RAJOY DEBE DE LARGARSE (04.08.2012)

Posted on agosto 5, 2012

2


OTRO FIN DE SEMANA EN MÁS BANCARROTA

LA HERENCIA DE RAJOY

No podían ocurrir otros hechos este jueves, que enfilaba ya el fin de semana, otro más de ascendente agonía, para que entre el sarcasmo y la indignación sigamos soportando el chaparrón de incompetentes políticos que, desde lo local pasando por lo regional, español y europeo, parecieran que se confabulan contra la ciudadanía.

Tres imágenes sobre la decadencia en tiempos de colérica crisis que corren, lo simbolizan: El “beso” al suelo patrio, como emulando al Aznar de los abdominales, protagonizado por el monarca, y donde el rey no es que se hubiera caído, sino que sólo se había puesto a la altura del país, a la misma hora en que casualmente se desplomaba en la madrileña plaza de Colón el pedazo de enseña nacional allí desplegada, mientras Draghi, el falseador de las cuentas griegas ante la UE, que pareciera que obtuvo como premio de recompensa por esa “hazaña” la presidencia del BCE, se comía el marrón de las expectativas que él mismo había levantado con el farol que se sacó de la manga, tal vez empujado por su paisano también en ruina, Mario Monti, y sin consultar a su jefa Merkel, de que acabaría, mediante una operación masiva de compra de deuda pública española e italiana, con la especulación de los mercaderes.

Por medio, el equipo económico de Rajoy que en ese instante no sabía dónde esconderse mientras la prima de riesgo volvía a subir por encima de los 600 puntos y la bolsa retornaba de nuevo al subsuelo del centro de la Tierra a la búsqueda de Julio Verne.

Y Griñán, carente de estrategia política, donde dije que había acordado lealtad con Rajoy en esa exultante comparecencia en La Moncloa, se desgañitaba al día siguiente contra los nuevos recortes que según Montoro, en reunión habida con las CCAA, habría de poner en marcha en esa locura de utilización de la economía, no al servicio de la ciudadanía, a través de la generación de riqueza y de empleo, sino para hundir toda actividad productiva o de consumo con ese sacrosanto becerro de oro inventado por el neoliberalismo: la salvaje reducción del déficit público, frente a las políticas anticíclicas, para más depresión de una economía en recesión.

La misma mañana en el que nos levantamos con un leve crecimiento de las contrataciones laborales del estío, 28.000 empleos más, frente a los 42.000 que se generaron en el mismo junio del 2011, o los 78.000 del 2010. Temporales empleos que caerán con las hojas del otoño tan próximamente, dejándonos el suelo ácidamente de lo más empobrecido y desamparado.

Así, por primera vez desde que comenzó esta gran crisis está cayendo el importe de la partida presupuestaria que atiende la cobertura del desempleo, de 29.000 millones a 26.000, a pesar de contar con medio millón más de parados que el año pasado al mismo mes de junio, al acabarse en los desempleados de larga duración, que cada vez son más, su límite de meses del cobro del paro. Eso da lugar a que de una cobertura del 70% del total de los parados de hace un año, estemos ahora ya en el 66%. Y encima Rajoy, también en la comparecencia que ha tenido este viernes de nuevos dolores, manifesta que todavía no está tomada la decisión de proseguir con los 400 euros al mes de ayuda a los parados que ya no perciben subsidios de desempleo alguno, a pesar de que el próximo 15 de agosto finaliza su estado en vigor, mientras los gastos financieros presupuestados para los pagos de intereses de la deuda, cifrados este año en 29.000 millones de euros, podrían sobrepasar realmente los 40.000 millones, por esa escalofriante subida de la prima de riesgo a la vez que el bono a 10 años se situa ya por encima del 7%.

Para los parados sigue sin haber rescate, para la banca: 100.000 millones de euros, el equivalente de crear, con un plan de inversiones públicas e incentivos a la contratación laboral por las empresas, cuatro millones de empleos.

Y esos pagos de intereses junto al hundimiento de los ingresos del Estado por la caida de la actividad económica -sin que a la rica y subvencionada católica iglesia del mensaje evangélico de los pobres y la solidaridad se le apliquen impuestos, 500 millones de euros sería la recaudación del IBI frente a los 273 millones retirados a la Ley de Dependencia- nos va a significar más recortes, más recesión, más desempleo, menos ingresos financieros, nuevas subidas de impuestos, más retrasos en la jubilación…, de locura hasta la caída en el precipicio. En tanto, la Europa de dos velocidades es una realidad. Alemania que paga el 1% de intereses por su deuda y los países del Sur que la sufragaremos al 7% y más.

¿Así interesa seguir y permanecer en la UE sin hacerle frente y poner los webos y ovarios encima de la mesa de la señora Merkel?

Para eso llegó el viernes, para que nos fuese aclarado durante la soporífera rueda de prensa con la que Rajoy decía conmemorar y celebrar -¿qué tiene qué celebrar? sus primeros siete meses del interminable año santo Mariano de insufrible gobernanza en la Moncloa, aunque tan solo estuvo explícito e desearnos felices vacaciones al que pueda ¡¡¡Manda güevos!!!.

La pregunta del millón de esa comparecencia era sobre el rescate de España por la UE. Su respuesta no pudo ser más sintética de lo que han significado estos meses sin rumbo, a ciegas, y empobreciendo cada vez más a la ciudadanía: “No tengo tomada ninguna decisión”.

Rajoy nunca sabe nada, nunca contesta, algunas veces hasta ha salido huyendo por el garaje cuando no se ha tirado en silencio y sin dar la cara durante semanas como si aspirara a que fueran los mercados los que le y nos gobernaran.

La otra frase de esta misma rueda de prensa denota la carga de cinismo que le caracteriza, con más cara que espalda tenía el difunto Manuel Fraga Iribarne: “Yo nunca he prometido lo que no podía hacer”.

El que prometió bajada de impuestos y al revés los subió. El que dio su palabra de que no abarataría el despido ni lo facilitaría y se sacó de manga la reforma laboral del esclavista. El que hizo y pidió votos para no practicar recortes a la enseñanza y la sanidad pública, y las viene desmantelando. El que se sumaba a la campaña de la ínclita Esperanza Aguirre contra la subida del IVA “de los chuches”, del 16 al 18%, y va y nos lo sube del 18 al 21%. El que se ensaña contra los funcionarios y demás empleados públicos, mientras se abre de patas para que lleguen miles de millones sin fondo a la indecente banca. El que se carga el Estatuto de independencia de RTVE para poner a sus casposos manipuladores de Atapuerca. El que concede la amnistía fiscal y carcelaria a corruptos y chorizos. El del respeto al medio ambiente, reformando la Ley de Costas para cargarse lo escaso de virginidad que nos queda en el litoral. El de la transparencia, que desmantela los equipo de Hacienda y policiales de Baleares para que ya no hayan más Jaume Matas, más Iñaki Urdangarín, más María Antonia Munar…. Ese es el señor Rajoy, un farsante, el que prometió todo lo contrario a lo que ha venido haciendo.

Rajoy, el de la mentira, el del fraude, el del saqueo y atraco a los bolsillos de los españoles, ese es el Rajoy de los siete meses que lleva machacándonos, el que no debería figurar ni un día más como indigno y desfachatado presidente de un país al que con su sadismo castiga y maltrata.

Y para más inri, acabó la referida comparecencia prometiendo no tocar la paga de los pensionistas ¿Pero está en condiciones de prometer algo? ¿Cuenta ya con alguna credibilidad? Si, gobernando, con su primera reforma del sistema financiero de febrero nos dijo que los problemas heredados de la banca se habían resueltos y tuvo que hacer una segunda en Mayo, la cosa no es baladí. El que por boca de su De Guindos Lehman nos dijo que no habría rescate a la banca ni creación del banco malo, e inmediatamente tuvo lugar lo primero y tendrá que hacer ahora lo segundo.

Mientras escribo este post, me entero que Ana Pastor de los desayunos de RTVE es cesada por los liberales de la no intervención, convertidos en censores, en su interesante programa de entrevistas e informativo que se ha puesto fin. Reflexiono sobre si sería concebible que el premier británico conservador, David Cameron, le retirase el Estatuto de Independencia a la BBC. Pues aquí lo hace con RTVE el ultramontano PP. Con ello, el PP demuestra que además es incompatible con el pluralismo informativo. No es novedad, lo ha venido ensayando sobradamente con sus goebbelianos canales, Telemadrid o Canal 9, y ahora con la RTVE reconvertida en Intereconomía TV.

A la vez me entero, que el Ministerio de Sanidad, competente en la materia de Consumo, se ha dirigido a la organización de consumidores, FACUA, con la amenaza de expulsarla del Registro de Asociación, ilegalizándola, si no retira de su página web las críticas a la política gubernamental de recortes a la sanidad, enseñanza y justicia, en clara defensa de los intereses de los consumidores. Más cerca, en esta ofensiva ideológica, como con el aborto de Ruiz Gallardón y Cotino, de aprovecharse de la crisis económica, para la puesta en marcha de estas prácticas fascistoides. Mordaza y palo.

No siga, por tanto, señor Rajoy, haciendo más barrabasadas, abandone el poder. Sus mentiras y latrocinio le hacen ser merecedor de un largo “exilio”. Hasta que por lo menos nos olvidemos de sus sinwertgonzanerías. Las islas de Salomón podrían ser un buen destino como respuesta a el deseo expresado por sus adláteres de la CEOE de mandarnos a Laponia. Nos deja usted por herencia, ante el anuncio de que sólo nos queda tesorería para un trimestre, nuevos rescates en esta angustiosa sucesión de secuestros a la ciudadanía española por entregas. Tire la toalla y no se empeñe en reducir en cuatro puntos nuestro actual déficit público en una economía en recesión. Insisto, convoque nuevas elecciones generales ante el masivo fraude al que nos ha sometido, antes que sea demasiado tarde plantar cara ante Merkel, hoy sinónima de UE y BCE. No podemos, ni un día más, reducir ese déficit público sin crecimiento ni seguir pagando el 7% de interés por la deuda. La economía productiva, la que tampoco le interesa a Rajoy a pesar de lo dicho en su mentirosa campaña electoral, entraría en colapso total. ¡¡¡Larguese cuanto antes, señor Rajoy!!!

Anuncios
Posted in: Solo Blog