¿POR QUÉ SE CONFUNDE PETROLERA CON PATRIA? (18.04.2012)

Posted on abril 17, 2012

0


¿A QUÉ JUEGA LA TVE PÚBLICA CON UN REPSOL PRIVADO?.

¿DE  INTERÉS NACIONAL VETAR LAS IMÁGENES DE LA PATAGONIA ARGENTINA EN TVE?.

TVE CONFUNDE TAMBIÉN PETROLERA REPSOL CON PATRIA. 

Acabado el partido de la Champions del Real Madrid con el Bayern de Munich, el programa Españoles por el mundo que estaba previsto desarrollarse a través de la Patagonia argentina, ha sido suspendido.

El motivo responde, según TVE, a la expropiación por el Gobierno argentino, que preside la demagogia peronista de Cristina Kirchner, de la empresa con domicilio fiscal en Buenos Aires, YPF-REPSOL , cuyo capital, aparte de argentino, es de la banca Caixa, constructora Sacyr y petroleras mexicana y de USA,

En este sentido, ha sido sustituido la proyección programada por una reposición ya emitida y que es referida a Praga. Lo justifica la nota hecha pública por TVE para evitar polémicas.

Este hecho sería impensable en la BBC, sí más propio de la bananera Telemadrid de Esperanza Aguirre o del Canal 9 de la sectaria Generalitat valenciana.

Se equivocan quienes han tomado semejante decisión y dan alas a la visceral campaña que vienen desarrollando los sectores más extremistas de la derecha y que para nada favorecen los intereses, ni de los españoles que viven y trabajan en Argentina ni de los argentinos que lo hacen en España. Menos aún se puede considerar de interés nacional ese veto.

REPSOL, como multinacional no tiene patria. Lo suyo, en un mundo globalizado, es estar presente donde más puede maximizar sus beneficios, y donde sus costos sean menores, incluido el de aminorar o ser exonerado del pago de impuestos. En esta crisis económica que sufrimos, de igual modo, especula vorazmente con sus materias primas o transformadas, deteriora el medio ambiente por donde va pasando, minimiza el empleo, los salarios y utiliza los paraisos fiscales como hacen otras multinacionales. Asimismo, aparenta descapitalización constante a través de una política generosa en el reparto de dividendos a los accionistas en evitación de reinversiones o de reposiciones de bienes de última tecnología, cuando no, actúa su sofisticada y enfarragosa ingeniería contable.

Que REPSOL no es una hermanita de la caridad ni tiene sede en ONG, está claro, y TVE bien lo sabe, por más que esta multinacional tenga comprados con publicidad a distintos medios de comunicación y en su nómina de salarios o regalos de sobres figuren un amplio elenco de profesionales y políticos que en estos días están saliendo unánimemente en su defensa, como si lo hicieran en conciencia y en plan altruista, intentándonos manipular para convencernos de lo que no es.

Es de sobra conocido que en este conflicto, que ahora ha estallado en su vertiente más extrema, asistimos a un escenario caracterizado por la presencia de dos partes sobradamente conocidas y marcadas sus cartas entre ellas, que han jugado desde años con siniestros intereses, que mantienen unas antiguas amistades peligrosas que tampoco fueron ajenas al anterior fallecido presidente, Néstor Kirchner, que desempeñó un decisivo papel para colocar a su allegado “amigo”,  la familia Eskenazi, como el principal accionista autóctono, al parecer sin poner un solo dólar y sin que la empresa matriz, REPSOL, levantara las patas como ahora. Es más, siendo este linaje gaucho un desconocido, sin antecedente alguno en el campo energético, el presidente de Repsol, Antonio Brufau, sin embargo apeló a una calificación poco feliz, llamando al nuevo accionista argentino “experto en mercados regulados”. Así, trampeando hasta nuestro tiempo al que le han faltado unos días, ya que Repsol, momentos antes de la expropiación, segun Financial Times, negociaba vender YPF a la china Sinopec a espaldas de Buenos Aires.

Ese trapicheo mantenido en esa mala e interesada relación, más una traca de demagógica sobredosis de populismo peronista, como cierre expropiatorio en vez de oferta pública para la adquisición de las acciones a las que aspira a quedarse con ellas, han bastado para explicar lo sucedido. Ello, podría haber hecho antes pensar a la multinacional REPSOL en qué avispero se metía, y no echar más leña al fuego, encima requiriendo, cuando ya estaba tomada la decisión, la intervención gubernamental española así como de su cuerpo diplomático, de la UE, y de USA., al igual que propiciar esa campaña donde lamentablemente TVE ha caído en la trampa.  

¿Qué hubiera ocurrido en TVE si el día en que, el impresentable personaje de la CEOE, José Luis Feito, mandó a los trabajadores españoles parados a Laponia, y que, casualmente, coincidió con el referido programa televisivo donde se nos ofrecía el conocimiento de algunos españoles que trabajan en tan helada tierra, mostrándonos sus encantos y especificidades, los sindicatos, en plena batalla contra la reforma laboral, hubieran “sugerido” a TVE que cambiase esa zona norteuropea por otra capital? Un absurdo y ridículo a la vez que una barbaridad de torpe censura y corto recorrido.

¿Y si esta semana hubiera coincidido el programa de TVE con españoles en Botsuana? ¿Se hubiera suspendido también?

TVE tiene un estatus de independencia, que mucho ha costado conseguir, y con esta medida se está autocensurando para complacer el populismo de un Gobierno que encima va al degüello de los profesionales de la pequeña pantalla para así, retornando a lo que fue, cargarse sus autonomías respecto a los que manden en cada momento, en este caso el PP.

Que sigan engordando a los que más presionen, que más pronto que tarde les suprimirán la libertad y el trabajo.

Y como estas desafortunadas noticias parecen también destinadas a desviar la atención sobre lo que nos está pasando a diario, deseo, para no entrar en ese juego, destacar, asimismo, que este mismo lunes repsolero, el ministro de Educación, José Ignacio Wert, ha hecho público una serie de medidas destinadas a deteriorar el sistema educativo español.

Estos nuevos recortes, introducidos s a pocas horas de presentar tardíamente los presupuestos del Estado 2012, por mor de las elecciones andaluzas y asturianas,  afectan a más de siete millones y medio de escolares que masificarán las aulas y tendrán menos profesores -el resto quedarán despedidos- para sus enseñanzas.

Pero pareciera que el hecho educativo español es menos importante que los espurios intereses que están tras la intervención argentina de YPF-REPSOL, y así estos recortes  no ha sido recogido en los medios de prensa, entre tanto elefante,  Borbón y testaferro de Urdangarín, teniendo como epicentro de gravedad a la draculina Cristina Kirchner. 

Como si Educación llevase el nombre y la financiación de REPSOL. Al igual, como si TVE llevase el nombre y la financiación de REPSOL

Anuncios
Posted in: Solo Blog