LE LLAMAN REFORMA CONSTITUCIONAL DEMOCRÁTICA Y NO LA ES (26.08.2011)

Posted on agosto 26, 2011

0


Porque le llaman reforma constitucional democrática y no la es, también estaré presente en todas las manifestaciones (la primera este domingo día 28 a las 20 horas en la plaza de la Constitución de Málaga) que se organicen contra este golpe procedente del nepotismo desilustrado merkeliano, contando con la desvergonzada colaboración de sus aliados ideológicos en España, otra vez con el engañoso argumento de calmar a los insaciables mercaderes. Yo no voté a Ángeles Merkel. Lo que hay que calmar es a una ciudadanía indignada que rechaza, no la política sino a aquellos políticos que no cuentan con ella para organizar su vida y la de futuras generaciones.

Porque procede de un encuentro entre Merkel y Sarkozy, no de los Jefes de Estado y de Gobiernos de la UE, no para integrar la política económica y fiscal de la Eurozona, sino, como una quimérica fuga hacia delante, por sus pánicos al fracaso de su política neoliberal, que lleva a que el financierismo ya esté atacando a la deuda soberana de Francia y a que la economía alemana en el último trimestre se haya estancado. Esta reforma que propone este dúo no soluciona nada, es otra concesión a los insaciables mercaderes sin fronteras a los que, por el contrario, se niegan imponer el interés general de la gobernanza europea.

Porque esta reforma constitucional PPPSOE es imposible que calme a los mercaderes porque por su naturaleza son insaciables. La misma mañana del acuerdo PPPSOE, hemos visto que el IBEX 35 ha bajado -1,37. Dirán que esa Reforma ya estaba descontada en el papel bursátil. Que lo siguiente que esperan es la privatización del Estado del Bienestar con la enajenación de sus bienes y servicios para disminuir el déficit. La economía española también el día de hoy se ha hecho público que vuelve a retroceder en el último trimestre en su leve despertar. La demanda interna ha vuelto a bajar porque esta política económica, que castiga al tejido empresarial productivo y a las economías familiares, que se está aplicando no puede hacer crecer nuestra economía ni por tanto crear empleo. No se puede hablar de que la disminución del défict sea de izquierda, caso de Rubalcaba, por los mismos que dijeron que bajar los impuestos era de izquierda y llevó a la supresión del impuesto sobre el Patrimonio, incluso hoy inexistente cuando hasta voces de hípermillonarios europeos claman que sus trabajadores pagan impuestos y ellos no.

Porque una reforma constitucional antidemocrática no se puede hacer, a punto de acabar una legislatura, con inmediata fecha de caducidad, por tanto moribunda, a espaldas de la participación ciudadana, en plena época estival y vacacional, sin debate y referéndum. Se lleva a cabo por un presidente de Gobierno, ni siquiera la han discutido en Consejo de Ministros que se la encontrado hecha, que fue elegido por un electorado que hoy no lo repetiría, presentado y elegido con un programa electoral medio socialdemócrata y no abiertamente neoliberal, y que por esto, ante el castigo que le iba a dar su electorado, ya no se presenta.¡¡¡Vaya precedente que el PSOE crea para que el PP remate con su futura mayoría absoluta!!! Ni siquiera han participado los órganos de dirección de los partidos PPPSOE, cada vez más patéticos y parecidos. No hablemos de su sufrida militancia que para nada se cuenta. Tampoco estaba en los programas electorales ni ha salido de ningún Congreso de partido. ¿También la no participación ciudadana es de izquierda, señor Rubalcaba? Es más: obliga a determinados partidos políticos, caso del PSOE e IU por ejemplo, a celebrar nuevos Congresos orgánicos para revisar sus tesis, a no ser que contraigan el riesgo de que aprobada la Reforma constitucional, “Manos Limpia”, por ejemplo, pueda interponer un recurso de inconstitucionalidad contra los citados partidos para que no se puedan presentar a las próximas elecciones generales del 20-N. Queda claro que Rubalcaba sale arruinado electoralmente de este chance, mientras Rajoy, tumbado en su hamaca a la Bartola y puro husmeante al aire, despelotándose en sus interiores sólo tiene que estar calladito para no meter la pata y así tener más cerca su entrad en La Moncloa.

Porque no tienen valor de posponerlo sólo unos meses, más cuando su entrada en vigor no es hasta el 2018, presentándolos en sus ofertas electorales de cara a las inmediatas elecciones generales del 20N. Temen demasiado hasta a sus propios electores. Porque no tenemos derecho de tomar decisiones que hipotequen a las futuras generaciones. Ellos deberían ser los que tuvieran que decidir políticamente a cuanto les afectara. Ya le han prolongado o imposibilitado su edad de jubilación, con una vergonzante reforma del sistema de pensiones, pensado en una coyuntura de crisis económica de sus antepasados, pero proyectada más allá del 2050. Ahora, la política económica neoliberal que también deberán seguir aplicando para después del 2018 si no crean nuevas mayorías políticas. A eso se llama -Zapatero/Rubalcaba-, insolidaridad intergeneracional. Está claro que esta torpe decisión es otro golpe mortal a la actual democracia representativa, y abre las puertas con la indignación de la ciudadanía en las calles a otras reformas que nos lleven a una democracia participativa: primarias obligatorias en los partidos con censos abiertos, listas electorales abiertas, ley de responsabilidad política a quienes incumplan sus programas electorales o códigos éticos, revocación por la ciudadanía del cargo electo por incumplimiento del programa de mandato, flexibilización de la normativa sobre referendúms…

Porque la indignación que tiene la ciudadanía se ha visto acompañada en la misma mañana, junto a esa reforma constitucional ya hecha, encima con la nueva normativa laboral de contratos residuos para jóvenes, que concatenará los contratos temporales sin hacerlos fijos hasta los 30 años. Contrato, llamado eufemísticamente de formación como si los centros de trabajo fueran aulas universitarias o de formación profesional, mientras que en ese mismo Consejo de Ministros, ni se ha reestablecido el impuesto sobre el patrimonio, y ni tan siquiera uno especial, modelo Sarkozy, para los grandes millonarios. Se copia sólo lo más impresentable que nos llega de esa carencia de liderazgos en la UE.

Hoy han asesinado la participación ciudadana y la han metido en una urna para que no vote, para su entierro. Será cada vez más irrealizable en esta campaña electoral que se le reproche al PP que no enseñe su programa oculto; además, conforme más tarde en mostrarlo, el PSOE se lo va a dejar desplumado. Y para políticas de derechas, se sabe de la vida democrática que el electorado prefiere a los populares.

Que nos pillen confesados… para que por lo menos podamos ir directamente, en las urnas del no voto, con destino al paraíso.

Anuncios
Posted in: Solo Blog