NO ESTAMOS PARA FIESTAS EN ESTE DÍA DE LA CONSTITUCIÓN (06.12.2011)

Posted on diciembre 6, 2011

1


La trabajada Constitución del consenso que se alcanzara en 1978, y que tantos sacrificios significaran para su consecución, tras el largo túnel de la siniestra y criminal Dictadura nacida del sangriento golpe de Estado de aquel 18 de julio de 1936 contra el orden constitucional republicano, que necesitó de una guerra civil de tres años y de cuarenta de represión para su consolidación y mantenimiento, encontró hace dos meses una Reforma sin referéndum que rompió su espíritu y letra.

El sistema de economía mixta incluido hasta entonces en nuestra Carta Magna, que posibilitaba la alternancia a la vez que una democracia política y social avanzada, encontró en esa Reforma la incorporación de un contenido teñida de política neoliberal, ajena a su indefinición ideológica que le caracterizó en su origen, que fija la prioridad de las políticas económicas a desarrollar en el déficit y el endeudamiento público, no en la igualdad, la justicia social, la innovación, la investigación, la creación de puestos de trabajo, la profundización de los derechos sociales, el Estado del Bienestar, o la sostenibilidad ambiental.

Nadie negaba que pasado treinta y tres años desde su elaboración y aprobación, más teniendo en cuenta el contexto en el que nació, aún con la amenaza antidemocrática de los aparatos del Estado intactos procedentes del franquismo, la Constitución necesitaba reformas, pero no la que se ha incluido con la sectaria imposición de la teoría neoliberal de los mercaderes. Menos, por el procedimiento en el que se ha llevado a cabo, sin la participación ciudadana, con nocturnidad y alevosía, y a toda leche al final de una agónica legislatura. Aún menos, la justificación que lo ha motivado: calmar a los insaciables mercados que nos han metido en esta profunda crisis y se siguen forrando con ella a costa de mandar a la miseria a los demás.

No estamos para fiesta, menos aún en vísperas de ese Decreto de la Felicidad que silenciosamente prepara Mariano Tancredo Rajoy, que representará otro eslabón más en los recortes sociales, tan de moda en la Europa, no en la de los pueblos y de la solidaria cohesión social y territorial donde deseamos ingresar en su día, sino en la de la desigualdad y el financierismo especulativo que nos lleva a la ruina, y para el derribo del Estado del Bienestar que ya iniciara, con el suicido político que le ha significado, un Gobierno llamado socialista, cuyo partido, el PSOE, sigue ignorando el contenido del artículo 6 que propugna que la estructura y el funcionamiento de los partidos políticos deberán ser democráticos.

Lamentable que hayamos llegado a esta situación, 33 años después de la aprobación de nuestra Carta Magna. Este año, no estamos para fiestas.

Anuncios
Posted in: Solo Blog