LA ENTREVISTA A RAJOY (10.09.2012)

Posted on septiembre 11, 2012

3


LA ENTREVISTA A RAJOY

Se estrenaba la vieja TVE, renacida bajo las cenizas del anterior Estatuto de neutralidad, que tanto empieza a recordarnos la etapa gubernamental de Mister Ansar, aquella de los Urdacis y Miguel Ángel Rodríguez , para una entrevista con el presidente Rajoy, a la carta de ajuste, y después de demasiados meses ya de estancia en La Moncloa.

Pero es que antes de aparecer por TVE, Rajoy ha tenido que hacer en el ente público una limpia de incómodos periodistas: Juan Ramón Lucas, Ana Pastor, Toni Garrido… y a sabiendas que su imagen en los medios ni le refuerza ni le conviene sino todo lo contrario, de ahí que les huya como una bala; cuando no, interviene en esas comparecencias sin derecho a preguntas, o camuflándose junto a un líder europeo.

“Cuidadosos y seleccionados” profesionales de la comunicación para realizar las preguntas que políticamente correctas corresponde a un temario cerrado, extraídos de la pluralidad informativa que ampliamente representan los diarios ABC, La Razón y El Mundo.

Un Rajoy que es entrevistado doblado, de perfil para que no se le vea el ojo del tic que tanto le delata cuando miente, casi siempre. Elude esa vaguea parcial, pero no puede evitar las demás. Incluidas sus reiteradas y monótonas frases erosionadas que encarama él mismo como obviedades -cuando no son otras cosas que naderías procedentes de un limitado personaje de baja talla intelectual que no da más de sí- que no desvelan novedad ni aportación alguna.

Comenzó con la habitual evasiva de explicación de lo que era un crédito, como respuesta a la pregunta que se consideraba la del millón, y encima con una pausa inicial de silencio, de no saber por donde contestarla, como si le cogiera de sorpresa, dicen que es por su condición de aborigen gallego. “¿Necesita España un rescate?”, para concluir: “Seguimos estudiando el tema. No hay nada decidido. No sabemos las condiciones”.

Nada desvela a qué viene tanto trajín de viajes del ministro De Guindos Lehman, especialista en suspensiones de pagos y quiebras varias, a Bruselas y por distintas capitales europeas. Tampoco a pesar de que las contrapartidas estén ya por escritas e impuestas. Lo había recordado Joaquín Almunia esa misma mañana.

Pero, manda el calendario de las citas electorales con las urnas en Galicia y Euskadi, como en marzo acontecía con el presupuesto de los recortes porque se celebraban las andaluzas. Además, basta observar lo que acontece en Grecia o Portugal para que no nos tome por lerdos ignorantes.

Como le insistían, la frase estaba preparada, como las preguntas, y así reiteró lo ya conocido sobre el recate: “Haremos lo mismo que con la reestructuración del sistema financiero” –no aclaró a cuál se refría de las tres que ha llevado a cabo, batiendo todos los récord históricos conocidos, en tan solo ocho meses- “que nos posibilitó pedir el préstamo para dar liquidez a los bancos; decidiremos si está acorde con el interés general de los españoles”.

Y cómo, erre que erre, se lo volvieron a repetir, aseverándole que el rescate ya había sido publicado en toda la prensa, sobre todo la internacional. Se salió, cosa que es habitual en él, por la tangente: “Yo no estoy para opinar sobre lo que dice la prensa, estoy para decidir”. Galimatías del que ni opina y tanto le cuesta decidir para errar.

Sobre lo que hasta ahora no ha metido las tijeras, aseveró: “No bajaré las pensiones”.

O sea, igual que ya manifestó en la pasada campaña electoral con sus promesas de que se negaría al abaratamiento del despido, a introducir recortes en la sanidad y en la enseñanza, o a subir el IVA y el IRPF.

Aunque al final dejó, como no, y pasando de puntillas, un postigo abierto: “Oiga, las pensiones actuales las pagan los que trabajan, si sigue bajando el número de cotizantes a la Seguridad Social”… , y ya descendiendo el tono de voz porque se estaba metiendo en un fregado, prosiguió: “yo, ya le he dicho al ministro de Hacienda que debe hacer el esfuerzo para cuadrar la cuenta…”

Engaña de nuevo cuando bien sabe ya que Bruselas se cobrará el rescate con recortes en pensiones y desempleo. Pero claro, dirá que él no ha sido, que le ha venido obligado desde fuera.

Sobre la reforma laboral, explica Rajoy que está siendo muy buena, “ha funcionado muy bien”, no dice que para el despido sino, para el empleo futuro. “los ERES no on para el despido, como antes”; más o menos lo han regulado para la conciliación laboral. La ciencia ficción siempre estuvo reñida con la política

Y le salió la vena malhumorada con sorna cuando se lo cuestionó una de las domesticadas entrevistadoras –lógico y humano porque era muy descarado lo manifestado por Rajoy cuando el paro asola con carácter general ya a clases medias y antes a  amplias capas de trabajadores- respondiéndole: “parece que la reforma laboral sólo no le gusta a usted”, dirigiéndose a la periodista que le interpeló, aunque a continuación aflojó con: “bueno..y … a algunos más”.

Para rematar en plan sobrado, dice: “Oiga, hemos hecho muchas cosas que no la habíamos anunciado”; para nada reconoció que ha consistido en hacer lo contrario a lo electoralmente prometido.

Quizás en el próximo cumpleaños haya que decirle: “Felicidades, Mariano, por fin cumples algo”.

¡Qué pesado y superficial se puso Rajoy, una y otra vez, reiterándolo en la introducción de la mayoría de las preguntas, su frase favorita sobre el déficit con que, “hemos” gastado más de lo ingresado!

No explica para nada que hasta que llegó la crisis en el año 2008 presentábamos superávit presupuestario.

Aquí, para disimular y para que queden anónimamente disipados los gürtels, botines, eres, urdangas, ratos, matas, fabras… ese “hemos” conllevaba de forma implícita la cuenta de la vieja a la que nos habituó la manipulación que algunos hacen de la estadística. Si tú te tomas un pollo y yo ninguno, la estadística nos muestra que cada uno nos hemos tomado medio pollo.

Y otra vez, sea cual fuera la pregunta, con más de lo mismo: “Mire, lo importante es el déficit, lograremos igualar los ingresos con los gastos”.

Un estadista cuya obsesión es el déficit y no el empleo, con más de cinco millones de españoles en paro, no sería merecedor de ser un gobernante sensible con el sufrimiento de todo un pueblo.

Pero encima, no indicó cómo iba a conseguir ese equilibrio entre ingresos y gastos, ni concretó el horizonte en el tiempo para lograrlo ¿Recortando una economía que ya no crece, llevándola a la más profunda recesión donde no haya contribuyentes que ingresen ni puedan consumir?

A continuación, le tantearon, a la vista de que estaba tomando medidas que no había prometido en campaña electoral, sobre si se iba a someter a una moción de confianza, a lo que se volvió a enrollar con el déficit heredado y no respondió -bueno, dijo que “hemos intentado ser equitativos con las subidas de impuestos”, ¿un impuesto indirecto como e el IVA que carga por igual a los de desiguales en rentas, es equitativo?-  por lo que fue obligado con la repetición de la pregunta, que para nada le había gustado, pareciera lo único improvisado, –lástima que en ese preciso instante de titubeo y balbuceo no le viéramos el ojo a la virulé-  que la zanjó en seco: “No habrá moción de confianza”

Pensé en mis adentros: ¡¡para qué hablar entonces de someterse a un referéndum!!! Los pinochos en la política parecen que son impunes. El déficit democrático que arrastramos es ya más que preocupante, como cuando la reforma constitucional pactada entre el PSOE y el PP, en pocas horas y sin participación ciudadana por mor de calmar a unos mercados que por su naturaleza son insaciables en la voracidad de obtención de beneficios.

Así, nadie le interrogó sobre cómo era posible que en esa “confianza” generada desde que estaba en el Gobierno podía ser posible que la salida de capitales de España había sido de 219.817 millones de euros en el primer semestre de este año; en tanto en el primer semestre del 2011 fue de entradas por 224.567,4 millones.

A la pregunta de si le preocupaba la situación de Cataluña y su reivindicación del pacto fiscal, se volvió a salir por peteneras, diciendo que el problema catalán eran los recortes del Gobierno autonómico y el desempleo que tiene. Que todo se solucionará cuando muy pronto se empiece la recuperación económica. Que eso de “La Diada” es un lio, y que la dificultad allí existente es que, “ hay más de 700.000 parados”.

A finales de agosto, el paro registrado en Cataluña era de 622.882 desempleados. Piensa bien aquí, el lapsus freudiano de Rajoy, adelantándose con una cifra superior porque el paro seguirá creciendo.

Sobre si es conocedor del malestar de los sectores de su partido y de víctimas del terrorismo sobre el caso del etarra Bolinaga con cáncer que puede ser puesto en libertad, manifiestó que a él también le repugna esa historia porque “es un criminal, lo han dicho los tribunales”, pero que “la ley no quiere que muera en la cárcel”.

Y lo consabido, como insulto a la Memoria Histórica”, por eso no le gusta, preferiría que fuéramos amnésicos. Repitió: “no hemos negociado con ETA y no lo haremos”, atrás quedaba Pedro Arriola con el Obispo en Zúrich en el año 1.998 sentado con la dirección etarra, o los piropos al Movimiento Vasco de Liberación Nacional…

Llegado hasta aquí, Rajoy toma medidas que no le gustan. Pone presos de ETA en la calle porque la ley no quiere que fallezcan dentro de la prisión. Si hizo las promesas electorales que no ha podido cumplir es porque no conocía la realidad… Si el mundo de Rajoy, no es de este mundo, más desde que expuso el programa que Dios manda, que como todo proyecto metafísico estaba muy por encima de sus posibilidades, hasta nuestros días… ¿por qué en vez de la transfigurada TVE no ha sido entrevistado en el programa de madrugada de la SER que lleva Iker Jiménez, denominado “Milenio 3”?

Y acaba la entrevista sin que el día que ha empezado el curso escolar más negativo de la historia de la democracia española, merezca una pregunta.

8.000.000 de escolares, de preescolar, primarias y especial, de algunas Comunidades Autónomas, que han iniciado hoy el curso siendo por primera vez mayor el número de alumnos y menor el de profesores, con superior ratio de colegiales por aula, con un presupuesto mermado en 3.000.000.000 de euros al que hace un año, menores becas, con libros y materiales más caros por el subidón del IVA, el mismo día en que el Gobierno a través del FROB entrega 4.300.000.000 de euros a Bankia. ¡Una deswertgüenza!

Tampoco le preguntaron por la sanidad y la salud, ni ¿por qué se ha cargado el estatuto de neutralidad de la RTVE? De la pretensión de su ministro de la Incultura, Wert, de apostar por la segregación de género en los centros escolares, sobre el aborto, ley de dependencia, inmigración, política exterior. O si la subida del IVA que alzaría 2,2 puntos la inflación, no significaría que en país tieso, no se incrementaría la economía sumergida, se aceleraría la caída del consumo, disminuirían los ingresos públicos, generándose más paro. O también, si había sido evaluado el impacto que en la industria cultural iba a significar la subida del IVA del 4% al 21% que hasta al propio Morago pepero extremeño le había estremecido; o sobre el balance de campaña de los incendios forestales, quizás de los mayores de la historia de España, o el cierre de Garoña…Nada de nada… Todo atado y bien atado en la entrevista.

Rajoy detrás de Feijóo con las tijeras del rescate

Pensé, tras la entrevista, que no iba a cenar. Me había quedado empachado con tanto déficit.  No era plan de prepararme una cena con ingredientes que no disponía por no seguir viviendo por encima de mis posibilidades…. Todo lo simplonamente oído con indignación me venía a la cabeza.

También me acordaba de lo que un ingenuo votante, profundamente creyente y con enorme sinceridad, inmediatamente arrepentido tras su voto, me dijo la otra anoche: “Me enseñaron a no mentir y piqué en las urnas. Pronto descubrí que nadie le había enseñado (por Rajoy) a decir la verdad. Era tarde. Le pido perdón a los que tanto daño he hecho”.

El caso es que la TVE de los nuevos torquemadas se quedó encendida, tenía el mando de distancia en la lejanía. Pronto me di cuenta que después del piadoso acto mariano al que había asistido, le continuaba una película sobre los santos reyes católicos.

Esta noche, al menos, pensé que si me pasaba algo iría directamente al cielo. Pero había quedado en el tintero la pregunta que le hubiera trasladado: Señor Presidente, ¿cuándo se va usted a incorporar, después de largas décadas, a su puesto de registrador de la propiedad?

Anuncios
Posted in: Solo Blog