NI ACATO LA SENTENCIA NI ME MERECE RESPETO LA SALA DE LO PENAL DEL T.S. QUE HA CONDENADO A GARZÓN (09.02.2012)

Posted on febrero 9, 2012

4


LOS DELINCUENTES DEL CASO GÜRTEL ACABAN DEFINITIVAMENTE CON LA CARRERA JUDICIAL DEL JUEZ GARZÓN GRACIAS AL TRIBUNAL SUPREMO.

GARZÓN, EL PRIMER CONDENADO POR LA CORRUPCIÓN DEL GÜRTEL.

SE HA CONSUMADO LA VENGANZA CONTRA EL JUEZ GARZÓN.

AVISO PARA QUE NO SALGAN EN EL FUTURO NUEVOS JUECES GARZONES, PARA NUESTRA INDEFENSIÓN Y PARA LA DESVERGÚENZA DE TOD@S ANTE LA IMPUNIDAD DE LOS PODEROSOS.

HOY ES OTRO DÍA TRISTE PARA PREVENIR Y ERRADICAR LA CORRUPCIÓN.

“Una casta de burócratas al servicio de la venganza institucional”, asi acaba de calificar en la cadena SER el exfiscal anticurrupción, Carlos Jiménez Villarejo, que tan bien conoce la magistratura por dentro, la composición de la Sala Segunda de lo Penal del Tribunal Supremo que ha condenado a Garzón.

“Es una Sala indigna e ilegítima, con dos jueces, Varela y Marchena, que han demostrado su inquina y rencor contra el juez Garzón”. “Han sido violados derechos y garantías en este juicio contra Garzón porque no han sido tenidos en cuenta las recusaciones por un tribunal parcial, no justo”.

“El Tribunal Supremo se ha arrodillado ante la corrupción”, ha seguido declarando el exfiscal.

“Hoy es un dia de verguenza para la justicia y para el Tribunal Supremo, que ha demostrado que ni es Supremo ni es Tribunal”.

“No pueden decir unos jueces que no han hecho nada para que en nuestro país se persigan los crímenes de la Dictadura, que no han hecho nada por la democracia una vez establecida en nuestro país, que acusen a Garzón que unas escuchas que gozan de autorización fiscal para prevenir nuevos delitos nos retrotraen a tiempos primitivos, a regímenes totalitarios o a paises en que no existe la justicia”

“No hay precedentes que por unas escuchas realizadas por un juez que después fueran anuladas, al magistrado se le haya condenado. Mucho menos a la expulsión de la carrera judicial con once años de separación del servicio”.

“Esta indigna Sala rinde así su reconocimiento particular al trabajo del juez Garzón por llevar los derechos humanos más allá de las fronteras nacionales de los países que la violan, por la detención de Pinochet y de dictadores argentinos, su lucha por investigar y depurar lo que fue el GAL, y por el desmantelamiento de la estructura internacional, de financiación, de la cantera y de la estructura de ETA”, ha concluido la valiente d3eclaración del exfiscal Villarejo, comprometido con la democracia, la libertad y contra la corrupción, bajo la Dictadura de Franco y en la democracia que tenemos.

Estas declaraciones del exfiscal me ahorran cualquier otra calificación. Sí proporcionar el dato adicional que figura en la resolución judicial, y es que al juez Garzón se le condena igualmente a que compense por los daños ocasionados a Francisco Correa y a Pedro Crespo, los jefes de la trama Gürtel, a 2.500 euros. Pareciera que no han obtenido suficiente botín con lo que han robado.

Y Camps inocente…y Federico Trillo del Yak 42. Y próximamente veremos a los mismos del Gürtel en la calle, en libertad, ya que esta sentencia servirá para anular las acusaciones contra ellos, para que comiencen de nuevo sus fechorías. Debe sentirse orgullosa la Sala de lo Penal con el favor servido a los gürtelanos.

No obstante, todas las sentencias judiciales, que no hay que confundir con dogmas divinos, son discutibles y recurribles. Esta del TS es recurrible ante el Tribunal Constitucional o ante los tribunales europeos, como el Tribunal Internacional de Derechos Humanos de Estrasburgo.

La Ley de Enjuicinmiento Civil, a caballo entre los siglos XIX y XX, que ha sido la aplicada con una literalidad de saña, al margen del contexto social y político de este siglo XXI, estaba sujeto ya a una modificación por el anterior Gobierno pendiente de su tramitación parlamentaria que haría imposible la acusación habida y la sentencia dictada hoy, pero la disolución anticipada de la legislatura lo ha impedido.

“Hay que acabar con las garzonadas”, dicho por altas instancias judiciales conservadoras es lo que, por el contrario, se ha consumado con esta sentencia.

En el caso del Gürtel se trataba de juzgar la corrupción política que está ocasionando una auténtica alarma social, prueba de ello es que es la tercera preocupación de la ciudadania que hace visualizar su desconfianza en la actual clase política, según las encuestas del CIS. Aquí, el juzgador ha acabado ajusticiado por la iniciativa acusatoria de los corruptos.

Habría que recordar que a inicios de los años noventa se investigaba un caso, no de corrupción política sino de tráfico ilegal de estupefacientes. A raíz de esas escuchas se pudo conocer colateralmente un caso de financiación ilegal del PP. Eduardo Zaplana decía en una de esas escuchas: “Estoy en la política para forrarme”. Eduardo Zaplana llegó a ser ministro con Aznar porque esas escuchas fueron declaradas ilegales. Se investigaba un caso y se obtuvo, asimismo, pruebas para otro caso que no se investigaba, y por ello fue decharado ilegal, archivándose este asunto de financiación ilegal. Se llamó caso Naseiro y el juez Manglada que lo instruía siguió en la carrera judicial, lógicamente porque no se llamaba Garzón.

En el caso Gürtel, Garzón gozaba de la aprobación por la fiscalía para realizar las escuchas que ahora lo condenan. Es más, apartado el juez Garzón de este sumario, por la recusación de los corruptos, el juez Pedreira que le sustituyó siguió con esas escuchas y ni tan siquiera ha sido apercibido de su irregularidad, y menos aún acusado y juzgado como el juez Garzón. Esta Sala del Supremo se ha negado a que se escucharan esas cintas en el juicio contra Garzón, donde los abogados de la defensa, en connivencia con sus clientes de la delincuencia del Gürtel, colaboraba en la comisión de delitos, como sacar dinero negro de la trama fuera de España para blanquearlo en el extranjero y en paraisos fiscales.

Por otra parte, al juez Castro, del juicio “Arenas” contra Urdangarín, le acaba de abrir el Consejo General del Poder Judicial un expediente con la excusa de que está habiendo filtraciones del caso. Seguro que será el siguiente al juez Garzón para anular este procedimiento que se está acercando aceleradamente a cierto sector de la familia real. Pregunto:  Si no fuera por las filtraciones, ¿cómo nos vamos a enterar del trapicheo de estos delincuentes de cuello blanco? ¿Por las posteriores resoluciones judiciales absolutorias? De otra, el nuevo fiscal del Estado, nombrado por el PP, se niega a recurrir la vergonzosa sentencia del caso Camps. Es esta desfachatez en la que estamos entrando.

El juez andaluz Francisco Urquía, condenado en firme por prevaricador al aceptar sobornos de Juan Antonio Roca a cambio de sentencias judiciales favorables a la corrupción urbanística habida en Marbella, y por el que se compró pisos y accedió a hipotecas; hace una semana, una vez cumplida la leve condena que le fue impuesta con separación de la carrera judicial incluída, acaba de volver como juez prevaricador a incorporarse a la carrera judicial para impartir justicia ¿Esto es justicia? ¿A dónde nos quieren llevar?

Acabo de oír la alegría que le ha producido esta sentencia contra Garzón a Esperanza Aguirre, a la vez que a los pinochetistas en Chile que ahora mismo brindan con champán. Con estos significativos gesto, entiendo aún más el contenido de la sentencia.

Sólo concluir, que si lo que pretenden con esta sentencia contra Garzón -y contra otros jueces porque se piense que meten el dedo de la acusación de la justicia en el ojo de quien no deben- es dejarnos desarmados e indefensos como ciudadanos decentes y demócratas, se equivocan, Confio que haya una respuesta ciudadana y pacífica de masiva indignación.

En este sentido, ahora más que nunca, manifiesto que lo que ha conseguido realmente esta sentencia contra Garzón es indignarme aún más, sublevarme, elevar mi rebeldía y ponerme más de pie para luchar de cara a que nunca más se vuelva a producir una injusticia de tal calibre como la de hoy.

Por ello, pecando sobre lo políticamente correcto porque no quiero ser cómplice de los que en estos momentos van a destilar demasiada hipocresía:

NI RESPETO LA SENTENCIA NI A LOS MIEMBROS DE LA SALA DEL TRIBUNAL SUPREMO QUE LO HAN EMITIDO. IRÉ A LA CALLE A CUANTAS CONVOCATORIAS SE LLEVEN A CABO PARA DENUNCIAR LO QUE NOS ESTÁ OCURRIENDO, PARA REIVINDICAR UNA JUSTICIA DEMOCRÁTICA PORQUE NO DESEO VIVIR EN UN INCIVILIZADO PAÍS BAJO LA FELONÍA Y EL AMPARO A LA CORRUPCIÓN.

Anuncios
Posted in: Solo Blog