AGUR, JUAN MARI BANDRÉS (28.10.2011)

Posted on octubre 28, 2011

0


Ha fallecido, Juan Mari Bandrés, de una grave y prolongada enfermedad cerebral. Hombre bueno, político honesto y brillante parlamentario, que tanto luchó por las libertades bajo la Dictadura y en democracia por una Euskadi en paz.

Paradójica y lamentablemente, ha sido a escasos días de comunicar ETA el cese definitivo de su actividad armada, lo que tanto ansió que ocurriera. Bandrés, fue clave, junto a Mario Onaindía -fallecido a temprana edad y que fuera condenado a muerte por el franquismo y luego indultado en 1971 tras el célebre proceso de Burgos- para que el sector de ETA, polis-milis, se disolviera en 1981(año en el que tuve la oportunidad de conocer a ambos en Bilbao, luego vendrían a Málaga en devolución de visita, y charlar profundamente con ellos sobre la pacificación de Euskadi y la posibilidad en aquellos momentos de la vertebración de una izquierda nacionalista confederada a nivel de todo el Estado español), entregara sus armas y se reincorporara a la vida política democrática la mayoría de sus cuadros; en su gran parte a Euskadiko Ezquerra, y luego pasarían al PSE-EE.

Triste que el sector duro, la rama militar de ETA, prosiguiera erróneamente su política de horror, causando inútil sufrimiento para hace días tomar la misma decisión, sin conseguir objetivo político alguno, que sus coetáneos polis-milis llevaron a cabo hace 30 años.

UNA PINCELADA BIOGRÁFICA.

Juan Maria Bandrés Molet, nació en San Sebastián, (12 de febrero de 1932 – 28 de octubre de 2011) abogado de profesión. Senador de las Cortes Constituyentes en 1977 y diputado por el partido Euskadiko Ezkerra las tres legislaturas siguientes, desde 1979 a 1989. Nacionalista vasco de izquierdas en sus inicios y activo defensor de los derechos humanos tanto como abogado como político.

Su actividad como analista político comienza como redactor de la revista Cuadernos para el Diálogo desde 1963. Al llegar la democracia, es elegido senador por Guipúzcoa en las listas de Euskadiko Ezkerra el 15 de junio de 1977, integrándose en el Grupo Parlamentario de Senadores Vascos.

Tras el secuestro de Javier de Ybarra por ETA el 20 de mayo de 1977, hizo gestiones para su liberación, pero no llegaron a buen fin. Cuando el 22 de junio el industrial vasco aparece muerto en el monte Gorbea, rompe definitivamente toda relación de intemediación y de nexo con ETA, junto a otros muchos intelectuales y políticos vascos como Mario Onaindia.

En 1978 participó en el primer Consejo General del País Vasco como consejero de transportes y comunicaciones. Sus convicciones ecologistas se reflejaron en su actividad política, durante el debate parlamentario del 28 de julio de 1979 fue el único diputado que votó en contra de la utilización de la energía nuclear.

Durante la transición política española a la democracia, su fama de honestidad y su comportamiento ético le han hecho participar como interlocutor o intermediario en muchas de las conversaciones que intentaron acabar con la actividad violenta de ETA por medio del diálogo político. Así, en 1975 siendo Manuel Fraga ministro de la Gobernación, y algo más tarde con Adolfo Suárez en lo que sería la amnistía política de 1977. En 1981, lo ya dicho, siendo ministro del interior de la UCD, Juan José Rosón Pérez, participó junto con Mario Onaindia en las conversaciones que dieron lugar a un plan de reinserción social para presos de ETA sin delitos de sangre, el cual permitió la posterior disolución de ETA–pm (VII asamblea) el 30 de septiembre de 1982, la reinserción social de sus activistas y su integración política en Euskadiko Ezkerra.

Descansa en paz, Juan Mari, después de tan larga enfermedad precedida de una vida tan noble e intensa dedicada a Euskadi y a los derechos humanos allí donde eran violados. Y gracias por ese único voto que en 1979 hubo en el Congreso de Diputados contra la energía nuclear y que honró aún más tus memoria como persona que apostabas por el futuro.

Anuncios
Posted in: Solo Blog