CON GARZÓN, LOS CAMINOS DE LA JUSTICIA ESPAÑOLA PARECIERAN PREVARICABLES (27.02.2012)

Posted on febrero 27, 2012

2


EL JUEZ GARZÓN ANTE UNA INJUSTA JUSTICIA.

EL SUPREMO ABSUELVE A GARZÓN EN LA CAUSA DE LOS CRÍMENES DEL FRANQUISMO.

LOS CAMINOS DE LA JUSTICIA ESPAÑOLA PARECIERAN PREVARICABLES.

Estaba cantado presuntamente hasta con bendición urbe et orbe; pareciera perfectamente programado y pactado. Se hablaba de ello ya desde hacía demasiados días.

Se inhabilita al juez Garzón de por vida argumentado en la violación del derecho a la defensa por las escuchas “ilegales” a los corruptos y “abogados” con los que existía la presunción de que actuaban como correos para el blanqueo y evasión del dinero negro procedente de la trama gürteliana, porque tiene mejor articulación jurídica, a pesar de que no se hubiera aplicado esa misma doctrina, menos con esa dureza, a ningún otro juez: ni al juez Luis Manglano por el caso Naseiro de financiación ilegal del PP a inicios de la década de los noventa; ni al juez Pedreira que siguió al juez Garzón con las mismas escuchas a los Gürtels encarcelados, puesto que continuaba gozando de la autorización y conocimiento de la fiscalía; o al juez, Francisco de Asís Molina, en la investigación del asesinato de la joven Marta del Castillo, más recientemente, y a los que a los presuntos culpables y a los abogados de la defensa con los que se comunicaban les fueron realizadas las mismas escuchas en la cárcel para averiguar donde se hallaba el cuerpo de la víctima; o en otro caso, al exabogado y narcotraficante encarcelado, Pablo Vioque, exfundador de Alianza Popular (AP), todopoderoso secretario de la Cámara de Comercio de Villagarcía de Arosa, defensor jurídico de traficantes de tabaco y de todo tipo de drogas, al que se le realizaron por el juez instructor de su sumario delictivo las mismas escuchas estando encarcelado, que incluía las conversaciones con sus abogados de la defensa, ya que desde prisión llevó a dirigir la operación para asesinar al fiscal antidroga de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza;

A través de una resolución judicial  al juez Garzón en la causa por los cursos de Nueva York se le vapulea y vilipendia con calificaciones que al menos lo dejan como un “chorizo”, por cohecho impropio, pero, sin que se pueda defender, se archiva su causa por prescripción, después de tenerlo abierto durante dos años a sabiendas de que el hecho ha prescrito en el tiempo -¿eso no es prevaricación?-;

Y en el tercer sumario simultáneo de acusación resuelto en menos de un mes -¿quién dijo que la justicia es lenta?-, se absuelve al ya exjuez Garzón en la causa de los crímenes del franquismo, pero cerrando a su vez la posibilidad de investigarse para un futuro estos crímenes lesa humanidad. Esta absolución se lleva a cabo porque presumiblemente, quizás, se pudiera crispar la situación aún más a nivel nacional, o porque sería más que posiblemente un escándalo a nivel internacional, o porque encima cabría hasta la presunción de que cualquier familiar de la tercera edad, con víctimas en sus antepasados recientes por mor del sangriento golpe de Estado franquista, encontrándose aún tirado en alguna cuneta, la pudiera liar cualquier día antes de irse por edad biológica al otro mundo; o porque el objetivo perseguido de la separación del servicio judicial del juez Garzón ya se había cumplido. 

Mientras tanto, como afirma Félix Soria en su blog “Im-pulso”, ha coincidido esta fecha de febrero  con que “la Audiencia Nacional acaba de declarar ilegales las escuchas telefónicas que ordenó practicar el juez Fernando Grande-Marlaska Gómez en su intento de obtener pruebas para imputar delitos penales a Iraitz Gesalaga, que fue satanizado y su identidad difundida junto a la acusación de ser alias “el informático de ETA”.

La sentencia absuelve, por tanto, al ciudadano y especifica que el instructor ordenó “sin más explicaciones” prolongar durante tres meses las escuchas ya practicadas porque no se habían conseguido obtener pruebas para seguir adelante con el procedimiento.

Estas escuchas, según precisa ahora el dictamen judicial, fueron “absolutamente insuficientes para desvirtuar la presunción de inocencia” y, además, añade que “el procedimiento utilizado para obtenerlas no se ajusta a los parámetros de legalidad”.

Pero la cosa no queda ahí, los magistrados de la Audiencia Nacional entienden que Grande-Marlaska prejuzgó a Gesalaga; el cual, esto es sustancial, estuvo encarcelado durante un año precisamente a causa de los prejuicios del instructor.

                     En aplicación de los considerandos que el Tribunal Supremo empleó para condenar y apartar de la judicatura a Baltasar Garzón, Grande-Marlaska habría prevaricado más y mejor que el instructor del caso Gürtel”.

Sin embargo, el ya exjuez, Baltasar Garzón, está separado de la carrera judicial mientras el juez, Fernando Grande-Marlaska Gómez, ha sido elevado para presidir la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, órgano que marca las pautas en la batalla judicial contra el crimen organizado, la corrupción o el terrorismo.

Los caminos de la Justicia española son inescrutables por no decir que podrían ser prevaricables, según con quién. O eso parece.

Así pues, pareciera que el objetivo de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, previamente trazado, con la connivencia del Consejo General del Poder Judicial, está cumplido: Baltasar Garzón por fin ha sido separado un 23F -¿casualidad en la fecha o golpismo judicial?- de la magistratura.

¡¡¡¡Corruptos, fascistas, mafiosos, corporativos y vengativos putrefactos… brindad por ello!!! ¡¡¡Lo habéis conseguido!!! ¡¡¡Estáis de enhorabuena!!!

Yo no, indignadamente, disiento y me rebelo pacíficamente con mi palabra. Porque, a pesar de todo, me sigue quedando la palabra escrita después de esta ignominia.

Anuncios
Posted in: Solo Blog