SOBRE LA INDEPENDENCIA DE CATALUÑA (14.12.2013)

Posted on diciembre 12, 2013

3


SOBRE LA INDEPENDENCIA DE CATALUÑA.

Ignacio Trillo  

Ante los problemas que surje, Rajoy cree que duermen como él a la hora de tomar decisiones

Ante los graves problemas que surgen, como la cuestión catalana, el inmovilista de Rajoy cree que duermen como él a la hora de tomar decisiones

No se pretende en este ‘post’ plantear salidas al conflicto territorial existente en forma de Manifiesto o Comunicado dirigido a la opinión pública, tal y como acertadamente hace FORO ÉTICO (1), sino tan solo valorar acontecimientos que de forma irracional se han venido sucediendo recientemente de forma acelerada procedentes del campo del nacionalismo catalán, y que desembocan en una situación sin salida a sabiendas que estamos ante un presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, caracterizado por su inmovilismo y sustentado en una formación política, el Partido Popular, educada en el centralismo más atroz, representante de la derecha más casposa del nacionalismo ‘españolista’, que bien ha sabido ensayar, también en la historia presente, su escasa comprensión del Estado de las autonomías, y en el caso que nos trae, además, su aversión a lo catalán y a Cataluña.

Urge acabar con estos planteamientos, articulando definitivamete el cierre constitucional del Estado plurinacional

Urge acabar con estos planteamientos, articulando definitivamete el cierre constitucional del Estado plurinacional.

Por tanto, abordo desde aquí otra visión del mismo problema pero desde una perspectiva tendente a enfrentar las pretensiones del nacionalismo catalán, -cuyas políticas de recortes en materia económica, o en la degradación y privatización de los servicios públicos, igualmente en lo referente a la corrupción o a la represión policial, en nada se han diferenciado de las ‘neocon’ del PP,- ante otros valores que pertenecen al campo de la izquierda, a la vez que me adentro a realizar un ‘futurible’ de lo que acontecería en Cataluña, a la vista del bloqueo en el que enquistaría la confrontación y que perduraría, al menos, hasta el final de esta legislatura, en tanto gobiernen las actuales calamidades por ambas partes.

Así que paso al enfoque descrito sobre lo que de ficción o realidad me ocupa:

Artur Mas, autoconvertido en bolivariano libertador de Cataluña

Artur Mas, autoconvertido en bolivariano libertador de Cataluña

Artur Mas, en clara fuga hacia adelante, tras previos forcejeos con su aliado principal, ERC, que quería cuanto antes, sin más dilaciones, la consulta secesionista dirigida únicamente al cuerpo electoral catalán, y antes de que CIU, en caso de una ruptura entre ambas formaciones políticas con irremediable convocatoria electoral autonómica, fuera absorbida por los republicanos independentistas, se ha vuelto a poner mano a la obra como cabeza de la manifestación soberanista para proporcionar otro salto en la aspiración de lograr la separación de Cataluña del resto del Estado español.

Ha puesto fecha, nueve de noviembre del 2014, y dos preguntas breves de pega con trampas explicitadas en sendos pantallazos: “¿Quiere que Cataluña sea un Estado?”, dejando en esa primera parte en el aire sí ese nuevo Estado sería federal, confederal o independiente, –aunque no dé pie a otras opciones, como podría ser la de optar por un Estado español plurinacional-, para que participen más electores en las urnas, a la par que el escrutinio final se interprete por cada cual a su forma según lo votado y todos contentos y a casa otra vez a ser felices y comer perdices.

Artur Mas, quiere hacer olvidar que fue el autor ede los primeros recortes salvajes, antes de la llegada del PP

Artur Mas, quiere hacer olvidar que fue el autor de los recortes salvajes, antes de la llegada del PP

Y en la segunda pregunta de la misma consulta, pretendiendo contentar a ERC, con: “¿que sea un Estado independiente?”, para liberar orgasmos a la euforia convencida de la segregación.

Un follón, significarían esas preguntas para su posterior contabilización, como también apunta el catedrático de Sociología y experto en demoscopia, José Juan Toharia, en el artículo que ha publicado en el diario El País: politica.elpais.com/politica/2013/12/14/actualidad/1387043548_756566.html …

No se puede parar un mov democrático y pacífico

No se puede parar un movimiento democrático y pacífico” (Artur Mas) Pues bien que lo pretende, malformando a los Mossos d´Esquadra o comprando cañones de sonido en tanto, al igual que la política del PP, desmantela con sus recortes el Estado del Bienestar.

En consecuencia, con esta doble fórmula Artur Mas pretende garantizarse la participación ciudadana, aunque saliera una plural interpretación del resultado del , con lo que, con tantos matizadores que aparecerían tras el cierre de los colegios electorales en la misma noche de ese más que hipotético referéndum, no se sabría bien a las claras quién de los convocantes habría salido más favorecido. Todo un galimatías bien estudiado por los expertos instalados en la Generalitat.

Pero el problema no es tanto las preguntitas, además la reciente historia de nuestra democracia nos ofrece otros disparatados precedentes con tramposas cláusulas incluidas, como en el referéndum de Andalucía del 28F que convocó la UCD en 1980, o la requerida por el PSOE para la permanencia de España en la OTÁN realizado en 1985.

Cuando habla la identidad, enmudece el entendimiento

Cuando habla la identidad, enmudece el entendimiento

La cuestión es que lo anteriormente acordado en Cataluña puede resultar estéticamente espléndido para los firmantes del pacto por el derecho a decidir, pero además debería ser cierto. Para ello, bien saben las fuerzas políticas de ese consenso a favor de la autodeterminación catalana, sobre todo Convergencia que es la más experimentada de entre ese conglomerado suprapartidario, que ha realizado dos preguntas y ha fijado una fecha pero para que no se celebre convocatoria seria y legal alguna.

La razón para la imposibilidad  de que ese referéndum realmente tenga lugar con validez legal estriba en el carácter unilateral del acuerdo para su convocatoria por un sector de las fuerzas políticas catalanas que no gozan de esa competencia, aunque represente a la mayoría o se queden fuera del mismo: el PP, PSC y Ciudadans. Asimismo, que tenga lugar su celebración sin contar, o sea al margen, de la voluntad política emanada del Gobierno Rajoy y del Congreso de Diputados, como constitucionalmente está estipulada; bien, solicitando directamente al Presidente del Gobierno de España que sea quien convoque el referéndum de Cataluña, hecho a todas luces nada creíble que don Mariano ejecute, o pidiéndole que le ceda la competencia a la Generalitat para que decrete esa cita ante las urnas, solicitud que goza aún de menor verosimilitud sí cabe y en cambio echa más madera a la caldera en ebullición con bastante dosis de falsa ingenuidad. En consecuencia, todo indica que se perciba de imposible materialización una consulta en condiciones dirigida al cuerpo electoral catalán para vincular sus resultados.

También, para truncar la validación de ese referéndum, bastaría el pronunciamiento del Tribunal Constitucional que tras la operación de Ibarretxe goza de sobrada doctrina jurisprudencial parar abortar cualquier iniciativa en esta materia, o bien, que la proposición de Ley que deberá aprobar el Parlament de Cataluña para ser llevada el próximo mes de febrero del 2014 al Congreso de Diputados, sea tumbada, al igual que asimismo ocurriera con el precedente euskaldun, cosa que nadie al día de hoy pone en duda. Al igual acaecería, con la ley de consulta que elaborara y aprobara el propio `Parlament de Catalunya´, así como con los efectos de la propia convocatoria, por ser manifiestamente inconstitucionales.

Artur Mas y su Conseller de Interior cuando la represión contra el 15-M en Barcelona, en nada se diferenció de la que ejerce el PP

Artur Mas y su Conseller de Interior, Felip Puig, cuando la represión contra el 15-M en Barcelona, en nada se diferenció de la que ejerce el PP

Lógicamente, toda esta negativa conlleva como contraposición la fácil demagogia para denunciar la carencia de democracia en España, que se manifiesta desde las fuerzas del pacto por la autodeterminación, así como la acusación de que estamos bajo el amparo de un Estado dictatorial que no hace posible esa convocatoria democrática dirigida al cuerpo electoral de Cataluña, al negar el derecho de decisión, norma que no está reconocida ni amparada por ningún convenio internacional, sean de Naciones Unidas, el Tribunal Internacional de la Haya, o cualesquiera otro.

No llevarían razón, pero no solo por este caso que es ajeno a la involución que estamos sufriendo en el apartado de las libertades públicas por mor de la política reaccionaria de Rajoy. Aunque bien lejos se quede en el olvido de estos mismos nacionalistas, sobre todo CIU -se negó también a que los españoles nos pronunciáramos en las urnas sobre la Reforma del artículo 135 de la Constitución impuesta por los mercaderes, si se habla de limitación a derechos- la represión antidemocrática que ejerció el Gobierno de Artur Mas contra el 15-M y que tuvo a su conseiller del Interior, Felip Puig, mando con porra y pelotas de goma incluidas y en dirección a los ojos; emulando tal vez al también catalán en el ejercicio político práctico e integrado en el Gobierno de Rajoy, Jorge Fernández Díaz, opusino ministro del Interior, que recientemente nos amenaza con asfixiarnos aún más en merma de derechos y libertades con su futurible ley de Seguridad Ciudadana, Ley Mordaza, o privatizando a empresas mercantilistas la seguridad pública.

Miquel Roca (CIU) Jordi Solé Tura (PSUC)

Miquel Roca (CIU) Jordi Solé Tura (PSUC), padres constituyentes

Ante esta descalificación del Estado de Derecho y del Estado de las autonomías procedente del catalanismo independentista, también cabría que trasladarle la pregunta a CIU o a Iniciativa per Catalunya Verds-Esquerra Unida i Alternativa (ICV-EUiAIU), ya que ambas fuerzas políticas forman parte del presente acuerdo para la autodeterminación de Cataluña: Por qué en su día dieron el visto bueno a lo acordado por los padres constituyentes catalanes que les representaban: mi admirado Jordi Sole Tura por el PSUC-PCE, y Miquel Roca fundador de CDC  y durante años portavoz en el Congreso de Diputados de CIU, -desde el pasado mes de abril encargado de otros menesteres como apuntalar a la monarquía de los Borbones en la defensa de la infesta corrupción del matrimonio Urdangarín- que fija una única soberanía, la que ejerce el conjunto  del cuerpo electoral español.

Hay que recordar en este apartado, cosas tan elementales como que la Constitución española fue aprobada el seis de diciembre de 1978 por el cuerpo electoral español. El catalán, lo refrendaría de forma abrumadoramente mayoritaria (91,09% de síes) frente a un 4,65% de noes. El resultado de la misma cita electoral, por el contrario, que se dio en la Comunidad autónoma de Madrid, representó un 86,77% de síes frente a un 10,19% de noes.

¿Que es reformable la Carta Magna? Pues claro, pero no empezando la casa por las nubes de humos del tejado celestial ¿Que la Constitución hace mucho tiempo que se aprobó, 35 años, como me reprocha como argumento contrario un joven independentista catalán? No tantos siglos, le respondí, en comparación con la aún vigente Constitución de EEUU, que data del año 1787 (hace 191 años), pero las reglas aceptadas democráticamente están para ser cumplidas al igual que pueden ser revisadas en el tiempo por el procedimiento que contiene.

Tanto monta, monta tanto en situar la nación como valor supremo, independientemente de la ciudadanía

Tanto monta, monta tanto en situar la nación como valor supremo, no la ciudadanía

No obstante, a todas luces resulta increíble que una izquierda -¿se puede seguir llamando internacionalista, o bien muñidora de nuevas fronteras con o sin concertinas?- o los denominados progresistas, puedan apoyar el estrecho, engañoso e insolidario discurso nacionalista y soberanista. Además, planteado desde una comunidad autónoma que se proclama rica para no desear por los independentistas compartir nada con otras a las que considera, rayando la xenofobia, pobres o las descalifica CIU con la etiqueta de holgazanes, que se gastan en vino lo que los catalanes pagan de impuestos, o que su infancia no sabe hablar bien el castellano. Igualmente, dejando a un lado la corrupción que también en Cataluña acumula su clase política, que detesta pagar a la Hacienda estatal para la caja común de cara a ser empleada en prestaciones sociales para los que menos tienen, y para abonar pensiones o el derecho al subsidio de desempleo, y que antes que la propia senyera figurarían para sus cuentas corrientes las banderas de Andorra o de Suiza. O, que cierra hospitales y servicios públicos y recorta los presupuestos para la Dependencia a los propios catalanes. De igual forma, que desea apropiarse de todos los ingresos fiscales que se produzcan en su territorio, aunque sean originadas por domiciliaciones de empresas cuyas instalaciones y personal laboral se ubican a bastantes kilómetros de lo que consideran sus lindes. A la par, mira por encima, como hacen con los andaluces, extremeños o murcianos, como atribuyéndose genes de seres superiores…?

No hay otro trasfondo de la independencia de Cataluña, de intertar con enorme riesgo de quedar excluida, de sumarse a la dinámina insolidaria de la UE Norte-Sur.

No hay otro trasfondo en la independencia de Cataluña, de intentar, con enorme riesgo de quedar excluida, sumarse a la dinámica insolidaria que se sigue en la UE, Norte contra el Sur.

¿Eso es izquierda? ¿es progresismo? ¿ecologismo? ¿antisistema?… encima, alimentando la coartada en el derecho de todo pueblo, como el sometido catalán, a la descolonización del Estado español, lo que denota una enorme bajeza en la catadura moral o el nivel intelectual de los que la emplean.

Esta actual deriva independentista sin prever a dónde conduce en una Europa hacia una mayor integración con moneda única, aparte de irresponsable, se efectúa, tal como ya se ha indicado, a sabiendas que tiene enfrente al inmovilista Gobierno de Rajoy, al que le explota su incomprensión, cuando no de su hostilidad, de la identidad, cultura y lengua catalana, por lo que marca un camino de confrontación de incalculables consecuencias, que, de proseguir o consumarse, perderíamos la mayoría, los de siempre, más los más desfavorecidos, sean catalanes o del resto de España, de una parte y del otro margen del río Ebro.

CIU copiándole al PP su programa antes de que accediera a la Moncloa

CIU copiándole al PP su programa neoliberal de Gobierno antes de que Rajoy accediera a la Moncloa

No obstante, al igual que CIU, traicionando el sentir de su electorado, adelantó en Cataluña, tras las elecciones autonómicas que ganara en 2011, las políticas de recortes y privatizaciones de lo público, que luego nos reportaría el PP de Rajoy, y sufriría el revés electoral en la disolución adelantada que hizo del Parlament para capitalizar la movilización habida en la diada del 11 S 2012; igualmente, en el caso presente, ante el desafío planteado, sin salida constitucional alguna, vuelve a dar oxígeno al archiquemado Gobierno Rajoy, como de idéntica manera lo ha venido haciendo con la corrupción, la suya y la de la clase política del resto de España; ahora entro, de CIU en su doble versión, Unionistas (UDC) de Durán i Lleida, con los fondos europeos para la formación de desempleados, y Convergentes (UDC), con las adjudicaciones públicas de las ITV, Palau, Centros públicos, Ferrovial, más lo que reporte el entramado de la familia Pujol que no huele nada bien… al igual que lo han significado para el PP, los Gürtels, Barcenas, Matas, Fabras, Camps, … CIU y PP, en esta materia putrefacta, también son dos iguales para hoy.

¿España contra Cataluña? ¿Déficit con despilfarro del dinero público?

¿España contra Cataluña? ¿Déficit de la Generalitat con despilfarro del dinero público?

Asimismo, calentando aun más el ambiente como si estuviera gélido, el anuncio público de este acuerdo catalán para la consulta independentista ha coincidido con el inicio de un ciclo de conferencias organizado por la propia Generalitat tendente a repasar o rebuscar en archivos y hemerotecas el elenco de agravios y agresiones que el imperialismo españolista, según se llega a manifestar, ha asestado a Cataluña.

La historia de los nacionalismos se repite bajo el mismo y machaqueo formato, lejos de la existencia de clases sociales distintas y con contrapuestos intereses, basado exclusivamente en el victimismo y la aversión hacia sus vecinos limítrofes.

¿Qué podría pasar, a partir de ahora?

Artur Mas vendiendo la burraLa hoja de ruta que atravesaría este desafío secesionista, de no intervenir la no deseada excepcionalidad constitucional de suspensión de las instituciones autonómicas catalanas, que no creo porque representaría otra enorme torpeza, pero imposible desecharla totalmente ante el inútil e inmovilista Gobierno del PP que padecemos, por el contrario, es de prever: Negativa del Congreso de Diputados, probablemente en febrero, para aprobar el proyecto o la proposición de ley, que acuerde mayoritariamente el Parlamento de Cataluña con los votos contrarios del PSC, PP y Ciudadans, así como la paralización cautelar por el Tribunal Constitucional de otras iniciativas tendentes a convocar directamente la consulta por la Cámara catalana.

Tras ello, podría ocurrir desde Cataluña, justificado previamente por un paripé difícil de prever, ante el callejón sin salida en que finalmente se encontraría y como respuesta: la disolución anticipada de la legislatura autonómica y el adelanto electoral con fines plebiscitarios pero sin que apareciera en la convocatoria de Artur Mas. Sí los sectores moderados que hay en CIU pretendían llevar a Cataluña, en la reivindicación de su independencia, hasta el límite, para cambiar la Constitución y así quedarse dentro de España con un status especial, como el cupo vasco, respecto a las demás comunidades autónomas sin sufrir como enorme perjuicio su aislamiento de la UE, por el atajo tomado, habría fracasado y sido desbordado. También el riesgo de que CIU salte por los aires y Unió emprenda su camino en sintonía con los sectores catalanistas autonómicos.

El suicidio político de Artur Mas

El suicidio político de Artur Mas

De celebrarse esas nuevas elecciones autonómicas catalanas, tras el fiasco de no poder convocar o celebrar en condiciones y con resultados vinculantes la consulta independentista por imperativo legal ni ser creíble cualquier otro sucedáneo, se forzaría una puesta en común de las fuerzas secesionistas (lo que quedase de CIU, ERC y CUP)  para constituir con candidatura única como frente independentista, -se está comprobando la imposibilidad de cerrarla para las próximas elecciones europeas a celebrarse el próximo mayo del 2014- por contradicciones abismales en su seno, por el reparto de escaño en las listas y por las presiones de la derecha empresarial catalana hacia un sector de CIU para no perder más mercado en España.

De este modo, y siempre que hubiera una previa efervescencia soberanista, en el caso de que el estallido de CIU no nos diera sorpresa así como el papel que Artur Mas jugaría, para impedir que ERC ganase en votos, aunque lejos de la mayoría absoluta, a costa del hundimiento de la CIU que se mantuviera. También la CUP, de no salir por ese nicho electoral otras opciones de indignación ciudadana por la crisis socio-económica y de civilización que nos asola y que pasase del nacionalismo e independentismo estrecho, daría un gran salto. Ciudadans, conocería una gran subida, convirtiéndose, -a costa del PSC y del PP, aparte de los votos abstencionista de anteriores elecciones que habrían comparecido en las urnas por primera vez ante lo que estaría en juego,- en hegemónico dentro del campo de los no independentistas.

ERC, beneficiadora de esta dinámica

ERC, beneficiadora de esta dinámica

Por el contrario, Iniciativa per Catalunya, sumido su plural voto territorial, también de currantes procedentes del campo inmigratorio de otras partes de España, en desconcertante esquizofrenia, de no corregirse o reconvertirse, bajaría, así como el PP que aparecería como corresponsable de este descomunal desaguisado ante la incapacidad mostrada por el Gobierno de Rajoy de no haber impedido con tacto y negociación política la llegada a esta lamentable situación de confrontación con choque de trenes.

De otra, el PSC, que habría sufrido previamente escisiones y desgarros internos procedentes de su ala más catalanista, pagaría aún más en votos la tardía corrección a su anterior desvarío nacionalista así como por la carencia de un proyecto de izquierda contra las políticas austericidas. Los votos perdidos de las opciones referidas, PP, PSOE  y una parte de IV, irían a Ciudadans, excepto la parte minoritaria de papeletas del PSC, que al igual que IU, de sus alas más catalanistas, se marcharían con rumbo a ERC.

Artur Mas y Mariano Rajoy, ante la mirada internacional, echándose las culpas.

Artur Mas y Mariano Rajoy, ante la mirada internacional, echándose las culpas.

En este proceso político, las dos fuerzas coaligadas de CIU que entrarían en irreversible crisis interna con la marcha de Duran i Lleida con destino a una nueva derecha catalana autonomista, haciéndose pedazo la bicefalia política que alberga en su seno, e imposibilitándose que formaran parte del gobierno que ERC o lo que saliera estaría obligado a regentar en minoría.

Pero la agudización de la crisis económica en Cataluña y la degradación de sus servicios públicos, ante la carencia de unos objetivos políticos bien claros sobre cómo y adónde conducir el proceso, más con una UE que se mantendría impasible en su negativa de aceptar el camino hacia la independencia, generarían más salidas de capitales catalanes, independientemente de los que ya se hubieran marchado con destino a paraísos fiscales a consecuencia de la corrupción que también que impera con gran virulencia en parte de esa deteriorada clase política, de los ahorros situándolos en otras entidades fuera de esa Comunidad Autónoma, y de empresas que fijarían su domicilio fiscal preferentemente en Madrid, Zaragoza y Andorra.

En esa dirección, se haría extrema la política de confrontación del independentismo con el poder central en manos aún del inamovible PP, si no hubiera hecho coincidir con el adelanto electoral de Artur Mas unas elecciones generales, llevando a una caída en los ingresos públicos de la Generalitat a la vez que a una suspensión de las transferencias económicas procedentes de los Presupuestos Generales del Estado a la par que una nueva negativa por parte de la UE, ante el veto de Rajoy, de intervenir en el conflicto a favor de auxiliar financieramente a Cataluña.

Hastiadas por más crisis y pésima gestión, los catalanes saldrían nuevamente a las plazas

Hastiadas por más crisis y pésima gestión, los catalanes saldrían nuevamente a las plazas

El malestar, en consecuencia, de las clases medias catalanas, sustento hasta hacía poco del independentismo, por la constante merma de sus bolsillos, a la vez que la presión de los sindicatos ante el aumento exponencial del paro frente al resto de España, que mientras tanto podría ir conociendo una levísima mejoría de su economía, a lo que habría que sumar la radicalización de los secesionistas en la calle, capitalizada ya por la CUP, pretendiendo forjar de ERC la declaración unilateral de un Estado independiente desde la Generalitat, llevaría, por agotamiento, aislamiento y bancarrota económica, a un nuevo callejón sin salida. La caída del gobierno minoritario de ERC, ante la imposibilidad de constituir otro de más amplia composición, conduciría nuevamente a otro adelanto electoral.

Rajoy y Duran, haciendo las paces de Cataluña con el resto de España

Rajoy y Duran, haciendo las paces de Cataluña con el resto de España

Llegado a ese otro escenario ante las urnas, se produciría un gran abstencionismo de los independentistas, tremendamente decepcionados por la gestión fracasada del proceso.

Una nueva derecha centrada y federalizante, agrupada en torno a Duran i Lleida que surgiría, con absorción de gran parte del voto empresarial, de la extinta CIU y del PP que continuaría sangrándose, y un PSC, que de conservarse y no surgirle en este transcurso desde la izquierda ningún adversario que cubriera su espacio político socialdemócrata, – recuperado a costa del hundimiento de Iniciativa per Catalunya que habría pagado su anterior alineamiento con las fuerzas independentistas-, que recibiría asimismo parte escarmentada del voto de izquierda que antes fue a parar a ERC, a la par que el de otras capas medias de dubitativa fidelidad en cada cita electoral ante las urnas.

Ciudadans, se estancaría en el caso de que no aprovechara esta travesía, antes, durante o después, para implantarse a nivel del Estado. El PP, quedaría en Cataluña como fuerza política irrelevante, al atomizarse también una parte de sus electores, debido al partido de Albert Rivera y a la presentación ante las urnas de varios grupos radicalizados de la extrema derecha españolista.

Ni en EEUU, Artur Mas dejaría su egolatría

Ni en EEUU, Artur Mas dejaría su egolatría

En tanto, Artur Mas habría tomado, como nuevo destino y de la mano del exlendakari Ibarretxe, fronteras allende la UE para asentarse en una Universidad privada de los EEUU, de cara a dar clases de bilingüismo: inglés/catalán.

Un nuevo Gobierno de Salvación Catalá se formaría con esa nueva derecha con vocación de catalanismo autonómico, encabezado por un Duran i Lleida, teniendo a un PSC, que de haber sobrevivido retornaría a ser la minoría mayoritaria, y a Ciudadans como socio que aceptaría formar parte del mismo.

Intentarían estas tres fuerzas políticas, hacer frente a la restauración y reestructuración de la diezmada economía catalana y de su tejido empresarial, ya con una línea de ayuda de rescate especial procedente de la UE, negociada, con el visto bueno del Gobierno en Madrid, entre las dos grandes fuerzas políticas europeas, la democristiana y la socialdemócrata.

Este rescate, conllevaría un duro ajuste de su economía y sector público, con más salidas masivas migratorias de catalanes con destinos a otros territorios españoles y europeos, fundamentalmente a Francia, y con impotencia de dar otra alternativa distinta a su crisis que no fuera más austericidio, exigido por Bruselas, hasta tanto, al menos, de entrar en una fase de normalización política y económica pasado ya varios años después (2020)

Hasta aquí el simulacro de ficción o real sobre lo futurible en Cataluña escrito a finales del año 2013. Y de otra, al objeto de seguir contribuyendo a este debate abierto, me adentro a continuación en desmontar las profundas falacias sobre las que se fundamentan las bases del nacionalismo independentista. 

LAS BASES DE TODO NACIONALISMO

El Roto describiendo el nacionalismo

El Roto describiendo el nacionalismo

Todo nacionalismo nace vocacionalmente marcando su campo de acción política sobre un espacio territorial determinado, al que dota de sujeto de derechos, a la vez que pretende hegemonizar la representación política sobre la población que lo habita con el objetivo de homogeneizarla y alienarla hasta reconvertirla en súbdita, bien distinto al concepto de ciudadanía, de la nueva patria.

La teoría para este sustento, lo fundamenta en ancestrales, o inventadas, razones históricas –la existencia de un heroico pasado que fue idílico- étnicas, culturales, lingüísticas o socioeconómicas.

La justificación para su nacimiento y existencia están basadas en la amenaza para sus habitantes de un enemigo externo, del que el conjunto de la población tiene que defenderse. Además, esos mismos moradores deben de pagar, como chivo expiatorio, la ocultación de los problemas o conflictos que se dan en su seno.

¿Tiene sentido nuevas fronteras, independientemente de las coartadas que se empleen en un mundo globalizado?

¿Tiene sentido nuevas fronteras, independientemente de las coartadas que se empleen en un mundo globalizado?

Esta ideología sirve para el enmascaramiento, cuando no la manipulación, de la pluralidad, tanto de las contradicciones sociales que se dan en su interior, ante la presencia de clases y capas con distintos intereses y aspiraciones, como la presencia de subzonas territoriales internas, sumidas en menor nivel de desarrollo, cuando no habitadas por otros residentes de distintas procedencias étnicas o geográficas.

Y los andaluces, tenemos que recibir la parte xenófoba del discurso nacionalista catalánde los andaluces

Y los andaluces, tenemos que aguantar la parte xenófoba del discurso nacionalista catalán de CIU

Definido ese adversario común por el nacionalismo, en el caso catalán el españolismo invasor, imperialista o depredador de su riqueza, a la vez que descalificado como extremadamente perverso, a continuación proyecta hacia toda la población, una vez homogéneamente apareada en su mayoría, la descarga de toda responsabilidad y bilis sobre cuanto pasa de negativo en su seno, como la actual crisis económica, clasificándolo como enemigo, aspirando, como salida a la situación, su separación territorial de tan perversa compañía, bien basado en presuntos agravios, dependencia no deseada o sometimiento subyugante de índole económico, represivo, cultural o limgüístico.

Cataluña y Quebec

Cataluña y Quebec, ¿ahí están los intereses de los catalanes?

Como objetivo final, el nacionalismo persigue, por tanto, la segregación de su espacio territorial definido con la proclamación de la independencia, el levantamiento de nuevas fronteras y la creación de un otro Estado, disimuladamente planteado como solución a todos sus males; no como el nuevo instrumento de dominación legal o de coacción frente a los que no se plieguen.

Cataluña, ningún ejemplo de lucha contra la corrupción

Cataluña, ningún espejo de referencia para la lucha contra la corrupción ¿También esos robos son de España?

Al fijar el nacionalismo, como anteriormente se ha señalado, al territorio, que no tributa, como sujeto de derechos, y no al ciudadano que lo habita y sí paga sus impuestos; su política económica y de reivindicación insolidaria en materia fiscal, gira, no en base a los agravios que se pueden dar por las diferencias y desigualdades de rentas y patrimonios entre sus habitantes, sino basada en el balance fiscal de su suma territorial, considerada la media como unidad, para pasar a compararla, normalmente obviando los activos producto de las inversiones allí realizadas por llegada de flujos económicos procedentes de su exterior, con los otros territorios que la circundan o forman parte del mismo Estado del que pretende emanciparse.

También, en algunos casos, priman los derechos territoriales llamados históricos a los de los ciudadanos considerados como individuos contemporáneos en derechos y libertades.

La política económica al servicio de la ciudadanía, sustituida en la UE por el cementerio de los recortes a los que menos tienen

La política económica al servicio de la ciudadanía, sustituida también en Cataluña por el cementerio de los recortes a los que menos tienen

Situar el centro de la confrontación política entre unos territorios y otros bajo estas premisas, es la típica coartada del nacionalismo moderno burgués surgido en el siglo XIX.

Así, la ciudadanía y sus clases sociales se supeditan a los intereses de las castas dominantes bajo el eufemismo del territorio, lo que no garantiza que por esa pertenencia residencialmente espacial cuando se reciben beneficios fiscales o privilegios en la financiación son destinados a la ciudadanía en proporcionalidad a sus niveles de rentas sino por el contrario a sus clases más pudientes.

Artur Mas, tampoco tuvo condescencencia con las protestas a su política económica neoliberañ

Artur Mas, tampoco tuvo condescendencia con las protestas a su política económica neoliberal

A la vez, en caso de ruinas o gastos desorbitados por mala gestión o por políticas despilfarradoras, son las clases más humildes quienes acaban, recortándoseles derechos económicos y sociales, socializando esas pérdidas, bien perdiendo o pagando los platos rotos con políticas de pérdidas de su capacidad adquisitiva o de desmantelamiento de lo público. Por tanto, nada nuevo, en este apartado, que separe el nacionalismo burgués del capitalismo de los mercaderes, por más que intenten camuflarlos banderías o himnos patrióticos.

Merkel estaría con Rajoy para el aislamiento de Cataluña, ante otros movimientos secesionistas en la UE coincidentes con la crisis

Merkel estaría con Rajoy para el aislamiento de Cataluña, ante otros movimientos secesionistas en la UE coincidentes con la crisis

Mismamente, el nacionalismo ideológico de inspiración chauvinista cantonal, o de condados nostálgicos del medievo, que vuelve a resurgir en Europa con fuerza en la presente crisis, se hace coincidente con lo que auspician los partidos nacionalistas en el País Vasco o Cataluña, mostrando en común, aunque con distintos niveles, sus fines insolidarios y ajenos a la cohesión social interna del Estado nacional o supranacional del que forman parte, así como entre la propia ciudadanía que habita en su territorio.

Artur Mas no entiende el habla de los andaluces

Artur Mas no entiende el habla y la escritura de los andaluces

Denuncian y se sienten víctimas de que con parte de sus rentas o contribuciones, consideradas la suma de su ámbito territorial, se atienda la financiación de actuaciones, prestaciones asistenciales o de servicios, allende sus límites territoriales, con destino hacia otras zonas menos desarrolladas, a la vez que encubren que ello tiene como fundamento el mismo mecanismo fiscal que rige para sus propios habitantes, por el que los ciudadanos que más riqueza poseen, contribuyen con mayores impuestos a cubrir los servicios o asistencias sociales de los que menos rentas y patrimonios tienen, y no por ello se plantea en un mismo territorio la segregación de los ciudadanos más pudientes respectos a los más paupérrimos de la sociedad.

Esta es la realidad en que se sustenta el nacionalismo que coincidente con épocas de crisis adquiere su auge, siendo aprovechada en plan oportunista por políticos sin escrúpulos que se envuelven en banderas, lamentablemente con enorme costo ulterior para los habitantes que bajos su dominio lo sufren y acaban pagando los platos rotos

¡¡Qué irresponsable tropa provinciana!!

(1) FORO ÉTCO: “MANIFIESTO ACERCA DE LA CONVOCATORIA UNILATERAL DE REFERENDUM EN CATALUÑA”: elforoetico.blogspot.com.es/2013/12/manifiesto-acerca-de-la-convocatoria.html?m=1 …

OTROS POST RELACIONADO CON LA CUESTIÓN CATALANA EN ESTE BLOG

04.09.2014.- EL TRANCE CATALÁN: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2014/09/03/23882/

26.11.2012.- EL LABERINTO CATALÁN, TRAS LAS ELECCIONES:  https://ignaciotrillo.wordpress.com/2012/11/26/13454/

19.11.2012.- EL DEBATE CATALÁNhttps://ignaciotrillo.wordpress.com/2012/11/19/13157/

13.09.2012- ENTRE “LA DIADA” Y LOS LÍOS DEL PP : https://ignaciotrillo.wordpress.com/2012/09/13/11259/

09.03.2012 .- PP = REFORMA LABORAL = CIU: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2012/03/09/5716/

11.01.2012 .- CiU HABLA PP EN LA INTIMIDAD: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2012/01/12/3482/

22.11.2011.- CONVERGENCIA Y UNIÓN DE CATALUÑA SE CISCA EN SU ELECTORADO Y EN LA ÉTICA POLÍTICA: https://ignaciotrillo.wordpress.com/2011/11/23/convergencia-y-union-de-cataluna-se-cisca-en-su-electorado-y-en-la-etica-politica/

Anuncios
Posted in: Solo Blog