¿PROGRAMA OCULTO, EL PP? LO QUE NO TIENEN ES PROGRAMA (21.11.2011)

Posted on noviembre 21, 2011

0


Patética, la rueda de prensa que ha dado Dolores de Cospedal, tras la reunión de poco más de una hora que ha mantenido la triunfante Junta Directiva, así le llaman, del PP, presidido por Rajoy pero con el poder fáctico de Aznar presente.

Sin embargo, lo peor del caso es que esa comparecencia lo tenía previsto Rajoy que una vez más ha estado ausente para no sentir el vértigo de ser preguntado por la prensa.

Y es que el primer vaticinio de Rajoy para nada se ha cumplido. En sus mítines manifestó que el problema que tenía España era de confianza política, que él lo solucionaría con su victoria. Pues los insaciables mercaderes no se conforman con observar como estatuas de sal los tics de Rajoy, quieren carnaza, es decir: recortes por 30.000 millones de euros.

¿Sólo de confianza era el fondo de la crisis? Pues su mayoría absolutísima ha valido para que el primer día de su gloria la bolsa bajara -3,48%, y la prima de riesgo haya cerrado a 464 puntos básicos, 22 puntos más que al cierre del pasado viernes. Asimismo, el diferencial con la prima de riesgo de Italia se ha acortado drásticamente, lo que es otro elemento de preocupación entre los mercados.

Lo más que ha dicho Cospedal, nada de quien va a dirigir la cartera de economía, es que Rajoy ha hablado con Merkel y con Zapatero esta mañana. Y cuando se ha visto acorralada sin saber qué decir, ha reiterado que hasta el día de Navidad no se pude formar Gobierno. Lo harán coindicir con el mensaje real para copiarle lo que diga su Majestad.

Esto empieza oliendo mal con el mismo Rajoy -anoche se vanagloriaba con sus fans de la calle Génova de que se iba a poner esta mañana a trabajar a las nueve de la mañana- que tanto recuerda al del Prestige, al escondido en la madriguera cuando a su tesorero Bárcenas le habían pillado presuntamente con el pastel del Gürtel, o cuando, puesta la mano en el fuego por la inocencia de Francisco Camps, leía la noticia de que al valenciano le perseguía el sastre o un juez que no fuera su íntimo amigo del alma con pruebas sobre trajes y adjudicaciones.

Pues que se entere, que se le acabó el tiempo de decir vaguedades sensatas como Dios manda, que si los mercaderes no tuvieron compasión con su colega ideológico, Berlusconi, menos lo va a tener con él, que no suele invitar a sus orgías por no practicarlas, así que espabile que estos tiempos no se miden por el mismo reloj de cuando estudiaba las oposiciones para tampoco ejercerlas, que lo de los cien días de cortesía se acabó.

Anuncios
Posted in: Solo Blog