SOBREDOSIS PAPAL (18.08.2011)

Posted on agosto 19, 2011

0


Llego a la casa y pareciera que el túnel del tiempo me ha retrotraído a cuando no se podía oír otra cosa que no fuera música religiosa a la vez que no comer carne ni caldo de carne. No hablemos de la otra carne, la sensual, de tan pecado mortal.

No me refiero al Ramadán musulmán que sigue teniendo lugar en pleno sofoco agosteño, que también ellos llevan sus cruces, aunque en su religión no se permitan imágenes, no vaya a ser que aparezca El Profeta con la niña de seis años con la que se casó.

Estoy aludiendo a la visita a Madrid del responsable de una secta religiosa que dicen que está extendida por el 17% de la población mundial. Como el viaje está costeado con mis impuestos, sin consultarme y sin mi consentimiento, al menos utilizaré mi libertad de expresión, con foto de portal incluida, para cobrarme, espiritualmente hablando.

Ni el dedo de Mourinho en el ojo ajeno culé, ni la caída en picado del Ibex, ni el normal brindis de los responsables del PP con los de Bildu en el ayuntamiento de Donosti, eclipsan a la estrella peregrina desplazada en un jet desde Roma con aposento en la Nunciatura, el lugar más lujoso de la capital del Reino.
 
No pareciera que vivimos en un país constitucionalmente aconfesional ni que el PSOE estuviera en el poder; me viene a la memoria el nacional-catolicismo en blanco y negro con la jerarquía llevando bajo palio al Dictador y con el brazo levantado a lo fascio. La BBC británica seguro que en nada se parecería a lo que está significando la TVE pública de tod@s.

Bicheando, me voy al teletexto para ver esos profundos mensajes del que en su juventud se codeó con el hitlerismo. Nada nuevo bajo el tórrido sol de este verano.

Dice Benedicto XVI que ha venido a Madrid, “a buscar la verdad”. Me extraña que a estas alturas. escondida entre las paredes del Vaticano, el único Estado no democrático que perdura en Europa, no lo haya encontrado. A continuación, pone el texto que encomienda a su rebaño a que “hagan llegar el mensaje de Dios a los que no creen y tienen una existencia sin horizontes”. O sea que el horizonte se monta inventándose un ser superior extraterrestre. Alucino, porque a los que se les caiga un día esta fe del carbonero se van a quedar sin horizontes. Pobrecitos…

Seguidamente, lo clásico: condena del aborto y de la eutanasia “porque los que lo practican se creen que son dioses”. Aquí el único que se cree un Dios es el que por arte de inventados fenómenos paranormales nos aparece como embajador de Dios en la Tierra sin tener que haber hecho ni tan siquiera la carrera diplomática.

Por último, indica el teletipo que recoge este metafísico discurso pleno de simplezas, que el Santo Padre, que por cierto carece de descendencia por su presunta castidad, “alerta a los presentes de las tentaciones y de dejarse llevar por el impulso de cada momento”. Entiendo que va dirigido a la jerarquía eclesial, del que ni su hermano carnal se ha librado, para que no siga enviciado con la pederastía.

En fin, nada nuevo. Por ello, me llega a la mente algo más profundo: la poesía de un autodidacta, genuino cantante de flamenco que compatibiliza con el buen recaudo de sus reses, José Domínguez, “El Cabrero”, que de rebaño y pastores sabe mucho. Os dejo con su poesía y su cante. Buenas noches y que no soñeis con los angelitos porque tampoco existen.

FANDANGO “AL PAPAMÓVIL”
(EL CABRERO)

Lo pasean por Madrid,
en un trono de cristal.
Lo pasean por Madrid,
mientras media Somalia
de hambre se va a morir
¡Vaya ejemplo que nos da!

Yo no sé cómo se entiende
que el padre santo de Roma
esté cubierto de oro
y haya gente que no coma.

PREGON POR MILONGAS
“COMO EL VIENTO DE PONIENTE”
(EL CABRERO)

De niño no me gustaba
los rezos ni las sotanas
ni salir en procesión.

Era tan desobediente
como el viento de poniente
revoltoso y juguetón.

Yo en vez de mirar par cielo
me puse a medir el suelo
que me tocaba de andar.

Y no seguía al rebaño
porque ni el pastor ni el amo
eran gente de fiar.

Empecé haciendo carrera
por atajos y vereas
muy estrechas para mí
y decían mis vecinos
que llevaba mal camino
apartao del redil.

Como aquel que calla otorga
aunque la ignorancia es sorda
pude levantar la voz
mas fuerte que los ladrio
de los perros consentio
y que la voz de pastor.

Siempre fui esa oveja negra
que supo esquivar las piedras
que me tiraban a dar.

Entre más pasan los años
más me aparto del rebaño
porque no sé a donde va.

http://www.youtube.com/watch?v=MSpmmJvi-Fc

Anuncios
Posted in: Solo Blog