LA CRISIS DEL PSOE DE MÁLAGA EN LA PRENSA (15.10.2012)

Posted on octubre 15, 2012

0


LA CRISIS DEL PSOE DE MÁLAGA EN LA PRENSA

Diario SUR de Málaga

«Me utilizaron cuando les vino bien; ahora van contra mí de modo sectario»

12.10.12 – 01:21 –

ANTONIO M. ROMERO aromero@diariosur.es | MÁLAGA.

«No me voy porque no me da la gana de defraudar a la gente que nos ha votado»

Carlos Hernández Pezzi. Foto Antonio Salas. Diario SUR

Un día después de haber sido marginado y relegado en el grupo del PSOE en el Ayuntamiento de Málaga al pasar de ser viceportavoz a concejal raso por negarse a entregar su acta de edil, al teléfono móvil de Carlos Hernández Pezzi (1949) no dejaron de llegar ayer llamadas y mensajes de ánimo y apoyo. Tras reunirse con el alcalde, Francisco de la Torre, para explicarle personalmente lo sucedido en las últimas jornadas y anunciarle que a partir del lunes compaginará su escaño en el Consistorio con su puesto de funcionario en la Diputación, el fichaje estrella de la hoy portavoz socialista en la Casona del Parque María Gámez en las elecciones municipales de 2011 concedió una entrevista a SUR, donde no se mordió la lengua.

-¿Por qué decide dejar la dedicación exclusiva y optar por una dedicación parcial?

-Cuando a principios de año veo que la situación económica se está deteriorando de una manera irreversible, lo que tiene efectos en mi economía personal, y hay otros cuatro compañeros del grupo que tienen dedicación parcial, tanteo a Juan Ramón Casero -director de Arquitectura, Urbanismo y Planeamiento de la Diputación- la posibilidad de incorporarme a mi puesto en la Diputación. Se lo digo a María Gámez y me doy de plazo el verano para meditarlo. El 4 de septiembre le dije a María que iba a coger la dedicación parcial y seguiría colaborando con el grupo. Ella me dice que no lo ve, pero me desea mucha suerte. En esas estamos cuando llega el tema de Pepín (José Sánchez Maldonado, nombrado el pasado martes presidente de la Autoridad Portuaria), y como él se va, pues se hace limpieza. A Anabel Cerezo y Cristina Guerrero -concejalas que esta semana han dimitido- se les avisa para pedirles el acta; a mí no se me dice nada, solo que nos vamos a reunir con objeto de la remodelación del grupo y en esa reunión me pidieron el acta y yo dije que no.

-¿Por qué no entregó su acta?

-Después de estudiarlo mucho este verano y hablarlo con mi familia, vi que no había contradicción en seguir a tiempo parcial. En primer lugar porque había visto que lo hacían otros y nadie le había puesto ninguna pega. En segundo lugar, porque mi dedicación parcial iba a ser un lujo.

Carlos H. Pezzi, María Gámez y Francisco Conejo. Eran otros tiempos. Foto diario El MUNDO edición de Málaga

-¿Esa reunión con María Gámez y Francisco Conejo fue tensa?

-Ellos me piden o dedicación exclusiva o el acta de concejal. Ante eso, yo les pregunto: ¿No hay otra posibilidad? En vistas de que no, en esa sesión de purgatorio o de consejo de guerra, les digo que no me voy porque no me da la gana defraudar a la gente que nos ha votado y menos bajo este ultimátum. Si piensan que con esta decisión van a ganar votos yo me voy a descojonar de la risa en 2015. Le he entregado a esto mucho esfuerzo, he comprometido mi prestigio con una lista de la que ahora se van la mitad y meten a los que estaban, ¿de qué estamos hablando?

-¿Considera que con usted no se han cuidado las formas?

Conmigo no. Las otras dos concejalas dimisionarias sabían cuando iban a la reunión que les iban a pedir el acta, yo no lo sabía, y por eso fui de buena fe. Cuando me piden el acta les digo que no. ¡Qué se han pensado, que yo soy un ‘mindundi’! No es de recibo que con la pistola encima de la mesa como hacían los tribunales franquistas te examinen y te digan que o la dedicación exclusiva o la calle. ¿Esto es el PSOE?

-¿El PSOE y María Gámez han tenido un trato justo con usted?

-No sé si ha sido un trato justo o injusto, pero sí ha sido un trato desigual. Durante año y medio ha habido cuatro concejales con dedicación parcial y ahora lo planteo yo y no me la conceden.

-¿Gámez le ha defraudado políticamente?

-No. Hemos tenido una relación de partido, no personal. No tenemos una amistad directa. Tenemos una buena relación hasta que ella decide tener más espacio y yo me quedo sin espacio. Entonces es cuando decido pedir la dedicación parcial.

«No me voy a callar»

Carlos Hernández Pezzi. Puente de los Alemanes (ó Santo Domingo) sobre el Guadalmedina. Málaga. Foto Antonio Salas. Diario SUR

-En el reparto del nuevo organigrama municipal le han degradado a soldado raso. Huele a represalia.

-Es una respuesta a que no he dejado el acta. Actúan contra mí de modo sectario, con sectarismo político. Yo no tengo nada contra María ni contra el partido. Si se entiende como represalias quitarme todas las responsabilidades municipales, sí ha habido represalias, solo me han dejado el botón para votar en los plenos. Lo que no me podrán quitar es la voz, no me voy a callar.

-¿Cree que le han utilizado?

-Sí, me utilizaron cuando les vino bien. He estado desaprovechado. Ahora me acusan de que no he ido a los distritos y eso es mentira.

-¿Aguantará hasta 2015?

-Sí, claro. Ahora me ha saltado el orgullo político. Soy socialista, soy miembro del partido, no soy un independiente. No se puede tratar así a la gente; y menos en el PSOE; y mucho menos al señor que hizo el programa electoral y quien contribuyó a que esta lista, dentro de la derrota, fuera una lista votada por algunos que no nos iban ni a votar.

Carlos Hernández Pezzi y María Gámez, cara a cara.

-Tras conocerse estos hechos, ¿se ha sentido más respaldado fuera del partido que dentro del PSOE? 

Sí. Me he sentido más respaldado por la sociedad que por mi partido, aunque sé que en el PSOE hay miedo a demostrarme ahora afecto porque estoy en horas bajas. Pero bueno, cuando la gente es sectaria, en política dura tres días.

-¿Ha sabido gestionar el PSOE la remodelación en el grupo municipal de la capital?

-El PSOE ha adoptado una postura drástica y hay mucho de rabieta. La rabieta ha podido a la reflexión. Lo que han hecho es una pifia completa; una pifia de libro. A mí ni me han ofrecido nada ni tengo aspiración política ninguna. A lo único que aspiro es a acabar mi mandato y a que no me maltraten.

-¿Ha hablado con sus compañeros de grupo?

-Sí, les he ofrecido a todos mi colaboración. Al partido le agradezco la confianza que me han dado hasta la noche sangrienta del pasado martes.

Concejal socialista que renunciará a su acta

Anabel Cerezo: ‘Me siento una víctima de las circunstancias’

11-10-2012  Diario EL MUNDO. Edición de Málaga. Inma Mejías.

Málaga.-Las dos ediles socialistas justifican la renuncia al acta diciendo que entraron al grupo con la condición de compaginarlo con su carrera.

Anabel Cerezo, concejal dimitida del grupo municipal socialista

Las concejales socialistas Anabel Cerezo y Cristina Guerrero coincidieron ayer en señalar que dejan su acta en el Ayuntamiento «con pena y un regusto triste». Ambas insistieron en que comprenden la decisión de la portavoz, María Gámez, de que haya más dedicación exclusiva en el equipo y resaltaron que se marchan porque ellas no pueden adaptarse a ese cambio, pues aceptaron entrar en el grupo municipal con la condición de poder compaginarlo con sus carreras.

«Pensaba que podía compaginarlo con la Universidad y es lo que he hecho hasta hoy, pero ahora piden dedicación exclusiva, que es algo que no se le ha exigido a ninguno de mis antiguos compañeros, y he decidido continuar mi carrera, que empecé hace ya unos 20 años», indicó Cerezo, que es doctora en Derecho y profesora titular de Derecho Penal y Criminología de la UMA.

Cerezo ocupó el puesto número tres en la lista de las municipales, a pesar de no contar con experiencia política, y asegura que entró «con mucha ilusión y ganas». Así, valoró su actuación en la oposición durante estos meses como encargada de las áreas de Seguridad y del distrito de Teatinos y recalcó que no se va «enfadada con nadie».

«Me he visto un poco llevada por la situación, me siento víctima de las circunstancias», comentó Cerezo, quien explicó que Gámez «imprimió un ritmo intenso al grupo» y el anuncio de Carlos Hernández Pezzi de que ya no se dedicaría a tiempo completo al grupo cambió las condiciones de trabajo.

«Entiendo a María porque su objetivo es ganar las próximas elecciones y necesita gente dispuesta a todas horas», añadió. No obstante, sí consideró que la permanencia de Hernández Pezzi es «quijotesca», pues no tendrá funciones, «creará tensión, le darán de lado y puede ser negativo para el grupo».

Cristina Guerrero

Cristina Guerreri, concejal dimitida del grupo municipal socialista. Foto http://www.jeronimoalba.

Al igual que su compañera, la otra edil que cesa, Cristina Guerrero, hizo hincapié en que las relaciones entre los concejales siempre han sido buenas y que no se cortarán, porque piensan colaborar en temas puntuales.

Guerrero, directora del Observatorio de Recursos Humanos del Sector Turístico de Andalucía y licenciada en Ciencias del Trabajo, comentó que en su caso, además de su deseo de permanecer en su puesto de trabajo, a la hora de decidir dejar el acta también han pesado motivos familiares.

«Me considero una persona de principios, trabajadora y honesta y sé que tenía una responsabilidad porque cada concejal lleva un número de votos detrás y no quiero defraudar a esas personas ni que piensen que me he quitado de en medio, pero no puedo ni quiero dar una dedicación exclusiva», indicó.

La edil señaló que la opción de quedarse como ha hecho Hernández Pezzi habría sido «forzar la situación, y no me va la vida en ello».

LA ROTONDA

Con Pezzi han topado

12.10.12 Diario SUR de Málaga

PEDRO LUIS GÓMEZ plgomez@diariosur.es |

Pedro Luis Gómez, autor de “La Rotonda”

En medio de tantas ruedas de prensa y declaraciones vacías, que llegue alguien y se ‘desnude’ ante un periodista nos viene bien a todos, a los emisores y a los receptores, entre otras cosas porque nos saca de la habitual monotonía. Es lo que pasa con la entrevista que ha concedido Carlos Hernández Pezzi a Antonio Montilla Romero (ver SUR de hoy, página 3) tras su destitución como viceportavoz del Partido Socialista en el Ayuntamiento de Málaga, grupo municipal que, una vez más, nos deleita con un sainete de entradas y salidas, dimisiones y sustituciones al que ya empezamos a estar habituados, aunque también puede que haya más de un votante que comience a estar hasta la mismísima coronilla…

Carlos Hernández Pezzi, arquitecto de probada valía, personaje con una presencia importante en todos los ámbitos sociales, con voz y personalidad propias, no está acostumbrado al ‘manejo’ de María Gámez, que una vez más da la razón a quienes la acusan de su ‘cercanía’ a una máxima que en nada es aconsejable en los ambientes de convivencia, ese de «o estás conmigo o contra mí», algo que por cierto no son pocos los malagueños que lo han sufrido en sus propias carnes.

Solo la prepotencia y la falta de diálogo pueden explicar lo que está ocurriendo con el propio Hernández Pezzi o con las ya virtualmente ex concejalas socialistas, Anabel Cerezo y Cristina Guerrero, los tres ‘grandes fichajes’ del PSOE para intentar acceder al sillón de la Alcaldía de la Casona del Parque, y que ahora han sido apartados de una forma cuanto menos ‘poco elegante’. Anabel Cerezo y Cristina Guerrero, quizás menos acostumbradas a estas lides, ambas independientes, han aceptado públicamente que se tienen que ir, pero posiblemente no se hayan dado cuenta de que lo hacen por la puerta de atrás, y eso no es bueno ni para ellas ni para el partido al que prestaron su rostro hace poco más de año y medio. Curiosa pero no sorprendentemente, sus declaraciones ‘oficiales’ son totalmente contrarias a sus opiniones y declaraciones personales. Pero la amabilidad de ambas no ha contagiado a Hernández Pezzi, quien no se ha callado, y así en estas mismas páginas da un titular de esos que le pueden atragantar el desayuno y el día festivo a quien vaya dirigido: «Me utilizaron cuando les vino bien y ahora van contra mí de modo sectario»: ¡Bumba! Y ahí queda eso…, por si había alguna duda al respecto.

Los partidos juegan demasiado con la gente, y sobre todo a los ‘independientes’ los tratan con la punta del pie. Se equivocan quienes piensan que de esta forma se consigue algo, todo lo contrario. Esa es la razón, no me cabe la menor duda, de que la Política, con mayúsculas, la que defiendo a capa y espada, está demasiado salpicada y deteriorada por la política con minúsculas, la del chalaneo y el amiguismo, la de la mediocridad y el servilismo. Ocurre que de vez en cuando topan, todos, con gente con criterio, nada acostumbrada a la manipulación y a las tonterías, como ha ocurrido con Carlos Hernández Pezzi. Menos mal. Quien juega con fuego se suele quemar casi siempre.

EL MIRADOR

Otra campaña de limpieza

Publicado por José María de Loma
| 11 Octubre, 2012. Diario LA OPINIÓN DE MÁLAGA

José María de Loma, Director del canal MÁLAGATV, autor de “El Palique”

María Gámez limpia el grupo municipal de gente que no quiera dedicación exclusiva. Ni profesen fidelidad perruna. Además, cuenta con la complicidad del partido, que una vez que ha renovado las agrupaciones y ha colocado en ella a afines tras el proceso congresual, quiere ediles fieles, en sintonía. Quiere además que corra la lista no tanto porque personas (muy valiosas, diría uno) como Anabel Cerezo o Cristina Guerrero se vayan, sino para que entren otras, como Lorena Doña, que ejerce de facto como su jefa de gabinete y que ocupó un discreto lugar en la candidatura. Tampoco hay que olvidar (puede parecer asunto menor pero con la escasez de puestos no lo es) que si entra Doña como concejal se queda libre un cargo de técnico en el grupo. De libre designación. La dirección socialista desea que todos sus ediles trabajen a tope y a tiempo completo. El problema está en saber si hay tanto que hacer. Con que cada día denunciaran el mal estado de una calle, la falta de limpieza de otra, el como se ha tirado el dinero de forma porno en algunos (no) proyectos, ya tendrían de cotidiano titulares efectistas. De otro lado, también se ahorrarían titulares en los que es fácil meter la palabra crisis si los trapos sucios los lavaran en casa. claro que entonces no sabe uno cómo se iban a perpetrar las crónicas y columnas políticas.

Con el grupo resultante quedará una alineación más profesionalizada en lo político. Con menos o ninguna experiencia en la empresa privada. No es una crítica, es un dato objetivo. Pierden (Cerezo y Guerrero) a dos profesionales de ámbitos académico o profesional para los que la política ha sido una ocupación coyuntural, pasajera. No hay que perder de vista tampoco el deseo por motivos muy respetables y estrictamente personales de una de ellas para marcharse. Por ponerle un poco de humor al asunto diremos que alguna voz comentaba ayer privadamente que todo esto era un crimen, a lo que daban ganas de replicarle que será un crimen que quede mal investigado o no resuelto, toda vez que una de las que va o es invitada a marcharse, Anabel Cerezo, es experta y profesora de criminología.

En el PP, salvo compulsividades tuiteras, la cosa socialista se está tomando con respeto. Hay entre concejales más camaradería de la que parece. Las cosas a veces no son como parecen, pero uno siempre las ve como las padece. El grupo socialista configura un ejército renovado de nueve efectivos al que ya le están pidiendo más calle, que es lo que se suele pedir a la gente en el periodismo, la política y otros cometidos cuando las cosas no van bien. Quieren un placaje más estricto al equipo de Gobierno, que son casi el doble y con un capitán imbatible. De esta purguita, si se ponen a currar, no se va a acordar nadie dentro de nada. Salvo el que se sienta muy agraviado.

LUCES Y SOMBRA  

Un golpe de autoridad que desacredita

14.10.2012.  Antonio Méndez Director del Diario MÁLAGA HOY

Antonio Méndez, director del Diario        MALAGA HOY

VAYA por delante que ejercer la posición contra el alcalde de Málaga es una tarea ingrata y que hasta el momento ofrece escasos resultados. En su partido hay dirigentes en desacuerdo con la última fase de la gestión. Pero nadie osará realizar un movimiento sin que las encuestas anuncien un derrumbe de su popularidad. Algo que no se atisba en el horizonte.

Hace unos días sin ir más lejos fui testigo en la visita a la exposición de este periódico en calle Larios como un ciudadano puertorriqueño le solicitaba con aspavientos una foto y se confesaba admirador suyo e instantes después el regidor salía indemne cuando un par de jóvenes le pedían que organizara más actos de la iglesia Evangelista.Ejemplos extremos, si lo prefieren, del animal político al que se enfrenta la oposición. Desde que el PSOE prefiriera hace 17 años que gobernara Celia Villalobos antes de aupar al trono de la Casona del Parque a Antonio Romero, los socialistas han probado todo tipo de estrategias y candidatos para cambiar el sino de la capital sin resultado alguno. Cuando en los últimos comicios obligaron a María Gámez a enfrentársele , tras cambiar de caballo en la recta de meta, pensaron en un aspirante a medio plazo.A la cabeza de lista le permitieron confeccionar la candidatura, al menos en los principales puestos de salida. Y la noche electoral, tras los desastrosos resultados, el secretario provincial, Miguel Ángel Heredia, la refrendó para el combate municipal en 2015. Pero desde el minuto uno más de la mitad de los efectivos socialistas abandonaron en la práctica la tarea de oposición.Ahora Gámez ha intentado dar un golpe de autoridad, tras la marcha al puerto del concejal José Sánchez Maldonado y la imagen repetida de desbandada en el PSOE. Pero se ha equivocado. Se ha cobrado la cabeza de las dos mujeres independientes que fichó. Pero en realidad quería la de su incorporación estrella, el arquitecto Carlos Hernández Pezzi, con el que perdió hace tiempo la sintonía. Toda una confesión en regla de que en su día armó un mal equipo para intentar gobernar la ciudad. Tratar como un “clínex” a un profesional de prestigio y larga trayectoria política como Pezzi, además es una temeridad que la desacredita.

El PSOE devora a sus hijos (otra vez)

14.10.12 – Diario LA OPINIÓN DE MÁLAGA

Marisa Bustinduy candidata del PSOE a las elecciones municipales del 2003 y 2007 con sendas derrotas. En abril del 2008 dimitió de concejal para irse de parlamentaria andaluza.

Desde 2003, año en que llegó Marisa Bustinduy, la salida de concejales ha sido una constante, impidiendo presentar una alternativa creíble

El grupo municipal vivió esta semana una nueva crisis interna y van… la cuenta es imposible de hacer por la frecuencia con la que se han sucedido desde que Eduardo Martín Toval quedó relegado a la oposición y el PP se hizo con el gobierno de la ciudad. Desde entonces, los distintos intentos por recuperar el poder han sido destruidos por la inconsistencia de un trabajo municipal lastrado por las marchas

Eduardo Martín Tovar, que sufriera la derrota en las elecciones locales de 1995, y en 1999 perdiera las primarias frente a Francisco Oliva.

Miguel Ferrary.- El PSOE ha hecho otra demostración de su increíble capacidad para la autodestrucción, nunca completa, pero siempre dolorosa. La crisis provocada en el grupo municipal del Ayuntamiento de Málaga de esta semana se suma a la larga lista que ha vivido este partido y que ha lastrado sus aspiraciones reales para presentarse como una alternativa de gobierno. La entrada y salida constante de concejales, los enfrentamientos internos, la desidia que provoca y la falta de tiempo para configurar un equipo se han convertido en aliados del PP, que prácticamente ha gobernando los últimos nueve años sólo con la oposición de IU y un trabajo intermitente del PSOE.

El Ayuntamiento, campo de batalla interno

El grupo municipal ha sido reflejo de las tensiones internas del PSOE desde mediados de los años 90. El paso a la oposición, con Eduardo Martín Toval como portavoz, no le sentó muy bien al partido, que se conjuró para utilizar las primarias para eliminarlo como candidato de cara a las elecciones de 1999. La entrada de Francisco Oliva, que ganó unas reñidas primarias, fue la primera batalla que se libró dentro del grupo por cuestiones internas. No fue la última, desde entonces se han sucedido los golpes de mano, enfrentamientos claros y rencillas internas que se han saldado con salidas de concejales o entradas de candidatos. El propio Oliva vio cómo era desplazado por Bustinduy al igual que él hizo con Martín Toval. El objetivo eran las elecciones de 2003, en un nuevo intento por desplazar del poder al PP y en las primeras elecciones de Francisco de la Torre como candidato. Bustinduy era la opción elegida tras duras luchas internas entre facciones. Pero no fue suficiente.

Francisco Oliva, que recuperara votos en las elecciones de 1999, insuficientes para gobernar. En el 2003 perdería las primarias frente al aparato del PSOE volcado con Marisa Bustinduy.

El frío de la oposición y la falta de estabilidad interna
Los dos intentos fallidos de Marisa Bustinduy para acceder a la alcaldía estuvieron marcados por las consecuencias entre su equipo. Plantear un equipo de candidatos con independientes y militantes con cargos en otros organismos –Diputación y Junta–, además con la intención de ganar y gobernar, es sobre el papel una buena opción. Los problemas surgieron tras dos derrotas electorales que dejaron a esos concejales en la oposición, recorriendo un camino ingrato para quien aspiraba a gobernar o tenía puestos de gestión antes de presentarse. El frío de la oposición pudo con muchos, quizás a los que no se les contó qué pasaría en caso de derrota. Entre 2003 y 2011 se llegó a renovar más de la mitad del grupo municipal socialista en dos ocasiones, con más de una docena de salidas, entre ellas las de Marisa Bustinduy al Parlamento andaluz y Enrique Salvo Tierra al Ministerio de Fomento tras la derrota de 2007. Ese año, además, se produjo incluso una renuncia antes de recibir el acta de concejal, como fue el caso de Amparo Bilbao, que terminó de delegada de Asuntos Sociales. En total, el balance de ese grupo municipal (2007-2011) fue de siete salidas de los 12 elegidos.

María Gámez, un nuevo intento y los mismos problemas

María Gámez y Miguel Ángel Heredia. Noche 22.05.2011 de la derrota municipal en las elecciones. Foto La Opinión de Málaga. Javier Lerena.

La candidatura de María Gámez contó con la presencia de independientes y personas de confianza de la candidata. Sin embargo, sus expectativas estaban lastradas por un grupo municipal con un portavoz –Rafael Fuentes– improvisado para sustituir la marcha de Bustinduy y muchos problemas internos. Tampoco le ayudaba la imagen del gobierno de Zapatero. El resultado fue malo y la oposición volvió a ser el destino de unos concejales que esperaban tener responsabilidades. La decisión de contar con ediles a tiempo completo ha desencadenado dos salidas del grupo municipal y el enfrentamiento público con el número 2 de la lista, Carlos Hernández Pezzi, que se negó a dejar su acta de concejal. Así, en un año y medio ya se ha renovado un tercio de los nueve concejales iniciales, y un cuarto ha quedado relegado.

Las interferencias y la falta de claridad
Los problemas del grupo municipal socialista han sido constantes casi desde 1995, con elementos comunes en casi todos los casos: la interferencia del partido, las luchas internas, la falta de estabilidad entre sus componentes y la incapacidad para aprovechar las debilidades del equipo de gobierno. El resultado es que el PSOE casi ha dejado el peso de la oposición en IU –con tres concejales– y vuelve a mostrar una alarmante debilidad y disensiones públicas. ¿Será esta la última de las batallas? Eso se llevan preguntando más de una década.

EL MIRADOR

El PSOE de Murphy

En el peor momento de gestión de la ciudad en décadas, quien está perdiendo puntos es ¡la oposición!
15.10.12 – Diario SUR de Málaga

TEODORO LEÓN GROSS En twitter: @teoleongross |

Teodoro León Gross, profesor de la Facultad de Ciencias de la Información. UMA., autor de “El Mirador”.

La dinámica del grupo municipal socialista no parece estar dictada por la ideología, el management, el marketing electoral o siquiera por una estrategia de choque; sino por los principios básicos de la Ley de Murphy, ese corpus de postulados cuya primera regla es «si algo puede salir mal, saldrá mal», a la que sigue «todo lo que puede ir peor, irá peor», y el corolario «cuando parece que ya no puede empeorar, empeora». La teoría de los Dinámicos Negativos parece a medida del partido: cada maniobra que hacen les lleva a una posición todavía más catastrófica.

Y no parecía fácil estropear aún más el balance del mandato anterior, cuando los cinco primeros nombres de la lista se quitaron de en medio antes de un año; y al final solo resistía una figura de reparto. Sin embargo, bajo el principio de «todo lo que puede ir peor, irá peor», en este mandato han combinado las fugas -su figura clave para Urbanismo está KO, su figura clave en Economía se va al Puerto- con la desconexión de los fichajes estrella, de modo que el peso del grupo ya recaía ¡en la n.º 9 de la lista! El descalabro ahí tocaba fondo, pero ya se sabe, «cuando parece que ya no puede empeorar, empeora», así que han dado además un espectáculo chusco con el rescate de las actas de los independientes y la rebeldía del arquitecto Hernández Pezzi, n.º 2 de la lista, escenificando la jaula de grillos cara al público.

La entrevista de Pezzi en SUR desprendía el empaque del individuo plantado ante la maquinaria de un partido como ante un tanque en Tiananmen, a sabiendas de los riesgos. Tal vez sobreactuara con todo eso de ‘la pistola en la mesa’ y el ‘consejo de guerra’; pero ha retratado la falta de talla de su partido al encarar esta crisis. Y les ha ganado el pulso a esos estalinistas de Puerto Hurraco que lo difaman acusándolo de intelectual, manteniendo la dignidad aun sabiendo que pagará un precio por denunciar su papelón de ‘concejal kleenex’ de usar y tirar. De momento, Conejo, su verdugo, queda otra vez en entredicho por su torpeza táctica: el encargado de dar soluciones siempre acaba dando problemas.

Esta ciudad necesita a la oposición. Es lógico que el PSOE trate de reorganizar su equipo ante dos evidencias: una, que hasta ahora no ha habido oposición; y dos, que de seguir como estaban no la habría. Pero han afrontado la reordenación como bisontes en una cristalería. Se diría que actuaban al dictado del enésimo principio de Murphy: «Lo que está mal, acaba peor». Ahora el PSOE ya no parte de cero, sino en negativo. El desgaste de credibilidad es corrosivo. En el peor momento de gestión de la ciudad en décadas, resulta que quien está perdiendo puntos es ¡la oposición! Murphy estaría orgulloso de ellos

Anuncios
Posted in: Solo Blog