EL MERKELISMO DEL PP REMATA LA ECONOMÍA ESPAÑOLA (14.05.2012)

Posted on mayo 14, 2012

0


EL PREMIO NOBEL DE ECONOMÍA, KRUGMAN, PREDICE LOS PEORES AUGURIOS PARA ESPAÑA Y LA EUROZONA.

LA PRIMA DE RIESGOS ESPECULATIVA DE LA DEUDA SOBERANA DE ESPAÑA BATE ESTE LUNES EL RÉCORD EN LA EUROZONA.

Lo máximo que alcanzó la prima de riesgo de la deuda soberana de España, fue 462 puntos. Aconteció el pasado 22 de Noviembre. De esta forma, recibieron los mercados al líder de la confianza y del programa que Dios manda, Mariano Rajoy.

Hoy, camino hacia el quinto mes del año santo mariano, la prima de riesgo ha alcanzado el guinness, incluso de la Eurozona, situándose en 492 puntos. Y el presidente del Gobierno -el de la transparencia, siempre dispuesto a dar la cara para contarle a los españoles la verdad, sólamente la verdad- anda en lo suyo, o sea escondido. Pero ha llegado la hora de que caigan las caretas, no solo las de la campaña electoral basada en la bajada de impuestos, no tocar el despido ni recortar la educación y la sanidad.

Ninguna sorpresa nos representa ya que el BBVA alerte con que las tensiones de los mercados sobre España son peores que las que nos han venido precediendo desde la quiebra del inmenso banco estadounidense, Lehman Brothers, que marcó el inicio de esta gran crisis en aquel agosto del 2007. Y sobradamente sabemos que lo que toca el ministro De Guindos adonde acaba…

La fusión fría de la banca y las cajas españolas que quiere acelerar esta segunda reforma del sistema financiero español, aprobada el pasado viernes por el Gobierno de Rajoy tras el fracaso cosechado en la que acordó el pasado mes de febrero, va a significar que se agudice lo que ya viene aconteciendo. En vez de crear cortafuegos para aislar la crisis financiera que padecemos, por el contrario, provoca el recalentamiento de todos los activos inmobiliarios, a partir de ahora tenidos en su integridad la consideración de tóxicos; a la vez que, con el aumento de las exigencias de provisiones para ser inmovilizados, condena a que menos dinero aún fluya a la economía productiva para la creación de empleo. Nos deja pues un sistema financiero achicharrado y sin liquidez, proclive en su debilidad, en un círculo viciosos, a recibir más ataques procedentes del capital financiero especulativo internacional de los que ya viene sufriendo.

Estimar en 365.000 millones de euros lo que significa sacar los activos tóxicos inmobiliarios de las entidades financieras, contabilizados numéricamente de forma ficticia en los balances de los bancos, resulta ser otra falacia; la misma que decir que se van a nombrar a dos expertos para que paradójicamente tasen esos activos al valor real de hoy de mercado, cuando no hay operaciones suficientes que se estén realizando en la compraventa de viviendas para llegar a una conclusión fidedigna sobre precios. 

Aparte, esta reforma pretende dejarnos, después de la concentración que se está forzando, a un mapa bancario donde solo queden tres o cuatro entidades. Eso significa llevarnos a un regimen de oligopolio bancario. En este contexto, nos vamos a enterar bien de lo que vale un peine, porque desaparecida la competencia en el sector nos van a crujir a los usuarios con comisiones y gastos. Y se van a hacer más fuertes todavía. Como decía el temerario  Rodrigo Rato tras la fusión de Caja Madrid con Bancaja: no importa que demos intereses acreedores elevados, ya somos grandes y si nos pasa algo ya vendrán a auxiliarnos. Y encima llevan a cabo este atentado a la libre concurrencia los que se autoproclaman liberales…

Para completar el día, el portavoz del PP, Carlos Floriano, con el tono chulesco e irresponsable que le caracterizan, sigue descalificando esta misma tarde negra al Banco de España por ser la causante de todos los males por los que pasa el sistema financiero, también como excusa a los graves errores que está cometiendo el Gobierno, para aumentar aún más si es posible la desconfianza de los especuladores con todo lo que lleve la etiqueta de España. No se han enterado todavía que gobiernan. Pareciera que cuanto peor, mejor.

En la misma línea, De Guindos Lehman, le echa la culpa de la situación que hoy ha alcanzada la prima de riesgo de España al momento político por el que atraviesa Grecia. O sea, este lunes, la herencia recibida por Rajoy tiene nombre heleno y apellido Banco de España, nunca de su incompetente Gobierno que parece no presidir, en clara dejación de funciones, porque lo hace la herencia recibida. Y ello, el mismo día que, tras el affaire Bankia, se hace público que en el pasado mes de abril se batía el récord del dinero retirado por la banca española del BCE al 1% de interés: 300.000 millones de euros, mientras los españoles nos preguntemos: ¿Adónde han ido a parar?

La economía productiva española está siendo asesinada mortalmente cada día que pasa. Este Gobierno no está para pensar en el empleo ni para nada que sea productivo o tecnológico. No se entera de lo que está ocurriendo. Como estatua de sal mira hacia atrás, pierde el tiempo lamentándose de la herencia recibida. Y cuando aparece en escena, lo hace patéticamente y de forma contradictoria disparando con recortes a todo lo que se mueva, cuando no se esconde. queriendo dar la impresión de que se encuentra ante algo imposible de detener, donde sólo cabe el sometimiento resignado, como si se evitara con hacer frente a inmensas bolas de fuegos atómicos procedentes de mercaderes que vuelan en invisibles aeronaves. En este caos mental, es imposible generar confianza, envalentonando con su desorientación, la insaciable voracidad de los especuladores.

Por si fuera poco, el Premio Nobel de Economía y Premio Príncipe de Asturias, Paul Krugman, economista, divulgador y periodista estadounidense, aventuró ayer domingo, 13 de mayo, en su blog del New York Times, un corralito en España como algo inminente.

Krugman resume en su blog cinco pasos que según él provocarían el desenlace fatal de una crisis económica sin precedentes en la Europa de la moneda común, que pondría fin a lo que hoy conocemos como la Eurozona.
 
Krugman pronostica que la inestabilidad política en Grecia, ahora mismo estancada en la formación de un Gobierno imposible de constituir, causará su expulsión de la Eurozona el próximo mes de junio, y como efecto dominó provocará la retirada de los grandes capitales de los bancos españoles e italianos, sobre los que recaerán más atrozmente las presiones de los mercaderes.
 
En consecuencia, los bancos españoles e italianos procederán a prohibir “esos depósitos fuera del país y a limitar la disponibilidad de efectivo” o sea, que los ciudadanos no podrán transferir dinero fuera del país, imponiéndose además límites a la cantidad de euros que la gente pueda sacar de un banco mes a mes.
 
Si los bancos españoles ponen en marcha limitaciones para que sus clientes saquen el dinero que deseen, eso significa la entrada en una situación de “corralito”, como el que padeció hace ya una década la nación Argentina.

Ello llevaría a que el Banco Central Europeo flexibilizara las condiciones de concesión de crédito y liquidez para evitar el colapso del sistema bancario, tal como lo conocemos hoy.
 
Las predicciones fatalistas de Krugman no terminan aquí. Si se produce un corralito en España e Italia, Alemania deberá decidir entre dos opciones:
 
a) Prestar a España e Italia dinero público para que puedan hacer frente a su deuda a cambio de revisar de forma drástica su estrategia económica.
 
b) O poner fin al euro.

Hasta aquí lo que predice Krugman cona aires apocalípticos. Sólo me cabe concluir ante esta hecatombe, haciendo un llamamiento a François Hollande: Por favor, no tardes, porque cuando aterrices en la gobernanza puede ocurrir que sea ya demasiado tarde.

Sólo creciendo, económica y ambientalmente de forma sostenible, con una inflación un punto superior a la actual y con un plan de inversiones públicas, fijando la estabilidad presupuestaria en el horizonte del año 2020, a la vez que un BCE emitiendo directamente eurobonos a muy bajo tipo de interés para atender la deuda soberano de los Estados, no dejándola en manos de los especuladores, reajustando la paridad euro/dólar, promoviendo el fin de la pobreza y la desigualdad cultural y económica en el planeta, transfiriendo tecnología y potenciando la inversión en I+D+I, se puede crear empleo en la UE.

Urge una economía productiva al servicio de la ciudadanía, con reordenación y regulación del sector financiero compatible una banca pública que corrija praxis perversas, y no más economías de ficción basadas en las burbujas financieras -atajando los movimientos especulativos, su acción perversa desde los paraisos fiscales, el papel de las agencias de calificación… – al servicio de los mercaderes. Dos años, después de aquél fatídico 12 de mayo del 2010, en el que se inició el camino a la deriva de los recortes hacia el paro de la economía y la fuerza de trabajo, y a un año del estallido de indignación y de esperanza del 15-M, la realidad debe cambiar.

Anuncios
Posted in: Solo Blog