CONGRESO DEL PSOE-A: EL SOBRADO DE GRINÁN NO APRENDE (08.07.2011)

Posted on julio 9, 2012

2


EL SOBRADO DE GRINÁN NO APRENDE

Tal como ya nos tiene acostumbrado el endiosado Griñán, sobradamente demostrado durante el Congreso Federal del PSOE celebrado el pasado mes de febrero, en su especialización de montar broncas y romper consensos -de autocrítica, catarsis y regeneración mejor ni hablar por sus inexistencias- ha vuelto a reiterar sus peloteras en el Congreso del PSOE de Andalucía finalizado este domingo.

Un sobrado Griñán, inició el pasado viernes su show particular manifestando que no tenía críticos en el PSOE-A. En su reelección del sábado, como secretario general del PSOE-A, su dosis de soberbia se elevó varios grados centígrados cuando comprobó que el 29% de los congresistas no le habían votado. No sin antes generar otra bulla al intentar sus subordinados directos que cada provincia votara en una urna distinta. Estaba clara la maniobra: tener controlado por provincias a los díscolos  para hacerles frente de la peor forma posible en la ulterior elección de la futura dirección. O sea, violar el secreto del voto, aunque fuera por áreas geográficas.

Este sentido particular y perverso de practicar la democracia interna, también abundantemente confirmado cuando prohibió las primarias en Andalucía en julio del 2010, llevó a que el dolorido Griñán XIV (como patética asimilación al Rey del Sol francés, “El Estado soy yo”), al tener conocimiento de ese 29% de disenso, se pillara un gran rebote, como si de un niño chico se tratara, manifestando tajantemente a los medios: “Si no me han votado ¿por qué van a estar en mi Ejecutiva?”, acusándoles de desleales por  “romper” el mandato de representatividad en el Congreso. Además, con impresentables veladas a sus vidas privadas impropias a su condición.

No le había bastado a Griñán que su informe de gestión de los dos últimos años, desde que fuera elegido para la secretaría general, marzo del 2010, en ese pulso que mantuviera con su antecesor Manuel Chaves por mor a una bicefalia de dudosa existencia, hubiera recibido el respaldo del 95,56 por ciento de los congresistas, no sin que algún delegado se tuviera posteriormente que oler la mano ante las naúseas que le había producido haber votado SÍ al que lleva perdidas para el PSOE-A las tres elecciones (municipales, generales y autonómicas) a las que se ha presentado desde que alcanzó esa condición. Además, en el caso de las autonómicas, que podría significarse como campo propio, han representado pérdidas para el voto socialista de más de 650.000 papeletas, para no hablar de los EREs o de la dimisión más que sospechosa de su segundo, en el escalafón que designó, el asimismo Ni-Ni pero con academia de formación generosamente subvencionada por la Junta: Rafael Velasco.

De esta forma, Griñán descalificaba el voto opositor, como si los delegados fuesen números matemáticos cuya presencia en el Congreso está motivada para reflejar miméticamente lo que hace un mes recomendaron las Agrupaciones, ignorando el mandato abierto de que gozan los congresistas, acusación precisamente lanzada por el más inapropiado Griñán, el que antes de los Congresos Provinciales para esa elección de delegados no había sentido empacho para pasearse provincia por provincia bajo oficialidad de la Junta pero con misión partidaria de señalar y hacer públicos cuáles eran sus gentes en cada lugar y a quien había que apoyar y obedecer.

Así, Griñán, tras la votación que consideró desfavorable, mandó en el Congreso a su nuevo segundo de a bordo, aún in pectore, el otro Ni-Ni, Mario Jiménez, a que elaborara una lista “exclusivamente con los suyos” para los futuros órganos de dirección, dejando a todo sospechoso de ser crítico fuera de las mismas.

Ello motivó una rápida reacción de los excluidos que hicieron frente con la presentación de listas alternativas a las que presentara Griñán para que cuanto se sintiera crítico con esa práctica sectaria votaran sus representantes a los Comité de Dirección del PSOE-A y Federal del PSOE. La fractura estaba consumada.

Griñán había conseguido en un segundo unir férreamente a un heterogéneo y disgregado sector crítico, en el que se sumergía la delegación entera de Jaén, proclive previamente a pactos con el oficialismo, y salvar las múltiples contradicciones que arrastraban sus hererogeneos delegados demostrados hasta su llegada al Congreso, por los distintos orígenes tribales y por los problemas existentes entre ellos para haber logrado hasta entonces un acuerdo.

También, esa obligada confrontación, como respuesta por parte de los críticos, dio lugar a que parte de la delegación del PSOE de Sevilla en la mañana de ese mismo domingo presentara en sede del Congreso a Antonio Gutiérrez Limones, alcalde de Alcalá de Guadaira y experto en nuevas tecnologías. como alternativa a Susana Díaz, la candidata del griñanismo para la secretaría provincial.  Las torpezas de Griñán hacían ponerse las pilas a sus opositores.

En este sentido, en la siguiente votación, Griñán volvió a dejarse otro jirón de consenso y sus listas a los órganos de dirección salieron elegidas, esta vez, sin el 35% de los delegados, cuya inmensa mayoría votó las listas de los críticos.

Griñán despilfarraba, en tan solo dos años, ese inmenso caudal de apoyo que lograra, del 99,8%, cuando resultara elegido secretario general, dos años y pico antes, a la vez que acertaba, consciente del carácter clientelar en el que se ha convertido el PSOE-A, en su burda instrumentalización partidaria de la Junta de Andalucía, posponiendo el nombramiento de los altos cargos en las provincias, a costa de tener paralizada grandes parcelas de gestión de la administración autonómica, para tener bien cogidos a los delegados de este Congreso en sus expectativas individuales de poder ser designados para el ente autonómico; factor clave en un partido donde el valor más preciado que se conserva actualmente no tiene nada que ver con el socialismo sino con obtener las prebendas de un empleo público, una designación de alto cargo o un puesto de representación en los órganos donde radica la soberanía popular, más en tiempos de crisis. De no haber sido así, por el contrario, otro gallo hubiera cantado en este Congreso del socialismo andaluz: tal vez incluida la posible derrota de Griñán.

De esta forma, con el 65% de los apoyos, quedó configurado el equipo de Griñán que va a dirigir el PSOE-A a partir de ahora, que precisamente es lo contrario a prestigiados liderazgos socialistas, dotados de excelencias, méritos, capacidades, y especializaciones uni o multidisciplinares, entre sus componentes, como suele discursear en grandilocuencia su deidad, sino otra vez basada en la misma mediocridad de los Ni-Ni a los que no se les conoce otra profesión que su liberación política, los del fracaso escolar al coche oficial, más los rebotados de las instituciones por el cuerpo electoral, y los amigotes personales.

Su gran amiga, compañera del alma y acompañante al cine, la veterana jurista, Amparo Rubiales, presidirá el PSOE-A.

Su vicesecretario general será un Rafael Velasco bis, Mario Jiménez, siempre con el CV de estudiante de Derecho a pesar de su cuarentena de años.

Y el hombre que consiguió que Griñán oliera algo en la Cádiz del pizarrismo chavista, Juan Cornejo, excedente desde  hace largos años del magisterio, de responsable de organización.

La presencia de malagueños no puede ser más desatinada: Francisco Conejo, siempre estudiante asimismo de primero de Derecho tras abandonar los estudios de perito industrial porque no aprobaba ni una asignatura, especialista en perder elecciones locales -aparte de su apego a la metodología estaliniana de disolver las Agrupaciones que no les son afines- para responsable de Política Municipal. Ya ha dicho que compatibilizará ese puesto, que necesitaría dedicación exclusiva con el de concejal del ayuntamiento, diputado en la Diputación y portavoz del grupo socialista en esa institución provincial. Está claro que no lo hace porque no duerma y esté las 24 Horas a pie del cañón, tampoco porque sea un fenómeno, más bien limitadito, sino para cobrar los otros sueldos y dietas ¿Para cuándo las incompatibilidades, dejar de entremezclar instituciones con partido; y un socialista, un puesto con un solo sueldo?

A Conejo, le acompaña en los nombramientos griñanescos, su inseparable compañero de toda la vida,  Miguel Ángel Heredia, actual secretario general del PSOE malagueño, con tronco común en las JJSS de los años noventa, donde, de la misma generación de Rafael Velasco, Susana Díaz y Mario Jiménez, -Dios los crió y ellos se juntaron desde la más tierna infancia- aprendieron lo peor de sus mayores. Heredia, con apelativo, “Martínez Soria”, por aquello, como cita el periodista León Gross, de que “La ciudad no es para mi”, en referencia al voto urbano que se le fue al PSOE malagueño para no regresar, y que se ha agudizado su pérdida bajo su mandato, donde el PP campea por las playas y campos malagueños como gaviotas por sus casas. A Heredia, Griñán lo ha nombrado como responsable de la Interparlamentaria, grupo donde están incorporados: parlamentarios andaluces, diputados, senadores y eurodiputados andaluces. Será por el mérito de haber obtenido el “Premio Limón” en el Congreso de Diputados, concedido por los periodistas que cubren la información parlamentaria, al diputado más desconocido en la sede de la soberanía popular, sita Carrera de San Jerónimo. Y no es por novato, lleva allí de diputado desde 1996. En fin, que queda claro el run run de Griñán se ha cubierto de gloria sobre el mérito, la capacidad..

Más, la que perdiera la alcaldía de Antequera en mayo del 2011, en poder del PSOE desde 1983. Asimismo, excedente del magisterio por la política desde hace más de treinta años, Rosa Torres, para responsable de Formación, y la contestada Marisa Bustinduy -(entre otros motivos por su afán de acumular cargos y sueldos, que tuvo que abandonar sus deseos de seguir llevando la secretaría general del PSOE malagueño, donde no se enteró, entre otras cuestiones, de cómo el urbanismo corrupto penetraba entre las filas socialistas en los momentos álgidos del boom ladrillero, teniendo que dejar en manos de Miguel Ángel Heredia “Martínez Soria” la continuidad a su tarea, que parece que incluía incrementar los preexistentes desastres)- para presidir el Comité de Ética.

El otro malagueño para un puesto de menor relevancia en lo orgánico, responsable de Ideas, el cátedro de Hacienda y concejal en el ayuntamiento de Málaga, Pepín Sánchez Maldonado, también amigo personal de Griñán, al que hacía pocos meses se me dirigía -conservamos una vieja amistad desde nuestra coincidencia estrecha como estudiantes en la Facultad de Económicas de Málaga- para decirme: “Nacho, estos niñatos (por Heredia y Conejo, secretario general y de organización del PSOE de Málaga) nos llevan a la ruina”, para pasar, ante su último viraje partidario y el reproche que le dirigí, a confesarme,como justificación a sus bandazos meramente verbales ya que siempre lo he visto situado donde estaba el poder: “No ves, Nacho, que yo hago lo que Griñán me dice…”.

Por último, como vocal, otra perdedora en las últimas elecciones municipales celebradas en el malagueño municipio del litoral: Rincón de la Victoria, tras cogobernar el PSOE en los dos anteriores legislaturas; su cabeza de lista, Encarna Anaya.

Para finalizar, un Rubalcaba, impotente ante lo que viene ocurriendo en el PSOE-A, y sin poder intervenir ni apoyar a los suyos, a los que ha tenido que dejar tirados.

Me lo justifican sus muy allegados -y cuento con privilegiada información que lógicamente es contraria a la que puertas afuera farisaicamente se traslada, incluida la propia intervención de Rubalcaba en la clausura del Congreso con sus golpes de pecho en apoyo incuestionable a Griñán- en que provocaría una reacción en cadena del arrogante dirigente andaluz, que volvería a unirse a Chacón, que no se perdió ni un detalle del Congreso a pesar de su Aquiles no griego operado, y a Tomás Gómez para en un santiamén propiciar el derribo inmediato del que fuera segundo de Zapatero. Por consiguiente, tanto, como reconocerse implícitamente en Ferraz que Rubalcaba se siente secuestrado por Griñán.

Y esto acontecía el día en que el diario El País volvía a sacar una encuesta donde el PSOE en el último mes baja aún más, e incluso, que el PP. Ello, a pesar de la que nos está cayendo donde, no es que se esté desmantelando el Bienestar conseguido en los últimos treinta años sino el propio Estado, y donde a la mayoría se nos retrotrae  camino del siglo XIX mientras una indecente e insaciable minoría impone su ideología y la ruptura a la cohesión social conquistada.

En esta línea, el PSOE, de su desastroso resultado electoral del 28, 7 %, obtenido en las elecciones generales del 20N, va ya en su continua caída por el 23,1% del apoyo popular, más o menos en dirección al PASOK.

Queda claro que sin autocrítica, catarsis y regeneración no hay posibilidad de recuperación de la credibilidad del PSOE. Todo lo contrario a lo ocurrido también en este Congreso del PSOE-A que representa otro fiasco más como el del pasado febrero celebrado por el PSOE Federal, donde Griñán volviera a liarla con su  chaconismo disimulado.

Y no aprende.

Para el próximo fin de semana, más madera, para un PSOE-A sin rumbo ni liderazgo, en: los Congresos Provinciales.

Anuncios
Posted in: Solo Blog