REFLEXIONANDO… (19.11.2011)

Posted on noviembre 19, 2011

0


¿Tiene sentido que se mantenga el día de reflexión previo a la cita con las urnas por una legislación electoral que fue aprobada cuando no existía la telefonía móvil ni las redes tecnológicas?

Creo que no, pero es de agradecer, más en esta campaña no tener que escuchar, otra jornada más, el murmulleo de ese trasfondo chillón con frases manidas, poco creativas y reiteradas, en tonos de resignada impotencia frente a las urgentes soluciones que se necesitan, y que lanzadas desde los atriles de una escenografía meticulosamente estudiada, sin cielo protector aunque de bipartidismo monográfico azulado, encuentran como rebote el eco de retorno en la subida de los puntos básicos de esas primas soberanas que se siguen embolsando cuanto se encuentra en las subastan o en los parquets bursátiles, a costa de empobrecer a los demás y gracias a la inhibición de una clase política europea bajo las órdenes de sus compras y ventas mercantiles.

Asimismo, la norma electoral, en tanto continúe democráticamente vigente, debe ser respetada. De esta forma nos diferenciaremos de los mercaderes que a diario nos están demostrando, como últimamente en Grecia e Italia, que son incompatibles con la democracia.

No obstante, la verdad sea dicha, poca reflexión le cabe ya a alguien en el saturado y acojonado patio de votantes españoles que ha sufrido la amenaza de ser secuestrados -le llaman rescatados- en la campaña electoral más larga e improductiva de la historia de la humanidad, donde se debatía: entre un programa electoral oculto como Dios manda, y un galimatías que comenzando por: ¡¡¡que vienen los otros podadores!!!, continuaba con unas tardías promesas de querer pero de no haberlo hecho antes por aquello de calmar a los insaciables mercados cuando tan recientemente se formaba parte del Gobierno.

A pesar de que la demoscopia hasta hace días nos indicaba que había dos millones de votantes que aún no habían decidido la dirección partidaria de su papeleta, basta estar en la calle para desmentir este dato obtenido de una estadística a golpe de teléfono o a pie de un cuestionario a rellenar con prisas. Y es que no hay casilla en esas encuestas que acompañe una línea dedicada al voto vergonzante, el de trasvase a otra opción política que tradicionalmente se ha venido votando, o simplemente que explicite el derecho del encuestado asaltado a preservar su derecho a la intimidad electoral.

En este sentido, anoche, me recorrí algunos escenarios sociológicos de los más dispares entre la ciudadanía malagueña. Quería palpar lo que en cuchicheos se rivalizaba, o lo que se comentaba a los postres de unos bares con rebajas gastronómicas por crisis. Resultó curioso. Se especulaba mucho, en esas discusiones, con cuestionar la permanencia de España en el euro. Nunca la nostálgica peseta encontraba tanta revalorización y añoranza por el perdido poder adquisitivo de entonces, cuando las cosas costaban lo que valían, y por las amenazas actuales. Aún sin tener armado un discurso o sopesar sus posibles consecuencias, es sintomático, no obstante, que un sector de la ciudadanía abordara un tema que no forma parte de ningún programa político de los partidos que se presentan a estas elecciones. Y que lo hicieran además, no como retorno a un pasado aislacionista que caracterizó la tradicional política exterior española, sino, como decisión transfronteriza que debería ser tomada de forma simultanea por varios países europeos a la vez, impulsados por sus pueblos movilizados y con consultas electorales, para que Alemania, Francia y sobre todo la banca, a la que tantas ganas de meterle caña mostraban, se coman el marrón que tienen formado. Los polemistas, entendían, que un día entramos en Europa por representar más democracia a la vez que progreso social y económico; y al euro nos incorporamos para la estabilidad monetaria y paragua guardián, no para el esperpento vorazmente especulativo que hurta la participación de las personas, atraca la economía productiva, manda a las gentes al paro y saquea los bolsillos de empeados y jubilados.

No comento lo oído, sólo lo constato y que reflexionen, tomando nota los que deberían hacerlo, que lo que Grecia amagó, aún sin saber muy bien por donde tirar, costándole de inmediato el cargo de primer ministro a Papandreu, e Islandia emprendió como camino alternativo, aquí en una España, en efervescencia y sin salida, está adquiriendo solera en el cuerpo electoral -en esas clases medias que van a menos, no conectados aún, por lo que me sugerían sus adultas efigies y clásicos textiles que vestían, al movimiento 15-M aunque hablaran el mismo lenguaje- que no podemos seguir tolerando el atraco de los mercaderes. Los más cabreados lo advertían a su forma,  que traduzco: no pueden los títeres políticos de los especuladores de hoy, porque no tengan en frente la amenaza como en el pasado de la existencia de otra potencia economica y militar -que nadie añoraba para su retorno- rival al capitalismo liberal, seguir apretándonos cada vez más los cinturones, retrotrayéndonos a la década de los cincuenta del siglo pasado, sin que contraigan el riesgo de que todo salte por los aires, empezando por ellos mismos.

Foto: El Pensador de Auguste Rodin a la entrada de la céntrica calle Larios de Málaga, fotografiado por Pepe Ponce, el cronista en imágenes de la historia contemporanea de esta tierra.

Anuncios
Posted in: Solo Blog