ESPAÑA, SECUESTRADA (10.06.2012)

Posted on junio 10, 2012

2


ESPAÑA, SECUESTRADA.

LA SOBERANÍA DEL SISTEMA FINANCIERO ESPAÑOL QUEDA EN MANOS DE LA UE Y DEL FMI.

 No va a haber ningún rescate para la banca española“, decía Mariano Rajoy hace tan solo 12 días (28.05.2012). De igual forma de contundencia, el ministro Luis De Guindos rechazaba este miércoles (06.06.2012), y una vez más, la idea de que “España estuviera planeando solicitar una línea de crédito preventiva del fondo de rescate europeo para recapitalizar a la banca española”.

 El Gobierno supedita el rescate al resultado de las auditorías”, aseguró Soraya Santamaría al final del Consejo de Ministros del viernes (08.06.2012), afirmando que “no hay una decisión tomada”. Continuaba: “Es importante respetar los procedimientos para conocer el terreno sobre el que uno está, y ese terreno son las cifras. Tenemos que conocer de verdad o al menos una aproximación de las necesidades que tiene el sector español”,

Hasta minutos antes de que se produjera este sábado el negado rescate, el patético ministro de REPSOL, José Manuel Soria –una especie de mister Ansar bis que un alcalde del PP de la cuenca minera lo calificó públicamente “tonto del culo”, cuestionando a la vez al autor de su nombramiento, “¿quién ha puesto a este inútil de ministro?— salía ese mismo día de autos como único portavoz del Gobierno negando que el ejecutivo de Rajoy tuviera información de que hubiera previsto tomar ninguna medida europea hacia la banca española hasta tanto no tuviera lugar la emisión de los informes de las dos auditorías externas de firmas extranjeras contratadas para valorar los activos tóxicos inmobiliarios en los balances de las entidades financieras, hecho que no tendría lugar antes del mes de julio. Después de su comparecencia, con idílico trasfondo arbóreo, amenazando a Argentina como se atreviera a expropiar YPF, no se le conocía otro fiasco mayor.

Insisto, Lo anterior no fue hace años ni meses, sino escasos días, e incluso pocas horas y minutos antes de que se produjera el “maravilloso” rescate.

 ¿Por qué no lo deseaba el Gobierno?

 NO porque no estuviera en el programa electoral del PP, “como Dios manda”,  al igual que la subida de impuestos, la reforma laboral y los recortes, y se pudiera acusar al PP de lo mismo que le reprochaba a la oposición cuando estaba en el poder: Meras ocurrencias  por quienes no saben a dónde nos siguen llevando. La opinión pública y la crítica publicada les importa un bledo a un Rajoy instalado en la autosatisfacción monclovina.

NO, porque a partir de ahora lo que Rajoy denominó, “el interés nacional”, es decir nuestro sistema financiero, queda intervenido, y serán “señores vestidos de negro”, esos que auguró Cristóbal Montero que no pisarían España (06.06.2012), los que estarán ya viendo hoteles y pisos, empezando por la madrileña plaza de Castilla, junto a la sede de Bankia, para quedarse, y durante un largo tiempo. Ya no habrá una tercera reforma financiera por parte del Gobierno el PP, en todo caso la primera de la UE sobre los bancos españoles. Además con la torpeza gubernamental demostrada en la tardanza, muy de Rajoy, en abordar con celeridad los problemas de las entidades financieras con graves problemas (Bankia, Novagalicia o Catalunya Caixa), han conseguido contaminar y poner en sospecha a todo el sistema financiero español que ha pasado a ser maldito tambien allende nuestras fronteras, de ahí la amplia horquilla que va de 40.000 estimados por el FMI al límite de los 100.000 millones de euros autorizados por el Eurogrupo, producto, insisto, de la desconfianza que se ha establecido sobre nuestro país.

Un palo a la soberanía de España -en comparación con la situación de los otros tres grandes europeos: Alemania, Francia e Italia- que podrán seguir utilizando su sistema financiero como intrumento de política económica, bajo sus dictados nacionales, para salir cuanto antes de la crisis; en cambio, España ya no. Queda claro lo conseguido por estos “patriotas de pacotilla” del españolismo de la pandereta y charanga que caracteriza a la derecha pepera: no traspaso de competencias a la UE por exigencia de un nuevo Tratado consensuado y aprobado sino absorción  por el Eurogrupo de las competencias del sistema financiero de España a consecuencia de un forzado rescate, que es bien distinto

NO lo deseaban porque una banca, como la española, que se ha estado financiando del BCE al 1%, de interés va a tener que sacar sus activos inmobiliarios, que ha sido su principal baza para sus indecentes negocios asociados a la burbuja del ladrillo en los años del boom, de los balances para mandarlos a la basura de cara a sustituirlos por el dinero crediticio de este rescate, que tampoco se ha dicho su coste pero que podría rondar el 3 o 4%.

NO lo deseaban porque, aparte de la imagen internacional negativa que se proyecta para España y su Gobierno, el coste para el Estado español -que es el que avala la cantidad de este rescate por ser el destinatario final a través del FROB, “como agente del Gobierno”, del crédito de hasta 100.000 millones de euros, no de responsabilidad directa su devolución por la banca afectada-  significa un aumento de la deuda soberana de España que tendrá que soportar  los gastos financieros que se generen en su déficit, mientras que el tope del 5,3 % no se toca como exigencia por la UE para su cumplimiento en este ejercicio presupuestario del 2012 por nuestro país.

Ello va a significar, tener que aumentar los ingresos del Estado, como acelerar la prevista subida del IVA y otros impuestos, así como proseguir con más recortes y volver a tocar la edad de jubilación y las pensiones. Se habla ya de 30.000 millones que generaran los gastos financieros de este rescate a introducir en la contabilidad nacional del Estado español.

NO lo deseaban porque, en la contribución de estos 100.000 millones de euros del rescate, el Reino de España, que somos todos, tendrá que hacer su contribución proporcional como miembro de la Eurozona a esa cifra con el dinero de los españoles para no aumentar su déficit público.

En consecuencia, a este PP, que le da pánico de llamar las cosas por su nombre (la amnistía fiscal es una regularización de activos opacos, los recortes son una racionalización del gasto…) es normal que al rescate impuesto por la UE y el FMI, nos lo venda como “ayudas”, y hasta maravillosas, como si nos hubiera tocado el eurocientomilmillón cuando hasta segundos antes no lo deseaban ni en pintura.

Pero es que la situación crítica de la no gobernanza por Rajoy de la crisis que atraviesa el sistema financiero español había llegado a alarmar a  la UE, temiéndose que hiciera saltar al propio euro con destino a su tumba. Así, bastó que en la madrugada de este sábado, el Fondo Monetario Internacional, (FMI), sacara el informe sobre las necesidades financieras de la banca española, cifrándolas en 40.000 millones de euros, para que se desencadenara lo que ya venía más que sonando, sin que el sonado Gobierno que padecemos se enterara, por más que diga ahora lo contrario. Cifra que notablemente fue elevada por la prensa británica de la libra y que Bruselas hubo de atragantarse mientras desayunaba el mismo sábado del rescate: “Ministers to Discuss $125 Billion in Spain Bank Support” (The Wall Street Journal) Había subido, por tanto, la especulación periodística sobre el rescate a unos 100.000 millones de euros, hecho que no iba por mal camino. Y, de seguir así y sin actuar de inmediato, el lunes próximo cundiría el pánico con la prima de riesgo y nuevas caídas de las bolsas.

En este sentido, la paciencia de las autoridades europeas e internacionales había llegado a su límite extremo ante la pasividad de Rajoy y sus desaciertos desde que llegara a La Moncloa. La incapacidad demostrada por el Gobierno del PP para atajar el déficit, presentando y rectificando varias veces las cifras presentadas en Bruselas, encima sacando pecho Rajoy el pasado mes de enero con que al final la cifra del déficit exigible por la UE al Reino de España la pondría él. Cuando no posponiendo la presentación de los presupuestos hasta finales del mes de marzo por estrechos intereses electorales relacionados con Andalucía y Asturias. Sembrando, asimismo, dudas por doquier con los famosos cajones, del “prudente” Beteta, repletas, no de sobrecitos de cafeína sino de facturas ocultas sin abonar. Desprestigiando al propio Banco de España -sobre su Gobernador mejor no hablar- con la contratación de auditorías externas para cuantificar la regularización de los activos inmobiliarios de los bancos españoles. Menoscabando a las autonomías con la atribución de ser administraciones despilfarradoras del gasto público… y como guinda: la nefasta gestión del affaire Bankia, hizo que el rescate estuviera más que servido.

Estos precedentes han llevado al Eurogrupo a acelerar la intervención efectuada este sábado. No se podía perder ni un minuto más, ya que ante las incertidumbres del resultado electoral en Grecia que tendrá lugar el próximo fin de semana, Mariano Rajoy podría pasar a la historia por haber sido el colaborador necesaro e imprescindible para hacer saltar el euro por los aires.

Antes de la comparecencia de Luis De Guindos para explicarnos lo ocurrido en la video conferencia del Eurogrupo, la Moncloa había filtrado el titular de que: “Rajoy no tiene previsto comparecer” Era lo que ya se presumía. Bien lejos quedaban esos mítines exultantes donde se le saturaba su cúmulo salivar con la promesa de: decir siempre la verdad, nunca esconderse ante los españoles; asimismo, su compromiso con la transparencia que iba a ser total. Pero eso fueron sus proclamas de la campaña electoral del 20-N que estamos obligados, según él, a olvidar “porque la situación es muy difícil”.  Olvidado su concepción de crisis meramente española producto de la incapacidad del Gobierno anterior, y donde sólo con su llegada generaría confianza, crecimiento, empleo e ingresos financieros suficientes hasta para hacer bajar los impuestos.

Así, con cabreo, cundiría a través de la red de Internet la ironía de que Rajoy hablaría este domingo en la televisión polaca, pero sólo en el caso de que España ganase en su partido de fútbol con Italia y exclusivamente referido al partido. No admitiría otras preguntas. Aunque hubiera quien fuera más allá, y no disimulando tenerle tirria, reprochase que si Rajoy iba a Polonia a ver el partido sin haber explicado previamente este rescate a los españoles, sería la oportunidad de oro para romper el acuerdo de Schengen, sobre libertad de circulación en la UE para las personas migratorias , con el objeto de cerrar la frontera y así no permitir que Rajoy volviera a entrar en España.

Vayamos al grano del asunto sobre lo dicho por el ministro que más ruinas lleva acumuladas: De Guindos Letman Brothers.

Comenzó la comparecencia y acabó, antes de responder a las preguntas, Luis De Guindos leyendo el comunicado del Eurogrupo. Todo lo de Rajoy se pega menos su hermosura, si de ella tiene algo.

De su lectura y de las contestaciones de De Guindos se derivaron clamorosas e interesadas omisiones y calculadas confusiones:

De Guindos omitió inicialmente la cifra de los 100.000 millones de euros del rescate en la lectura del comunicado diplomáticamente lllena de vaguedades con que inició la comparecencia.

De Guindos no contestó sobre el costo de ese rescate, ni el tipo de interés que se iba a aplicar a ese dinero crediticio. Mucho se enrolló con el verbo inyectar y el FROB, a sabiendas que el ciudadano medio no está familiarizado con ese lenguaje y su mecanismo de funcionamiento. Precisamente por ello se explayaba con estos temas.

De Guindos, no respondió que ese dinero inyectado va a formar parte del capital de los bancos y por tanto al nacionalizarse van a pasar a ser propiedad del dinero del rescate.

De Guindos, no aclaró nítidamente que el destinatario de este crédito es el Estado, no la banca. Tampoco dijo que dará lugar a un aumento de la deuda pública soberana y con ello a incrementar el déficit de nuestras cuentas públicas, mientras la UE mantiene a España el techo del 5,3 como déficit público para este año 2012.

De Guindos, posteriormente. ante insistentes preguntas sobre lo que se presuponía oculto, tuvo el lapsus de justificar el nuevo déficit público que se va a generar al calificarlo como “bueno” porque “vamos a pagar menos tipos de interés (sin decir la cifra) que el de la prima de riesgo”. No paró en contradicciones.

De Guindos, cometió otro brote de sinceridad que se le escapó a una incisiva pregunta, respondiendo: “Sí, se considera deuda del Estado los euros que se reciban”. Pero no siguió explicando que eso nos significaría: más déficit público, más recortes y más recesión. En cambio, negó sacrificios para la ciudadanía. Demasiada jeta. No cuadra.

De Guindos no contestó a la pregunta que implícitamente recogía la portada de ABC, si podía calificar el rescate como “dulce”. Sería que Guindos no quiso amargarse de tanta dulzura orgásmica.

 De Guindos, manifestó no haberse sentido presionado por sus socios europeos. Rehuyó llamar a la operación, rescate; incluso, lo negó. Lo presentó algo así como una generosa ayuda europea, lo mejor que nos podía haber ocurrido. Llegó a percibirse en su rostro como si hubiera sentido un gran respiro la noticia de la imposición europea y del FMI, a pesar de que lo desechara como indeseable hasta horas antes.

De Guindos, justificó que Rajoy no hubiera comparecido porque no es del Eurogrupo. Pareciera que Rajoy es del Asiagrupo del Pacífico, como que este rescate no tuviera nada que ver con él.

De Guindos, tenía prisas en acabar. Seguro que no era para ver el partido Alemania-Portugal. Estaba muy incómodo, como intentando ganar tiempo para que no saliera la letra pequeña, improvisando como un profano. Rectificándose y dejándonos alucinado con que, a estas alturas del guión, siguiera hablando de transparencia. ¡¡¡Cómo se prostituye el lenguaje….!!!!

Inmediatamente a su finalización, la incomunicación intoxicadora de la Moncloa se puso aceleradamente en marcha como en los mejores tiempos del tándem AcebesUrdaci. Algo similar a: El 11-M es ETA. Ahora: no es rescate sino “ayudas”.

Rajoy, en permanente contacto con los líderes europeos”, comunicó La Moncloa para calmar la indignación que había producido su no comparecencia, mientras se programaba su vuelo con destino a Polonia para ver el partido España-Italia. Como el Rey en aquella famosa semana de primas de riesgos, corintias y elefantíasis varias en Botswuana. Más indignación.

Pero la prensa internacional no perdona. Un ministro alemán, inmediatamente que acabó la intervención oral De Guindos, hablaba claramente de rescate, nada de “ayuda”. Y el ministerio de Finanzas alemán, en comunicado por escrito, también manifestaba: “la satisfacción por el rescate de la banca española”.  

Y la red por Internet, neutralizaba la operación manipuladora de Moncloa, con frases, tales como: “Rajoy pide dinero para los bancos, no para los españoles, pero pagaremos los españoles, no los bancos”. “Nos la meten en calentito, “suave” y “dulcemente” por 100.000 millones de  euros. Eso significa que habrán nuevos recortes multiplicados por 10”.

Y haciendo cuentas: 100.000 millones de euros, es igual a 16 billones 839 mil millones de ptas, que generarían 2.600.000 puestos de trabajo si fueran destinados a un Plan de inversiones públicas acompañado de medidas que incentiven la contratación de trabajadores por las empresas.

El empleo seguirá siendo ninguna prioridad, más allá del prostituido discurso político, ni para este Gobierno que preside Rajoy ni para la actual política económica de Merkel. Más paro, es igual a más reserva de mano de obra ociosa para minimizar los costes laborales.

POSTDATA: He esperado el cierre de este post hasta oír la sorpresiva comparecencia a palos notificada de forma urgente desde La Moncloa para que se explique Rajoy, ante el escándalo que ha significado el anuncio de su viaje futbolero a Polonia sin haber dicho ante los españoles esta boca es mía, antes, durante y después del rescate.

Pues bien, en esta cita forzada, don Tancredo no ha aportado nada nuevo más que mostrarnos otra vez su cinismo, a la vez que una exhibición de su naturaleza como mentiroso compulsivo. Ha quedado grabado (lo del rescate por el Eurogrupo solo “es una línea de préstamo para la banca española” -(más o menos como el hilillo de plastilina que salía del “Prestige”) “no va a generar déficit alguno”… más o menos como: “bajaré los impuestos”, “no se abaratará el despido”, “no habrá recortes sociales”, y lo que hasta el pasado viernes matenía: “no habrá petición de dinero a Europa para la banca”.. , ahora se transforma en una conquista arrancada al Eurogrupo. Otro error. Va a hacer estallar a Bruselas y a Berlín que pueden empezar a buscarle sustituto.

A pesar de que haya tenido que venir el Eurogrupo al rescate, el ínclito de Rajoy, de forma frívola, prepotente e irresponsable, ha venido a decir: “Gracias a la confianza que se ha generado en la UE las reformas emprendidas por mi Gobierno, hemos sido, afortunadamente, agraciados por un generoso préstamo que vamos a destinar a la banca para que se sanee”, “A mi no me han presionado, he sido yo el que ha presionado a la UE”, sacando otra vez pecho. “Es muy buena la decisión ya que la alternativa era el rescate duro y ser intervenida la economía española”.. . Es decir: nos han intervenido gracias a la confianza que por todas partes genera Mariano Rajoy. El mundo al revés.

Le da igual decir ocho que ochenta. Lo suyo es ir trampeando, -conseguir tal vea el efecto especial de que la Bolsa por su volatilidad, y situación subterránea no acorde con el precio real de sus valores, pueda subir, aunque sean horas o minutos, o baje levemente la prima de riesgo, porque me imagino que los que tienen deuda del Reino de España, tras este rescate, andarán de lo más preocupado- sin importarle las consecuencias a medio y largo plazo que va a generar este rescate para la economía y ciudadanía española, y mientras tanto a ver si un día se le aparece la virgen y se inicie la recuperación de una economía que han condenado a su recesión a través de la política de recortes del gasto público y de la desinversión en infraestructuras y equipamientos. Sabemos que Rajoy es más bien flojo, pero tan ignorante, no. Nos ha tratado en esta comparecencia como súbditos, analfabetos, memos, gilipollas… enfin, que se ha retratado bien asimismo.

España, por tanto, no recibe “ayudas” desinteresadas de Europa. Es más, no es que sólo se rescate su sistema financiero , sino que al figurar el Estado como el destinatario de esa refinanciación, hemos sido secuestrados, como avalistas, entre las políticas europeas contra el déficit público, y de la devolución de esos intereses sin que para ello aumente el déficit.  Y para ello, debe producirse de forma automática, bien más recortes, menos pensiones, más impuestos… al haberse puesto forzadamente, aunque se niegue, nuestra soberanía, sin rechistar, en poder de las polítics neoliberales y de los dictados más estrictos de la señora Merkel.

Y mientras esto se produce, objeto de la atroz especulación reinante en los llamados mercados, cientos y miles de familias españolas, en edades activas que por haberse quedado ya todos sus miembros sin ningún ingreso de prestaciones,  cada semana van engrosando las filas de los que tiran de las pensiones o rentas de los abuelos para seguir sobreviviendo. ..Escandaloso. miserable, injusto. ..

Apretémosnos los cinturones y cordones aún más tras este rescate y si no somos capaces de rebelarnos contra esta situación, que la resignación y el masoquismo bendigan cada rincón de nuestra sociedad.

 

.

 

Anuncios
Posted in: Solo Blog