CINISMO Y DERECHOS HUMANOS (17.05.2015)

Posted on mayo 17, 2015

2


Cinismo y derechos humanos*

Ignacio Trillo

Mariano Rajoy, su dedo y Alberto Ruiz-Gallardón

Mariano Rajoy, su dedo y Alberto Ruiz-Gallardón ¿Es la Marca España con la derogación de la Justicia Universal, la puesta en marcha de la Ley Mordaza y la permanencia de miles de constitucionalistas aún enterrados en las cunetas sin identificar, un ejemplo de respeto a los Derechos Humanos?

Mariano Rajoy, a través de su giroscópico ministro, que fue de justicia y del contra aborto malogrado, Alberto Ruíz-Gallardón, más de derecha que su difunto padre de AP, se cargó la justicia universal en la legislación española, de cara a imposibilitar, entre otros casos, que pudieran ser extraditados y juzgados dos expresidentes chinos por las matanzas en el Tíbet y de estudiantes en la plaza roja de Pekín.

La justicia universal, por ejemplo, posibilitó en su día la condena al felón dictador chileno, Augusto Pinochet, gracias al impulso del juez Baltasar Garzón, separado de la carrera judicial por investigar la trama corrupta del Gürtel para la financiación ilegal del PP, así como por su empeño en sepultar definitivamente la Dictadura del General Franco haciendo justicia, a la par que desenterrando para darles dignas sepulturas a los miles de demócratas republicanos españoles que yacen aún bajo las cunetas por mor de haber defendido el orden constitucional.

El exjuez Garzón presentando su último libro

El exjuez Garzón presentando su último libro “El Fango” sobre la corrupción

En esta perspectiva histórica, esta semana, PP, PSOE y UPyD, se han opuesto en el Congreso de Diputados, con argumentos distintos pero todos de lo más peregrinos, a la iniciativa que presentó ERC para que el rey Felipe VI pidiera perdón en nombre de España, como ya hicieron en el pasado las demás democracias europeas, a los 7.500 republicanos españoles que hace ahora 70 años padecieron la crueldad de los campos de concentración nazis. La Cámara también rechazó, esta vez solo con los votos del PP, que el Gobierno reconociera jurídicamente a las víctimas de esas macro cárceles hitlerianas para el exterminio, paso previo imprescindible para una futura indemnización económica a favor de los supervivientes y familiares de esta barbarie. Dos días antes, el ministro García-Margallo, no sin tensiones y rodeado de banderas republicanas españolas, expresó en su visita al campo de concentración de Mauthausen, donde se rendía homenaje a las víctimas: “No olvidaremos, no podemos olvidar la memoria histórica del horror que aquí ocurrió ni lo que nos habéis enseñado”. O sea, esa Memoria Histórica y ese reconocimiento a los que siempre se opone el PP.

Margallo en el campo de concentración de Mauthausen

García Margallo en el campo de concentración nazi de Mauthausen

Igualmente, en el tiempo que el gobierno de Mariano Rajoy se cepillaba la justicia universal, sin embargo condenaba la violación de los derechos humanos en Cuba. Poco después, EEUU reconocía al régimen castrista. De inmediato, García-Margallo, que abanderó en la UE el aislamiento internacional al país caribeño, descalificó a Moratinos y a Zapatero porque fueran recibidos por Raúl Castro. No obstante, el ministro de Exteriores español no lo ha hecho de la misma forma, ni con otra, sobre la visita posterior a La Habana del presidente francés, François Hollande, que se ha dado prisas para que el empresariado galo se aproveche de la torpeza de la diplomacia exterior, presidida por el baldío de Mariano Rajoy, y así aspire a desplazar y a sustituir la posición influyente que en sectores estratégicos cubanos tiene el empresariado español, ganado con el sudor de su frente y el riesgo de su dinero y que ha permanecido históricamente en la Isla durante los años duros, contra viento, marea, bloqueo y el propio Aznar.

El dictador Hosni Mubarak, en la cárcel

El dictador Hosni Mubarak en la cárcel a punto de salir en libertad

En tanto, el sangriento dictador egipcio, Hosni Mubarak, aun así fue miembro de la Internacional Socialista hasta que fue derrocado por las masas acampadas en las plazas, será puesto en libertad en días al haber cumplido la pena de tres años de cárcel en que ha quedado su condena, solo por corrupción y no por los crímenes lesa humanidad cometidos durante su era gubernamental que al archivarse han quedado en la absoluta impunidad. Simultáneamente, el expresidente democrático que salió de las urnas, Mohamed Mursi, derrocado por un golpe de Estado, ha sido condenado a muerte por el actual régimen militar impuesto -con el beneplácito apoyo de EEUU y la UE- por el delito de haber huido en su día de la cárcel de la dictadura de Mubarak.

El presidente constitucional, Morsi, condenado a muerte tras ser derrocado por un golpe militar

El presidente constitucional, Mohamed Mursi, condenado a muerte tras ser derrocado por un golpe militar

Con esta escandalosa sentencia que conlleva la pena máxima, se echa más leña y gasolina al horno de la fábrica, sita en el Oriente Medio, (continuando sin tomar nota de las perversas consecuencias que reportaron las invasiones de Irak y Libia por los “buenos” occidentales), que se encarga de seguir reproduciendo medievales yihadistas a go-go y califatos arropados de armas y de textiles de los pie a la cabeza con el divino fin de que nos eleven a los cielos para estar junto al Profeta Mahoma antes de que nos toque la hora.

Felipe González saludando a Hugo Chaves, eran otros tiempos para la lírica

Felipe González saludando a Hugo Chaves, eran otros tiempos para la lírica

Para rematar, Felipe González, tras una pausa por las puertas giratorias que dan acceso desde la política a los consejos de administración de las grandes empresas y que le tienen tan ocupado, a pesar de que siga cobrando del erario público español, pretende viajar, -aquí cuenta con el plácet de Rajoy, Margallo y la Fundación FAES de Aznar- con rumbo a Venezuela, al objeto de defender a los detenidos por un presunto o inventado golpe de Estado contra el bocaza bolivariano y chandaliano, pero de todos modo presidente constitucional, Nicolás Maduro. A la inversa, el exmandatario González, que fue íntimo amigo del oligarca venezolano, `demócrata ejemplar y amante de las políticas de igualdad´, Carlos Andrés Pérez, que en paz descanse, no tiene previsto en su agenda pasarse por El Cairo, a la vuelta de Caracas, para interesarse asimismo de cómo marcha por allí el respeto a los derechos humanos. En tanto, Margallo, que sentirá en sus adentros lo contraproducente de esa injerencia al más alto nivel pero que no se puede oponer por consumo político interno, se encomienda a la sabia diplomacia vaticana, quizás por contar con asesoramiento extraterrestre del todopoderoso, para que no afecte ese vuelo justiciero a la delicada situación en que se encuentran las empresas españolas en ese país latinoamericano.

Felipe González junto a Fidel Castro y Carlos Andrés PPérez, donde probablemente no hablarían ni de derechos humanos ni de derechos sociales

Felipe González junto a Fidel Castro y Carlos Andrés Pérez, donde probablemente no hablarían ni de derechos humanos ni de derechos sociales. 1989. En Caracas.

¡¡¡Cuánto cinismo y desvergüenza hay también en materia de derechos humanos y de justicia, tanto en la política exterior como en la interior!!!

* Este artículo ha sido publicado en el diario digital PUBLICOSCOPIA: http://www.publicoscopia.com/opinion-politica/item/4147-cinismo-y-derechos-humanos.html

Anuncios
Posted in: Solo Blog