SIN ESTE GOBIERNO SE VIVE MEJOR (30.08.2012)

Posted on agosto 30, 2012

0


SIN ESTE GOBIERNO SE VIVE MEJOR.

Fue, anunciar Rajoy sus vacaciones, “porque podía”, para que España entrara en un relax que hasta contagió a la prima de riesgo, que comenzó a bajar, así como el bono de la deuda a diez años, a la vez que la Bolsa inició una cierta recuperación de su niveles retroactivos en los que había caído y que se remontaban allá por lo que alcanzó en el 2003.

Sólo fueron surgiendo pequeños sobresaltos, producto, precisamente, de la presencia de los propios ministros de Rajoy en los medios de comunicación, donde iban turnándose torpemente en una innecesaria guardia gubernamental que más que cubrir vacíos fue degenerando en desconfianza, incluso creando nuevas alarmas.

Al dicharachero Arias Cañete del buen vivir y comer, que, aunque perdiera a los serviles camareros de antaño por mor de la peste plagada de torpes inmigrantes que nos invadió, aún se conserva como arquetipo de señorito andaluz del XXI, le pillaba en las plazas de toros cada vez que surgía un siniestro forestal de gran envergadura, a la vez que se lavaba las manos de cuanto le ocurrieran  a los bosques.

“Cañete niega errores en la gestión de los fuegos en Canarias”, era su soniquete a expresar, por aquello de que no era competente al estar traspasada la competencia a las CCAA. Nadie parece que le había advertido que es la desinversión en los montes, con nulidad en la realización de los tratamientos selvícolas preventivos, o la disminución de medios para la extinción, debido a las políticas de recortes, la mayor causante de los incendios forestales; o debió olvidar de inmediato, que, cuando se trata de grandes incendios por superficies afectadas, por amenazas a zonas pobladas, o en zonas especialmente sensibles y únicas, o, asimismo, por amenazas a infraestructuras vitales de comunicación o estratégicas, puestas en marcha las alertas correspondientes, el responsable del operativo de extinción y de la dirección de la lucha contra el siniestro es el Gobierno del Estado, a través de su ministro del Interior o por quien delegue.

Es decir, todo un negado competencial que lamentablemente pasará a las páginas negras de nuestra historia ambiental, de seguir al ritmo actual, por haber batido el triste récord, a final de la temporada de fuegos, de hectáreas devoradas por las llamas, más de 200.000 de nuestra riqueza natural, a la vez que por haberle durado el control de los incendios una barbaridad de tiempo: el de Gomera, por sus reproducciones, con unos aviones anfibios estacionados a una distancia del punto caliente cercana a los 2000 kilómetros, no tiene perdón.

El otro ministro, Jorge Fernández Díaz, que cuando habla frunce la frente y se pone muy serio, con apariencia del de la porra cabreado, bronco hasta en su timbre de voz en el histriónico papel que desea jugar, de duro ministro del Interior, que, con tan enorme torpeza ha conseguido, en el caso del etarra encarcelado con cáncer terminal -impresentable torturador en su fecha del funcionario de prisiones, Ortega Lara- poner en su contra, desde, los presos abertzales hasta hace nada divididos y apagados , acompasados de sus forofos de los Bildus y Sortus, que gracias al ministro han recuperado las calles y estivales fiestas euskaldunas, hasta, cruzando a la acera de enfrente: la derechona más casposa, con la politizada y sectaria cúpula de la AVT, presidida por la señora Pedraza, versada en lanzar pedradas verbales al Gobierno de turno, siempre en mayor cuantía a la siniestra que a la diestra, que más bien pareciera, con la desaparición del terrorismo, sentirse temerosa de quedarse sin misiones especiales para denunciar a los gobernantes, y, abarcando a los sectores del ala dura del PP, encabezados, como autores intelectuales, por Mayor Oreja y Mínimo Cerebro, el extremismo tertuliano Intereconómico, y los poderes fáctico que representan los Ansones y demás Pedrojoteros, que echan ya de menos aquello de, ¡¡¡“ZP, cómplice de ETA, traidor: No a la negociación”!!!, que tanto le encantaba al Rajoy de la oposición.

Ministro del Interior, este don Jorge, que más pareciera estar cumpliendo un loable servicio a la campaña electoral que le está saliendo de gañote a Bildu. Tres jueces y tres fiscales llevan interviniendo en este interminable culebrón veraniego del etarra con cáncer que comenzó, con rueda de prensa del susodicho Fernández Díaz, sacando pecho con el manido soniquete de que no cedería a la presión de los terroristas, hasta tener que asentir, como no podía ser de otra forma, a lo que la justicia penitenciara dictaminase. Ministro, al que paradójicamente la justicia de la Audiencia Nacional le está pisando los talones, al adelantarse en una rueda de prensa con posible revelación de secretos, a querer capitalizar los avances en la investigación judicial sobre el caso Publio Cordón, secuestrado y asesinado por los siniestros Grapos que fundara, entre otros, “el historiador” de la extrema derecha y condenado por terrorismo, Pío Moa.

Pero como perla de esa vigilia del estío para cubrir las espaldas a las ausencias de Rajoy, Soraya y ministr@s vari@s, desaparecidos durante unas semanas, lo ha significado ese esperpento de clon de míster Ansar, titulado ministro de Turismo y de la Industria, José Manuel (Camino de) Soria.

La ha estado enfollonando sobre todo tomando como epicentro y base su  Canarias natal, para lanzar proclamas desde allí contra el presidente autonómico, Paulino Rivera, en indecente uso político-partidista de la inmensa superficie quemada por los trágicos episodios forestales que se han cebado este verano contra esas maravillosas y biodiversas islas, al que el hoy ministro Soria está dispuesto a cubrir sus aguas marinas, para mayor atracción turística, con torres de Repsol; todo ello como ensayo de su primer asalto electoral a la futura nominación como candidatable autonómico por el PP de cara a pretender dirigir el archipiélago guanche en un futuro.

En este sentido, desde un ilegal hotel de Lanzarote, donde se ha estado alojando, Soria lanzó la proclama a la ciudadanía española de no viajar al extranjero sino realizar turismo patriótico, argumentado -con una alucinación más típica de un exceso etílico o de “fumeteo” bajo la luna llena de una noche del mes de agosto, en no sufrir los rigores de tener que sudar a la gota obesa en lugares donde la temperaturas llega a alcanzar y superar los 40ºC. Al día siguiente, el mapa meteorológico de la piel de toro maltratado, como algunos llaman a España, se situaba en alerta naranja en sus ¾ª partes por una ola de calor procedente del desierto africano. Su otra joya justificativa en su recomendación de no salir de España, y así poder gastar el dinero de ficción que ya no se tiene en establecimientos hispanos, estaba relacionada con asustar a la población española de la presencia, allende los Pirineos, del mosquito del virus del Nilo.

Ello, en las mismas fechas donde está próximo la entrada en vigor, uno de septiembre, por el ministerio que dirige la católica, apostólica y misericordiosa Ana Mato “Matasanos”, y sin embargo despistada política que ni tan siquiera sabía que en su garaje particular moraban los coches de lujo gürtelianos, de la exigencia a los inmigrantes no legalizados -los comúnmente denominados “sin papeles”- de la retirada de la tarjeta sanitaria para tener que abonar de sus tiesos bolsillos los servicios de asistencia médica, a los que ya no les va a quedar ni donde caerse enfermos, y que de no ser tratados en nuestros centros u hospitales, en grave vulneración constitucional al derecho a la salud y como quiebra a la universalidad del sistema público, nos pueden amenazar con algunas nuevas pandemias, como el procedente de ese virus mosquitero denominado del río egipcio, que de ser sus efectos contagiosos, pudieran transmitir graves enfermedades a muchos españolitos sin tener que realizar ni tan siquiera turismo interior o rural.

Lástima que don Manuel Fraga Iribarne nos abandonara y no pudiera endosarle a Míster Soria Ansar Bis, los derechos de propiedad para la actualización de sus preferidos eslóganes turísticos, que podrían quedar de la siguiente manera: “Spain is different, There are many places with more 40ºC of temperature”. Complementado, por:  Spain is different, does not have mosquitos Minist Soria.

Pero lo anterior han sido meras anécdotas veraniegas en comparación con la que se ha vuelto a desorganizar con el retorno de Rajoy y sus ministros a su quehacer diario, que a pesar de los ocho meses que llevan en el Gobierno no se sabe bien si sus presencias son para crear problemas de donde no existen o inventárselos, fabricar mentiras, o en ese todo vale para hacerse los imprescindibles, y así, tal vez, justificar sus emolumentos procedentes de nuestros escasos euros.

De esta forma, Rajoy culminó sus vacaciones inmerecidas, -también por esa imagen de frivolidad que dio anunciándolas previamente a bombo y platillo, más ante la que está cayendo, pasando sus últimos días en ese Coto de Doñana que tanto le reprochó a los visitantes presidentes sociatas- con unos rezos postrado ante la onubense virgen del Rocío Chico, acompañada de la ínclita ministra, Fátima Báñez, del paro y de las bolas de colores, para rogarle, tal vez, que se le enderece el programa que Dios Manda porque marcha al revés y sin rumbo, en este calvario en el que ha convertido su primer año santo Mariano.

Después, su ulterior aparición ha sido para decirnos que no descarta el segundo rescate que ya nos tienen preparado. Dicen que será muy blandito, como regalado, pero, que si no, que si sí se ha solicitado.

Mientras, para aquellos parados de los 400 euros que no tienen otra prestación -y que parecen ser que, junto a los dependientes discapacitados, inmigrantes sin papeles y empleados públicos, son los causantes de la actual crisis que soportan los pobrecitos bancos y mercaderes lo que les obliga a seguir forrándose- y que forman parte en un mismo hogar de la unidad familiar, célula antaño fundamental por aquello del destino de España en lo universal, que tan de moda quiere poner el ministro Wert con la desaparición de la Educación para la Ciudadanía y su sustitución nuevamente por Formación del Espíritu Nacional, les aprueban un decreto por el que les obligan para su cobro el desempadronamiento familiar si llegan a superar con tal ingreso los 481 euros mensuales con que debe de vivir, según el Gobierno, una familia nacional.

En tanto, el diputado gallego del PP, Guillermo Collarte, dice con presunta gran agonía que no puede llegar a final de mes con 5500 euros, a pesar de que cobra vergonzosas dietas por su desplazamiento y estancia en Madrid, fuera de su hogar familiar, a pesar de que, por el contrario, vive en la capital del Reino en un piso de su propiedad y a su vez cobra otras dietas para cuando va a su circunscripción electoral gallega a pesar de que entonces mora en casa de sus padres; o sea, que gasta menos que Tarzán en corbatas y encima dice que no llega a final de mes.

¿No se plantea entonces el diputado pepero, Collarte, votar en contra de la validación de ese Decreto cuando vaya al pleno del Congreso de Diputados y así sentirse solidarios por los que los pasan mucho más canutas que él en vez de vociferarles, como Andrea Fabra, un: ¡¡que se jodan!!!

Por otro lado de la misma mesa del Consejo de Ministros, el responsable de la Sincultura, José Ignacio Wert, en su senda en dirección a Atapuerca, nos sigue retrotrayendo por etapas en el túnel del tiempo, trasladándonos ahora al modelo opusino escolar de la segregación por sexos, los niños con los niños y las niñas con las niñas, a dónde le venga geográficamente en gana, a pesar de la sentencia contraria dictada recientemente por el Tribunal Supremo.

Al mismo tiempo, el reiterado ministro Soria se pelea con Montoro por la competencia energética. El ministro De Guindos, el del no al banco malo, se presta a montarlo, como exigencia europea a ese “préstamo” a la banca –eufemismo del primer rescate- que no conllevaba, según decía Rajoy, ninguna contraprestación o exigencia por la UE.

Y para que no nos preocupemos más de los debido, el Gobierno sigue poniendo en marcha su Ley de Transparencia, negando a la oposición treinta y una comparecencias en el Congreso de Diputado para rendir cuenta, a la vez que ha seguido con su depuración Torquemada en RTVE…

En conclusión, han regresado de las vacaciones más desorientados aún de como se fueron. Y habiéndosenos ido a la eterna galaxia celestial, el astronauta estadounidense, Neil Armstrong, hay ya demasiados ministros, con el presidente Rajoy a la cabeza, alucinando y de lo más despistados, como preparados para su relevo de cara a la próxima expedición a la Luna, donde tal vez se encuentre su hábitat natural del que nunca debieron salir.

El caso es que la Bolsa de valores, con el regreso de nuestros políticos gubernamentales de las vacaciones, ha empezado de nuevo a bajar y la prima de riesgo a subir como el IVA-zo que nos espera a uno de septiembre…. Y es que sin Gobierno, durante las pasadas semanas de agosto, hemos ganado en la mejoría de las condiciones de calidad vividas con las limitaciones de continuar inmersos en tan profunda crisis. Y algo superior hubiese ocurrido si además no hubieran dejado de guardia a ninguno de los cafres ministros que tan mal dirigen al país, cuyos dudosos currículos cada día más parecen sospechosamente  obtenidos en algunas de esas chillonas tómbola feriales, justamente del mes de agosto.

Como esa ha sido la experiencia veraniega que hemos tenido, y al final todo, sobresaliendo lo imprescindible para la toma de decisiones políticas, se nos dice que Rajoy no pude hacer lo que desea porque depende de la Unión Europea, al que desde Madrid tan solo contribuye colateralmente aportando unas dosis adicionales de más sufrimientos con destino a nuestra machacada ciudadanía, ¿para qué necesitamos este Gobierno de Rajoy bajo sus estériles características? ¿Para cuándo una alternativa?

Anuncios
Posted in: Solo Blog