ANTE EL 20-N, LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE ESPAÑA PIDE “LA ABSTENCIÓN” (25.10.2011)

Posted on octubre 25, 2011

0


SU COMPARACIÓN CON LA IGLESIA DE BOLIVIA.

Para las elecciones generales del próximo día 20 de Noviembre, la Conferencia Espiscopal Española de la iglesia católica no se presenta ante las urnas, ni su antaño partido que lo fue en otros lares: la democracia cristiana. Pero no se inhibe del proceso electoral.

Dirige su voto a aquellos partidos políticos que: apoyen al matrimonio tradicional (su homofobia va implícita) que en cambio no practican los clérigos por mor de su voto de castidad; estén en contra del aborto (nada explicitan de la mujer); en contra del divorcio (lo que podría entrar en contradicción con lo apoyar el matrimonio tradicional, ya que tradicionalmente viene ocurriendo que la culpa del divorcio la tiene el matrimonio aunque sea el tradicional); que estén en contra de quienes apoyen una muerte digna (hay que sufrir en este valle de lágrimas hasta el final); que deroguen la asignatura Educación para la Ciudadanía (no dicen nada sobre a qué asignatura se colgaría el conocimiento por el alumnado de los principios y valores que motivan la declaración universal de los derechos humanos o los contenidos de la Constitución española); que estén en contra de la investigación de embriones para salvar vidas (dan más importancia a la obra misericordiosa de enterrar a los muertos que a la de cuidar a los enfermos) y por último niega el voto, y eso es novedad, a los partidos nacionalistas (no se sabe si es un mea culpa rectificador por la militancia a temprana edad de Ratzinger, hoy Benedicto XVI, en las Juventudes Hitlerianas)

Nada dice la Conferencia Episcopal sobre la pederastia, los partidos políticos xenófobos o aquellos neoliberales que están en contra  de la “iglesia de los pobres” porque niegan el pan y el Estado del Bienestar al prójimo mientras colman los bolsillos de los insaciables mercaderes. Con esto último, denota la jerarquía de la iglesia que anda más preocupada por el uso del condón que por el hambre en el mundo.

Como reacción a este añejo comunicado, observo en los contenidos reflejados en la prensa que aparecen titulares no exactamente correctos, tales como “La iglesia pide el voto para el PP”.

No creo que esté el PP por derogar la ley del divorcio, o la ley de matrimonios gays. Han dicho ya con boquita chica que de esto último tampoco. Pienso que porque lógicamente hay muchos gays entre sus filas con altos dirigentes incluidos aunque no hayan salido del armario, y también votantes como ocurre en las demás formaciones políticas. Además, igual dijeron, tiempos ha, que derogarían la ley del aborto, pero su periodo guerrero de poder, 1996-2004, de cruzada aznariana,  fue dedicada contra los que ellos llamaron los moros, que aparte de Iraq incluyó la crisis diplomática con Marruecos y la ocupación imperial del peñasco de Perejil, y no contra la interrupción voluntaria del embarazo como opción para acogerse las mujeres.

Rebuscando, me voy a la lectura de otros titulares de prensa y me encuentro: “La iglesia católica se alinea para el 20-N con la extrema derecha”. Sin embargo, resulta que tanto la extrema derecha parlamentaria, o sea la que está dentro del PP, como la extraparlamentaria, Falange Española, Frente Nacional, o Solidaridad Española, son nacionalistas.

Estonces, pienso, y llego a la conclusión de que la iglesia católica con esos sus nuevos mandamientos para dirigir la voluntad del elector, lo que plantea realmente es la abstención. No hay ningún partido en el mapa político español que explicite en su programa electoral todos esos extremos requeridos en plan exhaustivos por la santa Conferencia Episcopal para no pecar en las urnas.

Es curiosos que buscando otros comportamientos de la misma institución eclesiástica pero en otros hemiferios, me encuentro con un respetuoso mensaje dirigido por la iglesia de Bolivia hacia el electorado, previo a que el pasado domingo 14 de octubre esta ciudadanía fuera a votar en una elecciones allí llamadas nacionales judiciales. Manifiesta lo siguiente:

“La Iglesia Católica pide respeto a la libre voluntad que se expresará el domingo y exhorta a la población a participar conscientemente en las elecciones. Además, ratifica que la única vía de solución de los problemas que aquejan al país es el diálogo sincero”.

“Con responsabilidad, serenidad y capacidad crítica, iluminados por su conciencia recta y sin dejarse condicionar por otros intereses, asistan a las urnas”, sostiene el mensaje de la Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB).

“Tenemos la esperanza de que se respetará el voto y la libre voluntad de los ciudadanos en todas sus posibles expresiones, garantizadas por nuestro sistema democrático y nuestra ley electoral”, remarca el mensaje leído por el secretario general de la CEB, monseñor Óscar Aparicio.

Los prelados recuerdan que la Constitución Política del Estado de Bolivia especifica que “los Órganos del Poder estatal deben observar los principios de independencia, separación, coordinación y cooperación, como piedra angular de la pervivencia de la democracia”.

“La división de poderes no es un principio que deba desaparecer cuando hay mayorías electorales o parlamentarias fuertes”, señalan y acaban los pastores bolivianos.

Increíble que la Iglesia católica de Bolivia dé lecciones de respeto a la pluralidad y de tolerancia a la atapuercana jerarquía católica, apostólica y romana de España.

Y también resulta lamentable que el Gobierno de España, estando como ministro Rubalcaba, no desarrollara la ley orgánica sobre la libertad religiosa, por temor a que se exaltaran aún más estos integristas, que consagrara y desarrollara el carácter aconfesional de España. Ni tampoco denunciara el actual y preconstitucional Concordato con el Vaticano que concede tantos privilegios a los de a Dios rogando y con el mazo dando que tanto desean retrotraernos a otras épocas talibanes, intolerantes y medievales donde tan bien se movían sus sotanas.

Anuncios
Posted in: Solo Blog