LO DEL MARIDO DE LA LOLI SE LLAMA CORRUPCIÓN (19.07.2012).

Posted on julio 23, 2012

1


LO DEL MARIDO DE LA LOLI SE LLAMA CORRUPCIÓN.

La instrumentalización sectaria de una administración pública, la Junta de Andalucía, para prostituirla de cara a ponerla al servicio de la cúpula de un partido donde sus dirigentes puedan comprar votos internos que garanticen su permanencia a costa de proporcionar prebendas de esa institución, quedaba al descubierto. La calificación de tan denostado caso sólo tiene una traducción posible: corrupción política.

El episodio de la constatación comenzó a hacerse globo sonda cuando lo que intuíamos que existía, adquiría la carga de la prueba en el diario El Mundo, edición andaluza, martes día 17, http://www.elmundo.es/elmundo/2012/07/16/andalucia_malaga/1342465856.html,  y el miércoles, 18 de julio, estallallaba definitivamente como bola de fuego en el diario SUR de Málaga: http://www.diariosur.es/v/20120718/malaga/marido-loli-fiar-20120718.html .

No podía ser durante otros días. Las efemérides de los prolegómenos y el día oficial del golpismo franquista, setenta y seis años después, conocía una repetición de opereta -ya Carlos Marx lo aventuró afirmando que cuando la historia se repite dos veces, la segunda, a diferencia de la tragedia de la primera, adquiere tintes cómicos- con la divulgación de la existencia de una lista en la administración andaluza en Málaga, donde se clasifican a los funcionarios de niveles superiores, según tengan o no carnet del PSOE, sean fieles o no a la dirección psoista y estén o no en aspiración de promocionar, de cara a tenerlos pillados por los webos ante los nombramientos y cambios que se avecinan. Es la desfachatez de seguir profundizando en la confusión y mezcla entre lo que es un partido político y una institución pública, donde se premia a los siervos al aparato conejil-herediano y se castigan en sus promoción interna a los sin carnet psoista o actitudes críticas por ser merecedores en sus carreras administrativas del castigo eterno.

Entre esos a los que se les persiguen funcionarialmente en la Junta de Andalucía en Málaga, frustrando la carrera administrativa, a pesar de que abandonara el náufrago PSOE de Málaga, me encuentro en calidad de damnificado ya consumado. Tampoco me temblará el pulso para llevarlos nuevamente, el anterior pendiente de los lentos trámites judiciales, vía penal ante los tribunales de justicia por semejante actitud delictiva.

Habían bastado tan solo 48 horas, para encontrar la explicación a ese 82% que incomprensiblemente había obtenido el gran timonel Heredia en el Congreso Provincial del PSOE inmediatamente celebrado, previo arrastre mayoritario a unos delegados sumidos en la subcultura del pesebre que no tenían reparos en abandonar el barco de una alternativa regeneracionista porque la crisis aprieta en forma de coléra laboral.

Y los que no tenían nada que perder o desearon decentemente mantenerse de pie contra la venta de sus ideas antes que arrodillarse por prometidos becerros de oro a costa del empleos público, hicieron correr por la red tweetteriana el hashtag (almohadilla) seguida del concepto,#elmaridodelaloli, como denuncia y para vergüenza de quien ganó, eso sí, reglamentariamente un Congreso provincial. Tan solo dos días después era un ilegítimamente elegido por las perversas prácticas empleadas que el ínclito de Francisco Conejo ha llegado a calificar “como normal”.

A ello habría que unir que los superiores jerárquicos de Heredia, como lo podía significar Griñán o Susana Díaz, flamante secretaria general del PSOE sevillano, no hacían nada que fuera contrario a esa prostitución ideológica.

Griñán volvía a posponer los nombramientos de la Junta de Andalucía en la periferia provincial que tan buenos resultados congresuales le habían reportado, con la excepción de Jaén, en tanto quedaba pendiente de celebrar el Congreso el PSOE de Huelva donde su número dos del PSOE-A, Mario Jiménez, debía ser sustituido, habiendo surgido el problemita de quere dejar de sucesor a su cuñado, lo que había levantado entre la militancia onubense demasiadas ampollas.

La subcultura nortcoreana de nombramientos familiares carnales puesta en práctica por los de IU de Valderas en la Junta se extendía a lo orgánico del PSOE.

En tanto, de Susana Díaz, nueva secretaria general del PSOE de Sevilla y Consejera de Presidencia para más inri de incompatibilidad, se sabía que había incorporado en su flamante ejecutiva provincial a la exalcaldesa de Villanieva de Minas, imputada por la jueza Alaya en el caso EREs; ello recién estrenado el Códico Ético aprobado en el reciente Congreso del PSOE-A.

Como mejor reflejo de la catalogación desvergonzada que merece, “el marido de la Loli es de fiar”, transcribo el artículo escrito por el profesor de la Universidad de Málaga y periodista: Teodoro León Gross en el diario SUR.

EL MIRADOR

De fiar y ¡que se jodan!

La mención ‘de fiar’ -como el marido de Loli- es el pasaporte para prosperar en esta desmeritocracia

Diario SUR 19.07.12

TEODORO LEÓN GROSS En twitter: @teoleongross |

«El marido de Loli es de fiar». A veces una frase acierta a ser la síntesis exacta de la realidad. Ya ocurrió días atrás con el «¡qué se jodan!» de una diputada. Ayer la temperatura de la indignación experimentó otro calentón con el informe interno de ascensos en la Junta. No hacía falta leer ese documento para saber cuál es el mayor mérito para escalar en el escalafón: el carnet del PSOE. Ahora se conoce algo más: no basta con ser del PSOE sino ‘del PSOE de fiar’. También hay listas negras. Así se controlan los partidos; y así se articula el régimen clientelar autonómico que muchos prefieren taparse los ojos para no ver. Cientos, miles de empleados públicos promocionan con el carnet y la ‘fidelidad’, sello de categoría con el que los responsables políticos los catalogan como ganado para las plazas de primera, de segunda o de tercera. La mención ‘de fiar’ -como el marido de Loli- es el pasaporte para prosperar en esta desmeritocracia.

Esa frase va a atornillarse en la memoria colectiva como el «¡Qué se jodan!» de Andrea Fabra, la diputada cuyo aval para estar ahí es ser una Fabra, hija del legendario barón levantino del PP imputado por un puñado de delitos fiscales y perseguido por escándalos incendiarios. El PP ha tardado una semana en amonestar el comentario de su hija. Se ve que les ha resultado arduo dirimir si era o no incorrecto. O quizá es la bula Fabra, porque hasta ahora nadie se ha atrevido a callar a ese protobocazas entre cuyo memorial de perlas hay una grabación estelar aleccionando a gente del partido: «El que gana las elecciones coloca a un montón de gente. Y toda esa gente es voto cautivo. Voto cautivo. Supone mucho poder en cada ayuntamiento, en cada diputación. Yo no sé la cantidad de gente que habré colocado en doce años.». Distintos partidos, misma escuela. Es el código de la partitocracia. Y fuera de ahí, ¡que se jodan!

La clase política exhibe una insensibilidad inflamable hacia la nación con ese marchamo de casta. Los indultos de carnet son de traca. O la magnanimidad delirante de concejales o diputados que aparecen en el periódico prestándose a quitarse también ellos la paga extra. O sea, lo que para los demás es por decreto; para ellos es ‘un acto de generosidad’ que hay que aplaudirles. Mardones, tócate los cojones. Diputados como la Fabra que autocontrolan su salario, que no se pagan su plan de jubilación como el resto del país, que son una excepción en el régimen de la Seguridad Social, y aprueban recortes para los ciudadanos con ovaciones -lo mismo en mayo de 2010 que en julio de 2012- se han desconectado de la realidad. Si ya no se habla de ‘los indignados’ es sencillamente porque ya no hay ‘no indignados’.

Anuncios
Posted in: Solo Blog