MÁLAGA: SIN CORREDOR FERROVIARIO, METRO, TRANVÍA NI PUERTO (19.10.2011)

Posted on octubre 19, 2011

5


Este miércoles ha sido aprobado por la Unión Europea el Corredor Ferroviario del Mediterráneo que no pasará por la Costa del Sol oriental y occidental ni por tanto parará en la capital malagueña, que es tanto como decir su Puerto Marítimo. Para las nuevas redes traseuropeas de trenes, Bruselas invertirá 31.700 millones de euros, y el Reino de España para su parte interor 49.800 millones. En cambio, atravesará toda la línea litoral del Mare Nostrum desde Francia, pero al llegar a Almería, transcurrirá a continuación por el interior de esta provincia, conectará con la capital granadina y acabarán sus traviesas de vías, siguiendo Antequera, con destino a Algeciras y Sevilla. Es decir, como si Málaga no estuviera a pie del Mediterráneo y tampoco tuviera Puerto. No sabemos cómo en el tramo que arranca desde Almería le siguen llamando Mediterráneo si en su mayor parte es Guadalquivir.

Es más, el tramo Mediterráneo europeo y español que transcurre desde Francia por el litoral catalán, valenciano y murciano, tiene cofinanciación de la UE hasta Almería, siendo considerada en el argot comunitario, Red Básica, pero a partir de Almería hasta Algeciras y Sevilla, pasando por Granada, ya se considera Red Global, lo que significa que debe ser financiado en exclusiva por el Gobierno de España. O sea, que no lo veremos en vida con esto de seguir conteniendo el déficit público.

Aunque estas redes europeas que en el día de hoy ha aprobado la UE para desarrollarse en los próximos años tienen como prioridad las mercancías, y como puntos prioritarios los principales puertos marítimos, a nadie escapa que lo que más caro cuesta de la inversión son las obras de la infraestructura y por tanto la posibilidad de que sean más rápidamente amortizadas si esos mismos viales son utilizados por AVES de pasajeros, que, partiendo de que la mayor parte de la población y los turistas que nos visitan se residencian en la franja de nuestras costas, lo haría más rentables.

En esta misma línea argumental, es de redundar que este Corredor Ferroviario del Mediterráneo para mercancías deberá, mas temprano que tarde, complementarse precisamente, aprovechándose de las redes de infraestructuras ya creadas, con el uso de otros trenes de pasajeros para la viabilidad del mismo, ya que la capacidad del transporte marítimo, de tan bajo coste y enorme volumen de porte aunque con el factor tiempo en su contra, hace que al tren le resulte difícil competir. Hay que tener en cuenta que sólo un barco de contenedores de grandes dimensiones pueda trasportar en toneladas la misma mercancía, con escala en cualesquiera de los puertos de las grandes capitales mediterráneas, que para ese mismo transporte serían necesarios unos 150 trenes de mercancías de alta velocidad.

En el 2003, el PP presentó ante Bruselas esa misma línea de Corredor Ferroviario pero con salida desde Algeciras, pasando por Madrid para seguir en dirección norte hasta los Pirineos de cara a su conexión con el resto de la red de los países de la UE. Así que los dos grandes partidos son corresposables de esta exclusión costasoleña.

Este momento, además de crisis económica para Málaga, la segunda por debajo en mayor nivel de desempleo paradójicamente siendo la quinta en aportación al PIB, coincide con la suspensión hasta el 2013 de la inauguración, que estaba prevista para este próximo 11 de noviembre, de las dos primeras líneas del Metro de Málaga, e igualmente con la paralización del primer tranvía de la nueva era -tras el cierre ocasionado de las líneas preexistentes en la década de los sesenta del siglo pasado- puesto en funcionamiento en la provincia de Málaga, que recorre Vélez-Málaga-Torre del Mar, por carecer de viabilidad ante la ausencia del corredor ferroviario del litoral con el que debería conectar.

Asimismo, la viabilidad del AVE, Madrid-Málaga, se resiente -ante la competitiva puesta en funcionamiento de la línea AVE Madrid-Valencia- por la no llegada con destino final a Marbella.

El antaño eje industrial, Málaga-Marbella, por carencia en su día de la línea el ferrocarril, Málaga-Peñarroya, con destino a la cordobesa cuenca minera por excelencia de materias primas como fuente energética en aquellas ya lejanas fechas del siglo XIX, perdió la posibilidad de continuar siendo el primer y más potente foco industrializador en aquella España de alpargatas. Ahora, pierde el tren de la modernidad del siglo XXI, así como tener un puerto marítimo de categoría, al que se le da un palo mortal con este Corredor, en aras a la diversificación de nuestra economía, donde no hay que olvidar el actual peso económico del sector agroalimetario en nuestro litoral, más allá del turismo estacional y del crucerista puntual.

Mientras tanto, 45 millones de pasajeros anuales con eventualidad de poderse duplicar -son los potenciales usuarios de un corredor del litoral costasoleño que realice el trayecto, Nerja-Málaga-Estepona- continuarán utilizando las saturadas carreteras costeras, llegando tarde a sus trabajos, perdiendo turistas y contaminando con sus vehículos individuales nuestra frágil atmósfera. De igual manera, a esta misma hora, seguirán cerrándose las recién inauguradas estaciones del AVE de Castilla-La Mancha, como la de Madrid-Cuenca por tener 19 pasajeros diarios como media de usuarios.

Pésimas cabezas, deplorables estudios de viabilidad, infames negociadores y planificadores de las redes de ferrocarriles para este siglo XXI. Y encima por mor de ello, Málaga perdiendo.

En traducción política para el 20-N, lo único que le faltaba al PSOE de Málaga era que se confundiese el Mediterráneo con el Guadalquivir. Pero el PP sería demagógico si alzara su voz. No hay que olvidar que todo este desaguisado perjudicial a Málaga empezó con el Gobierno de Aznar en el año 2003.

Anuncios
Posted in: Solo Blog