DE UN GOBIERNO PARA EL BATACAZO ELECTORAL AL COMITÉ FEDERAL DEL PSOE, “ENTRE UNA MIERDA Y OTRA MIERDA MÁS GRANDE” (27.11.2011)

Posted on noviembre 27, 2011

0


“ENTRE UNA MIERDA Y OTRA MIERDA MÁS GRANDE”

AL PSOE NO LE POR PLANTEAR UNA REFUNDACIÓN Y UN LIDERAZGO NO QUEMADO A LA VEZ QUE ELEGIDO POR UNAS PRIMARIAS ABIERTA

Ignacio Trillo

La soez expresión, políticamente incorrecta, no es mía sino que la consagró un dirigente del partido socialdemócrata alemán, (SPD), que consideró que, “gobernar no es aplicar un programa, sino elegir entre una mierda y otra mierda más grande”.

Está claro que si esa fórmula formaba parte de la praxis del SPD está más que justificado que el electorado alemán lo mandara a la oposición. Ahora, la socialdemocracia germana remonta electoralmente ante la política de Merkel una vez que la izquierda sociológica alemana se va olvidando que fue el SPD quien en la etapa de Gran Coalición (2005-2009), con la Unión Democrática Cristiana (CDU) como aliada gubernamental, emprendió los recortes sociales y la prolongación de la edad de jubilación dejando intacto el sistema financiero que es donde radicaba gran parte de la crisis alemana -luego estallaría  ya gobernando la canciller Merkel costando 400.000 millones de euros al erario alemán- y que conllevaba  un estancamiento de su economía en pleno boom del ciclo económico internacional, previo al crack financiero que se iniciara en el 2007.

Aquí, en cambio, no necesitó el PSOE aplicar coalición gubernamental alguna con el PP para tener que elegir entre las dos modalidades estercóreas ya que se bastaba en solitario  ZP para su autoinmolación, aplicando, sin rechistar y al dictado merkeliano, toda una batería de medidas impopulares que le hicieron romper su programa, su discurso y su ideario, para llevarlo finalmente, con casi cinco millones de parados, a su mayor desastre electoral en las municipales y generales con más de cuatro millones de votos huyendo del tremendo hedor neoliberal.

Sin embargo, esta contraposición cuantitativa entre excremencias orgánicas, tomada del alemán pero en otro sentido, me sirve para calificar el paso de un Gobierno y una política fracasada –“una mierda”- al contenido del Comité Federal socialista celebrado –“otra mierda más grande”- que teóricamente pretendía buscar salidas políticas y de liderazgos a la actual situación calamitosa del PSOE.

Cumbre del PSOE, esta de su Comité Federal, que sería mejor olvidar para el recuerdo como un desacierto más si no fuera porque invalida la posibilidad para los socialistas españoles -por la incapacidad de su dirección en analizar la gran derrota electoral sufrida y del agotado modelo político y organizativo que le ha llevado a la actual situación de desastre- de emprender una catarsis en profundidad que le lleve a su refundación,  y, en complicidad con su militancia de base -hoy en retirada a sus cuarteles domésticos invernales- y de su desconcertado electorado -en la diáspora entre haber votado el 20-N a otra opción política, su voto abstencionista o en blanco- a ponerse las pilas para sentirse protagonista de la ardua tarea de decidir democráticamente el futuro de un proyecto político que los actuales dirigentes del PSOE están invalidados y deslegitimados para llevarlo a cabo.

Intervenciones densas en deyecciones por los autores de este fracaso que no asumen responsabilidades, es lo que me sugiere que ha sido, como excusas, lo más repetido entre los agotados miembros del Comité Federal para no ir al fondo de la gran crisis política con que yace letalmente el socialismo español. En cambio, han faltado las autocríticas -la  autoexculpación achacando la hecatombe exclusivamente a la crisis económica es de ciencia ficción-  para obligarse, sabiendo lo que ha ocurrido, a pasar la página de esta tremenda derrota electoral de cara a sumergirse en nuevas reflexiones, en la dirección de programas para este siglo XXI de la globalización y de la profunda crisis económica que atravesamos, e intención de regeneración política y organizativa, a la vez que voluntad de apelar al conjunto de la militancia y de su cuerpo electoral, mediante una hoja de ruta en la línea de lo experimentado con notable éxito por el socialismo francés, para su protagonismo en la salida a lo que acontece en el PSOE.

No ha sido así, sino que este Comité Federal ha seguido empeñado en usurpar este papel a la militancia para centrarse casi en exclusiva no en otras políticas sino en la persona para la sucesión a ZP, a dilucidar entre quien ha sufrido en España la mayor derrota electoral del PSOE en nuestra actual era democrática (Rubalcaba) o quien la ha sufrido en Cataluña (Chacón)

Un Comité Federal, que ha guardado cómplice silencio ante este desvarío que iba experimentando la política del PSOE aprobada en su último Congreso de julio 2008, cuando su papel orgánico era precisamente salvaguardarlo o requerir un nuevo Congreso si se iba a proceder a la revisión de sus políticas, está deslegitimado para conducir el actual proceso que debe abrirse y menos para controlar, con avales o sin avales, la sucesión al liderazgo de Zapatero.

Lamentablemente, el PSOE sigue al pie de la letra lo que ha sido la constante en el guión de lo acontecido en la socialdemocracia europea tras sufrir una fuerte derrota electoral: no saber reaccionar a tiempo por no enterarse de lo ocurrido y aprende a posteriori tras una larga estancia en la oposición. Le ocurrió tras la dulce derrota electoral de 1996 al PSOE de Felipe González (1996-2000), aunque aquí surgiera de inmediato el mirlo blanco de Zapatero ayudado por la súper prepotencia de un aguerrido Aznar insultante al cuerpo elector. Le sucedió al británico Labour Party después de su descalabro en votos ante el atroz conservadurismo de Margaret Thatcher (1979-1994) Al socialismo francés, PS, tras la etapa Mitterrand (1981-1995) También en Alemania, con la derrota del SPD de Helmut Schmidt, al traicionarle sus aliados liberales, que aupó la larga era Helmut Kohl (1983-1998)…  Y ahora, tras este Comité Federal se inicia la larga travesía del mismo PSOE autista que le ha llevado al batacazo. Parece que no se aprende, ni se estudia la historia, que no significa copiarla.

Y es que la naufragada reacción inmediata de la socialdemocracia europea tras una debacle electoral, plagiado este sábado por el PSOE,  ha consistido, como fuga hacia adelante y para no atajar sus causas como salvaguarda asimismo de las cabezas responsables, en aspirar a retornar al poder con un continuismo suicida sin romper con el pasado inmediatamente anterior lo que le llevará igualmente a perder el tren de las sucesivas convocatorias electorales empezando por la andaluza.

Por tanto, el PSOE, tras este Comité Federal y su esperpento sucesorio, contrae el riesgo de entrar en esa misma dinámica, algo así como está ocurriendo actualmente con la economía española: estancamiento con inflación. O sea, el diagnóstico más grave para el enfermo.

Y mientras todo esto se está dilucidando, más bien alucinando, en el PSOE, el PP sigue a diario entregándonos en cómodos plazos -no hay prisas ni ahora pareciera que presiones por los no calmados mercaderes, a pesar de tener a diario la cuerda de la prima de riesgo cada vez más apretada ahogándonos el cuello- su programa oculto, o sea: la inexistencia de programa. Así, hoy ha tocado la siguiente entrega de Tancredo: “No es el momento para fiestas. España no está para eso” (Rajoy en el diario El País 27.11.2011)

¡¡¡Paísssss….!!!

Anuncios
Posted in: Solo Blog