OTRA INICIATIVA RUBALCABEÑA (16.08.2011)

Posted on agosto 16, 2011

0


En el día de hoy, Rubalcaba se ha dejado caer otra de sus nuevas iniciativas donde pretende resucitar el entusiasmo del electorado de izquierda para que le vote. Plantea la supresión de las Diputaciones.

El PP, que podía estar de acuerdo con la propuesta según su discurso de que hay que adelgazar las instituciones públicas, evitar las duplicidades administrativas, y con ello disminuir el déficit; como ya están en el poder municipal dicen ahora: ¡tururú! ¡si lo dije no me acuerdo!. Replican, olvidándose de su perorata, que resulta sospechoso que ahora cuestione el PSOE esa administración provincial precisamente a menos de tres meses de haberlas perdido electoralmente.

Y no les falta razón, aunque denote el oportunismo y la incoherencia del PP. Hay que aceptar lo que de lógica puede tener esa respuesta, como de sospechosa su actual puesta en escena. Lástima que el PSOE no aprovechara sus amplias mayorías para haber realizado esa supresión, dentro de una reforma de las administraciones públicas, que hubiese sido de lo más racional.

Pero también queda clara que las Diputaciones han sido los entes más opacos, proclives a meter a los liberados de los partidos políticos para pagarles su labor con dinero público y para practicar el enchufismo más descarado de cara a generar redes clientelares del partido político que fuera o de la corriente que lo controlara, y aquí en Málaga tenemos la misma constancia de lo que ha practicado el PSOE y el PP, aunque tuvo una sola legislatura, incluso IU o el PA cuando han gobernado esa institución coaligados con el PSOE.

El 20 de octubre del 2008 cuando aventuré la envergadura de la crisis que nos venía y Zapatero seguía sin enterarse, escribí este artículo que hice público y que a continuación voy a reproducir donde planteaba toda una batería de reformas estructurales y administrativas que habrían de llevarse a cabo para estar preparados de cara a cuando saliéramos de esa profunda crisis, y entre ellas figuraba la supresión de la Diputaciones.

Me costaría entonces enormes críticas en el PSOE de Málaga porque lo confundieron, en plan sectario, con que lo que yo pretendía realmente era cargarme la corriente de poder dentro de las filas socialistas que por entonces y hasta el pasado mes de junio ha venido mangoneando esta institución provincial malagueña.

Diario Málaga Hoy 20.10.08

 

la tribuna

PREPARARSE PARA LA POST-CRISIS

IGNACIO TRILLO*

Levantar expectativas exclusivamente locales para combatir a la actual crisis económica puede hasta resultar ridículo. Es algo así, permitan la analogía, como disparar balas de fogueo cuando lo que se precisan son misiles de largo alcance. Así me han parecido algunas de las recientes propuestas de carácter provincial sobre esta cuestión.

Lo anteriormente expresado, empero, no equivale a quedarse con los brazos cruzados, todo lo contrario, pero siempre dejando bien claro que las soluciones reales y efectivas a esta primera gran crisis de la globalización económica pasan por recetas, hasta ahora no ensayadas, de aplicación mundial.

Así, en cuanto al marco nacional, es urgente tomar decisiones para los sectores sociales que peor lo están pasando. Además, apostar por medidas dirigidas a empresas y sectores muy concretos que salvaguarden, en la economía abierta que vivimos, nuestro tejido empresarial competitivo, asfixiado coyunturalmente de liquidez por un problema ajeno, aunque decisorio, a la economía real. Igualmente, no debe perderse tiempo para diagnosticar nuestros déficits estructurales y abordar de inmediato sus soluciones, de cara a que cuando vayamos saliendo de la crisis aprovechemos las oportunidades que van a ir floreciendo. Eso significa que nuestro modelo económico de futuro tiene que estar bien definido a la vez que finalizado el nuevo marco normativo, administrativo y político para su puesta en acción.

Este nuevo escenario conviene que salga de un profundo acuerdo de concertación nacional que aglutine a la mayoría de expertos e innovadores, a la representación política y soberana de la nación y de las comunidades autónomas, agentes sociales y empresariales. Se obligarían a elaborar los nuevos retos sobre los que ha de pivotar la futura economía de nuestro país, teniendo en cuenta el nuevo diseño mundial que saldrá tras esta crisis, en el que van a cambiar las relaciones internacionales y el reparto de la riqueza entre sus distintas áreas geopolíticas.

Para ello es ineludible dotarnos de una administración pública, fiscal y financiera moderna, dimensionada, ágil, flexible, muy profesionalizada, funcionarial hasta en sus altos cargos, y bien remunerada. Una estructura al servicio del interés general y no para la estéril retroalimentación endogámica de una burocracia, como representan, por ejemplo, las ineficientes Diputaciones Provinciales, filón de empleo para liberados de los partidos políticos. Donde primen los objetivos, el balance de resultados y el principio de responsabilidad del servidor público. Que dé respuesta eficiente en cada momento a los nuevos retos que van a ir surgiendo a la vez que instrumento de ejecución de las políticas que sean fijadas por el Gobierno de turno, acorde con el nuevo siglo, es decir, haciendo desaparecer las secuelas del XIX como las retorcidas ingerencias clientelares y partidistas que sólo sirven para dar inestabilidad e ineficacia al sistema.

Una justicia rápida y eficaz que proporcione seguridad legal y confianza, sobre todo respecto a conflictos inherentes a materias económicas y laborales, clave para fomentar la inversión interna y atraer la procedente del exterior. Coordinados ambos entes –administración y tribunales- una intensa actuación inspectora, represiva y judicial, que saque a la luz pública a la economía sumergida, verdadero cáncer para la competitividad entre empresas y para las cuentas públicas.

Simultáneamente, la reforma de nuestro sistema educativo que combine la formación integral con las especializaciones de futuro más avanzadas, situando, no una, como es la meta de nuestra ministra, sino al menos diez universidades españolas entre las cien mejores del Planeta. No podemos, tampoco, permitirnos el lujo de perder cada año población de universitarios que van, incluso, en mayor proporción al descenso de natalidad.

También es apremiante el amejoramiento del mercado de trabajo. Ha de ser elástico y veloz en la reconversión de su mano de obra ociosa, social y económicamente sostenible, en el que no se necesiten tener altas tasas de crecimiento económico para generar y mantener empleo.

E indistintamente, debemos gozar, con medidas que incluyan cambios hasta en el sistema electoral, de un perfil exigente en la representación de nuestro sistema democrático y de dirección de los partidos políticos para que eficazmente lleven el timón de la gobernabilidad o el papel opositor. Educada para competir en lo global y no en lo provinciano, cada vez más formada, trasparente, rindiendo cuenta y dirigida por los mejores no dependientes de otros intereses a los de sus votantes.

O sea, todo lo contrario al sectarismo único bajo el liderazgo de la mediocridad, convertida en dirección del INEM para el empleo público, máquina caciquil de concesión de subvenciones o para otras prácticas impresentables. Dirigentes alejados de la excelencia, que para su mantenimiento necesitan de una tupida red de lealtades, atadas en sus mallas por favores y prebendas destinados a quienes lo apoyan y que destacan por adular siempre al jefe y dar seguro su aplauso fácil al no poseer cualidades para otra opción de vida mejor en la esfera de la sociedad civil. Eso que, como auténtica rémora, también para salir de la crisis, a diario vemos que sin rubor alguno y de forma distinta se impone, con sus especificidades, en Castellón o en Málaga.

*Economista.

Anuncios
Posted in: Solo Blog