LA CASA DEL JUZGADO DE JIMENA (01.05.2017)

Posted on mayo 1, 2017

1


LA CASA DEL JUZGADO DE JIMENA 

Ignacio Trillo

Muy próximo a la casa donde nací, dando su fachada principal a la calle San Sebastián, número diez, de Jimena de la Frontera (Cádiz), hay otros inmuebles que entre sus muros albergan muchas historias. Como por ejemplo: la casa de enfrente que fue en aquel tiempo, décadas de los cincuenta y sesenta del siglo pasado, el Juzgado de Paz.

En aquel tiempo, el inmueble era de propiedad de Ana Carrasco, viuda que vivía en la casa más abajo de la farmacia Mata y luego de Regueira en el primer tramo de calle Sevilla, haciendo esquina al callejón Mateo que da con la calle Romo. A finales de los años sesenta, el Juzgado en concepto de alquiler, le abonaba al trimestre, 300 pesetas. Además, los demás inquilinos le pagaban sus partes proporcionales.

JIMENA C. S. SEBASTIAN juzgado

Calle San Sebastián, a mano izquierda, la casa del Juzgado, la del balcón y mirador. Fuente Google Map.

casa juzgado calle san sebastián b y n

Año 1996. Puerta del antiguo Juzgado, sito en calle San Sebastián. Fuente: “… Y al Sur, el Sur”, de Fernando Quiñones. Foto de Josep Capellá. Ediciones OBA.

casa del juzgado por el paseo jimena

Vista la casa del Juzgado desde El Paseo de manera lateral a su fachada principal y mirador. Fuente Google Map.

paseo nevada 1954

Año 1954. La puerta con acabado semicircular situada a mano izquierda de la imagen, formaba parte del edificio del Juzgado y la utilizaba también la familia Rubia Verdugo junto a la puerta principal en calle San Sebastián como entrada y salida. A continuación de esta misma imagen, estaba el acceso a la casa de la familia Ortiz. La que hace esquina con la fachada, asimismo dando a la plaza, era la casa de la familia Carrión Moreno. Y dando la media vuelta por el poste de teléfono que figura en la foto, estaba la tiendecita de Milagros Díaz, cuyo patio lindaba con la casa del Juzgado. A continuación, la central de teléfono que regentaba Pepa Gómez Sanchez, cuyo círculo de color negro de señalización saliente a la fachada se puede apreciar, así como la parte baja de su frontal de color más oscuro debido al semialicatado de losetas que puso. Foto tomada durante la gran nevada de febrero de 1954, aunque ya en esta instantánea, tomada días después, estaba derritiéndose. Fuente: Ediciones Oba.

Este edificio del Juzgado era de parecido porte monumental a la vivienda que existe al inicio de la misma calle San Sebastián, dónde vivía en su primera planta la familia del practicante, José Malagón Galeote, y que acogía en su bajo la tienda de tejidos que llevaba su suegra, Orosia Gómez Díaz, viuda de Juan Romero Cózar.

Año 2016. Casa a inicios de calle San Sebastián donde en la primera planta vivía la familia del practicante, José Malagón Galeote, y en el bajo su suegra, Orosia Gómez Macías. Fuente Google Map

De parecidas características arquitectónicas a ambas, había otro inmueble, la del médico, Juan Marina Bocanegra, situada a mediados de la cuesta de la calle Sevilla. Hoy es un Hostal de titularidad municipal, en concesión privada para su explotación, tras haber sido cedida al Ayuntamiento por los herederos y el hijo que aún vivía, Juanín Marina Medina, antes de su no lejano fallecimiento, acontecido en el año 2015, cuando contaba con 74 años.

Año 1954. A mano izquierda, el edificio del médico don Juan Marina Bocanegra, en calle Sevilla. Foto de la nevada de febrero de 1954 en Jimena. Ediciones Oba.

casa de juan marina y medina jimena b y n

Año 1996. Cuarta casa a mano izquierda con su mirador, la casa donde ejerció el médico Juan Marina, sita en calle Sevilla. Fuente: “… Y al Sur, el Sur”, de Fernando Quiñones. Foto de Josep Capellá. Ediciones OBA.

casa de marina hoy jimena b y n

Año 2016. La casa del médico don Juan Marina Bocanegra, a mitad de calle Sevilla, hoy convertido en hotel rural tras la cesión que al ayuntamiento de Jimena le fue efectuado por su hijo, Juanín Marina Medina, y otros herederos, siendo con posterioridad rehabilitada con fondos europeos, otros públicos y privados del actual concesionario para su uso hotelero. Fuente: Google Map.

Asimismo, existe un cuarto edificio sobresaliente en la calle Santa Ana, “La Casa Grande”, correspondiente a la familia, Sánchez Castro.

casa grande santa ana jimena b y n

Año 1996. Casa Grande, sita en calle Santa Ana. Lugar de encuentro de la masonería de Jimena durante la Segunda República. Fuente: “… Y al Sur, el Sur”, de Fernando Quiñones. Foto de Josep Capellá. Ediciones OBA.

casa de los pérez gil santa ana jimena

Año 2016. “La Casa Grande” de los Sánchez Castro, en calle Santa Ana. Fuente: Google Map

Parece ser que datan de la misma época que la Fábrica de las Bombas, finales del siglo XVIII, primer alto horno de España, mandado a construir por José Gálvez y Gallardo, malagueño nacido en Macharaviaya y ministro de Indias durante el reinado de Carlos IIIº. Los cuatro edificios serían edificados bajo similares parámetros arquitectónicos al parecer para ser residencias de familias técnicamente cualificadas y con solvencia económica que venían de fuera dedicadas a la puesta en marcha de la citada construcción armamentística.

fábrica de bombas jimena

Año 1960. Restos constructivos de la antigua fábrica de las Bombas de Jimena. Fuente: “ultreruta blogspot.com”

Frustrado el fin para la que fue instalada: la toma de Gibraltar para arrebatársela a los ingleses, sirvió no obstante para armar a los rebeldes estadounidenses, alzados contra la potencia colonial de Gran Bretaña, de cara a la obtención de la independencia, ante la decisiva intervención que tuvo el sobrino del citado ministro de Carlos IIIª, Bernardo Gálvez y Madrid, en la batalla de Pensacola, en Florida.

Tío quiñones Charco Fábrica Bombas Jimena

Año 1960. Charco Tío Quiñones del río Hozgarganta. Paralelo la obra hidrológica que se hizo para la conducción de agua a la fábrica de bombas. Fuente: Foto Sprint, Ediciones OBA.

La dependencia administrativa del despacho del Juzgado de Paz estaba dotada de un mobiliario antiguo de noble madera en negro que siempre observé con curiosidad desde la reja de la calle y tanto me atrajo desde pequeño, así como los enormes tomos de legajos que guardaban las estanterías. Ese habitáculo estaba emplazado a la entrada del portal a mano izquierda. Su zaguán se utilizaba como sala de espera.

Además, en el mismo inmueble vivían tres familias. En el ala derecha de la planta baja, el linaje de Caro cuyo padre trabajaba en el Banco Hispano Americano situado a inicios de calle Sevilla, enfrente de la barbería de Andrés Sarrias Navarro, y en la misma acera, un poco más arriba, del cine Capítol de Antonio Ramos.

Bar El Cielo, que montaría Serafín Fernández Sánchez en el año 1970 en lo que fue la barbería de Juan León Luque, esquina a las calles San Francisco y calle Sevilla. Fuente allegada.

calle queipo de llano serafín

Año 1959. Esquina de la calle Calvo Sotelo (hoy Jincaleta) con Queipo de Llano (hoy Barrero) donde Serafín Fernández en 1966 montaría un local de futbolines, billar, sinfonola y máquinas eléctricas. Fuente: Ediciones Oba

Cuando se marchó de Jimena la familia Caro que tenía origen sevillano, en concreto de Coria del Río, con destino a otra sucursal de la misma entidad financiera en la capital hispalense, sería ocupado ese mismo espacio habitacional por el Guardia Civil, Garrido, que era el chófer de un sidecar que transportaba al Teniente, comandante del Cuartel. Y posteriormente, la estirpe del jimenato, Serafín Fernández Sánchez, que retornó de la emigración laboral en Francia. Bien pronto, montaría un salón de futbolines, con billar, Sinfonola y máquinas eléctricas de botones y con bolas, en la calle Queipo de Llano, hoy Barrera, esquina a Calvo Sotelo, actualmente Jincaleta, y tras cerrarlo, inauguró el bar El Cielo, donde antes fue la barbería de Pedro León Luque, al inicio de la calle Sevilla.

Tras pasar el zaguán de entrada hacia el fondo del edificio del Juzgado se hallaba un lindo patio con flores que causaba la admiración a quienes lo visitaban, conteniendo un bello pozo con una gran calidad de agua ornado de macetas su brocal de obra.

Dicho inmueble, tenía igualmente salida lateral exterior como puerta falsa a la plaza de El Paseo, a la altura enfrente al Campanario. Fue antiguamente una cuadra de caballos cuyo suelo empedrado se conservaba.

Exactamente, colindando con la puerta de entrada donde habitaría la familia de José Ortiz Sanjuán, la del kiosco al lado de la Posada de Ramón López Godino (del que comentábamos los traviesos niños en voz baja que se subía tanto los pantalones que un día se llegaría a poner la correa, justo por debajo del sobaco), que anteriormente fue barbero en el barrio de arriba.

A la vez, el muro del fondo del inmueble del Juzgado, lindaba ya con el patio de la casa de Milagros Díaz Sánchez, lo que explica la enorme dimensión de la parcela que ocupaba.

Año 1958. Milagros Díaz Sánchez en su tienda. A la izquierda su hijo, Alberto, que tiene el codo puesto en la gran caja de cristal que estaba sobre el mostrador conteniendo las chuchuerías para la infancia, y a la derecha, Fermín. Ediciones Oba

Milagros, era viuda de Sebastián León Rubiales, que fuera en 1932, ya bajo la Segunda República, presidente del Sindicato Único de Trabajadores de Jimena integrado en la CNT, fallecido “de pena” al quedarse solo en Francia en el exilio al ser secuestrada su familia por la policía francesa, ya colaboradora con los nazis, y enviada a España en tren sin que lo supieran cuando lo metieron en un vagón, en tanto el padre de familia estaba visitando en un hospital cercano al paisano, Andrés Jiménez Gutiérrez Gómez, “Peana”, también en el exilio, porque lo iban a operar debido a que tenía un pie congelado.

La señora Díaz, ya en Jimena para el sustento de sus hijos, poseía en su casa de El Paseo una modesta tiendecita de chucherías, almendrados y piñonates, y algunas botellas de licor que disponía en las repisas para servir a primera hora de la mañana en pequeñas copas para las gentes que se iba al campo a trabajar. Tenía tres hijos, Fermín, Alberto y Pedro (que pronto marchó a Canarias para trabajar), así como una hija: Pasión. La fachada de esta casa estaba ya en la misma acera de la central de teléfono que regentaba, Pepa Gómez Sánchez.

1959. Pedro Rubia García. Ed Oba

Pues bien, desde el corredor del patio interior del Juzgado se subía por una escalera de amplios peldaños de obra a una habitación en la primera planta que en la antigüedad sirvió como capilla religiosa, y por la misma se accedía más arriba a un espléndido mirador.

En ese espacio ultimamente descrito, moraba desde 1953 la familia del Guardia Civil, Pedro Rubia García, que procedía de un destino anterior en la capital gaditana, donde muy poco tiempo antes de llegar a Jimena había nacido su segunda descendiente, Lauri. Pedro, estaba casado con Laura Verdugo Arrebola, cuya familia era oriunda del malagueño pueblo de Villanueva del Trabuco.

Cuando llegó por primera vez la familia Ribia Verdugo a Jimena lo hicieron en tren. Al constatar que el coche de la Barrunta que conducía el taxista Aurelio Collado Riquelme se había llenado de viajeros, tomaron la dirección al pueblo subidos en el mulo que le ofreció el arriero, Valdivia, que se hallaba allí pporque se dedicaba también a hacer portes de la Estación a Jimena, y viceversa, llevando mercancías y a veces personas

Año 1970. Manolín Rubia Verdugo, jugador de baloncesto. Fuente allegada.

Tuvieron cuatro hijos: Pedro, Laura, Manolo y Chesmi, estos dos últimos nacidos ya en Jimena. Manolo, por su amor al deporte de la canasta, ha llegado a ser director técnico del equipo de baloncesto malagueño, Unicaja.

Por sus edades, vecindad y permanencia en el pueblo, cosa rara entonces entre los miembros de este cuerpo de seguridad al que le hacían rotar a otros destinos al objeto de que no echaran demasiadas raíces en la población donde ejercían, mantuve y aún conservo una gran amistad y afecto, más al coincidir posteriormente con ellos en Málaga donde residencian.

Pedro El Guardia, como cariñosamente se le llamaba, era un hombre con una gran vocación militar. Sin embargo, vería bajo el franquismo truncada su ascenso en la carrera profesional, pudiendo llegar tan solo a brigada.

Acaeció también con otros tantos guardias civiles y militares a pesar de que por la edad que nacieron no fueron purgados por su lealtad constitucional a la República, puesto que no participaron directamente en la contienda civil.  En este caso, la represalia fue debida a tener antecedentes familiares republicanos.

A Pedro Rubia, le llegó esa calificación por la historia de amor con su mujer, Laura Verdugo, con la que se negó a romper la relación de pareja porque el padre de ella, Domingo Verdugo Arrebola, hubiera sido de ideología socialista, y, asimismo, concejal republicano en el ya citado municipio malagueño del Trabuco.

Domingo, tras abandonar su pueblo ante el avance de los sublevados franquistas, hizo el camino de Málaga a Almería a pie (lo que se llamó en Jimena, “la  Juía”) para acabar tomando un barco en el puerto de Alicante y, sin saber qué destino le deparaba, concluir la travesía Atlántica en la brasileña ciudad de Santos (Brasil)

También, porque Pedro tenía un hermano mayor, muy culto, Antonio Rubia García, que durante la etapa republicana fue capitán de los Carabineros con destino en Alicante, última provincia en ser ocupada por los sublevados franquistas. Este oficial carabinero, sufriría, no solo su degradación militar y no integración en otro cuerpo de seguridad, sino también la persecución en su posterior vida laboral civil durante la posguerra, ya viviendo en Torremolinos, por ser tachado de desafecto al Régimen.

Chicas yeye de Jimena.jpg 1

Año 1967. Laura Rubia Verdugo, con sus amigas jimenatas, segunda por la derecha delante de su casa en el portal que daba al Paseo (la que está justo detrás del grupo y acaba en semicírculo, encima tiene un balcón) Se puede observar también parte del mirador de la casa del Juzgado que sobrebresale a la izquierda de la imagen. Ediciones Oba.

Estos hechos lógicamente en aquel periodo siniestro de posguerra nunca se supieron en Jimena, donde nadie se atrevía a hablar por miedo. La frustración, como sucedió con otros tantos, de este buen hombre, Pedro Rubia, fue llevada en silencio resignado con enorme pesar. Además, su permanencia de servicio en la Guardia Civil le supuso tener prohibido la solicitud por antigüedad para acceder a determinados destinos en otras plazas, como lo representaba toda la provincia de Málaga que adoraba, precisamente por la causa apuntada sobre su matrimonio y su familiar directo. Ello dio lugar a que para olvidarlo en alguna ocasión le diera a la bebida.

Este  represivo relato biográfico explica de sobra también cómo fue posible que como hecho excepcional durara tanto la estancia de Pedro Rubia en el mismo pueblo, lo que por otro lado dio oportunidad a su entrañable familia a echar tantas raíces jimenatas. También resultaba curioso que fuera el Guardia Civil que no pusiera multas y que hiciera la vista gorda ante gentes muy necesitadas que vivían del comercio con productos procedentes del contrabando con Gibraltar.

Jubilado a la edad reglamentaria de cincuenta años, ocurrido en 1971, siempre padeció de hípertensión, genético en su rama familiar y que igualmente transmitió a su descendencia, excepto a Laura, en unión de su familia eligió, a partir de pasar a pensionista, vivir precisamente en la capital malagueña, lugar donde había tenido prohibido antes pedir plaza como destino en tanto se encontrara en situación activa en la Guardia Civil. Le vino la muerte tiempo después de forma instantánea por un derrame cerebral que le aconteció a la temprana edad de cincuenta y seis años.

Año 1957. Juan José Trancoso Chaves, que hubo de colgar el uniforme de la Guardia Civil. Aquí ya en el patio de corchas. fuente allegada.

No fue, insisto, al único caso de la centuria uniformada al que le sucedió ser represaliado por la Dictadura a causa de tener antecedentes por familiares allegados al republicanismo. También aconteció en la Estación de Jimena con otro Guardia Civil, Juan José Trancoso Chaves, padre, entre otros hijos, de María del Carmen Trancoso López que se casó con mi gran amigo, José María Macías Sánchez.

También el episodio fue debido a la historia de amor con la que fue su esposa, Josefa López Morales. En esta ocasión, Juan José tuvo que colgar el uniforme de la Guardia Civil antes de casarse con Josefa en el Convento de la Reina de los Ángeles. Ya en la vida laboral civil, afortunadamente Troncoso encontraría trabajo de inmediato como encargado del patio de las corchas de Antonio Canas Bueno.

Los hermanos de Josefa López Morales, bajo la IIª República, habían militado en el sindicato de la CNT, a pesar de haber sido personas que en su familia no pasaban penurias económicas. Cuando ocurrió el golpe de Estado militar en 1936, trabajaban junto a su padre, Juan López Palmero, que era el director de la fábrica de corcho en la Estación cuya titularidad estaba en poder de la Sociedad Americana, “Amstrong Cor Company, SA”.

Los estacioneros, José y Juan López Morales, en el exilio en Francia donde fallecerían. Foto tomada en París. Fuente allegada.

Los López de la Estación eran por tanto una familia de izquierda con profundas convicciones ideológicas que nunca abandonarían. Por ello, sufrieron, con enorme valor y compromiso, la defensa de sus valores frente a las miserias de las guerras. Primero, en distintos frentes en el interior de España contra los sublevados, hasta que con la derrota republicana tuvieron que exiliarse en Francia. Luego, apenas llegaron al país galo, vivirían de inmediato otro hecho bélico: la ocupación nazi de Francia durante la Segunda Guerra Mundial y sus pasos por los campos de concentración donde encarcelaron a los españoles republicanos en el exilio. Ello hizo que el padre, Juan López Palmero y sus hijas, María, Lola, Ana y Josefa, regresaran a la Estación de Jimena, junto al pequeño, Joaquín, en tanto a los varones mayores no se los permitió la entrada.

Al regresar, Juan López Palmero batalló en contra de las autoridades locales franquistas, para recuperar su anterior puesto de trabajo y así poder tirar de su numerosa familia para adelante. Lo logró, gracias también a la ayuda que le echaron los nuevos propietarios de la fábrica de corcho, Antonio Canas y José María Oncala.

Novena del año 1973. María del Carmen Trancoso López, hija de Juan José y Josefa, con quien sería su marido, José María Macías Sánchez. Fuente allegada.

Eso hacía aparecer a esta familia ante el Régimen dictatorial como unos rojos peligrosos e incompatibles con que un Guardia Civil, sin separarse previamente del Cuerpo, contrajera matrimonio con una de las descendientes.

Uno de esos hermanos, Juan López Morales, que murió en Francia, ha dejado escrito el testimonio de la tremenda dureza de su biografía: “Para conocimiento de sus hijos, sobrinos y nietos, sobre lo que fue la sacrificada vida que le tocó sufrir, truncada por el alzamiento militar, para que no quede en el olvido lo que pasó y cómo sucedió”, según figura en su preámbulo. Un día, al haberme proporcionado uno de sus descendientes una copia de estas páginas de nuestra historia jimenata, escribiré sobre este valiente y honesto estacionero.

Año 1964. Hotel El Fuerte de Marbella. Cena de fin de año. El afable comandante, José Rodríguez Gómez. Fuente propia.

En parte, tampoco estuvo exento, el profesional de carrera militar en el ejército de Tierra, realizada en la Academia Militar de Zaragoza, José Rodríguez Gómez, persona muy inteligente, culta, estudiosa, dotada de una especial exquisitez en el trato, que ejerció la disciplina castrense perteneciendo al Cuerpo de Ingenieros.

Casado con María Piñero Jiménez, tuvieron dos hijos en su descendencia, amigos entrañables en mi infancia: José Loren y Mariles.

José Rodríguez Gómez era hermano de María, la dueña de la histórica Fonda La Perla, sita en calle Sevilla. También, de Juan, que vivía en la misma acera donde poseía una tienda de venta de quincallas y herramientas, en tanto la carpintería se hallaba instalada en los sótanos de la citada Fonda. Era un gran aficionado a la actividad cinegética. Asimismo, de Herminia, que contrajo nupcias con un funcionario que vino desde Algeciras destinado al Ayuntamiento de Jimena, y cuando logró plaza en su lugar de origen marchó el matrimonio al vecino municipio campogibraltareño. Tuvieron cuatro hijos.

Año 1920. En el bar que en aquel tiempo había en la Fonda La Perla al entrar en el zaguán, a la izquierda. Sentados: Juan Sánchez Sanjuán y Francisco Corbacho Sánchez (secretario del Ayuntamiento de Jimena, que fuera hermano de Alfonso, padre de Pedro El Cartero, y padre de Irene, María, Rufina y Martín Corbacho Álvarez) Detrás de la barra y de pie: José Rodríguez Corzano (padre de José, María, Juan y Herminia, que fue miembro de la masonería y segundo teniente de alcalde salido de las elecciones municipales de 29 de enero de 1922) y José Barranco Rodríguez (abuelo de Juan Parra Barranco) Fuente: Ediciones Oba.

El hecho de que el militar José fuera hijo de José Rodríguez Corzano, que bajo la IIª República, al igual que otros tantos paisanos, como el médico, José Montero Asenjo, el practicante y dentista, Juan Arjona Gil (cuya venturosa biografía tengo pendiente de escribir) o el dueño de la ferretería, Juan Ferrer Rodríguez, fuera miembro de la Logia Masónica de Jimena, le representó un inicial inconveniente para su carrera militar.

Año 1933. Miembros de la masonería de Jimena. Logia Fénix número 66. Wall de Larache. Fuente: María Victoria Guerrero Montero.

La masonería era una organización altruista y humanista de ideología progresista-librepensadora a la que en dos ocasiones, años 1928 y 1932, no dejaron entrar a Franco, (se vengaría cruelmente apenas que tuvo la ocasión en la guerra y posguerra), y sí a su hermano Ramón, el famoso aviador militar que logró por primera vez atravesar el Atlántico y era de convicciones republicanas.

Por tal afiliación de su padre, no por la brillantez del examen que realizó y la valiosa hoja de servicio que acumulaba, José Rodríguez Gómez fue suspendido en su primer intento de ingreso en la Academia Militar de Zaragoza,  Su constancia, le hizo persistir nuevamente hasta lograrlo en una segunda tentativa, claro que ya perdiendo por la edad el escalafón de su promoción, por lo que su carrera no podía concluir en el Generalato. Murió de corazón con el rango de Teniente Coronel, a escasos meses de poder haber culminado su carrera como Coronel.

Aparte de la labor en la tarea militar desempeñada, fue un brillante profesor en la Academia Auxiliar de Villaverde donde se preparaban los ascensos de los suboficiales a oficiales, como en el posterior destino en el Patronato de Huérfanos del Ejército de Tierra, lugar que solicitó para insertar en la sociedad civil a estos desamparados, debido ya a la cardiopatía que padecía.

Cuantos jimenatos lo conocieron en sus destinos en la mili, bien saben cómo este oficial se desvivía con ellos por atender cuanto le fuera planteado en materia de permisos, traslados…

Traigo a colación estas trayectorias, cuyas personas para muchos vecinos, ante las condiciones paupérrimas en que se vivía, podían significarles unos privilegiados, para mostrar, por el contrario, las procesiones que en aquel oscurantismo tiempo que imperó se llevaban por dentro, para que no se pierda en la memoria lo que sucedió y nunca más haya que repetir episodios históricos de esta naturaleza tan calamitosa. A la vez, para hacerles un merecido reconocimiento por ese tiempo difícil e injusto en el que se desenvolvieron y porque además eran muy buenas y nobles personas.

Ley contra la Masonería Montero

Año 1940. El franquismo en sus demonios represivos y propagandísticos, mezclando churras con merinas. Masonería, comunismo y anarquismo, mezclándolo todo como si fuera lo mismo, en sus propósitos de camuflar que su ideología y acción eran idénticas a la de los nazis hitlerianos o los fascistas italianos de Benito Mussolini.

Es más, sobre esta lupa implacable de control que el Régimen franquista ejercía con todo el que formara parte de sus milicias, quizás temeroso a lo que ellos mismos hicieron traicionando la Constitución que habían jurado y a la que se debían, me contaba días atrás un amigo jimenato que este hecho se mantuvo hasta bien próxima la muerte del Dictador. Así, el destino de la mili que tras el periodo de instrucción le tocó durante los años 1972-1973,  fue en una oficina del ejército de Tierra. Se encargaba de pasar a máquina de escribir las biografías de las familias con las que un militar se iba a casar, nombrándose previamente para ello un instructor militar para la investigación y solicitud de informes, de cara a asegurarse que no hubiera en el árbol genealógico familiar directo o colateral de la contrayente ningún parentesco que en el pasado hubiera desarrollado actividades contrarias a lo que el franquismo denominó, el glorioso Movimiento Nacional.

Año 1959. El Paseo cómo quedó para el rodaje de la película “Los Tres Etc de El Coronel”. Al fondo, la estructura de fachada a base de yeso y caña que se levantó para el rodaje que hacía las veces de palacio, lugar de residencia del Coronel, jefe de las tropas de ocupación napoleónicas y que encarnaba, Vittorio de Sica. Esa estructura de fachada estaba sujeta por detrás por troncos de maderas y fue construida solamente para el rodaje. Una noche de fuerte viento de levante amaneció derrumbada y tuvieron que volverla a levantar También se alzó la pérgola, que figura a mano derecha a la altura de la acera, donde acaban las mesas y sillas del bar Cuenca y estaba la centralita de teléfonos que regentaba, Pepa Gómez Sánchez. Asimismo, se observan las enredaderas que tapan los cables de luz y teléfono, por suponerse que Jimena estaba a inicios del siglo XIX donde no habían aparecido esos inventos, así como un poco más allá el ciprés que se levantó a mano derecha en la esquina donde vivía la familia Carrión-Moreno para camuflar el largo poste de tronco de madera que había. A mano derecha, por tanto el bar de Cuenca, repleto de clientes en las mesas de la acera. Y enfrente, el Bar Becina muy animado. En la calle, con las muletas, sobresale, Alfonso Corbacho Sánchez, y su mujer, Antonia Espinosa, junto a un camarero con bandeja en mano. Ediciones Oba.

Volviendo, tras este recorrido histórico-biográfico, al guión del relato sobre el edificio del Juzgado, añadir también que a finales de 1959 se empleó dicho inmueble para el rodaje de la película, “Los Tres Etcéteras del Coronel”. Hacía su interior, según el guion fílmico, de palacete residencial para el jefe de las tropas de ocupación napoleónicas que encarnó el actor italiano, Vittorio de Sica. Así, suplía la carencia de contenidos constructivos interiores la fachada de yeso y cañizo que figuraba como escaparate en El Paseo y que fue levantada para esa exclusiva ocasión cinematográfica como derruida a su finalización.

Manolín, Laura, Chesmari y Pedro Rubia Verdugo, figurantes en el rodaje de la película “Los 3 Etc del Coronel”. posando para la foto en El Paseo. Detrás se observa a la derecha de la imagen la casa con balcón y dos ventanas enrejadas en sus laterales también en la primera planta, donde habitaba la familia numerosa de los Vargas-Machuca García. Fuente allegada.

3 etc del coronel jimena paseo rodaje 2

Año 1959. Escena en el Paseo del rodaje de la película “Los Tres Etc” del Coronel”, donde se observa al fondo saliendo una figurante por la puerta falsa del edificio del Juzgado con acabado semicircular donde vivía la familia Rubia Verdugo.. Fuente, allegada.

los 3 etc del Coronel Ekberg con Trillo Manolín Rubia

Año 1959. En una pausa del rodaje de la película “Los 3 Etc del Coronel” subido en un mulo, la actriz sueca, Anita Ekberg, Juan Ignacio Trillo Huertas, autor de este relato, y Manuel Rubia Verdugo. El codo con jersey rojo que aparece saliente a mano izquierda de la imagen corresponde a Laura Rubia Verdugo. Al fondo, el palacete de escayola. Fuente, propia.

En este sentido, empezaba el rodaje de la película sobre la escena que se tratara con las cámaras en El Paseo entrando el actor o actriz por la puerta de esas aparente residencia palaciega de ficción, con fachada enlucida de yeso sobre planchas de cañas. A continuación, se cortaba el acto y se seguía grabando ya en la calle San Sebastián, en el interior del edificio, ya real, del Juzgado. Eran los trucos del cine que, en nuestro caso y gracias a ese evento transcurrido en el pueblo, descubrimos desde chico.

rafael rodríguez torres

Año 1946. Rafael Rodríguez Torres, director de la sucursal de la Caja de Ahorros de Jerez en Jimena. Fuente: Ediciones Oba

En la mayor parte de la segunda planta del mismo edificio del Juzgado, del que era igualmente juez municipal en tiempos tan duros de represión, vivía también,  Rafael Rodríguez Torres, director a la vez de la Caja de Ahorros de Jerez, cuya oficina bancaria estaba en la misma acera de calle San Sebastián, tres casas más arriba. Oriundo del gaditano municipio de Algodonales, se casó con Inés Pérez.

Antes de vivir en el edificio del Juzgado, el matrimonio habitó la casa de calle Sevilla que luego sería la tienda de Tejidos Núñez, casi enfrente del inmueble de don Juan Marina Bocanegra y más abajo de lo que sería la escuela nacional y Academia Calasanz del maestro don Antonio Puchán.

Tuvieron dos varones, Juan Luis y Eduardo, y una fémina, Consuelo, melliza a su vez del segundo y no pudo ser de un tercero porque falleció en el parto múltiple de trillizos. La madre, Inés Pérez, moriría poco tiempo después en el hospital de Chiclana aquejada de una tuberculosis.

Debido a la precariedad en que se quedó la familia con la viudez del padre, se vino a vivir a su casa para cuidar de los pequeños, también procedente de Algodonales, su hermana, María Rodríguez Torres, que a su vez era la madre de Justo Garzón Rodríguez que al igual se lo trajo a Jimena y acabaría posteriormente casándose con María Nuñez Piñero. Del mismo modo, contrató a una señora que también llegó de Algodonales para amamantar de su pecho a los pequeños.

bar becina eduardo jun luis rodríguez

Año 1964. Eduardo y Juan Luis Rodríguez Pérez en el bar de Becina. Ediciones Oba.

Posteriormente, Rafael Rodríguez Torres contrajo segundas nupcias con Elisa Sánchez Pro, hermana del dueño del bar Manolo de la Estación, con la que ya no tuvo más descendencia.

El mayor de los hijos, Juan Luis, persona extrovertida y conversadora, se casó con mi prima, Anita Castilla Luque, y siguió llevando la dirección de la entidad financiera una vez que su padre se jubiló. Y Eduardo, siempre serio aunque socarrón, pareja de María Teresa Castilla Pérez Navarro, pasó a ser el secretario del juzgado.

bar calle lorenzo piñero y consuelo rodríguez

Año 1960. Lorenzo Piñero Jiménez y Consuelo Rodríguez Pérez en el Bar Cuenca. Ediciones Oba.

Consuelo, contrajo matrimonio con Lorenzo Piñero Jiménez, ambos coincidentes también en miopía en una época en que portar gafas no era común, que al acabar la carrera de ingeniero conseguiría trabajo como director de la fábrica de cementos que aún existe en Niebla (Huelva) donde ambos se fueron a vivir.

Don Rafael padre, era uno de los pocos de Jimena que desde los inicios de la década de los cincuenta tenía un coche. Era de modelo Austin, de origen británico y color negro. Cada vez que con posterioridad he visto una película de cine clásico en blanco y negro, bien fuera de amor o de gánster, me ha recordado dicho vehículo. Lo tenía siempre aparcado en la puerta donde vivía el practicante, don José Malagón Galeote, al ser la parte más ancha de la irregular calle San Sebastián.

Año 1959. Coche Renault 4/4 de don Juan Marina al inicio de calle San Sebastián que en este caso había cogido el sitio al Austin de don Rafael Rodríguez, aparcado a la puerta de la tienda de tejidos Orosia Romero en cuya planta de arriba vivía el practicante don José Malagón Galeote. Ediciones Oba.

Y hasta aquí lo que ha dado de sí adentrarme en la casa de en frente donde nací.

Os prometo en el inmediato relato, visitar la casa que tenía justo más abajo y que se empleó como salón de baile durante un cierto periodo de tiempo: “Los Tres Saltos”. Relato que no podrá ser menos sabroso.

ANEXO I: POST AUTOBIOGRÁFICOS RELACIONADOS CON MI VIVENCIA EN LA JIMENA DE LA FRONTERA QUE ME VIO NACER Y TRANSCURRIR HASTA MI ADOLESCENCIA.

LA CALLE Y CASA DE JIMENA DONDE NACÍ (26.03.2016) La calle San Sebastián de aquel tiempo. Cómo eran las tiendas donde comprábamos y cómo nos la arreglábamos cuando las cocinas aran de leña, no existía la calefacción, el agua no corría por las casas, no había ni lavadoras ni tampoco frigoríficos  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/03/25/31449/

“LAS PLAYAS” DEL MUNICIPIO DE JIMENA (16.03.2017) Cómo eran de primitivas las playas adonde los primeros jimenatos nos desplazábamos para bañarnos. Las odiseas de esos primeros viajes. Cuál era el paisaje físico y humano que ofrecía aquel litoral:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/03/13/31303/

COCHES Y CARRETERAS DE AQUELLA JIMENA (06.03.2017) Un recorrido de época sobre los primeros coches que llegaron al mercado, cómo se conducían, qué reacción provocaba entre la población y como eran las infernales carreteras por donde transitaban:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/03/06/31255/

LA MUERTE DE LOS PAPAS DE ROMA DESDE JIMENA (25.02.2017) Al igual que pudo suceder en cualquier otro punto del medio rural en aquella España tan profunda y de tan obligada religiosidad oficial, relato aquí desde el prisma de la infancia cómo se vivió en el pueblo que me vio nacer la muerte en tan solo cinco años de dos Pontífices del Vaticano, Pío XII y Juan XXII: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/02/25/31152/

EL CUENTO DE LA CIGÜEÑA Y LA REPRODUCCIÓN (17.02.2017) La historia de una infancia donde la escuela para la enseñanza de la hechos mas elementales, considerados por la moralina estrecha imperante como delicados y no aptos para menores, se aprendían en la calle a través del contacto directo de los amigos, tales como de donde venían los recién nacidos y como las parejas engendraban a sus descendientes. https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/02/17/31102/

UN JIMENATO EN LA FERIA DE TESORILLO (15.02.2017): Un recorrido por las relaciones entre personas de distinto sexo acontecido a lo largo de una gran parte del siglo XX, tomando como hilo argumental de la narrativa la historia real sobre los avatares que le acontecen a un jimenato que fue a ligar a la feria del Corpus de la entonces pedanía y hoy entidad local autónoma, San Martín del Tesorillo: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/02/15/30992/

LOS ÁNGELES Y JIMENA CON LA FAMILIA LASTRES (05.02.2017): Pasado más de medio siglo, un recorrido por la Jimena y su Estación de tren de los Ángeles acompañado de una familia de octogenarios que así la vivieron en su tiempo de juventud y que tras marcharse del municipio han viajado de nuevo para volverla a recordar:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/02/05/30708/

BARBERÍAS Y PELUQUERÍAS DE JIMENA (27.01.2017): La sociología que envolvía a la clientela, tertulias y prensa que se leía en aquellas barberías de la década de los cincuenta y principios de los sesenta del siglo pasado, así como lo que significó la irrupción en el pueblo de las peluquerías para señoras: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/01/25/30573/

LA GRAN NEVADA DE 1954 EN JIMENA (20.01.2017):  (El 3 de febrero de 1954) Jimena de la Frontera amaneció como nunca, con una inmensa nevada que casi todo lo cubría. Y en este caso desconocido y que no se ha vuelto a reproducir, narro cual fue la reacción de sus habitantes hasta que primero se heló y luego se derritió:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/01/19/30456/

LA DIVISIÓN AZUL EN JIMENA (09.01.2017): El relato de esta aventura del franquismo en apoyo a Adolfo Hitler, adonde llegaron dos jimenatos que atravesaron sinsabores múltiples por las penurias que padecieron:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2017/01/08/30335/

LOS ORÍGENES DEL FÚTBOL EN JIMENA (21.12.2016): La historia de la creación del club deportivo Jimena de fútbol asi como sus antecedentes, reconstruido a través de unos recortes familiares que casualmente hallé: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/12/19/30130/

LA TELEVISIÓN LLEGÓ A JIMENA A TRAVÉS DE SAN PABLO (21.10.2016): Las peripecias que ocurrieron cuando aparecieron los primeros televisores y cómo contribuyó a cambiar ciertas pautas del comportamiento de las gentes del pueblo:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/10/19/29752/

LA NOVENA QUE VIVÍ (01.09.2016): Cómo fueron a lo largo de mi infancia los nueve días dedicados a la patrona de la localidad, la Reina de los Ángeles, en la barriada que lleva su nombre y estación de tren, culminada el fin de semana de la primera semana de septiembre: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/09/01/29468/

TRAGEDIA TAURINA EN ALCALÁ LA REAL (26.08.2016): En el jienense pueblo de Alcalá La Real, cuatro años antes de que se hundiera la plaza de toros de Jimena de la Frontera, también había ocurrido un episodio de similares características:   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/08/26/29375/

DESGRACIA TAURINA EN JIMENA (17.08.2016): El hundimiento de la plaza de toros de Jimena acontecido el 17 de agosto de 1961, donde hubo cinco muertos y cientos de heridos, entre ellas la hija del Primer Ministro de Reino Unido: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/08/17/29346/

EL PREGÓN A JIMENA QUE NO FUE (01.06.2016): En el año 2003 el ayuntamiento me nombró pregonero de aquella feria de Agosto. Cuando subí al escenario, me olvidé del guión que llevaba escrito para entregarme a las historias de mi infancia y adolescencia que me inspiraban los vecinos presentes. Ahora, localizado el texto que llevada redactado porque se me extravió, lo hago público :  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/05/29/28784/

EL CINE DE VERANO EN JIMENA (13.05.2016): Recorrido por lo que fue esta sala cinematográfica en la temporada veraniega y calurosa: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/05/13/28738/

EL CINE CAPITOL (25.04.2016): Radiografía sobre la sala cinematográfica y espectadores de invierno en Jimena: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/04/25/28693/

BARES DE JIMENA (04.04.2016): Descripción sobre bares y clientes que lo visitaban para beber, tapear y charlar: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/04/04/28375/

LA GASTRONOMÍA JIMENATA QUE FUE (03.03.2016): Un recorrido por los platos tradicionales, con el recetario de sus ingredientes y su evolución hasta hoy:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/03/03/28125/

ENTRAÑABLE AURELIO (19.02.2016) De la mano del taxista de Jimena recorriendo aquellas carreteras, paisajes y paisanajes de mi infancia en los coches de la época:   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/02/19/27623/

LA MIRADA A LA GUERRA DESDE LA NIÑEZ (01.12.201): Cómo viví desde chico la Guerra Fría que se desarrollaba, como el accidente de bombas atómica caídas en Palomares, el bloqueo a Cuba por el despliegue de los misiles soviéticos o la carrera espacial:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2015/12/01/26981/

TOROS EN LA JIMENA DE 1957 (16.09.2015):  Crónica de una historia local que recupero limpiando bolsas de recortes de prensa y apuntes manuscritos del pasado:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2015/09/15/26318/

CÓMO ÉRAMOS: ADOLESCENCIA, SCOUT Y MÚSICA (01.11.2012) Contiene las relaciones y vivencias de aquellos jóvenes y la música que oíamos de Radio Gibraltar así como los discos de vinilo que nos llegaban desde El Peñón:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2012/11/01/12928/

HACIA EL IIº REENCUENTRO DE LOS CLUBES DE JIMENA (18.04.2015): Tal como somos, medio siglo después de aquella adolescencia:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2015/04/17/25415/

CUANDO DE NIÑO ME FUI DE CINE  (02.10.2012): Un apunte biográfico de mi infancia con la actriz sueca, Anita Ekberg, el español Fernando Fernán Gómez y el italiano, Vittorio de Sica:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2012/10/02/11624/

CÓMO LLEGÓ LA IIª REPÚBLICA Y SU PRIMER ALCALDE A MI PUEBLO (13.04.2014) La sencilla historia sobre cómo se enteraron radiofónicamente de la llegada de este acontecimiento histórico:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2014/04/13/22541/

LA HISTORIA DEL DOCTOR MONTERO (13.09.2014): Una sacrificada y sufrida biografía la del médico de mi pueblo comprometido con la causa de la democracia y la IIª República:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2014/09/13/23993/

CRISIS Y EMIGRACIÓN EN EL MEDIO RURAL (24.02. 2015): Cómo fue y las secuelas dejadas por la emigración de la décda de los sesenta del pasado siglo:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2015/02/24/25187/

MI PESADILLA CON WERT (18.03.2012): El relato a través del sueño sobre el modelo de enseñanza bajo el franquismo y que al parecer tenemos que volver con la LOMCE:   https://ignaciotrillo.wordpress.com/2012/03/18/6032/

GIBRALTAR, ESA GRAN COARTADA DE RAJOY (12.08.2013): No solo le sirvió el estribillo, “Gibraltar español”, a Franco para desviar las tensiones contra su Régimen, sino que también lo ha empleado Rajoy para tapar su corrupción):  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2013/08/12/18762/

ANEXO II: TRILOGÍA SOBRE CASTELLAR DE LA FRONTERA.

DE JIMENA A CASTELLAR PARA VER MI PRIMERA NOVILLADA (06.11.2016): Cómo percibí el lugar en que se celebró y el transcurso de mi primera asistencia a una peculiar corrida taurina: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/11/06/29871/

LA CASTELLAR QUE CONOCÍ EN 1960 (06.12.2016): En qué situación de extremo subdesarrollo se encontraba este municipio y el cambio espectacular que se produjo en tan poco tiempo:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/12/06/29970/

CASTELLAR Y LA CASA DUCAL DE MEDINACELI (26.12.2016): Historia de Castellar y de la casa nobiliaria que la dominó durante un largo periodo con prácticas semifeudales y las distintos avatares divergentes que les vinieron sucediendo: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/12/25/30239/ 

Anuncios
Posted in: Solo Blog