HOLLANDE, EL PACIENTE FRANCÉS, DEBERÁ ESPERAR (23.04.2012)

Posted on abril 23, 2012

0


HOLLANDE, EL PACIENTE FRANCÉS, DEBERÁ ESPERAR.

QUEDA PARTIDO EN FRANCIA PARA LA SEGUNDA VUELTA AUNQUE HOLLANDE PARTE CON VENTAJA.

Este domingo se ha jugado la primera parte del partido para una posible Europa distinta.

Los españoles no hemos podido votar a pesar de que podemos encontrarnos entre quienes más no la jugamos, y a pesar de que, de forma indecente y miserable, Sarkozy ha estado utilizándonos como un muñeco de trapo al que golpear para eludir su propia responsabilidad en el desastre a que nos está conduciendo la gestión de la actual crisis económica, de la que él en obsoluto es ajeno bajo la batuta de su jefa y “maestrilla de escuela”, Merkel, llevándonos por el recortado sendero para la ruina y el desastre.

Cerrado el escrutinio, los franceses no han fallado aunque el panorama no queda definitivamente despejado: hará falta jugar y emplearse a fondo durante la segunda parte para conocer el resultado final del partido.

Así, Hollande (con el 28,44% de los votos) gana a Sarkozy (27,05%) en esta primera vuelta que contó con animada presencia del cuerpo electoral francés en las urnas (80,3% de participación).

El izquierdista Mélenchon, candidato de los indignados franceses, supera la barrera del 10% (11,05%) pero un ascenso más alto que algunas encuestas habían pronosticado se ve mermado por el voto útil de la izquierda a Hollande.

Sarkozy, con estos resultados, ha quedado preso de la extrema derecha lepenista (18,27%) para la segunda vuelta. Su discurso contra la inmigración y sobre la seguridad, lejos de haberle restado audiencia electoral a Marie Le Pen, la ha reforzado. Tambien la brutal aplicación de la política neoliberal merkozy, está generando en Francia un rechazo antieuropeista que canaliza esta fuerza reaccionaria antisistema.

Da repeculo conocer que, al lado, más allá de Los Pirineos, en La France de la liberté, egalité et fraternité, tenemos casi un 20% de potenciales fascistas.

 

BIOGRAFÍA DEL PACIENTE FRANCÉS, HOLLANDE

Reproduzco la semblanza biográfica que ha escrito Odón Elorza sobre Hollande, por considerarlo una apretada síntesis de lo más completo y que refleja esa carrera paciente, constante y ascendente de quién ha sabido esperar, no como Godot, a que le llegara su momento.

“LA HISTORIA DE FRANÇOIS HOLLANDE por Odón Elorza, ex-alcalde de San Sabastián por el PSE-EE/PSOE

Sueña con convertirse en un “presidente normal”, un deseo que encaja con sus 30 años de trayectoria política constante, pero en la sombra. François Hollande lo ha sido todo en el Partido Socialista (PS) francés, donde ha librado más de una batalla intestina desde la serenidad y el pragmatismo, cualidades que le han valido el apodo del “candidato tranquilo”. Sus detractores, en cambio, prefieren tacharle de mediocre, blando e indeciso.

Y el enemigo no hay que buscarlo muy lejos. “¿Qué ha hecho François Hollande en estos últimos treinta años? Nada”, sostenía sin miramientos en plena campaña de las primarias socialistas su ex pareja sentimental, madre de sus cuatro hijos y ex candidata presidencial Ségolène Royal. Ahora, sin embargo, se prodiga en los mítines proclamando que Hollande es el único que puede vencer a Nicolas Sarkozy y devolver la gloria al PS.

Amor y política, de la mano

Nacido el 12 de agosto de 1954 en Rouen (Normandía), Hollande creció en el seno de una familia conservadora, descendiente de protestantes holandeses que en el siglo XVI se refugiaron en Francia huyendo de la persecución religiosa. Hijo de un médico cercano a la extrema derecha y de una asistente social, su expediente académico se forjó en las escuelas más elitistas de la República: Instituto de Estudios Políticos de París, la Escuela Nacional de Administración (ENA) y la prestigiosa escuela de negocios HEC.

Su paso por la ENA fue decisivo a la hora de encarrilar su vida profesional y personal. Allí conoció al ex primer ministro Dominique de Villepin y se enamoró de Royal, una compañera de clase con la que iniciaría una relación que duró más de 30 años sin pasar por la vicaría.

Juntos empezaron en política. Fue a comienzos de los 80 y en el gabinete de François Mitterrand en el Elíseo. En 1988, ambos entraron en la Asamblea Nacional como diputados electos. A partir de ahí, Hollandes asistió al ascenso de Royal -ministra de Medio Ambiente en 1991-mientras él quedaba relegado a un segundo plano. Entonces, encontró en el partido lo que le era vetado en el Gobierno. Portavoz del PS, el inesperado triunfo de la izquierda en 1997 y el nombramiento de Lionel Jospin como primer ministro le auparon a la primera secretaría del partido, un cargo que ostentó durante 11 años con tesón haciéndose un hueco y un nombre.

En 2006, el sorpasso de Royal, flamante candidata presidencial, y el sonoro rechazo del electorado francés a la Constitución Europea le dieron la puntilla. Pero el europeísta Hollande resurgió entonces de sus cenizas y comenzó a preparar secretamente su carrera hacia el Elíseo.

La carrera hacia el Elíseo

Pasó el testigo de la primera secretaría del partido en 2008 a Martine Aubry, a la que apoyó en la guerra fratricida que mantuvo con Royal tras la derrota electoral socialista en 2007, para luego vencerla en 2011 en las primeras primarias abiertas del PS. El escándalo protagonizado por Dominique Strauss-Kahn meses antes le había dejado vía libre y Hollande aprovechó la oportunidad.

Acabó entonces por terminar con una gran transformación personal. Moderó su afición a las bromas, aunque sin perder su carácter afable y esa sonrisa imperturbable, de la que se mofan los guiñoles franceses. Moldeó su figura, se tiñó el pelo, y se decidió por las gafas sin montura. Algunos dicen que, quizás, en ese cambio de imagen tuvo algo que Valérie Trierweile, la periodista de Paris Match con la que Hollande mantiene una relación desde su ruptura con Royal en 2007.

“Lo que se ve de él es real, no hay un Hollande escondido. Será un jefe de Estado digno y honesto. Los franceses no lamentarán nunca haberlo elegido, y yo tampoco”, afirmó Trierweile en una entrevista publicada el pasado 7 de abril por el diario de izquierdas Libération.

Las encuestas le otorgan una mayoría holgada en segunda vuelta, a pesar de que la matanza de Toulouse y la ofensiva anti-islamista han impulsado al presidente francés en los sondeos. Pero Hollande cuenta con la crisis económica -que ha pasado factura a todos los líderes europeos en las urnas- como su gran aliado.

Con un programa basado en subir los impuestos a las grandes fortunas, invertir en políticas de creación de empleo y renegociar el pacto fiscal europeo, Hollande se presenta como el contrapunto a las políticas de austeridad de Angela Merkel. La revista Der Spiegel aseguró incluso que los líderes europeos conservadores habían hecho un pacto para boicotearle. Su equipo dice de él que es un hombre apegado al consenso y la moderación y que no tendrá problemas en llegar a acuerdos en Bruselas”.

Anuncios
Posted in: Solo Blog