LA AMNESIA DE RAJOY EN MÁLAGA. LO DICHO Y NO DICHO (08.10.2011)

Posted on octubre 8, 2011

0


Rajoy no ha existido antes. Rajoy no ha ejercido ninguna cartera ministerial con el Gobierno Aznar. Rajoy, el cándido que se ha presentado hoy en Málaga, sólo ha sido estudiante de oposición a Registrador de la Propiedad y aparece por primera vez; en resumidas cuentas Rajoy es virgen en política.

Así lo ha demostrado en la mañana de hoy en Málaga durante la clausura de la Convención Nacional del PP donde más de 3000 gaviotas han pululado por estas tierras malacitanas con vocación de excursionistas, porque no es que no hayan dado palo alguno sino que tampoco han enseñado ninguna patita ni pluma del programa electoral que van a aplicar cuando lleguen a La Moncloa ¿Lo tienen, o tendrán que seguir, como hasta ahora ZP, llamando a Merkel o a Sarkozy?

En esta convención no ha habido más allá del consabido discurso antietarra con acento chicano de Mister Ansar, y ello cuando el PP aún está en la oposición ya que es todo lo contrario a lo que aplicó, o aplicarán, cuando estuvo, o esté, en el poder. Y otra perla ha sido la protagonizada por Federico Trillo sobre la siniestra política penitenciaria de no inserción que llama cadena perpetua revisable y que dice que se va a instaurar, más o menos como el corredor de la muerte en versión pepera. Y eso que es opusino, dice que evangélico de caridad y generosidad cristiana, cuando lo es del ojo por ojo del Antiguo Testamento. Y se fue de rositas del caso del Yak 42 que tantas víctimas equivocadamente identificó sin que le costara ninguna cadena perpetua no revisable…

Así empezó Rajoy: Ante los preparados gritos de ¡Presidente!, ¡Presidente!, manifestó que estaba allí gracias a todos los presentes y a cuantos le apoyan.

Para nada declaró que su origen fuera debido al dedo alargado de Mister Ansar quien lo designó frente a los que allí están presentes que en aquellas fechas apostaban por Rodrigo Rato.

A continuación, se ha referido Rajoy a la herencia que va a recibir y el balance catastrófico en el que nos encontramos.

De ese soniquete, primera medida que va a poner en marcha, vamos a acabar después del 20-N hasta los pelos, por eso yo me los afeito a diario para que no me crezcan y así estar preparado a que no me lo tomen.

Ha ensalzado la etapa económica de Aznar como la mejor de nuestra historia y de la humanidad.

Silencios sobre cómo Aznar hizo caja con las ventas de las joyas de la corona que lo significaron las empresas públicas privatizadas, adonde colocó a sus compañeros de pupitre, y que ya son inexistentes en el campo de lo público para poder repetir esa enajenación. Igualmente, cómo llevó a cabo la liberalización del suelo que nos llenaron el campo, hasta entonces no urbanizable, de viviendas y de trampas deudoras que ahora estamos pagando, siendo embargados o desahuciados, y que tampoco volverá a poderse construir. O cómo la coyuntura económica internacional en nada se parecía a la actual. Claro que al no concretar Rajoy ningún apartado, nos quedamos sin saber si Jordi Sevilla le tendrá también que dar clases un par de tardes por la semana.

Quizá por eso se emborrachó de ambigüedades sin ningún cálculo ni tasación. Dijo que iba a llevar a cabo una política económica ordenada, austera y con reformas. Nada más.

Ni hizo referencia, como ejemplos, a la austeridad de las cuentas de TeleMadrid y los sueldazos de sus directivos dependientes de la lideresa Esper Aguirre, o de la CAM de Francisco Camps, o de la gallega de Feijoó, ni tampoco aludió a los recortes reformadores de Madrid o Castilla-La Mancha.

También Rajoy manifestó que iba a practicar una política internacional contraria a la actual, porque tenemos que volver a ocupar el protagonismo que hemos perdido.

Me eché a temblar. Mi mente se trasladó de inmediato al escenario belicista del busheriano Mister Ansar, viendo nadar a un Mister Rajoy llegar hasta las orillas de unas nuevas Azores. Me lo imaginé en su primera salida exterior ratificando con su firma el escudo antimisiles de Rota que tanto le ha encantado, aunque no pueda reprochárselo a la pesada carga heredada.

A continuación, Rajoy ha dicho en el Palacio de Ferias de Málaga que promete decir la verdad y nada más que la verdad, que no va a ocultar ninguna realidad.

No a que a partir de ahora se comprometa a manifestar la verdad, que es distinto; con lo que no sabemos si repetirá el episodio del Chapapote: “sólo son unos pequeños hilillos parecidos a la plastilina”; de Irak: “estoy convencido como José María Aznar que allí hay armas de destrucción masiva”…

En el mismo sentido de afirmaciones gratuitas, ha dicho que promete explicar lo que va a hacer y que lo hará.

No ha dicho cuándo. Ha perdido la oportunidad de oro de haberlo expresado en esta Convención. Para colmo, como es habitual en él, se ha negado a responder a las preguntas de los periodistas, no fuera a cagarla ¡¡¡¡Qué nos espera cuándo por deméritos de los demás entre en La Moncloa y al primer segundo le entre el síndrome de aislamiento, soledad y mudez que dicen que es consustancial a dicho palacete!!! Pués estará claro, cambiará el nombre de Mariano por el de Harpo.

Asimismo, hablo Rajoy de que va a gobernar con valentía, sin miedos, con diálogo, con entendimiento y hablará con todos.

Bonito propósito de enmienda, como cada vez que le estallaba una nueva pieza del caso Gürtel, se escondía y no había forma de dialogar o entenderse con él. Igualmente me imagino, por lo demostrado en Málaga, hablará con todos menos con los periodistas y la ciudadanía que no sean de su cuerda.

Al fin, porque se le podía escapar algo, al estilo de lo que le suele ocurrir a Cospedal, ha acabado su mitin, estilo brindis al sol, con lo de ETA, para que no le reprochen los suyos que es más enclenque que Aznar, y con lo de sus oposiciones a registrador de la propiedad.

Ya lo dije al inicio de este folletín, Rajoy, el de la nueva mayoría absoluta, aparece como nuevo, recién salido del cascarón de las oposiciones. Hoy en Málaga tampoco ha dicho nada ¡¡¡Qué nos pille confesados!!!

Anuncios
Posted in: Solo Blog