HABRÁ UN DEBATE, PERO…(18.10.2011)

Posted on octubre 19, 2011

0


Lo que parecía no fácil de conseguir que se pusieran de acuerdo, debido a que la norma electoral, como debería ser exigible, no lo obliga y porque las encuestas indican de forma abrumadoramente unánime la mayoría absoluta del PP, el 7 de noviembre habrá un único debate Rajoy-Rubalcaba.

Si todo debate es positivo para la democracia y será objeto de elevados niveles de audiencia, quizás esta vez más por curiosidad que porque genere entusiasmo, el hecho de que no esté representada la pluralidad política y se tienda a consolidar una vez más al bipartidismo, también en esta ocasión para incitar a votar al menos malo de los dos, provocará sus aspavientos, pero es que además este debate a dos estará plagado de trampas.

El mayor interés del electorado estará centrado en ver las soluciones a la crisis económica, y en eso poco tienen que ofrecer como diferenciadas las dos principales fuerzas políticas actuales. Las medidas de recortes y congelaciones que Zapatero se trajo bajo el brazo de Bruselas el 12 de mayo del 2010 procedían del tandem Merkel-Sarkozí, placenteramente asumidas y hasta con entusiasmo por ZP sin necesidad de clases de economía dos veces a la semana media hora por las tardes como le planteara Jordi Sevilla, aunque fueran contra la mayoría social que le había llevado al Gobierno y contra las tesis del PSOE aprobadas en su 37 Congreso. Por ello, Rajoy, cuando llegue a La Moncloa apenas va a aplicar diferencias. Los reproches de los monólogos estarán centrados en si tu recortaste más que yo lo voy a hacer o viceversa, y si tu vas a imponer un ritmo más drástico en los recortes. Y ante las novedades que presente Rubalcaba, la reprimenda del rival del por qué no las llevó a cabo cuando gobernaba. De corrupción no estarán interesados en debatir, y nada en regenerar la política, la casta que la dirige o legislar para ser obligado el funcionamiento democrático de los partidos políticos.

Nada podrán discrepar sobre la reforma de la Constitución para calmar a los especuladores, modelo expréss sin participación ciudadana que centra el modelo económico en el déficit público y no en la generación de empleo y el  fortalecimiento del Estado del Bienestar, o sobre el escudo antimisiles de Rota contraviniendo nuestro status en la OTAN y sin debate parlamentario. Tampoco, sobre ir a fondo de la reforma de un sistema económico que está agotado, donde el financierismo internacional con la impunidad de los paraísos fiscales, a los que nadie votan, son los que realmente dominan la gobernanza de los países, y los que forrándose trayéndonos la crisis, ahora estén también llenándose aún más sus insaciables bolsillos sin generar actividad productiva, y donde el fraude fiscal lo ejercen los que más tienen.

Si el debate fuera en Alemania, se enfrentaría una Merkel con la derrota de las encuestas frente al socialdemócrata aspirante de turno. Igual acontecería en la Gran Bretaña de Cameron o en la Francia de Sarkozy. Los políticos europeos son como los cromos, intercambiables como sus políticas y malestares en las opiniones públicas.

En EEUU hay diferencias claras en alternativas como la de un Obama, que está escandalizado con la política económica que lleva Europa y que va a generar una nueva recesión mundial, frente a los republicanos conservadores o con los Tea Party. Aquí, no.

En esa impotencia se encuentra una parte importante de nuestra ciudadanía, que tampoco ve visos de aparición de una nueva fuerza política que regenere la economía, la política, la clase política y los partidos políticos. Quizás aquí radique la explicación a la eclosión del 15-M.

Anuncios
Posted in: Solo Blog