios, pasiones y vendettas». Jesús Salgado. 2000.

«Odio más espeso que la sangre. La complicada crónica de la herencia del marqués de Larios». Eugenio Suárez. Diario La Nueva España. 16.05.2012.

«El secreto del marqués de Larios». Maite Martínez Blanco. Diario La Verdad de Murcia. 13.05.2010.

«Quiero el título de marqués, soy la viva estampa de mi bisabuelo». Alfonso Vázquez. Diario La Opinión de Málaga. 09.01.2017.

«La Conferencia de Pizarra». Pizarra en el Recuerdo. Centro Guadalinfo de Pizarra. Año 2013.

Al sur de Granada, al oeste de Málaga. Málaga en la obra de Brenan». Andrés Arenas y Enrique Girón.  Primeras Jornadas sobre Gerard Brenan. Al Sur de Granada (1919-2005)». Centro de Documentación y Estudios de Sierra Nevada y la Alpujarra. Mecina-Fondales (La Taha) 2005.

«La financiación de la Guerra Civil española: una aproximación histórica». José Ángel Sánchez Asiaín. Editorial. Crítica. Año, 2012.

«La verdadera historia de las enfermeras de la Batalla de Brunete». A. Vargas. Guerra en Madrid. 06.7.2015

«La Equitativa: un edificio emblema de Málaga». Ángel Escalera Diario Sur.

«Alumnos españoles en el internado jesuita de Beamont (Old Winsor), Inglaterra, 1874-1880. Bernardo Rodríguez Caparini». Febrero de 2012.

OZORADA 2017. «Xavier Ozores Pedrosa».

La Segunda Guerra. «La Escuadrilla Azul». Cocinilla. 29. 08. 2009.

Diario ABC. Ediciones: 28.04.1935 y 16.02.1954.

«Historia del hotel Príncipe de Asturias, posterior Miramar», María Pepa Lara García. Diario La Opinión de Málaga. 08.06.2014.

«José María Pemán y Pemartín». Anónimo. Abril 2013. Cargado por Carpóforo Hipolitino Ruiz.

«La duquesa que ingresó en prisión tras desafiar al régimen de Franco». Cristina Aguilar. Diario ABC de Andalucía, edición sobre la historia. 29.03.2014.

«El poder de la influencia: geografía del caciquismo en España (1875-1923)». José Varela Ortega. Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. Año 2001.

«El Palacio de Anglada, obra del arquitecto Rodríguez Ayuso: El sueño imposible de un empresario liberal».  Isabel Ordieres Díez. Universidad de Alcalá de Henares. 20.07.2015.

«Don Hermenegildo Giner de los Ríos y Vélez.-Málaga. Una lucha contra el clientelismo (1 y 2ª parte). Francisco López Casimiro. Doctor en Historia Contemporánea. Miembro Grupo de Investigación de Didáctica de las CC.SS. Publicación: Isla de Arriarán, XXXVIII, pp. 163-188. número 37. año 2011.

«El poder de la influencia: geografía del caciquismo en España (1875-1923)». Josep Armengol i Segú. Marcial Pons Historia, 2001.

«La Donación de un Reloj». María Victoria Campos Rojas.  Revista Jábega nº 7, año 1974. Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga.

«Una placa recordará a Rubén Darío en la casa en la que vivió en Málaga». Diario La Opinión de Málaga. 30.03.2017.

«El palacete de la Trinidad, en Francisco Silvela, asiste al talado de su abandonado jardín centenario». Rafael Fraguas. Edición diario El País. 17.07.2012.

«De la vieja Málaga». La prensa de Málaga desde 1867 a 1875. Biblioteca Cánovas del Castillo. Diputación Provincial de Málaga.

«Cómo llegó la IIª República a mi pueblo». Ignacio Trillo Huertas (14.04.2014)

«De la vieja Málaga: 1867-1875». Recopilación de la prensa. Fundación Canovas del Castillo. Diputación Povincial de Málaga.

«La guerra civil en Málaga: seis historias para no olvidar». Francisco Miguel González López.

«La financiación de la guerra civil española: Una aproximación histórica».  José Ángel Sánchez Asiaín. Grupo Planeta. 09. 01. 2014.

«Panteones». Asociación de Amigos del Cementerio de San Miguel de Málaga.

Francisco Espinosa Maestre es directo en su libro «Contra la República. Los `sucesos de Almonte´”. Sevilla, Aconcagua Libros, 1932.

«La Segunda República Española: Una propuesta Didáctica». R. González Requena, R. M. Luque Revuelto, A. Naranjo Sánchez, A. Ortega Tenor. Edita: Junta de Andalucía. Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales. Año 2014

«La decadente vida del Alfonso XIII en el exilio». Pilar Eyre. Diario El Mundo.14/06/2014

«Málaga republicana. Historia e imágenes (1931-1936)». Diputación Provincial de Málaga. 2003.

«La chimenea y la fábrica del Tarajal, siguientes en la lista». Alfonso Vázquez. Diario La Opinión de Málaga. Edición, 01.02.2008.

«Las visitas de Alfonso XIII». Ángel Escalera. Diario Sur. 21.12.2014.

«Autobiografía: Una vida propia. Memoria personal (1920-1975)». Gerard Brenan. Editorial Península. 2003.

«Frenesí de muerte y destrucción». Gerard Brenan. Diario El País, 7 de mayo de 1976.

«El malagueño que alquiló el avión para que Franco se pusiera al frente del golpe militar». Antono Javier López. Diario Sur. 23.02.2019.

‘Los March. La fortuna silenciosa’. Un crimen en la familia March.  Esteban Urreiztieta. Diario El Mundo. 20.04.2008. 

Archivo de la Fundación Gregorio Prieto. Valdepeñas (Ciudad Real).

«Los mecenas que le pagaron el golpe y la guerra a Franco». Juan Miguel Baquero. El diario.es. 17.07.2016.

«La Guerra civil española». Antony Beevor. 2005.

«El Último Pirata del Mediterráneo». Manuel Domínguez Benavides. 1934.

«18 de julio de 1936 en Valladolid: El fin del mundo conocido». Orosia Castán. Último Cero.

«El papel del Campo de Gibraltar en la Guerra Civil». José Manuel Algarbani Rodríguez.

Archivo General Militar de Ávila. Armario 18. Legajo 18. Documentación Zona Nacional. Ejército del Sur. Campaña San Roque. Día 27 de julio de 1936. Facilitado por José Manuel Algarbani Rodríguez. 

«La contribución de Ceferino Maestú a Comisiones Obreras». En memoria de Ceferino Maestú Barrios, periodista y sindicalista. Diario Público. Nueva Tribuna.es. Juan Moreno. 06.03.2017.

«Memoria desde el exilio en Francia de la Guerra Civil». Juan López Morales. 1996.

«La Marquesa de Squilache (Benefactora de la ciudad de Motril)». Del Blog «De Castro Ero y Bailar Sepo». 11 de mayo 2012.

«Los payeses que siguieron a March». Jaime Mora Vallejo | Palma. Diario El Mundo. 19/08/2013.

«Pedro Segura y Sáenz. Semblanza de un Cardenal Selvático». Carlos Ros Caballar. Editorial Letras De Auto. Año 2016. 

«Plaza de toros y campo de concentración». Lucas Marcos. ElDiario.es. 20.04.2019. 

«Los campos de concentración de Franco». Carlos Hernández de Miguel.  Ediciones B, 2019. 

OTRAS ENTRADAS EN ESTE BLOG CON INVESTIGACIONES Y RELATOS HISTÓRICOS DONDE EL MUNICIPIO DE JIMENA DE LA FRONTERA ES EL CENTRO DEL TRANSCURRIR.

LA HISTORIA DE LOS LARIOS.

(Iª PARTE) LOS LARIOS Y LA CASITA DE CAMPO  (14.06.2018):   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2018/06/14/35154/

(IIª PARTE) LOS LARIOS Y LA CASITA DE CAMPO (27.06.2018): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2018/06/27/ii-la-casita-de-campo-y-los-larios-la-rama-malaguena-27-06-2018/,

(IIIª) LOS LARIOS Y LA CASITA DE CAMPO. LA RAMA GIBRALTAREÑA (03.07.2018): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2018/07/03/35292/

(IVª) LOS LARIOS Y LA CASITA DE CAMPO. LA BRITANIZACIÓN DEL CAMPO DE GIBRALTAR (Iª) (16.07.2018):   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2018/07/16/35385/

(Vª) LOS LARIOS Y LA CASITA DE CAMPO. LA BRITANIZACIÓN DEL CAMPO DE GIBRALTAR (IIª)  Los Larios y el ferrocarril inglés, Algeciras-Jimena-Ronda-Bobadilla (Iº):  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2018/07/23/35440/

(VIª) LOS LARIOS Y LA CASITA DE CAMPO. EL TREN INGLÉS (IIº PARTE) (08.08.2018): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2018/08/08/35477/

(VIIª) LA DECADENCIA DE LOS LARIOS EN SU RAMA GIBRALTAREÑA (30.08.2018): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2018/08/30/35582/

(VIIIª) LA POLÍTICA EN LOS LARIOS: PODER Y DECLIVE (25.09.2018): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2018/09/25/35770/

(IXª) LOS LARIOS PARLAMENTARIOS (04.10.2018): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2018/10/04/35854/

(Xª) LOS LARIOS Y LA LLEGADA DE LA IIª REPÚBLICA (14.03.2019):  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2019/03/14/37226/

(XIº) LOS LARIOS DURANTE LA IIª REPÚBLICA (05.02.2020): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2020/02/05/40467/

(XIIº) LA CASITA DE CAMPO NUNCA FUE DE JUAN MARCH (24.01.2020): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2020/01/24/40244/ 

(XIIIº) LOS LARIOS EN LAS CONSPIRACIONES CONTRA LA IIª REPÚBLICA (11.02.2020): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2020/02/11/40561/

(XIVº) LOS LARIOS Y LOS «MARES»: EL GOLPE DE ESTADO DE 1936 Y LA GUERRA CIVIL EN SAN MARTÍN DEL TESORILLO (1ª PARTE): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2020/02/22/40717/

HECHOS MÁS SIGNIFICATIVOS ACAECIDOS EN JIMENA A LO LARGO DE LA IIª REPÚBLICA Y SUS SECUELAS.

CÓMO LLEGÓ LA IIª REPÚBLICA Y SU PRIMER ALCALDE A MI PUEBLO (13.04.2014) La sencilla historia sobre cómo se enteraron radiofónicamente de la llegada de este acontecimiento histórico:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2014/04/13/22541/

EL ÚLTIMO ALCALDE REPUBLICANO DE JIMENA (25.07.2019): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2019/07/22/37900/

EL ÚLTIMO ALCALDE REPUBLICANO DE JIMENA (IIª PARTE) (08.08.2019): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2019/08/08/38194/

EL ÚLTIMO ALCALDE REPUBLICANO DE JIMENA (IIIª PARTE) (24.08.2019): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2019/08/23/38533/  

EL ÚLTIMO ALCALDE REPUBLICANO DE JIMENA (IVª PARTE) (13.09.2019): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2019/09/13/38784/

EL ÚLTIMO ALCALDE REPUBLICANO DE JIMENA (Vª PARTE) (19.09.2019): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2019/09/19/38880/

EL DISCRETO JIMENATO DEL “STANBROOK” (29.01.2020): https://ignaciotrillo.wordpress.com/2020/01/29/40339/

LOS SANITARIOS REPUBLICANOS DE JIMENA

LA HISTORIA DEL DOCTOR MONTERO (13.09.2014): Una sacrificada y sufrida biografía la del médico de mi pueblo comprometido con la causa de la democracia y la IIª República:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2014/09/13/23993/

LA BIOGRAFÍA DEL MÉDICO DE JIMENA, GUILLERMO ORTEGA DURÁN (22.01.2018): Los antecedentes familiares y los acontecimientos vividos por el médico, Guillermo Ortega Durán -originario del malagueño pueblo de Montejaque que ejerció de facultativo en el gaditano municipio de Jimena de la Frontera- que sucedieron desde su nacimiento hasta que estalla el alzamiento militar el 18 de julio de 1936:   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2018/01/20/33940/

EL DOCTOR ORTEGA DURÁN Y LA GUERRA CIVIL (2ª PARTE) (29.01.2018) Los hechos más significativos que le sobrevinieron a este médico de Jimena durante la contienda bélica, desde que tuvo lugar su inicio, 18 de julio, hasta el final, 1 de abril de 1939 con su salida por la frontera de Port Bou al exilio, primero a Francia:   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2018/01/29/34056

EL EXILIO DEL DOCTOR ORTEGA Y EL RETORNO DE DOÑA PURA (3ª PARTE) (08.02.2018) En esta tercera y última parte de la biografía, se relata la traza del facultativo en el exilio hasta que acontece su fallecimiento en Caracas; acompañado siempre de la historia que paralelamente fue acaeciendo a su entorno familiar:   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2018/02/08/34163/

EL PRACTICANTE REPUBLICANO DE JIMENA, JUAN ARJONA GIL (23.08.2017): La aventurada vida de un autodidacta que empezando por barbero fue el practicante y dentista en Jimena hasta verse por su condición de cenetista y masón teniendo que huir de España para conocer otras miserias en el Túnez del norte de África como fue el campo de concentración donde fue recluido y colateralmente otra guerra, esta vez mundial, hasta marchar a Venezuela donde hallaría al fin la paz y el reencuentro feliz con su familia jimenata pero lejos de su tierra y de los suyos:   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/08/23/32607/

EL MÉDICO LASTRES DE LA ESTACIÓN (23.07.2017) Una historia que va más allá de una mera biografía médica. Ilustre galleguista, descendiente de una saga de prestigiosos facultativos, aterrizó en Jimena con el silencio sobre su pasado republicano y con la modestia y la discreción que caracterizó su personalidad así como el ejercicio de la profesión:   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/07/22/32226/

SOBRE EL POETA LEOPOLDO DE LUIS DE LA GENERACIÓN DE 1936 Y EL PAPEL DE JIMENA EN SU VIDA.

(Iª) EL POETA LEOPOLDO DE LUIS Y JIMENA (17.12.2018):   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2019/01/02/36590/

(IIª) LEOPOLDO DE LUIS Y JIMENA (02.01.2019):   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2018/12/16/36397/

(y IIIº) LEOPOLDO DE LUIS Y JIMENA (10.01.2019):  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2019/01/10/36683/

PERSONAJES JIMENATOS A LOS QUE LES TOCÓ COLATERALMENTE EN SUS FAMILIARES LA REPRESIÓN FRANQUISTA

A MANOLO BAUTISTA “MANOLETE” (2ª PARTE) 03.06.2019: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2019/06/20/37692/

MI CHARLA CON DIEGO ROCHA (Y IIª PARTE) (30.11.2018) Continuando esa entrevista, seguidamente me centro en la historia del padre de Diego que por haber sido corresponsal del periódico “Ahora” durante la IIª República estuvo a punto de costarle la vida:   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2018/11/30/36206/

ALGUNOS RELATOS DE LA POSGUERRA:

VIAJE AL EXILIO JIMENATO EN ARGELIA (10.12.2019) La diápora jimenata por el exilio republicano llegó a varios continentes. También al norte de África. https://ignaciotrillo.wordpress.com/2019/12/10/39949/

CHOQUE DE TRENES EN JIMENA (27.02.2018) A través de un accidente de tren sucedido en el año 1941 a la salida de la estación de San Pablo en dirección al municipio de Gaucín, se va poniendo al descubierto en aquel periodo de posguerra, la fuerte presencia militar y de presos republicanos que había en el municipio como batallones de trabajadores, así como las relaciones de pareja que empezaban a tener con las nativas de la localidad:   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2018/02/26/34286/

LA CASA DEL JUZGADO DE JIMENA (01.05.2017) Destacaba una gran mansión que existe frente a la casa donde nací. Me adentro aquí para recorrer lo que no se supo de las biografías familiares que la habitaron y el origen histórico de este noble inmueble que sirvió de juzgado y cárcel durante la guerra civil:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/05/01/31675/

LA DIVISIÓN AZUL EN JIMENA (09.01.2017): El relato de esta aventura del franquismo en apoyo a Adolfo Hitler, adonde llegaron dos jimenatos que atravesaron sinsabores múltiples por las penurias que padecieron:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/01/08/30335/

LA GUERRA DE SIDI IFNI Y JIMENA (02.05.2018) Entre 1.957 y 1.958, el régimen de Franco, ocultándolo y sin declaración de guerra alguna, estuvo en conflicto con el Reino de Marruecos por la continuidad española de sus posesiones coloniales en el África Occidental. Jimena también contribuyó con algunos de sus hijos a ese conflicto:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2018/05/02/34839/

LA MIRADA A LA GUERRA DESDE LA NIÑEZ (01.12.201): Cómo viví desde chico la Guerra Fría que se desarrollaba, como el accidente de bombas atómica caídas en Palomares, el bloqueo a Cuba por el despliegue de los misiles soviéticos o la carrera espacial:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2015/12/01/26981/

GIBRALTAR, ESA GRAN COARTADA DE RAJOY (12.08.2013): No solo le sirvió el estribillo, “Gibraltar español”, a Franco para desviar las tensiones contra su Régimen, sino que también lo ha empleado Rajoy para tapar su corrupción:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2013/08/12/18762/

SOBRE CASTELLAR DE LA FRONTERA.

DE JIMENA A CASTELLAR PARA VER MI PRIMERA NOVILLADA (06.11.2016): Cómo percibí el lugar en que se celebró y el transcurso de mi primera asistencia a una peculiar corrida taurina:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/11/06/29871/

LA CASTELLAR QUE CONOCÍ EN 1960 (06.12.2016): En qué situación de extremo subdesarrollo se encontraba este municipio y el cambio espectacular que se produjo en tan poco tiempo:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/12/06/29970/

CASTELLAR Y LA CASA DUCAL DE MEDINACELI (26.12.2016): Historia de Castellar y de la casa nobiliaria que la dominó durante un largo periodo con prácticas semifeudales y las distintos avatares divergentes que les vinieron sucediendo:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/12/25/30239/ 

EL HITO MÁS UNIVERSAL DE LA JIMENA MUSULMANA

IBN’ASHIR, EL JIMENATO MUSULMÁN UNIVERSAL (01.09.2017): La interesante trayectoria de un autodidacta jimenato de religión musulmana que en su exilio en Marruecos vivió en profundidad la espiritualidad del Islam y logró sin aspirarlo, desde su muerte acontecida en la ya lejana fecha de 1363 y de forma ininterrumpida hasta nuestros días, ser reconocido como personaje histórico de relevancia internacional:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/08/30/32690/

LA COTIDIANIDAD EN JIMENA A PARTIR DE LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XX.

A MANOLO BAUTISTA “MANOLETE” (1ª PARTE) 24.05.2019: Retazos biográficos que realizo en memoria de su reciente fallecimiento donde quedan reflejados muchas claves conceptuales del argot local asociadas al profundo entorno sociológico y familiar que le tocó vivir. Personaje cercano y singular entroncado en el paisaje urbano de la localidadhttps://ignaciotrillo.wordpress.com/2019/05/23/37540/

A MANOLO BAUTISTA “MANOLETE” (3ª PARTE): 26.06.2019: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2019/06/26/37752/

MI CHARLA CON DIEGO ROCHA (1ª parte) (13.11.2018) En el verano del 2018 en una de mis estancias en Jimena me senté con el vecino Diego Rocha Sánchez a conversar y dio mucho de si. De ahí que me viera obligado para reflejar su contenido a dedicarle dos entradas; esta primera sobre su biografía como futbolista, emigrante, policía local…:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2018/11/13/36089/ 

PERSONAJES ENTRAÑABLES DE AQUELLA JIMENA: PAQUIRO (08.04.2018) La vida de un esforzado transportista muy particular en su personalidad que se ganaba la vida llevando como carga sobre sus manos y espaldas cuanto hiciera falta y lo mismo sustituía un taxis que un burro:   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2018/04/08/34738/

JIMENA CERRADA (2): LOS INCENDIOS FORESTALES (19.03.2018) Corresponde esta entrada a las reacciones que se producían en pueblo porque había surgido un gran incendio en la sierra. También en esta ocasión se clausuraban temporalmente los negocios y se encerraba la población en sus casas. Si era de noche, se apagaban las luces para dar la sensación de que no había nadie en sus interiores:   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2018/03/18/34571/

JIMENA CERRADA (1): EL FISCO (12.03.2018) La llegada a la localidad procedente de Cádiz del fisco -la administración fiscal, lo que ahora es la Agencia Tributaria- originaba el cierre de las puertas de las casas, temerosa su población bajo una economía sumergida de supervivencia, ser objeto de su inspección:   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2018/03/12/34551/

EL BAILE EN “LOS TRES SALTOS” DE JIMENA (15.06.2017)  En la última década de los años cincuenta e inicios de la década de los sesenta del pasado siglo hubo un salón de baile que marcó a una generación. Cómo se divertían, la música de entonces, lo que se bebían:   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/06/15/31855/

LA JINCALETA EN LA FINAL DE MADRID (09.06.2017) Sucedió a finales del año 1956. Jimena como única representante de Andalucía compitió con su baile de origen local, la Jincaleta, en la final de los Coros y Danzas de la Sección Femenina que se celebró en Madrid. Las peripecias que acontecieron:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/06/09/31809/

LA CALLE Y CASA DE JIMENA DONDE NACÍ (26.03.2016) La calle San Sebastián de aquel tiempo. Cómo eran las tiendas donde comprábamos y cómo nos la arreglábamos cuando las cocinas aran de leña, no existía la calefacción, el agua no corría por las casas, no había ni lavadoras ni tampoco frigoríficos:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/03/25/31449/

“LAS PLAYAS” DEL MUNICIPIO DE JIMENA (16.03.2017) Cómo eran de primitivas las playas adonde los primeros jimenatos nos desplazábamos para bañarnos. Las odiseas de esos primeros viajes. Cuál era el paisaje físico y humano que ofrecía aquel litoral:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/03/13/31303/

COCHES Y CARRETERAS DE AQUELLA JIMENA (06.03.2017) Un recorrido de época sobre los primeros coches que llegaron al mercado, cómo se conducían, qué reacción provocaba entre la población y como eran las infernales carreteras por donde transitaban:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/03/06/31255/

LA MUERTE DE LOS PAPAS DE ROMA DESDE JIMENA (25.02.2017) Al igual que pudo suceder en cualquier otro punto del medio rural en aquella España tan profunda y de tan obligada religiosidad oficial, relato aquí desde el prisma de la infancia cómo se vivió en el pueblo que me vio nacer la muerte en tan solo cinco años de dos Pontífices del Vaticano, Pío XII y Juan XXIII:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/02/25/31152/

EL CUENTO DE LA CIGÜEÑA Y LA REPRODUCCIÓN (17.02.2017) La historia de una infancia donde la escuela para la enseñanza de la hechos mas elementales, considerados por la moralina estrecha imperante como delicados y no aptos para menores, se aprendían en la calle a través del contacto directo de los amigos, tales como de donde venían los recién nacidos y como las parejas engendraban a sus descendientes:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/02/17/31102/

UN JIMENATO EN LA FERIA DE TESORILLO (15.02.2017): Un recorrido por las relaciones entre personas de distinto sexo acontecido a lo largo de una gran parte del siglo XX, tomando como hilo argumental de la narrativa la historia real sobre los avatares que le acontecen a un jimenato que fue a ligar a la feria del Corpus de la entonces pedanía y hoy entidad local autónoma, San Martín del Tesorillo:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/02/15/30992/

LOS ÁNGELES Y JIMENA CON LA FAMILIA LASTRES (05.02.2017): Pasado más de medio siglo, un recorrido por la Jimena y su Estación de tren de los Ángeles acompañado de una familia de octogenarios que así la vivieron en su tiempo de juventud y que tras marcharse del municipio han viajado de nuevo para volverla a recordar:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/02/05/30708/

BARBERÍAS Y PELUQUERÍAS DE JIMENA (27.01.2017): La sociología que envolvía a la clientela, tertulias y prensa que se leía en aquellas barberías de la década de los cincuenta y principios de los sesenta del siglo pasado, así como lo que significó la irrupción en el pueblo de las peluquerías para señoras:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/01/25/30573/

LA GRAN NEVADA DE 1954 EN JIMENA (20.01.2017):  (El 3 de febrero de 1954) Jimena de la Frontera amaneció como nunca, con una inmensa nevada que casi todo lo cubría. Y en este caso desconocido y que no se ha vuelto a reproducir, narro cual fue la reacción de sus habitantes hasta que primero se heló y luego se derritió:   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/01/19/30456/

LOS ORÍGENES DEL FÚTBOL EN JIMENA (21.12.2016): La historia de la creación del club deportivo Jimena de fútbol asi como sus antecedentes, reconstruido a través de unos recortes familiares que casualmente hallé: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/12/19/30130/

LA TELEVISIÓN LLEGÓ A JIMENA A TRAVÉS DE SAN PABLO (21.10.2016): Las peripecias que ocurrieron cuando aparecieron los primeros televisores y cómo contribuyó a cambiar ciertas pautas del comportamiento de las gentes del pueblo:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/10/19/29752/

LA NOVENA QUE VIVÍ (01.09.2016): Cómo fueron a lo largo de mi infancia los nueve días dedicados a la patrona de la localidad, la Reina de los Ángeles, en la barriada que lleva su nombre y estación de tren, culminada el fin de semana de la primera semana de septiembre:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/09/01/29468/

TRAGEDIA TAURINA EN ALCALÁ LA REAL (26.08.2016): En el jienense pueblo de Alcalá La Real, cuatro años antes de que se hundiera la plaza de toros de Jimena de la Frontera, también había ocurrido un episodio de similares características:   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/08/26/29375/

DESGRACIA TAURINA EN JIMENA (17.08.2016): El hundimiento de la plaza de toros de Jimena acontecido el 17 de agosto de 1961, donde hubo cinco muertos y cientos de heridos, entre ellas la hija del Primer Ministro de Reino Unido:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/08/17/29346/

EL PREGÓN A JIMENA QUE NO FUE (01.06.2016): En el año 2003 el ayuntamiento me nombró pregonero de aquella feria de Agosto. Cuando subí al escenario, me olvidé del guión que llevaba escrito para entregarme a las historias de mi infancia y adolescencia que me inspiraban los vecinos presentes. Ahora, localizado el texto que llevada redactado porque se me extravió, lo hago público :  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/05/29/28784/

EL CINE DE VERANO EN JIMENA (13.05.2016): Recorrido por lo que fue esta sala cinematográfica en la temporada veraniega y calurosa:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/05/13/28738/

EL CINE CAPITOL (25.04.2016): Radiografía sobre la sala cinematográfica y espectadores de invierno en Jimena:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/04/25/28693/

BARES DEL MUNICIPIO DE JIMENA (04.04.2016): Descripción sobre bares y clientes que lo visitaban para beber, tapear y charlar:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/04/04/28375/

LA GASTRONOMÍA JIMENATA QUE FUE (03.03.2016): Un recorrido por los platos tradicionales, con el recetario de sus ingredientes y su evolución hasta hoy:   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/03/03/28125/

ENTRAÑABLE AURELIO (19.02.2016) De la mano del taxista de Jimena recorriendo aquellas carreteras, paisajes y paisanajes de mi infancia en los coches de la época:   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/02/19/27623/

TOROS EN LA JIMENA DE 1957 (16.09.2015):  Crónica de una historia local que recupero limpiando bolsas de recortes de prensa y apuntes manuscritos del pasado:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2015/09/15/26318/

CÓMO ÉRAMOS: ADOLESCENCIA, SCOUT Y MÚSICA (01.11.2012) Contiene las relaciones y vivencias de aquellos jóvenes y la música que oíamos de Radio Gibraltar así como los discos de vinilo que nos llegaban desde El Peñón:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2012/11/01/12928/

HACIA EL IIº REENCUENTRO DE LOS CLUBES DE JIMENA (18.04.2015): Tal como somos, medio siglo después de aquella adolescencia:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2015/04/17/25415/

CUANDO DE NIÑO ME FUI DE CINE  (02.10.2012): Un apunte biográfico de mi infancia con la actriz sueca, Anita Ekberg, el español Fernando Fernán Gómez y el italiano, Vittorio de Sica:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2012/10/02/11624/

CÓMO LLEGÓ LA IIª REPÚBLICA Y SU PRIMER ALCALDE A MI PUEBLO (13.04.2014) La sencilla historia sobre cómo se enteraron radiofónicamente de la llegada de este acontecimiento histórico:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2014/04/13/22541/

MI PESADILLA CON WERT (18.03.2012): El relato a través del sueño sobre el modelo de enseñanza bajo el franquismo y que al parecer tenemos que volver con la LOMCE:   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2012/03/18/6032/

EL POLIFACÉTICO, ANTONIO MATA GÓMEZ, FARMACEÚTICO (04.02.2019) Permaneció en la localidad de boticario desde 1952 hasta 1960. Flamencólogo, futbolista y árbitro, dinamizó la vida local:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2019/02/04/36972/

ARAGONCILLO, FARMACÉUTICO EN JIMENA (15.08.2017): Higinio Aragoncillo Sevilla, estuvo durante un corto periodo de tiempo ejerciendo el oficio de boticario en Jimena (desde finales de 1950-1952) Su biografía, la de sus antecesores familiares, también farmacéuticos, y los vínculos parentales de este apellido con el municipio gaditano: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/08/14/32536/

EL FARMACÉUTICO DE JIMENA, JOSÉ SÁNCHEZ DE MEDINA (07.08.2017)  La vida del boticario, dentro de una saga familiar de la misma profesión, que procedente del gaditano municipio de Ubrique ejerció en la localidad de Jimena durante un dilatado periodo de tiempo (1917-1969) desde su primera plaza hasta su jubilación:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/08/07/32465/

El DOCTOR MONTERO, LA VIDA ROTA DE UN HOMBRE BUENO (01.08.2017) Los avatares ampliados y exhaustivo por las que atravesó el médico Montero, que tras una dichosa biografía inicial sin embargo con el alzamiento militar de 1936 vio destrozada su profesión así como la propia vida y la de toda su numerosa familia.  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/08/01/32388/

EL MÉDICO JUAN MARINA (2ª PARTE) (15.07.2017) Continuación referido a la esposa del médico y familia, su descendencia así como a la vida del hermanastro, Antonio Marina Gutiérrez:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/07/14/32147/

EL MÉDICO MARINA DE JIMENA (10.07.2017) La biografía del jefe de la saga de los Marinas, José Medina Soria, así como la del médico que ejerció en jimena, su hijo, Juan Marina Bocanegra:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/07/10/32092/

LA SANIDAD DE JIMENA (1950-1970) 2ª PARTE (03.07.2017) Segunda parte de la Conferencia pronunciada el 19.05.2017 en el Salón de Actos de la antigua iglesia de la Misericordia en las XXIV Jornadas De Historia y Arqueología:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/07/02/31989/

LA SANIDAD DE JIMENA (1950-1970) 1ª PARTE (26.06.2017) Parte inicial de la Conferencia pronunciada el 19.05.2017 en el Salón de Actos de la antigua iglesia de la Misericordia en las XXIV Jornadas De Historia y Arqueología:   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/06/25/31802/

SOBRE EL PRIMER TERCIO DEL SIGLO XX

SOBRE LA GRIPE DE 1918 EN JIMENA (10.05.2018) El año 1918 ha quedado grabado en los anales de la historia como el fin de la Primera Guerra Mundial. No tanto como el año fatídico en que tuvo lugar la mayor pandemia mortal de la historia moderna y contemporánea y donde Jimena ni Tesorillo se salvaron de su tremenda afección mortal:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2018/05/10/34917/

Posted in: Solo Blog